LA REVELACIÓN DEL PADRE JEHOVA, ES DIFERENTE DE TODA PSICOLOGÍA HUMANA; LO DEL PADRE NO TIENE LÍMITES; ES POR ELLO QUE NINGUNA PSICOLOGÍA HUMANA, PODRÁ JUZJAR AL MUNDO, PORQUE NADIE CREÓ EL MUNDO; LA REVELACIÓN SE EXTENDERÁ POR TODA LA TIERRA; PORQUE TODO LO CREADO PIDIÓ EL JUICIO FINAL; ES MÁS FÁCIL QUE ENTREN AL REINO DE LOS CIELOS, LOS QUE NUNCA OLVIDARON EL JUICIO FINAL, DURANTE LA PRUEBA DE LA VIDA, A QUE PUEDAN ENTRAR, LOS QUE HABIÉNDOLO PEDIDO, LO OLVIDARON.-

Sí hijito; la Revelación tiene un divino autor; tal como los hombres se hacen también, autores de sus propias obras; lo de arriba es igual a lo de abajo; así como cada uno de vosotros, posee libre albedrío humano, así también el Padre, posee divino libre albedrío; la divina Revelación saliendo del Padre, nó tiene límites; y su Ciencia Celeste, lo invadirá todo; he aquí la diferencia entre lo humano, y lo que sale de lo divino; lo divino se conquista con el sudor de frente; porque el divino mandato del Padre Jehova, que dice: Te ganarás el pan con el sudor de tu frente, lo fué, lo es y lo será para todo el universo; lo divino pasó por lo mismo que vosotros, estáis pasando ahora; lo pasó en mundos y universos, que por su infinita antiguidad, ya no se encuentran en el espacio; el divino Padre Jehova, nada dá sin mérito; la perfección sin mérito nó exsiste; y quien cree lograrla sin esfuerzo, nó recibe premio del Padre; la Revelación fué pedida por el autor, tal como todos pedísteis vuestras obras; la Revelación cumple leyes solares; porque el contenido del conocimiento que trae al mundo, no sale de la sabiduría humana; si la Revelación enseñara lo que los hombres ya saben, nó sería Revelación; sería sencillamente una imitación; la Revelación fué pedida por toda la humanidad; porque al pedir conocer, una forma de vida, todo espíritu pensante, pidió su propio juicio; se dice que todo lo imaginable se pide al Padre; y en lo imaginable están también los juicios; he aquí que siendo el juicio final uno sólo, debe serlo a la vez, infinitos juicios; porque lo que hizo una determinada criatura en la prueba de la vida, nó fué igual a lo que hizo la otra; ninguna prueba de vida, es idénticamente igual a otra; hay por lo tanto, un juicio diferente para cada uno; y siendo diferentes los juicios, la ley del punto de donde sale el juicio final, es una misma; la causa original sale de un lugar del universo, en donde reina una misma psicología; la variación del juicio en cada uno, está en el sentir de cada uno, partiendo desde la más microscópica unidad de tiempo; y dentro de esta dimensión microscópica, está la intención clasificada; en su cualidad y calidad; cualidad es la filosofía empleada en la microscópica unidad de tiempo; es la intención que generó el libre albedrío en el instante dado; la calidad es la jerarquía de la filosofía pensada; la jerarquía es como quien conquistó un grado; la jerarquía es la posesión lograda por la virtud que se manifestó en sensación, por el espíritu mismo; la jerarquía constituye universos pensantes con sus propias leyes; la Revelación también constituye universos; la Revelación que este mundo pidió, fué estudiada por vosotros mismos; porque cada uno vió en las televisiones solares, del Reino de los Cielos, su propia futura vida; el que nadie recuerde esta ley celestial, se debe a que también pedísteis el olvido del pasado; toda criatura humana, pidió conocer el olvido del pasado, como experiencia; porque nadie de este mundo, conocía el olvido de un pasado; todo lo que no se conoce se pide al Padre; y la nó revelación también fué pedida por vosotros; la nó revelación, es el tiempo de espera de la Revelación misma; es la prueba de la espera; porque todo espíritu es probado por el Padre; la espera constituyó todo un mundo de opiniones é ideas; opiniones e ideas con respecto a lo que se dijo en la espera, son también juzjados por el Padre; ideas por ideas; opiniones por opiniones; instante por instante; la Revelación fué para vosotros, un futuro de esperanzas; y quien alimentó