TODOS LOS QUE DEFENDIERON LOS LLAMADOS NACIONALISMOS, NÓ ENTRARÁN AL REINO DE LOS CIELOS; PORQUE ATRASARON CON SU CONCEPTO MUNDANO, A QUE EL MUNDO CONOCIERA EL CONCEPTO UNIVERSAL DEL PADRE; LAS LLAMADAS NACIONES, SON PRODUCTO DE UN SISTEMA DE VIDA, QUE NÓ SALIÓ DE LA LEY DEL PADRE.-

Sí hijito; los conceptos de nacionalismos, son pruebas relativas para todo espíritu; los nacionalismos son desconocidos en el Reino de los Cielos; porque la familia es una sola en el Padre; y teniendo un sólo Padre, nó necesita dividirse en naciones; sólo satanás divide y se divide así mismo; de verdad os digo, que las escrituras del Padre nó enseñan la división en ninguna forma imaginada; porque ningún espíritu dividido entra al Reino de los Cielos; todos los que conocieron naciones, nó entrarán al Reino del Padre; porque la división nó es del Padre; es obra de hombres; es más fácil que entre al Reino de los Cielos, uno que nó perteneció a nación alguna, a uno que perteneció a una de ellas; ciertamente que tuvísteis libre albedrío; en libre albedrío formásteis las naciones; todo libre albedrío es probado por el Padre; como es probado vuestro espíritu; las naciones fueron formadas, nó por cumplir lo del Padre; sino, por cumplir las leyes del oro; de verdad os digo, que por los intereses mundanos de unos pocos, fueron creadas las naciones; este mundo nunca debió haberse dividido; porque se le enseñó que sólo satanás divide; y la perpetua división mental en las criaturas, eterniza la injusticia y el odio; esto no lo vieron los ciegos del pasado ni del presente; ciegos los padres y ciegos los hijos; ni padres ni hijos ciegos entrarán al Reino de los Cielos; los que defendieron el nacionalismo al grado de matar por él, nó entran al Reino de los Cielos; los demonios de las llamadas fuerzas armadas, son la máxima expresión de esto; olvidaron estos demonios, que por sobre todas las inclinaciones del espíritu, están primero los Mandamientos del Padre; he aquí que todo guerrero del mundo, pidió al Padre nó dejarse dominar por el complejo de la fuerza; todos los que sirvieron a las armas, fueron dominados por este complejo; propio de un poco evolucionado; de verdad os digo, que toda caída espíritual que impide que la criatura entre al Reino de los Cielos, es un complejo; el más demoníaco de los complejos; pues si no se es de la luz, se es de las tinieblas; he aquí el destino de los que prefirieron luchar por un nacionalismo efímero y que violó las leyes del Padre; pues las naciones salieron de los hombres; y nó de dios; de acuerdo a los divinos Mandamientos y a las enseñanzas de las escrituras, en este mundo se debió formar una sola nación; un sólo gobierno universal; un sólo símbolo; porque sólo exsiste un sólo dios nomás; de verdad os digo, que la más microscópica imitación a las leyes del Padre, es premiada en el Reino de los Cielos; quien divide y aleja a las criaturas de los mundos del Padre, nó espere premios en el Reino de los Cielos; sólo deben esperar el juicio final; es lo que viene a este mundo; Juicio divino a las actitudes que creó el mundo a través de los siglos; este mundo se organizó, violando los divinos Mandamientos del Padre; y nadie pidió al Padre, violar ni una microscópica parte de su ley; ciertamente que todos usaron el libre albedrío; más, todo libre albedrío del Padre salió; y el Padre nó divide a su propia creación; satanás lo hace; y con ello perpetúa la injusticia y el dolor; de verdad os digo, que la prueba de la vida que pedísteis, debió haber sido en felicidad; más, os alejásteis de las escrituras del Padre; quien se aleja del Padre, encuentra tragedia; este mundo hizo su destino según los apetitos humanos; las ideas así generadas, son de microscópica jerarquía; nó alcanzan a entrar al Reino de los Cielos; ni ideas ni creadores de ellas; he aquí que la humanidad y su herencia, nó entran al Reino de los Cielos; si este mundo hubiese cometido tan sólo un segundo ó menos de violación en el tiempo total de su historia, tampoco entraría al Reino de los Cielos; porque hasta ese segundo se quejaría al Padre; que estando en todas las cosas creadas, está también en todo lo imaginado; el segundo como unidad de tiempo, lo creó el hombre; más, le fué dado el haberlo creado; de lo contrario, el