JUICIO FINAL; LOS GOBIERNOS QUE NO UNIFICARON JAMÁS AL MUNDO, NO ENTRARÁN AL REINO DE LOS CIELOS; TODA DIVISIÓN NO ES DEL PADRE.-

Sí hijito; sólo satanás se divide así mismo; y de verdad te digo, que ningún miembro del sistema de vida de este mundo, entrará al Reino de los Cielos; es más fácil que entre al Reino, uno que no conoció tal sistema, a uno que lo vivió; los gobiernos del sistema de vida de la explotación, serán acusados en mi Reino, de complotar contra mis humildes; quien no se comportó como se comportan los humildes, nó es humilde; y no entra al Reino de los Cielos; de verdad os digo, que dividir gobernando, nada tiene de humilde; la humildad unifica; y el egoísmo separa; si este mundo jamás logró la unificación, es porque fué dirigido por egoístas; de verdad os digo, que ningún egoísta entrará al Reino; es más fácil que entre al Reino, un humilde y sencillo a uno que fué egoísta; de verdad os digo, que ningún espíritu pidió al Padre, dividir en el mundo, a sus propios hermanos; todo el que dividió en la convivencia humana, será también dividido en otras exsistencias de otros mundos; de verdad os digo, que todo funcionario gubernamental, será más severamente juzjado en mi Reino; de verdad os digo, que debéis pagar en exsistencias, cada segundo transcurrido en vuestros años de funcionario; porque desde antes que naciérais, estaban mis escrituras; vosotros no les dísteis importancia en las cosas del mundo; craso error; ¿no se os enseñó que Dios está en todas partes y en todas las cosas? estoy en todo lo que vuestra mente puede imaginar; porque no tengo ni principio ni fín; de verdad os digo, que maldeciréis el día en que entrásteis a ocupar un cargo gubernamental; porque a partir de ese día, empezásteis a servir al demonio; vuestra filosofía que tuvísteis en la vida, no es filosofía del Padre; puesto que no os guiásteis por sus mandatos; por lo tanto, de verdad os digo, que ninguno de vosotros, será resucitado en carne en este mundo; nó volveréis a ser niños en este planeta; porque así lo pedísteis en el Reino de los Cielos; todo se pide en el Reino; empezando por vuestra vida; cuando pedísteis vuestro juicio, fuísteis severos para con vosotros mismos; todo lo pedísteis; toda vuestra manera de ser; hasta el número de poros y respiraciones de vuestro cuerpo; y de verdad os digo, que pedir vida y por ingratitud intelectual, perder la eternidad, es una de las tragedias más grandes, que puede ocurrirle a una criatura; porque no exsiste premio mayor en la creación, que volver a ser un niño de doce años; y quien no es un niño, no vé la gloria del Padre; sólo siguiendo la moral del Padre, se puede seguir siendo un niño; se puede seguir conservando la inocencia; jamás conservaréis la inocencia, con sistemas de vida, que tienen por base la ambición al oro; de verdad os digo, que nadie pidió ser ambicioso en el mundo; todo lo contrario; pedísteis al Padre por sobre todas las cosas, luchar con todas vuestras fuerzas espírituales, contra la ambición; y contra todo yugo creado por el mismo hombre; en otras divinas palabras, contra el demonio mismo; de verdad os digo, que toda maldad salida de los hombres contra los hombres, es el demonio de las escrituras; nó exsiste otro demonio; y vosotros funcionarios gubernamentales del mundo, hicísteis el papel del mismo satanás; ciertamente sóis ciegos guías de ciegos; ciega la humanidad, y ciegos los que la dirigieron; de verdad os digo, que vuestra ceguera, es ceguera por comodidad; la ilusión no encontró escollos en vosotros, y caísteis; porque vuestra ceguera, no os dejará entrar al Reino de los Cielos; esto es vivir por vivir; filosofía muerta es; porque no dá fruto ni para su creador, ni para las generaciones del futuro; de verdad os digo, que ningún descendiente vuestro, entrará al Reino de los Cielos; toda herencia es expansiva en su cualidad y calidad; y las leyes del Padre, son las mismas é iguales para todos; de verdad os