SUCESOS QUE OCURRIRÁN CON LA LLEGADA DE LA REVELACIÓN AL MUNDO; EL SIGNIFICADO DE LOS ROLLOS DEL CORDERO DE DIOS; LOS QUE NEGARON.-

Sí hijito; los juicios de los mundos son públicos; así lo pidieron los espíritus humanos, al Padre Jehova; porque en el Reino de los Cielos, nada es oculto; el egoísmo no se conoce; lo del Padre es universal; así fueron sus doctrinas en el pasado; porque todo cuanto exsiste, lo a creado el Padre; todo lo oculto que hubo, se sabrá; y los que presumían de benefactores, serán demonios delante del mundo; de verdad os digo, que no habrá ladrón que no sea conocido; ni asesino oculto, que no sea descubierto; todo demonio que creyó burlar a Dios y al mundo, huirá de la presencia de mi Hijo Primogénito; temerán que les lea la mente; así ocurrió en el pasado; cuando pidió al Padre nacer en este mundo, como Cristo; los que han guiado este mundo, estarán espantados, tal como se espantaron los demonios del pasado; en la era faraónica, sus miembros temían desde muchos siglos atrás; los adoradores de la serpiente, temían la aparición de un Dios de justicia; temían a la suprema jerarquía del universo; todo hijo de faraón, era sometido a estricta vigilancia; pues temían que entre ellos mismos, podría estar la justicia venida del cosmos; muchos fueron ejecutados por mera sospecha; era una época, de desconocidos poderes para vosotros; estas malditas criaturas galácticas, tenían la misión de colonizar vuestro mundo; eran telepáticos; al principio cumplían las leyes y las divinas alianzas con el Padre Jehova; con el correr de los siglos, se pusieron tiranos; de una cualidad y calidad, como jamás se a repetido en este mundo; estos demonios fueron los primeros en este mundo, que crearon la esclavitud; la explotación; se hicieron adorar como dioses terrestres; enseñaron por imitación, a que el pueblo de Israel fuera un pueblo avaro; esta avaricia fué transmitida al mundo; de generación en generación hasta vuestros días; la dinastía faraónica, es la autora del materialismo en este mundo; de este materialismo surgió vuestro sistema de vida; un sistema de vida, que es toda una verguenza ante la justicia de Dios; ésta es la herencia de los que os vinieron a colonizar; porque tal como vosotros colonizáis en este mundo, arriba también se coloniza; lo de arriba es igual a lo de abajo; cuando están naciendo los mundos, el Padre Jehova envía padres solares; que con su ciencia y sabiduría, hacen avanzar a los nacientes mundos; ningún mundo es desamparado; todos reciben la visita de la Trinidad Solar; de verdad os digo, que estas visitas a los planetas, están escritas en el Reino de los Cielos; tal como están escritas vuestras exsistencias; todo cuanto nace se escribe en los eternos libros solares; desde el invisible microbio hasta el colosal sol; nadie es menos delante del Padre; porque todo lo ha creado el Padre; todas las violaciones y escenas ocurridas en todas las épocas de la Tierra, serán escritas en los Rollos del Cordero de Dios; porque al pedir vosotros el juicio final, pedísteis también, el saber como fueron hechas las cosas; pedísteis un juicio con conocimiento de causa; este conocimiento de causa, no tiene fín; porque la causa primera, que es el Padre, no tiene ni principio ni fín; y de su divina causa, han salido todas las causas, que vuestra mente pueda imaginar; la causa del Padre se vá comprendiendo, pasando eternamente por causas; toda exsistencia es una causa; y toda causa es una exsistencia; porque todos sin excepción en la materia y el espíritu, tienen los mismos derechos a la vida; y ambos escogen sus leyes; tiene libre albedrío la materia, como lo tiene el espíritu; nadie es menos ante el Creador; ni la materia ni el espíritu; esta igualdad en el Padre, la presenciásteis vosotros; y prometísteis al Padre antes de partir al mundo en que estáis, imitarlo en todo; hasta en lo más mínimo; de verdad os digo, que el sistema de vida que los espíritus iban encontrando en este mundo, a medida que llegaban, echó por tierra, todas vuestras promesas hechas al Padre; es poco menos que imposible, que conservéis la misma inocencia conque salísteis del Reino; vuestro sistema os ilusionó en cosas que no son del Padre; dividió vuestras propias promesas hechas en el Reino; y de verdad os digo, que ninguno que se dividió en sus promesas, entrará al Reino de los Cielos; sólo satanás se divide así mismo; sólo satanás divide para que los hijos no cumplan lo que prometieron al Padre; caísteis en la misma ley de Adán y Eva; vuestros primeros padres terrenales, también fueron divididos en sus promesas hechas al Padre; la serpiente faraónica engañó a Eva; con conocimiento de causa; vuestro sistema de vida, es la continuación del mismo engaño; vuestro sistema de vida os alejó de las escrituras del Padre; por causa de vuestro sistema de vida, para vosotros es más importante llegar a ser rico, a la salvación de vuestra alma; de verdad os digo, que no se puede entrar al Reino de los Cielos, sirviendo a dos señores; ó se sirve al Dios viviente, ó se sirve al dios del oro; de verdad os digo, que el mismo oro, fué creado por el Dios viviente; he aquí el error supremo de este mundo; el dios oro no podrá jamás daros la eternidad; no podrá jamás resucitar vuestra carne; no podrá jamás haceros volver niños; porque en eso consiste la resurrección de toda carne; todo resucitado lo será a niño de doce años; porque de ellos es el reino del futuro mundo; todo mundo está rodeado de cielo; y todo mundo al pasar del mal al bién, su cielo se llama Reino de los Cielos; porque en él mora el bién; los mundos se transforman en su marcha evolutiva misma; de vosotros mismos sale la