TODOS LOS GOBERNANTES QUE NEGARON TIERRA Ó AGUA A OTRA NACIÓN, NO ENTRARÁN AL REINO DE LOS CIELOS; NADIE PIDIÓ AL PADRE QUITAR NADA; PORQUE TODOS LOS QUE INJUSTAMENTE QUITARON, NO SE QUEDARÁN CON NADA; LOS ACTUALES GOBERNANTES DEL MUNDO, PERPETÚAN LOS EGOÍSMOS VIVIDOS POR OTROS; LOS TALES SE DEJARON INFLUENCIAR, POR LA EXTRAÑA MORAL DE LOS INTERESES; LOS ELEMENTOS DE LA NATURALEZA PERTENECEN A TODOS; PORQUE LA IGUALDAD DE LOS DERECHOS, FUÉ ANUNCIADA POR EL PADRE JEHOVA; DESDE HACE MUCHOS SIGLOS, FUÉ ESCRITO: TODOS SON IGUALES EN DERECHOS DELANTE DE DIOS; ES MÁS FÁCIL QUE ENTREN AL REINO DE LOS CIELOS, AQUELLOS GOBERNANTES QUE TRATARON DE CUMPLIR LO DE DIOS; A QUE ENTREN AQUELLOS QUE TRATARON DE CUMPLIR LO DE LOS HOMBRES.-

Sí hijito; ningún gobernante de este mundo, a logrado volver a entrar al Reino de los Cielos; porque vivieron y sirvieron a un extraño y desconocido sistema de vida; el sistema de vida basado en el oro, no se conoce en el Reino de los Cielos; y todos los que vivieron en leyes extrañas a las escrituras del Reino, ninguno a vuelto a entrar, ninguno a vuelto a entrar al Reino del Padre; es más fácil que entren al Reino de los Cielos, los que ni de palabra conocieron un extraño sistema de vida; más aún; los que ni de oídas lo supieron; todo gobernante tendrá su llorar y crujir de dientes; todo gobernante pidió al Padre Jehova, gobernar sin violar su divina ley; porque sabían todos, que la más microscópica violación a la ley del Padre, impide al espíritu que lo hace, volver a entrar al Reino de los Cielos; ningún gobernante de todas las épocas del mundo, pidió violar la ley; de verdad os digo, hijos de la Tierra, que ninguno de vosotros volverá a entrar al Reino de los Cielos; porque fuísteis engañados y obligados a vivir, en un extraño sistema de vida; porque el sistema de vida que os dieron, estaba basado en la fuerza; si no hubiese fuerza, sería lo contrario; ciegos guías fueron los gobernantes, de sus respectivas pruebas de vida; más les valdría a los gobernantes de este mundo, no haber sido gobernantes; más les valdría haber renunciado a tiempo; porque la ira del mundo caerá sobre ellos; no exsiste mayor tragedia en la vida de toda criatura, la de saber que nó volverá a ver a su Creador; la de saber que nó volverá a entrar al Reino de los Cielos; de verdad os digo hijos del mundo, que por culpa de vuestros guías ciegos, que olvidaron las divinas leyes del Padre, ninguno de vosotros, verá la gloria del Padre; vuestros guías ciegos fueron los llamados religiosos y los capitalistas; estos demonios en vez de luchar por otro sistema de vida, nada hicieron; porque ni religiosos ni capitalistas pidieron al Padre, vivir en inmorales é injustos sistemas de vida; he aquí el llorar y crujir de dientes de todo violador de la ley del Padre; porque todo el que ocupó el más alto puesto, en este extraño sistema de vida del oro, tendrá un mayor llorar y crujir de dientes; la divina justicia del Padre es más severa para con aquéllos, que más se engrandecieron en extraños sistemas de vida; sistemas de vida, que desconocieron la divina moral del Padre; que desconocieron sus divinos Mandamientos; es más fácil que entren al Reino de los Cielos, los que en todos sus actos que hicieron en la vida, los hicieron pensando en los Mandamientos del Padre; el egoísmo de los gobernantes, perpetuó el egoísmo de los pueblos; es una forma de esclavitud en el dolor moral; una forma que hizo y hace desdichados, a millones de seres; de verdad os digo, gobernantes del mundo, que hasta la última molécula de dolor causado a los hijos de los pueblos, se paga ante el Padre; más os valdría el haber renunciado como gobernantes, si vuestros puestos, representaron una violación a la ley del Padre; todos tuvieron en la prueba de la vida, un libre albedrío; más, ningún libre albedrío viviente, pidió al Padre violar un ápice de su divina ley; todos vosotros gobernantes del mundo, hicísteis lo opuesto; los mayores puestos en la prueba de la vida, no los tuvieron los humildes; todos vosotros