digo, que lleváis dentro de vosotros mismos, un drama viviente, que renace en el Reino de los Cielos; vuestras invisibles virtudes é ideas generadas en la vida, os acusarán en el Reino; porque nada es muerto delante del Padre; todo se vuelve vida delante de él; de verdad os digo, que recién ahora sabréis que es lo que sucedió en donde fuísteis creados; nadie en la vida, tuvo el poder y la ciencia de hacerlo; porque no eran de la jerarquía solar; Alfa y Omega lo es; porque dá doctrina que no tiene fín; por el fruto se conoce el árbol; por el contenido de una doctrina, se conoce si es ó nó de Dios; de verdad os digo, que todo aquél que no estudió lo que era del Padre, no entrará al Reino de los Cielos; porque todo lo que sale del Padre, es eterno; de lo del Padre, salió toda vida; y de los hombres salió lo efímero; que debe rendir cuenta a la eternidad del Padre; los gobiernos que no estudiaron al Padre, para constituirse en gobierno, dieron al mundo, la más grande inmoralidad; porque se constituyeron en la cabeza de la violación; porque de verdad os digo, que si son condenados los ciudadanos, mayormente condenados son los que los dirigieron en la vida; impusísteis moral, que no es la moral del Padre; porque la moral del Padre, no divide a nadie; de verdad os digo, que los gobiernos son productos de los egoísmos de los hombres; no son de Dios; el libre albedrío del Padre unifica; y el libre albedrío de los hombres divide; sólo satanás se divide así mismo; la evolución vuestra, viene saliendo de las tinieblas; porque el error mayor produce errores menores; que si no se enmiendan, llegan también a mayores; he aquí una revelación divina; lo de arriba es igual a lo de abajo; y se conserva la jerarquía; la maldad es experiencia, tanto arriba como abajo; lo bueno fué malo; y lo malo fué bueno; de vuestro libre albedrío, depende en cual de ellos quedáis; de sí mismo sale el juicio; todo juicio parte de las escrituras del Padre; porque todo rebaño tiene su pastor; nadie es desheredado; todos los mundos que contienen rebaños, tienen escrituras; cada humanidad es un rebaño; y cada rebaño una humanidad; porque todos los espíritus tienen el mismo derecho, a ser lo que desean; todos tratan de ser todo; la diversidad de seres en los mundos, es diversidad de todos; porque fuísteis todo lo que os rodea; y conserváis vuestra identidad; la Trinidad os dice: sóis lo que fuísteis; y lo que fuísteis seréis; porque cada uno se hace su propio cielo, en lo que fué y en lo que será; de verdad os digo, que el cielo es el mismo conocimiento aprendido en las exsistencias que fuísteis; cada exsistencia tiene moral intuitiva; hasta la forma más primitiva la tiene; vuestros antecesores, no tuvieron leyes escritas; porque así lo pidieron en sus entendimientos; y de verdad os digo, que todo entendimiento, desde el primitivo, es juzjado por el Padre; lo primitivo también tiene sus leyes en el Reino; porque nadie es desheredado; y de verdad os digo, que hasta las tinieblas son juzjadas en leyes; la justicia del Padre sobre los que dividieron su rebaño, será la caída del mundo materialista; un mundo que no es árbol plantado por el Padre; y de raíz será arrancado; el mundo del Padre, debió haber salido de los humildes; porque ellos son los primeros en el Reino; y nó un mundo creado por ambiciosos; cuyo dios el oro, ilusionó a la humanidad; un mundo que sirvió a otro señor; nó al Dios viviente; sino, al dios de muertos; porque ninguno que le sirvió entrará al Cielo de los vivos eternos; sólo se entra cumpliendo la ley y los Mandamientos del Dios viviente; de verdad os digo, que este mundo es derribado por su propia ley; tal como es derribado un ídolo; porque ningún ídolo debió haber exsistido; ni de carne ni de metal ni de barro; el Padre Jehova, es Dios celoso de sus leyes; celoso, justo y perfecto; de verdad os digo, que todo famoso del mundo, es el último en el Reino; y todo el que perpetuó su nombre en