POR CULPA DE LOS FABRICANTES DE ARMAS Y DE LOS QUE ENCABEZARON EL EXTRAÑO MILITARISMO, LOS OCÉANOS DEL PLANETA SE DESBORDARÁN; EL HIJO PRIMOGÉNITO DE LA TRINIDAD SOLAR, SE LLENARÁ DE IRA Y DE CÓLERA, CUANDO VEA LOS CUARTELES, REFUGIOS, CAMPAMENTOS ETC, DEL MILITARISMO; SU DIVINO ENOJO SERÁ PORQUE EL EXTRAÑO MILITARISMO, NO ESTÁ ESCRITO EN EL DIVINO EVANGELIO DEL PADRE JEHOVA; Y PORQUE RECIBIRÁ LA QUEJA DE LOS DIVINOS MANDAMIENTOS VIVIENTES, EN QUE UNO QUE ELLOS DICE: NO MATARÁS; EL EXTRAÑO MILITARISMO SURGIDO EN EL EXTRAÑO SISTEMA DE VIDA, SALIDO DE LAS EXTRAÑAS LEYES DEL ORO, ATROPELLÓ TAL DIVINO MANDAMIENTO; SUS MALDITAS INSTITUCIONES, PREPARABAN A LA MENTE HUMANA, PARA MATAR; LOS OCÉANOS DEL PLANETA SE DESBORDAN, PORQUE UN PADRE SOLAR PRIMOGÉNITO, ACTÚA SIMULTÁNEAMENTE CON TODOS LOS ELEMENTOS DE LA NATURALEZA; SU PROPIA MENTE SOLAR, ESTÁ MAGNÉTICAMENTE UNIDA POR INVISIBLES CORDONES SOLARES, A TODAS LAS MOLÉCULAS DEL PLANETA, Y DE TODA LA GALAXIA.-

Sí hijito; la divina parábola que dice: Todo árbol que no plantó el divino Padre Jehova, de raíz será arrancado de la evolución humana; los árboles son las extrañas hegemonías que se dieron los hombres, en la prueba de la vida; entre muchas otras, está el militarismo; la fuerza legalizada por los hombres; esta extraña fuerza que fué hecha ley en el mundo de la prueba, nó queda en el mundo; ninguno de sus miembros, vuelve a entrar al Reino de los Cielos; nadie que fué influenciado por lo extraño, en los lejanos planetas de prueba, nadie vuelve a entrar al Reino de los Cielos; al Reino de los Cielos, se entra con la misma inocencia conque se salió; las pruebas de vidas que ocurren en infinitos planetas, cumplen la misma ley; la rigurosidad en el cumplimiento de la divina justicia, nó deja ni una molécula fuera de ella; hasta lo que vieron los ojos, en los lejanos mundos, es infinitamente juzjado; los que pertenecieron a los llamados ejércitos, de las llamadas fuerzas armadas, que surgieron en el extraño mundo del oro, que se dieron los hombres, tienen que pagar segundo por segundo, de todo el tiempo que pertenecieron al extraño árbol de las llamadas fuerzas armadas; cada segundo equivale a vivir una exsistencia fuera del Reino de los Cielos; es decir que pasarán eternidades, se acabará la Tierra físicamente, y los demonios que se dejaron tentar por la fuerza, en la prueba de la vida, nó verán aún el Reino de los Cielos; además de la deuda que arrastran, y cuya causa está en otros pedidos de vida, en otras exsistencias del pasado espíritual; porque todo espíritu nace de nuevo infinitas veces; y al nacer de nuevo, muchas exsistencias a tenido y muchas tendrá; la divina grandeza del Creador, no se manifiesta en una sola exsistencia, como muchos ciegos creen; decir que lo de Dios, se reduce a una sola exsistencia, es ponerle límite a lo que fué enseñado que era infinito; muchos hipócritas ignorantes de la prueba de la vida, hablan sin saber ni profundizar lo que dicen; hablan de boca de que Dios es infinito; y de hecho le niegan; por un lado dicen que Dios es infinito, y por otro le reducen su propio infinito, a una sola exsistencia; los tales dividieron su propio concepto que tenían del infinito; ellos mismos se empequeñecieron; el infinito tendrá quejas contra ellos; el infinito se expresa delante del Padre, en sus leyes de infinito; y todo infinito ofendido por tal ó cual espíritu, le retira toda futura alianza de vida, para quienes lo ofendieron; sin infinito nada se aprende; porque todo se constituye en infinito; el extraño militarismo que se encerró en sí mismo, puesto que no prefirió el razonamiento, se encerró también fuera de la Tierra; porque todo cuanto exsiste, tendrá quejas contra todo el que fué militar; fuera de la Tierra, hay infinitos seres que lean la mente a todo espíritu; y cuando a todo espíritu que fué militar en el lejano planeta, le leen todo su pasado, todos huyen de él; porque dió la contra a lo del Padre, en otro mundo; todo espíritu que fué militar en la prueba de la vida, gime en las tinieblas; porque cuando el poder de la luz lo abandona, las tinieblas se apoderan de todo abandonado; ningún espíritu que fué militar, en la prueba de la vida, ninguno a vuelto a entrar al Reino de los Cielos; desde que el mundo es mundo; ni ninguno volverá a entrar; es más fácil que entren al Reino de los Cielos, los que ni escucharon hablar del militarismo; a que puedan entrar, los que escucharon; el extraño reinado del militarismo llega a su fín; porque servía de base al extraño sistema de vida, salido de las extrañas leyes del oro; un extraño y desconocido sistema de vida, no escrito en el Reino de los Cielos.-



