TODOS LOS QUE ANUNCIARON PÚBLICAMENTE EL FUSILAMIENTO INMORAL DE OTROS, Y TRATARON DE LEGALIZARLO ANTE EL MUNDO, MALDITOS SON; ESTOS CIEGOS DE LAS LEYES DEL PADRE JEHOVA, PASARON POR ALTO EL DIVINO MANDAMIENTO QUE DICE: NÓ MATARÁS; Y QUE ELLOS MISMOS LE PROMETIERON RESPETAR POR SOBRE TODAS LAS COSAS.-

Sí hijito; todo locutor de toda nación, nó entrarán al Reino de los Cielos; porque en vez de defender la ley del Padre, legalizaron públicamente la violación al divino Mandamiento que dice: nó matarás; he aquí el llorar y crujir de dientes, de todos aquéllos que nó defendieron, lo que prometieron defender; nó defendieron por sobre todas las cosas, la ley del que les dió la vida; ningún locutor del mundo, defendió los divinos mandatos del Padre; así también, ninguno de ellos será defendido fuera de la Tierra; ninguno que fué indiferente a lo del Padre, verá al Padre; los locutores de este planeta, que defendieron el extraño sistema de vida, basado en el oro, ninguno entrará al Reino de los Cielos; porque al demonio proclamaron; he aquí a los locutores mundanos; porque defendieron a un sistema de vida, que se volverá polvo; todo sistema de vida que nó consideró a las escrituras del Padre, nó queda en este mundo; ni los que proclamaron a sistemas efímeros de vida; los locutores de este extraño sistema de vida, ayudaron a que otros también se condenaran; ayudaron a ilusionarlos; plantaron en millones de mentes, la legalidad de lo ilegal; porque todo sistema de vida que nó consideró las escrituras del Padre, es ilegal ante su divina presencia; de verdad os digo, que todo locutor que defendió el corrompido sistema de vida del oro, es un falso profeta; el mundo los maldecirá; porque creyó en sus cegueras espírituales he aquí que nó habrá falso profeta que no llore; todo falso profeta salió del extraño mundo llamado capitalismo; un mundo del egoísmo y la hipocrecía; un mundo que creó el privilegio; un mundo que desde sus comienzos, se labró su propia condenación; porque desde el primer instante en que se comenzó a vivir el extraño mundo del oro, empezaron a sumarse los segundos; he aquí una abismante revelación; el segundo que conoció la violación en los espíritus de los hombres, data desde la era faraónica; instantes del mundo antiguo; los demonios del maldito Osiris, son los culpables del materialismo en este mundo; son los que enseñaron a los primeros seres humanos, la codicia al oro; el pueblo de Israel recibió tal influencia; era la prueba espíritual, de estos hijos mayores; porque son los más antiguos de este mundo; nó son los primeros; porque de todo hay en el rebaño del Padre; los primeros fueron microbios; porque hay que ser chiquitito y humilde, para ser grande en el el Reino de los Cielos; el pueblo de Israel marca el principio de los hijos de Adán y Eva; porque fueron ellos los primeros protagonistas, en la actual dimensión humana; muchas dimensiones a tenido este mundo; y muchas más tendrá; el crecimiento celular de cada uno, comenzó por lo más microscópico que vuestra mente pueda imaginar; y este microscópico, corresponde a otras exsistencias que ya tuvísteis; porque todo espíritu nace de nuevo por toda eternidad; nacer de nuevo significa volver de nuevo, a una forma de vida; sólo naciendo de nuevo, la criatura vá comprendiendo y acercándose a su Creador; esta comprensión y acercamiento, nó tiene fín; y esto dá lugar a la exsistencia de todo universo material; el universo material que nó tiene fín, es una de las microscópicas creaciones del Padre Jehova; lo del Padre nó tiene límites en nada imaginable; todo lo microscópico en el Padre, es eternamente expansivo, y hasta los límites relativos, los son; el universo viviente vive lo que pidió a su Dios viviente; todo lo pedido al Padre se vuelve vida; vida que nó cesará jamás de expandirse; que vosotros también sóis expansivos; por vuestras ideas que generásteis en la vida, os expandís fuera de la Tierra; he aquí que cada uno se hace su propio cielo; porque con el correr del tiempo, el espíritu pide ir hacia su propia semilla; pide nacer en uno de sus mundos, que nació de su microscópicas ideas cuando vivió en determinado mundo; mundo que ya dejó de exsistir; porque fué un mundo, que pidió conocer la relatividad en su propia materia; de verdad os digo, que por cada idea, por microscópica que ésta haya sido en la unidad de tiempo, nace un colosal planeta; un planeta como el que habitáis; un mundo en que sus criaturas pensarán, tal como pensó la idea original; lo de arriba es igual a lo de abajo; la ley expansiva lo es en lo material y lo espíritual; he aquí la herencia de vuestro libre albedrío en el pensar espíritual; cada uno tiene tantos futuros planetas, como fué el tiempo en que generó ideas; existiendo una variedad infinita en la propia cualidad y calidad de lo pensado, porque trás el momentáneo olvido de vuestro pasado, está vuestro historial galáctico; está la sal de las vidas; está el fruto de cada nacer de nuevo.-