segundo le sería desconocido; habría creado otra unidad de tiempo; he aquí que la justicia del Padre, es expansiva hacia todas las dimensiones imaginables; infinita en el microcosmo; é infinita en el macrocosmo; irradia hacia lo invisible y hacia lo visible hacia lo que nó se vé, y hacia lo que se vé; esta ley del Padre lo controla todo; todo lo vé; el Padre nó interviene en los acontecimientos de este mundo, porque vosotros mismos así lo pedísteis; cada uno de vosotros pidió un tiempo y una medida en cada acto realizado en la vida; y el Padre respeta vuestro pedido de vida; este tiempo pedido por vosotros mismos, resulta microscópico ante el tiempo infinito del Padre; porque lo del Padre nó tiene ni principio ni fín; lo que para vosotros es una pesada carga, para vuestro Creador es sólo un instante; un chispazo ó un relámpago; la prueba de la vida que pedísteis en el Reino de los Cielos, incluía ni la presencia del Padre ni el recuerdo del pasado; y se os concedió; una prueba bastante difícil, cuando el libre albedrío nó considera al Padre, en todos los actos que genera; porque se crea ilusiones que le alejan más y más del Reino de los Cielos; porque a cada instante a cada segundo transcurrido, cada uno de vosotros os alejáis más y más, del Reino de los Cielos; porque estáis viviendo un tiempo que es toda una violación viviente en vuestro espíritu; todo el sistema de vida que llamáis capitalismo, os aleja del Reino del Padre; porque tal sistema de vida, es desconocido en el Reino de los Cielos; toda mezquindad y egoísmo imaginable, son desconocidos; he aquí vuestro llorar y crujir de dientes; porque nó exsiste tragedia mayor en la criatura, cuando sabe que nunca verá a su Creador; he aquí la obra de los demonios del oro; he aquí a los engañadores del mundo; os ilusionaron por un instante y os condenaron por una eternidad; he aquí las tinieblas de este mundo; el único demonio que dividió la obra del Padre; porque todo capitalista cambió de señor; y nó se puede servir a dos señores; ellos prefirieron servir al señor del interés pasajero; y nó al Señor que todo lo creó; he aquí que satanás dividió al mundo y lo confundió; ningún mundo dividido y confundido entrará al Reino de los Cielos; de verdad os digo, que tal revelación provocará la caída del sistema de vida capitalista; la espíritualidad de las criaturas, así lo determinará; la más grande revolución surgirá de ellos; porque es la espíritualidad la que siempre determina los cambios en los planetas; todo cambio que provocó la ley del oro, fué relativo y fué probado en un efímero tiempo material.-



Sí hijito; el mundo que se dividió en su misma organización, creó ideas vivientes, que también llevan por semilla la división; la Tierra creó un sistema de vida, que salió de hombres libertinos; hombres que por su misma poca evolución, confundieron al mundo con ricos y pobres; estos seres libertinos inventaron el capitalismo; el capitalismo de los libertinos, nó está en las escrituras del Padre; porque el Padre nó divide a nadie; su Mandamiento dice: nó robarás; al pobre se le roba; porque todo pobre tiene la herencia del Padre; esta divina herencia, es el derecho a la igualdad; los libertinos nó respetaron este derecho universal; ninguno de ellos entrará al Reino de los Cielos; ni ninguno a entrado; este libertinaje de violar la ley del Padre, está disfrazado; los demonios le llaman derecho a la libertad; usan términos tales como: libre, libertad de derechos; derechos humanos; ningún derecho humano consideró las escrituras del Padre; y ninguno de estos derechos, valen en la justicia del Padre; porque salieron de una extraña moral y extraña espíritualidad; en el Reino de los Cielos, sólo se conocen los mandatos del Padre; que son para infinitos mundos; de verdad os digo, que sóis los grandes desconocidos en el Reino del Padre; porque creásteis leyes que tienen por base las tinieblas; el nó considerar a las escrituras del Padre, es una forma de tinieblas; porque es desobediencia espíritual; de verdad os digo, que basta que olvidéis al Padre tan sólo un segundo ó menos en la prueba de la vida, y nó entráis al Reino de los Cielos; el estar en perpetuo contacto mental con el Padre, se traduce en vivir en un sistema de vida, inspirado