JUICIO FINAL; TODOS LOS QUE CREARON DOCTRINAS, DEBERÁN SUMAR TODOS LOS SEGUNDOS QUE LAS ENSEÑARON; SÓLO LA DOCTRINA DEL TRABAJO ABRE LAS PUERTAS DEL REINO DE LOS CIELOS.-

Sí hijito; sólo la doctrina del trabajo, es el templo que le fué dado al mundo; ninguna otra doctrina ensalza más, las leyes del Padre, sino el trabajo; escrito fué para todo el mundo: te ganarás el pan con el sudor de tu frente; este divino mandato es lo más antiguo que exsiste; fué dado a este mundo, cuando no nacía aún la humanidad, de la que formáis parte; este mandato a venido sucediéndose de mundo en mundo; porque la creación del Padre Jehova, no se reduce a un sólo mundo; porque nadie es el primero, ni el único ni el último; solo el Padre lo es; porque antes de cada mundo del universo, estaba el Padre; y de verdad os digo, que el principio del Padre, está en todos los conceptos de cada criatura; mi divino principio no tiene punto de partida; porque soy de antes de todos los que pensaron, piensan y pensarán; y de verdad os digo, que con o sín criaturas, no tengo ni principio ni fín; el verdadero principio lo sabe el Padre; y el probar vidas en los planetas, es una de las infinitas formas de ir comprendiendo, el principio del Padre; y de verdad os digo, que todos los mundos son los testigos materiales de esta búsqueda eterna; y al buscar y comprender el orígen de su Creador, la criatura se vá perfeccionando; y de verdad os digo, que jamás llegaréis a mi principio; porque sóis microscópicos; más, todo tamaño es relativo y de microscópico pasáis a lo mayor; al macrocosmo; muchos os esforzáis mentalmente, tratando de penetrar el orígen del Padre; grandes sóis los tales, ante el Padre; porque con ello reconocéis a un Creador del universo; y de verdad os digo, que es más fácil que entre al Reino, uno que trató de concebir un Creador, a uno que no lo intentó; porque el mínimo esfuerzo mental, es premiado en el Reino del Padre; más, todo se clasifica en su cualidad y calidad; es así, que toda doctrina que no ensalzó al Padre, sus creadores no entran al Reino de los Cielos; porque el recuerdo del Padre, representa la más elevada cualidad y calidad, que vuestra mente pueda imaginar; y no sólo en vuestro mundo; sino, que en todo el universo; es por esta causa, que este mundo como el resto, prometió cumplir lo del Padre, por sobre todas las cosas; porque estando vosotros en el Reino, vísteis que vuestro Creador era incomparable; y prometísteis que por sobre toda doctrina, estaba el Padre; en este juicio, vuestro Creador os pregunta: ¿lo cumplísteis? y en lo que véis en el mundo, está la respuesta; cuando se guían las criaturas por lo que es del Padre, los mundos no se dividen; ni caen en la inmoralidad, como cayo éste; de verdad os digo, que lo verdadero está en las leyes del Padre; y nó en las leyes de los hombres; lo del Padre conduce al Reino de los Cielos; lo de los hombres, fuera de ellos; vuestro sistema de vida, se os convertirá en la misma tragedia; vosotros mismos la aceptásteis; no quisisteis imitar a los revolucionarios; que piden nacer en mundos, en donde reina el demonio; ¡ cómo se envidiará a todo revolucionario, que dió la vida por vosotros ! ¡ porque de ellos es el Reino de los Cielos ! vosotros como espíritus menos evolucionados, fuísteis más pasivos; os desentendísteis del yugo; ¡ y prometísteis al Creador, luchar contra todo yugo é injusticia ! é hicísteis lo opuesto; puesto que os hicísteis en seguidores del capitalismo; sus imitadores; ¿acaso, vuestra meta en esta vida, no es llegar a ser ricos por sobre todas las cosas? sabiendo vosotros que ningún rico entrará al Reino de los Cielos; de verdad os digo, que ninguno que no luchó contra la tentación, entrará al Reino de los Cielos; es más fácil que entre al Reino, uno que luchó contra la tentación, a uno que nó luchó; en esto consistía vuestra prueba de la vida; nó consistía en haceros rico; consistía en vencer toda adversidad, para ganar sólo conocimiento; todo conocimiento cuesta trabajo; y no exsiste conocimiento sin trabajo; ni trabajo sin conocimiento; y de verdad os digo, que es más fácil que entre al Reino, uno que ganó un microscópico conocimiento, a uno que no ganó nada; y de verdad os digo, ¡¡ pobres de aquéllos, que haciendo leyes, impidieron que los pueblos tuvieran el mejor conocimiento !! ¡¡ más les valdría a los tales, no haber venido a esta vida !! porque por cada ciudadano que nó logró la mejor educación, tendrán que responder por ello en el Reino; y de verdad os digo, demonios de las injusticias y de los atrasos de los mundos, que por cada segundo de vida vivido en ignorancia, por cada uno de mis hijos, os corresponde una exsistencia, que debéis cumplir fuera del Reino de los Cielos; y de verdad os digo, que esta ley os acerca a los mundos de las tinieblas; a mundos donde aún no llega el conocimiento; porque así como vosotros, quitásteis la luz del conocimiento a otros, así os será quitada a vosotros; con la vara que medísteis seréis medidos; de vosotros mismos, salió vuestro demonio; y de verdad os digo, que todo aquél que por compadrasco ó influencias ajenas al propio mérito, dió oportunidad a otros, no entrará al Reino de los Cielos; así como despreciaron el mérito de otros en esta vida, así también despreciarán sus propios méritos en otras exsistencias; y todos estos demonios, creadores de injusticias, deberán sumar todos los segundos