nombres de calles, monumentos, edificios ó estatuas y medallas, nó entrarán al Reino de los Cielos; y de verdad os digo, que ni los que crearon las leyes para tal cosa, entrarán al Reino; es más fácil que entre al Reino, uno que no perpetuó el egoísmo, creando la ley, a uno que no la creó; toda ley salida de esta generación y las pasadas, legalizaron lo ilegal; perpetuaron el error; y de verdad os digo, que el error de los errores, es dejar de lado, la ley del Padre; porque tras ello, se desencadenan todos los demás errores; seguir los consejos de los ambiciosos, es un error; y este mundo fué organizado por ambiciosos; el Padre os dió la inteligencia para perfeccionar la luz del conocimiento; y nó para perfeccionar las tinieblas; llegar a ser rico, no tiene ningún mérito en el Reino de los Cielos; es por eso que ningún rico a entrado al Reino; los ricos son desconocidos; la verdadera gloria y poder, lo constituye el conocimiento y nó la riqueza; he aquí el craso error de vuestro mundo; muchos quieren el conocimiento y otros la riqueza; de verdad os digo, que es más fácil que entre al Reino, uno que luchó por el conocimiento, a uno que luchó por la riqueza; aunque la consecución de la riqueza, haya costado conocimiento; aquí la filosofía que se persigue, anula la intención que debió ser en las leyes del Padre; y mientras mayor fué el escollo que encontró, el que buscó conocimiento, mayor es su premio en el Reino de los Cielos; de verdad os digo, que entre dos que lograron conocimiento, aquél que más tuvo sudor de frente, aquél es primero en el Reino; el más sufrido entre los sufridos, es primero en el Reino; mientras más dolorosa fué una prueba de vida, más grande es en el Reino; de verdad os digo, que la riqueza os aleja de mi Reino; porque no preferís las escrituras del Padre; así igual, no se tiene preferencia por los que fueron ricos en este mundo; lo de arriba es igual a lo de abajo; de verdad os digo, que cualquiera pudo haber sido rico; libre albedrío tienen todos; la causa no está en la riqueza misma; la causa está, en que ninguno debió ser ni rico ni pobre; porque los elementos de la naturaleza que alimenta vuestra vida, os fueron dados a todos por igual; porque el Creador no hace distingos con sus hijos; ¿por qué los hombres las hacen? es lo que tienen que responder, ante Dios, el Reino y el mundo; porque todos pedísteis juicio público-universal; cual es la filosofía del Reino de los Cielos; allí nada se oculta; porque todos son limpios de corazón; el término oculto se desconoce en el Reino de los Cielos; todo egoísmo es desconocido; todo rico es mirado como una forma de egoísmo viviente; como un microbio raro de las tinieblas; raro por infinitas razones; porque vuestro planeta Tierra es desconocido en el Reino de los Cielos; esto se debe a que el universo no tiene límites; nadie es mayor dentro del universo, sino el Padre; de verdad os digo, que todo espíritu es como un grano de arena; y los mundos igual; todo cuanto podáis imaginar en dimensiones, es un polvo mirado desde el macrocosmo ó Reino de los Cielos; es por eso que fué escrito: Del polvo eres y al polvo volverás; quiere decir: de un microscópico sales y a un microscópico entras; porque todo espíritu nace y muere de nuevo; pasa por infinitas exsistencias; y las pasará por toda eternidad; como infinitas son las exsistencias, infinitos son también los premios y las caídas que habéis tenido; el que dice lo contrario, perpetúa su límite; porque niega a las virtudes y elementos, que le dan la eternidad; niega a criaturas vivientes; tal como lo es su espíritu; porque materia y espíritu son vivientes en el universo expansivo pensante; nada es muerto de lo que sale del Dios viviente; los que niegan la eternidad, son espíritus atrasados; nada ó casi nada saben de ella; su intuición es microscópica; ni buscan el conocimiento que conduce a ella; de verdad os digo, que es más fácil que entre al Reino, uno que buscó a