TODO ABOGADO DEL EXTRAÑO SISTEMA DE VIDA BASADO EN EL ORO, QUE NÓ CONSIDERÓ A LA JUSTICIA EN SENTIDO UNIVERSAL, NÓ ENTRARÁ AL REINO DE LOS CIELOS; EN CUALQUIER PUNTO DEL PLANETA, LA JUSTICIA TERRENAL DEBIÓ SER UNA MISMA.-

Sí hijito; la divina igualdad enseñada por el Padre, significa que las criaturas humanas, debieron imitar al Padre, en lo que más podían; todos sin excepción alguna, debieron amoldar y remodelar los atributos de sus individualidades, al divino mandato; nó cumplieron los hombres, la divina ley: Adorarás a tu Señor y Creador, por sobre todas las cosas; he aquí la caída de toda intención en el vivir; vuestras vidas se amoldaron y remodelaron, nó según la igualdad enseñada por el Padre; os remodelásteis según las leyes del oro; según la ilusión de lo mundano; de lo que es del mundo y sus influencias; nó de lo que es de Dios; es lo que tenéis que distinguir en vuestra forma de vivir; ó se es de las leyes del Padre, ó se es de las tinieblas; porque se os enseñó, que nó se puede servir a dos señores; ó servís a la influencía mundana, salida del oro, ó servís honradamente al Padre; he aquí que os engañaron; porque ninguno que sirvió a dos ó más señores, entrará al Reino de los Cielos; es más fácil que entre al Reino, uno que nó pidió conocer la vida humana, a uno que la pidió; uno que nó pidió tal prueba; a uno que la pidió; de verdad os digo, que toda costumbre, modismo, gesto, hábito, norma, salida de influencia mundana, es juzjada instante por instante; segundo por segundo; fibra por fibra; molécula por molécula; idea por idea; porque hasta lo más microscópico que a salido de vosotros, se vuelve viviente delante del Padre; y al volverse viviente, piden justicia al Padre; y todo espíritu tiene que responder, de todo lo que de él salió; hasta de lo que de él salió, y nó comprendió en la Tierra; lo entendible y lo nó entendible, es juzjado igual; porque el divino término: Todos son iguales en derechos delante de Dios, es para todo lo imaginable y lo nó imaginado; si nó comprendéis una cosa, estad seguros que en esa cosa, está la igualdad del Padre; y estando la igualdad del Padre en todas las cosas, es que se os enseñó por Escrituras, que todos deberíais imitarle; aún, en vuestra forma de vivir; vosotros preferísteis el libertinaje de vuestra individualidad; porque la verdadera libertad, lo es cuando se vive en las leyes del Padre; el libertinaje es producto de la ilusión en el oro; porque nó hay libertino, que nó piense en ser rico; lo prefiere; aún, por sobre la palabra del Padre; hay libertinaje por sistema de vida y por tendencia en la individualidad; el libertinaje creado por la influencia del sistema de vida, recae en los creadores de tal sistema de vida; el libertinaje salido por la misma individualidad, recae en el mismo espíritu; ambos que crearon influencia, tienen que pagar la deuda; porque nó imitaron la igualdad del Padre; quien nó imite al Padre en lo más microscópico, nó entra al Reino de los Cielos; es más fácil que entre al Reino de los Cielos, un espíritu que pidió en su forma de vida, nó conocer las Escrituras ni los mandatos del Padre; a que entre uno que pidió Escrituras, Revelaciones, profetas; y que pidió tener noticia de un más allá; el primero justifica sus faltas; el segundo nó tiene justificación; porque pidió pruebas del más allá; de verdad os digo, que todo lo que se pide en el Reino de los Cielos, todo es sometido a juicio; porque todos los que piden, tienen menor saber que el Padre; si tuviesen igual saber, no exsistiría el juicio; he aquí que el que más ilustración tuvo en este mundo, mayor es la justicia divina en él; y siempre se mantiene la igualdad del Padre; de verdad os digo, que todo abogado de la justicia terrestre, será acusado en la presencia del Padre, de nó defender por sobre todas las cosas, la igualdad enseñada por las Escrituras del Padre; enseñaron una justicia salida del cálculo al oro; porque quien mejor les pagaba, mejor los defendían; he aquí el llorar y crujír de dientes de todo abogado terrestre; ninguno que fué falso de la verdadera justicia, entrará al Reino de los Cielos; así como comerciaron con una justicia, así serán ellos comerciados en otras exsistencias, en otros mundos; porque todo espíritu nace de nuevo; pide conocer nuevas vidas; porque los pedidos al Padre, nó tienen límites; nada de lo que sale del Padre lo tiene; de verdad os digo, que todos los segundos que vivió todo reo, en este mundo, recae sobre todo juez, abogado, carcelero; porque ningún espíritu humano, pidió al Padre, encarcelar a otro; porque nadie quería tener deudas con el Padre; de verdad os digo, que dos tercios de un total de segundos, en que le tocó vivir a una criatura de este mundo, recaen sobre el causante ó causantes del cautiverio; he aquí