la esperanza en la prueba de la vida, conocerá el fruto de la esperanza; el fruto nace de vosotros mismos; la Revelación fué pedida por vosotros, para ser interpretada por vosotros mismos; porque nó conocíais como era esta experiencia; vuestro deber debió haber sido, interpretar lo que estaba por venir, en vuestra propia individualidad; porque el que no se preocupó de su futuro, nó tendrá futuro; es más fácil que tenga futuro, uno que se preocupó tan sólo un segundo de su destino, a uno que no se preocupó nada; es por esto que fué escrito: No sólo de pan vive el hombre; no sólo de sus preocupaciones materiales; porque sóis carne y espíritu; sóis dos leyes vivientes; el que sólo perfeccionó lo de la carne, no tiene premio del espíritu; el que perfeccionó sólo lo de la carne pensando sólo en hacerlo en lo espíritual, nó tendrá premio de leyes físicas; porque debísteis ser igualitarios en vosotros mismos; debísteis imitar lo del Padre, en vosotros mismos, por sobre todas las cosas; debísteis haber dado oportunidades por igual, a espíritu y materia; quien imita al Padre, aunque sea en forma microscópica, es infinitamente premiado por el Padre; si cultivásteis la igualdad comenzando por vosotros mismos, igualdad encontraréis en el Reino de los Cielos; de verdad os digo, que el demonio hecho extraño sistema de vida, os hizo olvidar del juicio pedido por vosotros mismos; porque todo el contenido de las escrituras, lo pedísteis vosotros; desde la primera hasta la última letra; el oro os entretuvo y os ilusionó; y vuestro drama iba consumándose segundo por segundo; instante por instante; he aquí vuestro llorar y crujir de dientes; porque el juicio final salido del Padre, es segundo por segundo; y aún menos del segundo; el juicio de vosotros es juicio por sobre todas las cosas; este término, vosotros mismo lo pedísteis; nada obligado sale del Padre; el juicio final es un juicio que tiene por cualidad y calidad, lo total en futura carne eterna y espíritu en gloria de viajes cósmicos; el juicio final marca el fin de un extraño sistema de vida; marca el fin de una Tierra y el inicio de otra; el juicio final marca el fin de los que crearon la maldad y la injusticia en este mundo; marca el fin de los que crearon el libertinaje; el juicio final pone fin a un mundo extraño que salió de la ilusión de un metal llamado oro; el juicio final pone fin a una extraña forma de vida; una forma de vida que ninguna criatura humana pidió; el juicio final marca la caída, de los que creyeron que nunca deberían rendir cuenta a nadie; de los que vivieron una extraña psicología, que los hicieron conocer extrañas e inmorales costumbres; porque por cada extraña costumbre, tenéis un infinito puntaje de tinieblas; debéis sumar todos los segundos del tiempo en que fuísteis influenciados por extrañas costumbres; todo lo microscópico y todo lo grande que contenía la extraña forma de vida, se paga delante del Padre; he aquí vuestra psicología frente a vuestras propias violaciones; he aquí que salísteis del Reino de los Cielos, con psicología de lucha contra toda forma de tinieblas; y la tiniebla mayor fué el extraño sistema de vida salido del oro; la misma tiniebla que os hizo vivir las tinieblas menores, llamadas malas costumbres; porque todo lo microscópicamente malo que vuestra mente pueda imaginar; os impedirá entrar al Reino de los Cielos; esto hace que ninguno de vosotros entre al Reino de los Cielos; porque en el término que vosotros mismos pedísteis, se incluye lo más microscópico que vuestra mente sintió y vivió; he aquí que vuestro llorar y crujir de dientes, lo será empezando por la más microscópica violación; he aquí que en vosotros recayó la justicia en la generación; seréis llamados por las criaturas del futuro, como la extraña generación del juicio final; porque sóis extraños en los divinos mandatos del Padre Jehova; todo lo que se hace en los planetas, debe estar escrito en el Reino de los Cielos; lo que vosotros hicísteis y creásteis, nó es del Reino; porque los que crearon vuestro