transformación; porque cada uno se hace su propio cielo; de verdad os digo, que toda dimensión mental, aunque no la sepáis explicar, es un futuro cielo; vosotros estáis rodeados de 318 cielos microscópicos; microscópicas virtudes vivientes; vuestros cielos son de todos los colores imaginables; y como cada uno se hace su cielo, son vuestras ideas las que crean con sus magnetismos, vuestros cielos; toda idea físicamente viaja al espacio; este fascinante proceso, vosotros no lo véis; porque pedísteis al Padre, no verlo; en virtud de que vuestra vida, era una vida de prueba; todo vuestro pasado lo pedísteis con olvido; y se os concedió; hay olvido del pasado espíritual y olvido planetario; olvido de arriba y olvido de abajo; olvido en el espíritu y olvido en la materia; olvido en la virtud y olvido en la molécula; de verdad os digo, que vuestro olvido de vuestro orígen, lo pedísteis para luchar contra la misma incertidumbre que esta causa provoca en todos; de verdad os digo, que este olvido del lugar de donde se vino, es el Alfa y la Omega de vuestra fé; es la más tenaz lucha que tiene vuestro pedido de prueba; y muchos sucumbieron en esta prueba; el sistema de vida, hizo de ellos espíritus cómodos; enemigos del esfuerzo; perfeccionadores de la comodidad; vuestro Creador nada os prohibe de lo que es vuestro libre albedrío; lo que no le agrada, es que violéis lo que prometísteis; y lo que prometísteis está contenido en los Diez Mandamientos; violar la ley del Padre, es negar al Padre; porque estando el Padre en todas las cosas, está por lo tanto en toda costumbre; todo olvido al pasado, es ingratitud al Padre; y de verdad os digo, que todo suceso salido de vosotros en la vida, será un suceso inolvidable en vuestro juicio; porque de ellos, pende vuestra entrada al Reino de los Cielos; escrito fué que todo humilde es primero en el Reino de los Cielos; ¿y qué más humilde que vuestros propios actos del diario vivir? del más simple acto, aunque fuese instantáneo, está en juego vuestra entrada al Reino; porque en el juicio final, no sólo participa vuestro espíritu; participa también vuestra carne, vuestros poros, células, cabellos, excrementos, sangre etc; todo cuanto sóis participa; porque nadie es menos ante el Padre; ni el espíritu ni el cuerpo; a ambos los creó iguales en sus derechos; de verdad os digo, que toda igualdad está en la misma naturaleza; los elementos pidieron la igualdad en sus leyes; la sucesión eterna de sus características; la herencia es igual cuando no se desborda el mandato; lo contrario es desigualdad, desequilibrio é injusticia; la naturaleza es inmutable porque respeta el mandato viviente del Padre; vosotros no encontráis la felicidad perfecta, porque olvidásteis el mandato viviente del Padre; su divina palabra dá moral viviente a criaturas como vosotros; y dá leyes también vivientes, a todo elemento conocido y desconocido; es por eso que materia y espíritu, están en una misma justicia; porque ambas salieron de una misma ley; la muerte de vosotros, es una transformación de vuestra carne; es lo opuesto a la reencarnación; la muerte es salida del espíritu de un magnetismo llamado carne; y la reencarnación es la entrada al magnetismo llamado carne; carne y espíritu, salieron de una misma ley; la carne pidió leyes efímeras y el espíritu eternas; lo efímero es una microscópica dimensión; lo eterno es una dimensión que no tiene fín; la carne se vuelve espíritu y el espíritu se vuelve carne; cuando lo piden; sus magnetismos cambian en los pedidos, de cualidad y calidad; cambian de filosofía y jerarquía; y no pierden jamás el libre albedrío; materia y espíritu son vivientes; nacen juntos en la vida, porque así lo pidieron ambos en el Reino de los Cielos; la materia tiene libre albedrío como lo tiene el espíritu; y se unen por alianza común; Arca de las Alianzas, es materialización de criaturas pensantes; el principio de esta unión, comienza en los soles; punto inicial del entendimiento; partida de todos los principios planetarios; de los que hubieron, hay y habrán; vuestro principio se originó en los soles Alfa y Omega; cuando estos soles, en virtud de sus libres albedríos, decidieron crear planetas tierras, se unieron en coloquio amoroso solar; é hicieron un sólo sol; esto equivale al mandato universal del Padre Jehova: Y harás una sola carne; un sólo matrimonio; este divino mandato fué cumplido arriba y abajo; en infinitas parejas de soles; y en infinitos planetas; porque hay infinitas clases de carne; lo del Padre no tiene límites en nada; los fuegos solares, crean carne en las criaturas y se la crean para sí mismos; se transforman a todas las formas que tuvieron en sus infinitos nacimientos; porque todo espíritu nace de nuevo; los soles del universo, fueron también espíritus como vosotros; tuvieron un principio humilde y microscópico como vosotros; porque las leyes del Padre Jehova, se cumplen en todos; y sus leyes vienen cumpliéndose desde eternidades sin fín, de antes de todos los soles; porque el Padre es de antes de todo lo que fué, es y será; es por eso que se dice en el universo, que el Padre es único; la exsistencia misma del universo, busca como meta suprema, el supuesto principio del Padre; y jamás lo han encontrado; ni lo encontrarán; para encontrarlo, es necesario ir escalando el conocimiento de mundo en mundo; de exsistencia en exsistencia; al Padre se le vé, como él lo estima dejarse ver; tiene libre albedrío como lo tenéis vosotros; el ver al Padre como lo vieron Moisés y Cristo, no significa saber el orígen del Padre; lo del libre albedrío, es íntimo; el propio divino orígen del Padre, es como vuestro guardar de intimidades; nadie