TODOS LOS LUCHADORES Ó REVOLUCIONARIOS QUE COMBATIERON AL EXTRAÑO SISTEMA DE VIDA BASADO EN EL ORO, PREMIADOS SERÁN CON EL CORDERITO DE PLATA; PREMIO CELESTIAL PEDIDO POR TODOS; MÁS, POCOS CUMPLIERON LA PROMESA HECHA AL PADRE; LA MAYORÍA DE ESTE MUNDO, SE DEJÓ FASCINAR POR EL ORO; NADIE LUCHÓ CONTRA EL DEMONIO DE LA EXPLOTACIÓN, POR SOBRE TODAS LAS COSAS; HABIENDO EN TODOS, UNA PROMESA HECHA AL PADRE.-

Sí hijito; así es; tal como lo intuías desde niño; el llamado mundo occidental, cayó en la prueba de la vida; este mundo que ilusionó a todos con el oro, está por caer; este hemisferio creó y cultivó el extraño sistema de vida, basado en el oro; llorar y crujir de dientes, se cierne sobre los que por siglos y siglos, lucharon contra la divina igualdad enseñada por el Padre Jehova; el tiempo pedido por los que pidieron ser probados en sus respectivas filosofías vivientes, llegó a su fín; sorprendidos quedarán estos demonios; de verdad os digo, que todo aquél que le dá la contra al divino Padre Jehova, demonio es; y todo demonio será quemado por el fuego depurador del Primogénito Solar Cristo; he aquí que todo el occidente, bestia es; porque nó fué ángel para el mundo; fué bestia porque explotó, ilusionó, engañó y condenó a una humanidad a nó entrar al Reino de los Cielos; el llamado occidente escandalizó la moral del padre, mucho más que el oriente; la bestia lanzó primero la primera piedra en violación en lo que al Padre se refiere; para empezar, nó consultó a las escrituras del Padre, antes de inventar al llamado capitalismo; he aquí el primer desprecio de la bestia, por lo del padre; he aquí a los primeros condenados de este mundo; de verdad os digo, que es más fácil que entre al Reino de los Cielos, un ladrón, producto del extraño y desconocido sistema de vida, llamado capitalismo; a que entre uno de los fundadores, de este inmoral sistema de vida; aunque un ladrón nó entrará al Reino de los Cielos, está más cerca del reino, que el fundador del sistema de vida de los avaros; de verdad os digo, que por cada ladrón que produjeron los llamados capitalistas, tres cuartas partes de lo que hizo cada uno de ellos, lo pagan los fundadores del extraño y desconocido capitalismo; si no hubiese exsistido capitalismo, nó habrían ladrones; he aquí que todo el que hace cosas en la vida, y nó se guía por las divinas enseñanzas del Padre, acaba en tragedia; nadie pidió al Padre, hacer de sus semejantes, unos ladrones; es la avaricia y la ambición de unos pocos, lo que creó a los ladrones; fueron lo primeros inmorales de este mundo, los que pensaron para sí mismos; después de ellos surgió la obra inmoral; he aquí la caída de esta humanidad en la prueba de la vida; de verdad os digo, que así como Adán y Eva cayeron en su respectiva prueba, así también os hicieron caer los ambiciosos; porque todo el que pidió libre albedrío humano, es probado por el padre; he aquí que cada uno es responsable de sus obras; cada uno es responsable de su propio cielo; porque de todas las ideas que generásteis en la vida, nacen mundos y soles; de verdad os digo, que todo el que vivió influenciado por el oro, toda su herencia será también egoísta; porque hasta la más microscópica influencia es viviente y expansiva; y nó entraréis al Reino de los Cielos, si no habéis transformando a la luz, toda vuestra herencia galáctica egoísta; esto último está incluído en la promesa y el término que de vosotros salió: por sobre todas las cosas; que significa por sobre todo lo imaginado; he aquí que ninguno de vosotros, entrará al Reino de los Cielos; porque los que crearon el patrón oro, hicieron que cada idea por vosotros generada, conociera un extraño interés; una extraña moral; estos demonios que crearon el llamado capitalismo, perpetuaron vuestro alejamiento del Reino de los Cielos; si vosotros hijos del mundo, nó hubiéseis conocido el capitalismo, vosotros entraríais al Reino de los Cielos; más aún; el divino Padre Jehova, nó tendría juicio final contra vosotros; porque nó habríais violado la ley; de verdad os digo, que esta generación será llamada la generación del llorar y crujir de dientes; no habrá quien no llore; veréis al Hijo Solar Cristo, brillándole su rostro; hará temblar los montes; porque materia y espíritu siendo vivientes en sus leyes, pidieron al Padre Jehova, acompañarle en su divina gloria y majestad; de verdad os digo, que jamás hombre alguno tuvo ni tendrá tanto poder, sobre este mundo; los demonios de la fuerza, estarán espantados; porque serán los primeros en ser quemados por el magnetismo solar del Hijo Primogénito; caerá el extraño sistema de vida basado en el oro; porque los demonios de la fuerza ya nó exsistirán; he aquí una divina profecía, que espantará a los ambiciosos del oro; como siempre a ocurrido a través de los siglos, estos demonios se espantan ante los grandes acontecimientos del espíritu; la mayoría de los accionistas del oro, se suicidarán; porque el oro, jamás les dió una sólida moral; he aquí a los mayores ilusionados de la vida; ninguno quedará en este mundo, he aquí al demonio que conoció el mundo; y nó hay otro; he aquí el mal viviente; he aquí a las tinieblas hechas poder temporal; he aquí a la bestia de muchos ojos; he aquí a los que crearon el espionaje; he aquí a los malditos; he aquí que todos perecerán en el lago de fuego; he aquí una justicia que será recordada por muchos siglos; he aquí que todo inocente será rescatado de la extraña influencia, que estos malditos del oro, ejercieron sobre los seres pensantes; he aquí el fín de los seguidores del maldito Osíris; he aquí el fín de la prueba de la vida; el fín de un pedido de vida; el fín de una microscópica era de la tierra; el fín de una clase de vida, cuya cualidad y calidad fué la espera y el consuelo; he aquí lo esperado, por todas las generaciones del mundo; he aquí que a vosotros y en vosotros, se cumple lo pedido en el Reino de los Cielos; he aquí un juicio planetario; un juicio que a ocurrido otras veces en este mundo; en épocas, en que vosotros aún nó pedíais la prueba de la vida; porque jamás nunca habéis sido los únicos ni los primeros; sólo el padre es único y primero; de verdad os digo, que habéis tenido muchos juicios; porque todo espíritu nace de nuevo; cada nacimiento es divino producto de un juicio celestial; ninguna exsistencia es desheredada; todas son iguales en derechos delante del padre; he aquí que el juicio de esta exsistencia, es uno de los tantos que tendrá vuestro espíritu eterno; cada cual recibirá lo que quiso recibir; así como obró cada conciencia en la prueba de la vida, así recibirá; todos recibirán su paga; un divino término con influencia materialista; porque nadie conocía en el Reino de los Cielos, el término paga; del demonio salió; el demonio recibirá su paga; paga por paga; con la vara que midió, será medido.-



