RELACIÓN ENTRE CRISTO Y LAS DINASTÍAS FARAÓNICAS; LO QUE HUBO ANTES DEL PARAÍSO TERRENAL; LA MALDITA DINASTÍA OSIRIS, PERTENECIÓ A LAS LEGIONES DE SATANÁS; UN PRINCIPIO DESCONOCIDO POR EL CONOCIMIENTO HUMANO.-

Sí hijito; el principio de todo mundo comienza cuando éste es microscópico; la Tierra que habitáis fué en tiempos que escapa a todo cálculo humano, un planeta-bebé; era del porte de la cabeza de un alfiler; he aquí el divino complemento de la parábola que dice: Hay que ser chiquitito y humilde, para llegar a ser grande en el Reino de los Cielos; porque las parábolas del Padre son para el espíritu y la materia; todo lo creó y todo es viviente para el Padre; nadie es menos ante Él; ni la materia ni el espíritu; todos son iguales en derechos; en aquélla remotísima época, no nacían aún Adán y Eva; porque al principio todo era fuego; se os enseñó que Adán y Eva son vuestros primeros padres terrenales; ciertamente que lo fueron; más, ellos no son el principio mismo del planeta; porque nadie es único en este mundo; las dinastías faraónicas llegaron a este planeta, cumpliendo una ley galáctica; una ley que por primera vez se sabrá en este mundo; son muchas las leyes del Padre, que ahora sabréis; porque pedísteis la prueba de la vida, con olvido de vuestro pasado; de verdad os digo, que sin olvido del pasado, vuestra vida no sería una prueba; porque todo lo sabríais; todo mundo en sus principios, es visitado por hijos mayores del Padre; por hijos que han vivido más; que más le comprenden; porque mientras más sabe una criatura del universo, más participa en las leyes de la creación del Padre; es por eso que todo espíritu nace de nuevo; ó reencarna de nuevo; porque el conocimiento salido del Padre, no tiene fín; nada en el Padre lo tiene; la llegada de las criaturas faraónicas, cumplió esta ley; todo conocimiento toma una forma para continuar avanzando hacia el Padre; todo conocimiento es viviente; para vosotros el conocimiento viviente se llama espíritu; en otros mundos se llaman en otros términos; porque nada tiene límites en el Padre; las dinastías faraónicas fueron una de las primeras en presenciar el principio del planeta Tierra; porque hubo antes que ellos, otras criaturas solares; eran de fuego; he aquí la primera encarnación en este mundo; porque todo lo que nace y se transforma en la naturaleza, es un nuevo nacer ó nueva reencarnación; en todo instante y desde el principio del mundo, viene ocurriendo; la más microscópica transformación de un microbio, es una microscópica reencarnación; y el Padre todo lo vé y lo dirige; estando en todas partes, está también en lo invisible; y lo invisible es tan visible y material como lo es vuestro presente; así lo veo divino Padre Jehova; veo pasar por mi lado infinitas criaturas; de todas las épocas que a tenido este mundo; y veo sus escenas; estoy en medio de ellas; así es hijito; lo que ves te corresponde por jerarquía solar; así fué en tu pasado; y veo divino Padre Jehova, el futuro; veo la revolución más grande de este mundo; veo la revolución universal que provocará tu divina Revelación; veo que lo más grande y trascendental, sale de tus escrituras; así es hijito; lo del Padre no tiene límites; cuando el Padre se expresa a los mundos, los mundos se transforman en todas sus costumbres; la dinastía faraónica que primero llegó a este mundo, fué la dinastía Osiris; eran gigantes de hasta 30 metros; fué una época en que el cielo que rodeaba a la Tierra, estaba abierto; ¡lo veo divino Padre Jehova! ¡que criaturas colosales! y veo por tu divina gracia, inmensas naves que brillan como brilla la plata al sol; los gigantes parecen jugar con ellas; sí hijito; esas naves son las naves plateadas; venidas desde lejanos soles; son las mismas que ha visto el mundo; las que llaman platillos voladores; ¡que hermosas son divino Padre! esas naves me recuerdan todo un pasado galáctico; veo que provengo por tu divina gracia, de colosales soles; sí hijito; de todas partes del infinito se proviene; es por eso que fué escrito que lo de arriba es igual a lo de abajo; en todos los puntos del universo exsisten leyes creadoras; la dinastía Osiris al principio respetaba las divinas leyes de amor del Padre Jehova; más, cuando satanás dividió a otras jerarquías solares en el Reino de los Cielos, los faraones también se dividieron; estas criaturas galácticas eran telepáticas; lo