JUICIO FINAL; LOS SEGUNDOS VIVIDOS EN LA VIDA SON FUTURAS EXSISTENCIAS; EL MÁS HUMILDE Y DESPRECIADO ES GRANDE EN PODER EN EL REINO DE LOS CIELOS.-

Sí Hijito; el Juicio Final es un pedido que hicieron los espíritus en el Reino de los Cielos; la justicia del Reino es viviente; es decir que hasta en los libros solares, en donde queda escrito, adquiere vida eterna; las criaturas conversan con los libros solares; es una conversación telepática y hablada; y de verdad os digo, que no exsiste historieta ó cuento inmortal, que no haya salido de los libros Solares; y toda inmortalidad viviente, es llevada a los lejanos mundos, por los mismos espíritus que piden tales premios de inmortalidad; vuestra exsistencia está compuesta por trillones de instantes; como por trillones de poros; y la justicia de vuestro Creador se inicia por ellos; podéis imaginar vosotros mismos, lo más microscópico que pueda poseer vuestro cuerpo y espíritu; y según el concepto que tengáis de lo microscópico, es allí en donde empieza vuestra justicia; en vuestra cualidad y calidad pensante; es decir que mientras más ilustrado se fué en la vida con respecto a lo microscópico, mayor es la justicia en el espíritu; porque cuando se es ilustrado, mayor moral se debe tener; y la responsabilidad con respecto a los ignorantes, es mayor; y mientras más sabio se fué en la vida, mayor concepto se debe tener de las leyes del Padre; y de verdad os digo, que ningún sabio o intelectual de vuestro mundo, que no se preocupó de las leyes del Padre, entrará al Reino de los Cielos; porque es más fácil que entre un ignorante que se preocupó un segundo ó menos de un segundo, en su exsistencia de lo que es del Padre; ya véis hijos de la Tierra; la perfección del Padre, toma en cuenta, lo que vosotros no tomáis en cuenta; desde lo invisible vuestro Creador juzga lo visible; Él vé vuestras ideas cuando éstas viajan al cosmos; porque es el creador de ellas; vuestra justicia es instante por instante; segundo por segundo vivido en la exsistencia; nada queda al azar; y es juzgado vuestro espíritu y vuestro cuerpo; vuestras ideas y virtudes y vuestros poros y células de vuestra carne; la justicia es mayor para el que fué mayor en la Tierra; para el que tuvo poderes y riquezas; porque debe responder ante al Padre, de como obtuvo tales poderes y riquezas; ¿lo hizo violando la ley del Padre, ó lo logró por sus leyes? y de verdad os digo, que mis Mandamientos no mandan ser ni ricos ni pobres; ellos mandan la igualdad porque fueron dados a todos por igual; nadie es más ni es menos ante el Padre; por lo tanto lo que se hacen llamar ricos, deben explicar en el Reino, del por qué en su mundo hubieron pobres; porque la pobreza no la creó el Creador de la vida; la crearon los espíritus ambiciosos y calculadores; he aquí a vuestro satanás que os divide en ricos y pobres; porque esa es la herencia de satanás; tenga la forma que tenga; y en vuestro mundo tomó la forma de vuestro sistema de vida; y lo hizo para ilusionaros; porque ninguno que conoció oro, entrará al Reino de los Cielos; y de verdad os digo que sus creadores, fueron vistos por vosotros en el Reino; vísteis en medio de muchedumbres, a su maldita legión; tratando de convencer a otros espíritus; y de verdad os digo que muchos de vuestros ilusionadores, estaban con él; y escucharon de boca del maldito, que para ganar poder y gloria, había que dividir a sus hermanos en los que fuera; ¿y los demonios de la ambición, no os tienen divididos en ricos y pobres? porque haciendo uso de sus libres albedríos, en el Reino de los Cielos, se dejaron influenciar por satanás; y de verdad os digo, que si vuestro Creador no mandara una nueva doctrina viviente a vuestro mundo, estaríais condenados a perpetuidad, a vivir divididos; y terminaríais siendo esclavos de los creadores de la adoración al oro; a través de los siglos, la adoración al oro a tomado diferentes formas; y todas se han valido de la fascinación; y todo empezó por el arte; luego por la posesión; le siguió la avaricia; el monopolio; la propiedad privada; lo mío y lo tuyo; el dinero y éste transformó todas las promesas que hicísteis en el Reino del Padre; porque fuísteis ilusionados; porque ninguno que sintió la fascinación, entrará al Reino de los Cielos; porque prometísteis no dejaros ilusionar ni un instante; porque sabíais que en ello os iba la entrada al Reino; las riquezas habiendo nacido en vuestro mundo, son desconocidas en el Reino de los Cielos; y de verdad os digo, que toda filosofía que divide a mis hijos en lo más microscópico de sus pensares, no se conocen en el Reino; y veo hijos de la Tierra, que vuestra espíritualidad está dividida en muchas creencias habiendo un sólo Dios nomás; una verdad nomás; y veo que os dejáis guiar por un fenómeno que llamáis religiones; y de verdad os digo, que las llamadas religiones son desconocidas en el Reino de los Cielos; y como es filosofía de satanás y divide, ningún espíritu religioso entrará al Reino de los Cielos; ni ninguno que practicó la división; he aquí vuestro llorar y crujir de dientes; he aquí que satanás os dividió; he aquí un velo que se os cae; he aquí la revolución de un mundo llamado cristiano; he aquí a un mundo que odiará a la división por sobre todas las cosas; he aquí el yugo dentro del yugo; he aquí a satanás metido en vuestras pruebas de la vida; he aquí un triste despertar para vosotros; porque dormíais en