os puede obligar, a que contéis vuestras cosas íntimas; igual ocurre con el Padre; lo de arriba es igual a lo de abajo; de verdad os digo, que todo aquél ó aquélla que forzó el libre albedrío de otro, no entrará al Reino de los Cielos; caiga sobre ellos, ley de maldición; nadie los defenderá en el Reino de los Cielos; ni espíritu ni materia; porque sus libres albedríos fueron atropellados; virtudes y moléculas se quejan delante del Padre que las creó; y sus quejas son escuchadas primero que todos; porque son chiquititos y humildes; son por lo tanto, grandes en el Reino de los Cielos; de verdad os digo, que todo pequeño, todo microbio, es primero en ser escuchado en mi Reino; se os enseñó que todo humilde es grande en el Reino de los Cielos; así como vosotros dáis los mejores cuidados a vuestros bebés, así también son cuidados los pequeños en el Reino de los Cielos; lo de arriba es igual a lo de abajo; vuestro mundo es normal para vosotros; igual en el Reino de los Cielos; de allí salió toda normalidad viviente; en el Reino están acostumbrados a vivir en las maravillas eternas; y en todo instante, infinitas criaturas abandonan el Reino, para ir a ganar experiencia en desconocidas vidas; viajan a desconocidos y remotísimos planetas; tal como lo hicísteis vosotros; y todas las generaciones que os antecedieron; los pedidos de vidas en su cualidad y calidad, son infinitos; no exsiste el número en ellos, como lo entendéis vosotros; el número de espíritus jamás podrán ser contados; sólo el Padre lo sabe; y en medio de infinitos pedidos de vidas, surgió el vuestro; vuestro pedido fué todo promesa para el Padre; a todos escuchó el Padre; y a todos os concedió la vida; una vida que jamás debió haberse dividido en lo más mínimo; todos sabíais en el Reino, que sólo satanás se divide así mismo; contemplásteis de lejos, al soberbio arengando a sus malditas legiones de espíritus que le seguían; porque todos tienen libre albedrío en el Reino de los Cielos; era como contemplar una muchedumbre en la Tierra, dirigida por agitadores; lo de arriba es igual a lo de abajo; de verdad os digo, que muchos de vosotros fuístes influenciados por el demonio; muchos le escuchásteis; he aquí la causa de los prepotentes en la Tierra; es filosofía viviente salida de satanás; aprendida en estado de espíritu libre; sin compromiso con cuerpo físico alguno; mucho se aprende cuando se está en el Reino de los Cielos; allí está la máxima expresión de la sabiduría; allí se es feliz porque el conocimiento es el fruto en todos; allí se crea la vida; allí fuísteis creados vosotros; y vísteis como creaban a otros; allí todo exsiste; allí basta pensar en lo que se desea, y se tiene lo deseado al instante; por algo es la suprema gloria; allí todo es colosal; inmensas naves plateadas, entran y salen del Reino; infinito es su número; infinitas vienen llegando de lejanas galaxias, universos, cosmos, sistemas solares; y de universos que jamás conoceréis; por lo infinito que son; así es hijito; tal como lo ves con tu divina mente; veo divino Padre Jehova, colosales naves emergiendo detrás de colosales mundos; no sé cuál es inmensa; ó la nave ó el mundo; a ninguno le veo límites; así es hijito; nada en el macrocosmo tiene límite; porque allí nada es estático; pudiendo serlo; allí con la mente se crean mundos; tal como vosotros creáis objetos; lo de arriba es igual a lo de abajo; vosotros sóis limitados y arriba son ilimitados; más, arriba y abajo, salieron de una misma ley; que siguen creando infinitos arriba y abajo; y creará por siempre jamás; mundos de arriba y mundos de abajo; de verdad os digo, que cuando vuestro Padre Jehova le dicte al Hijo Primogénito, el tema titulado: cosas y leyes que se ven en el Reino de los Cielos, quedaréis deslumbrados; nunca os habían sido abiertos los Cielos; y vuestro Padre Eterno os los abre por intelectualidad; porque así lo pedísteis en el Reino del Padre; se inicia en el mundo, una doctrina que no tiene igual; porque es la única que enseña, el como fueron hechas las cosas; la única que no tiene fín; porque lo del Padre no tiene fín; de verdad os digo, que ante esta doctrina, caerá toda falsa doctrina; incluyendo el concepto de las llamadas religiones; formas erradas de interpretar las escrituras del Padre; las escrituras del Padre son eternas; los que las interpretan, no son eternos en sus interpretaciones; porque no fueron justos, en el sentido estricto de la palabra; basta violar una microscópica parte de las escrituras, y ya se es un anticristo; y las llamadas religiones al intentar interpretar las escrituras, las violaron muchísimo más que en una microscópica parte; de verdad os digo, que las llamadas religiones, son desconocidas en el Reino de los Cielos; porque en el Reino se desconocen las filosofías, que dividen a sus semejantes; sólo satanás se divide así mismo; las religiones tuvieron su tiempo como lo tienen todas las pruebas en la vida; todo espíritu es probado; los llamados religiosos, pidieron al divino Padre, enseñar su palabra en la Tierra; lo que no pidieron, fué no dividir al mundo de la fé, con tantas creencias; porque sólo satanás confunde y divide los rebaños; los religiosos son los responsables de esta confusión; ninguna criatura humana, a entrado al Reino de los Cielos, por causa de ellos; son culpables ante el Padre, de la mayor tragedia del espíritu humano; porque ningún espíritu dividido entra al Reino de los Cielos; es más fácil que entre al Reino, uno que estudió al Padre, y a nadie dividió; a uno que aprendió religión, y transmitió a otros la división; el primero cumplió el mandato de Dios; escrito fué que el que busca encuentra; el