ORÍGEN DIVINO DEL ALFABETO CELESTE; SU DIVINA EVOLUCIÓN A TRAVÉS DE LOS INFINITOS SOLES; VOCABULARIO CELESTE Y SU DIVINA RELACIÓN CON LAS SAGRADAS ESCRITURAS; SÍMBOLOS SOLARES Y SÍMBOLOS CELESTES; SU DIVINA RELACIÓN CON LA SANTÍSIMA TRINIDAD.-

Sí hijo divino; te dictaré uno de los más sublimes temas celestes; me refiero hijito al divino lenguaje celestial; el mismo que yo, tu divino Padre Jehova empleo contigo a diario en tu divina telepatía de divino Primogénito; este divino lenguaje corresponde al divino cantar de los cantares; y significa que el divino lenguaje celestial, es todo armonía musical; pues las melodías celestes son también armonías vibrantes; es decir que ellas también se materializan junto con los demás infinitos querubínes pensantes; que en su divino conjunto, forman el universo expansivo pensante; por lo tanto prosigamos hijo divino; empezaremos con un divino dibujo celeste.-



Divina zona azulada: Simboliza el divino magnetismo terrestre materializado en infinitas formas; a cuyo conjunto se le denomina, naturaleza terrestre; pues todo respira atmósfera azulada; que desde los lejanos soles es divinamente controlado; es decir que todo mundo ó planeta, en ningún instante está sólo; pues todos son divinos productores de los planes divinos de construcción planetaria; pues exsisten infinitas ciencias planetarias; que en su totalidad, forman el divino universo pensante; pues todo infinito conocimiento, es electricidad pensante; pues de todo lo aprendido en cada divina encarnación, todo adquiere sensibilidad magnética; cuya resultante ó suma, equivale a un divino sol de infinita sabiduría; pues los soles son a la vez productos divinos de sí mismos; y son a la vez una divina virtud materializada en divina saturación infinita de infinitas fibras magnéticas; cuya componente equivale a una trillonésima de sensibilidad de una línea magnética solar de sol enano amarillo; sí hijo divino; así es y así será por los siglos de los siglos; sí hijo amoroso; la divina corte celestial también está divinamente influenciada por el divino magnetismo terrestre; pues lo que es de arriba, también lo es de abajo; esto significa que todo es infinitamente igual; en su sentido físico, magnético, espíritual y solar; lo que cambia es la divina pureza con respecto al espacio y el tiempo; pues todos los brillantes, fueron también chiquititos y humildes, como puede serlo un monito de tercera categoría galáctica, que a cumplido con el divino mandato de las Sagradas Escrituras; sí hijo divino; así es y así será por los siglos de los siglos; en el divino dibujo podrás apreciar hijo divino, que exsiste también una divina zona de color rojo; esto significa la divina sangre de los terrestres; pues exsiste una divina relación galáctica-magnética, entre el color de la sangre y su respectiva atmósfera respirable; pues los divinos querubínes, son fuerzas magnéticas que en virtud de su divino libre albedrío, se saturan infinitamente del propio conocimiento que se desprende de cada criaturita pensante; este divino proceso, lo haremos en enormes planos, que escribiremos más adelante; cuando tratemos el divino tema titulado: La primera fuerza magnética conque fué hecha la Tierra; pues el divino mundo expansivo pensante aún se sigue reconstruyendo con esta primera y divina fuerza magnética; siendo los lejanos soles los divinos constructores de sus propias moradas planetarias; sí hijo divino; así es y así será por los siglos de los siglos; los divinos colores hijo divino, son infinitos; pero los colores primitivos conque fueron hechos la Tierra, fueron: azul, rojo y verde; los demás colores son infinitos derivados de estos tres; pues un divino gérmen solar, dá lugar a infinitas transformaciones que aún están en infinita expansión; y cuya meta jamás será calculada por ninguna criatura pensante; sólo tu divino Padre Jehova sabe el fín de las cosas; aún muchísimo antes que surjan a la vida pensante; sí hijo divino; así es y así será por los siglos de los siglos; el divino proceso del universo del mundo pensante, es inicialmente magnético-espíritual; siendo la materialidad del universo, una divina ley secundaria; esta divina explicación es necesaria sólo para la actual evolución del monito terrestre; evolución pasajera, que es un divino obstáculo también pasajero; para comprender el único y verdadero orígen de las cosas; pues la divina fuerza mental conque fué concebido el actual universo no es con la matemática terrestre; ni con leyes materiales terrestres; ni con la geometría terrestre; sino con la divina individualidad de un infinito fuego espíritual, como no exsiste otro; pues mi divina