creencias erróneas; en creencias efímeras; que os condujeron a la división; he aquí la obra de vuestros guías ciegos; ciegos guías de ciegos; el ciego mayor carecía de intelectualidad espíritual; y los ciegos menores eran ignorantes voluntarios de su fé; el llamado mundo cristiano, se amoldó a sus costumbres que le dió el sistema de vida; basado en el oro; y cayó en ceguera espíritual; y los instantes y segundos escapaban; más y más se alejaban los seres humanos del Reino de los Cielos; porque un instante ó un segundo equivale a una exsistencia que debe transcurrir en otro mundo; según sea la cualidad y calidad del instante ó segundo vivido y pensado; y de verdad os digo, que basta un instante ó un segundo, para no entrar al Reino de los Cielos; y de verdad os digo, que en mi divino libre albedrío, nunca me agradó la adoración material; porque con ello avanzáis poco en vuestra sabiduría; hay infinitas maneras de agradar al Padre; y la más sublime y la que se conoce en el Reino de los Cielos, es el trabajo; porque es mandato celestial; y todo lo que salió del Padre es conocido en el Reino; y lo que no salió del Padre, se desconoce; tales como vuestras religiones y vuestro sistema de vida explotador; y todo lo que no salió del Padre, Él le dice árbol; porque dá herencia que la producen las mismas ideas; y todo árbol filosófico que no plantó el Padre, de raíz será arrancado; y en vuestro mundo ilusionado, han surgido muchos de ellos; y de verdad os digo, que todo aquél ó aquélla que sirvió a tales árboles, no entrará al Reino de los Cielos; porque sus espíritus se dividieron; no se puede servir a dos señores; a dos causas; a dos conocimientos; a dos doctrinas; a dos ideas; porque el Señor que os dió la vida es uno; y una de las dos creencias es falsa; o bién ambas; toda creencia que siguió cada cual en la vida, es juzgada instante por instante; segundo por segundo; y como todo lo que exsiste posee cualidad y calidad, lo que corresponde al Padre, también lo posee; y de verdad os digo, que sólo el Padre abre las puertas del Reino; porque basta que hayáis leído un instante ó un segundo al Padre, y tenéis posibilidades de entrar al Reino de los Cielos; vuestro Padre nada niega; sóis vosotros los que negáis al Padre; y quien negó al Padre, se niega así mismo; porque niega su propia entrada al Reino; sé hijito que estás pensando en la hipocrecía humana; porque celebran un duelo que no se conoce en el Reino de los Cielos; porque salió de un árbol que no plantó el Padre; y es producto de satanás; porque salió de una filosofía que divide a mis hijos y los confunde con tantas creencias; así es divino Padre Jehova; veo que ellos celebran lo que se llama la semana santa; y no comen carne; así es hijito; de verdad te digo hijito, que ningún hipócrita como los que dejan de comer carne un instante y no dejan de hacerlo el resto de sus vidas, entrará al Reino de los Cielos; sí hipócritas y ciegos del mundo; ¿no os enseña mi Mandamiento, no matar? ¿y la carne que os coméis, no es carne de mis criaturas como vosotros, que fueron creados por un mismo Padre? ¿acaso no es un asesinato? ¿os gustaría que a vosotros hipócritas ser descuartizados y que vuestras carnes sean vendidas y comidas? ciertamente que no os gustaría; ¡¡hipócritas del mundo!! olvidásteis el divino consejo: no hagas a otro, lo que a tí no te gustaría que te hiciesen; y de verdad os digo, que todo aquél que se comió a su hermano de carne, no entrará al Reino de los Cielos; porque en el Reino todos son hermanos; cualquiera que sea la forma física de cada uno; nadie es menos en el Reino; a todos los que os comísteis, os esperan en el Reino; porque son espíritus como vosotros que pidieron ser probados en tal ó cual filosofía animal; tal como vosotros pedísteis ser monitos de carne; porque todos tienen los mismos derechos y nadie es desheredado; ni la materia ni el espíritu; y de verdad os digo, que pagaréis hasta la última molécula ó poro de carne que os comísteis; la misma justicia que vosotros pedísteis, la misma pidieron, los que vosotros llamáis animales; vosotros en vuestras leyes, y ellos en en la de ellos; y de verdad os digo, que nadie en el Reino es animal; todos son hermanos de una misma familia; todos conversan a viva voz y por telepatía; tal como fué en el paraíso microscópico de Adán y Eva; Eva fué tentada por la serpiente, por telepatía; y la serpiente huyó del paraíso; y sus descendientes vagan por el mundo; los engañadores, los falsos y los hipócritas; y de verdad os digo, que la serpiente del paraíso fué la misma serpiente faraónica; y es el mismo satanás que os mantiene divididos; más, llegó la hora de ver la luz; porque hasta las tinieblas tienen su tiempo; y de verdad os digo que todo aquél que fué humilde y sencillo y despreciado por la ley mundana, es grande en poder en el Reino de los Cielos; porque todo humilde es más antiguo en la espíritualidad; a vivido más en los mundos; y la etapa que están viviendo los soberbios, los humildes ya la vivieron ¿no se os enseñó que todo espíritu nace de nuevo? ¿y que muchas moradas tiene el Padre? nacer de nuevo es volver a exsistencias nuevas; y moradas, son los planetas que sirven para vivir las exsistencias; y quien niege esta ley de la eternidad, se niega sus propias futuras exsistencias; reniega de la herencia del Padre; nacer de nuevo es volver a un mundo material; es conocer nuevas leyes; es avanzar en conocimiento