sistema de vida, nó tomaron en cuenta al Padre, por sobre todas las cosas; lo que equivale a decir, por sobre la misma forma de vivir; de verdad os digo, que si vuestros antepasados me hubieran tomado en cuenta, vosotros no habríais conocido la injusticia en este mundo; porque mi divino evangelio os enseña que todos sóis iguales en derechos delante de Dios; y habiendo os enseñado, no lo imitásteis en vuestra forma de vida; nó creásteis la igualdad en vosotros mismos; nó lo hicísteis a imagen y semejanza del Padre; toda imitación a lo del Padre, es infinitamente premiada por el Padre; he aquí el más grande de los libertinajes; del que han salido todos los demás; el libertinaje mayor de este mundo, es el no haber considerado al Padre por sobre todas las cosas; los demonios del oro, os engañaron; en el mayor engaño de este mundo; este engaño se disfrazó de una extraña legalidad, que no tenía causa en la eternidad; era sólo ilusión con influencia mundana; porque la psicología extraña del oro, nó es de la eternidad; porque sus creadores así lo quisieron; quien no toma en cuenta al Padre, se limita así mismo; toda eternidad sale del Padre; de verdad os digo, que del uso que hicísteis de vuestro libre albedrío, es la clase de juicio que recibiréis; de vosotros mismos, sale vuestro cielo; vosotros mismos lo creásteis; porque cada uno se hace su propio cielo; el cielo siempre lo llevásteis dentro de vosotros mismos; más, hay infinitas clases de cielo; como hay infinitas maneras de pensar; y cada pensar posee su propio cielo; porque nadie es desheredado; el cielo del que tanto se oye hablar en este mundo, siempre estuvo en vosotros; porque de un cielo salísteis; un orígen celestial tenéis; el cielo puede estar en cualquier punto del universo; porque todos los cielos hacen un sólo cielo; exsiste la trinidad de los cielos; más, vuestro lugar de orígen, sigue aún en su lugar; son los soles Alfa y Omega; volver a su lugar de orígen, constituye el supremo premio para todo espíritu; el volver a su lugar celestial de orígen, y volver a presenciar los preparativos del nacimiento de otros; he aquí que ninguno de vosotros, volverá a ver su lugar de orígen; por culpa de la extraña influencia salida del oro; por culpa de los llamados religiosos, que se tomaron el libertinaje, de falsear el evangelio del Padre; porque un tercio del divino evangelio os fué ocultado; la roca religiosa siempre ocultó su propia caída; sólo dió a conocer lo que le convenía; he aquí un engaño que muchos sabían; y sabiéndolo, callaron; ninguno de los que sabían, ninguno volverá a entrar al Reino de los Cielos; el mundo los conocerá; la extraña fé llamada religión, todo lo falseó; cayeron en el materialismo y se hicieron comerciantes de la fé; son cómplices de la bestia del oro; a ella sirvieron; a sus reyes coronaron; el juicio que se aproxima, empieza por estos espíritus; que dieron al mundo, una extraña fé que los dividió a todos; no habrá religioso que no tenga su llorar y crujir de dientes; porque el juicio del Padre, es igual para todos; las llamadas religiones, hundieron las esperanzas del mundo, de volver a entrar al Reino de los Cielos; porque de toda religión salió la extraña psicología de dividir el evangelio del Padre; crearon la rivalidad intelectual en el Padre; una inmoralidad entre las inmoralidades; fueron tan atrasados, los extraños religiosos, que han pasado siglos, y nunca unificaron al mundo de la fé; ni jamás lo unificarán; es por culpa de los llamados religiosos, que fué escrito: Sólo satanás divide; y se divide así mismo; porque así como la roca religiosa, se tomó el libertinaje de dividir al mundo de la fé, así también será ella dividida; con la misma vara conque midió a otros, será ella medida; con las mismas escrituras que falseó, será juzjada; porque la Revelación del Padre Jehova, sale del mismo evangelio; nueva psicología extiende el Padre sobre el mundo; psicología que saca de la que ya conoce el mundo; más, no es la repetición de lo mismo; no tiene sentido repetir lo