LOS QUE POR SU EXTRAÑA Y POCA FÉ, ATRASARON LA VERDAD PARA EL MUNDO, NO ENTRARÁN AL REINO DE LOS CIELOS; BASTA QUE SE ESCUCHE LA PALABRA DIOS, PARA QUE LA CRIATURA SE CONVIERTA EN EL MÁS GRANDE INVESTIGADOR, POR SOBRE TODOS LOS INTERESES DEL MUNDO.-

Sí hijito; la prueba espíritual más grande que se puede pedir al Padre, es ser el primero en recibir las nuevas del Padre, en el mundo en que se está; los que vieron primero los Rollos del Cordero, son los que pidieron al Padre, tal prueba; sé hijito que en tu libre albedrío humano, nó mostrarías nada, a los que tienen una extraña fé; a los que sólo creen en el poder del oro; a los ilusionados de la vida material; a los que no creen por ilustración de las escrituras del Padre; más, lo hicístes por complacer el divino libre albedrío del Padre Jehova; porque la verdadera fé en el Padre, anula el propio libre albedrío; porque lo creó el Padre; todos los que vieron los rollos y callaron, nó entrarán al Reino de los Cielos; porque hicieron lo opuesto a lo prometido en el Reino; ellos prometieron al Eterno, ser los primeros en divulgar la divina Revelación por sobre todas las cosas; prometieron cumplir el contenido de la parábola que dice: El que tenga boca que hable; el que tenga ojos que vea; el que tenga oídos que oiga; ellos nada hicieron; simplemente miraron la Revelación, como una novedad más, en sus rutinarias vidas; sé hijito que les dijistes, que tu telepatía es permanente; que escribirías toda tu vida; más, los ciegos no cayeron en la cuenta; no profundizaron las consecuencias de tal sublime Revelación; si hubiesen sido más profundos y más investigadores en las cosas de Dios, habrían llegado a la natural conclusión, de que de ello nacería una nueva doctrina; de verdad os digo, ciegos de la verdadera espíritualidad, que despreciásteis vuestra entrada al Reino de los Cielos; ningún incrédulo de los mundos, le es permitido entrar al Reino; de verdad os digo, que por cada segundo transcurrido que duró vuestro silencio, tendréis que pagarlo; un segundo de silencioso egoísmo, equivale a cumplir una exsistencia fuera del Reino de los Cielos; desde el primer instante en que vuestros ojos se posaron en los Rollos del Cordero; hasta el mismo instante de vuestro arrepentimiento; si no os arrepentís toda la vida, los segundos se suman igual; he aquí el llorar y crujir de dientes, de los que pidieron ser los primeros en este mundo; más os valdría nó haberlo pedido; porque no estaríais en tela de juicio público; porque lo que es de Dios, universal es; la Revelación que despreciásteis, se extenderá por toda la Tierra; será traducida a todos los idiomas del mundo; y nó habrá intérprete que no participe en ello; porque por cada letra traducida, es un puntito de luz que se ganan; el Padre premia lo más microscópico como castiga también lo más microscópico; el mínimo esfuerzo mental es premiado ó castigado según su intención; sé hijito que estás pensando en los llamados religiosos; así es divino Padre Jehova; por tu gracia divina los estoy recordando; ¡nunca he encontrado en esta vida, tanta dureza é incredulidad, que la que hallé en sus corazones! ¡más sensibilidad tiene una roca! así es hijito; la roca está en su ley; es por ese egoísmo mental, es que el Padre Jehova les llamó rocas en sus escrituras; sobre esta roca construiré mi iglesia; quise decir al mundo por intermedio del Hijo Primogénito: Sobre estos egoístas, probaré sus propias creencias; porque todo espíritu es probado en la vida; las leyes del Padre son iguales para todos los seres pensantes; muchos demonios de la secta vaticana, creen que el término roca, es eternidad de la llamada iglesia católica; profundo error; roca simboliza en el Reino de los Cielos, dureza espíritual; egoísmo mental; no hay roca que no se vuelva polvo; lo que significa que toda llamada iglesia pasa al polvo del olvido; las iglesias inventadas por los hombres, también fueron probadas; pertenecen al mundo de la prueba; al mundo materialista; al mundo que se vá; en el nuevo mundo nó habrán iglesias; porque habrá desaparecido el