El dibujo celeste enseña que todo planeta, del universo expansivo pensante está gobernado por los platillos voladores; ellos controlan el comportamiento de los elementos; toda la creación es controlada por ellos; en las escrituras del Padre Jehova, se mencionan a los platillos voladores, como las bolas de fuego; el mundo verá estas naves el año 2001; ellas aterrizarán cuando se vuelvan abrir los Cielos; tal como fué al principio de la Tierra; cuando la Tierra era microscópica; los platillos voladores participarán en el día del Juicio Final; el día más terrible que recordará la humanidad; los platillos voladores están divinamente subordinados al hijo de Dios en el nuevo orden de cosas; cuando el hijo de Dios, encabece el Tercer Mundo; mundo de la Trinidad en revelación cósmica; a una divina orden del Hijo Primogénito, los platillos voladores destruirán todos los cuarteles militares del mundo; la bestia estará aterrada; porque será impotente, para enfrentar el fuego Magnético de estas colosales naves; las habrá de todos tamaños y formas; los ingenieros, constructores, y diseñadores de aparatos terrestres, estarán maravillados y ansiosos por penetrar en ellas; más, escrito fué que los humildes y los sufridos, son los primeros en la divina gloria del Padre Jehova; ellos serán los primeros en viajar en estas naves; ellos serán los primeros, en llegar a los soles cercanos a la Tierra; los preferidos de Dios, nó tienen límites en los divinos premios del Padre Eterno; la destrucción de los cuarteles, refugios, y toda clase de instalaciones, del extraño militarismo, fué anunciada en el divino evangelio del Padre Jehova; la divina parábola que dice: Todo árbol que no plantó el divino Padre Jehova, de raíz será arrancado de la evolución humana; cuando desaparezca esta plaga del mundo, el mundo conocerá la verdadera felicidad; la felicidad que no se impone por la fuerza; esta extraña fuerza, sostenía el inmoral poder, de los acomplejados al oro; y tal extraño sostenimiento, lo pagan los que participaron en ello; ninguno de los que vistió el uniforme del militarismo, ninguno verá la gloria en este mundo; los que atentaron contra la vida de los demás, todos serán enjuiciados ante el mundo; todo militar será acusado por el hijo de Dios, de asesinos que se prepararon para atentar contra los espíritus pensantes, que pidieron al Padre, conocer una forma de vida; cuando todos pidieron al Creador, conocer la vida humana, nadie pidió atentar contra nadie; todos sabían que violando los divinos Mandamientos de Dios, no se volvía a entrar al Reino de los Cielos; los llamados militares olvidaron el divino Mandamiento en la prueba de la vida; este extraño olvido, les cuesta el no volver a entrar al Reino de los Cielos; más les valdría a los llamados militares, no haber pedido la prueba de la vida humana; porque no tendrían un divino juicio en contra; todo el que fué militar, será despreciado en el nuevo mundo; llorar y crujir de dientes tendrán, los que se tomaron el extraño libertinaje, de pedir leyes vivientes al Padre, y luego perseguirlas a muerte; porque el fusilamiento era ley en el extraño militarismo; he aquí lo más atrasado del pensamiento humano; he aquí los últimos vestigios, de la influencia de las tinieblas; vestigios que se trajeron de otras galáxias, que no eran de la luz; extrañas influencias traídas de otras exsistencias; de otros naceres de nuevo; a estas extrañas influencias ó tendencias de fuerza, prometió el espíritu al divino Padre, anularlas en la prueba de la vida; prometió todo espíritu, oponer resistencia mental, a sus propias extrañas tendencias; todo lo que se es, se adquirió en otros mundos; y todo lo adquirido, se sigue perfeccionando; al caer los que fueron militares, en la prueba que ellos mismos pidieron, no se perfeccionaron; se atrasaron; y ninguno que se atrasó en lo que pidió, ninguno vuelve a entrar al Reino de los Cielos; he aquí que ningún militar del mundo, que ya partió de este mundo de prueba, ninguno volvió a entrar al Reino; ni ninguno entrará jamás; los platillos voladores conocen a todos los que visten el extraño