de vida, de todos sus beneficiados; de todos los que probaron educación llamada superior, por este medio inmoral y vergonzoso; y por cada segundo les corresponde, cumplir una exsistencia fuera del Reino de los Cielos; deberán ir a mundos, en donde ellos serán los frustrados; los engañados; y de verdad os digo, que todos aquéllos que disfrutaron de una educación no lograda por sus propios esfuerzos y méritos, no entrarán al Reino de los Cielos; porque es más fácil que entre al Reino, uno que se esforzó honradamente, y no permitió que le regalasen las notas, a uno que no se esforzó; y de verdad os digo, que todo gobierno que nó dió educación a mis humildes, despreciados, obreros, mineros, campesinos, empleadas domésticas, basureros, mozos, carpinteros, soldados, dueñas de casa, municipales, porteros, jornaleros, operarios, limpiadores y todos aquéllos que por su misma condición, no les fué dado alcanzar las universidades; ningún miembro de tales gobiernos, entrará al Reino de los Cielos; ¿no enseñan mis escrituras, que todo humilde es primero? y vosotros por hacer en vuestras leyes lo contrario, no veréis la gloria del Padre; más os valdría, jamás nunca haber pertenecido a gobiernos que despreciaron a mis humildes; así como vosotros despreciásteis en esta vida, así seréis vosotros despreciados; de verdad os digo, que todo atraso provocado en la creación, se paga en otras exsistencias; los atrasos provocados con conocimiento de causa, esto es atrasos salidos de inteligencias, que no se guiaron por los mandatos del Padre; y de verdad os digo, que todo aquél que no se guía por lo del Padre, se vá acercando más y más a las tinieblas; segundo tras segundo mientras se vive; porque así es el universo viviente del Padre Jehova; y de verdad os digo, que todos aquéllos que crearon religiones y tomaron el nombre de las escrituras del Padre, no entrarán al Reino de los Cielos; es más fácil que entre al Reino, uno que no falseó las escrituras, a uno que las falseó; de verdad os digo, que el estudio de mis escrituras, no necesitaban religiones; ni ninguna otra filosofía que dividieron la creencia del mundo, en un sólo Dios nomás; por estas llamadas religiones, la confusión perturbó la fé de mis hijos; unos contra otros; de verdad os digo, creadores de la roca religiosa, que más os valdría, no haber inventado, lo que nunca estuvo en las escrituras; de verdad os digo, que las escrituras del Padre, siendo para todos, no estaban destinadas para vosotros; no supísteis comprenderlas; he aquí la causa de vuestra falsa interpretación; y de verdad os digo, que vuestro reinado en este mundo, no se toma en cuenta en el Reino; porque lo que inventásteis aquí abajo, se desconoce arriba; toda filosofía que divida a los hijos del Padre, son desconocidas en el Reino de los Cielos; en el Reino nadie se divide; porque la verdad es una; tal como una es la escritura; ¿no se os enseñó que sólo exsiste un sólo Dios nomás? ¿por qué entonces habéis conducido al mundo, por tantas creencias? ¿no sabéis, que sólo satanás se divide así mismo? se conoce que fuísteis ciegos del contenido de mis escrituras; y ¿no sabíais que todo humilde es el primero ante el Padre? y siendo ellos los primeros, ¿por qué permitísteis que en este mundo, fueran los últimos? ¿por qué entonces demonios de la falsa palabra, no fueron mis humildes, los que dirigieron la fé en este mundo? porque de verdad os digo, que vosotros nada tenéis de humilde; un humilde no explota la fé; no se inclina ante imágenes; no necesita títulos como la de santo ó santa; porque en este mundo nadie es santo ni santa; a este mundo se viene a aprender; y nó a engrandecerse; de verdad os digo, que ningún santo ni santa de este mundo, a entrado al Reino de los Cielos; ni nadie que tuvo títulos en la Tierra; la verdadera humildad, no necesita de títulos; sólo el título de trabajador vale en el Reino; porque el término: te ganarás el pan con el sudor de tu frente, es el mandato más antiguo que exsiste; la suprema jerarquía está en él; porque el Creador del universo, es el primer trabajador del mismo; y el primero en todas las cosas; de verdad os digo, que el mundo y los que lo organizaron, nunca debieron optar por otra filosofía, que no haya sido la del trabajo; quien se perfecciona alejándose de las leyes del Padre, tal perfección lo aleja del Reino; es por esta causa, que ninguno de vosotros entraréis al Reino de los Cielos; de nada os valdrán vuestras ciencias ni vuestros inventos ni vuestras riquezas; porque todo vuestro progreso, no ensalzó al Padre por sobre todas las cosas; por sobre vuestro progreso mismo; de verdad os digo, que todo progreso sin filosofía en el Padre, es progreso muerto; en vez de acercaros al Padre, os aleja y os acerca a las tinieblas; y de verdad os digo, que dentro del caos de doctrinas y filosofías que creásteis, la única que quedará es la del trabajo; fué la primera del mundo, y será la última; de verdad os digo, que es más fácil que entre al Reino de los Cielos, un trabajador a un religioso; el trabajo es del Padre, y las religiones de los hombres; el primero se hace eterno y el segundo mortal; todo el que entra en el Reino, no conoce más la muerte; la muerte os fué dada, porque vosotros la pedísteis en vuestro sistema de vida; exsisten vidas, en que sus criaturas no pidieron la muerte; y son eternas; pasan de mundo en mundo; se transforman; más, no