TODOS AQUELLOS QUE SE UNIERON EN MATRIMONIO, SIN PROFUNDIZAR LA CUALIDAD Y CALIDAD DE LA MORAL DEL CÓNYUGUE, NO ENTRARÁN AL REINO DE LOS CIELOS; ACUSADOS SERÁN DELANTE DEL PADRE, DE ABANDONO MENTAL EN LA MORAL DEL PADRE.-

Sí hijito; los matrimonios del mundo, se unieron en carne influenciados por la ley del oro; nó, por la ley del Padre; porque toda unión matrimonial se efectuó viviendo la criatura, en un extraño é inmoral sistema de vida; todo matrimonio humano expandió su propia violación; transmitió la herencia a sus hijos; de verdad os digo, que todo matrimonio deberá sumar todos los segundos del total del tiempo de casados; cada segundo de matrimonio en violación a la ley del Padre, equivale a vivir una futura exsistencia fuera del Reino de los Cielos; marido y mujer que se unieron en ignorancia con respecto a las escrituras del Padre, deberán separarse; porque a cada instante, a cada segundo que transcurre, más se van alejando del Reino de los Cielos; un segundo de tiempo, vale en derechos igual que una eternidad de tiempo delante del Padre; todos los que se unieron en matrimonio, debieron de saberse de memoria, toda la escritura del Padre, hasta la última letra; ¿no se os enseñó, adorar a Dios por sobre todas las cosas? este divino mandato lo pedísteis vosotros mismos en el Reino de los Cielos; lo que menos podríais haber hecho en la vida, es saberse de memoria la doctrina del Padre; quien no lo hizo, acusado es delante del Padre, de violar su propia promesa; y de servir al demonio de la ignorancia; ningún matrimonio de este mundo, entrará al Reino de los Cielos; es más fácil que entre al Reino de los Cielos, una criatura que pidió como prueba de vida, el nó conocer las escrituras del Padre; a una que pidió conocerlas y fué ingrato con ellas; el primero está justificado; el segundo no lo está; de verdad os digo, que esta divina revelación causará llorar y crujir de dientes, en millones de millones de matrimonios; tal como a ocurrido con los que partieron de este mundo; estos espíritus que vivieron el sistema de vida salido del capitalismo, gimen fuera del Reino de los Cielos; infinitos de ellos maldicen la herencia de sus padres que conocieron en la Tierra; porque de ella heredaron una extraña moral; una moral que es inmoralidad en el Reino de los Cielos; pues a toda criatura humana, le fueron dadas escrituras salidas del Padre; de ellas debió haber aprendido la verdadera moral; la eterna; la que permite entrar al Reino de los Cielos; la moral que os dieron los que os dieron un sistema de vida basado en el poder del oro, no sirve para entrar al Reino del Padre; no se conoce; como no se conoce la espíritualidad salida de religiones y de toda filosofía que divide a otros; la justicia del Padre, es todo lo opuesto a lo que se imaginó esta humanidad; porque esta humanidad hizo lo opuesto a lo prometido al Padre; ninguno que obró en sentido opuesto a los divinos mandatos del Padre, entrará al Reino de los Cielos; aún en lo más microscópicamente opuesto; este mundo hizo todo lo opuesto, a los deseos del Padre; el Padre os enseñó que todo humilde es primero en el Reino de los Cielos; más, en esta Tierra, el humilde es el último; para el humilde, pobre y explotado, las más pesadas cargas; los mayores impuestos; todas las dificultades para el humilde; porque el humilde no posee oro; de verdad os digo, que todo demonio que tuvo más de lo que tuvo un humilde, llorará el haber tenido más; porque el que tuvo más, será acusado en el Reino del Padre, de atropellar la igualdad que él enseñó; de verdad os digo, que los creadores del extraño sistema de vida llamado capitalismo, usurparon la igualdad del Padre en este mundo; las cosas no se hicieron según las escrituras, por culpa de estos ambiciosos del oro; más les valdría no haber pedido conocer la vida humana; si por sus ambiciones desmedidas, habrían de caer en pecado; el reinado del extraño capitalismo, caerá pronto; como han caído otros muchos reinados; todo lo salido de concepción humana, tarde ó temprano cae; son los árboles que no plantó el divino Padre; y de raíz son arrancados por la misma evolución de la morada planetaria.