segundo cumplió mandato de hombres; que fueron ciegos guías de ciegos; todos los errores de sus falsas interpretaciones, las transmitieron al mundo; y el mundo las transmitió de padre a hijo por veinte siglos; por esta causa, el mundo tiene un atraso de veinte siglos en su plano moral y espíritual; las llamadas religiones, son la roca del egoísmo espíritual del mundo; porque nunca fueron humildes de corazón; hablaban de Dios, y tenían corazones de piedra; si hubiesen tenido verdadera humildad, no habrían rechazado la Revelación; la habrían estudiado para ver si su fruto, era de Dios; ni eso hicieron; sabiendo que por el fruto se conoce el árbol; es decir que por el contenido de una doctrina, se deduce si su fruto es de Dios; no cumplieron con el divino mandato: El que busca encuentra; no buscaron y por lo tanto no encontraron; de verdad os digo, que todos estos hijos de falsa humildad, que rechazaron a un enviado del Padre, no entrarán al Reino de los Cielos; los divinos propósitos del Padre, eran de que fueran los primeros; porque así lo pidieron en el Reino; mi Hijo Primogénito en telepatía, golpeó puerta por puerta y nadie lo recibió; la incredulidad más grande tuvieron los que pidieron ser los primeros en recibir la Revelación; he aquí porqué vuestro Padre Jehova, por intermedio de su hijo Primogénito, les dijo a estos falsos profetas de su palabra: Sobre esta roca construiré mi iglesia; porque el Padre que vé el futuro en grado infinito, vió la actitud impropia de un verdadero cristiano; vió su roca de egoísmos intelectuales; vió sus propias caídas; vió el incumplimiento de lo que pidieron en el Reino de los Cielos; y aún viendo que les iban a fallar, los dejó; para que se cumpliera la ley que dice: Todo espíritu es probado en la vida; de verdad os digo, falsos profetas de mi palabra, que ninguno de vosotros verá la gloria del Padre; así como lo negásteis en la Tierra, así seréis vosotros negados en el Cielo; todos vuestros nombres los conocerá el mundo; porque igual que todos, pedísteis el juicio público; juicio universal; tal como se ventilan los juicios en el Reino de los Cielos; igual juicio tendrán arriba, los que ya partieron de este mundo; a los que vosotros llamáis muertos; la muerte no exsiste; lo vuestro es una transformación que vosotros mismos pedísteis; el proceso de ella en vosotros, es lento; en otros mundos, este proceso es instantáneo; la muerte de esas criaturas, es desaparecer en forma instantánea, sin dejar el menor rastro; como todo se pide en el Reino, también se pide la clase de muerte como vosotros la llamáis; como todo es infinito en el Padre, exsisten infinitas clases de muertes; en su cualidad y calidad; y de verdad os digo, que la llamada muerte es también viviente; y ella acusa en el Reino, a los que la ridiculizaron; es más fácil que entre al Reino, uno que respetó la clase de muerte que pidió; a uno que no respetó lo que pidió; sin la transformación que vosotros llamáis muerte, ninguno saldría de su envoltura de carne; desearíais perpetuamente la libertad espíritual; vuestra unión con el cuerpo, sería con el correr de los siglos, un tormento; caeríais en el más grande aburrimiento; y estaríais a un paso del suicidio; la muerte os acompaña en las exsistencias, como os acompañan vuestras virtudes; cada cual desempeña su papel, en la evolución espíritual de vosotros; sin la muerte, vosotros no cabríais en el planeta ; porque nadie moriría; las generaciones se sucederían sin ley de partida; de verdad os digo, que si así hubiese sido, en vuestro mundo se dictarían leyes monstruosas; porque una parte sería supervivencia, y otra parte a prepararse para morir; voluntario ó forzado; y vuestro mundo no sería un mundo de pruebas; sería un verdadero infierno; aunque es un infierno de injusticias y escándalos; porque un grupo de demonios de la ambición, quiere lo mejor para sí; y lo peor para los demás; ahora se invierte la Omega; ahora es lo opuesto; los que injustamente tuvieron más, serán ahora, los que nada tendrán; y los que nada tuvieron, tendrán abundancia; para que haya abundancia por parejo, es necesario que paguéis hasta la última deuda al Padre; porque así lo pedísteis en el Reino de los Cielos; siempre el Padre parte de lo limpio; de la inocencia; pagando hasta la última deuda, sóis inocentes delante del Padre; es como si nunca hubiéseis violado la ley; todo lo puede el Padre; ¿no se os enseñó que él vence la muerte? de verdad os digo, que la verdadera muerte, no es la del cuerpo; la verdadera muerte, es cuando el espíritu a pecado; porque a dividido a todas sus 318 virtudes; y ciertamente que por cada pecado cometido, las virtudes acusan al espíritu, que las indujeron a violar sus propias leyes; tiene libre albedrío el espíritu, y libre albedrío las virtudes; pecar por parte del espíritu, es escandalizar a sus propias virtudes; y todo escándalo es también pecado; pecado que acompaña al pecado; y basta un microscópico pecado, y ya estáis divididos en opinión de las virtudes; y las virtudes que os acompañaron en una exsistencia por amorosa alianza, se niegan a acompañaros para una futura exsistencia; porque teniendo libre albedrío, no quieren volver a ser divididas otra vez; desconfían del espíritu; y comunican a todas las virtudes del universo, la inconveniencia de unirse a tal ó cual espíritu; y el espíritu queda sólo; he aquí que las tinieblas tratan de apoderarse de él; porque nadie le defiende; sin la divina intervención del Padre, está perdido; todos los pecadores de este mundo, pululan fuera del Reino de los Cielos; porque ninguna virtud que ellos atropellaron con sus pecados, los quieren en el Reino; porque