como el resto de esta humanidad, prometieron al Creador del universo, imitar en la lejana Tierra, todo lo que sus ojos vieron, en el Reino de los Cielos; y todos vieron que de todas las virtudes vivientes, la divina humildad es la primera en el Reino de los Cielos; he aquí una eterna ley viviente del macrocosmos del Padre Jehova; una divina Revelación que cuando se dá a conocer, en los lejanos mundos, hacen llorar a los que se engrandecieron en extraños sistemas de vida; sistemas de vida, que no están escritos en los Reinos de los Cielos; sistemas de vida, que no son de las leyes de la luz; son sistemas salidos de las tinieblas; que no concuerdan con los Mandamientos ni escrituras del Padre; y quien sirvió a leyes, extrañas a las escrituras del Padre, al demonio sirvió; y quien sirve al demonio, termina siempre en tragedia; termina en llorar y crujir de dientes; tal como os fué anunciado en vuestro mundo; ningún llamado gobernante que a pasado por este mundo, a logrado volver a entrar al Reino de los Cielos, ni ninguno entrará; para volver a entrar al Reino del Padre, que es el lugar de orígen de cada uno, se tuvo que pasar por la prueba de la vida, sin haberla violado ni en una microscópica parte; porque ninguna inocencia que conoció y vivió extraño sistema de vida, a vuelto a entrar al Reino de los Cielos; y vosotros gobernantes del mundo, sóis más culpables que el resto del rebaño; porque mientras más elevado fué un puesto ocupado en la vida, más se debió haber engrandecido al Padre; porque así lo prometísteis vosotros mismos al Padre; así lo prometió toda la humanidad; nadie pidió al Padre, rebajarle ni en lo más mínimo; porque todos sabían, que quien rebaje el divino poder del Padre, no vuelve a ver al Padre; todo esto lo sabíais gobernantes del mundo; violásteis la ley del Padre, con conocimiento de causa; hay causa reconocida tanto arriba como abajo; arriba los libros solares de la vida; abajo, las escrituras y divinos Mandamientos del Padre; lo de arriba es igual a lo de abajo; he aquí una divina ley pedida por vosotros; porque todo lo imaginable se pide al Padre; vosotros pedísteis al Padre, que os recordara en el lejano planeta Tierra, lo que vosotros mismos pedísteis y prometísteis en el Reino de los Cielos; he aquí la divina causa de las escrituras y Mandamientos del Padre; vosotros mismos pedísteis ser probados en la prueba de la vida, partiendo por las mismas escrituras; es por ello que la divina psicología de las escrituras, se expresa con dificultad; cuesta entenderla desde el punto de vista, de todo entendimiento; esta dificultad mental, vosotros mismos la pedísteis; porque todo lo imaginable se pide al Padre; de verdad os digo, que toda letra es también viviente delante del Padre; tal como lo es el espíritu; porque todo lo concebible tiene derechos iguales, en sus respectivas leyes, delante del Padre; toda letra como todo número, posee espacio, tiempo y filosofía; tal como lo posee el espíritu; nadie es menos delante del Padre; ni la letra ó número ni el espíritu; materia y espíritu tienen los mismos derechos delante del Padre; nadie es menos ante el Padre; ni la materia ni el espíritu; de verdad os digo, que todo el que estudió y buscó la verdad en las escrituras del Padre, tiene premio de Padre; quien la buscó en conocimiento de profetas, tiene premio de profeta; más, como todo lo creó el Padre, todo profeta es hijo del Padre; y entre el Padre y los hijos, exsiste un infinito de distancia; lo salido del Padre es infinito y eterno; lo salido de profetas, es efímero y su eternidad es relativa; he aquí lo que reciben las extrañas búsquedas, en extrañas ciencias y conocimientos; porque toda búsqueda es esfuerzo mental; y toda búsqueda es una obra mental; y por vuestras obras, seréis juzjados; más, el que buscó al Padre en conocimientos, que no eran las escrituras, nó entrarán al Reino de los Cielos; esto nó significa que los tales estén condenados; nó, de ninguna manera; lo que sucede es que de vosotros mismos, salió el término de