hacia el Padre; es hacer que la Sal de la Vida se enriquezca y el espíritu gane en jerarquía; gane en calidad espíritual para comprender a su Creador; he aqui la ley Eterna; una ley que muchos espíritus ignorantes y cómodos, porque no se toman el trabajo de Buscar, niegan y hasta ridiculizan; de verdad os digo que quien negó y ridiculizó, no entrará al Reino de los Cielos; y quien no buscó la verdad por sobre todas las cosas, igual; prometísteis ganaros el cielo; con sudor de frente; con esfuerzo espíritual y nó con comodidades é ilusiones que alimentan vuestros placeres; y de verdad os digo, que todo aquél que vivió en costumbres inmorales, no entrará al Reino de los Cielos; veo, hijos de la Tierra, que satanás os tentó con modas escandalosas; y de verdad os digo, que toda aquélla que exhibió sus carnes íntimas al mundo, al Padre exhibió; ¿no se os enseñó que vuestro Dios, está en todas partes? está también en toda carne; en todo poro, en toda célula en todo cuerpo; y de verdad os digo, que ninguna demonia que practicó el desnudo ó nudismo en cualesquiera de sus formas, entrará al Reino de los Cielos; y todo demonio que exhibió modas femeninas siendo hombre, no entrará al Reino de los Cielos; y todo demonio que siendo hombre, exhibió melena de mujer, maldito sea; ó se es hombre ó se es mujer; todos en el Reino pedísteis un sexo; y prometísteis respetarlo; y habéis hecho lo contrario; y de verdad os digo inmorales del mundo, que viviréis aislados del mundo; nadie os dirigirá la palabra; porque el que hable a maldecido alguno, se hará acreedor a la maldición; y todo escandaloso ó inmoral del sexo que sea, que hizo carne en matrimonio, deberá anular el matrimonio; porque su violación se transmite a sus hijos, hasta la cuarta generación; de verdad os digo que todos los matrimonios que conocieron oro, deberán separarse; porque así detienen su alejamiento del Reino de los Cielos; que a venido ocurriendo instante por instante; segundo por segundo; y es un principio de arrepentimiento; por donde se pecó, se inicia el arrepentimiento; y todos aquéllos que hicieron escenas amorosas en la vía pública, no entrarán al Reino de los Cielos; porque escandalizaron el amor; lo desvirtuaron; y de verdad os digo, que bastó una simple caricia ó beso, y no se entra al Reino; el amor y sus manifestaciones, jamás debieron ser exhibidas en público; porque es más fácil que entre un reservado en el amor, que un exhibionista en el Reino; todo el que escandalizó en lo más microscópico, no entrará al Reino de los Cielos; y todo aquél ó aquélla que levantó copa de vino en público, no entrarán al Reino de los Cielos ; el vino es un alimento como cualquiera; más, nadie pidió escandalizar con ningún alimento; sea sólido ó líquido; y vuestro Creador nada os prohibe; a vosotros toca elegir; libre albedrío tenéis; el Padre aconseja lo que es otra cosa; todas mis escrituras contienen tal psicología, salida del libre albedrío de vuestro Creador; tal como vosotros tenéis un libre albedrío, vuestro Padre también lo tiene; lo de arriba es igual a lo de abajo; y de verdad os digo que todo aquél que no tuvo control de sí mismo y se embriagó, no entrará al Reino de los Cielos; ¡¡y pobres de aquéllos que se embriagaron, en presencia de los niños!! porque acusados son en el Reino, de corruptores de la inocencia; más les valdría a los corruptores del mundo, no haber nacido; no haber pedido la prueba de la vida; el vino tiene propiedades curativas; reconforta y dá calor al que lo necesita; y todo el que lo bebe y lo bebió con esta intención, salvo es; y más salvo es, aquél que por no caer en un vicio, se abstuvo de beberlo; porque éste además de ser salvo, es premiado por su constancia en el Reino de los Cielos; he aquí una Revelación que hará llorar a millones y millones de criaturas; que no pudieron resistir a la tentación; y todo el que se embriagó, deberá sumar todos los segundos en el tiempo en que estuvo ebrio; por cada segundo es una exsistencia que deberá cumplir, fuera del Reino de los Cielos; y todo aquél o aquélla que tuvo vicio del fumar, no entrarán al Reino de los Cielos; ¡¡ y pobres de aquéllos viciosos, que lo hicieron en presencia de los niños!! porque a mi inocencia corrompen; a los destinados a vivir en un mundo de más sana moral; ¿no sabéis viciosos del mundo, que todo niño es primero en el Reino? ciertamente que muchos lo sabíais; y no hicísteis caso a su significado; un significado que se convertirá en una tragedia para vosotros; porque ninguno de vosotros entrará al Reino de los Cielos; los vicios son de satanás; porque son producto del mismo sistema de vida que os gobierna; que en todo lo que hacéis, os divide y os dividirá hasta el fín; y todo aquél que sirvió de testigo falso, no entrará al Reino de los Cielos; y todo abogado que defendió causas por dinero, no entrará al Reino; y todo juez que recibió sueldo por administrar justicia, no entrará al Reino de los Cielos; porque vuestra falsa e interesada justicia, pone por testigo al Padre; y de verdad os digo que vuestra justicia, no es árbol salido del Padre; y de raíz será arrancado; vuestra justicia es salida de los demonios del interés; que sólo cuidan la posesión; lo material; no cuidan el alma; porque de verdad os digo, que ningún miembro de la llamada corte suprema, entrará al Reino del Padre; si hubiéseis administrado justicia sin interés, podríais entrar a mi Reino; porque