sabían por telepatía; se comunicaban con los lejanos soles; aprendían leyes y ciencias de otros mundos; el error que cometieron con la evolución humana, fué la de haber creado el ocultismo; porque ni ellos ni sus seguidores entran al Reino de los Cielos; nadie pidió al Padre en el Reino de los Cielos, ocultarle nada a nadie; he aquí que hasta la más grande sabiduría que a pasado por este mundo, cayó ante los divinos mandatos del Padre Jehova; la primera dinastía cayó en soberbia ante el Creador del universo; reconocieron como dios al oso; y lo representaban como el creador del oro; después sucesivamente fueron degenerando la verdadera espíritualidad; la única; la salida del Dios viviente; la del Creador de todas las cosas; incluyendo a los que ellos llamaban dioses; he aquí el más grande abuso de poder en este mundo; porque los faraones tenían poderes en la misma naturaleza; después del Hijo Primogénito, venían ellos; por su condición de tener otra evolución proveniente desde lejanas galáxias; estas criaturas sabían de la Trinidad, más que cualquiera otras criaturas del conocimiento humano; la Trinidad la representaban en sus vestiduras; las líneas Alfa; eran de color negro y amarillo; crearon la primera filosofía de fuerza en este mundo; Faraón significa en Ciencia Celeste, fuerza sacada del león; es por ello que crearon la esfinge; una divinidad demoníaca que tenía cabeza humana y cuerpo de león; estos demonios crearon la primera esclavitud de este planeta; y todos sus poderes espírituales, los fueron perdiendo a medida que caían en mayor soberbia; las últimas dinastías sólo contaron con la fuerza física; estas criaturas tenían por misión colonizar la Tierra; enseñar lo que hay más allá de los lejanos soles; más, la ambición las ansias de poder, los corrompieron; se rebelaron al Padre Jehova; enseñaron en este mundo, la adoración material hacia lo divino; una forma de adoración, poco agradable al Padre Jehova; porque con tal forma de adoración, poco avanza la criatura; la dinastía Osiris conoció el paraíso terrenal de Adán y Eva; y la envidia se apoderó de ellos he aquí una revelación que causará asombro é inmortalidad a su revelador; la serpiente que tentó a Eva, fué la misma serpiente faraónica; porque en aquélla remotísima época, todas las criaturas eran telepáticas; Adán y Eva estaban acostumbrados a conversar por telepatía, con todas las criaturas del universo; he aquí otra revelación que asombrará a este mundo; esta morada estaba destinada a ser telepática por herencia; y por culpa de la serpiente que tentó a Eva, no lo fué; porque desde el principio, no estaba considerada la tentación en las leyes del Creador; desde el mismo instante en que se violó la ley del Padre, hubo que cambiar infinitas leyes, de cuya aplicación salísteis vosotros; porque en la creación del Padre nadie es único; la violación que ocurre en las leyes de un microbio, repercute cuando éste es colosal; porque todo es expansivo; y jamás se detiene; si vuestro Padre Jehova, no hubiese intervenido cuando la maldita serpiente tentó a vuestros primeros padres terrenales, este mundo sería mundo-infierno; no habríais conocido el progreso porque todos seríais esclavos a perpetuidad; era la intención de la serpiente; que fué mandada y enseñada por los primeros esclavizadores de este planeta; de verdad os digo, que otros seguidores de Osiris, están en este mundo; son los mismos que han creado desde siglos, a ricos y pobres; así como la maldita serpiente faraónica quiso dividir el amor que Adán y Eva tenían por su Creador, así también los que os han dado un sistema de vida basado en el oro, os dividieron en ricos y pobres; olvidaron estos ambiciosos que todos sóis iguales en derechos delante de Dios; los llamados capitalistas de este mundo, son los seguidores de satanás; porque siguen dividiendo a otros, a los mundos a donde van; ¿no saben acaso que ningún llamado rico entrará al Reino de los Cielos? y si lo saben, ¿por qué insisten en seguir ilusionando al mundo con las llamadas riquezas? he aquí la misma acusación hecha a la maldita serpiente y a los malditos faraones; una acusación que estremecerá a los ilusionadores; porque por culpa de ellos, ninguna criatura humana del pasado y del presente, entrarán al Reino de los Cielos.-



