TODO LO QUE DERROCHÓ UN PUEBLO EN UN GOBIERNO POPULAR, DEL PUEBLO ES; PORQUE A NADIE SE LE MANDÓ TENER MÁS DE LO QUE TENDRÍA UN HUMILDE.-

Sí hijito; a ningún espíritu se le mandó tener más de lo que tendrían los humildes del Padre Jehova; porque todos sabían que la posesión nó conduce al Reino del Padre; al pedir esta humanidad la prueba de la vida, la pidió para cumplir las leyes de las escrituras; y nó las leyes del dinero; porque el dinero y la posesión, no se conocen en el Reino de los Cielos; de verdad os digo, que quienes criticaron al pueblo que ganaba un sueldo, criticaron a sus propios derechos; ¿por qué no criticásteis, a los que tuvieron más de lo que fué mandado tener? ¡hipócritas del mundo! ninguno de vosotros entrará al Reino del Padre; si los humildes de este mundo son los primeros ante el Creador, este mundo les a dado lo último; y habiéndole dado lo último, muchos hipócritas tratan de quitárselo; de verdad os digo, que vuestro corrompido sistema de vida, basado en el oro, no es grato al Padre Jehova; y de raíz seréis arrancados de la evolución en este mundo; y siendo este extraño sistema de vida, ilegal delante del Padre, todos los que criticaron a pueblo alguno, llamándolo derrochador, malditos son; ¡y pobres de aquéllos, que dirijan la palabra a maldito alguno! porque por la voz, les cae a ellos, la misma ley; esta ley de maldición la pidieron los mismos culpables antes de abandonar el Reino de los Cielos; estos hipócritas, esclavos del dinero, dijeron al divino Padre: Padre eterno: Si criticamos a tus humildes en aquél lejano planeta llamado Tierra, que tu maldición en justicia, caiga sobre nosotros; por lo tanto esta ley, es ley ya pedida en el Reino; y deben aplicársela, los que criticaron a pueblos que trataron de probar sus propias filosofías; de verdad os digo, que todos aquéllos que no dejaron terminar un mandato elegido por el pueblo, malditos son; estos demonios del atropello en los derechos de los demás, deberán sumar todos los segundos del tiempo total, que le fué robado al mandato; cada segundo de tiempo robado, equivale a vivir una exsistencia fuera del Reino de los Cielos; estos hipócritas se hacen llamar cristianos; he aquí a los falsos profetas de mis escrituras; ningún falso cristiano entrará al Reino de los Cielos; sé hijito que piensas en los sucesos ocurridos en tu patria; de verdad te digo, que todos estos asesinos de la fuerza, malditos son; como lo son todos los que derribaron gobiernos, atropellando los mandatos del Padre; poco les queda a estos demonios que abusaron de una confianza mundana depositada en ellos; de verdad os digo, que la llamada fuerza de este mundo, tiene sus días contados; porque la presencia de la Revelación en este mundo, hará cambiar el modo de pensar, a las criaturas de todo el planeta; de verdad os digo, seguidores de la fuerza, que con vosotros comenzará el llorar y crujir de dientes; vuestra filosofía militar, es desconocida en el Reino de los Cielos; y ninguno de los que vistieron los llamados uniformes, entrarán al Reino de los Cielos.-



Sí hijito; este dibujo celeste enseña que toda idea que genera cada criatura humana, es recogida en el espacio por los platillos voladores; tal como se aprecia en el dibujo, las ideas son de colores; porque la vista del ser pensante, fué influenciada por el color de la naturaleza; de verdad os digo, que todo lo que ven los ojos, queda impregnada en cada idea física que viaja al cosmos; las ideas se vuelven vida delante del Padre; porque todo el universo pidió vida al Padre, en sus respectivas leyes; materia y espíritu la pidieron; ¿no se os enseñó que vuestro Dios es infinito? infinito significa que puede hacer realidad todo lo que una imaginación puede imaginar; significa que todo exsiste; y lo que no se puede comprobar en determinado mundo, exsisten en otros mundos; los hijos de este planeta, piensan a diario, como si sólo ellos exsistieran; se olvidan que nadie es único en nada imaginado; se olvidan que lo del Padre no tiene fín; he aquí un mundo que se creyó único; aún teniendo a la vista, el universo sin fín; he aquí el llorar y crujir de dientes de millones de ciegos que viendo que el universo no tenía fín, dudaron del infinito del Padre; nadie pidió al Padre, dudar de Él, en los lejanos planetas; de verdad os digo, que ninguno de los que dudaron del poder del Padre, ninguno entrará al Reino de los Cielos; es más fácil que entre al Reino de los Cielos, uno que en su exsistencia planetaria, nó vió el universo material; a uno que lo vió y dudó; todos vosotros espíritus humanos, pedísteis muchas inclinaciones del espíritu para vencerlas y ganar perfeccionamiento; sin salirse de las leyes del Padre; más, os