mueren; la transfiguración de mi Hijo Primogénito, fué un adelanto de esta ley; en toda transformación, se pasa a otra dimensión; a otros mundos; a otras moradas; la transfiguración también la tenéis vosotros; porque lo de arriba es igual a lo de abajo; vuestra muerte deja al descubierto el fuego del espíritu; con un brillo parecido al rubí; vuestro microscópico espíritu, es como un diminuto sol; lo que sucede en los gigantescos soles, sucede en vosotros; lo de arriba es igual a lo de abajo; vuestra vida y vuestro proceso de muerte, es lentísimo y microscópico; y casi desconocido en el Reino; esto siempre sucede por lo general, cuando un mundo duda de la exsistencia de otros; esto tiene infinitas leyes; entre otras, nadie es único; sólo el Padre lo es; su universo no tiene fín; y todos los mundos sin excepción alguna, desaparecen ante el infinito mismo; y de verdad os digo, que los que se creían únicos en el universo, ven con verguenza y con complejo de inferioridad, que nadie los toma en cuenta; sólo la grandeza del Padre queda como un algo imborrable; los mundos y sus criaturas, no saben ni sabrán jamás, donde termina el universo; porque de verdad os digo, que desde su misma creación, no a cesado de expandirse por sí mismo; es decir jamás a tenido límite fijo; ni jamás lo tendrá; lo del Padre no tiene ni principio ni fín; el universo posee todas las características de vuestro pensar; todo exsiste; lo que piensa el espíritu, lo tiene la materia; y lo que piensa la materia, lo tiene el espíritu; nadie es menos ante el Padre; ni la materia ni el espíritu; ambos son iguales en sus derechos ante Dios; y de verdad os digo, que iguales derechos debió haber creado la criatura humana, para con sus hermanos de vida planetaria; el comunismo debió haber exsistido desde un principio; porque la igualdad siempre a exsistido; es infinitamente más antigua, que vuestro mundo; la igualdad nace en el Padre mismo; si no exsistiese igualdad, no exsistiría la trinidad; tres en uno; la igualdad fué de antes de satanás; en vuestro mundo, el principio de igualdad, fué aplastado por el principio de posesión exclusiva; no se partió con la filosofía del Reino de los Cielos; porque el capitalismo es salido de espíritus ambiciosos; que ni ellos comprenden, lo que es filosofía; para ellos sólo cuenta el poder por dominio; y nó por conocimiento; puesto que no tomaron ni en cuenta, el contenido de mis escrituras, para formar un sistema de vida; y quien no toma en cuenta al Padre, se vá a las tinieblas; y con él se van también sus seguidores; y de verdad os digo, que basta seguirlos un segundo o menos, y no se entra al Reino de los Cielos; porque vosotros mismos pedísteis al Padre, la mayor rigurosidad para consigos mismos; una rigurosidad que equivale a la más alta moral, que vuestra mente pueda imaginar; una moral preexsistente a todo; pues sólo con ella y por ella, podéis entrar al Reino de los Cielos; el comunismo que es la igualdad para todos, no fué cultivado por los hombres; y de verdad os digo, que sólo de esta filosofía, puede salir la moral que prometísteis al Padre; siendo todos iguales como criaturas delante de Dios, a vosotros os tocaba imitar la voluntad del Padre; de vosotros debió salir el complemento de la obra del Padre; de vosotros debió salir el sistema de vida igualitario; ¿por qué no sucedió así?, os lo diré: Porque los que os han guiado, son los espíritus más atrasados de la creación; ¿pueden ser los más atrasados, los que conducen a un mundo a su tragedia? de verdad os digo que lo son; porque les faltó y aún les falta, el conocimiento espíritual; el proceso del más allá; las leyes que ocurrieron en el lugar, en donde ellos mismos fueron creados; y a donde tendrán que volver, tarde ó temprano; ni se han preocupado por averiguarlo; porque todo poder material, aleja del espíritual; y mientras más poder los demonios tienen, más insensibles se ponen; al extremo de que los sentimientos nada valen para ellos; de verdad os digo, que todo aquél que se dejó tentar por el oro, al grado de no tener sentimientos, maldito es; no entrará al Reino de los Cielos; porque prometiendo servir a un Señor, terminaron sirviendo a dos; ó se sirve al Dios viviente, ó se sirve a una de sus infinitas creaciones; porque demonios de la ambición, el maldito oro por el cual esta humanidad no entrará al Reino de los Cielos, lo creó el Dios viviente; al mismo que debéis rendir cuenta; os tentásteis una vez más; porque de verdad os digo, que vosotros capitalistas sóis los mismos demonios del pasado; los que explotásteis a las primeras generaciones; porque todo espíritu nace de nuevo; pide vivir de nuevo en diferentes épocas de un mismo mundo; vuestro reinado malditos, llega a su fín; ahora os toca a vosotros; porque quedaréis en la más espantosa ruina material; con la vara que medísteis, seréis medidos; así como a otros empobrecísteis, así os empobrecerán a vosotros; olvidásteis la divina parábola que dice: no hagas a otro, lo que a tí no te gustaría que te hiciesen; y vosotros hicísteis pobres, hambrientos, desvalidos, huérfanos; y de verdad os digo, que todo lo que hicísteis en otros, se hará en vosotros en otras exsistencias; el mundo os mirará con desprecio y lástima; tal como vosotros lo hicísteis en vuestro vergonzoso reinado; en que millones y millones de mis hijos fueron usurpados de su derecho a ser igual; el que niega la