ORÍGEN DE LOS SUEÑOS; LOS SUEÑOS SON PEDIDOS HECHOS POR EL ESPÍRITU; EL SUEÑO ES EL RECORRIDO DE LAS IDEAS VIVIENTES POR ESPACIOS, TIEMPOS Y FILOSOFÍAS, QUE VIVIÓ EN OTRAS EXSISTENCIAS; TODO SUEÑO ES PROFÉTICO PORQUE LO PASADO, MIRABA EL FUTURO; SUS PROFECÍAS SON PARA TODO PRESENTE QUE SE VIVE Y SE ESTÁ POR VIVIR.-

Sí hijito; los sueños son ideas en libre albedrío; el sueño es la experiencia de toda idea que vuelve a recorrer, lo que recorría antes de que el espíritu se uniera a un cuerpo de carne; antes de la unión con la carne, el espíritu recorría espacios, dimensiones, soles, galaxias, cosmos, mundos; al unirse a un cuerpo de carne, el espíritu se encerró en un presente; este presente le trajo consigo al espíritu, obligaciones para con las leyes físicas de la carne; el espíritu pidió un libre albedrío, que incluía el recorrer lo que ya había recorrido estando libre; todo sueño equivale a un tercio de un total de un conocimiento espíritual; un conocimiento espíritual equivale a la vez, a un tercio de intuición formada en el presente; es decir que todo sueño, tiene una cualidad y calidad, que equivale a un tercio de profundidad en el pasado; este tercio es lo profético; los dos restantes tercios de un sueño, corresponde a las influencias a que está sometido el espíritu, en su vida presente; hay sueños que nó coinciden con las experiencias del presente que vive el espíritu; esto se debe a que ciertos espíritus tienen marcada influencia, de experiencias ocurridas en otras exsistencias; que dejaron huellas más profundas en su pensar; cuando se sueña, el espíritu se inclina a la tendencia en que se encuentra mejor; las pesadillas son deudas en la respectiva psicología, que pidió conocer el espíritu; la pesadilla es de las tinieblas; y toda tiniebla somete a la vez, sus leyes, a que sean probadas en un mundo de la luz; luz y tinieblas son vivientes; ambas piden al Creador, que sus leyes sean probadas; tales pruebas ocurren cuando los espíritus piden unirse a la materia; y la materia pide unirse a un espíritu; todo sueño se comprende, cuando el espíritu sabe como se hizo su propio espíritu; porque todas las cosas salieron de una misma ley; de un solo Dios nomás; los sueños tienen explicación física y espíritual; porque el espíritu también está formado de carne; carne y espíritu, constituyen la criatura que produce sueños; todo sueño representa lo sucedido en otro punto del universo; otros lugares; otras vidas; porque todo espíritu nace de nuevo, en número infinito; toda la experiencia de un pasado, trata de expresarse cuando el cuerpo físico está en reposo; en ese instante el espíritu está al acecho, para recorrer lo que ya había recorrido en lejanos puntos del universo; el soñar es una forma parecida a cuando llega la transformación llamada muerte; muchas experiencias que fueron soñadas en la vida, las vuelve a encontrar el espíritu, en la muerte; porque todo espíritu retorna a su punto de orígen, por el mismo camino ó dimensión que empleó al nacer en un cuerpo; lo hace por el cordón solar; los cordones solares humanos, están unidos a los soles Alfa y Omega de la galaxia Trino; concepto galáctico del cual nació el término Trinidad; la Trinidad alude el lugar ó punto del universo, en que la criatura fué formada; la Trinidad como conocimiento en el orígen de cada espíritu, hace su entrada al mundo, por la revelación; lo que antes poco ó nada se sabía, ahora se sabrá; el sueño es la vida normal del espíritu; hasta el instante en que pide conocer una vida en algún lejano planeta; es una interrupción momentánea en la vida del espíritu; terminado el tiempo de vida planetaria, el espíritu retorna al sueño viviente; retorna a la eternidad, la que había dejado por un instante; se llama instante al tiempo que dura una vida humana; las vidas miradas desde el punto de vista del espíritu, son sólo instantes; porque vive para siempre una sensación que nó conoce límite alguno; todo sueño es producto de dos preocupaciones en la criatura; la influencia viviente de la carne, que reclama el cumplimiento de sus leyes físicas; y la influencia del espíritu, a que se cumplan sus deseos; ambos, carne y espíritu lo reclaman al libre albedrío de la criatura; el sueño siendo sin límites en el espacio, también está unido por un cordón solar; está unido a cada virtud del espíritu y a cada molécula de la carne; si este cordón expansivo se cortara, se produciría la muerte de la criatura; por la partida del espíritu; esto a ocurrido en ciertos seres; que pidieron al Padre conocer tal experiencia; porque la desconocían; muchos pedidos hechos por los espíritus, no son del agrado del Padre; más, los espíritus insisten en conocer tal ó cual experiencia; todo lo concede el Padre; todo sueño tiene su razón de ser; porque el azar nó exsiste ni