vuestra paga es desconocida en el Reino de los Cielos; y de todos aquéllos que trabajaron en los llamados poderes judiciales, ninguno entrará al Reino de los Cielos; y como vuestra justicia nada vale ante el Padre, todos los que habéis condenados, libres son ante el Padre; porque los condenó satanás; y a vosotros presos y reos del mundo, nada tiene vuestro Creador contra vosotros; pecásteis en leyes y costumbres que no son del Padre; pecásteis en leyes humanas; y el Padre os juzga en leyes divinas; lo que es de los hombres, de los hombres es; y lo que es de Dios, de Dios es; libre albedrío en los hijos, y libre albedrío en el Padre; libre albedrío arriba y libre albedrío abajo; lo de arriba es igual a lo de abajo; más, arriba y abajo , salieron del Padre; y todo ajusticiado libre es; porque todos nacieron libres; y todo ajusticiado pagó deudas del pasado, en las leyes del Padre; fueron pruebas espírituales, como las del resto del mundo; y de verdad os digo, que todo aquél ó aquélla que se burló o despreció a estos hijos en prueba de la vida, no entrarán al Reino de los Cielos; todo reo ó preso del mundo, tampoco entrará al Reino; más, de verdad os digo, que es más fácil que entre al Reino uno que fué reo en la Tierra, que un juez que le condenó; si a vuestro Creador le tocara escoger entre un reo y un juz, estad seguros que escogería al más desdichado; y entre los desdichados, al mayor de ellos; vuestra justicia no vale en el Reino; porque todos sóis pecadores; para ser juez, se necesita tener inocencia pura; y saberse de memoria las Sagradas Escrituras; ¿qué juez del mundo se sabe todas las escrituras? ciertamente que ninguno; y todo espíritu que fué y es juez terrestre, prometió en el Reino, estudiar lo que es del Padre, por sobre toda justicia; por sobre todas las cosas; y ninguno lo cumplió; así es y así será por los siglos de los siglos; todo predicamento del Padre, lleva su sello en los tiempos del mundo que se juzga; y juzgar a un mundo, es para el Padre, hacerlo en la materia y el espíritu; porque todo es viviente ante el Padre; materia y espíritu son iguales ante su Creador; porque todo salió de un Dios viviente; la ley también lo es; y toda desdicha que a causado vuestra llamada justicia en mis humildes, se paga ante el Padre; porque veo que vuestra justicia es rigurosa con el pobre y blanda con el rico; sí hijito veo lo que piensas; piensas en la justicia que exsiste en tu rebaño llamado Chile; son demonios salidos de la legión de satanás; la filosofía de estos llamados jueces, es dividir al pueblo; porque tienen en sus mentes a dos señores; dos pensares; dos actitudes; una justicia para el pobre y una justicia para el rico; no tienen una misma actitud para todos; se dividen ellos mismos; así también serán divididos ellos, entre las tinieblas y la luz; ningún llamado juez de tu rebaño, entrará al Reino de los Cielos; ni ninguno del mundo; la justicia terrestre es producto de un sistema de vida, desconocido en el Reino; porque la explotación a las criaturas, no se conoce en el Reino de los Cielos; y la justicia terrenal tampoco se conoce; y no se conoce ninguna violación a los mandatos del Padre; para ser reconocido en el Reino, hay que ser humilde por sobre todas las cosas; ser un modelo espíritual; no ser inmoral; ni explotador ni comerciante; ni falso; ni hipócrita; ni falso cristiano; como los millones que exsisten en el mundo; son cristianos de boca; y no por ilustración; cristianos que jamás buscaron la verdad, por sobre todas las cosas; y de verdad os digo, que es más fácil que entre un ignorante y analfabeto en el Reino, que un falso cristiano; que uno que tuvo la escritura a mano y no se preocupó de ella; así es hijos de la ilusión; vuestro sistema de vida os condenó; errásteis una vez más; más, la esperanza y el arrepentimiento está en todos; porque se os mandó cultivar la fé; la fé en lo eterno; nó en lo efímero; la fé en lo espíritual; nó la fé en lo material; porque satanás no puede ofreceros eternidad; porque a él también lo crearon; ahora se os hace la luz; porque la ilustración en el Padre; todo lo transforma; sólo satanás divide; y el Padre unifica; si vuestro mundo no logró jamás la unificación, es porque se dejó ilusionar por satanás; que siempre trató de perpetúar su maldita herencia en todas las generaciones; porque el error y los falsos conceptos, se transmitieron a padre y a hijo; y satanás para completar su obra, os ilusionó; os entretuvo; y lo hará hasta el último instante; tal como lo presenciaréis; los malditos ricos, la maldita estirpe de osiris adorador del oro, hasta el último instante, se aferrarán a sus riquezas; que jamás les corespondió; porque mi divina palabra dice que todo humilde es primero; a ellas les corresponde todo; más, todo bienestar y toda abundancia, se ganan con el sudor de frente; con sacrificios; con esfuerzos espírituales que engrandecen a la criatura, delante del Padre; y no explotando ni engañando a sus semejantes; porque de verdad os digo, que no exsiste rico, que no haya engañado a sus semejantes; y de verdad os digo, que es más fácil que entre un engañado, que un rico al Reino de los Cielos; hay muchas clases de riquezas; y la más despreciable, es aquélla que es calculadora y explotadora; vuestro Creador nada tiene contra la riqueza; porque ella es inocente; lo que tiene que reprocharos el Creador del universo, es cómo lográsteis la riqueza; ¿cuando