en sus escrituras; he aquí el único derecho de libertad, preexsistente a todos los otros derechos imaginables; porque siendo el Padre el primero por sobre todas las cosas, es primero en todas las cualidades y calidades pensantes; los libertinos de este mundo, dividieron al mundo en naciones; diciéndoles las escrituras del Padre, que sólo satanás divide; y por dividir a este mundo en naciones, este mundo nó entrará al Reino de los Cielos; porque ningún espíritu que oyó, vió, sintió ó vivió la división, entrará al Reino de los Cielos; he aquí la obra satánica de los libertinos; he aquí el llorar y crujir de dientes del mundo del libertinaje; un mundo salido de las leyes del oro; un mundo desconocido en el Reino de los Cielos; un mundo que después de ser juzjado, pasará al olvido; porque todo árbol que nó plantó el divino Padre Jehova, de raíz será arrancado; este divino término, es ley expansiva y viviente; porque los planetas nacen de las ideas; y los planetas al expandirse, crean plantas; que en sus leyes de plantas, tendrán la influencia de la idea que creó al planeta; es decir, los mundos nacen desobedientes por herencia creadora; rectificar a los mundos, en el uso de sus libres albedríos, es el objeto divino de toda escritura salida del Padre; más, hay mundos como el vuestro, que son ciegos por soberbia; los espíritus del libertinaje, son los ciegos del mundo; más, hay muchas clases de ciegos; ninguno que fué ciego, entrará al Reino del Padre; de verdad os digo, que es más fácil que entre al Reino de los Cielos, uno que jamás oyó hablar del Padre en su vida; a uno que sabiendo por escritura ó comentario de su exsistencia, nó lo tomó en cuenta; los últimos envidiarán a los primeros; he aquí que ningún llamado cristiano, entrará a la Gloria del Padre; porque lo son de boca; y nó de mente; ningún cristiano vivió de acuerdo exacto a las escrituras del Padre; porque fueron influenciados por el sistema de vida de los libertinos; he aquí que nó se puede servir a dos señores; nó se puede servir al verdadero dios, si al mismo tiempo se está viviendo un sistema de vida inmoral; por muy sanas que hayan sido las ideas de una criatura, el sólo hecho de haber conocido el mundo del libertinaje, le impide entrar al Reino de los Cielos; tal rigurosidad la pidió la criatura humana misma; pidió al Padre, vivir con la más elevada moral imaginable; más, el mundo de los libertosos, lo influyó en sentido contrario; en vez de conocer la verdadera moral en la prueba de la vida, conoció la inmoralidad; de verdad os digo, que ningún inmoral de este mundo a entrado al Reino de los Cielos; ni ninguno entrará; la mayor inmoralidad de este mundo, la inició la llamada Iglesia Católica; una iglesia salida de hombres y nó de mis escrituras; si tal iglesia fuese de mis escrituras, tendría la mayor potencia en moral en el mundo; más, nó la tiene; ni la tendrá jamás; porque se le cumplió el tiempo pedido; los llamados religiosos olvidan que todo espíritu es probado en la vida; ellos nada tienen de especial; más, se les juzjará primero; porque falsearon el evangelio del Padre; cayeron en sus propias pruebas de vida; y junto con ellos, cayeron multitudes de ciegos, que les creyeron; de verdad os digo, que todo cristiano fué ciego; pues, fueron cristianos de boca; y nó de conocimiento; si hubiesen escudriñado las escrituras, habrían visto que la caída y condenación de su propia iglesia, estaba en las mismas parábolas; las escrituras del Padre Jehova, son una prueba para todo intelecto humano; porque se os enseñó que el Padre está en vosotros mismos; si vosotros fuísteis ignorantes de las escrituras, vuestro Creador presenció en todo instante de tiempo, vuestra ignorancia; por voluntad propia fuísteis ignorantes; sucumbísteis ante la ilusión de la vida; y todos vosotros prometísteis en el Reino de los Cielos, nó dejaros sorprender por ninguna ilusión, que impidería vuestra entrada al Reino; todo espíritu humano pidió retorno con llegada al mismo punto de partida; pidió ser probado en un tiempo llamado vida humana; una vida casi desconocida en el universo expansivo pensante; porque lo desconocido exsiste en grado infinito; tal como es infinito lo conocido; de verdad os digo, que los llamados nacionalismos, son de