LO QUE SUCEDIÓ EN EL MICROSCÓPICO PARAÍSO DE ADÁN Y EVA; LA SERPIENTE FARAÓNICA ES LA MISMA SERPIENTE QUE LOS TENTÓ A DESOBEDECER AL PADRE JEHOVA.-

Sí Hijito; así es, tal como lo sabías, desde niño; la serpiente faraónica, es la misma serpiente que indujo a Eva, a desobedecer al Padre Jehova; porque la serpiente sabía, que desobedeciendo tan sólo un microscópico tiempo al Padre, nó se vuelve a entrar al Reino de los Cielos; hasta pagar fuera del Reino, el microscópico tiempo desobedecido; te diré Hijito, que en el microscópico paraíso de Adán y Eva, todos eran telepáticos la serpiente que los indujo, tenía aprendida la astucia; pues había recibido conocimiento faraónico por telepatía; ¿comprendes ahora Hijito, el por qué tu divino Padre Jehova, maldice a las dinastías faraónicas? sí divino Padre Jehova; lo comprendo por tu divina Luz y Gracia; comprendo que por un instante celestial de desobediencia, se pagan siglos de dolor; Así es Hijito; y la serpiente lo sabía; y es así que todos los elementos del paraíso, pidieron al Padre, nó seguir cumpliendo leyes físicas de paraíso; porque siendo materia y espíritu viviente, nó quisieron en sus libres albedríos de materia, ser acusados de complicidad, ante el Padre; he aquí Hijito, del porqué, la naturaleza terrenal, nó se expresa al espíritu pensante llamado hombre; lo que hace el espíritu, repercute en la materia; si no repercutiera, desvirtuaría el divino mandato que dice: Todos son iguales en derechos, delante de Dios; porque los divinos mandatos del Padre, son para todo lo imaginable; son para la materia y el espíritu; porque a materia y espíritu creó; sí Hijito; así es; tal como lo sabías desde niño; en un paraíso, materia y espíritu conversan; esta maravilla cesó justo en el instante en que Adán y Eva, desobedecieron al Padre Jehova; he aquí que si Adán y Eva, desobedecieron al Padre, sólo un instante, y este mundo que a desobedecido toda una vida, ¿qué de llorar y crujir de dientes, nó le esperará ? He aquí que vosotros, tuvísteis toda una vida, para ver la Luz, y nó la buscásteis; porque os dejásteis influenciar, por una extraña ilusión, salida del extraño poder del oro; Adán y Eva, nó fueron ambiciosos como vosotros; porque nó conocieron la extraña influencia del oro; ellos fueron engañados por astucia; he aquí que Adán y Eva, están más cerca del Reino de los Cielos, que vosotros mismos; porque los instantes, los segundos, son mayores en vosotros, que en vuestros primeros padres; en el Paraíso se vivía el tiempo celeste; este tiempo, nó deja huellas; porque nadie envejece; nó se conoce la muerte en el tiempo celeste; ni hay prueba viviente alguna; la prueba comienza en el mismo instante, en que se viola la ley; porque en el mismo instante, en que Adán y Eva, fueron echados fuera del paraíso, comenzó el drama; comenzó la indiferencia entre los elementos y el espíritu; he aquí que Adán y Eva, cerraron el camino de la felicidad, a todo un mundo; y todo un mundo, en virtud de sus libres albedríos, pidió al Padre, conocer un mundo que había violado su ley; porque ningún espíritu pensante, conocía tal experiencia; más, como el amor en el Reino es infinito, todos proclamásteis ante el Padre, que los ángeles caídos, Adán y Eva, serían vuestros padres terrenales; porque todo caído, tarde ó temprano, se levanta; porque todos sabíais en el Reino, que el Padre siempre triunfa sobre toda tiniebla; he aquí que todo lo imaginable se pide al Padre; y lo imaginado por vosotros en el Reino de los Cielos, lo estáis viviendo en la Tierra; de verdad os digo, que la no explicación de lo sucedido en el Paraíso de Adán y Eva, fué pedido por vosotros mismos; ¿nó se os enseño, que todo espíritu es probado en la vida? vuestra vida es toda de prueba; instante por instante; y la mayoría nó os dáis cuenta de ello; lo sucedido en el paraíso, a intrigado a todas las generaciones de este mundo; los que ya partieron de este mundo, y partieron ignorando los sucesos acaecidos en el paraíso de sus padres terrenales, lo sabieron fuera de la Tierra; porque unos piden conocimiento en la Tierra, y otros, fuera de la Tierra; porque lo de arriba es igual a lo de abajo; hay justicia arriba, y justicia abajo; ¿no se os enseñó que lo de vuestro Dios, es Infinito? infinito, significa que lo del Padre, nó está circunscrito a un sólo mundo; quienes así pensaron, crearon en sus mentes, un microscópico poder de Dios; y quien lo achicó en poder, en la prueba de la vida, nó entrará al Reino de los Cielos; es más fácil que entren al Reino, los que engrandecieron al Padre, en los lejanos mundos; a que puedan entrar, los que le empequeñecieron.-



ALFA Y OMEGA