que ya se sabe; de verdad os digo, que el divino juicio del Padre, actúa en este mundo, partiendo de la base, de que os sabéis las escrituras del Padre, por sobre todas las cosas imaginables; porque así se lo prometísteis vosotros mismos; si de vosotros sale verguenza, se debe a que hicísteis cosas opuestas a las prometidas al Padre; y vuestro Padre Jehova, parte de la base, de que os estáis gobernando según su divino evangelio; y nó según el oro; vuestro Padre Jehova, parte de la base, de que estáis viviendo la misma igualdad, que vivísteis en el Reino de los Cielos; vuestro Creador parte de la base, de que nadie os dividió en nada; más, el Padre eterno vé que satanás, volvió a repetir en este mundo, lo que hizo en el Reino de los Cielos; vuestro Creador vé como también vosotros, fuísteis divididos por el demonio; tal como en el Reino, le dividió a sus ángeles; de verdad os digo, que todo dividido nó vuelve a entrar al Reino de los Cielos; ni satanás a vuelto a entrar; ni sus seguidores ni imitadores tampoco entrarán; de verdad os digo, que los mercaderes llamados capitalistas, fueron vuestro satanás; porque os hicieron olvidar, todo lo prometido al Padre; os entretuvieron mientras se escurrían los segundos del tiempo de la vida de prueba; he aquí que el que se decía legal en este mundo, era el mismo demonio; he aquí que el que creó señores del materialismo, era el mismo demonio; he aquí que los que dictaron vuestras extrañas leyes, fueron los imitadores del demonio del oro; he aquí que todo el imperio del oro, era la tragedia para toda una generación; y para todas las que le antecedieron; he aquí que todos los que han pasado por este mundo, fueron divididos; y ninguno de los que han pasado por este mundo, a entrado al Reino de los Cielos; ni ninguno de vosotros entrará; es más fácil que entre al Reino de los Cielos, uno que no conoció la extraña influencia de los capitalistas; he aquí que vuestro demonio fué el mismo que dictó vuestras leyes, en la prueba de la vida; al mismo demonio servísteis; y del mismo demonio sale la transformación; y nó de otro; porque del mal, vuestro Padre saca la luz; de vuestros errores salen los aciertos de la luz; de vuestras violaciones a la ley del Padre, sale vuestro cielo; porque en el juicio del Padre, son juzjados el bién y el mal; las dos experiencias vivientes que pedísteis conocer en la Tierra; porque nó las conocíais; de vuestra ilusión en lo efímero, nace el alejamiento del Reino de los Cielos; de los primeros incrédulos que vieron y nó creyeron en los Rollos del Cordero de Dios, nace el que hayáis perdido la oportunidad, de volver a entrar al Reino de los Cielos; porque estos primeros que despreciaron lo del Padre, representaban a toda la humanidad; porque el extraño libertinaje de no avisar a todo un mundo, nadie lo pidió al Padre; todos estuvieron de acuerdo en el Reino de los Cielos, de que bastaba que lo supiera uno, para que se extendiera por todo el mundo; he aquí que al callar la Revelación, estos egoístas, condenaron con sus extrañas actitudes egoístas, a todo el mundo; porque el desprecio ganó esta prueba planetaria; el drama se consumó en medio del quehacer diario; cumpliéndose la divina parábola que dice: Y llegará la verdad, por sorpresa; como la sorpresa que causa un ladrón de noche; he aquí la caída primera del mundo, que confió en unos egoístas; y nó es la primera vez que ocurre; a ocurrido, ocurre y ocurrirá; porque lo del Padre no tiene ni principio ni fin; infinitos mundos no pueden entrar al Reino de los Cielos; porque los que prometieron recibir sus respectivas Revelaciones, las negaron llegado el instante de hacerlo; toda negación al Padre, constituye drama; porque en el Padre no se conoce el límite en ninguna forma imaginable; el más microscópico acto, constituye en otras dimensiones, colosales universos; es la parte invisible del mundo material; la dimensión que no vé el ojo humano; lo que se siente y nó se vé, constituye cosmos, espacio, filosofía, galáxia, universos, fuera de la Tierra; de