TODO EL QUE ARRANCÓ CONFESIONES A LA FUERZA A OTRO, MALDITO ES; VIVIRÁ EL RESTO DE SU VIDA AISLADO DEL MUNDO; ASÍ TAMBIÉN ÉL SERÁ FORZADO EN OTRAS EXSISTENCIAS, EN OTROS MUNDOS.-

Sí hijito; todo el que empleó la fuerza para razonar, nó entra al Reino de los Cielos; nadie pidió al Padre, golpear ó mutilar a otro; los que así lo hicieron, malditos son; vivirán aislados el resto de sus vidas; ¡pobres de aquéllos que hablen a maldito alguno! por la misma voz recaerá sobre ellos, la maldición; el mundo debe cuidarse; porque el todo sobre el todo de sí mismo, lo acusará en el Reino de los Cielos; lo acusará de tratar con los sentimientos de un maldito; ninguno que habló a maldito alguno, entrará al Reino de los Cielos; sé hijito que en tu rebaño Chile muchos son torturados por tener ideales; de verdad te digo, que los verdugos tienen las horas contadas; maldecirán el haber nacido; basta golpear tan sólo un instante a otro, y no se entra al Reino de los Cielos; de verdad os digo, que del rebaño chileno nace la luz; nace lo que todos pidieron en el Reino de los Cielos; de una nación humilde y atropellada por el llamado militarismo, el Padre Jehova dá a conocer al mundo la nueva doctrina; ¡¡que tiemblen los que dividieron al mundo en naciones!! sólo satanás divide los rebaños planetarios; lo hace para combatir la igualdad enseñada por el Padre; ¡¡que tiemblen los que persiguen a mis hijos que pidieron al Padre, luchar en la Tierra, por una igualdad semejante a los Cielos!! ¡que tiemblen los que dividieron a mis hijos, en muchas creencias, habiéndo un sólo Dios nomás!! ¡¡que tiemblen los que dividieron al mundo en ricos y pobres!! ¡¡porque de ellos será el llorar y crujir de dientes!! toda división es de los hombres; y nó de Dios; y lo que no es del Padre, juzgado es; de verdad os digo, verdugos de los pueblos, que sobre vosotros caerá maldición; os golpearéis el pecho gritando ante el mundo, vuestros engaños; porque temblará la naturaleza, pidiendo cuentas a todo pecador; ningún maldito que persiguió, torturó, encarceló a hijos humildes, quedará sin su castigo; de verdad os digo, usurpadores del poder de los humildes, que el mundo os mirará con infinita lástima; vuestra desgracia mayor es la de haber pedido pruebas de fuerza, justo en el instante de iniciaciones de revelaciones bíblicas; sorprendidos quedaréis demonios de la fuerza; nadie debió en este mundo haber creado fuerza alguna; hay muchas clases de fuerza; la fuerza del llamado militarismo ó fascismo, es fuerza maldita delante del Padre; y esa es vuestra tragedia; porque no se puede servir a dos señores; vosotros hipócritas, servís al dios de la fuerza, y violáis el divino Mandamiento del Padre que dice: No matarás; y al mismo tiempo os hacéis llamar hijos del Dios viviente; os hacéis llamar cristianos; de verdad os digo hipócritas, que deberéis pagar segundo por segundo, vuestra hipocrecía; cada segundo de hipocrecía, os corresponde vivir una exsistencia fuera del Reino de los Cielos; deberéis sumar hipócritas, todos los segundos del tiempo en que vestísteis el maldito uniforme de la fuerza; todo el que vistió uniforme de las llamadas fuerzas armadas, nó entrarán al Reino de los Cielos; ninguno jamás a entrado; es más fácil que entre al Reino de los Cielos, uno que no vistió uniforme a uno que lo vistió; igual ley cumplen aquéllos, que nó vistiendo uniformes, sirvieron al demonio de la fuerza; todos vosotros, hipócritas de la fuerza, tendréis que enfrentar al juicio final en la tierra y en el cielo; todas vuestras virtudes, poros, células, moléculas, os acusarán delante del Padre; de haberlas escandalizado y avergonzado, por causa de vuestros sentimientos; que se perfeccionaron para matar; nadie pidió al Padre matar a otro; todos pidieron hacer cumplir la ley del Padre en este mundo, con amor; nó violando la ley; todas las fuerzas armadas de todas las naciones, cumplen la misma ley; todo árbol que nó plantó el divino Padre Jehova, de raíz es arrancado de la evolución