igualdad, niega al Padre; y quien niega al Padre, niega su entrada al Reino de los Cielos; el que aboga por la desigualdad, encontrará en otras exsistencias, desigualdad; tal como obrásteis para con los demás, así obrarán contra vosotros; el mundo se transforma, porque las nuevas generaciones traen al nacer, nuevos conocimientos; y cuando estos nuevos conocimientos chocan con vuestros mezquinos intereses, los perseguís; de verdad os digo, que todo el que persiguió será perseguido; tanto abajo como arriba; el mundo que habéis querido mandar con el poder del oro, se os viene abajo; porque árbol que no plantó el divino Padre Jehova, de raíz es arrancado; mis escrituras que es la voluntad del Padre, lejos están de enseñaros un sistema de vida basado en el cálculo ambicioso; todo lo que se hace sin el sello de la igualdad no es del Padre; el Padre no divide a sus hijos; muy al contrario; vuestro Padre os dijo: no robarás; en todas las formas imaginables de robo; y de verdad os digo, que vuestro sistema de vida explotador, es la forma de robo más grande que se conoce y se conocerá; son millones de millones los afectados; los de este mundo, y los que forman vuestras microscópicas ideas; porque mientras se piensa en la vida, se está expandiendo la herencia; desde que se nace hasta el último suspiro; el sistema de vida que dísteis al mundo, a sido y es el peor azote de esta humanidad; el yugo obligado del mundo; y todo por la vivesa de unos pocos; he aquí el orígen de satanás en este mundo; la astucia; la misma astucia conque sorprendió a Eva en el paraíso; la astucia, base de vuestro reinado; la astucia puesta al servicio de otro señor; el señor de las tinieblas; y nó del Señor de la luz; de verdad os digo, que todo lo oculto es de las tinieblas; y vosotros demonios del capitalismo, tenéis la maldita costumbre de conspirar ocultos, contra mis hijos; de verdad os digo, que todo lo oculto será sacado a la luz; la luz del Padre, vence las tinieblas; y de verdad os digo, que todo aquél que conspiró oculto contra mis humildes, maldito es; no entrará al Reino de los Cielos; es más fácil que entre al Reino, uno que hizo las cosas a la luz del día, a uno que las hizo oculto; y de verdad os digo, que todo ocultismo está en esta ley; porque la única filosofía y ciencia del Padre, es el trabajo; el conocimiento al servicio de todos; las ciencias desconocidas, debieron dejarse de lado; por que primero está lo del Padre por sobre todas las cosas; vosotros mismos, así lo pedísteis en el Reino; y mis escrituras os lo recordaron; las ciencias y filosofías desconocidos para vosotros, no fué ocultado a vosotros; porque era vuestro libre albedrío, el que tenía que escoger; el libre albedrío que pedísteis, tenía esta cualidad y calidad; pedísteis conocer en sensación, lo misterioso y lo desconocido; sin perjuicio para con los deberes del Padre; más, escrito está que no se puede servir a dos señores; no se puede servir a dos ciencias ó dos filosofías; porque la criatura caería en desmedro ante lo que prometió; lo del Padre, por sobre todas las cosas; por sobre todas las ciencias preferidas y las filosofías; he aquí el error cometido por los que se entregaron por enteros en la vida, al estudio de las ciencias ocultas; más les valdría a estos espíritus, no haber pedido en el Reino, experimentar, con lo desconocido; nada les negó el Padre; porque todo lo puede; de verdad os digo, que admiro a los que buscan la verdad; porque leo toda intención en toda búsqueda más, la escritura del Padre está por sobre todas las cosas; por sobre toda desconocida ciencia ó filosofía; pergamino, ó cualquiera otra inmortalidad en el conocimiento; porque exsisten leyendas, escritos, jeroglíficos, que perduran a través de los siglos; todo conocimiento es viviente por la voluntad del Padre; y todo conocimiento pide también su tiempo; tal como lo pide un espíritu para probar vida en lejanos planetas; porque de verdad os digo, que todo lo que pedísteis en el Reino, es viviente; con los mismos derechos que tiene vuestro espíritu; nada es muerto delante del Padre; la resurrección os viene a enseñar, que de lo muerto saca vida; porque lo muerto es una forma de vida, opuesta a la luz; de verdad os digo, que la muerte tiene infinitas formas; porque nada tiene límites en el Padre; vuestra muerte que es la pudrición del cuerpo de carne, vosotros la pedísteis; y vuestros años de vida también; porque toda la exsistencia con sus destinos de cada instante, lo pedísteis; es por eso que el juicio final, que también lo pedísteis, os toma en cuenta hasta lo más mínimo que os ocurrió en la vida; hasta las ocultas ideas; las que sentís y no véis; el juicio final empieza por los mismos, que lo causaron; por los que violaron la ley del Padre; por los mismos que os dieron el vergonzoso sistema de vida, de la explotación; a los que os dieron por herencia, el que seáis ricos y pobres; a los que os dividieron; a los que os impidieron que entrárais al Reino de los Cielos; a los que os ilusionaron con riquezas que nada valen en el Reino; porque ninguno que siguió a los demonios del oro, entrará al Reino de los Cielos; ni ninguno que se engrandeció en este mundo, sin engrandecer al Padre; sólo los humildes de corazón me engrandecen; porque de ellos es la vida eterna; de verdad os digo, que todo lo que crearon los demonios del oro, nada quedará; porque Nueva Ciencia viene