Sí hijito; así es; este dibujo celeste significa que el fuego se fué transformándose en moléculas de tierra; en esa época los cielos del universo estaban abiertos; se veía un colosal tráfico de platillos voladores; criaturas de otros mundos, viajaban en enormes naves aéreas; era un tráfico normal; la Tierra estaba poblada por gigantes; estas criaturas no son de la línea humana; la línea humana salió de Adán y Eva; cuya constitución física era la carne; los gigantes eran de fuego; sus leyes eran otras; una época desconocida en todas las épocas de la humanidad; porque nadie de este mundo, pidió al Padre recordar los sucesos del propio orígen; porque todos pidieron ser probados en la vida; los hombres del fuego eran de constitución gaseosa; ellos sabían que invisibles cordones, los unían a los soles Alfa y Omega; sabían que exsistía un sólo Dios nomás; su filosofía era común en todo; muchos viajaron fuera de la Tierra, en las Naves Celestes; estas criaturas nacieron de las mismas moléculas del fuego; fueron microbios que vivieron en microscópicas dimensiones; ó microscópicos presentes; nacieron infinidad de veces; hasta llegar a ser gigantes; cumplieron con el divino mandato que dice: Hay que ser chiquitito y humilde, para llegar a ser grande en el Reino de los Cielos; llegar a ser gigantes; todo el universo que os rodea, fué microbio; mundos y soles fueron microbios; la materia y el espíritu lo fueron; porque materia y espíritu son vivientes en sus respectivas leyes; y ambas tienen igual derecho en perfección ante el Padre; nadie es menos en su creación; ni la materia ni el espíritu; los hombres de fuego, conocieron el microscópico paraíso de Adán y Eva; este paraíso terrenal no fué el único; porque nadie es único en la creación del Padre; en este planeta han habido infinitos paraísos; vosotros criaturas humanas, no sóis los únicos ni seréis los últimos; porque la creación del Padre no tiene ni principio ni fín; los que se creen únicos en el universo, no entrarán al Reino de los Cielos; porque con sus egoísmos, apocaron al Padre; de verdad os digo, que la ley de la reencarnación la pedísteis vosotros mismos; porque el nacer de nuevo, se hace en ejercicio del libre albedrío; muchos en este mundo, niegan, leyes que ni conocen; no se tomaron el trabajo de buscar; el que no se tomó el trabajo de buscar su propia eternidad, dentro de su propia individualidad, no entrará al Reino de los Cielos; ningún indiferente de sí mismo, a entrado al Reino; en aquélla remota época, habían otras leyes físicas en el planeta; porque de todo hay en el rebaño del Padre; los lejanos mundos y soles, se desplazaban a la vista de todos; todos veían crear a las lumbreras solares; y veían como ellos mismos, eran creados en los lejanos soles; veían las causas salida de la causa del Padre; los hombres del fuego vivían muchos siglos; no conocían la vejez; se reproducían por ondas magnéticas salidas de su propio cuerpo de fuego; tenían sexos como lo tenéis vosotros; más, no tenían pasiones; eran infinitamente más perfectos que vosotros; esta era de gigantes, presenciaba el trabajo creador que llevaban a cabo, los seres que tripulaban los platillos voladores; que aún continúan en ello; y continuarán por toda eternidad; porque la creación viviente del Padre Jehova, no tiene fín; ellos conversaban en todo instante con criaturas de otros mundos; la Tierra en que estáis estaba destinada a otra gloria planetaria; no estaba destinada a ser un mundo aislado como lo es con respecto a los otros mundos; en la divina intención del Creador estaba el crear un paraíso celestial; cuando ocurrió la desobediencia de vuestros primeros padres terrenales; he aquí una ley que os demuestra que toda desobediencia siendo mental, repercute en la herencia de todo parentesco; porque toda idea buena ó mala, tiende a la expansión; tiende a constituirse en un reino; en un conglomerado de galáxias; tal como de cada uno de vosotros, nacen las familias; de verdad os digo, que así como Adán y Eva desobedecieron al Padre, y condenaron a todo un mundo, así todo malo y violador de la ley del Padre, condena por sus malos pensamientos, a otros mundos; porque toda idea mental, tiende a materializarse en la filosofía que fué pensada; desde Adán y Eva hasta el último de vosotros, habéis generado ideas; y todas ellas son principios de mundos; mundos que aún no se materializan en lo colosal; porque todo necesita tiempo para crecer y madurar; he aquí la