humana; el llamado militarismo es uno de estos árboles; este árbol al ser arrancado de raíz, dejará libre al mundo; porque este mundo nunca conoció la verdadera libertad; la verdadera libertad, nó viola la ley del Padre; la verdadera libertad entra al Reino de los Cielos; la verdadera libertad nó necesita de juicio final; la verdadera libertad nó necesita de la fuerza; de verdad os digo, que todos los que causaron en este mundo, una falsa libertad, serán acusados delante del Padre, por la libertad viviente; que es una de las infinitas virtudes de los Reinos de los Cielos; toda falsedad vivida en los lejanos planetas, se vuelve viviente en presencia del espíritu y delante del Padre Jehova; de verdad os digo hipócritas del mundo, que en otras exsistencias hicísteis lo mismo; en lejanos mundos sembrásteis falsa libertad; infinitas criaturas, nó entran al Reino de los Cielos, por imitaros; llorar y crujir de dientes dejásteis en esos mundos; tal como os ocurrirá en esta Tierra; de verdad os digo, violadores de la ley del Padre, que todos vuestros familiares os llorarán; porque nadie en este mundo, dirigirá la palabra a maldito alguno; más os valdría, nó haber pedido al Padre, el haber nacido en este mundo; de verdad os digo, que en el rebaño chileno, se inicia la más grande revolución en la historia de este planeta; tan grande será esta revolución, que ninguno de vosotros que vistió uniformes de la fuerza, quedará; se os caerá el vendaje malditos de la fuerza; espantados quedaréis ante el poder del Hijo Solar Cristo; maldeciréis el haber nacido en este mundo; nadie os dará una molécula de pan ni de agua; vuestro consuelo será el cariño de los animales; así pagaréis malditos, el violar la ley del Padre; siempre a sido así; ningún guerrero ni héroe a entrado jamás al Reino de los Cielos; vosotros demonios de la fuerza, levantáis monumentos a vuestros llamados héroes; de verdad os digo, que a nadie debió engrandecerse en este mundo; deberéis pagar en exsistencias, cada molécula de monumento erigido a otros violadores de la ley; esta ley se cumple hasta que todo monumento se reduzca a polvo; de verdad os digo, que hasta las moléculas de vuestros malditos uniformes, se quejarán contra vosotros en el Reino de los Cielos; por cada molécula que se queje delante del Padre, es una exsistencia más que tendréis que cumplir fuera del Reino de los Cielos; pensad demonios en todo vuestro equipo militar; desde la gorra a los zapatos; todas las moléculas conque os vestísteis, os acusarán delante del Padre; materia y espíritu se vuelven vivientes ante el Padre y reclaman justicia; vosotros demonios de la fuerza, estáis condenados; y mientras más grande fué vuestro grado en las legiones de satanás, mayor es la condena; sé hijito que están pensando en el término legión; sí es divino Padre Jehova, por tu divina gracia sé que la palabra legión, es de satanás; así es hijito; el término legión en Ciencia Celeste significa grupo que actúa lejos del Reino de los Cielos; las legiones de satanás, jamás han entrado al Reino de los Cielos; hay legiones arriba y legiones abajo; lo de arriba es igual a lo de abajo; los llamados ejércitos del mundo, son las legiones de satanás; son los espíritus soberbios, que pidieron al Padre Jehova, agruparse y nó dejarse convencer por la fuerza; prometieron al Padre, vencer la resistencia que los inclinaba, a solucionarlo todo por la fuerza; pidieron encontrarse en la vida, para probarse así mismos; el Padre cumplió en unirlos; más, ellos cayeron una vez más; porque en otras exsistencias, hicieron lo mismo; al nacer estos espíritus que actualmente son soldados en la Tierra, en otros mundos, formaron parte de otras tantas legiones; nó es la primera vez, que estos demonios violan sus propios pedidos espírituales; he aquí una Revelación que estremecerá a millones de seres; millones que llorarán por darle la contra al divino Padre; todo espíritu que perteneció a la fuerza, será mirado con infinita lástima; porque todo