al mundo; el Nuevo Mundo lo encabezarán los humildes; los llamados países sub-desarrollados; por ellos se escribió que los humildes son los primeros; y no exsiste primero, que no haya pedido la experiencia del sufrimiento; y no exsiste último que no haya pedido la comodidad y la abundancia; sabiendo en el Reino, que toda abundancia cuando no es compartida por todos, trae desiquilibrio en la justicia del mundo; de verdad os digo, que todo el que participó ó contribuyó a la injusticia en el mundo, no entrará al Reino de los Cielos; es más fácil que entre al Reino, uno que fué justo, a uno que fué injusto; el mundo seguirá la ley que pidió seguir; y la ley es la misma Revelación; y la Revelación es la ley; porque no habrá ser pensante que no la lea; porque nadie desea perder su alma; los que respetaron al Creador y fueron temerosos de sus leyes; más no, los jactanciosos que no pueden faltar; porque de todo hay en el rebaño del Padre; de verdad os digo, que ningún jactancioso entrará al Reino de los Cielos; es más fácil que entre al Reino, uno que fué silencioso a uno que se hizo notar; de verdad os digo, que todos los que fueron famosos, ninguno entrará al Reino de los Cielos; es más fácil que entre al Reino, uno que vivió en el anonimato, a uno que se dió a conocer al mundo; ningún famoso a engrandecido el nombre del Padre en este mundo; muy al contrario; la misma fama les ha hecho caer; porque la fama terrestre, no es salida de la luz del Padre; es de las tinieblas; lo más grande de este mundo, son los humildes; porque ellos quedan en la vida; y de ellos es el Reino del Padre; su filosofía queda en la Tierra; hasta que la tierra desaparezca del espacio; de verdad os digo, que todos los que violaron la ley del Padre, no tienen tierra; porque pasan de mundo en mundo, pagando deudas; porque de verdad os digo, que no sólo tienen las deudas de esta exsistencia; sino, que también deudas de exsistencias pasadas; ¿no se os enseñó que todo espíritu nace de nuevo? y si nace de nuevo, muchas exsistencias a tenido y tendrá; de verdad os digo, que en virtud de esta ley universal, habéis tenido muchos juicios en infinitos planetas; porque todas las exsistencias tienen los mismos derechos; nadie es menos ante Dios; ni la materia ni el espíritu; nadie es desheredado; los juicios son para todos los mundos imperfectos; vuestra Tierra pertenece a esta clase de mundo; puesto que no sóis eternos; no sabéis en ciencia, como fuísteis creados; ni sabéis vuestro futuro; no sabéis leer las mentes; vuestra vista no vé los mundos del espacio ni el mundo de los microbios; como los vé mi Hijo Primogénito; de verdad os digo, que esta imperfección debió ser acompañada por la humildad; porque precisamente sóis imperfectos; si las criaturas perfectas del Reino, cultivan la humildad, con mayor razón debéis cultivarla vosotros; sin la humildad y sin sencillez, nadie entra al Reino de los Cielos; de verdad os digo, que todo reino salido de la inteligencia humana, es reino dividido; y sólo satanás se divide así mismo; lo que demuestra, que sóis seguidores e imitadores de satanás; y de verdad os digo, que la cabeza de esta serpiente está en la nación del dollar; y sus seguidores e imitadores, son el resto de las naciones; de verdad os digo, que la cabeza le será cortada; y el mundo habrá entrado a una Nueva Era; una era en que la explotación será desconocida; no habrán ni ricos ni pobres; porque el llamado dinero habrá desaparecido del mundo; y de verdad os digo, que no se conocerá miseria alguna; porque no habrá nadie haciendo cálculos con astucia; ni planeando en lo oculto; como se viene haciendo por siglos y siglos; y en estos instantes se hace; los últimos instantes del tiempo pedido; de verdad os digo, que la grande nación, será la última; bien pudo seguir siendo la primera; más, no se puede servir a dos señores; porque el tiempo pedido, los sorprende; pidieron tiempo para servir al Dios viviente; y nó para servir al Dios del oro; se dividieron en espíritu y en lo material; y dividieron al mundo; provocaron su propia tragedia y la de sus hermanos planetarios; porque nadie de este mundo, entrará al Reino de los Cielos; prometísteis no entrar en alianza con el demonio; y el demonio os sorprendió; su paga, su recompensa, ya lo sabeis; le servísteis y quedáis fuera del Reino; millones y millones de este mundo, lloraréis; un hecho que se viene repitiendo desde la eternidad; de verdad os digo, que no sóis el único mundo que está en juicio; la creación del Padre no se reduce a un sólo mundo; como muchos ignorantes creen; espíritus atrasados dentro de vuestra imperfección; los mundos que pasan por juicios, son tan infinitos, como el número de los granos de arena, que contiene un desierto; antes que vosotros fuérais creados, hubieron mundos, ya desaparecidos; y vosotros cumpliréis con la misma ley; llegará un instante en vuestra microscópica eternidad, en que estaréis en el infinito grupo de los mundos ya desaparecidos; porque hasta las moléculas de vuestro planeta, pidieron ser probados por un instante en la eternidad; porque el tiempo de vuestro mundo, es un instante dentro del tiempo celestial; pedir vida en el Reino, es penetrar dimensiones desconocidas; es conocer planetas lejanos, de los que nada se sabe; salvo cuando ya se a vivido en él; cuando se a nacido en otras épocas en el planeta; de verdad os digo, que todas estas