comercio de la fé; nada del interés material, exsistirá en el nuevo mundo; de verdad os digo, que el Padre nó dejó religiones para este mundo; el Padre dejó un evangelio; las llamadas religiones, fueron inventadas por el libre albedrío de los hombres; en un imperfecto intento por interpretar el libre albedrío del Padre; libre albedrío expresado en las Escrituras y Mandamientos; en este intento fallaron los hombres; porque los religiosos sirvieron a dos señores; sirvieron al oro, representado en el sistema de vida capitalista y sirvieron al Dios viviente; ¿por qué sirvieron al oro y sus creadores? ¿no sabían acaso que ningún llamado rico entraría al Reino de los Cielos? ¿no se dieron cuenta de la desigualdad é injusticia de este extraño sistema de vida? he aquí las preguntas que se harán los investigadores é historiadores del futuro; de verdad os digo, que todo religioso será llamado ciego, guía de ciegos; porque por causa de ellos, ninguna criatura del mundo de la prueba, entrará al Reino de los Cielos; es más fácil que entre al Reino de los Cielos, uno que ni oyó hablar de religión, a uno que lo oyó; lo más mínimo de lo desconocido en el Reino de los Cielos, es suficiente para no entrar en él; ningún espíritu dividido en sus conceptos mentales, entrará al Reino de los Cielos; los religiosos dividieron al mundo en muchas creencias, habiendo un sólo Dios nomás; sólo satanás divide y se divide así mismo; para luchar contra la igualdad enseñada por el Padre.-



Sí hijito; las ideas nacen por toda eternidad; en el dibujo celeste se enseña que toda idea fué concebida antes de venir a la vida; porque teniendo el espíritu un principio de partida, las ideas también lo tienen; nadie es menos ante el Padre; en el Reino de los Cielos reina la igualdad en un grado tal, que escapa al conocimiento humano; la igualdad enseñada por el Padre, se llama comunismo celestial; he aquí que todo pensamiento humano que en su propio pensar, no comunicó sus sentimientos, nó entrará al Reino de los Cielos; la más microscópica imitación al Padre, es premiada en el Reino de los Cielos; y la más microscópica violación a su divina ley, aleja a la criatura del Reino; de verdad os digo, que todos vosotros prometísteis al Padre, imitarlo hasta en lo más microscópico, en el lejano planeta llamado Tierra; en la presencia del Padre todo se promete; más, no todas las promesas hechas al Padre, se cumplen; sobre todo cuando el espíritu pide probar una forma de vida, que incluye el olvido del pasado; y cuando ciertos espíritus venidos de las tinieblas, piden al Padre conocer un mundo de la luz; he aquí la maldad humana; he aquí el extraño libre albedrío de ciertos espíritus; que piensan con egoísmo; que sólo piensan para sí mismos; los espíritus de la maldad, prometieron al Padre, vencer en la vida, su propia tendencia al mal; pidieron una oportunidad al Padre; porque en cualquier instante dado en la eternidad del espíritu, este se decide a probar filosofía de vida; porque libre albedrío tiene; siempre lo a tenido; entre el libre albedrío reinante fuera de la Tierra, y el libre albedrío de los que están momentáneamente en la Tierra, hay un abismo de diferencia; en la Tierra en que estáis, estáis obligados por el capricho de unos pocos; que sólo ven el poder del oro y la fuerza representada en las malditas fuerzas armadas; ven el único camino para la perfección; ¡craso error! ni el oro ni la fuerza, conducen al Reino del Padre; porque son contrarios a los divinos sentimientos del Padre; los que así pensaron en la vida, no entrarán al Reino de los Cielos; ese modo de pensar, no salió del Cielo; salió de una demoníaca influencia de los espíritus de las tinieblas; de los mismos que pidieron al Padre, conocer una clase de vida, perteneciente a un mundo de la luz; porque nada es imposible para el Padre; todo Padre procura que todo hijo descarriado vea la luz; los espíritus que piden nacer de nuevo en lejanos planetas, vienen de todo el infinito; de infinitos puntos del cosmos; porque a los llamados del Padre, acuden en cantidad tal, que jamás nunca