la suerte tampoco; todo es ley ante el Padre; todo sueño es inseparable de los acontecimientos que le toca vivir a una criatura, porque cada suceso ó acontecimiento humano, también están unidos por cordones solares; de Verdad os digo, que los cordones solares lo invaden todo; las líneas Alfa están en todas las ideas, virtudes, fibras y moléculas; este conocimiento explica infinitos fenómenos hasta ahora inexplicables; todo sueño se vuelve realidad en el tiempo; muchas veces ocurre en la misma vida presente; otras, en otras exsistencias; porque la cualidad y la calidad en un sueño, es diferente a la cualidad y calidad, de un suceso material; y ocurre que los espíritus piden al Padre, conocer en la vida del lejano planeta al que van, una experiencia que conocieron como sueño; por lo tanto, muchas exsistencias nacen de un futuro hecho presente en un pasado; todo sueño forma fuera de la Tierra, sus propios reinos; porque todo lo imaginado es tan expansivo, como el universo material mismo; pues la imaginación y los planetas, salieron de un mismo punto del universo; de una misma ley; de un sólo Dios nomás; todo sueño vive una ley que dá lugar, a muchas inteligencias invisibles; estás inteligencias son los divinos querubínes; en las escrituras del Padre están; más, ahora se explica su ley; los Querubínes son las inteligencias que mandan a las moléculas; por ellos se mueven los vientos, los océanos, los movimientos de Tierra; todo movimiento en la naturaleza de los planetas, es hecho por la acción de los querubínes; por cada elemento y por cada virtud, exsiste una jerarquía de querubínes; el Querubín es el alfa y la omega de la creación; por los divinos querubínes actuaba el Hijo Primogénito; era un mandato mental; de verdad os digo, que pronto veréis de nuevo los prodigios de un hijo solar; pronto veréis lo que es el poder venido del Reino de los Cielos; tal como lo vieron las generaciones del mundo antiguo; de verdad os digo, que se acerca el momento del llorar y crujir de dientes de todo tirano y violador de la ley del Padre.-



Sí hijito; es así tal como lo ves a diario; todo sueño es observación hecha por el espíritu; el espíritu observa sin ocupar al cuerpo de carne; prescinde de las leyes físicas; así como todo espíritu sueña y observa escenas de lejanos mundos, así también la Tierra es observada desde otros mundos; por criaturas que también sueñan; lo de arriba es igual a lo de abajo; y no sóis sólo observados por el sueño; también sóis observados por poderosos instrumentos; tal como los tenéis en la Tierra; el sueño esta constituído por leyes que irradian magnetismo expansivo; todo sueño lo hace a la velocidad del pensamiento; todo sueño en su velocidad mental, está sujeto a su Trinidad hecha presente; todo sueño está subordinado al destino de cada molécula de la carne; todo sueño hace alianzas en el espacio; el universo de lo instantáneo le sale a su encuentro; todo sueño es un microscópico universo de colores; que posee espacio, tiempo y filosofía; el que un espíritu sueñe, constituye alianza con los querubínes del sueño; todo sueño está escrito en el Reino de los Cielos; tal como están escritas todas las escenas de la vida; todo sueño genera otros sueños y éstos a otros; porque son expansivos como el universo mismo; tal como las ideas físicas que generáis a diario, que dan lugar a colosales planetas en la eternidad del tiempo; todo sueño es pedido al Padre por los espíritus; tal como es pedida la vida con todas sus escenas; todo sueño viaja por el espacio junto con las ideas físicas que se generan en la vida; los platillos voladores recogen ideas y sueños; he aquí una divina misión, ignorada por el conocimiento de este mundo; los platillos voladores tienen infinitos nombres; porque son infinitas las humanidades que los observan; el Padre Jehova en su divino libre albedrío, les llama naves plateadas; porque poseen un metal brillante; los tripulantes de los platillos voladores, saben todo de vosotros; pues ellos os trajeron a la vida universal; cuando la Tierra era una microscópica chispita salida de los soles Alfa y Omega; todo planeta salió de una invisible idea; principio magnético espíritual; que no cesará jamás de expandirse; sólo exsiste un solo universo; el universo expansivo pensante; y dentro de este universo, están todos los que las mentes pueden imaginar; la causa del universo, es la misma causa del sueño; porque todo sueño se vuelve realidad en otras dimensiones; se vuelve universo; todo sueño constituye una herencia, que con el correr del tiempo, espera el regreso del padre que le creó; la mente que le generó; porque nadie es desheredado; todos tienen un principio; y el sueño expansivo lo tiene en quien lo soñó; muchos nó creen en sus sueños; de verdad os digo, que quien no creyó, nó entra