vuestras promesas: Por sobre todas las cosas imaginables; lo que quiere decir: por sobre todos los conocimientos ajenos, a las escrituras del Padre; porque una cosa es un divino conocimiento salido del divino libre albedrío del Padre, y otra cosa es un conocimiento salido de otro libre albedrío; aquí el libre albedrío nó se divide ni se comparte; porque es derecho propio en su cualidad y calidad; todo libre albedrío viviente, representa la inocencia en acción; y no exsiste eternidad viviente, que no posea libre albedrío; el mismo Padre Jehova lo posee; y de su divino libre albedrío, nace todo lo que exsiste, exsistió y exsistirá; porque el Padre es infinito; todo lo imaginable salido de todo libre albedrío del universo, lo creó el Padre; he aquí que quien nó imita al Padre en lo más microscópico en su propia manera de ser, se aleja del Padre; el libre albedrío constituye el alfa y la omega de todo principio mental; y todo el universo expansivo pensante, vibra en su número geométrico a tono con cada libre albedrío; de verdad os digo, que todo libre albedrío está compuesto de microscópicas dimensiones; tan microscópicas son, que ninguna criatura pensante, se dá cuenta de ello; y llegado el momento en la eternidad en que se dió cuenta, la criatura pensante, se reconoce así mismo; llega al punto de su propio conocimiento, de reconocerse su propio lugar jerárquico en el cosmos; esta ley ocurrirá en la Tierra, en unas generaciones más; porque todo fruto madura en dirección a su propio reconocimiento; este mundo alfa ó materialista, es un mundo que pidiendo ser probado, llega a su fín; este extraño mundo salido de las extrañas leyes del oro, nó alcanza a llegar al año 2000; porque acontecimientos bíblicos, harán cambiar el curso de la historia en este mundo; de verdad os digo, que la última y gran revolución en este extraño mundo, la provoca el Creador del mismo mundo; he aquí la guerra del Armagedón; una guerra salida de los hombres, según sus obras; he aquí una guerra entre dos conocimientos; el del Padre y el de los hombres; he aquí que la divina presencia del Hijo Primogénito; provocará en este mundo; ¡¡que tiemblen los fornicarios y toda la ralea de inmorales de este extraño sistema de vida!! porque de ellos es el llorar y crujir de dientes; he aquí que ningún inmoral quedará en este mundo; ninguno que divida a otro, quedará; porque la división y el egoísmo, pertenecieron a un extraño é inmoral sistema de vida, que pidió ser probado por el Padre; ese extraño sistema de vida, es el capitalismo; que será llamado por las generaciones del futuro, la gran bestia; una bestia que jamás nunca comprendió, lo que era la verdadera humildad; la bestia que llevó a un mundo, a la tragedia; porque inmoralizó la inocencia de millones y millones de hijos del Padre; la bestia que sembró reinado, sin considerar lo del Padre por sobre todas las cosas; la bestia ó demonio que tomó la forma de extraño sistema de vida; he aquí que toda bestia pasará; porque ninguna forma de demonio, quedará en este mundo; probado fué el mundo; porque todo espíritu pidió ser probado; y todos hijos de la Tierra, fuísteis probados por dentro y por fuera; mental y físicamente; porque nó sólo de pan vive el hombre; sóis carne y espíritu; de verdad os digo, que el término: Por sobre todas las cosas, pedido por vosotros mismos, hace que nunca jamás, debísteis haber violado la ley del Padre, ni en una molécula de carne; ni en una sóla virtud; porque tan sólo una microscópica molécula de violación ó una invisible virtud, se quejarían ante el Padre; se quejarían de haber conocido una extraña y desconocida influencia; porque molécula y virtud, pidieron en sus respectivas leyes, conocer lo del Padre; pidieron conocer lo que pidieron que se escribiera en el Reino de los Cielos; nó pidieron conocer lo que saldría de algún violador de la ley del Padre; es así que ningún espíritu que se constituyó pueblo, pidió vivir en un sistema de vida, cuya base era la división; de verdad os digo, que todos pedísteis al Padre, conocer