uno que no buscó; ninguna categoría de cómodo, entrará al Reino de los Cielos; y de verdad os digo, que todo funcionario de gobierno divisionista, fué cómodo; prefirió ignorar las escrituras; y prometieron en el Reino, hacer lo contrario; de verdad os digo, que todo dirigente del mundo del capitalismo, son los espíritus más atrasados, que han venido al mundo; se aseguran el puesto, sin preguntarse si está ó nó correcto; de acuerdo al divino mandato: respetarás a tu Dios y Señor, por sobre todas las cosas; lo que se traduce: primero veré las escrituras, y después escogeré; he aquí lo que debió hacer cada criatura humana, en la prueba de la vida; decir lo contrario, es anular la propia promesa hecha en el Reino de los Cielos; si esta humanidad hubiese procedido así, os aseguro, que este mundo no estaría dividido en naciones; tendría gobierno común; no habrían ni ricos ni pobres; ni tendríais juicio final; no habría causa para ello; ni vuestro espíritu estaría dividido; y todos entraríais al Reino de los Cielos; más, no ocurrió así; oportunidad tuvísteis; muchos siglos; y no hay tiempo que no se cumpla; el vuestro se cumplió; se inicia en este mundo, otro tiempo; el tiempo de gobierno de los humildes; los escogidos por el Padre Jehova; lo que por siglos y siglos, se a dicho en las escrituras; y si esto os causa asombro, es porque habéis vivido en la ignorancia; habéis vivido sólo para el mundo; y no para vuestro Dios; cuando se vive para Dios, se le busca en su escritura; porque allí su libre albedrío habla; el buscar al Padre con un olvido encima, es la suprema prueba de esta forma de vida; el olvido de vuestro orígen; que vosotros mismos pedísteis; de verdad os digo, que si no hubiéseis pedido el olvido de vuestro pasado, vuestra vida no sería la prueba de la vida; la Trinidad divina, os habría dado otra interpretación de la vida que pedísteis; porque las cualidades y calidades de vida, son infinitas; hay tantas clases de vida en el universo, como cuerpos celestes contiene; porque nadie es menos ante el Creador; tienen derecho a lo infinito, tanto la materia como el espíritu; de verdad os digo, que todo cuanto véis en el espacio, es desconocido en el Reino de los Cielos; porque lo que se conoce es infinito; y lo que no se conoce también es infinito; la Ciencia Celeste ó Ciencia del Cordero de Dios, os enseñará, lo que jamás conoceréis; porque vuestra ciencia terrenal es limitada; no penetra jamás, el macrocosmo; y de verdad os digo, que este mundo seguirá con apasionamiento jamás visto, la escritura Telepática del Cordero de Dios; su seudónimo será Alfa y Omega; que significa principio y fín; porque principiaréis a comprender vuestro orígen; y veréis la caída de todo lo que no es del Padre; el principio enseña y el fín juzja; el conocimiento del universo, fué pedido por vosotros; porque no hay juicio sin conocimiento de causa; y la causa en el Padre, es el conocimiento de lo creado; el conocimiento es la perla del Reino de los Cielos; sin esta perla, no se entra al Reino de los Cielos; porque todo conocimiento contiene la semilla galáctica; la sal de la vida; todo conocimiento es el Alfa y la Omega de vuestro propio cielo; porque cada uno se hace su propio cielo; vuestro principio y fín sale de vosotros; porque cada idea que emanáis es un futuro mundo; y todo el conjunto de ideas que habéis generado en la vida, es el conocimiento que será sal de vida; de verdad os digo, que según vuestra conciencia, así será la conciencia de las criaturas de vuestros futuros mundos; de cada microscópica idea, sale un principio planetario; que según el comportamiento de vuestro libre albedrío, puede ser de tinieblas ó de luz; he aquí el principio de vuestra propia eternidad; salida de vosotros mismos; es por eso que fué escrito: Hay que ser chiquitito y humilde, para ser grande en el Reino de los Cielos; ser idea y expandirse hasta llegar a ser un colosal planeta; he aquí la variedad