espíritus atrasados; que están aún en la etapa de la perfección; nó salen aún de la confusión mental; nó les ha llegado aún la luz del conocimiento universal; una luz que estremecerá a este mundo; porque al explicar las leyes de como fueron hechas las cosas, el Padre Jehova os juzja; exsiste relación íntima que nunca sospechásteis entre vuestras acciones mentales y las galaxias del infinito; cada mente repercute en el todo sobre el todo; porque del todo salió; las escrituras del Padre, os fueron dadas, para que estuviérais en armonía con el todo; el todo supremo en su más elevada expresión, son los Reinos de los Cielos que equivale a decir, el Reino de los Cielos; los cielos son unificadores; habiendo en ellos variedad en el pensar, exsiste a la vez un sólo pensar; el comunismo está en ellos, en una forma tal, que nace de ellos el amor eterno; ni la más microscópica opinión encontrada, perturba el amor común de los ángeles; la diferencia entre vuestros conceptos y la de los seres del Reino, está en que vosotros pedísteis por un instante celestial, probar una vida en un lejano planeta llamado Tierra; el instante celestial representa toda una vida humana; y toda la historia de un planeta; vuestro pedido lo hicísteis en los soles Alfa y Omega de la galaxia Trino; entre vosotros y las criaturas del Reino, media una eternidad de exsistencias; cuyo número nó podrá jamás ser calculado; ellos han nacido en una cantidad de veces, como el número de arenas que contiene un desierto; quien nó naciere de nuevo, nó vé el Reino del Padre; porque el mérito espíritual nó lo acerca a ello; al decir Cielo, se quiere decir una sal del conocimiento; un grado en la esfera celeste; un cielo que nó teniendo fín, es desconocido en el infinito; la sal del conocimiento es la cualidad y calidad de una vida; la más elevada cualidad y calidad de una vida, es la que imitó en lo posible imaginado, a las escrituras del Padre; haciendo de su sistema de vida, el verdadero evangelio viviente; en vuestro mundo, los espíritus viven las nacionalidades; las viven porque las pidieron; las viven como pruebas; más, si por causa de los nacionalismos, se llegó a violar la ley del Padre, más os valdría nó haber pedido la prueba de los nacionalismos; lo que vosotros defendísteis en la Tierra, nó se defiende en el Cielo; porque allí os encontraréis con el Comunismo Celestial; en que nó exsiste la polémica; allí nadie es probado; en el Reino de los Cielos, lo único que se os pregunta, es en que grado cumplísteis las escrituras y Mandamientos del Padre; allí jamás se ha hablado de religiones, nacionalismos ni de fuerzas armadas; porque nadie las conocen; es lo que se llama una extraña moral; ajena a las escrituras del Padre; porque sólo satanás lucha contra la igualdad enseñada por el Padre; de verdad os digo, vosotros que matásteis por imponer el llamado nacionalismo, lloraréis ante el juicio universal; tendréis que pagar hasta la última molécula de carne de cada víctima; por sobre todo nacionalismo imaginado, está primero el cumplir con los Mandamientos del Padre; el pueblo que fué el explotado, luchó contra el demonio de la explotación; grande es delante del Padre, quien se tomó el trabajo de combatir a satanás; si el sistema de vida basado en las leyes del oro, nó salió del Padre, los revolucionarios de este mundo, son grandes y bienaventurados en el Reino de los Cielos; es más fácil que entre al Reino de los Cielos, un revolucionario que arriesgó su vida por un ideal de justicia, a que entre un cómodo que vivió indiferente en medio de la lucha de los demás; ciertamente que ningún rico de este mundo, posee méritos para entrar al Reino del Padre; porque a nadie se le mandó tener más que otro; ¿no se os enseñó que todos sóis iguales en derechos delante de dios? ciertamente que los ricos nó tienen dios; porque nó lo han reconocido en sus formas de vida; los llamados ricos ya obtuvieron sus recompensas en la vida; nada esperen de la resurrección de toda carne; ningún violador de la ley del Padre, será resucitado a niño ó niña; es más fácil a que sea resucitado uno que fué pobre a uno que fué rico; esta ley corresponde a que uno adelantó un premio nó conocido; y el otro esperó a recibir un premio tampoco conocido.-

ALFA Y OMEGA