la diversidad y nó dividirse; porque sólo satanás se divide y divide a otros; nadie de este mundo, pidió imitar a satanás ni en lo más microscópico; he aquí el llorar y crujir de dientes, de todo el que fué guía de pueblos; porque todo error salido de sí mismo, se multiplica por el número de seres pensantes, en los que se influyó; todo error salido de gobernantes, debe ser multiplicado por el total número de poros de cada cuerpo de carne; esto hace que todo el que gobernó, violando la ley del Padre, esté en ó cerca de la ley de la maldición; porque el número total de violaciones, es superior al propio número de las propias moléculas de carne; esto se denomina en el Reino de los Cielos, sobrepasar la propia escala; he aquí una ley pedida por todos vosotros; porque al pedir todos, prueba de vida planetaria, pedísteis un severo juicio por sobre todas las cosas; porque siendo prueba con conocimiento de causa, sabíais que estaríais expuestos a caer en pecado; he aquí que la ley de la maldición, será ley temible, en el llorar y crujir de dientes; así fué en el mundo antiguo; los maldecidos por la Revelación, lo fueron según sus obras; todo maldecido muere en el aislamiento total; ni sus seres queridos quieren verle; estas criaturas vivirán en las regiones más abandonadas del planeta; el mundo huirá de ellos, como se huye de la peste; nadie querrá ni hablarles ni mirarles; porque por leyes expansivas, propias de la creación del Padre, la maldición recae sobre la persona que habla ó mira a un maldito; por el habla y por la vista, viaja la tiniebla de la maldición; la voz y la visión, son vivientes delante del Padre; y toda voz y toda visión, acusa en presencia del Padre, a todo espíritu que le hicieron ver y oir, la ley de la maldición; porque tal ley, no fué pedida por ellos; porque libre albedrío tienen; he aquí una ley de la que todos huirán; más, la recibirán los que deben recibirla; porque por vuestras obras seréis juzjados; el mundo de la prueba del que sóis parte llega a su fín; hechos conmovedores que jamás fueron vistos, estremecerán al mundo; y serán hechos, no salidos de leyes humanas; porque el Padre es infinito en sus leyes; el Padre no imita a sus hijos; el Padre Jehova, no le agrada que sus hijos se pierdan; más, todo lo pedido por los hijos, en el Reino de los Cielos, se cumple hasta en lo más mínimo; el término: Por sobre todas las cosas, lo hace así; de verdad os digo, que fuísteis demasiado severos para consigo mismos; prometísteis al Padre, cosas y hechos, que fueron superiores a vuestras propias fuerzas; es por ello, que casi todos en este mundo, encontraron y sintieron muchas cosas, que con respecto al Padre, les fueron poco menos que imposibles; extraña fé de los que así pensaron; he aquí una verdad, que os enseña, que se viene a infinitas clases de vida; con diferentes conocimientos; porque habiendo nacido todos, muchas veces en lejanos mundos, habéis aprendido cosas en diferentes niveles; esta ley es causa del mismo comportamiento del libre albedrío de todo espíritu; he aquí una de las causas, del porqué las individualidades nó son iguales en este mundo; en el futuro, en el mundo omega, se verá tal maravilla; he aquí que al venir todos vosotros a este mundo, teniendo todos diferentes individualidades, lo hicísteis con el divino propósito, de lograr dentro de la prueba misma de la vida, un mundo igualitario; y todos en sus respectivas individualidades, prometísteis al Padre Jehova, oponer resistencia mental y física, a todo lo que fuese desigualdad; he aquí que nadie pidió al Padre, el libertinaje en ninguna forma imaginable; todos le prometieron al Padre, cultivar en el lejano y desconocido planeta Tierra, la misma forma de gobierno, que sus propios ojos vieron en el Reino de los Cielos; he aquí una ley universal de expansión infinita; todos le prometen al Padre, expandir la luz; la misma luz que los vió nacer muchas veces; porque cada punto ó lugar del universo en que se inician creaciones de espíritus, son los mismos soles del Padre