infinita de cuerpos celestes en formación que observáis; y de verdad os digo, que todos ellos comenzaron con la microscópica temperatura que contiene una idea al generarse; tal como ocurrió con vuestro planeta; de verdad os digo, que todo mundo posee su cielo; porque la idea primitiva, conoció cielo; el generador de ideas, vió cielo; he aquí el principio y causa de vuestro destino espíritual; y de verdad os digo, que todos los que me niegan, crean ideas cuyo fruto son mundos que no conocerán a Dios; porque tal idea la heredarán las criaturas del futuro mundo; todo se hereda según como se pensó; y es así, que todo espíritu que sirvió a gobierno del sistema de vida de este mundo, no a cesado de crear mundos desiguales; mundos que experimentarán la injusticia; el abuso; el desprecio; la ignorancia hacia lo que es del Padre; la explotación; y de verdad os digo, que vosotros mismos, creadores de vuestros mundos, tendréis que visitar tales creaciones; para hacerlas avanzar en el camino del perfeccionamiento; he aquí la visita de la trinidad humana; he aquí la visita de un padre solar; tal como la Trinidad solar os visitó; porque de verdad os digo, que la Trinidad es tan infinita, como el universo mismo; está en todas partes, y es a la vez una; cada criatura del universo, es una Trinidad; porque nadie es desheredado; hasta el microbio es una Trinidad en su filosofía viviente; porque todos son iguales en derechos ante el Padre; de verdad os digo, que todo mundo que no imitó al Padre en sus leyes, esa humanidad no entrará al Reino de los Cielos; y todos los seguidores de sus leyes, tienen juicio universal; es decir juicio en libros que se escribirán en todos vuestros idiomas; de verdad os digo, que vosotros mismos, violadores de la ley, pedísteis la rigurosidad en vuestro juicio final; y se os concedió; he aquí la causa del llorar y crujir de dientes; porque todas las virtudes de vuestro espíritu, pidieron lo mismo; pidieron pasar junto con el espíritu, la experiencia de un juicio severo; y también se les concedió; fuísteis severos consigo mismos, porque imitásteis la divina moral exsistente en el Reino de los Cielos; allí los pequeños imitan a los grandes; porque de verdad os digo, que a todo pequeño le es permitido ver las virtudes vivientes de los Reinos de los Cielos; porque todo pequeño es grande en el Reino; se le tiene preferencia; es así que todos vosotros humildes de corazón, veréis el lugar galáctico de donde salísteis; el lugar en donde fuísteis creados; el interior de los soles Alfa y Omega; de la galáxia Trino del macrocosmo; y de verdad os digo, que veréis lo que ninguna criatura humana a visto; porque ninguna de ellas a entrado al Reino de los Cielos; desde el mismo instante en que este mundo de carne conoció el oro; conocerlo en sí mismo, nada de importancia tendría; más, codiciarlo, explotar y hasta matar por el oro, es otra cosa; porque sólo se gana la condena; es lo que le a ocurrido a este mundo; tomó por base de su sistema de vida, al oro mismo; y con ello condenó a toda la humanidad, a no entrar al Reino de los Cielos; porque los creadores de este sistema de vida, lo idearon nó para cumplir lo del Padre por sobre todas las cosas; como lo prometieron en el Reino; lo crearon impulsados por el dominio sobre los demás; por la ambición de poseerlo todo; de verdad os digo, que ningún maldito, cabeza de esta bestia llamada capitalismo, quedará; más les valdría, no haber quebrantado sus propias promesas; el mundo del interés y la hipocrecía, que crearon, será derribado; porque es uno de los árboles que no plantó el Padre Jehova; y de raíz será arrancado; este árbol creado por hombres, es el peor yugo que a conocido este mundo; es la escuela de la degeneración en este planeta; todo lo que sale del oro, corrompe; los siglos transcurridos con este reinado del oro, os lo demuestra; un grupo de demonios lo tiene todo; y una humanidad hambreada; ¡y piden que les respeten la