individualidad es la eternidad misma, multiplicada por el infinito mismo; es decir que para la limitada ciencia terrestre, yo tu divino Padre Jehova, no tengo principio ni fín; pues para que las infinitas criaturitas me comprendan, es necesario que nazcan de nuevo, y recorran, lo que yo, ya recorrí, hace eternidades atrás; pues sólo con infinitas reencarnaciones, logré llegar a ser lo que soy; es por eso que Soy el que Soy; es decir que todos me conocen ó me intuyen; soy universal, como jamás lo a sido nadie; pues de mí, han salido todos; sin excepción alguna; sí hijo divino; así es y así será por los siglos de los siglos; por lo demás todo se sabrá según lo entienda la divina evolución terrestre; pues exsisten infinitas leyes que hace que toda nueva luz ó nuevo conocimiento, deba llegar cuando debe llegar en el espacio y el tiempo preciso; sí hijo divino; así es y así será por los siglos de los siglos; pues la criaturita terrestre lo ignora todo; no saben que leyes han intervenido para que ella misma sea una divina criaturita pensante, ignora los infinitos desvelos que han pasado infinitas criaturas que le han abierto el divino camino para lograr la perfección; sí hijo divino; así es y así será por los siglos de los siglos; pues todo cuesta en la vida; nada es regalado; todo es conquistado en medio de luchas y sacrificios; pues los premios se otorgan en base al propio mérito; sí hijo divino; así es y así será por los siglos de los siglos; siguiendo con el divino dibujo celeste podrás apreciar unas divinas líneas negras ondulantes; ellas representan el magnetismo materializado; pues la divina forma ondulada simboliza la divina corona solar; que en su evolución, repite hasta el infinito todos mis divinos Mandamientos; sí hijo divino; así es y así será por los siglos de los siglos; sí hijo divino; este divino triángulo celeste con un divino 3, simboliza la Santísima Trinidad en la materia infinita, en el universo expansivo pensante; el número 3 representa tres líneas magnéticas solares en las divinas cuerdas vocales de cada criaturita pensante; es decir que el divino magnetismo solar está en todo y en todos; esta proporción magnética solar, está regulada por la misma pureza ó grado de pureza de que ha alcanzado la criatura; es además un divino avance que representa su propia escala en las infinitas jerarquías espírituales; la divina telepatía conque tú, hijo divino, conversas con tu divino Padre Eterno, obedece al divino principio solar que se enuncia así: Toda criaturita solar, es divino producto del amor divino de dos soles; quienes colocan en ella, todos los infinitos grados de la perfección; pues escrito está que los hijos reciben la divina herencia de sus padres; pues los padres desean lo mejor para sus hijos; por lo tanto la divina telepatía todos mis hijitos la poseen; pues mis divinas leyes son universales y justas; por lo tanto llegó el divino momento de saber de donde salió el gérmen terrestre y para donde vá en el universo expansivo pensante; pues en divina virtud de esta divina revelación es que el terrestre se transformará, en su totalidad; pues el que no se ilustre en las divinas Ciencias Celestes, no logrará la eternidad física; pues escrito está, que la divina fé mueve montañas; pues la divina resurrección de toda carne, es divino efecto de cierta intensidad de fé; pues si no exsiste un divino arrepentimiento en la criatura pecadora, esta misma soberbia rechaza al divino mecanismo que le ha de resucitar; pues mi divina justicia a nadie obliga ni a nadie ruega; libre albedrío tienen mis hijitos reencarnados; sí hijo divino; así es y así será por los siglos de los siglos; la divina Corte Solar es la encargada de hacer todas las divinas leyes del universo infinito; y entre otras infinitas leyes, está la de resucitar toda carne; cuando el divino momento ha llegado; en el espacio y el tiempo del instante divino y supremo de hacerlo; pues los divinos querubínes solares, que son fuerzas magnéticas invisibles a la criatura terrenal, han decidido en divina virtud de su divino libre albedrío, hacer brotar la divina semilla de tus divinas frecuencias ondulatorias; las cuales te harán brillar progresivamente; al igual que madura un fruto cualquiera; pues escrito está que Jesús de Nazareth volvería humilde y como ladrón de noche; pero brillante como un sol, de sabiduría infinita; esto significa que llegó la divina hora de tu divina identidad, pues tu divina Ciencia Celeste, así lo demostrará al mundo; pues escrito está, que tu divina sabiduría eclipsará a la ciencia terrestre; pues todo tu divino conocimiento proviene de los infinitos soles; que en su infinito conjunto