os hicísteis ricos, ¿había hambre y desnutrición en vuestro mundo? ¿había pobreza? ¿habían necesidades? ¿había otro que no tenía, lo que tú rico, tenías? si fué así, eres maldito; porque todo el universo pensante de los sufridos, está´en tu contra; tanto arriba como abajo; tanto en los ya idos de la vida, y los que están en la vida; todos los espíritus humanos, pedísteis ser maldecidos por el Padre, si sobrepasárais el tiempo de vuestros errores; sobrepasar su propia escala en el tiempo de sus virtudes; os dije que vuestro pensar tiene 318 virtudes; y cuando el espíritu se inclina por el camino del error, transcurre un tiempo de espera entre las 318 virtudes; esta espera la encabeza por su cualidad y calidad, la esperanza; cuya filosofía es grande en el Reino de los Cielos; ella alienta a las demás virtudes; más, todo tiene su tiempo; y la lucha que sostiene un espíritu con el bién y el mal, hace que las virtudes se dividan; y se forman verdaderos bandos en el interior del espíritu; cuando el espíritu perpetúa el mal, hace sucumbir a sus propias virtudes; porque todo tiene su tiempo; a esto se le llama en el Reino, sobrepasar su propia escala espíritual; porque así como vosotros pedísteis un tiempo para vuestra exsistencia, las virtudes que os acompañan en la vida por alianza, hicieron lo mismo; también pidieron al Padre, su tiempo; porque nadie es desheredado; cada uno por separado tiene su libre albedrío; hasta vuestros poros de la carne, lo poseen; materia y espíritu poseen los mismos derechos en sus leyes; sobrepasar su propia escala espíritual en el mal, es caer en la ley de maldición; y de verdad os digo, que sólo los humildes y los explotados están salvo de ella; porque el soportar durante toda la vida, al demonio de la explotación, dá a los explotados, trillones de segundos que son para su propia salvación; y mientras más explotado se fué en la vida, mayor cualidad y calidad tiene el puntaje celestial de la criatura; en verdad os digo, que la luz y las tinieblas, luchan a codo partido por posesionarse de la criatura; porque ambas son filosofías vivientes; y es vuestro libre albedrío, el que escoge; porque psicología de prueba de vida; cuando caéis en el error, vuestro ángel de la guarda, gime de tristeza; porque sabe el destino que os espera; y cuando estáis en la luz del Padre, está radiante de alegría; vuestro ángel de la guarda, es un pedido que hicísteis vosotros mismos; y está unido a vosotros por el cordón solar; y mora en vuestra conciencia; y de verdad os digo, que todo aquél que negó lo que pidió, no entrará al Reino de los Cielos; así como negó a su ángel de la guarda, así será negado en el Reino; porque con la vara que midió, así será medido; la historia de los ángeles de la guarda, es una historia que os hará llorar; porque su divina filosofía, es el sentimentalismo en prueba viviente; todos tenéis un ángel que os cuida; su divino trabajo es silencioso e invisible; porque respeta vuestra prueba de vida; y de verdad os digo, que todos aquéllos que creyeron en su ángel de la guarda, serán los primeros en verlo; el que no creyó, no lo verá; toda negación al poder del propio Creador que os dió el ser, llenará de una verguenza desconocida a todo incrédulo; porque así lo pidieron en el Reino, si caían en la incrédulidad; todo desvergonzado, huirá del mundo; y todo vicioso, maldecirá estar en la Tierra; todo demonio, maldecirá con todas sus fuerzas, a su propia exsistencia; he aquí a donde os condujo vuestro sistema de vida; he aquí una de las causas, de vuestro llorar y crujir de dientes; la ilusión de vuestro yugo fué completa; y los culpables gritarán sus errores; la naturaleza acompañará a mi Hijo Primogénito a donde vaya; y no se le tocará ni un pelo de su divina cabeza; el materialismo explotador y la roca religiosa, estarán espantados; nada podrán contra un Padre Solar; que fué anunciado por la palabra viviente, que llegaría al mundo, brillante como un Sol de Sabiduría; el tener que explicar el poder de un Padre Solar, no es del agrado del Padre Jehova; porque para este mundo se mandó ser humilde por sobre todas las cosas; y si el Padre procede así, es porque en este mundo se le a dado un indebido énfasis a la fuerza; se le a incurcado a los niños a la inocencia, lo opuesto a la humildad; y de verdad os digo, que todo aquél que propagó la fuerza, escandalizó el mandato del Padre; no entrará al Reino de los Cielos; pobres de aquéllos que valiéndose del arte, enseñaron a su generación, toda forma de fuerza; más les valdría no haber nacido; y todos aquéllos que enseñaron el uso de la fuerza, en cine, libros y en sus cuerpos; exhibiéndose y de paso, escandalizando; y de verdad os digo, que ningún atleta del mundo, entrará al Reino de los Cielos; porque escandalizaron con sus cuerpos ante el mundo; nada de la corrupción que tiene vuestro sistema de vida, entrará al Reino; a los llamados atletas y deportistas, más les valdría no haber sido lo que fueron; porque deberán pagar su escándalo y desobediencia, poro por poro; y deberán sumar todos los segundos transcurridos, en cada torneo ó competencia; el verdadero deporte no escandaliza la moral del Padre; y nunca debió ser comercial; porque se comercia con las virtudes, que están en pugna; cuando el espíritu compite por alcanzar una meta, todas las virtudes de su pensar, participan en ello; y si el espíritu tiene en su mente, ganar dinero en su