ley! y ellos nó respetaron la del Padre; de verdad os digo, que todo rico quedará en la más grande pobreza, que pueda concebirse; porque la miseria exsistente, salió de su misma filosofía; si no hubiesen ricos, nó habrían pobres; lo que acumuló uno en demasía, le falta al otro; todo rico es autor del desequilibrio en la posesión material; autor de todo sufrimiento; de toda penuria; de verdad os digo, que todo lo que hicieron sentir a otros, lo sentirán ellos; porque debe cumplirse la divina parábola: Con la vara que mides serás medido; así como te comportástes con los demás, así se comportarán contigo; toda filosofía que se vive, tiene sus consecuencias, cuando no se respetó lo de Dios; y esta es una de sus consecuencias; se vuelve contra los mismos que la crearon; el demonio se divide así mismo; porque el mundo de la riqueza y la avaricia, se destruirán por sí sólos; no tendrán el valor ni la fuerza moral, de resistir la prueba que se les viene encima; una prueba que ellos mismos pidieron; más, erraron el camino; en vez de escoger una filosofía que los fogueara más, buscaron una que hizo de ellos, débiles moralistas; una moral basada en la materia, es moral muerta; no perfecciona el espíritu; no le prepara para las pruebas espírituales; porque el oro ilusiona y nó ilustra; la ilustración del materialismo, no quedará; porque su árbol filosófico es arrancado de raíz; jamás nunca debió haber sido creado; porque salió de egoísmo; un árbol que no es del Padre; si fuera del Padre, este mundo sería un mundo de la luz; un mundo-paraíso; un grupo de demonios, refinados en la astucia, hizo de esta humanidad, un llorar y crujir de dientes; porque por causa de ellos, ninguno de vosotros entrará al Reino de los Cielos; es más fácil que entre al Reino, un mundo que no conoció la codicia, a uno que la conoció; es más fácil que entre al Reino, un mundo bárbaro que nunca conoció sistema de vida, a uno que habiéndolo conocido, violó la ley del Padre; de verdad os digo, que por los llamados ricos, este mundo conocerá el juicio final; y no por causa de humilde alguno; los demonios siempre dan que hacer, cuando piden pruebas de vida, en mundos de la luz; de verdad os digo, que todo aquél que tuvo malos pensamientos en la vida, es un demonio; el tiempo de su maldad, le dá la correspondiente jerarquía demoníaca; y todo tiempo en justicia, se mide en segundos; el tiempo de menos de un segundo, también es juzjado; los funcionarios que sirvieron a gobiernos falseando la ley del Padre, deben sumar todos los segundos transcurridos en el tiempo en que fueron funcionarios; si fueron años, deben calcular el número de segundos contenidos en el total de años; de verdad os digo, que caro cuesta servir al demonio; sé que muchos habrían deseado no hacerlo; más, no tuvieron el valor ni la fuerza de voluntad, de cambiar sus destinos dentro del destino; poquísimos fueron en la historia de este planeta, que lo hicieron; los demás, totalmente ilusionados; vieron la injusticia y nada hicieron contra ella; la legalizaron en sus corazones; convivieron en la división viviente; y sus espíritus fueron divididos, en complacencia con el sistema de vida; ningún espíritu dividido entrará al Reino de los Cielos; de verdad os digo, que maldeciréis vuestras propias costumbres; vuestros ideales; vuestra educación; vuestra posición; vuestra religión; y todo aquéllo que jamás debió haber sido; porque de todo lo que os dió este vergonzoso sistema de vida, nada de ello vale para que entréis al Reino de los Cielos; sólo vale el trabajo; porque es la filosofía eterna del Padre; todo vuestro mundo se acabará; más, el trabajo jamás; de un mundo pasa a otro mundo; porque lo del Padre no tiene ni principio ni fín; de verdad os digo, que es más fácil que entre al Reino, uno que trabajó un segundo en su vida, a uno que no trabajó; lo del Padre es lo primero; lo que se hizo en la vida, y su relación con los mandatos de las escrituras; todo