verdad os digo, que hasta lo que sentísteis y nó visteis, es juzjado por el Padre; lo invisible en vosotros, fué pedido por vosotros; porque no lo conocíais; la sensación que pidió sentir, cada individualidad, también es juzjada; porque nadie del todo sobre el todo, es menos delante del Padre; todo juicio pedido al Padre, incluye todo lo que se fué en la vida; ese todo, sobrepasa la limitada experiencia, a que estuvo sometida la criatura, durante la prueba de la vida; la inferioridad experimentada por toda criatura, fué pedida por el espíritu; porque no la conocía; más, exsiste una inferioridad extraña; una inferioridad provocada; una inferioridad demoníaca; una extraña inferioridad, que nadie pidió en este mundo; una inferioridad salida de un extraño y desconocido sistema de vida, que nadie pidió conocer; una inferioridad, que salió de un extraño grupo llamado ricos del mundo; una inferioridad ilegal; porque todo llamado rico que hizo sentirse a otro inferior, debe pagar tal extraña reacción, provocada en otro; el mundo de la ilusión efímera, el mundo influenciado por el oro, debe pagar toda extraña psicología, que hizo sentir en otros; porque su propia causa, nó está escrita en el Reino de los Cielos; es por eso que los creadores y sostenedores del extraño sistema de vida, basado en el oro, deben pagar tres cuartas partes, de un total que tiene un pecador; el pecador, producto de un extraño sistema de vida injusto, sólo paga una cuarta parte de sus pecados; porque todo pecador conoció sus caídas, en un extraño sistema de vida, que él nó pidió conocer; he aquí que todo humilde de este mundo, es primero ante el Padre; porque tuvo que soportar una extraña forma de vida; que hizo que la injusticia fuera mayor; de verdad os digo, que todo engrandecido de este extraño mundo salido del oro, tiene un juicio infinitamente más severo, que el más humilde entre los humildes; porque los engrandecidos, los que ocuparon los más altos puestos, fueron más inmorales en la prueba de la vida; fueron más ciegos en la humildad; fueron más rocas en lo espíritual; fueron más escandalosos; se dieron la gran vida, sin importarles que millones de mis hijos, padecían hambre; todo engrandecido, tendrá que devolver, hasta la última molécula de abundancia, que jamás le perteneció; porque pidió como los demás, al Padre, vivir en igualdad en la prueba de la vida; todos los espíritus pensantes, prometieron al Padre Jehova, imitar la igualdad que vieron en el Reino de los Cielos, en los lejanos mundos; he aquí el comunismo de la Tierra; gloriosa y única filosofía del Reino de los Cielos; que fué dicha por el Padre en sus escrituras: Todos son iguales en derechos delante de Dios; he aquí el triunfo de todo humilde; he aquí el triunfo de todo el que fué explotado; he aquí el triunfo de los que imitaron al Padre, con su trabajo; he aquí que se cumple lo profetizado por el Padre; he aquí que la igualdad de las escrituras del Padre, dan lugar a la más grande Revolución que se tenga memoria en este planeta; porque todo lo imaginable lo creó el Padre; he aquí que toda revolución humana, está subordinada a lo salido del Padre; lo del Padre transforma todo el planeta; hace cambiar sistemas de vida; porque al crearlo todo, toda la naturaleza está subordinada a su Creador; he aquí que este mundo temblará ante el divino mandato sobre la naturaleza terrestre; es la gloria y majestad de un sol primogénito; porque todos vosotros pedísteis en vuestro juicio final, conocer la gloria del hijo de Dios; que es la divina gloria del Padre; el mundo extraño llamado capitalismo, estará espantado; porque nunca profundizó la verdadera espíritualidad; he aquí la causa del espanto de la bestia; como jamás nunca se preocupó del juicio final, su espanto radica en la ignorancia; la bestia nunca quiso comprender lo espíritual; porque no le convenía; pues poseía mucho; poseía más de lo que le prometió al Padre poseer; la bestia compuesta por lo más usurero que a producido este mundo, nunca quiso hablar de la gloria