maldito pierde el derecho a vivir; he aquí en lo que terminarán los orgullosos; los que nunca imaginaron que había un Dios viviente; de verdad os digo, que los orgullosos son los menos evolucionados en los mundos; los orgullosos pidieron al Padre Jehova, estar al lado de la humildad; para oponer resistencia al complejo llamado orgullo; he aquí el llorar y crujir de dientes de todo orgulloso; basta que hayáis tenido un segundo ó menos de orgullo en la vida, y no entráis al Reino de los Cielos; he aquí en lo que terminarán las legiones de satanás; ningún ejército de este mundo quedará; nadie querrá vestir un uniforme maldecido por el Padre; nadie querrá exponerse a la condena eterna; nadie querrá vivir aislado por el resto de su vida; he aquí la caída del capitalismo; he aquí el triunfo del Padre Jehova, sobre los demonios que prefirieron seguir al oro; he aquí la caída de la bestia; la caída del materialismo; la caída de un extraño sistema de vida; la caída de los falsos cristos; los cristos que se apoyaron en la fuerza y la explotación; los que se ilusionaron con un extraño poder salido del oro; los que ilusionaron y engañaron a un mundo; ningún mundo contagiado por el engaño, entrará al Reino de los Cielos; he aquí la realidad dolorosa; he aquí el principio del desaparecimiento de un mundo que olvidó los divinos mandatos del Dios viviente; he aquí que ninguno que conoció el sistema de vida basado en el oro, quedará en este mundo; ningún vestigio de los violadores de la ley quedará; he aquí el desengaño más grande que estremecerá a todo espíritu humano; he aquí la ira de un mundo que aplastará a sus verdugos; he aquí a los verdugos de las naciones; que caerán por su misma ley; con la misma vara conque midieron al mundo, así serán ellos medidos; el que fué rico, quedará en la más inconcebible pobreza; y el que fué pobre, será hartado; porque a nadie se le mandó tener más, que otro; el Padre mencionó en sus escrituras, la igualdad; y todo lo que sale del Padre, luz para el mundo es; de verdad os digo, que todo el que luchó contra la igualdad del Padre, contra sí mismo luchó; porque las mismas ideas que generó su mente, son las que lo juzgarán; toda idea que genera toda mente, nó muere jamás; ésta viaja al infinito; en la eternidad del tiempo, madura hasta llegar a ser un colosal planeta; he aquí una ley que llenará de pavor a los soberbios y orgullosos de este mundo; toda soberbia, todo orgullo, todo abuso, todo pecado, llegan a constituirse en planetas-infiernos; he aquí vuestra responsabilidad ante el Creador; de vosotros mismos sale la salvación de las criaturas, de esos infiernos; porque en un instante dado, pediréis al Padre, nacer de nuevo en tal ó cual mundo; para rescatar el mundo de las tinieblas; he aquí una divina ley del Reino de los Cielos; todos tienen derecho a ser redentores de sus propios errores; microscópicos redentores; de mundos-polvos; cada acto realizado en la vida, por insignificante que os parezca, se vuelve universo con el correr del tiempo; así es el universo expansivo pensante del Padre Jehova; nadie supera al Padre en economía universal; de una microscópica idea, hace germinar un mundo; de lo invisible crea al mundo material; y este divino poder, lo dió por herencia a toda criatura pensante; nadie es desheredado; es por esta causa, que toda Sagrada Escritura enseña hacer el bién en la vida; porque haciendo el bién, generáis ideas que con el correr del tiempo, serán grandes paraísos; la ciencia divina y creadora del Padre, parte de lo más microscópico que vuestra mente pueda imaginar; y lo más microscópico que podéis concebir, son vuestras ideas mentales; toda criatura pensante sólo siente las ideas; no las vé cumple el mandato de ellas; más, ellas no se dejan ver; he aquí vuestra sal de vida; he aquí a vuestra semilla galáctica; he aquí el principio de vuestros cielos; porque cada uno se hace su propio cielo; de cada idea generada, nace un mundo, nace otro y otro; una creación de mundos y