dimensiones que se llaman vida, tienen su retorno; vuelven al punto de partida; vuelven al lugar en donde ocurrió el pedido; vuelven al Reino de los Cielos; y de verdad os digo, que todos los que nó cumplieron con la ley del Padre en el respectivo mundo, quedan fuera del Reino; por ser indignos de entrar; todo el universo observa el divino lugar en donde fueron creados; vosotros como imperfectos aún, no tenéis ni el conocimiento ni la ciencia para ubicar el lugar, de donde salísteis; se acabará vuestro mundo como planeta, y nó daréis jamás con el lugar; ese lugar son los soles Alfa y Omega; de la galaxia Trino; una galaxia infinita, que no tiene fín; y desconocida entre las desconocidas; porque la creación del Padre, no se reduce a una sola galaxia; porque su creación no tiene ni principio ni fín; las galaxias son como el número de los granos de arena, que contiene un desierto; de verdad os digo, que vuestro mundo será conmovido como jamás fué conmovido; la más grande revolución de este mundo, la provocará la eternidad misma; las escrituras del Padre; una revolución distinta a las revoluciones humanas; porque juzja a la misma fuerza de este mundo; esta revolución es conocida por el mundo, como el juicio final; y representa la caída del materialismo explotador; y de verdad os digo, que ninguna de vuestras revoluciones lo logrará; porque escrito está, que esto le corresponde a la divinidad; vosotros mismos pedísteis el juicio aquí en la Tierra; y los que no están, lo pidieron fuera de ella; la justicia del Padre está en todas partes y en infinitas formas; porque lo de arriba es igual a lo de abajo; escrito fué: y juzjará a vivos y muertos; a los que están en la morada planetaria y a los que están fuera de ella; y de verdad os digo, que tanto arriba como abajo habrá llorar y crujir de dientes; la revolución del juicio final, será por ilustración; y no podía ser de otra manera; porque toda ilustración es trabajo; y todo trabajo ilustración; la misma ley que se os enseñó hace ya muchos siglos, es la misma que juzjará al mundo; el divino Padre no se sale de su sencillez; son los hijos, los que dejan de ser sencillos; cuando el demonio los ilusiona, con el brillo del oro; el orgullo, esa lacra contraria a la humildad, a hecho presa del mundo; y de verdad os digo, que ningún orgulloso ó orgullosa, entrará al Reino de los Cielos; todo orgulloso ú orgullosa, deberá sumar todos los segundos que transcurrieron, durante el tiempo que fueron orgullosos; y cada segundo de sus orgullos, corresponde a una futura exsistencia que deberán cumplir fuera del Reino de los Cielos; así como ellos no tuvieron consideración con los demás, así serán también con ellos; todo orgullo hiere; y es indigno de un cristiano; los orgullosos del mundo, olvidaron la divina parábola que dice: no hagas a otro, lo que a tí no te gustaría que te hiciesen; a vosotros, demonios del orgullo, no os gustaría ser heridos por orgullo; pero vosotros lo hacéis; ya tenéis vuestra recompensa; y todos los que se olvidaron de esta parábola, también tendrán sus recompensas; en el sentido de justicia; y nó de premio; porque los demonios no son recompensados; son anulados; la trinidad los hace desaparecer de los mundos; en los juicios mismos; tal como la doctrina del Cordero de Dios, hará desaparecer a vuestro yugo; al capitalismo mismo; al demonio viviente que engaña a los espíritus del Padre; el gran engañador fué vuestro propio sistema de vida; porque por causa de él, no entraréis al Reino de los Cielos; lo que no es del Padre, no puede perdurar; porque tales creadores, no tienen la gloria del Padre; que no tiene ni principio ni fín; y los que os enseñaron a codiciar el oro, son tan microscópicos, que nadie los conoce en el universo; sólo el Padre, la Madre Solar Omega, y ciertos padres solares, que fueron profetas en este mundo; de verdad os digo, que sólo a los que explotásteis serán premiados; según sus obras y nó según sus riquezas; de verdad os digo, que todo rico maldecirá su riqueza; su fama como rico; porque el mundo los despreciará; verá en el oro, su propia tragedia; el mundo empezará a emigrar al Oriente; al lugar donde empezará la resurrección de toda carne; que se ganó tal recompensa; la emigración más grande ocurrida en este mundo; mares humanos, que oscurecerán el sol; una visión y profecía que fué anunciada muchos siglos atrás; murmullos de cascadas, griterío del mundo de la carne; y de verdad os digo, que jamás hombre alguno, tuvo tanto poder sobre este mundo; porque su divina jerarquía solar, es la Primogenitura en el Padre Jehova; ser el primero en todo; en todo lo que vuestra mente pueda imaginar; he aquí la gloria del hijo en el Padre; una gloria que avergonzará a los creídos de este mundo; que se creyeron saberlo todo y no sabían nada; he aquí al modelo de perfección por todos soñado; he aquí la jerarquía de la humildad; he aquí que eclipsará a toda inmortalidad terrenal; he aquí a un Padre Solar, brillante en sabiduría; he aquí el juicio viviente; espanto de los demonios de este mundo; de los violadores y escandalosos; de verdad os digo, que veréis al mundo pecador, gritando sus pecados; golpeándose el pecho; en medio de un llorar y crujir de dientes; he aquí en lo que terminará el orgullo humano; orgullo salido de la ilusión por lo efímero; y de verdad os digo, que todo arrepentido que grite sus pecados, estará echando