del Padre; porque sabía de su papel hipócrita; la bestia se desesperará al ver que su maldito oro, ya nada vale; al ver que el poder sobre la naturaleza, no se compra con el oro; la bestia enloquecerá; el mundo al cambiar de moral, la abandonará; la bestia terminará en un montón de barras de oro, oculto en un lugar de Norteamérica; y la extraña bestia dejará este mundo, sin un asomo de humildad; morirá con su soberbia; la extraña soberbia de la raza blanca; la bestia tratará de usar las armas atómicas contra el Hijo Primogénito; más, nó lo conseguirá; porque hasta los querubínes atómicos, obedecerán al hijo solar; nó habrá molécula que no esté subordinada al hijo de Dios; la bestia terminará quemada en el fuego solar; porque así lo pidieron ellos, en el Reino de los Cielos; la bestia que engañó al mundo por siglos, caerá definitivamente en tres segundos; la caída de la bestia, marca el comienzo de la más grande felicidad conocida en este mundo; una felicidad que jamás pudo dar la bestia; porque la felicidad que la bestia dió al mundo, era una falsa felicidad; era una extraña felicidad, que no contenía eternidad; era una felicidad, salida de una causa efímera; era una felicidad salida del oro; era una felicidad extraña salida de lo efímero; era una felicidad cuya causa había violado la ley del Padre; era una felicidad que encubría el dolor moral; porque fué una extraña felicidad con una extraña condición; la de quitarle a unos, y la de sobrarle a otros; era una extraña felicidad con dosis de infelicidad; era una felicidad nó pedida por nadie en la prueba de la vida; era una felicidad creada con cálculo y astucia; era una felicidad a costillas de montones de cadáveres; era una felicidad en que los humildes del Padre fueron los últimos; era una felicidad que incluía influencia de dolor; era una extraña y desconocida felicidad, salida de espíritus venidos de las tinieblas; era una felicidad sujeta a yugo; era una felicidad en que se compraban los ideales; era una felicidad dada por el uso de la fuerza, a la fuerza; era una felicidad que se pesaba en oro; era una felicidad que se medía con el metro del patrón oro; era una felicidad cuyo precio lo fijaba la extraña bestia; era una felicidad tan extraña e interesada, que ilusionaba a los hijos del Padre, al grado de hacerles olvidar el divino evangelio del Padre; era una felicidad que no daba la felicidad eterna; una extraña felicidad que hacía ignorantes vivientes del conocimiento del Padre; era una extraña felicidad que llevaba en su gérmen oculto, la tragedia del llorar y crujir de dientes; era una extraña felicidad que nadie la pidió en el Reino de los Cielos; era una tiniebla desconocida en los espíritus pensantes; era una bestia venida de lejanas galaxias, que había pedido al Padre Jehova, conocer la luz de un vivir planetario; era una prueba viviente de extraña jerarquía de tinieblas; era una bestia que se arriesgó el todo sobre el todo; era una felicidad cuyo precio era la nó entrada al Reino de los Cielos; era una extraña felicidad que encerraba la tragedia de un planeta; era una extraña felicidad, cuya psicología, será estudiada por las criaturas del futuro, como lo más extraño y desconcertante, salido del género humano; era una extraña felicidad, que será sinónimo de perdición para el nuevo pensar del nuevo mundo; era una extraña felicidad que terminaba en juicio; era una felicidad con extraño dolor é injusticia; era una felicidad tan extraña, que será maldecida por los que la conocieron; porque ninguno verá una vez más, su lugar de orígen; era una felicidad que desde el principio, desde el primer instante, hacía germinar la tragedia; era una extraña felicidad, que segundo por segundo, iba alejando al espíritu del Reino de los Cielos; era una felicidad, que iba encerrando el conocimiento de todo espíritu, en un microscópico presente; era una felicidad que encerraba dentro de sí mismo, la caída delante del Padre; era una extraña felicidad, desconocida en el Reino de los Cielos; era una felicidad surgida