Jehova; he aquí las casas del Padre Jehova; las casas mayores del Padre; así como vosotros abajo vivís en casas, también se vive arriba; lo de arriba es igual a lo de abajo; quien desvirtúa las casas de abajo, no vuelve a ver las casas de arriba; lo que equivale a decir, que no volverá a entrar al Reino de los Cielos; he aquí que las casas de vuestro mundo, son casas salidas de un extraño sistema de vida; casas donde mora el egoísmo; ciertamente que quien vivió en tales casas, nó volverá a ver, la casa gloriosa del Padre Jehova; porque nadie pidió al Padre, conocer tales casas; casas que miró a otros, como extraños; de verdad os digo, hijos del mundo, que quien vivió con egoísmo en tales casas, no tendrá casa fuera de la Tierra; sólo egoísmo encontrará fuera de ella; así como vivísteis en palacios y mansiones, y hubo otros que no tenían donde vivir, así también vosotros egoístas en el vivir, no tendréis hogar en otras exsistencias, en otros mundos; porque pedísteis al Padre, pagar egoísmo por egoísmo; hasta la última molécula de dolor moral que vuestro egoísmo causó a otros; he aquí el llorar y crujir de dientes de un mundo que conoció los egoísmos en las casas; he aquí la caída de uno de los árboles, que no plantó el Padre Jehova; la forma de como se vivió, es juzjada en la nueva doctrina, instante por instante; porque siendo todos iguales en derechos, delante de Dios, los instantes del tiempo, también tiene el derecho de ser escuchados por el Padre; y no hay obra humana, que no tenga instante en su tiempo de prueba; he aquí que fué escrito: Y juzjará a todas las cosas imaginables; lo invisible y lo visible; porque toda mente será leída por el Hijo Primogénito; lo interior de cada uno, está incluído en el término: Por sobre todas las cosas; este término que fué pedido por vosotros mismos, también es viviente delante del Padre; su divina filosofía es de lo más exigente que exsiste; y a todo pensamiento humano, le tocará enfrentarse con esta filosofía; cada letra y cada número, es filosófico y viviente, en el Reino de los Cielos; tal como lo es el espíritu humano; materia y espíritu lo son; en sus respectivas leyes, está la divina igualdad enseñada por el Padre; todo lo enseñado por el Padre, lo reciben por herencia, materia y espíritu; he aquí que nace un nuevo y eterno concepto filosófico; en que todos los demás, quedan subordinados a lo que viene; porque todo reinado tiene su tiempo; la prueba de la vida, probó muchos conceptos filosóficos; más, ninguno logró unificar al mundo; porque todos fueron influenciados, por el extraño sistema de vida del oro; todos conocieron una forma de ilegalidad, ante el Padre; he aquí que todo lo ilegal dicho por el Padre, es eterno; y lo ilegal salido de las leyes humanas, no lo es; porque todo lo ilegal que conoció este mundo, nó queda; ciertamente que nada queda del extraño sistema de vida, basado en el oro; he aquí la caída hijo, enviado por el Padre, marca el principio de la caída, de lo que se creyó único; así como fué escrito que la verdad sorprendería al mundo en medio de sus quehaceres, tal como la sorpresa que causa un ladrón de noche; así también la verdad sorprenderá, a los sostenedores de este extraño y desconocido sistema de vida; esta caída de un mundo que pidió ser probado, no es la primera; porque lo del Padre no se reduce a un sólo mundo; siendo infinitos los mundos habitados, infinitas son también, las historias de mundos; porque siendo todo el universo con derechos iguales delante del Padre, es que todo mundo ó sol, tiene su propia leyenda; he aquí que todo lo hablado, se vuelve leyenda viviente; porque todo lo creado, tiene derecho a la igualdad; tiene derecho a vivir, en las leyes que pidió al Padre; de verdad os digo, que quien negó ó dudó de tal ó cual leyenda del cosmos, no entrará al Reino de los Cielos; porque tal negación, vá contra sus propias promesas, hechas al Padre; porque nadie le pidió al Padre, rebajarle en poder; he aquí el llorar y crujir de dientes de muchos incrédulos; que pidieron