esfuerzo, las virtudes se dividen; entre lo que es del mundo y lo que es de Dios; entre el oro y al virtud misma; y la intención interesada del espíritu, lo divide así mismo; y sus propias virtudes lo acusarán en el Reino, de tratar de dividirlas en sus filosofía; el no cumplimiento de la ley del Padre, conduce a esto; sólo satanás se divide así mismo; la moral del Padre no divide a nadie; unifica la materia con el espíritu; y esta ley está en los elementos y las criaturas; y todos aquéllos que con sus filosofías dividieron al mundo, no entrarán al Reino de los Cielos; ni políticos ni religiosos, ni capitalistas, ni creadores de ciencias ocultas; porque son de satanás; sirven a la ilusión; hunden más, a la humanidad; la confunden y se confunden ellos; abogan que es por la libertad de expresión y pensamiento; más, no toman en cuenta al Padre; porque no parten de la base, de que todo humilde es primero; forman sectas, agrupaciones, sociedades secretas, religiones, ciencias ocultas, hechicerías, adivinos y todo poder de las tinieblas; ¿y lo consultaron con los humildes? ¿no sabíais demonios de la división, que la escritura dice que todo humilde es primero en el Reino? y lo es arriba y abajo; de verdad os digo, que ningún satanás que dividió al mundo, entrará al Reino de los Cielos; y todo político de izquierda, salvo es; porque tuvo lucha con la derecha explotadora; con la inmoralidad viviente en este mundo; que ya tuvo su tiempo de reinado; y principia el tiempo de su caída; escrito fué que se cuide la izquierda de lo que hace la derecha; y se refiere a uso de las manos en la filosofía del ser pensante; las manos de un obrero de la izquierda, están llenas de cayos y durezas; y las manos de uno de la derecha, están limpias; he aquí el mérito y la explotación; y de verdad os digo, que es más fácil que entre uno que tuvo mano cayosa y llena de durezas al Reino, que uno que en sus manos no está la ley del trabajo; y de verdad os digo que sólo los que fueron explotados, están cerca del Reino; y los que explotaron, lejos de él; ¿no se os enseñó que todo humilde es primero? es primero en los sacrificios y en los premios; su cualidad y calidad, lo diferencia de la cualidad y calidad, de los cómodos; de los que se confiaron más de sí mismos; y no se confiaron a la ley del Padre; ellos mismos crearon sus tumbas; porque todo soberbio vuelve sobre sus pasos; vuelve a nacer de nuevo en mundos semejantes a la Tierra; vuelve a ser mortal; vuelve a pedir prueba de vida; que es como repetir un curso, en el que no se aprovechó el tiempo; todo soberbio despreció la eternidad; despreció su entrada la Reino de los Cielos; y lo hizo en su propia actitud; en sus propios conceptos; en su manera de ser; en su comportamiento; todo soberbio salió del Reino con esta imperfección; y todo espíritu de la Tierra, escuchaba en el Cielo en infinitos comentarios, la gran influencia de parte de los padres solares; la gran influencia era el sistema de vida que os ilusionaría; y por el cual ninguno de vosotros entrará al Reino de los Cielos; a la gran influencia, vuestro Padre le llamó la ciencia del bién; la misma ciencia que tentó a Adán y a Eva; el árbol de la ciencia del bién; he aquí la historia galáctica del materialismo; he aquí en donde fueron influenciados los espíritus, que llamáis ricos; la serpiente que tentó a Eva, es la misma serpiente faraónica; la misma que inició la maldita dinastía osiris; la misma que en el mundo siguen, los que practican ciencias ocultas; conocimientos de las tinieblas; y de verdad os digo que todo aquél que leyó o practicó las malditas ciencias ocultas, no entrará al Reino de los Cielos; como no entrará adivino ó adivina alguno; astrólogo ó astrologa que se lucraron a costilla de este conocimiento; y todo espíritista que practicó el espíritismo; porque no dieron preferencia como lo prometieron en el Reino, a lo que era del Padre; el llamado espíritismo científico y doctrinario, es una gran ciencia; vuestro Creador lo reconoce; porque a muchos a salvado de la perdición; más, esta ciencia no es del Reino de los Cielos; es desconocida; como es desconocida la explotación y la religión; en el Reino sólo se conoce el Trabajo; es la suprema filosofía que encabeza el mismo Creador del universo; y de verdad os digo, que es más fácil que entre al Reino, un trabajador, que uno que fué espíritista ó religioso; porque en estricto orden de méritos, está primero el que complace al Padre por sobre todas las cosas; el llamado espíritismo es salvo porque evoca el nombre del Padre; más, os repito, no entra al Reino de los Cielos; debéis saber distinguir el salvo del Bienaventurado; el salvo, es salvo de sus propios errores; se es salvo cuando se tiene arrepentimiento; todo salvo debe pagar su deuda; el salvo no está en la ley de los condenados; porque sus deudas son producto de su misma imperfección; si fuéseis perfectos, otra sería la ley; todo salvo espera fuera del Reino; para ser llamado en cualquier instante; para cumplir nueva exsistencia; un nuevo nacer en un lejano mundo; el Bienaventurado entra al Reino de los Cielos; no necesita juicio final; ni arriba ni abajo; tiene acceso a todos los Cielos; vosotros estábais destinados a ser bienaventurados; si no hubiéseis conocido el oro y las religiones; porque ambos os dividieron; el oro dividió al mundo en ricos y pobres; y vivísteis en una inmoralidad; las religiones os dividieron