se les a conocido número alguno; ciertamente que el número tal como lo concebís vosotros, nó cuenta en el Padre; siendo él el creador de todo número y todo cálculo imaginado; lo del Padre se mide por infinito; más, vosotros nada sabéis lo que es el infinito; porque sóis recientes en la vida universal; de verdad os digo, que todo aquél que no comprendiendo lo que era el infinito, se lo negó al Padre, nó entrará al Reino de los Cielos; es más fácil que entre al Reino, uno que no conoció jamás al Padre, a que entre uno que habiendo oído hablar de él, le negó sus atributos; así es la prueba de la vida; por algo se está en un mundo; por algo se disfruta de una vida; de verdad os digo, que el juicio que se inicia para vosotros, es un juicio a vuestro propio sistema de vida; a vuestros sentimientos y costumbres; a todo lo que sóis; en carne y espíritu; porque todo lo creó un mismo Padre; y toda ley está subordinada a él; de verdad os digo, que al extenderse por la Tierra, la Doctrina del Cordero de Dios, el mundo se dividirá; Oriente contra Occidente; más, nó será guerra de matanza; será una rivalidad intelectual; porque la roca del egoísmo humano, será probada una vez más; hasta el último instante de los divinos acontecimientos, seréis probados; porque así está escrito en el Reino de los Cielos; la vida en que estáis, será sacudida por leyes desconocidas hasta ahora; y vuestro espíritu despertará como se despierta de un sueño; de verdad os digo, que empieza el parto que dará lugar a un nuevo mundo; lo que significa la más grande Revolución de este mundo; porque todo lo que sale del Padre, es colosal; afecta a infinitos mundos; que jamás podrán ser contados; he aquí que en medio de esta revolución mundial, irá cayendo el mundo de la prueba; el mundo que ignoró por un momento, su propio orígen; y al venir lo que tenía que venir, se inicia el juicio universal; ciertamente que este mundo, sólo se siente estremecido, cuando vé una fuerza superior a su propia ciencia; es lo que está por ocurrir; y la sorpresa más grande, se apoderará de todo espíritu humano; una sorpresa semejante a la sorpresa que causa un ladrón de noche; todo lo escrito en las escrituras del Padre, se cumplirá en el mundo mismo; en los individuos, carácter, espíritu, naciones; porque nada es imposible para el que lo creó todo; ciertamente que cada parábola, cada letra, cada expresión salida del Padre, es profética; encierra hechos y acontecimientos que se cumplen a través de los siglos; porque habiendo el Padre creado todo, creó también el futuro de las cosas; creó los hechos, antes que los hechos mismos se materialicen; antes que los mundos nazcan, el Padre sabe los que van a nacer; sabe sus futuras historias, sus futuras ciencias, sus futuros destinos; he aquí que todo lo que os viene, ya lo sabe el enviado del Padre; porque todo poder le será dado; empezando por la telepatía universal; la telepatía entre Trinidad Padre y Trinidad hijo; la misma del pasado; porque los enviados del Padre, nó actúan sin control; tal como vosotros, que pedísteis un control de vuestros sentimientos; para desarrollarlo en la vida; la diferencia de este control entre vosotros y el enviado del Padre, marca un abismo; para que vosotros, criaturas humanas, tengáis la divina telepatía universal, tendréis que nacer de nuevo, en un número tal de veces, como los granos de arena, que contienen los desiertos del mundo; exsiste la jerarquía del conocimiento viviente; he aquí una verdad que os fué enseñada como la Sal de la Vida; el fruto que queda después que se a cumplido una exsistencia; la suma de todos los frutos, crea la jerarquía solar; porque todo fruto mental, toda idea generada por ésta, brilla como un microscópico sol; que al seguir naciendo en la eternidad, llega a constituirse en un sol primogénito; es por ello que os fué dicho: Y llegará la verdad, brillante como un sol de sabiduría; he aquí el divino complemento telepático, de una parábola que fué escrita, hace ya muchos siglos; para probaros el grado de investigación en la prueba de la vida.-

ALFA Y OMEGA