Sí hijito; la carne también pidió moral en sus leyes físicas; porque nadie es menos delante del Padre; ni la materia ni el espíritu; la igualdad del Padre es para todo lo imaginado; porque todo salió de un mismo Dios; la carne al hacer alianza viviente con el espíritu, pidió también el derecho a la moral; es por ello que os fué dicho: no escandalizarás en ninguna imaginable; porque toda molécula de carne y toda virtud del espíritu, se quejan al Padre cuando el espíritu violó la ley; materia y espíritu pidieron mutuamente al Padre Jehova, cumplir en la vida terrenal, con la más perfecta moral que la mente pueda imaginar; de verdad os digo, que con el sistema de vida que os dieron los seguidores del oro, es imposible cumplir con la más perfecta moral; porque el espíritu se divide entre el bién y el mal; he aquí la fatal consecuencia para toda criatura que vivió el llamado capitalismo; porque vivió la inmoralidad en creencia ignorante, de que vivía en moralidad; una de las consecuencias de esta ignorancia, fué el acostumbrarse a vivir olvidado del conocimiento de las escrituras del Padre; el sistema de vida basado en el oro hizo que viviérais ilusionado en filosofías efímeras; que no conducen al Reino de los Cielos; de verdad os digo, que ningún ilusionado entrará al Reino de los Cielos; ninguno que fué influenciado por alguna extraña moral; extraña a la moral de las escrituras del Padre; la moral extraña cuya causa fué la posesión convertible en oro, hizo que de cada criatura surgiera el amor interesado; el amor calculador; los matrimonios se efectuaron según el mundo; y no según el Padre; de verdad os digo, que ningún matrimonio de este mundo, entrará al Reino de los Cielos; porque todos escandalizan a las leyes del Padre; ni padre ni madre terrenal cumplió con lo prometido en el Reino de los Cielos; ni padre ni madre terrenal supieron de memoria las escrituras del Padre por sobre todas las cosas; he aquí la caída de los que se propusieron expandir sus herencias; transmitieron a sus hijos tal ignorancia; ni padres ni hijos, entrarán al Reino de los Cielos; jamás han entrado los ignorantes que pidieron ilustrarse en los lejanos mundos; más, por sus microscópicas evoluciones, se dejan tentar por extrañas ilusiones; de verdad os digo, que padre y madre que no cumplieron con la ley, deberán separarse; porque a cada instante a cada segundo de matrimonio, más y más, se alejan del Reino de los Cielos; por cada segundo vivido en matrimonio inmoral, deberán cumplir una exsistencia fuera del Reino de los Cielos; de verdad os digo, que cualquier falta ó pecado, se paga en forma de exsistencia en futuro tiempo; desde el mismo instante en que pedísteis probar una forma de vida, en algún lejano planeta; estáis pagando deudas contraídas en otras exsistencias; porque todo espíritu nace a la vida infinitas veces; todo espíritu nace de nuevo; porque las creaciones del Padre no tienen límite alguno; decir lo contrario es limitar el divino poder del Padre; y quien limitó al Padre, no entra al Reino de los Cielos; toda deuda que vuestra mente pueda imaginar, se paga en vida; porque todo espíritu en su arrepentimiento, pide pagar en la misma forma que pecó; pide ir al mismo mundo en donde causó mal; el término: Ojo por ojo diente por diente, corresponde a esta ley del libre albedrío en el arrepentimiento; por lo tanto las viscisitudes y sufrimientos en la vida, es causa salida de los mismos espíritus, que el sistema de vida basado en el oro, hace más amargo pagar tal deuda del pasado; ciertamente que la maldad y el abuso de los que impusieron tal sistema de vida en este mundo, se toma en cuenta en la perfecta justicia del Padre; todos los segundos contenidos en todos los siglos, en que duró el extraño sistema de vida basado en la posesión del oro, son juzjados en presencia del Padre Jehova; de verdad os digo, que el juicio final comienza por los que abogaron y defendieron el sistema de vida basado en el oro; porque el sistema de vida que dieron al mundo, constituye uno de los árboles que no plantó el Padre Jehova; y de raíz será arrancado de la evolución de este mundo; he aquí a los que lanzaron la primera piedra en forma de sistema de vida; lanzar la primera piedra, significa ejecutar algo, siendo un violador de la ley del Padre; en el mismo instante que se ejecuta; todos los que vivieron el capitalismo, todos lanzaron primeras piedras; ciertamente que con tal sistema de vida, nadie pudo llegar a ser un ángel; todos quedásteis fuera del Reino de los Cielos; por culpa de los que inventaron el sistema de vida según el oro; he aquí a los causantes de vuestro drama galáctico; he aquí a los culpables de vuestro llorar y crujir de dientes; he aquí a satanás que convivía con vosotros; y tomó la forma de sistema de vida é ilusionó al mundo; un mundo que nunca averiguó, si tal sistema de vida sería agradable al Padre; un mundo que pidió agradar al Padre, por sobre todas las cosas; un mundo que nunca buscó en las escrituras del Padre; un mundo que creó una extraña fé; la fé falsa salida de la ilusión que le dió el poder del oro; de verdad os digo, que ningún falso en sus conceptos, entrará al Reino de los Cielos; este mundo nunca honró al Padre según las escrituras; porque nunca dejó de servir al oro; ciertamente que no se puede entrar al Reino de los Cielos, si en lejanos planetas se sirvió a dos ó más señores; infinitas criaturas venidas de infinitas moradas planetarias, contemplan