al demonio fuera; porque todo arrepentimiento queda escrito en el espíritu mismo; y todo arrepentimiento, hace cesar el puntaje de las tinieblas; de verdad os digo, que es más fácil que entre al Reino, uno que se arrepintió, a uno que nó se arrepintió; todo arrepentido, hace hablar a la esperanza; y las virtudes le apoyan; especialmente la paciencia; paciencia y esperanza, siempre obran juntas; son inseparables; de verdad os digo, que de vuestras microscópicas virtudes, depende vuestra entrada al Reino; porque no hay obra hecha por vosotros, en que no participen vuestras 318 virtudes de vuestro pensar; vuestras microscópicas e invisibles virtudes, son las que os juzjan en el Reino de los Cielos; porque todo pequeñito y humilde, es grande en el Reino de los Cielos; a ellos escucha primero el Creador; del chiquitito depende la suerte del grande; el término no es suerte; es destino; me valgo de la manera humana de expresarse; la suerte es un destino carente de ciencia; su filosofía es el azar; de verdad os digo, que es más fácil que entre al Reino, uno que creyó en su destino, a uno que creyó en su suerte; el destino es obra del cielo; la suerte es salida de pensamiento humano; lo primero tiene jerarquía celestial; lo segundo terrenal; el destino es eterno; la suerte desaparece con la caída de un mundo; los términos terrenales pasan al olvido; y de verdad os digo, que entre un nó creyente y uno que cree en su suerte, el último entra al Reino de los Cielos; la más microscópica fé está primero; el que nunca creyó en nada, nunca llegará al Reino; porque él mismo lo anula; las leyes del Padre, no ruegan a nadie; el que niega al Padre, también es él negado en otras exsistencias; aquí no hay castigo ni premio; el incrédulo sigue su vida espíritual; más, no entra al Reino, mientras niege lo que es del Padre; libre albedrío tiene; de todo hay en el rebaño del Padre; de verdad os digo, que los que ahora me aclaman, en el pasado mé negaban; así es la evolución de las criaturas del Padre Jehova; es la ley; el despertar del espíritu; y de verdad os digo, que todos han pasado por esta ley; experiencia pide el espíritu; y de cada exsistencia, las extrae; los que me niegan en este mundo, me aclamarán en otro; más, debéis considerarlos como espíritus atrasados dentro de la misma imperfección de este mundo; vuestro Creador os habla con comprensión infinita; porque vé vuestro futuro; vé vuestras exsistencias y los más mínimos detalles de ellas; más, de verdad os digo, que hasta los mismos incrédulos prometieron al Padre, no negarlo por sobre todas las cosas; aquí exsisten dos leyes; la poca evolución del espíritu que promete y la promesa misma; del Padre depende en gran medida, la justicia de los pocos evolucionados; porque de verdad os digo, que es más fácil que entre al Reino, uno que fué poco evolucionado, a uno que siéndolo, me negó en la vida; el primero me negó sin poseer causa; sin el conocimiento; el segundo me negó con conocimiento de causa; porque tenía ilustración; de verdad os digo, que mientras más ilustración se tiene, mayor debe ser la moral; porque con mayor severidad, actúa la justicia del Padre; y dentro de lo justo; así lo pedísteis vosotros; pedísteis que el juicio del Padre, fuera riguroso; porque en el Reino, todos imitan su justicia; es por esta causa que el juicio final, comienza por los grandes del mundo; aunque de verdad os digo, de acuerdo a mis escrituras, que nadie debió engrandecerse en este mundo; porque todos son iguales delante de Dios; mis escrituras no enseñan que unos sean ricos y otros pobres; esa no es la obra del Padre; es obra del demonio representado, por los que son ambiciosos; de verdad os digo, que esta igualdad enseñada por el Padre, reinará igual en la Tierra; fué demorada algunos siglos, y los culpables de ello, las pagarán; porque todo les será quitado; su mundo basado en el poder del oro corruptor, caerá; el demonio tiene su tiempo; y lo del Padre no tiene límites; ni principio ni fín; y si vuestro Creador los deja probar su corrupción, fué porque les respetó el tiempo pedido; he aquí una Revelación, que causará espanto entre los corruptores de mundos; porque el tiempo se cumplió; el mundo de la riqueza temblará; porque no tendrá quien le secunde; más puede la palabra viviente del Padre; que la tentación del oro; el mundo conocerá lo que de otro modo jamás conocería; porque este mundo pidió para su juicio, saberlo todo; y le fué concedido; la vida se concede con juicio de ella; vosotros pedísteis el juicio entre los que estáis; los que se fueron de este mundo, lo pidieron fuera de él; y a todos se les concedió; el juicio empezará cuando vosotros mismos, leáis la palabra viviente ó escritura telepática; la Ciencia del Cordero de Dios; la Ciencia Celeste; el Gran Consolador de todo espíritu; la tercera y última doctrina que recibirá este mundo; de verdad os digo, que muchas doctrinas a tenido este mundo; doctrinas que también cumplieron su misión y su tiempo; lo del Padre es universal y eterno; por el fruto se conoce el árbol; las grandes doctrinas, cuya grandeza tuvieron su tiempo, fueron pedidos hechos por espíritus ilustrados; un derecho del libre albedrío; he aquí la sublime polémica y prueba a la vez, para millones de espíritus, que han buscado la verdad; la perfección; toda doctrina ó filosofía, tiene su tiempo de reinado; tal como el espíritu pidió su tiempo