encontrásteis con un sistema de vida, que en vez de haceros avanzar, os hizo retroceder; este extraño sistema de vida, os ilusionó; hizo de vosotros, unos desheredados del Reino de los Cielos; porque por culpa de los que os ilusionaron, ninguno de vosotros entrará al Reino de los Cielos; ni vosotros como espíritus ni vuestra herencia que son las ideas; toda idea que salió de espíritu que violó la ley del Padre, acusa a su creador, que por su culpa no puede entrar al Reino de los Cielos; he aquí un mundo que llorará por todas las malas ideas que generó; y de verdad os digo, que basta que hayáis creado una sola idea mala en la vida, y nó entráis al Reino de los Cielos; porque la justicia del Padre es igual para todos; para el colosal como para el microscópico; y lo más microscópico que podéis imaginar, son vuestras propias ideas; el más insignificante nó deja entrar al Reino de los Cielos, al que se creyó único; de verdad os digo, que tal rigurosidad, la pedísteis vosotros mismos; vosotros pedísteis al Padre, cumplir en este mundo, con la más grande moral que vuestra mente pueda imaginar; y pedísteis ser juzjados con igual moral; lo pedísteis por sobre todas las cosas; porque todos vísteis sin excepción alguna, la moral comunista del Reino de los Cielos; vísteis que allí no se conoce el dinero; vísteis que todo era común a todos; y prometísteis al Padre, imitar lo del Reino, en el lejano planeta; si nó lo imitásteis, es por culpa de los llamados capitalistas; ellos con su oro os ilusionaron; os hicieron olvidar las escrituras; y hasta renegar del Padre; he aquí el llorar y crujir de dientes, de un mundo que fué engañado; este engaño os fué anunciado hace ya muchos siglos; escrito fué: Y cuídaos del árbol de la ciencia del bién; la ciencia del bién, son las comodidades que dá el oro; es la ciencia misma del capitalismo; es la ilusión materializada con violación a las leyes del Padre; porque esta ciencia salida de las leyes del oro, nadie la pidió en el Reino del Padre; todos pedísteis al Padre Jehova, vivir en lo posible como hermanos, en una filosofía común é universal; imitando lo visto en el Reino de los Cielos; junto con tal pedido, pedísteis ser probados en todas vuestras imperfecciones; prometiendo al Creador del universo, no dejaros vencer por ellas; pruebas é intención; se resume vuestro pedido de vida; y en todo lo pedido, pedísteis un olvido del pasado; para que la prueba de la vida, fuera más auténtica; esta Revelación es el complemento de la divina parábola que dice: Te ganarás el pan con el sudor de frente; porque vuestro Padre Jehova, sabiendo todo futuro a materializarse en sus criaturas, vió el extraño sistema de vida llamado capitalismo; vió el engaño y la ilusión que os saldría al encuentro con el correr de los siglos; vió toda la injusticia y la inmoralidad de este sistema de vida; vió como la explotación del hombre por el hombre, se disfrazaba de un manto de legalidad; vió como un mundo se sometería por la fuerza a este sistema vergonzoso; porque de este extraño sistema de vida, surgieron las llamadas fuerzas armadas; sin las cuales los ambiciosos, nó perpetuarían sus privilegios; he aquí a los demonios del mundo; he aquí a los malditos del mundo; porque nada quedará de ellos; he aquí a los espíritus que vivieron en la era faraónica; que aún conservan sus malas inclinaciones; porque todo espíritu nace de nuevo; muchas exsistencias a tenido y tendrá; las malas inclinaciones muchas veces perduran por muchas exsistencias; pasando por muchos grados; de verdad os digo, que los que crearon para este mundo, el capitalismo, son los espíritus más atrasados del planeta; porque ni su mundo que crearon, ni sus seguidores, entrarán al Reino de los Cielos; nada de ellos quedará en este mundo; les ocurrirá igual, como les ocurrió en el pasado; cuando crearon la esclavitud en la era faraónica; todo espíritu pide al Padre, volver a un mismo mundo en donde estuvo antes; lo pide para enmendar deudas, en los mismos lugares en que ocurrieron los hechos; hechos ocurridos en exsistencias que ya se cumplieron; he aquí que los culpables de la tragedia de que nó podáis entrar al Reino de los Cielos, lo han hecho en todo instante en el tiempo de su reinado; segundo por segundo; porque instante por instante generáis ideas violadoras de la ley del Padre; y por cada instante, por cada segundo, por cada idea, os váis alejando más y más del Reino de los Cielos; por cada instante, segundo ó idea, es una exsistencia que se tiene que cumplir fuera del Reino de los Cielos; he aquí la justicia que vosotros mismos pedísteis; fuísteis rigurosos para consigo mismo; de verdad os digo, que al nacer vuestro espíritu de nuevo, lo