siendo las virtudes más pequeñas que el espíritu, son primeras en el Reino de los Cielos; ¿no se os enseñó que todo humilde, es primero en el Reino del Padre? ¿y qué más humilde, que una virtud, que se deja sentir en vuestro pensar, y no se deja ver? y sin dejarse ver, hace avanzar vuestra evolución; de verdad os digo, que sin los pequeños, jamás seríais nada; las virtudes son los microscópicos querubínes; lo más pequeñito que vuestra mente pueda imaginar; tan pequeñitos, como lo son vuestras ideas; hacéis uso de ellas, y jamás ninguno en el mundo, a visto una idea; ni jamás las veréis en este mundo; todas las ideas que generásteis con vuestro pensar en la vida, las conoceréis en el Reino de los Cielos; aunque seáis juzjados en este mundo, vuestras ideas son recibidas en el Reino; porque son chiquititas y humildes; y todo chiquito y humilde, es recibido por el Padre Jehova; he aquí la otra justicia que os espera arriba; las ideas que generásteis en la vida, se quejan delante del Padre; exponen todas vuestras violaciones; porque os valísteis de ellas; si sóis llamados al Reino de los Cielos, es para justicia; no para gloria; porque por causa de las llamadas religiones, y por vuestro sistema de vida, todas vuestras ideas vivientes, están divididas; está en ellas la tragedia de vuestro espíritu; he aquí la obra de satanás en vuestro mundo; he aquí el llorar y crujir de dientes; he aquí el Armagedón; que quiere decir gente que se arma; y tratándose de juicio salido del Padre, la gente se armará con sus propias obras mentales; porque no hay obra que no hayáis hecho, que no esté compuesta de ideas; he aquí un armagedón en que todos participan; porque todos habéis pensado en la vida; todos habéis generado ideas en la vida; y basta pensar una idea, y se está delante del juicio; de verdad os digo, que la roca del egoísmo humano, que se hizo llamar santa madre iglesia, será la primera en ser juzjada; porque fué la primera en lanzar la primera piedra, en la filosofía humana; porque el Padre está primero; por sobre todas las cosas; ¿no se os enseñó así? por lo tanto quien se refiera al Padre en cualesquiera de sus formas, está lanzando de hecho la primera piedra; después del Padre, en todos los instantes, estáis lanzando primeras piedras; de verdad os digo, que no hay quien, no haya lanzado una primera piedra en su vida; es más fácil que entre al Reino, uno que vivió silencioso en la vida, a uno que lanzó su primera piedra; porque el silencio es filosofía de los grandes del Reino; y lanzar la primera piedra, es propio de criaturas imperfectas; pero que cumplen con su ley; lanzar la primera piedra, es dejar abierto el camino para el libre albedrío; es colocar al espíritu, entre el bién y el mal; de verdad os digo, que quien lanzó la primera piedra por defender a mis humildes, al Padre defendió; de ellos es el Reino de los Cielos; y quien lanzó la primera piedra por defender a los que no fueron humildes, no entrarán al Reino de los Cielos; se os enseñó que todo humilde es primero delante del Padre; demás están los comentarios; quien no defendió a mis humildes por sobre todas las cosas, no entrará al Reino de los Cielos; es más fácil que entre al Reino, uno que vivió en humildad, a uno que sólo defendió la humildad y no la vivió; y está primero en la entrada al Reino, uno que vivió y defendió la humildad; doble mérito tiene; de verdad os digo, que el mundo de los cómodos que todo lo tuvieron, envidiarán al más humilde entre los humildes; porque de éste es el Reino de los Cielos; porque todo humilde será ensalzado y todo grande despreciado; la llamada guerra del Armagedón, es guerra del conocimiento; la espíritualidad del oriente, se impondrá sobre la espíritualidad de occidente; escrito fué: Oriente contra Occidente; no habrá más guerra mundial; porque la Doctrina del Cordero de Dios, se extenderá por toda la Tierra; espantando a los demonios que fabrican guerras; de verdad os digo, demonios de la guerra, que de vosotros no quedará nada; moriréis aislados; sin que nadie os tienda una mano; porque malditos sóis hasta la cuarta generación; ¡y pobres de aquéllos, que os dirijan la palabra! por las mismas palabras, les caerá la ley de la maldición; así es el universo expansivo del Padre Jehova; todo mandato, penetra la materia y el espíritu; de verdad os digo, que todo demonio que conspiró contra mis hijos, gritará golpeándose el pecho, todos sus pecados; y muchos que creíais que eran benefactores de la humanidad, descubriréis que son verdaderos demonios con ropaje de cordero; váis a presenciar, lo que toda generación deseó presenciar; váis a presenciar, la caída de la bestia de los mil ojos; la que creó el espionaje contra mis hijos; de verdad os digo, que las justicias vivientes del Padre, son acompañadas por las moléculas de la naturaleza; temblarán los montes; se abrirán las aguas; se abrirá la tierra; cuando lo mande el Hijo Primogénito; porque en gloria y majestad, os estará enjuiciando; desde los tiempos de Moisés, que no se contemplaban tales prodigios; porque Moisés y Cristo, son el mismo Hijo Primogénito; porque todo espíritu nace de nuevo; y la Trinidad, hace uso de una misma ley que ella creó; de verdad os digo, que jamás hubo ni habrá, revolución mayor; en el armagedón participan todas las naciones del mundo; todos los seres pensantes; porque todos salísteis de un mismo Dios nomás; de una misma ley; de un sólo y mismo lugar del universo; y de este lugar, el Padre Jehova conversa telepáticamente con su hijo; pudiendo hacerlo desde cualquier punto del universo; ¿no se os enseñó que vuestro Dios está en todas partes? y tiene un divino libre albedrío, como lo