cielos, que no cesará jamás; porque siendo todos hijos de un Padre eterno, vuestro fruto también es eterno; quien niega la eternidad del Padre, crea ideas que a la postre, serán mundos, cuyas criaturas tendrán una filosofía, que será la negación del Padre; cada expresión salida de vuestro libre albedrío, se vuelve vida en otros mundos; he aquí la herencia de lo que fuísteis en la vida; he aquí el fruto de vuestras obras; ideas generadas en un magnetismo viviente, llamado vida humana; una forma de generar ideas, pedida por vosotros mismos en el Reino de los Cielos; y nó es la única forma; jamás lo ha sido; porque lo del Padre nó tiene fín; exsisten tantas formas de generar ideas, como mundos exsisten en el universo; los mundos que estuvieron en el pasado y yá no están, cumplieron la misma ley de los que están; é igual será para los que vendrán; he aquí la causa única de todas las causas; porque la causa primera es el Padre; y pensando el Padre, crea divinas ideas; de las que nacen otras por siempre jamás; el universo expansivo pensante, es una eterna sucesión de ideas; cuyo destino es llegar a constituirse en mundos materiales; la infinita diversidad de mundos está en que nó todos piensan igual; una idea es diferente de otra idea; la cualidad y la calidad en las ideas, es tan infinita como el número de granos de arenas, que pueda contener un desierto; he aquí la generatríz de todo universo; cuya divina cabeza es el Padre; el universo expansivo pensante ha exsistido siempre; esto constituye el mayor misterio en el universo mismo; todos los mundos buscan al Padre, en sus respectivas evoluciones; todas las criaturas piden nacer de nuevo, para llegar al orígen divino del Padre mismo; más, desde que hay vida en cada uno, jamás nadie lo ha logrado; ni nadie lo logrará; he aquí la razón suprema, por la cual se pide conocer nuevas vidas; he aquí la causa de las causas; porque cada uno crea sus propias causas según sus obras; y toda causa se vuelve viviente delante del Padre; siendo el Padre el creador de todo cuanto exsiste, las causas nacidas en lejanos mundos, piden su divina justicia; los juicios finales son infinitos; porque infinita es la creación; y todo lo creado por el Padre, tiene derecho a la igualdad en el Padre; toda desigualdad, nó salió del Padre; más, el Padre juzga a la desigualdad; juzga las tinieblas; de verdad os digo, que el militarismo es tiniebla; es la máxima expresión de violación al divino Mandamiento que dice: No matarás; por vosotros demonios de la fuerza fué escrito: El que mata a espada, muere a espada; el que emplea la fuerza como un medio de entendimiento, cae por la fuerza; caer por la fuerza, es pagar en futuras vidas, hasta la última molécula de carne, que pereció por el uso de la fuerza; nadie pidió al Padre matar a otro; porque todos sabían en el Reino, que sólo el demonio mata y destrúye lo que el Padre crea; la fuerza es viviente delante del Padre; ella acusa al espíritu que habiéndola empleado, violó la ley del Padre; nadie quiere ser acusado de complicidad, en alguna violación ante el Padre; ni la materia ni el espíritu; de verdad os digo, que hasta los segundos, os acusarán en el Reino del Padre; cada segundo vivido, tiene diferente libre albedrío del resto de los segundos; cada segundo en virtud de su libre albedrío, representa una acusación; y cada acusación salida de cada segundo, representa una exsistencia que debe cumplirse fuera del Reino de los Cielos; todos los militares de carrera, deberán calcular los segundos que contiene una hora, un día, un mes, un año; y sumarlos sucesivamente; de todo el tiempo que sirvieron a las llamadas fuerzas armadas; ciertamente que el que sirvió más tiempo, más alejado está del Reino del Padre; he aquí el llorar y crujir de dientes, de todo el que vistió uniforme; es más fácil que entre al Reino de los Cielos; uno que no fué militar; a que puede entrar a uno que lo fué; la fuerza es desconocida en el Reino de los Cielos; hay infinitas clases de