Así es hijito; cada acto mental generado por la mente, se convierte en universo; todo lo salido de un ser pensante se vuelve galaxia; esto proceso es invisible para la criatura humana; porque todos pidieron al Padre nó verlo; todo lo imaginado se pide en el Reino de los Cielos; los procesos invisibles de cada uno y el olvido del lugar de donde se salió, se pidieron al padre; toda sensación se pide; porque toda sensación pedida al padre, tiene libre albedrío en el Reino de los Cielos; toda sensación es tan viviente como el espíritu mismo; todo pensar que se dejó influenciar por extrañas influencias, crea extrañas galaxias; sus criaturas tendrán también extrañas filosofías pensantes; una imperfección dentro de la imperfección misma; de verdad os digo, que toda extraña influencia, debe pagarse en puntos celestiales; es así que la extraña influencia que dejó en vosotros el oro, debe ser descontada de vosotros mismos; nadie vino a la vida codiciando el oro; porque en el lugar de donde salísteis, nó se conoce la extraña influencia de la ambición; tres cuartas partes de esta extraña influencia, deben pagarla los que crearon el extraño sistema de vida capitalista; ellos obligaron a las criaturas de este mundo, a vivir bajo la influencia del oro; es tan inmensa esta deuda espíritual, que todos los creadores de este extraño sistema de vida, están en la ley de la maldición; sé hijito que muchos dicen que el Padre nó maldice a sus hijos; más, todos pidieron un juicio salido de la perfección misma del Padre; pidieron ser juzjados con rigurosidad y por sobre todas las cosas; pidieron el llorar y crujir de dientes; la maldición nó sale de los divinos deseos del Padre; toda maldición sale de la soberbia misma de los hijos; sale del pecador mismo; sale de sus mismas malas obras; quien persistió más en el mal, el tal más se acercó a la ley de la maldición; hay maldición temporal y maldición por toda la vida; según el grado en que se sobrepasó el espíritu en los límites del mal; la maldición es ley de las tinieblas; he aquí que ella hará llorar a todo culpable; a todo que hizo sufrir a otro; todo maldito vivirá aislado totalmente de todos; vivirá en las regiones más abandonadas del planeta; los tales pidieron tal justicia en caso de violar la ley que ellos mismos pidieron en la prueba de la vida; muchos pedidos nó agradan al Padre; el padre hace cumplir lo que los hijos le pidieron; he aquí que todo se cumplirá hasta la última molécula; porque todas las moléculas de los pedidos de todos, tienen igual derecho al cumplimiento viviente; de verdad os digo, que todo pedido hecho al Padre, se hizo con conocimiento de causa; nadie viene a la vida en ignorancia; si así fuese, nadie tendría responsabilidad de sus actos; todos tendrían una causa que los justificaría; y la vida humana nó sería una vida de prueba; he aquí del porqué nadie está fuera del juicio final; ni los que nunca quisieron al padre; mayor será el espanto en estos seres ingratos; mayor será su dolor; he aquí que según como fué la vida de cada uno, es como será conmovido; a mayor culpabilidad mayor conmoción; los humildes y explotados serán los mayormente premiados; así fué anunciado al mundo; porque todo humilde fué obligado a vivir un extraño sistema de vida, que es ilegal en la ley del Padre; el llamado capitalista fué el artífice del extraño mundo del oro; de verdad os digo, que el capitalismo sistema de vida inmoral, llega a su fín; porque todos sus espíritus fueron probados por un instante por el Padre Jehova; la caída de estos demonios de la explotación, marcará para este mundo, el principio de la era de mayor felicidad para este mundo; la bestia capitalista al dejar de exsistir, nó contagiará más a ningún ser pensante; el pensamiento explotador será cortado de raíz; esta maldita herencia es uno de los árboles filosóficos que nó dejó el Padre Jehova; de raíz será arrancado de la evolución.-

ALFA Y OMEGA