responsabilidad espíritual de vuestros pensamientos; he aquí del porqué de toda enseñanza sagrada; porque todo sale del conocimiento; de las ideas; Adán y Eva fueron advertidos de lo que deberían hacer, y de lo que no debieron haber hecho; igualmente fuísteis advertidos vosotros; ¿no se os dieron escrituras, que os acompañan por siglos y siglos? nadie se queje de lo que está por acontecer; tuvísteis toda una vida, para no dejaros sorprender en un instante; Adán y Eva vivieron una eternidad en el paraíso; nada les faltaba; no supieron superar el exceso de conformismo; era su prueba; una prueba pedida en el Reino de los Cielos; una prueba que prometió al Padre, no dejarse vencer por la tentación; cualesquiera que fuese su forma; he aquí la luz suprema; sólo manteniendo la inocencia, se perpetúa la gloria buscada en el Padre; la suprema prueba de conocer otras vidas, sin manchar a la inocencia; cuando Adán y Eva desobedecieron al Padre Jehova, atentaron contra sus propias inocencias; más les valdría no haber pedido una prueba filosófica de vida; así como ellos pidieron conocer la vida de un paraíso terrenal, así también pedísteis vosotros conocer la vida que os tocó conocer; cada vida pidió diferentes circunstancias; porque en lejanas exsistencias, pedísteis conocer el libre albedrío; y de haberlo conocido, se derivan las futuras viscisitudes de toda futura exsistencia; nadie nace sabiendo nada; vuestro punto de partida es la inocencia; porque todo el universo salió de una sola inocencia; de un sólo Dios nomás; y no hay mundo del espacio, que no tenga en sus propias leyes, el mismo problema: la de conservar la inocencia en las leyes que ellos mismos pidieron; he aquí que las leyes del Creador, no son sólo para un mundo; porque su creación no se reduce a un sólo mundo; sus divinos mandatos no tienen ni principio ni fín; ¿no se os enseñó que vuestro Dios es infinito? infinito significa que por su divina gracia, todo exsiste; de verdad os digo, que todo aquél que puso en duda, una microscópica parte de los atributos de su Creador, no entrará al Reino de los Cielos; es más fácil que entren al Reino, los que le reconocieron su divina grandeza de haberlo creado todo; he aquí otra luz para el que le negó en su exsistencia; todos pidieron alabarle por sobre todas las cosas; nadie pidió negarle ni en lo más mínimo; he aquí un llorar y crujir de dientes, para todo espíritu atrasado é ignorante que no se tomaron el trabajo, de buscarlo en el olvido viviente que ellos mismos pidieron; en el dibujo celeste se vé como las ideas generadas por las criaturas de los mundos, fluyen hacia los platillos voladores; porque se sienten atraídas hacia las naves; reconocen en ellas, el mandato viviente del Padre; he aquí la causa de la presencia de estas naves, circundando la Tierra; en lejanos mundos ocurre lo mismo, de lo que os ocurre a vosotros; infinitas criaturas se sienten intrigadas de su presencia; lo de arriba es igual a lo de abajo; son mundos que son probados en sus filosofías; tal como sóis probados vosotros; el que dudó de las señales en los cielos, no entrará al Reino de los cielos; porque también dudarán de él, fuera de la Tierra; el principio de la Tierra, ninguno de vosotros lo vió; por lo tanto, todos aquéllos que enunciaron principios de como se formó este mundo, probados fueron; más, ninguno de ellos entrará al Reino de los Cielos; porque ninguno ensalzó al Padre en sus teorías; ciertamente que todo exsiste; lo que no se puede comprobar en la Tierra, exsiste fuera de ella; he aquí un llorar y crujir de dientes, de todo sabio que buscó sin tomar en cuenta al Padre; he aquí la caída de los orgullosos del intelecto; más les valdría no haber pedido la prueba del conocimiento; porque pidieron al igual que los demás, ensalzar al Padre por sobre todas las cosas; ningún sabio de este mundo, a entrado al Reino de los Cielos; ni ninguno entrará; al principio de este mundo nadie conocía el egoísmo en ninguna forma imaginada; por lo tanto nadie conocía el dinero; no exsistía el interés material; porque el disfrute de la vida estaba en la igualdad; de verdad os digo, que esa igualdad volverá al mundo; porque los intereses del mundo fueron probados por el Padre en un tiempo efímero; por muchos siglos que la desconfianza se haya enseñoreado en este mundo, ello representa una microscópica parte de lo que le espera a