fuerza; en el Reino de los Cielos, se conoce la fuerza creadora; en la Tierra exsiste fuerza destructora; de verdad os digo, que la fuerza aplasta a todos aquéllos que la avergonzaron en lejanos mundos; ella espera en el infinito el retorno de los escandalizadores; porque las tinieblas son también fuerzas del mal; como lo es la fuerza del militarismo; las tinieblas reclaman a las tinieblas; y vuestro espíritu demonios de la fuerza, se divide entre la luz y las tinieblas; ningún espíritu dividido entra al Reino de los Cielos; el que pidió conocer la luz del Padre en un lejano planeta, lo pidió con toda su responsabilidad; acto por acto; idea por idea; instante por instante; todo lo pedísteis para el cumplimiento de una vida según las escrituras del Padre; y nó según los hombres; nó según el oro ni según el militarismo; ni ningún otro árbol filosófico de extraña moral; que contradice el divino mandato; de verdad os digo, que nada de lo extraño quedará en este mundo; ni el sistema de vida basado en el oro; he aquí que la palabra viviente del Padre Jehova, a todo demonio derribará; tal como fué en el pasado; de verdad os digo, que al caer vosotros malditos militares, vendrá a este mundo, la verdadera felicidad; la felicidad que nó necesita ser vigilada; la felicidad que se gobierna así misma; la felicidad que jamás nunca, lograron los explotadores; porque la verdadera felicidad, sirve a un sólo Señor; la verdadera felicidad no se divide ni divide a nadie; la verdadera felicidad nace del espíritu, de lo interior; nó nace de lo exterior; porque lo exterior se reduce a polvo tarde ó temprano; lo exterior es una ilusión; porque el espíritu abandona los planetas, en busca de otras formas de vida; de verdad os digo, que los verdugos de este mundo, los que se guarecen detrás de un arma, son los espíritus más atrasados de la evolución humana; porque nada saben de las luchas del pueblo; se les adoctrina en frialdad hacia los sentimientos de sí mismos; ninguno que vivió en frialdad para sí mismo, entrará al Reino de los Cielos; todos los espíritus pidieron al Padre, vivir en un sólo rebaño; en un sólo gobierno mundial; nadie pidió ser militar, para aprender a matar; nadie pidió violar la ley, del Padre; porque todos vienen a la vida, con conocimiento de causa; nadie pidió contradecir al Padre; nadie pidió violar una ley que la pidió para sí mismo; porque hasta la última letra de las escrituras, fueron pedidas por vosotros mismos; de verdad os digo, que nadie pidió condenarse de antemano; he aquí una divina verdad; nadie pidió al Padre, hacer el mal a nadie; ni en la más microscópica forma; nadie pidió imitar a satanás en la Tierra; los llamados militares lanzaron la primera piedra; el militarismo no siendo de los Cielos, es de satanás; ejércitos y legiones son una misma cosa; ningún llamado ejército de este mundo, quedará en el mundo; porque pertenecen a un mundo que es desconocido en el Reino de los Cielos; al venir la Revelación al mundo, lo hace en la suposición de que todo lo habéis hecho según las escrituras; según como le prometísteis al Padre; más, ¿hicísteis las leyes según las escrituras del Padre? he aquí una divina pregunta que os llenará de verguenza y espanto; porque ningún mundo del universo, que no se gobernó por las escrituras del Padre, a entrado al Reino de los Cielos; este es el destino vuestro; por culpa de capitalistas, religiosos y militares, ninguna criatura humana entrará al Reino de los Cielos; ni ninguna a entrado; por culpa de los que sostuvieron con su ceguera espíritual, a un sistema de vida basado en el oro; he aquí a los causantes de la tragedia humana; he aquí a los ciegos que guiaron a otros ciegos; he aquí a los creadores de la falsa historia de la Tierra; porque la verdadera historia se inició en el Reino de los Cielos; he aquí a los falsos cristos; que hicieron su propia ley y nó la ley del Padre; si hubiesen hecho las leyes, imitando las intenciones del Padre, otro destino tendría este mundo; nó