tenéis vosotros; lo de arriba es igual a lo de abajo; de verdad os digo, que muchos que vieron escribir a mi hijo y no se conmovieron, no entrarán al Reino de los Cielos; ¿no sabían que lo de Dios está primero, por sobre todas las cosas? ¿de dónde salió entonces, tan extraña actitud? que respondan los que vieron y no creyeron; de verdad os digo incrédulos del mundo, que vosotros mismos pedísteis el tener los Rollos del Cordero, delante de vuestros ojos; cada instante que se vive y sus circunstancias, se pidió en el Reino de los Cielos; hasta el número de ideas que salieron de vuestra mente, las pedísteis y toda molécula que mirásteis y tocásteis; el todo sobre el todo lo pedísteis; de verdad os digo incrédulos del mundo, que más os valdría, no haber pedido ver lo de Dios; si lo despreciásteis; así seréis despreciados en este mundo, y en el Reino de los Cielos; el juicio comienza en la ciudad de Arica; é irradia para todo el mundo; Arica, ciudad de la corrupción, la falsedad y el libertinaje; Arica que despreciáis a mis profetas; de tí, no quedará piedra sobre piedra; ciudad del vicio y del pecado; de verdad te digo hijito, que por causa de los que te despreciaron, asolaré a esta inmoral ciudad; refugio de la inmundicia y de la pudrición moral; ¡pobres de vosotros, falsos locutores! maldecidos seréis por el Hijo Primogénito, por engañar al pueblo; mentirosos del mundo; engañadores de satanás; más os valdría no haber sido lo que fuísteis; porque por lo que fuísteis en la vida, no entraréis al Reino de los Cielos; ¡pobres de vosotros, autoridades alcahuetes! prometísteis en el Reino del Padre, combatir al demonio de la corrupción, hasta rendir vuestra vida; más, hacéis la vista gorda; más os valdría espíritus atrasados, no haber pedido ser autoridad; tenéis que responder ante el Padre, por todos los que se corrompieron en esta inmoral ciudad; porque no cumplísteis con lo prometido en el Reino; por vosotros, ningún hijo de esta ciudad, que podría estar cerca siquiera del Reino de los Cielos, lo estará; porque los segundos vividos en la corrupción, son abismantes; de verdad os digo, que mucha inocencia se corrompió en esta inmoral ciudad; ¡y pobres de vosotras, ciudades corrompidas del mundo! ninguna de vosotras quedará; pedísteis en el Reino de los Cielos, el juicio del fuego; tal como la pidió Sodoma y Gomorra; ciudades del pecado del mundo antiguo; ¡pobres de vosotras, corruptoras de inocencias! de vosotras sólo quedarán cenizas; porque seguísteis el ejemplo de Jerusalem; pobres de vosotros, demonios del león y el águila; explotadores impíos; nada quedará de vosotros, ilusionadores de mis hijos; por vosotros, malditos del oro, ninguna criatura humana, entrará al Reino de los Cielos; porque a todos dividísteis, con extraña moral; de verdad os digo, que estas cosas presenciaréis; sí hijito; veo que ves a las multitudes de la ciudad que te negó tu misión, golpearse el pecho; así es divino Padre Jehova; veo maremotos y fuego del cielo; veo la multitud enloquecida; veo tu divina justicia; te veo a tí divino Padre Jehova, en las nubes sobre esta escandalosa ciudad; así es hijito; y todo por unos pocos demonios; porque ninguna llamada autoridad, saneó esta ciudad; ninguno se preocupó del espíritu de mis humildes; y por causa de ellos, ningún habitante de esta corrompida ciudad, entrará al Reino de los Cielos; de verdad os digo, hijos del mundo, que muchas ciudades corruptoras de mis hijos, desaparecerán; vosotros mismos así lo pedísteis, en el Reino de los Cielos; lo pedísteis al Padre, en caso que os atrapara el vicio; y de verdad os digo, que las ciudades corrompidas, os atraparon; vuestras virtudes os acusarán, en el Reino de los Cielos; de haberlas llevado a vivir, a la madriguera del demonio; porque en donde hay oro, está el demonio; está el olvido de lo que es del Padre; está la violación a mi ley; de verdad os digo, que caísteis en el pecado, como cayeron Adán y Eva; ellos también fueron probados por el Padre; vosotros pedísteis oportunidad de enmendar el pasado; y se os concedió; porque todo espíritu nace de nuevo; pide nuevas oportunidades; nuevas exsistencias; vuestras caídas han ocurrido en muchas exsistencias; y todos tenéis una añadidura que comprende todo vuestro pasado; cada exsistencia hace su historia; sóis un cúmulo de historias vivientes; no hay vida en el universo, que no tenga su historia que contar; porque nadie es desheredado; vuestras historias, se constituyen en leyendas; la de satanás es una de ellas; más, el concepto que tenéis del demonio, es un concepto microscópico; sin dejar de lado, lo que se os mandó luchar contra el demonio en cualesquiera de sus formas imaginada; vuestro demonio es desconocido en el resto del infinito; exsisten otros demonios que no conoceréis jamás; es tan infinita mi Creación, que jamás se conoce todo; sólo el Padre lo sabe todo; porque todo lo ha creado; de verdad os digo, que recién ahora, comprenderéis todo lo que os fué velado; porque en todos vuestros actos, pedísteis un tiempo en que deberían cumplirse; y todo lo pedido por los hijos, es respetado por el Padre; hasta el último instante es respetado; he aquí la respuesta, para los que claman la justicia del Padre, antes de tiempo; desde la formación de este mundo, vuestro Padre Jehova, escucha los lamentos, oraciones y pedidos mentales de sus hijos; así a ocurrido en todas las generaciones; y así será siempre en los mundos, como el vuestro; que pidieron la prueba de la vida; con olvido de su pasado; esta vida prueba las virtudes y la paciencia espíritual de las criaturas; y de verdad os digo, que con la llegada de la Doctrina del Cordero de Dios, se pone