desde lejos, las puertas del Reino de los Cielos; el Reino del Padre Jehova; a vosotros os tocará también quedaros fuera del Reino; porque no cumplísteis el supremo mandato por el cual venísteis a la vida; el más grande de los divinos mandatos: Adorarás a tu Dios y Señor, por sobre todas las cosas; más, no fué así entre vosotros; os formásteis un microscópico amor hacia el Padre; no lo engrandecísteis, haciendo que las Sagradas Escrituras, sirvieran de base a vuestro sistema de vida; aceptásteis lo opuesto; el oro sirvió de base a vuestra forma de vida; caísteis en escándalos é inmoralidades; al escoger vuestro libre albedrío el camino opuesto; siempre ocurre igual; todo mundo que se aparta de sus propios mandatos, se crea su propia tragedia; quedan sus criaturas fuera del Reino de los Cielos; un Reino que los vió partir, llevando cada uno una promesa viviente en su individualidad; de verdad os digo, que las humanidades se cuentan por infinitas; jamás podrán ser contadas; imagináos los granos de arenas que contiene un desierto; y que cada grano de arena sea un mundo; vuestra imaginación se confunde; es por ello que fué escrito: Hay que nacer de nuevo, para conocer el Reino de Dios; porque el universo creado por el Padre, no tiene fín; jamás a conocido límite; el Reino de Dios, no se reduce a un sólo mundo; como muchos espíritus poco evolucionados creen; los que así creyeron, no entrarán al Reino de los Cielos; nadie pidió al Padre, apocarlo en su infinito poder; esta imperfección de restar la grandeza creadora, al que todo lo creó, es más acentuada en aquéllos mundos que como la Tierra, pidieron ser probados en un olvido del pasado; esta prueba consistía en que sintiendo la influencia de un olvido, no se menoscabaría en la respectiva mente, la grandeza del Padre; he aquí una prueba universal; porque todos la pidieron; he aquí la suprema prueba de la fé; el ignorar el propio orígen, fué la cualidad y calidad, de la forma de vida que todo humano pidió; este olvido llega a su fín, con la llegada de la Doctrina del Cordero de Dios; al saber vosotros el lugar del universo en que fuísteis creados, toca a su fin, el mundo de la prueba; el mundo que ignoró su propio pasado; las generaciones del futuro, no serán probados; porque el planeta se transformará en paraíso; otra será la cualidad y calidad en sus formas de vida; para que este mundo sea paraíso, es menester para la divinidad, cortar de raíz, los que aún piensen en el dinero; pues esta forma de pensar, a perpetuado por siglos y siglos, la injusticia y la inmoralidad en este mundo; el llamado dinero es desconocido en el Reino de los Cielos; porque es debilidad é imperfección salida de los hombres; por culpa del dinero, ninguna criatura humana entrará al Reino de los Cielos; es más fácil que entren al Reino de los Cielos, los que jamás oyeron hablar del dinero; a los que lo oyeron; hasta el oído es viviente en el Reino de los Cielos; y teniendo vida delante del Padre, exige igualdad en sus derechos; ningún derecho pedido al Padre, debió haberse sobrepasado en la prueba de la vida; tal como ocurrió con los creadores del llamado capitalismo; estos demonios de la falsa libertad, se tomaron el libertinaje de crear un sistema de vida, que excluía las escrituras del Padre; es por culpa de este libertinaje, que ninguno de vosotros entrará al Reino de los Cielos; porque participásteis de él; acusados seréis en la divina presencia del Padre, de ser cómplices de un extraño sistema de vida; una forma de vida, que no tomó en cuenta lo del Padre; de verdad os digo, que comienza para vosotros, el llorar y crujír de dientes; es la herencia del libertinaje; es el mal camino a que fué conducido el libre albedrío de cada uno; es la obra de satanás en este mundo; los que inventaron el llamado capitalismo, todos están condenados; y lo estarán, hasta que hayan pagado hasta la última molécula de carne que sufrió en este mundo; hasta la última virtud que fué ultrajada; ciertamente que se acabará esta Tierra, y estos demonios aún estarán pagando; de verdad os digo, que la caída de los sustentadores del oro, marcará para este mundo, el más grande acontecimiento dentro de las leyes humanas; es la caída de satanás hecha interés viviente; cae el mundo de la hipocrecía; cae el falso ídolo de una extraña fé; cae una extraña adoración material; cae el mundo cristiano que sirvió a dos señores; sirvió a los seguidores del oro, é intentó servir a la vez al Dios viviente; ciertamente que no se puede servir a dos señores; porque uno de ellos, no lo es; quien sirvió a dos ó más señores, no entra al Reino de los Cielos; en el Reino sólo se conoce un sólo Señor; se conoce un sólo Dios nomás; en el Reino nadie se divide; sólo satanás intentó dividir el Reino, en tiempos que escapa a vuestros cálculos mentales; los espíritus capitalistas, fueron espíritus que salieron de la legión de satanás; a mundo que van, llevan la tendencia a dividir a otros; son obstinados al grado de excluír al Padre, en sus proyectos mundanos; hacen caer con ellos, a millones y millones de criaturas; tal como ocurrió con vosotros; es por ello, que las escrituras del Padre os venía advirtiendo desde muchos siglos atrás: Sólo satanás divide y se divide así mismo; las llamadas religiones dividieron al mundo en muchas creencias, habiendo un sólo Dios nomás; los capitalistas lo dividieron en ricos y pobres; atropellaron la igualdad enseñada por el Padre Jehova.-

ALFA Y OMEGA