tendría juicio ni llorar ni crujir de dientes; porque nada tendría el Padre Jehova contra vosotros; si estos ciegos hubiesen sido fieles a los Mandamientos del Padre, este mundo nó habría sido dividido ni en ricos ni en pobres; ni ricos ni pobres se conocen en el Reino de los Cielos; si las escrituras del Padre anuncian que ningún rico entrará al Reino de los Cielos, ¿por qué estos demonios los alabaron é hicieron alianzas con ellos? ¿por qué el llamado papa los imitó, vistiendo ornamentos de oro y mostrándose en trono? de verdad os digo, que todos estos ciegos, serán acusados delante del Padre, de cómplices de los ricos del mundo; he aquí el llorar y crujir de dientes de los ciegos del mundo; estos demonios tendrán que sumar todos los segundos del tiempo que duró la ceguera; cada segundo transcurrido equivale a vivir una exsistencia fuera del Reino de los Cielos; este puntaje de tinieblas, cesa cuando el espíritu ciego se arrepiente; el arrepentimiento es tan viviente, como el resto de las otras infinitas virtudes; el que se arrepiente, gana tantos puntitos de luz, como segundos dure el arrepentimiento; de verdad os digo, que cada sensación que sale de espíritu, se vuelve puntaje en la justicia viviente del Padre; del espíritu depende que ese puntaje sea de luz ó tinieblas; de verdad os digo, que los culpables del sufrimiento de millones de criaturas, gritarán delante del mundo, sus culpabilidades; porque pidieron al Padre, juicio público en caso de violar la ley; y la violaron; he aquí la divina justicia salida del Padre; nada oculto hace el Padre; ¡pobres de aquéllos que hicieron leyes y cosas ocultas! ¡pobres de los que intrigaron contra los pueblos! más les valdría el nó haber nacido en este mundo; porque sobre ellos, caerá ley de maldición; ¡pobres de los que dieron golpes militares en los pueblos de la Tierra! malditos son delante del Padre y del mundo; ¡pobres de los llamados congresos del mundo! porque permitieron la convivencia entre ricos y pobres! ¡pobres de los que legalizaron, lo que es ilegal delante del Padre! ¡pobres de los que dividieron a mis humildes! ¡pobres de los que hicieron las cosas sin consultar las escrituras del Padre! ¡pobres de los que vivieron en inmoralidad! más les valdría nó haber pedido conocer la vida humana; ¡pobres de los que vivieron en modas escandalosas! porque tendrán que pagar en futuras exsistencias, cada poro de carne escandalizado; ¡pobres de los que imitaron a los dos sexos! más les valdría nó haber pedido sexo; ¡pobres de los que practicaron vicio en presencia de niños! más les valdría nó estar en este mundo; ¡pobres de los que trasnocharon por culpa del libertinaje! más les valdría nó haber conocido la liberación; ¡pobres de los que llevaron un cigarro a la boca! porque serán acusados delante del Padre, de viciosos y corruptores; nadie nació fumando; ni nadie pidió al Padre, ser vicioso; ¡pobres de los que practicaron vicio en presencia de la inocencia! más les valdría estar muertos; cada segundo de vicio, se paga en exsistencias que deben cumplirse fuera del Reino de los Cielos; ¡pobres de los que pusieron un arma en el pecho de otros! así también serán ellos tratados en otras exsistencias, en otros mundos; ¡pobres de los que pisotearon el libre albedrío de los ciudadanos! porque malditos son; ¡pobres de los que abusaron de la confianza é inocencia de los pueblos! porque en presencia de ellos serán avergonzados; ¡pobres de los que se mofaron de los que aclamaban al Padre, en las calles del mundo! así se mofarán de ellos en este mundo y en otros; ¡pobres de los que vivieron en orgullo! porque ellos serán olvidados en este mundo; ¡pobres de los que comerciaron los alimentos! porque pasarán hambre; ¡pobres de los ricos, que no hicieron caso de las divinas advertencias, de las escrituras del Padre! porque nadie tendrá lástima de ellos; ¡pobres de las madrastras y padrastros que abusaron con los hijos de otros! con la misma moneda pagarán en otras exsistencias; cada segundo