trabajo hecho por los demás, tiene premio multiplicado por tres; es decir que por cada segundo de trabajo hecho, corresponden tres puntitos; y de verdad os digo, que todo explotado está a la cabeza con su puntaje ganado con su esfuerzo; debe agregarse tres puntos celestiales más, por practicar trabajo bajo un yugo de explotación; si no exsistiese explotación, serían sólo tres puntitos por segundo trabajado; son por lo tanto seis puntos por segundo trabajado; es por eso que fué escrito, que todo humilde sería ensalzado y todo grande despreciado; la razón está en que todo grande de este mundo, no tiene tanto puntaje celestial, que le acerque al Reino de los Cielos; y es por esta causa que fué escrito, que todo humilde es grande en el Reino de los Cielos; grande porque su puntaje celestial le hace brillar como el brillo de la sal expuesta al sol; todo conocimiento brilla alrededor del cuerpo del espíritu; porque habiendo salido de padres solares, sóis soles microscópicos; tal como mi Hijo Primogénito; que siendo del macrocosmo, pidió al Padre, nacer de nuevo entre vosotros; y será conocido por su sabiduría; brillante como un sol; tal como su rostro brilló cuando pidió al Padre, nacer como Moisés; porque Moisés y Cristo son una misma Trinidad; un mismo espíritu; una misma jerarquía solar; de verdad os digo, que todo conocimiento aprendido, se traduce en radiación alrededor del cuerpo; al brillo de esta radiación, se le llama la sal de la vida; porque es producto de un esfuerzo hecho en la vida; cuando el esfuerzo ó trabajo realizado en un segundo es por los demás, la sal de la vida posee la más elevada cualidad y calidad ante el Padre; hacer todo trabajo en nombre del Padre, es ganarse su divina voluntad; y de verdad os digo, que cuantas veces pronunciásteis mi divino nombre, tantas veces seréis premiados; y de verdad os digo, que es más fácil que entre al Reino, uno que pronunció mi nombre, a uno que no lo pronunció nunca; porque vuestro Creador se emociona tal como os emocionáis vosotros; lo de arriba es igual a lo de abajo; muchos de vosotros tenéis un concepto erróneo del Padre; y me valdré de un ejemplo muy material y muy común entre vosotros: Por donde me busquen me encuentran; porque estoy en todos y en todas partes; aún antes que vosotros viváis vuestro futuro, vuestro Padre ya lo vive; me adelanto a las mismas exsistencias; por donde vosotros pasáis, ya a pasado el Padre; y así remontáos hasta donde vuestra mente pueda imaginar; porque vuestras exsistencias jamás tendrán fín; las creaciones del Padre no tienen ni principio ni fín; y vosotros sóis una de mis infinitas creaciones; todo cuanto exsiste me pertenece; porque detrás de mí, nadie; después de mí, universos infinitos que tratan de emularme; los alabo, más nunca me alcanzarán en perfección; de verdad os digo, que a vuestro Padre Jehova, le agrada la competencia creadora; la que perfecciona a la criatura; la que hace avanzar a los mundos; y por lo mismo, a cada mundo que tiene por misión ser una morada, le doy sagradas escrituras; le doy leyes que cumplir; y les doy libre albedrío; vuestro Creador a nadie obliga; no confundir la obligación con la justicia; el Padre Jehova dá oportunidad; y es la criatura la que decide; a vosotros os he dado toda una vida; y al mundo muchos siglos; a nadie he obligado; según vuestro entendimiento; y ya véis como está este mundo; la inmoralidad invade al mundo; los escándalos se hacen rutinarios; la explotación se sigue practicando; mis escrituras han pasado a segundo plano; estos espíritus insisten en el oro; y más grande es la ceguera; yo os pregunto: ¿debo premiarlos? ¿qué haría uno de vuestros padres terrenales, si viera que su hijo vá a morir por la corrupción? ¿y qué peor muerte la de no poder entrar al Reino de los Cielos? de verdad os digo, que ciertamente dormíais ante mis escrituras; el despertar será doloroso; llorar y crujir de dientes; he aquí vuestra suprema