Sí hijito; es así; tal como lo vienes viendo desde niño; la muerte por magnetismo solar; de todos los demonios de este mundo, que compraron armas para que otros se mataran; estos espíritus de las tinieblas, tienen la inclinación de confiar más en satanás que en el Padre; estos malditos más confían en las armas, que en los Mandamientos del Padre Jehova; así como jugaron con la muerte, así la muerte se los llevará; espantados quedarán estos demonios, al ver que otros reciben la vida eterna; al ver que otros, vuelven a ser niños de doce años; llorar y crujir de dientes tendrán, antes de partir de este mundo; ningún atropellador de la ley del Padre, será resucitado; así lo pidieron ellos mismos, en caso de caer en la prueba de la vida; y cayeron; he aquí la caída de los falsos profetas; de los más grandes hipócritas; de los que se hicieron llamar cristianos; y servían al dios de la fuerza; he aquí a los que sirvieron a dos señores; he aquí al demonio, que luchó contra el Padre Jehova en este mundo; he aquí que se cumplió el tiempo pedido para probar, una extraña filosofía; la fuerza de satanás; he aquí que la palabra viviente del Padre, expresada en nueva doctrina, vencerá una vez más, a satanás en este mundo; he aquí que ningún demonio de la fuerza quedará; y este mundo sufrido y engañado, se convertirá en paraíso; porque ese era su destino; esa era la meta de las escrituras del Padre; más, los demonios cayeron una vez más, en tentación; nó tuvieron la moral suficiente para sobrellevar la vida de prueba; se ilusionaron en un presente efímero; cayeron por la ilusión; toda ilusión es viviente delante del Padre; y toda ilusión que se olvidó de lo del Padre, se averguenza ante el Padre; acusa al espíritu causante de esta verguenza; esta ilusión que hace olvidar a los seres, de sus deberes espírituales para con el Padre, es característica del llamado mundo cristiano; mundo de la hipocrecía; mundo de la inmoralidad; porque todo cristiano tiene una extraña moral; salida de una extraña forma de vida; moral que todo lo esperó del oro; y nó del Dios viviente; toda espíritualidad humana, pidió ser probada; más, nadie pidió violar la ley de Dios; en ninguna forma imaginable; el mundo cristiano lo es de boca; y nó de conocimiento; pocos trataron en la prueba de la vida, comprender y profundizar las escrituras del Padre; habiéndolo prometido por sobre todas las cosas; es la mayor hipocrecía entre las hipocrecías; porque de lo del Padre, salió el infinito; la ilusión humana por fascinante que haya sido, nó entra al Reino de los Cielos; porque la fascinación humana es producto de una extraña moral; salida del extraño vivir llamado capitalismo; desconocido en el Reino de los Cielos; y desconocido en los Mandamientos del Padre; la maldad humana surgió de una lucha por la vida, que incluía la pillería y la desigualdad; todos conocieron el complejo de la posesión; porque la llamada propiedad es un complejo; la propiedad es desconocida en el Reino de los Cielos; la propiedad y lo privado, pertenecen a un lejano y desconocido planeta llamado Tierra; planeta-polvo; ni una molécula de la llamada propiedad, se lleva el espíritu a la otra vida; toda molécula de toda propiedad, es viviente delante del Padre; y toda molécula de toda propiedad, acusa al espíritu de haberle influenciado, la extraña poseción; el sometimiento, que a nada conduce; de verdad os digo, que todo el que tuvo propiedades, deberá escuchar la opinión de todo un ejército de moléculas vivientes, en presencia del Padre; este ejército de moléculas, pertenecen a toda propiedad que se poseyó; basta una queja de estos pequeños, y el espíritu causante de la queja, nó entra al Reino de los Cielos; es más fácil que entren al Reino de los Cielos, los que nada poseyeron en la vida; porque ninguna molécula les acusará; a que entren los que tuvieron propiedades éstos tienen trillones y trillones de acusadores; la violación de esta ley, nó está en el poseer; la inmoralidad está en que se tuvo propiedad y otros nó tuvieron; la inmoralidad está en que se hizo caso omiso a la igualdad enseñada por el Padre; basta que alguno de vosotros posea una molécula, que otro no poseyó, y nó entráis al Reino de los Cielos; porque el Padre es perfecto en justicia; lo es en lo invisible y lo visible; lo microscópico también fué creado por el Padre; y por lo microscópico, infinitas humanidades nó entran al Reino de los Cielos; porque son infinitos los mundos, que en todo instante, violan la ley del Padre; lo del Padre, nó se reduce a un sólo mundo; como muchos pocos evolucionados creen; ninguno de ellos entrará al Reino de los Cielos; porque nadie pidió rebajar el poder del Padre; y lo que nó se pide, nó se escribe en el Reino de los Cielos; y lo que nó está escrito, nó entra al reino del Padre; he aquí que todo el que habló mal del Padre, nó entra al Reino de los Cielos; ni ninguno a entrado; exsisten muchas formas que rebajan el poder del Padre; y muchas de ellas, pasan por moralistas; de verdad os digo, que ninguna moral humana, a engrandecido el infinito del Padre; porque ninguna moral profundizó las escrituras del Padre; la moral humana está influenciada por las leyes del oro; he aquí la moral del mundo de la prueba; he aquí una extraña moral, desconocida en el Reino de los Cielos; porque la produjo un extraño y desconocido sistema de vida; que tuvo al oro como un Dios; la moral humana se dividió en dos señores; se hizo llamar cristiana, y a la vez, aprobó las inmoralidades del extraño sistema de vida; fué mitad luz y mitad tinieblas; y nó se puede servir a dos señores; porque uno de ellos es falso; la verdad es una; lo que nó es de la verdad, cae por la verdad; porque la verdad vuelve al mundo una vez más, en forma de doctrina viviente; en nueva psicología, partiendo por las mismas escrituras; porque el Padre jamás se divide; son los hijos los que se dividen; porque todo libre albedrío, pidió conocer la infinita diversidad de pensares; más, ningún libre albedrío pidió al Padre, confundir ni dividir su propia y eterna verdad.-

ALFA Y OMEGA