de abuso y sufrimiento se paga en exsistencias; por cada segundo de tiniebla vivido, corresponde vivir una exsistencia fuera del Reino de los Cielos; ¡pobres de los padres ó padrastros, que abusaron sexualmente de sus hijas ó hijastras! porque maldecidos serán en este mundo; con la misma moneda pagarán en otras exsistencias; ¡pobres de los que fueron religiosos y religiosas! porque también ellos serán divididos en muchas creencias habiendo un sólo Dios nomás; las llamadas religiones no se conocen en el Reino de los Cielos; ni forman parte de las escrituras del Padre; el Padre dejó un evangelio; nó dejó filosofías que dividen a sus hijos; las llamadas religiones las creó el libre albedrío humano, en un intento imperfecto, por interpretar las escrituras del Padre; las escrituras salieron del divino libre albedrío del Padre; he aquí la más grande ceguera en la espíritualidad de este mundo; por causa de los llamados religiosos fué escrito: Ciegos guías de ciegos; porque transmitieron al mundo, todos sus errores y falsedades; ciertamente que la adoración material, nó agrada al Padre Jehova; porque los hijos no avanzan por el verdadero camino de la verdadera espíritualidad; las llamadas religiones son las culpables de que ningún espíritu humano, entre al Reino de los Cielos; porque a todos dividieron; ningún espíritu dividido entra al Reino de los Cielos; sólo satanás divide y se divide así mismo; toda división mental, aleja a las criaturas de la igualdad enseñada por el Padre; he aquí a los ciegos del mundo; he aquí a los espíritus menos evolucionados del planeta; crearon una secta que se valió del nombre del Padre; y su fruto constituye la peor tragedia para este mundo; porque por culpa de esta falsedad, ninguno de vosotros entrará al Reino de los Cielos; nó exsiste mayor tragedia espiritual en la criatura, que la de saber por Revelación, que no entrará al Reino del Padre; he aquí la sorpresa de todo un mundo que creyó a los falsos cristos religiosos; a los falsos profetas del mundo; a los comerciantes de la fé; a la ramera que entró en alianza con los seguidores del oro; sabiendo la ramera que ningún rico entraría al Reino de los Cielos; los bendijo igual; nó temió al Dios viviente; de verdad os digo, que es más fácil que entre al Reino de los Cielos; uno que nó conoció religión, a uno que la conoció y la practicó; el primero nó dividió a sus virtudes ni dividió a nadie; el segundo confundió a sus virtudes con una creencia que no salió del Padre; he aquí la diferencia de los que fueron divididos y de los que nó lo fueron; he aquí que millones tendrán que luchar entre la luz y las tinieblas; entre lo verdadero y lo falso; y cada instante vivido en la incertidumbre, se paga en exsistencias; una exsistencia por cada segundo; esta ley de justicia del Padre, es igual tanto para la luz como para las tinieblas; tanto para el premio como para el castigo; porque la igualdad del Padre está en todo lo imaginado; nada le es imposible; Él transforma los mundos, por sencillas doctrinas; tal como fué en el pasado de este planeta; igual ocurrirá ahora; la palabra viviente del Padre, todo lo transforma; el Padre nó necesita destruír su propia obra; nó necesita hacer uso de la fuerza; porque Él está en todos los sentimientos de toda mente; en todas las ideas; está en todo lo imaginado; he aquí que sólo el Padre y el hijo saben el futuro de este mundo; porque el uno esté en el otro; manteniendo ambos sus libres albedríos; la Escritura Telepática de ahora, es la misma del pasado; porque en la Trinidad reencarnada, está el gérmen mismo del planeta; la causa de las causas está dentro; é irradia hacia afuera; es tan expansiva como el universo mismo; la Trinidad vá de mundo en mundo; a medida que su fuerza expansiva alcanza los límites del Macrocosmo; ciertamente que son límites relativos; porque nada en el Padre tiene límites; de verdad os digo, que la Trinidad Padre se expresa en la Trinidad Hijo; y sus formas de expresarse, nó tienen