al Padre, sentir la sensación de incredulidad, y no dejarse llevar por ella; porque toda sensación como toda molécula, pidió ser probada por el espíritu; cuando el espíritu, hizo alianza viviente en los soles Olfa y Omega, de la galáxia Trino del Reino de los Cielos; he aquí una ley, que explica por vez primera, la causa del mal en el espíritu humano; si todos los seres pensantes de este mundo hubiesen opuesto la debida resistencia al mal, este mundo sería poco menos que un paraíso; más, el extraño é inmoral sistema de vida, salido del oro, alejó a todo el que tuvo la intención de hacerlo; la extraña moral de este extraño sistema de vida, hizo más dificultoso el logro de este perfeccionamiento; y la extraña ilusión basada en el poder del oro, hizo el resto; el olvido a los Mandamientos y escrituras del Padre, fué casi completo; de verdad os digo, que esta extraña ilusión, encerró al espíritu humano, en un sólo presente; y quien se dejó influenciar por un sólo presente, nó conocerá más presentes; porque siendo todo presente viviente como todo lo creado por el Padre, es que todo presente se queja ante el Padre; porque todo presente viviente, sabe que exsiste otros infinitos presentes; sabe que su Dios que le creó, es infinito; tal como se le enseñó al espíritu de que su Dios era infinito; y que sabiendo que era infinito igual le negó en su poder de serlo todo; de verdad os digo, incrédulos del mundo, que veréis por vuestros propios ojos, todo lo que negásteis en vuestra prueba de vida; como incrédulos que fuísteis, así tendréis vuestro llorar y crujir de dientes; porque todo dolor que vendrá, es proporcional a la soberbia con que se vivió; esta soberbia se mide según el grado de olvido que se tuvo, de las escrituras del Padre, en la prueba de la vida; a mayor olvido, mayor llorar y crujir de dientes; porque nadie pidió al Padre, olvidarse de él, en los lejanos mundos; he aquí un llorar y crujir de dientes, universal; porque si casi todo el mundo buscó al Padre por medio de las llamadas religiones, tal búsqueda salió del libre albedrío humano; porque el Padre Jehova no dejó religiones en este mundo; vuestro Padre dejó un evangelio; que es diferente; el evangelio del Padre, a nadie divide; las extrañas religiones, dividieron a muchos por muchos siglos; he aquí la diferencia entre lo que es del Padre, y lo que es de los hombres; las escrituras del Padre, son del divino libre albedrío del Padre; las religiones son del libre albedrío humano; los hombres al tratar de interpretar las escrituras del Padre, inventaron las religiones; y en esa forma de fé, salida de sus libres albedríos, cayeron ante el Padre; porque dividieron y confundieron al mundo de la fé; nadie pidió al Padre, ni dividir ni confundir a otro; porque todos sabíais en el Reino de los Cielos, que satanás había dividido a los ángeles del Padre, en el Reino; y nadie quiso imitarle ni en lo más mínimo; he aquí de porque la búsqueda hecha con influencia religiosa, no es del Reino de los Cielos; las llamadas religiones, son desconocidas en el Reino de los Cielos; como también es desconocida, toda filosofía que divida a las criaturas del Padre, en los lejanos mundos; he aquí el llorar y crujir de dientes, del llamado mundo cristiano; un mundo de la fé que se dividió a sí mismo; un mundo que sirvió a muchos señores; y mucho se dividió; porque ningún llamado cristiano, entrará al Reino de los Cielos; es más fácil que entren al Reino de los Cielos, los que buscaron al Padre, en sus propias escrituras y leyes; a que entren los que le buscaron, en obras y formas de fé, salidas de otros libres albedríos; he aquí la luz para un mundo confundido; un extraño mundo, en que todos dicen poseer la razón; ¡¡y ninguno jamás la ha tenido!! porque ciegos fueron de las consecuencias, de sus propias acciones; de verdad os digo, que ningún llamado religioso, entrará al Reino de los Cielos; es más fácil que entren al Reino del Padre, los que a nadie dividieron, en los lejanos planetas; es más fácil que entre al Reino, un