término a vuestra prueba de la vida; porque aprenderéis el como se hicieron las cosas; la causa que la cubría el olvido mental, se hace luz; cuando una Doctrina salida del Padre, se hace presente en un mundo, se extiende por toda la faz de ese mundo; porque lo del Padre es universal; todas las cosas y criaturas pensantes, fueron creadas por él; toda la naturaleza está subordinada a su Creador; materia y espíritu; es por esta causa divina, que siempre se impone el Padre; y lo hace en el momento preciso; de verdad os digo, que ese momento fué atrasado por los egoístas que pidieron ser los primeros en recibir la Revelación; y no la quisieron recibir; el Padre varió las leyes y siempre a la vez, ocurre en el tiempo que debe ocurrir la Revelación; más este atraso salido de estos egoístas, afecta a vosotros en el tiempo en que deberíais entrar al Reino de los Cielos; este atraso es de cuatro años; cuatro años que anduvo mi Hijo Primogénito, tratando de ser escuchado; porque toda Trinidad se impone pruebas; puesto que está en todas las cosas; calculad los segundos que contienen cuatro años; y sumadlo a vuestro puntaje de tinieblas; de verdad os digo, que los egoístas al rechazar lo del Padre, lo hicieron porque estaban influenciados por la extraña moral, salida de un desconocido sistema de vida; se dice desconocido, porque el explotarse el uno al otro, no está en los Mandamientos del Padre; ni está en el Reino de los Cielos; en el Reino, no se conocen las filosofías basadas en la ambición y la explotación; vuestro sistema de vida, es un árbol que no plantó el divino Padre Jehova; y de raíz será arrancado de la evolución humana; este sistema de vida de extraña moral, salió de un grupo de demonios, con forma humana; y vuestro sistema de vida, es vuestro propio yugo; por causa de él, no entraréis al Reino de los Cielos; porque fuísteis divididos y apartados de las escrituras; sólo satanás divide para alejar los hijos del Padre; no exsiste otro satanás en vuestro mundo; porque todo mal, sale de las mismas ideas malas; y todo bién, de las mismas ideas buenas; de verdad os digo, que de vosotros mismos salió satanás; porque con vuestras propias ideas, le dísteis forma; nada sabéis como es el orígen de lo malo; más allá de vuestro mundo; sólo sabéis de la rebelión de los ángeles; nada sabéis de las cosas que ocurrieron, en todos sus detalles; lo que allí ocurrió lo sabréis ahora; porque pedísteis con el juicio final, el saber de como fueron hechas las cosas; del espíritu y la materia; tal pedido se llama juicio por intelectualidad; por entendimiento y razonamiento; de verdad os digo, que por vuestro entendimiento y razonamiento, comenzará vuestro llorar y crujir de dientes; porque las virtudes que forman vuestros sentimientos, también pidieron el juicio final; el todo sobre el todo pidió juicio final; lo que pidió vuestro espíritu, lo pidió la materia en sus propias leyes; exsisten infinitas leyes y procesos, que escapa a vuestros poderes mentales; hechos que vuestro ojo no vé; porque de todo hay en el rebaño del Padre; de verdad os digo, que todo juicio intelectual, vá precedido por juicio material, juicio mental, juicio espíritual; porque en todas partes está el Creador; la divina psicología del Padre, es propia del Padre; tal como vosotros tenéis la vuestra; lo que tiene el Padre, lo tienen los hijos; lo de arriba es igual a lo de abajo; lo del Padre es infinito; lo de los hijos microscópico; por lo tanto, el juicio final es tal como lo desea el Padre; y no como les gustaría a los hombres; sé hijos del mundo, que muchos claman hasta las lágrimas, la justicia del Padre; más, todo hecho terrenal, tiene su tiempo; todo hecho viviente pidió su tiempo de desarrollo; y vuestro Padre respeta los pedidos de sus hijos; sean éstos del espíritu ó de la materia; todos son iguales en derechos ante Dios; de verdad os digo, que todo tiempo tiene su tiempo en el tiempo; tiene la Trinidad en el tiempo; porque nadie es desheredado; ni el espíritu ni la materia; todo lo que exsiste aunque tenga forma diferente, son iguales en derechos ante el Padre; porque iguales y desiguales, salieron de una misma ley; el atributo de cada virtud y cada molécula, es el poder manifestarse según su libre albedrío; se pide y se dá; la forma física y la forma mental; la geometría nace de la geometría del propio conocimiento; todo conocimiento es físico delante del Padre; he aquí el orígen de vuestro futuro cuerpo físico; de vosotros mismos sale; de vuestro propio conocimiento; de vuestra propia sal de la vida; porque el conocimiento brilla como una sal expuesta al sol; es un brillo de múltiples colores parecidos a los destellos de un rubí; la variedad de colores obedece a que vuestras acciones mentales, son variadas en cualidad y calidad; en filosofía y jerarquía; y todas vuestras acciones se transforman a colores; estos colores son salidos de vosotros; y vosotros salísteis del mismos lugar, de donde salieron los colores; es decir que vosotros y los colores mentales, son una misma cosa; ambos poseen identidad, mientras dura la vida planetaria; el lugar de donde salísteis, es lugar de tiempo eterno; toda psicología a salido del mismo lugar en donde fué creada la Tierra y sus criaturas; el todo sobre el todo tiene desarrollo; este desarrollo es el que estáis pasando; el desarrollo de todo planeta, comienza siendo microscópico; todo planeta crece en forma progresiva y en espíral; las criaturas como vosotros también fueron microscópicas; fuísteis humildes, chiquititos, microbios, para llegar a ser grandes en el Reino de los Cielos; esta parábola es igual para la materia como para el espíritu; porque espíritu