forman la Santisíma Trinidad, en el divino grado de divino Primogénito; es decir que tú hijo divino eres uno de los infinitos primogénitos galácticos, de una divina serie que jamás cesará de constituír el infinito mismo; sí hijo divino; así es y así será por los siglos de los siglos; el divino número tres, es el divino número conque fué hecho, todo lo exsistente en la infinita galáxia Trino; pues de este divino número salió el infinito mismo; pero esto en divina escala progresiva; en que el tiempo y el espacio son sus bases eternas; pues sin ellos, nada exsistiría; pues toda divina criaturita pensante, es parte divina de ellos; pues el universo expansivo pensante, lo es en forma tal, que todo cuanto exsiste, piensa y vibra al igual como piensa y vibra cada criaturita, sin excepción alguna; sí hijito; así es y así será por los siglos de los siglos; esto significa hijo divino que nadie escapa a su divina justicia; pues el tiempo pasado y el futuro, se subordinan, al presente y éste al infinito; y éste a lo divino; y éste a tu divino Padre Jehova; pues todo está influenciado por mi divina vibración magnética que es la más alta del universo infinito; pues así ha sido desde el divino instante, en que yo, tu divino Padre Jehova dije: Hágase la luz y la luz fué hecha; sí hijo divino; así es y así será por los siglos de los siglos; esta divina orden la dí, hace ya eternidades infinitas; pues desde ese divino instante, han nacido y desaparecido infinitos mundos, galáxias, universos y cosmos; cuyo número jamás podrá ser contado; pues ni todos los soles juntos con su infinito poder mental para construir universos infinitos, han podido calcularlo; y jamás lo lograrán; sí hijo divino; así es y así será por los siglos de los siglos; el divino triángulo celeste es el Alfa y Omega de todo el universo expansivo pensante; pues este divino triángulo es divino producto individual del divino coloquio amoroso solar de los soles Alfa y Omega de tercera categoría galáctica de magnetismo amarillo pálido; sí hijo divino; así es y así será por los siglos de los siglos; divina zona amarilla; simboliza el divino libre albedrío solar; pues él representa la divina voluntad galáctica, de hacer cumplir la divina promesa que toda criaturita hace, antes de entrar en un cuerpo carnal; pues todo pensar vá madurando progresivamente al compás de grado del calor solar; calor divino que jamás se apagará; pues los divinos soles, se transmiten sus divinos mandatos de sol a sol; sí hijo divino; así es y así será por los siglos de los siglos; además esta divina zona representa la infinita intelectualidad que se desprende de todos los soles; que en su infinito conjunto representan la Santísima Trinidad; sí hijito; así es y así será por los siglos de los siglos; ahora hijo divino te dictaré la divina ecuación que te explicará el divino orígen del alfabeto celeste: divino gérmen solar = una divina vibración solar = un divino ruído celeste = una divina pausa pensante = un divino querubín solar con pensamiento y expresión propias = una divina melodía celeste = un divino serafín pensante = un divino corderito de libre expresión = un divino ángel de color blanco = un divino trino melodioso = un divino aire azulado = un divino querubín celeste con divina herencia solar = un hijo galáctico ó divina semilla de los divinos Soles Alfa y Omega = un divino gérmen de infinitas y futuras galáxias = un futuro espíritu modulante de ruídos = un divino ángel de infinitos sonidos = un divino Trino en divina ascendencia espíritual = una divina y libre elección de divino destino planetario = un divino orador celeste = un divino arcángel de luz musical = un divino haz de colores musicales = una divina armonía celeste con divina herencia solar; la divina vibración ó ruído celeste, es divina causa de un progreso anterior, verificado en los lejanos soles; de donde salieron los soles Alfa y Omega; pues la divina herencia es transmitida de padre á hijo por divinos conductos que repercuten tanto en el mundo material, como en el mundo celeste; el divino Arco Iris es una divina causa por la que llueve; pues los divinos querubínes de las lluvias, entonan divinas melodías, durante las mismas; y su divino entusiasmo llega a un grado tal, que el divino ruído acuático, se materializa ó bién se encarna en una de las tantas é infinitas transformaciones a que está destinado; según sus propias acciones y determinaciones; pues cuando se es un divino gérmen solar en divina escala Alfa ó escala principiante, trae en sí mismo sus propias futuras encarnaciones; las que son consecutivas, a sus propias acciones en cada divina encarnación; esto significa