del cálculo y la astucia; era una extraña felicidad con el sello de satanás; era una felicidad que llevaba en sí misma, la perdición del espíritu; porque ninguno que conoció y sintió la extraña influencia, de esta extraña felicidad, ninguno volverá a encontrarse fuera de la Tierra, con sus seres queridos; porque todo lo extraño con el sello de satanás, divide; he aquí la felicidad que os dió la extraña bestia del capitalismo; que con su oro a todos ilusionó; he aquí una extraña y desconocida psicología, que se impuso con el uso de la fuerza; he aquí como fué mancillada la inocencia humana; he aquí la suprema prueba en toda experiencia humana; porque la extraña bestia abarcó mucho; y como abarcó mucho, se le quitará también mucho; porque la extraña bestia abusó del poder del oro; inmoralizó la moral de muchos humildes; escrito fué: Que se cuide la izquierda de lo que hace la derecha; que se cuide la moral del pobre, de la extraña moral de un rico; porque ni los contagiados entrarán al Reino de los Cielos; la extraña moral perdió a todas las generaciones de este mundo; porque ninguna criatura de este mundo, a logrado volver a entrar al Reino de los Cielos; ni ninguno entrará; mientras que la extraña bestia, ejerza sobre vosotros, su extraña influencia; porque hasta el último instante, segundo por segundo, os estáis alejando del Reino de los Cielos; hasta el último instante, en lo espíritual y lo material, seréis probados; porque todo espíritu es probado en la vida; la extraña bestia empieza agonizar; porque su reinado llega a su fin; porque hasta el demonio tiene sus horas contadas; el demonio y su extraño reinado, no alcanzan a llegar al año 2000; porque principia el juicio final; principia el juicio a un extraño sistema de vida, nó escrito en el Reino de los Cielos; principia el acontecimiento más esperado por los oprimidos de este mundo; principia el más grande acontecimiento esperado por todas las generaciones, que han pasado por este mundo; principia la más grande revolución de este mundo; revolución que marca la caída de un extraño modo de vivir; vivir que se tomó el libertinaje, de no tomar en cuenta al Padre, en la creación de sistema de vida; principia la caída de un extraño mundo que alabó y adoró al dios oro; cae un efímero reinado de tinieblas; llega a su fín, lo que se creyó, que nunca se terminaría; llega el juicio pedido por todos los espíritus pensantes; llega Alfa y Omega en forma de conocimiento viviente; llega la doctrina consoladora; he aquí que la llegada sorprende a todos; porque ilusionados y materializados están todos; la bestia a hecho su trabajo; los a entretenido a todos; el juicio final exige ser instantáneos en lo que respecta a lo del Padre; porque el término bíblico que dice: Por sobre todas las cosas, fué pedida por vosotros mismos; los que habiendo pedido en el Reino de los Cielos, ser los primeros en recibir la Revelación del Padre, y no fueron instantáneos, nó entrarán al Reino de los Cielos; así como ellos fueron apáticos e indiferentes, para con las cosas del Padre, así también lo serán para con ellos, cuando dejen este mundo; porque apatía e indiferencia encontrarán cuando pidan justicia al Padre; ninguno de los que pidieron ser los primeros, en recibir la Revelación, fué instantáneo llegado el instante y las circunstancias, pedidas por ellos mismos; he aquí que los primeros serán los últimos; y los últimos, despreciados por este mundo, serán los primeros; porque vuestra extraña psicología influenciada por el oro, hizo de vuestra espera y consuelos, lo opuesto al destino pedido por cada uno de vosotros; y como hicísteis lo opuesto en la prueba de la vida, es que recibiréis también lo opuesto; muchos en este mundo, se creen los elegidos de Dios; de verdad os digo, que con vuestro extraño é inmoral sistema de vida, nadie es elegido ante el Padre; y los que más cerca están del Padre, nó son ciertamente los cómodos; los llamados ricos del mundo; éstos son los últimos en entrar al Reino de los Cielos; los que más cerca del