en muchas creencias; habiendo sólo un sólo Dios nomás; y ninguna creencia que divida, se conoce en el Reino de los Cielos; he aquí a vuestro satanás; en lo material y lo espírtiual; he aquí las tinieblas del mundo; he aquí la ramera y la Bestia que ilusionaron una vez más, a un mundo más; porque lo habían hecho en otros mundos; cada espíritu tiene su historial; porque todo espíritu a nacido de nuevo muchas veces; nacer de nuevo es volver a conocer exsistencias; y quien no naciere de nuevo, no llega por el conocimiento al Reino del Padre; quien haya negado la reencarnación ó el nacer de nuevo, a negado el camino del conocimiento; si sólo tuviérais una sola exsistencia, ¿cómo llegaríais a conocer la ciencia de los otros mundos? una exsistencia humana es corta; efímera, microscópica para saberlo todo; la ciencia de otro mundo, constituye otro sudor de frente; que cumplen otras criaturas, en sus leyes; tal como vosotros cumplís en las vuestras; el nacer de nuevo no es solamente para vosotros; lo es también para otros; ¿no se os enseñó que muchas moradas tiene el Padre? ¿que muchos planetas habitados hay? ¿que nada tiene límite en Él? ciertamente que muchos los sabíais; más, no os conmovísteis por la maravillosa ley; y la callásteis; de verdad os digo, que todo aquél que no se conmovió ante la luz del entendimiento, no entrará al Reino de los Cielos; nadie se conmoverá por él; y de verdad os digo, que es más fácil que entre un hijo o una hija, que proclamó mi nombre en las calles, que un hijo que fué universitario y no me proclamó nunca; toda alusión al Padre, tiene el más elevado puntaje que se conoce en el universo; y todos aquéllos que por proclamarme en la calle, recibieron burlas de parte de los demonios, son llamdos a mi presencia; porque así como se pagan deudas, también se reciben premios; y quien es premiado por el Padre, porque al Padre defendió en un lejano mundo, se queda en el Reino de los Cielos; porque todos los padres solares y las virtudes vivientes, desean conocerlo; es una costumbre como ocurre entre vosotros; lo de arriba es igual a lo de abajo; y como en el Reino no exsiste el límite en nada, la permanencia de los premiados por el Padre, es poco menos que eterna; las religiones desaparecen; y sus integrantes quedan; y son juzgados como el resto de las criaturas del mundo; todo son iguales en justicia ante el Padre; los religiosos están en la ley de los condenados; el daño provocado al mundo es inmenso; por culpa de ellos, este mundo está atrasado en veinte siglos; en su plano moral y espíritual; los espíritus que los siguieron en la Tierra, y ya no están en el planeta, los maldicen desde arriba; porque por culpa de la roca religiosa, ninguno de ellos a podido entrar al Reino de los Cielos; porque llegan divididos; en la Tierra se les inculcó la adoración material; una adoración que no se conoce en el Reino de los Cielos; y el espíritu es acusado de servir a dos señores; al Señor y Creador de su vida, como le fué mandado; y al señor de la adoración material; porque todo tiempo en que pensó la criatura, le es pesado; y de verdad os digo, que basta un segundo ó menos de ese tiempo en que se dejó de pensar en el Padre, y no se entra al Reino de los Cielos; esta ley que os puede parecer excesivamente rigurosa, no lo es; porque vosotros mismos así lo pedísteis; lo pedísteis por sobre todas las cosas; por sobre todos los instantes; por sobre todas la cualidades y calidades de vuestras ideas; de verdad os digo, que pedísteis una prueba de vida, muy superior a vuestras calidades y cualidades; es muy superior a vuestra jerarquía espíritual y a vuestra filosofía; vosotros insistísteis ante el Padre; que sabiendo todo futuro de la creación, os complació; porque de verdad os digo, que todo espíritu debe conocerlo todo; incluyendo el fracaso; porque es parte del conocimiento; y quien no conoció la filosofía del fracaso, nunca será perfecto; porque habría ignorancia con respecto al fracaso; cuando los hijos insisten en el Reino por conocer tal ó cual vida, el Padre se conmueve; como se conmovería un padre de vuestro mundo; lo de arriba es igual a lo de abajo; y de verdad os digo que los causantes de vuestro llorar y crujir de dientes, sabían en el Reino, que os podrían ilusionar; porque todo rico y todo religioso, sabe psicología salida de las tinieblas; todo cálculo y toda malicia de estos espíritus, no salió del Padre; la tendencia a dividir el pensar, no es árbol filosófico del Reino; es conocimiento enseñado por las legiones de satanás; que pululan fuera del Reino; todo rico y religioso no entran al Reino porque no son del Reino; la filosofía de indiferencia hacia mis humildes, lo señalan como hijos de satanás; la filosofía atrae a la forma; y de la filosofía de estos demonios, salió la forma material de adoración; salieron los templos materiales; que son desconocidos en el Reino de la luz; esta filosofía es opuesta al mandato del Padre que dice: no adorarás imagen ni semejanza alguna; quiere decir ni templo alguno; y de verdad os digo, que no exsiste mejor templo, que vuestros hogares; porque allí no se comercia; vuestro templo mayor y eterno, es vuestra conciencia; es el único templo que sobre vive a todo; es tan eterno como el universo mismo; y vuestro Creador mora en él; ¿no se os enseñó que vuestro Dios está en todas partes? toda creencia con respeto al Padre, está en vuestra conciencia; como están