uniforme militar; ninguno escapará a su propio Juicio; una humanidad hambreada y desnuda, clamará justicia contra ellos; lo que costaron los armamentos, fué la proporción de hambre que hubo, en la prueba de la vida; por cada molécula de hambre que hubo en el mundo de la prueba, es una exsistencia que tendrán que vivir, fuera del Reino de los Cielos, los que fueron militares; en toda ley de hambre, de todas las épocas, hay una proporción inmensa de puntaje de tinieblas, que recae en las herencias, de los que fueron militares; porque tan extraña filosofía, consumía gran parte de las economías de las naciones; los llamados militares serán llamados, los ladrones del esfuerzo de los trabajadores; malgastar lo que a otros costó, es un robo en la divina justicia del Padre Jehova; el fruto de los que fueron militares en la prueba de la vida, es fruto de tragedia, dolor y de tinieblas; en el mundo surgido de las extrañas leyes del oro, habrá pavor; porque este extraño mundo, se sustentaba y se sostenía, por la exsistencia del militarismo; los que sacaron las extrañas leyes del reclutamiento, hicieron más dolorosa aún, la prueba de la vida; contribuyeron a perpetuar la desconfianza entre los hombres; el camino del militarismo, elegido en la prueba de la vida, fué ciertamente el más grande error del pensamiento humano; todos los que intervinieron en darle forma al militarismo, absolutamente todos, serán enjuiciados; vivos y muertos de todas las épocas; los que ya partieron de este mundo, serán resucitados para ser juzjados; he aquí el llorar y crujir de dientes, de los que fueron miembros de este extraño árbol; uno de los más extraños de todos; la mayoría de los llamados militares, serán juzjados en fuego solar; porque los que emplearon la fuerza, como medio de vida, en la prueba de la vida, caerán por la fuerza; los militares de todas las épocas, fueron advertidos a través de los siglos; la divina parábola que dice: El que mata a espada, muere a espada; quiere decir que el que usó de la fuerza, cae por la fuerza; si no es en la actual exsistencia, lo es en la otra; si no es en este mundo, lo es en otro mundo; porque lo de arriba es igual a lo de abajo; los que fueron militares, dividieron su fruto en todo instante, mientras lo fueron; ninguna obra buena y completa obtuvieron; todo lo dividieron; ellos mismos se desvirtuaron; mal camino escogieron, para ganarse la vida, en la prueba de la vida; había que saber distinguir a la verdadera moral, cuando se escogió el trabajo de cada día; en esto consistía la prueba de la vida; y mientras mayor fué el mérito, de un llamado militar, mayor fué también, la violación a la ley de Dios; y mayor es el castigo; mientras más se engrandeció la criatura en un extraño sistema de vida, nó escrito en el Reino de los Cielos, mayormente severo es el juicio que se ganó; había que saber distinguir que clase de vida, se vivía en la prueba de la vida; porque hasta la forma de vida, en sus más microscópicos actos, es juzjado; el todo sobre el todo que intervino en cada espíritu, que pidió conocer una forma de vida, que no conocía, es juzjado; el mundo muy pronto estará revolucionado, con lo mismo que ellos mismos pidieron en el Reino de los Cielos; el juicio final se pidió cuando se pidió conocer la vida humana; el juicio final, constituirá la última revolución que conocerá el extraño mundo, surgido de las extrañas leyes del oro; será una revolución tan inmensa, que nada quedará del mundo de la prueba; la más extraña forma de vida, de que haya recuerdo en la historia de este planeta de prueba, desaparece con la misma actuación, de los mismos que lo crearon; toda ilusión que violó la ley de Dios, se paga instante por instante; todo mundo que no queda, es como una ilusión en la realidad eterna; nadie se acordará en el nuevo mundo, de que exsistió un extraño sistema de vida, llamado capitalismo; como nadie recuerda, los sistemas de vida que hubieron, antes que apareciera el hombre sobre la Tierra; la prueba de la vida, tuvo dos opciones; ó quedar ó desaparecer; ó se es ó no se es; porque no se podía servir a dos ó más señores; los espíritus que fueron militares en la prueba de la vida, sirvieron al dios de la guerra y se decían que servían a un sólo Dios nomás; esta extraña hipocrecía, se paga instante por instante, segundo por segundo, del tiempo en que duró la hipocrecía.-

ALFA Y OMEGA