obrero que con su filosofía de trabajo, a nadie dividió; a que entre un religioso, que a muchos dividió; la más microscópica división mental, impide la entrada de todo espíritu, que generó en la prueba de la vida, ideas que a otros dividieron; he aquí el llorar y crujir de dientes, de todo llamado religioso; los religiosos son los grandes desconocidos, del Reino de los Cielos; porque nadie los conoce; jamás a logrado entrar uno siquiera; ni ninguno entrará; porque el pedido de prueba humano, fué hecho por sobre todas las cosas imaginables; todos prometieron al Padre, no violar su divina ley, por sobre todas las cosas; las religiones son producto de un extraño sistema de vida; esta extraña forma de fé, es la que no debieron haber cultivado los religiosos; porque no habrían conducido a la tragedia al llamado mundo cristiano; desde el mismo instante en que este mundo de fé, los siguió, sellaron su nó entrada al Reino de los Cielos; porque basta que se haya violado en una microscópica parte, lo prometido al Padre, y el espíritu no entra al Reino de los Cielos; porque todo microscópico sea espíritual ó material, está incluído dentro de la promesa, de todos sabida: Por sobre todas las cosas imaginables; de verdad os digo, religiosos del mundo, que a todo reinado le llega su fín; un fín viviente que vosotros mismos pedísteis; porque todo lo que no se conoce, se pide al Padre; incluyendo la vida misma; de verdad os digo, roca del egoísmo humano, que el mundo que creásteis y dividísteis, se vendrá sobre vosotros; así como dividísteis a otros, así también, seréis vosotros divididos; con la vara que medísteis a otros, seréis medidos; con las mismas escrituras conque engañásteis a otros, seréis juzjados; toda falsa interpretación de las escrituras del Padre, se considerará engaño en el Reino de los Cielos; de verdad os digo, religiosos del mundo, que cada letra de las escrituras del Padre, os acusará de haberlas empleado en engaño viviente; ellas os acusarán, de haberlas violado en sus pedidos filosóficos de letras; que siendo su filosofía de la luz del Padre, las hicísteis vivir en una extraña moral interpretativa; ellas, las divinas letras, salidas del libre albedrío del Padre, fueron atropelladas en su inocencia; nadie pidió el atropello, en su pedido de vida; de vosotros, religiosos del mundo, salió tal atropello; porque vosotros lanzásteis la primera piedra de dureza mental; de vosotros salió primero, interpretar lo del Padre; no salió del resto del rebaño; y como de vosotros, salió la primera violación de este mundo, vosotros sóis los que más infinitamente estáis alejados del Reino de los Cielos; más cerca del Reino del Padre, están los que os siguieron; y mucho más infinitamente cerca, están los que no siguieron a las llamadas religiones; porque sus ideas con respecto al Padre, no estuvieron divididas; ellos sólo sirvieron a un sólo Señor; he aquí la diferencia que hay entre las creencias de fé salidas del espíritu, y las creencias de lo mundano; toda fé religiosa, producto del libre albedrío humano, es fé mundana; porque el libre albedrío humano reconoció por igual, a la roca como al extraño sistema de vida salido del oro; religión y capitalismo, se apoyaron mutuamente; y mutuamente se condenaron; la ilusión de los religiosos, fué la de enlazar una extraña fé con un extraño sistema de vida; si el llamado capitalismo, fué injusto, los llamados religiosos, al reconocerlo, perpetuaron para el mundo, las injusticias; de verdad os digo religiosos del mundo, que vuestro papel que jugásteis en la historia del mundo, fué bastante pobre en mérito; más vale en el Reino de los Cielos, un revolucionario a un religioso; porque los revolucionarios son profetas salidos del Reino, y casi siempre, vuelven al Reino; a vosotros religiosos del mundo, nadie os conoce en el Reino del Padre; porque habiendo confundido a un mundo en su fé hacia el Padre, vuestro retorno espíritual nó es para el Reino; vuestro destino está una vez más, fuera del Reino del verdadero amor.-



ALFA Y OMEGA