este mundo; toda maldad é injusticia de este mundo, llegó a su fín; porque la Revelación comienza a extenderse según como lo quiere el Padre; más, de una cosa podéis estar seguros; y es que la más grande sorpresa que vuestras vidas pueden experimentar, hará presa de vosotros; esto se debe a que este mundo vive ilusionado y con un falso concepto de la verdadera humildad; de verdad os digo, que todo vuestro sistema de vida cae; porque el llamado capitalismo no es árbol plantado por el Padre Jehova; ¿no se os advirtió que ningún rico entraría al Reino de los Cielos? y el dinero del capitalismo produce a los ricos; he aquí el llorar y crujir de dientes de los que crearon este extraño sistema de vida; extraño porque toda injusticia no se conoce en el Reino del Padre; el llamado capitalismo caerá en cuanto vuestro Padre Jehova, extienda la Revelación por este mundo; he aquí la caída de satanás en este mundo; según como fueron interpretadas las escrituras del Padre, así nacen los demonios; vuestro sistema de vida basado en el oro, no le tomó en cuenta; porque ni ricos ni pobres están en sus escrituras; los culpables de este extraño sistema de vida, tendrán juicio universal; y será público; tal como lo son los juicios en el Reino de los Cielos; allí nada se hace oculto; ninguno que hizo cosas ocultas en este mundo, entrará al Reino de los Cielos; nadie pidió al Padre hacer las cosas ocultas; de verdad os digo, que los que crearon el llamado capitalismo, son los mismos espíritus del pasado; son los mismos seguidores del maldito Osiris; que no pudieron vencer sus egoístas inclinaciones en la vida presente de todas las generaciones; vuestro sistema de vida es producto de una debilidad espíritual; espíritus poco evolucionados; sin profundidad espíritual; encerrados sólo en un efímero presente; y lo del Padre, no se reduce solamente a un presente; he aquí el error de los poco evolucionados, se imaginaron que nunca rendirían cuenta a nadie; tal como sucedió en la era faraónica; he aquí a los culpables mayores de este mundo; porque ninguno que les siguió en su extraño sistema de vida, entrará al Reino de los Cielos; he aquí a los que os dividieron en la filosofía de la vida; sólo satanás divide y se divide así mismo; he aquí al demonio que mancilló vuestra inocencia; al no respetar las escrituras del Padre, vuestra inocencia conoció una extraña moral; y convivió con ella; nadie prometió al Padre, convivir con una moral extraña a su divina moral; porque lo del Padre no se divide; de verdad os digo, que hasta lo más microscópico salido de este escandaloso sistema de vida, se pagará en la Tierra; la Revelación os estremecerá porque no hay otra; de ella saldrá la revolución universal; el mundo de los humildes, aplastará a los que les inculcaron una moral ajena a las escrituras del Padre; porque esta humanidad se vá alejando instante por instante del Reino de los Cielos; porque en todo instante violáis la ley del Padre; sólo cambiando el sistema de vida, cesa el alejamiento del Reino de los Cielos; porque hasta los segundos son vivientes delante del Padre; los segundos pidieron alianza con vosotros, para conocer una vida en un lejano planeta llamado Tierra; y al pedir tal experiencia, lo hicieron pensando en un sistema de vida salido de las escrituras del Padre; y nó del dinero; porque el dinero nadie lo conoce en el Reino de los Cielos; he aquí a vuestro demonio; no exsiste otro que el que os mantiene divididos en ricos y pobres; nunca a querido el demonio, la unificación de este mundo; porque el privilegio salido de este vergonzoso sistema de vida, los tiene ciegos; el maldito dinero los hace insensibles ante la justicia que piden los pueblos; he aquí el yugo salido de los mismos hombres; satanás hecho sistema de vida; a llegado el fín del reinado de satanás; porque ninguna criatura humana querrá seguir viviendo en un sistema de vida, que a cada instante lo vá alejando más y más, del Reino del Padre; de verdad os digo, capitalistas del mundo, que toda una humanidad os despreciará; huirán de vosotros como se huye de la peste; es la justicia que vosotros mismos pedísteis al Padre; de verdad os digo, que quedaréis en la más grande pobreza que podéis imaginar; con la misma vara conque medísteis a otros, os toca ser medidos; así como creásteis la pobreza en millones de seres, así la pobreza morará en vosotros; ahora