que muchos abogados, alcanzan la ley de la maldición; porque sobrepasaron en puntaje de tinieblas, al propio número de moléculas de su propio cuerpo de carne; porque el número de acusadores es mayor; y el de defensores menor; he aquí la ley del Padre; que juzja a materia y espíritu; porque materia y espíritu, fueron creados por un mismo Dios; he aquí que lo que los ojos humanos no ven, el Padre lo vé; porque el Padre creó lo visible y lo invisible; he aquí la diferencia entre la justicia terrenal, y la divina; la justicia terrenal, fué probada por el Padre; porque todo espíritu pidió ser probado; y todo pensamiento salido de espíritu que pidió ser probado, es juzjado por el Padre; he aquí que todo el sistema de vida de este mundo, es juzjado hasta en lo más microscópico; es juzjado hasta en aquéllo que vivió y sintió pero que nó comprendio; es juzjado el libre albedrío que pedísteis al Padre; un libre albedrío que pidió imitarle en este mundo, por sobre todas las cosas; más, el libre albedrío humano, imitó al demonio representado en el extraño sistema de vida, basado en el oro; he aquí que ningún libre albedrío humano, entrará al Reino de los Cielos; ni ninguno a entrado; porque todos conocieron la ley extraña del oro; el llamado capitalismo nó se conoce en el Reino de los Cielos; ni nadie lo pidió, como forma de vida; porque nó se puede servir a dos señores; nó se puede servir ó vivir en un sistema de vida, que es toda una inmoralidad, frente a las Escrituras del Padre; y decir a la vez, que se está sirviendo al Padre; al Dios viviente; al único Dios; he aquí que toda esta humanidad, será acusada delante del Padre, de hipócrita; pidió un tiempo planetario, para imitar al Padre, por sobre todas las cosas, que le saldrían al encuentro, en el desconocido planeta; y nó cumplió la promesa; en vez de imitar a lo del Padre, imitó la forma de vivir de los capitalistas; de los que dividen a los mundos, para probar sus formas de pensar.-



Sí hijito; el dibujo celeste enseña que toda justicia salida del Padre, es geométrica según la geometría de la intención de la criatura pensante; la intención es una generación de magnetismo invisible; su color varía según la conciencia del ser pensante; cada intención refleja una filosofía naciente; allí nace una cualidad y una calidad que con el correr del tiempo eterno, llegará a ser un colosal planeta; nada exsiste que no haya sido intención magnética; todo el universo que os rodea, salió de una intención; el Universo Expansivo Pensante, nació de lo invisible; porque cuando surge una intención de vuestra mente, ni vosotros que sóis los autores de ella, la véis con los ojos de la carne; sólo sentís que vuestro razonamiento se expande en expresión; cada expresión formará una futura galaxia; será un futuro cúmulo de mundos familiares; porque cada letra expresada, está unida a la otra, por un microscópico cordón solar; lo que posee el universo que os rodea, lo poseéis vosotros; lo de arriba es igual a lo de abajo; nadie es desheredado; el cordón solar constituye la línea alfa solar; porque línea sóis; una línea que momentáneamente pidió expansión en carne; vuestra cualidad y calidad, es la carne con destino de búsqueda en la eternidad; en el dibujo celeste se ven los ángulos de la línea magnética solar; he aquí una divina revelación; he aquí el ángulo de vuestra geometría pensante; el principio alfa en expansión de su libre albedrío; he aquí todo cálculo mental que salió de los soles Alfa y Omega; he aquí vuestro lugar de orígen en el universo viviente del Padre Jehova; he aquí la más grande revelación para la humanidad terrestre; porque este divino orígen galáctico, quedará en este mundo, hasta la consumación del mismo; Alfa y Omega es de principio a fín; he aquí que toda teoría que trató de explicar el orígen de este mundo, nó quedará; porque toda teoría que nó consideró las Escrituras del Padre, también se le desconoce en el Reino de los Cielos; queda sin la herencia celestial; ciertamente que todo exsiste; más, para este mundo se le dió leyes y Mandamientos que hubo que cumplir por sobre todas las cosas; que excluye todas las otras; el que vivió una vida de abandono hacia el conocimiento de las Escrituras del Padre, nó entrará al Reino de los Cielos; nó verá su lugar de orígen; porque nó se lo merece; ver el lugar de su divino orígen, es uno de los más sublimes premios para la criatura; allí se encuentra con muchos seres queridos; amigos y familiares; que partiendo de un mismo punto de partida, piden al Padre juntarse en alguna forma de vida, de un lejano planeta; la emoción de todo espíritu al ver su lugar de orígen, no se puede describir en el conocimiento humano; porque hasta el conocimiento se emociona al contemplar su punto de partida; Padre divino, desde