al Reino de los Cielos; porque todo exsiste en el Padre; la nó creencia nó debería exsistir en este mundo; porque ¿no se os enseñó que vuestro Dios es infinito? quien no creyó ni en sus propios sueños, nadie creerá en él, fuera de la Tierra; las leyes vivientes de la luz, le abandonarán; porque fuera de la Tierra, todo es mental; todo es telepático; y a donde vaya el espíritu, le leerán la mente; los sueños que son negados, se quejan al Padre; acusan al espíritu, de despreciadores; porque los niegan, habiendo una divina alianza entre sueño y espíritu; que fué escrita en el Reino de los Cielos; he aquí un llorar y crujir de dientes, en los que despreciaron su herencia; es más fácil que entren al Reino de los Cielos, los que trataron con respeto sus sueños; a que puedan entrar los que nó creyeron y hasta se burlaron de ellos; materia y espíritu exigen igual respeto delante del Padre; todo sueño son a la vez escenas que constituyen el principio de nuevas causas; los querubínes del sueño, han esperado por tiempos inmemoriales, la materialización de un sueño; tal como un mundo a esperado por siglos, la llegada de un profeta; lo de arriba es igual a lo de abajo; en todo sueño ocurre lo que ocurre en todo planeta; ajetreo, movimiento de muchedumbres; y todo está influenciado por la individualidad del que soñó; su filosofía, psicología, cualidad y calidad de sus acciones; de verdad os digo, que es frecuente en el universo, que espíritus pidan al Padre, nacer de nuevo en un planeta, que tuvo por principio, un sueño vivido por el mismo espíritu, en un mundo del pasado; he aquí una ley llamada en Ciencia Celeste, el retorno de un Padre Solar; porque la mente que generó el sueño, es como un gigantesco sol para los divinos querubínes del microcosmo; porque el todo sobre el todo, está constituído por dimensiones que son invisibles a los ojos de las mismas criaturas; toda dimensión es jerárquica; es decir que de una surgen en sucesión infinita, otras; la sucesión nó tiene límites; no cesa jamás de expandirse; hasta llegar a constituírse en macrocosmo; todo sueño nace saliendo de la misma ley de la que salió el realizador del sueño; y todo sueño constituye una reencarnación; porque salió de espíritu y carne; he aquí que todo lo que sale de vosotros, es de la misma escencia de vosotros; aunque presente cualidades diferentes; todo microbio generado por vuestro cuerpo, tiene vuestras características; he aquí que si todo espíritu que violó la ley del Padre, la influencia de la violación, también recae hasta en sus microbios; he aquí la causa del porqué se os inculcó el cultivar el bién en la vida; si cultivásteis el bién, todo lo que a salido de vuestro cuerpo y espíritu, os defiende delante del Padre; pide premios para vosotros; porque los hicísteis avanzar también hacia el Padre; si cultivásteis el mal, todo lo microscópico que salió de vosotros, os acusa delante del Padre; porque la influencia del pecado y la condena, recae también en ellos; así como el espíritu se provoca su tragedia, así también se la provoca a su herencia; todo es expansivo en el universo; de toda cualidad y calidad propia de cada idea generada, sale una eternidad que conserva las características; y es así que cada microbio en su desarrollo por el cosmos, habla de una historia de un padre, que habiendo pecado, le transmitió el pecado; he aquí una réplica microscópica, de lo que hicieron Adán y Eva con su futura herencia terrenal; en cada individualidad como en cada microbio salido de vosotros, el libre albedrío del espíritu, repite las inclinaciones que tuvieron Adán y Eva; de verdad os digo, que no hay idea humana, que no tenga la influencia de sus primeros padres; es así que todos aquéllos que habiendo visto los Rollos de la Revelación y nada hicieron en el primer segundo del tiempo transcurrido, nó entrarán al Reino de los Cielos; el Padre Jehova les recuerda a estas criaturas, que la promesa que ellas hicieron al Padre, fué dar a conocer a los demás, la Revelación, por sobre todas las cosas; el término: Por sobre todas las cosas, significa Por sobre todo tiempo de atraso; porque lo del Padre, está primero entre todos los primeros; El está primero que el primer segundo transcurrido; desde el mismo instante en que los ojos vieron las escrituras de la Revelación; todos los que vieron los Rollos del Cordero y callaron, deberán sumar todos los segundos transcurridos en que duró el tiempo de la indiferencia; hasta el mismo instante del arrepentimiento; lo del Padre jamás debió ser postergado; esta postergación aunque haya sido de un segundo, repercute en las virtudes, microbios, sueños, moléculas é ideas; y se quejarán llorando delante del Padre; porque poseen sentimientos, cuya cualidad y calidad son iguales al espíritu que los generó.-

ALFA Y OMEGA