de unión con el cuerpo de carne; las doctrinas enseñan las leyes del Creador, de infinitas maneras; porque el Creador es infinito; y en toda doctrina está; más, son sus Mandamientos lo supremo; porque de su libre albedrío salieron; las otras doctrinas son del libre albedrío de los hijos; y es así que la Doctrina del Cordero de Dios queda por sobre todas las demás; se impone la jerarquía solar sobre la jerarquía humana; y se impone en su máxima humildad; de verdad os digo, que la tierra con todas sus filosofías pasará; más mis palabras no pasarán; porque ellas son la misma doctrina del Cordero de Dios; de verdad os digo, que todo juicio sólo tiene una ley; salida de un sólo Padre; porque los Mandamientos fueron dados por una ley para todos; en mi ley, no exsisten ni ricos ni pobres; porque ese fenómeno no salió del Padre; es obra de los hombres; una obra desconocida en el Reino de los Cielos; y de verdad os digo, que todo lo que es desconocido en el Reino, no es de la luz; es de las tinieblas; y lo de las tinieblas, es demoníaco; la ley del Padre es universal porque cada uno pidió la misma ley en diferentes actos de su individualidad; vuestra justicia acostumbra a tratar a mis criaturas, según lo que posee; siendo que os fué dicho, que todos son iguales ante Dios; de verdad os digo, que todos los jueces que no respetaron mi ley de igualdad, no entrarán al Reino de los Cielos; y de verdad os digo, que estos siervos de satanás, tendrán que gritar delante de muchedumbres, sus injusticias; porque si no lo hacen, los segundos de vida que transcurran, se irán sumando de segundo en segundo; hasta el último suspiro de vida de estos demonios; sólo el arrepentimiento puede salvarlos; el egoísmo sólo prolonga la condena; pues mi divina justicia, no cesa ni el más microscópico tiempo que vive el que disfruta una vida; esto es el significado de lo que se os enseñó: Dios está en todas partes; está en la mínima vejez que transcurre en cada uno; porque en cada instante envejecéis y no os dáis cuenta; la ley del Padre es ley eterna; el pecador no comprendió esta eternidad; y la ilusión de la vida, lo sepultó aún más; porque lo que era ilegal, le fué presentado como legal y único; y dentro de este error, nació un mundo; nó el mundo del Padre; nó el mundo de sus escrituras; nó el mundo de la igualdad; nó el mundo que le prometísteis al Padre en el Reino; nó el mundo de la igualdad; nó el mundo de los justos; es a este mundo que el juicio juzja; de verdad os digo, que lo de adentro lucha por nó corromperse de lo de afuera; lo de adentro son las ideas que emanáis a cada instante; y a cada instante os acercáis y os alejáis del Reino; la inocencia dentro de vosotros, en el punto principiante de la idea; y fuera de vosotros, el infierno de un mundo nó salido de vosotros; sino, impuesto a vosotros; hace que la idea salida en estado de inocencia, pierda la inocencia; porque hasta la rutinaria costumbre, está corrompida; de verdad os digo, que los creadores de este mundo corrompido, deberán pagar, hasta la última idea que corrompieron; porque la idea saliendo de su interior de inocencia, no se encontró con la igualdad exterior que se le prometió en el Reino de los Cielos; el universo viviente del Padre Jehova, es viviente por las ideas mismas; porque no hay mundo que no haya sido idea; ni idea que haya sido mundo; la ley creadora del Padre, está en lo pequeño y en lo colosal; de lo imposible saca lo posible; de la nada, la materia; de la anulación la eternidad; las ideas vuestras son las ajusticiadas; el espíritu vuestro fué el señor de ellas; el que fué señor, pasa a ser siervo; el que fué grande en la Tierra, es chico en el cielo; porque toda idea engrandecida, lo es por su soberbia; no lo es por cumplimiento del mandato del Padre; porque si fuera por el Padre, porque se engrandeció, estaría en un mundo de justos y nó de injustos; ¡¡ pobres de aquéllos que se constituyeron en jueces en un mundo que no se guió por la ley del Padre !! porque a los mismos que juzjaron, los juzjarán; el sistema de vida, hizo que toda idea que vosotros emanárais en la vida, perdiera su inocencia; y vuestro cielo, el que se hace cada uno, son cielos cuyos futuros mundos, nacerán con pecado oríginal; he aquí una Revelación que explica el orígen de caída y principio de mundo; todo mundo al principiar, recibe por herencia, la cualidad y la calidad contenida en la idea oríginal; y de verdad os digo, que vuestras ideas con las que creáis a cada instante vuestro cielo, no poseen la inocencia para crear mundos-paraísos; he aquí que se repite en vosotros, la caída de Adán y Eva; tuvísteis oportunidad de nó ser como ellos; pudísteis ser obedientes a las escrituras y los Mandamientos del Padre; hicísteis desobediencia; hay infinitas clases de desobediencia en su cualidad y calidad; vuestra desobediencia, es desobediencia a los mandatos de Dios; empezando por los creadores del sistema de vida; porque os ilusionaron desde el mismo instante, en que vísteis la luz de la vida; he aquí el drama del crujir y llorar de dientes; un drama causado por vosotros mismos; un drama que os enseñará una vez más, que más vale no nacer a la vida, antes de desobedecer la ley de Dios; en otras exsistencias os ocurrió cosa parecida; porque todo espíritu nace de nuevo; y vé al Reino de Dios, según la cualidad y calidad, que vivió en el mundo elegido.-



ALFA Y OMEGA