seréis vosotros los pobres; porque a nadie se le mandó tener más que otro; ¿no se os enseñó demonios de la usura y de la ambición, que todos son iguales en derechos, delante de Dios? y sabiéndolo ¿por qué creásteis un sistema de vida, en que unos tenían más y otros menos? de vosotros malditos salió todo dolor humano; toda injusticia humana; y todo lo pagaréis; he aquí el comienzo de vuestro llorar y crujir de dientes; de vosotros mismos salió; vosotros sóis demonios de sí mismo; porque os dividís entre la luz y las tinieblas; porque fuísteis hipócritas al servir a dos señores; servísteis a vuestra ambición desmedida y tratásteis de servir al Dios viviente; ciertamente que seréis acusados de hipócritas ante el Creador de la vida; de vosotros no quedará nada en este mundo; sólo el amargo recuerdo de una época injusta y llena de angustias; he aquí en lo que termina vuestro reinado; vuestra soberbia; un reinado que jamás nunca debió haber exsistido; porque ninguno de los que os conoció entrará al Reino de los Cielos; vuestra herencia es el llorar y crujir de dientes de un mundo; ciegos fuísteis y ciegos caeréis; tal como caísteis en la era faraónica; he aquí satanás y su fín; porque todo hermano que divide al hermano es un demonio ante el Padre; de vosotros seguidores de Osiris, es la legión de satanás, todas vuestras ideas que emanásteis en la vida, llevan el gérmen de la división egoísta; infinitos otros mundos nacerán con vuestra filosofía ambiciosa; de verdad os digo, que ninguno de vosotros encontrará compasión; viviréis aislados del mundo; envidiaréis el cariño que se le tiene a un animal; maldeciréis el haber violado la ley del Padre; he aquí vuestro fín seguidores del oro; con el desaparecimiento de vosotros, este mundo se libera; porque este mundo nació libre en las leyes del Padre; y no en las leyes del dinero; vosotros y vuestro dinero, son los grandes desconocidos en el Reino de los Cielos; de verdad os digo, que mendigaréis por las calles del mundo; tal como hicísteis mendigar a otros; todo cuanto sufrió este mundo, por causa de vuestras ambiciones desmedidas, recaerá en vosotros; en otras exsistencias pagaréis hasta el más microscópico dolor causado a otros; tal como muchos en este mundo, ya lo están pagando; empieza para vosotros explotadores, vuestro juicio final; porque es el fin de vuestro reinado en este mundo; lloraréis clamando misericordia; porque ninguno de vosotros espíritus del capitalismo, será resucitado en carne; sólo el que fué explotado lo será; porque con su paciencia se lo ganó; más, no será resucitado el que dudó ó negó la Resurrección; he aquí otro llorar y crujir de dientes de los incrédulos; espíritus que fueron engañados en una falsa espíritualidad; ilusionados por el poder del oro; un poder que entretiene y aleja del Reino de los Cielos; muchos dramas planetarios a causado el demonio de la ambición; infinitas humanidades han caído en el falso camino que conduce al Padre; creyendo que era el verdadero; de verdad os digo, que muchas cosas han sucedido en este mundo; y la caída vuestra será el mayor acontecimiento para los sufridos de este mundo; apocará a todo suceso ocurrido en el pasado; al desaparecer vosotros demonios del oro, otro curso tomará la evolución humana; un curso que estáis lejos de sospechar; porque será la inocencia la que regirá los destinos de este mundo; una inocencia que nada sabrá del dinero; más, sabrá la historia de una tragedia que este demonio causó; por su culpa un mundo no entró al Reino de los Cielos; un mundo que vivió su última etapa; que será conocida como la Era del llorar y crujir de dientes; la era que os fué anunciada en las escrituras, como el juicio final; un juicio que comienza por doctrina para todo entendimiento; y que culmina con la Resurrección de toda carne; de los espíritus que creyeron en ella; porque el que no creyó, no será resucitado a niño de doce años; porque escrito fué: Dejad que los niños vengan a mí, porque de ellos es el Reino de los Cielos; quiere decir que el nuevo mundo será de filosofía de niños; sólo la alegría quedará reinando en este mundo; una alegría que fué momentáneamente mancillada por un extraño sistema de vida corruptor, llamado capitalismo; que creó la alegría interesada; la alegría hipócrita; ninguno que conoció esta extraña alegría, ninguno entrará al Reino de los Cielos.-

ALFA Y OMEGA