que tu divino Padre Jehova, sabe el divino destino de cada criaturita en particular; aún muchísimo antes de que surgiera a la vida, me refiero hijito no sólo a la vida humana ó divina vida de monitos; sinó que a las infinitas vidas que están en las lejanas galáxias; y que exsisten de mucho antes que yo dijera una vez más, hágase la luz y la luz fué hecha; pues mis divinas creaciones, dan lugar a infinitas más; pues el divino mecanismo del universo expansivo pensante, se transmite mis divinas leyes, en divino avance progresivo é infinito; sí hijo divino; así es y así será por los siglos de los siglos; la divina Corte Celestial controla los infinitos ruidos de todos los mundos; pues siendo los divinos ruidos seres divinos é inteligentes, detrás de ellos se ocultan una divina determinación; que descansa en una divina intención; es por eso que en todo el universo expansivo pensante, está la divina justicia de la Santísima Trinidad; sí hijo divino; así es y así será por los siglos de los siglos; sí hijito esta divina ecuación es infinita; pues todo el universo expansivo pensante, forma una sola divina familia; que se puede expresar en las divinas y siguientes palabras: El divino universo expansivo pensante representa la infinita unidad entre Padre é hijo; pues el divino Padre es el todo sobre el todo; pues escrito está que el Señor está en todas partes; lo que se sabrá ahora, es como actúa el divino Padre Eterno en su propia y divina creación; pues nada absolutamente nada, se ha creado sin su divino permiso; los padres solares son los divinos ministros del Señor; pues sin ellos, no habría justicia divina; pues todos seremos también brillantes soles; pues nadie se queda sin su divina añadidura según el grado de divino esfuerzo intelectual, por comprender al Señor; sí hijo divino; así es y así será por los siglos de los siglos; esto significa hijo divino, que todos los terrestres, deben estudiar las divinas enseñanzas del gran Consolador divino, representado por las divinas Ciencias Celestes; pues ésta representa la última y divina oportunidad de ser salvo; pues sólo por la infinita intelectualidad se comprende; por algo está escrito: Por el fruto se conoce el árbol; sí hijo amoroso; así es y así será por los siglos de los siglos; esto significa que estallará una divina guerra filosófica entre Oriente y Occidente; pues escrito está, que todos viajarán a la bendita India a buscar su propia eternidad física; pues allí se llevará a efecto el año 2001, la divina resurrección de toda carne; pues el divino año 2001, se cumple la trillonésima vuelta de la corona solar Omega; esto significa el fín de un vergonzoso sistema de vida; que es la explotación del hombre por el hombre; y que no es árbol plantado por tu divino Padre Eterno y de raíz será arrancado; sí hijo divino; así es y así será por los siglos de los siglos; pues has de saber hijo divino, que mis divinas y Sagradas Escrituras, fueron falseadas por la maldita secta vaticana; pues más pudo su maldita ambición, que el amor por mis divinos hijos; sí hijo divino; así es y así será por los siglos de los siglos; pues escrito está que una gran ramera se asentaría en mi divino rebaño; y esa maldita ramera es la maldita secta vaticana; sí hijo divino; así es y así será por los siglos de los siglos; pues por algo, yo tu divino Padre Jehova te inspiré divinamente por dulce telepatía hace unos instantes celestes; cuando encarnastes como Jesús de Nazareth y te hice decir: Sobre esta roca construiré mi iglesia; sí hijo divino; yo, tu divino Padre Jehova, adelantándome al tiempo y el espacio, profeticé el maldito nacimiento de la gran ramera; que ha explotado mis divinas leyes, como jamás se ha visto en planeta alguno; y al decir roca, me referí a la maldita roca del egoísmo humano; que esta maldita secta representa; pues jamás ha permitido que mis mensajeros celestes le guíen y le hagan ver sus yerros é injusticias que ha cometido y aún comete en mi santo nombre; pues a todos, los ha mandado a las hogueras en el pasado terrestre y los persigue en la actualidad; sí hijo divino; así es y así será por los siglos de los siglos; todos estos demonios encarnados maldecirán mil veces haberlo hecho; pues lágrimas de sangre llorarán; pues nadie se juega con mis divinas leyes, sin recibir mi divino castigo; pues el que la hace la paga; por algo escrito está: Ojo por ojo y diente por diente; sí hijo divino; así es y así será por los siglos de los siglos; sí hijito; veo que estás divinamente impaciente por empezar el divino vocabulario celeste; lo haremos en la próxima instrucción celeste; por el momento dibuja hijo divino.-

ALFA Y OMEGA