hace pidiendo enmendar los errores transcurridos en los instantes, segundos ó ideas, que correspondieron a la exsistencia anterior; de una sola exsistencia vivida, hay tantas otras que vivir, como instantes, segundos ó ideas, fueron violadas; he aquí que del mal, vuestro Padre Jehova saca la luz; porque purgando vosotros mismos, el mal que hicísteis en vuestro pasado, os váis perfeccionando a la vez; el mal y el bién, corren paralelo a los instantes vividos; alternan la posesión del libre albedrío; esta cualidad es mientras se purgue el error del pasado; porque las clases de vida en sus cualidades y calidades, no tienen límites; al contrario; mientras más ideas genera una criatura, más cualidades y calidades de vida, está generando; más variado será su Cielo; porque cada uno se hace su propio cielo; pues de cada idea generada, nace un futuro mundo con su respectivo espacio que le rodeará; y que será llamado cielo; de verdad os digo, que todo el que generó ideas, en que no consideró al Padre por sobre todas las cosas, creó futuros mundos que no conocerán la gloria del Padre; porque la causa creadora nó lo reconoció; toda herencia es expansiva; se transmite en los individuos y en los mundos; toda idea siendo invisible por lo diminuta, influye en los que serán colosales planetas; he aquí que de lo microscópico, vuestro Creador saca el todo sobre el todo de cada mundo y del universo mismo; la divina idea del Padre es unificarlos a todos; en sus respectivos pedidos de vida; es por ello que a cada mundo deja sus escrituras; más, cuando los mundos nó le toman en cuenta, crean su propia tragedia; porque los culpables arrastran con ellos, a todas las generaciones de criaturas que los siguen y los imitan en sus leyes erróneas; es lo sucedido a vuestro mundo; es por ello que os fué anunciado un llorar y crujir de dientes; de verdad os digo, que siempre en la eternidad de los mundos, ocurre igual; por culpa de unos pocos, se condenan el resto; en vuestro mundo ocurrió tal hecho; por unos pocos ambiciosos, caísteis también vosotros; porque en mayor ó menor grado, conocísteis la tentación; y basta conocer una cosa que jamás debió haberse conocido, y no se entra al Reino de los Cielos; es más fácil que entre al Reino de los Cielos, uno que jamás escuchó la palabra ambición, a uno que la escuchó; porque tal hecho, también es viviente en el Reino de los Cielos; y siendo una violación, perjudica al espíritu; el tan sólo escucharlo que jamás nunca debió haberse escuchado, es suficiente para no entrar al Reino de los Cielos; y de verdad os digo, que basta pensar tan sólo en una grosería, sin hablarla, y no se entra al Reino de los Cielos; si se habla, la deuda es mayor; he aquí a lo que os han conducido los inmorales de vuestro sistema de vida; el castigo para estos demonios, es la condena; porque el puntaje acumulado en sus contras, escapa a todo cálculo; porque nó habrá criatura humana, que no tenga una acusación contra ellos; en sus ambiciones desmedidas, fascinaron con el brillo del oro, a generaciones enteras de este mundo; una demoníaca fascinación; porque ningún fascinado de este mundo, entrará al Reino de los Cielos; de verdad os digo, que el llamado capitalismo, tiene sus días contados; caerá ciego en las leyes espírituales, hasta el último instante de su nefasto reinado; por estos demonios de la ambición fué escrito: Ciegos guías de ciegos; porque se atribuyeron sólo ellos a probar un sistema de vida; ¿no aplastaron otros ideales, calificándolos de inmorales? estos ciegos de las cosas del futuro, lanzaron la primera piedra de acaparamiento de sistema de vida; estos ciegos, a pesar que vienen viendo por siglos, las injusticias de su propio sistema de vida, nunca renunciaron a él; he aquí una ceguera que está en la ley de la maldición; ley de los espíritus del mal; he aquí el mayor llorar y crujir de dientes; he aquí la agonía de satanás en este mundo; porque no exsiste otro; de verdad os digo, que vuestro propio sistema de vida, fué vuestro propio yugo; vuestro valle de lágrimas; por el egoísmo de unos pocos; que descubrieron en el oro, la manera de conservar sus apetitos inmorales; porque conocísteis un sistema de vida corrompido desde su base; los creadores del capitalismo, lo generaron por debilidad espíritual; porque nada saben estos ambiciosos de la filosofía eterna del Padre; el concepto que tienen del Padre, está encerrado en un efímero presente; que influyó en millones de hijos; que tenían un concepto más infinito del Padre; he aquí la caída mental por seguir las leyes de los más atrasados que a conocido este mundo; tan atrasados fueron, que ninguno que les conoció, entrarán al Reino de los Cielos.-

ALFA Y OMEGA