límites; más, una forma tiene; la forma para este mundo, es por medio de la doctrina viviente; la Doctrina del Cordero de Dios; la Escritura Telepática que nó tiene fín, porque todo lo que sale del Padre, nó lo tiene; los críticos del mundo estarán abrumados; y de verdad os digo, que serán acomplejados; más les valdría nó haber sido críticos; porque para ser crítico, hay que saberse primero y por sobre todas las cosas, las escrituras del Padre; hay que saberse de memoria desde la primera hasta la última letra de las escrituras del Padre; toda la humanidad prometió al Padre imitarlo en todo lo imaginado; y nó dejarse influenciar por moral extraña en sus escrituras; el mundo fué sorprendido; se dejó engañar por la moral religiosa; moral de comerciantes; de verdad os digo, que con tan extraña moral, es imposible entrar al Reino de los Cielos; el comercio nó se conoce en el Reino del Padre; en el Reino de los Cielos, exsiste el más puro desinterés material; allí reina el comunismo celestial con filosofía de niño; allí todo es alegría; allí no se conoce la propiedad privada; se desconoce la palabra: esto es mío; la propiedad privada y la palabra, esto es mío, son propios de un lejano y desconocido planeta llamado Tierra; que habiéndo creado un extraño sistema de vida basado en el oro, creó tales leyes; he aquí una ley infinita; los mundos que nó cumplen los divinos mandatos del Padre, nó tiene número conocido; porque nada salido del Padre, tiene límite alguno; la Tierra que habitáis, es una de las infinitas que exsisten; lo del Padre nó se reduce a un sólo mundo; como muchos limitados creen; de verdad os digo, que todo aquél que limitó el poder del Padre en este mundo, nó entrará al Reino de los Cielos; es más fácil que entre al Reino de los Cielos, uno que ensalzó al Padre, a uno que lo rebajó en poder; la más microscópica duda hacia el Padre, cuesta la entrada al Reino; la incredulidad no se conoce en el Reino de los Cielos; ni se conocen los incrédulos; porque ninguno ha entrado jamás; ni ninguno entrará; nada de lo que ha producido vuestro sistema de vida, en lo espiritual y lo material, se conoce en el Reino de los Cielos; porque es un sistema de vida, que nó salió del cielo; el cielo está contenido en las escrituras del Padre; las escrituras os fueron dadas, para que alcanzárais el cielo; es el único camino que conduce a él; nó exsiste otro; es la única moral conque se puede entrar al Reino; lo demás es una ilusión; trillones y trillones de espíritus, observan desde lejos el Reino de los Cielos; son los espíritus que fueron ilusionados en sus respectivos mundos; allí están los que formaron las pasadas generaciones de la Tierra; porque ninguno ha podido entrar al Reino de los Cielos; allí también llegaréis vosotros; de verdad os digo, que generaciones enteras, esperan a los grandes del mundo para acusarlos delante del Padre; los grandes del mundo hicieron las leyes para este mundo; y obligaron por la fuerza a cumplirlas; ¿no contaban con las malditas fuerzas armadas? he aquí que todo uniformado es acusado delante del Padre de complicidad con el demonio; nadie pidió al Padre, usar la fuerza contra su propio hermano en la prueba de la vida; ¡pobres de aquéllos que la usaron! de ellos es la maldición del universo; ¡pobres de aquéllos que emplearon la fuerza contra el libre albedrío de las criaturas del Padre! más les valdría a estos demonios, no haber pedido al Padre, conocer la vida humana; porque nó estarían en tela de juicio universal; ¡pobres de los ejércitos del mundo! lágrimas de sangre lloraréis, porque de vosotros salió la perpetuidad del dolor humano; ¿nó defendísteis por siglos, a los que adoraban el oro? ¿nó ilusionásteis al mundo con brillantes uniformes? sí malditos; de las tinieblas sóis y a las tinieblas volveréis; de verdad os digo, legiones de satanás, que de vosotros no quedará ni el recuerdo; os sucederá, lo que les sucedió a las malditas dinastías faraónicas; porque fuísteis de sus legiones.-



ALFA Y OMEGA