muchos años veo que los platillos voladores, transportan muchedumbres; ¿qué es eso? sí hijito; sabía que llegaría el instante de esta pregunta; te lo diré hijito; los platillos voladores, entre otras infinitas misiones, tienen la gloria de transportar a los elegidos del Padre; venidos de infinitos mundos de su creación; porque en todo mundo está el derecho igualitario a aspirar a un mismo destino; aunque los seres hayan pedido pensar en la vida de forma diferente; las naves plateadas van dejando a estas criaturas en sus respectivos lugares de orígenes; viajan de sol a sol; de morada en morada; para la criatura humana, le corresponde los soles Alfa y Omega de la galaxia Trino; más, veo que a ninguno de vosotros llevarán; porque vivísteis en un extraño sistema de vida, cuyo dios fué el oro; se dice dios, porque lo preferísteis en vuestro libre albedrío; y dejásteis de lado, las Escrituras del Padre; para ser un elegido, tuvísteis que haberos aprendido en la vida, desde la primera hasta la última letra de las Escrituras del Padre; por sobre todo otro conocimiento; ¿no se os enseñó, adorarás a tu Dios y Señor, por sobre todas las cosas? el comprenderle por las Escrituras, constituye para el Padre, la más grande adoración; constituye la más sagrada búsqueda de la criatura; porque le busca por el conocimiento; hay infinitas maneras de buscar al Padre; porque en todas partes está; más, al Padre le agrada ser comprendido por el trabajo y el conocimiento; porque libre albedrío tiene; de verdad os digo, que todos los que se ganaron el pan con el sudor de su-frente, encontraron con ello al Padre; porque el Padre les toma en cuenta; porque cumplieron con su divina ley; teniendo cada uno libre albedrío de hacerlo; de verdad os digo, que el Padre a nadie ruega ni a nadie obliga; los hombres reciben del Padre, según sus obras; los que nó lo tomaron en cuenta en la vida, nada esperen; es el fruto de la ingratitud; el que le tomó en cuenta, nueva luz de vida recibe; es el fruto de la gratitud; quien le buscó adorando imágenes, retrocedió en su evolución; las moléculas de las mismas imágenes, le acusarán en el Reino de los Cielos; porque cada molécula sabe en su ley de molécula, que sólo el Padre es único; nadie es digno de representarle; sus divinas formas son infinitas; toda imagen se vuelve polvo; de verdad os digo, que la adoración material, nunca a sido del agrado del Padre Jehova; porque las criaturas retroceden; la mente divaga por psicologías muy materialistas; la verdadera adoración al Padre es mental; porque El está en toda mente; en el pasado, hubo ciertamente adoración material en divina alianza con el Padre Jehova; el mundo antiguo pidió como prueba de su vida, conocer la adoración material en el planeta Tierra; porque nó la conocía; su ley estaba en su evolución; a vosotros se os dijo: Nó adorarás imagen ni templo ni semejanza alguna; porque vosotros lo pedísteis en el Reino de los Cielos; quisísteis imitar al Reino mismo; porque en el Reino de los Cielos se desconoce la adoración material; viendo en todo instante al Padre; no se necesita retenerlo en imágenes; allí es respeto al Creador del universo es tan infinito, que nadie se atreve a representarlo en forma material alguna; he aquí, que toda forma de adoración material al Padre, es criticada en el Reino de los Cielos; es más fácil que entre al Reino de los Cielos, uno que jamás vió imagen material del Padre ó de la Madre Solar Omega; a uno que las vió; nada extraño a lo pedido en el Reino de los Cielos, entra al Reino de los Cielos; he aquí una ley, en que toda promesa hecha al Padre debe cumplirse en su totalidad; ni una minúscula parte de ella, debe quedar sin cumplirse; de la más microscópica violacion hecha a la ley viviente, nacen mundos de tinieblas; de hecho todo mal ó toda falta sea la que sea, constituye una tiniebla; lo que sale del Reino, debe volver intacto al Reino; lo que sale entero del Reino, debe volver entero al Reino; nada dividido entra al Reino; ni la materia ni el espíritu; porque sólo satanás divide para combatir la igualdad enseñada por el Padre; he aquí que toda filosofía humana que dividió a otros, nó entra al Reino de los Cielos; aunque sea filosofía que conducía al bién; porque primero están las enseñanzas del Padre, y después lo de concepción humana; lo humano debe esperar; porque se le mandó ser humilde por sobre todas las cosas; quien nó pensó así en la vida, nó entrará al Reino de los Cielos; es más fácil que entre al Reino de los Cielos, uno que dió la primera importancia a lo del cielo; a uno que más le importó, la ilusión del mundo; un mundo que pidió conocer, para ensalzar al Padre, por sobre todas las cosas; incluyendo la ilusión misma; salida de un extraño sistema de vida basado en el oro.-

ALFA Y OMEGA