Padre están, son los que menos pensásteis; son los mismos que despreciásteis en la prueba de la vida; porque todo despreciado, encuentra amor en el Padre; los más sufridos de entre los sufridos, son los primeros delante del Padre; los despreciados entre los más despreciados, son los elegidos por el Padre; he aquí que el dolor como experiencia espíritual, es la primera delante de Dios; porque los que pidieron las experiencias de dolor, tienen ganado el Reino de los Cielos; todo dolor espíritual ó dolor físico, imitaron al divino mandato del Padre que dijo: Te ganarás el pan con el sudor de tu frente; toda imitación a los divinos mandatos vivientes del Padre, es infinitamente premiada por el Padre; el menor de entre vosotros, es mayor en el Reino de los Cielos; los que más se engrandecieron en el extraño sistema de vida del oro, son los últimos entre los últimos, en poder volver a entrar al Reino de los Cielos; ninguno de los que se hicieron llamar importantes en el extraño sistema de vida del oro, entrarán al Reino de los Cielos; y ningún llamado importante será resucitado en carne nueva el año 2001; de verdad os digo, que todo el que se olvidó del Padre, en la prueba de la vida, también se olvidarán de él, en los acontecimientos bíblicos que se ciernen sobre este mundo; ningún ingrato recibirá premio del Padre; el juicio final hará que toda extraña costumbre inmoral, desaparezca de la convivencia diaria; porque durante la prueba de la vida, los groseros en el hablar, se fueron alejando del Reino de los Cielos, en proporción al número de groserías habladas; este alejamiento es uno de los tantos, salidos del extraño pensar, de la extraña psicología del extraño sistema de vida del oro; el pensar humano, nó es uno sólo; el pensar humano está compuesto por 318 virtudes; y todas estuvieron sometidas a una cierta inclinación; todas las virtudes fueron probadas en el bién y el mal; todo mal se descompone en una geometría, que se destruye así misma; el espíritu pensante se hace y se rehace en su microscópica dimensión; avanza y se llena de sí mismo; se transforma en magnetismo, al compás del ruído que hacen sus ideas; porque al generar ondas mentales, llamadas ideas, es producir un microscópico ruído; este ruído no lo capta la criatura; más, ese ruído se volverá expansivo y gigante, a medida que la invisible idea madure, y se transforme en un colosal planeta; tal ruído será el ruído padre, de todos los ruídos que surjan en el planeta; todo el contenido de la idea, se vuelve materia; y como la idea fué carne y mente, de su propio magnetismo, nace la criatura-polvo; nace la microscópica criatura de carne; nace de los mismos elementos en formación del planeta; de verdad os digo, que todo nació microbio; y que todo microbio nació de lo invisible a lo visible; todo lo gigantesco fué microbio; antes, ahora y después; la ley de lo microscópico, la cumplen todos; quien no fué pequeño, no vé el Reino de Dios; la divina herencia del Padre, se viene sucediendo de dimensión en dimensión; por siempre jamás; lo microscópico nace de fibras solares; que son como hilos que no se ven; lo microscópico nace en una dimensión que se expande, contrayéndose por igual; lo microscópico posee la herencia del universo gigantesco; porque lo gigantesco también fué microbio; he aquí la herencia expansiva del universo viviente del Padre; una herencia que se manifiesta infinita para cada característica; la microscópica idea también expande y perpetúa sus características; toda invisible idea al materializarse en planeta, lo hace en microscópico tiempo, espacio y filosofía; porque exsiste la trinidad en lo microscópico; la trinidad en lo invisible; la trinidad en los traspasos de lo invisible a lo visible; la trinidad molecular; la trinidad celular; la trinidad en lo expansivo; la trinidad en lo contractivo; la trinidad en lo numeral; porque ni lo invisible ni lo visible, están desheredados; todo principio microscópico de cualquier punto del cosmos, expande lo que fué y lo que será.-



ALFA Y OMEGA