y materia, son iguales en derechos delante de Dios; de verdad os digo, que sólo los humildes de corazón, tienen ganado el derecho; el derecho que se os mandó ganar con el sudor de frente; porque fuera del derecho celestial, hay infinitos derechos en su cualidad y calidad; el más supremo de los derechos, es ver al Creador de la vida; es entrar al Reino de los Cielos; es volver a ser eterno, estando en la Tierra; el sublime derecho es no conocer la muerte; es tener el derecho a ser resucitado físicamente, y volver a ser un niño; volver a ser un niño, representa el triunfo de la inocencia, en la criatura; porque de verdad os digo, que de todas las filosofías que este mundo se a dado, sólo quedará la filosofía de los niños; es por eso que fué escrito: Dejad que los niños vengan a mí; porque de ellos es el Reino de los Cielos; porque de ellos es el nuevo mundo; el mundo Omega; el mundo que reemplazará al mundo Alfa; ó mundo materialista; de verdad os digo, que el juicio final, es la caída de un mundo, que habiendo olvidado que lo de Dios es lo primero, por sobre todas las cosas, se corrompió; la moral viviente ha sido degenerada; el escándalo es ley normal; el desnudo a sacado carta de ciudadanía; ¡hijos del mundo! vuestro mundo será castigado por el Padre Jehova; todos los corrompidos y corruptores, por fuego morirán; así lo pidieron, los que han violado la ley del Padre; tal como lo pidieron los espíritus que vivieron en Sodoma y Gomorra; murieron abrazados por el fuego; de verdad os digo, que donde hubo oro, habrá muerte, desolación y llanto; porque en donde se sirvió a dos señores, no está el Padre Jehova; vuestro Creador os creó completo; y completo amor y respeto reclama; ni la más microscópica división mental, os abrirá las puertas del Reino; porque hasta lo invisible vuestro, fué creado por el Padre; todo microscópico, es tan importante como el todo; ó se ama a Dios entero ó no se le ama; esto equivale al término: Por sobre todas las cosas; por sobre todo lo microscópico y macroscópico; el cariño y el amor que reclama el Padre de sus hijos, no se sale de lo que os fué mandado; no se sale ni de las escrituras, ni de los Mandamientos; son los hijos los que hacen que el Padre, se vea obligado a castigarlos; toda violación a las leyes del Padre, trae consigo un juicio; son inseparables violación y juicio; como son inseparables, el bién y el premio; de verdad os digo, que vuestro sistema de vida, os dá un fruto muy amargo; porque tal sistema de vida, no tomó en cuenta la ley de Dios; no fué consultado el Padre Jehova; porque toda escritura que conduce al bién, representa el divino libre albedrío del Padre; por lo tanto, los creadores de vuestro sistema de vida, son los culpables de vuestro llorar y crujir de dientes; son los culpables, de que ninguna criatura humana, entre al Reino de los Cielos; porque os dividieron en extraña moral; las escrituras del Padre, os enseñan una moral, en que nadie se divide; sólo satanás se divide así mismo; y vuestro satanás os dividió; de verdad os digo, que la prueba de la vida, os sorprendió con la misma facilidad, conque sentís la influencia de la comodidad; mientras más cómodo se fué, más os alejásteis del Reino de los Cielos; mayor fué la ilusión, que satanás puso en vosotros; más os entretuvo; más os alejásteis de la moral de las escrituras; mayor fué el número de segundos que acumulásteis, en vuestra vida de tinieblas; son segundos-tinieblas; y mientras más sufrida fué una vida, más se acerca al Reino de los Cielos; porque más cerca estuvo de las escrituras; dice mi palabra: Te ganarás el pan sudor de tu frente; quise decir: Con mérito propio; con esfuerzo propio; con espíritualidad propia; el sufrido lo cumplió; su vida y sus obstáculos que sobrellevó, lo engrandecen delante del Padre; de verdad os digo, que es más fácil que entre al Reino de los Cielos, un sufrido a un cómodo; el sufrido lo es porque el cómodo violó la ley; para el Padre Jehova, todos sóis iguales; la desigualdad que hace sufrir a millones de mis hijos, de vosotros mismos salió; porque no medísteis con la vara de los Mandamientos del Padre; si hubiéseis medido con los Mandamientos del Padre, en este mundo no habrían ni ricos ni pobres; vuestra vara, es vara creadora de sufrimientos; a los mismos que medísteis, haréis llorar de dolor; así como los empobrecísteis, así seréis vosotros empobrecidos; viviréis en carne propia, lo que hicísteis vivir en otros; olvidásteis la parábola del Padre que dice: No hagas a otro, lo que a tí no te gustaría que hiciesen; los llamados ricos, individuos y naciones, quedarán en la más grande pobreza; porque mis Mandamientos, a nadie mandaron tener más que otro; todos sóis iguales en derechos, ante Dios; la riqueza como filosofía viviente, no conduce al Reino de los Cielos; es totalmente desconocida en el Reino del Padre; porque en el Reino, nadie posee más que otro; no se conoce lo privado; no exsiste la propiedad; se desconoce la palabra: Esto es mio; lo del Reino es de todos; nadie explota a nadie; exsiste el comunismo celestial, con filosofía de niño; allí no exsisten ni ricos ni pobres; no se conoce la necesidad; nadie envejece; todos son eternos; de verdad os digo, que todos los que defendieron lo privado, ninguno entrará al Reino de los Cielos; porque con tal filosofía, negaron el amor del Padre; negaron la igualdad universal; negaron el camino que los conduciría al Reino del Padre; es más fácil que pase un camello por el ojo de una aguja, a que un rico entre al Reino de los Cielos; no entra arriba y se empobrece abajo; hay castigo arriba y castigo abajo; lo de arriba es igual a lo de abajo.-



ALFA Y OMEGA