todas vuestras intenciones; y de verdad os digo, que con templos ó sin templos, sóis juzgados igual; nadie es desheredado en el Padre; y los que no conocieron religión, son tratados igual en el Reino; y de verdad os digo, que es más fácil que entre al Reino uno que no conoció religión, a uno que la conoció; porque el primero no fué dividido; no sirvió a dos señores; entra al Cielo tal como salió; y el último fué dividido en dos creencias; y la luz es una; y no se divide; por lo tanto una de las creencias, no es del Padre; porque el Padre no se divide; de verdad os digo, que las creencias desconocidas en el Reino, como la secta comercial conocida por iglesia católica, no es tomada en cuenta; pues ningún Bienaventurado pertenece a ella; y si alguno decidiera pertenecer, el Bienaventurado se divide y dejaría de ser Bienaventurado; no entraría al Reino de los Cielos; la llamada iglesia condenó al mundo a no entrar al Reino de los Cielos; logró su propósito; pero se condenó; porque maldecidos son por el Padre Jehova; y no quedará de la roca, herencia alguna; la palabra religión, será para el mundo, sinónimo de maldición; nadie dirigirá la palabra a estos demonios; tal como ocurrió en el pasado faraónico; cuado estos demonios esclavizaron a mis hijos; una época desconocida por el mundo; porque nadie se atrevió a transmitirla; era una época, en que rivalizaban poderes desconocidos por vosotros; en que vuestra llamada energía atómica, viene a ser como el llamarazo de un fósforo; de verdad os digo, que los verdaderos poderes, son los elementos de la naturaleza; porque todo microscópico y humilde es grande en el Reino; mandar la naturaleza con la mente, como la mandará una vez más mi Hijo Primogénito, constituye el supremo poder; con la mente se ordena desde cualquier punto del universo; tal como lo hace el Padre, para que vuestro planeta se mueva; para que tenga rotación y traslación; Omega y línea Alfa; y para que todos sus elementos se muevan y cumplan sus encarnaciones ó transformaciones; el poder del Padre es Creador; aún cuando viene como castigo; la fuerza humana es destructora; no repone los elementos destruídos por sus experimentos; y de verdad os digo, que todo elemento que fué destruído por maldad, pide justicia en el Reino; porque todo es viviente ante el Padre; materia y espíritu tienen los mismos derechos en sus filosofías; nadie es menos ante el Padre; ni la materia ni el espíritu; todo sabió ó sabia que crearon leyes destructoras, no entrarán al Reino de los Cielos; porque lo que se destruye abajo, repercute arriba; he aquí una ley que llenará de pavor a los que han destruído, lo que otros crearon; los malditos aviadores de guerra y los artilleros, que han asolado como demonios a pueblos indefensos; a rebaños como Vietnam, Laos y Camboya; estos demonios malditos sean hasta la cuarta generación; así es y así será hasta la consumación de la ley; y todo hijo que se hizo llamar soldado y mató por serlo, maldito sea; porque de verdad os digo, que sólo exsiste una patria; la patria en donde fuísteis creados; la patria del Reino de los Cielos; es una patria eterna; y no se exige que sus hijos se maten por ella; porque el Creador no destruye su propia creación; las demás patrias, las patrias terrenales, pasaran al olvido; junto con vuestro sistema de vida; y de verdad os digo, que es más os valdría, no haber conocido patria terrenal; si con ello violásteis el Mandamiento que os enseñaba no matar; porque el que mató por su patria terrenal, no entrará al Reino del Padre; y advertidos fueron los demonios de la destrucción y el abuso: el que mata a espada muere a espada; quiere decir que el que mata por la fuerza, cae por la fuerza; porque todo violador que usó la fuerza y mató, pide en sus futuros naceres de nuevo, ser él la víctima; el mismo se aplica su misma vara; en lejanos mundos, debe pagar lo que hizo en uno de ellos; y debe pagar poro por poro, ojo por ojo, diente por diente, célula por célula de los cuerpos que destruyó; el uso de la fuerza no es para matar; es para crear; la fuerza destructora no se conoce en el Reino; eso pertenece a las tinieblas; ó a los mundos de la carne, que como el vuestro, vienen saliendo de las tinieblas; el poder destructor es anulado por el poder creador; porque lo que se destruye no tiene eternidad en su filosofía; he aquí una verdad, que explica lo efímero de las filosofías de fuerza destructora; lo demuestra el hecho de vuestro mundo, que nunca a sido dominado en su totalidad, por los conquistadores; ni lo lograrán jamás; el mal de la fuerza es como un gérmen, que es aplastado por el infinito mismo; a través de los siglos, nadie a logrado dominar todo el mundo; porque tal posibilidad, no fué pedida por ningún espíritu; en virtud del libre albedrío viviente del Reino de los Cielos; porque todo se pide en el Reino; hasta los más mínimos acontecimientos de vuestra vida; ningún guerrero de vuestro mundo a entrado al Reino de los Cielos; porque probar la filosofía de la fuerza en un lejano mundo, es desafiar las leyes de la luz; que son leyes creadoras; todos los espíritus que visten uniformes en la vida humana, pidieron en el Reino, correr el riesgo; aduciendo delante del Padre, que con sus conocimientos, no se dejarían sorprender; que no violarían la ley del Padre; más, cayeron; porque el sólo uso del uniforme militar, es un inmoralidad dentro de la moral del Padre.-



ALFA Y OMEGA