prueba; el de nó dejaros sorprender por vuestras propias indiferencias; cada individualidad pidió su propia lucha; y a todos les fué concedido; la prueba de la vida, comienza por la misma dificultad que cada cual encuentra en interpretar, mis escrituras; pedísteis las dificultades como parte escencial de vuestra lucha; todo sudor de frente, es vencer dificultades; es lo contrario a lo fácil; y de verdad os digo, que una vida que tuvo las mayores dificultades, es la primera en el Reino; y la que tuvo las mayores comodidades, la última; porque vuestro Padre premia por sobre todas las cosas, los esfuerzos de sus hijos; y en los pobres y humildes, están los mayores premios; escrito fué que todo humilde es grande ante el Padre; es grande por su mérito; por la lucha por la vida; que le acerca más que ninguno, al cumplimiento del mandato del Padre; los más sufridos, los más despreciados, son del Reino; para ellos es la gloria; porque así esta escrito; los cómodos tienen que reconocer que su premio ante el Padre, tiene que ser menor; lo contrario sería no reconocer el mérito de otros; de verdad os digo, cómodos y ricos del mundo, que maldeciréis vuestra comodidad; porque por ella no entraréis al Reino de los Cielos; es más fácil que entre al Reino, uno que pasó incomodidades, a uno que no las experimentó; de verdad os digo, que de acuerdo a mis Mandamientos, todos debieron haber vivido en comodidad; porque todos sóis iguales en derechos, delante del Padre; la comodidad debió ser producto de la igualdad; una igualdad que fué aplastada por el orgullo y la ambición de este mundo; de verdad os digo, que todos los que lanzaron la primera piedra, no entrarán al Reino de los Cielos; es más fácil que entre al Reino, uno que nunca ideó sistema de vida violador de las leyes del Padre, a uno que los ideó; ningún grande ni famoso alguno de este mundo, a entrado al Reino de los Cielos; ni ninguno entrará; son los mayores ciegos de este mundo; todo lo que a producido este mundo, no es del Padre; porque todo se a hecho a costillas de la injusticia y del perpetuo sufrir de millones de seres; y de verdad os digo, que más les valdría a los que crearon el llamado capitalismo, no haber pedido nacer en este mundo; porque todos los que hicieron sufrir a otros, lo sentirán ellos; la ley del Padre fué dada para todos; todos son iguales en todo; así debió haber sido desde un principio; el demonio de la injusticia está en vosotros mismos; las ideas malas que no toman en cuenta al Padre, son las causantes de todas las injusticias; y la maldad comienza partiendo por la misma indiferencia que tuvieron y tiene los que dirigen al mundo; y la justicia del Padre comienza por ellos mismos; y no podía ser de otra manera; todo mal debe ser arrancado de raíz; y en los grandes del mundo está la raíz del mal; de verdad os digo, que para transformar a un mundo como lo desean los humildes, se necesita la intervención de la divinidad; tal como ocurrió en el pasado de la Tierra; siempre que interviene la divinidad, deja una doctrina viviente; una norma de vida y moral; deja un fruto; no afecta al libre albedrío de las criaturas; en el sentido de obligarlas; eso sería imperfección celestial; y aún sin obligar a nadie, las doctrinas salidas de la divinidad, triunfan sobre los mundos; cada uno se hace su propio cielo; cada uno toma su propio camino; su propio destino; de verdad os digo, que el más microscópico desvío de mis escrituras, no conduce al Reino de los Cielos; se cumplen destinos planetarios fuera de ellos; la ley del Padre lo incluye todo; hasta el tiempo de espera que todos pidieron para cumplir lo prometido en el Reino; toda idea incluye tiempo, espacio y filosofía; y juicio final; de verdad os digo, que la Doctrina del Cordero de Dios, es el juicio final; de una ú otra forma tendríais que conocer las características de vuestro juicio; sólo que os encuentra desprevenidos; una sorpresa que es toda una verguenza; hasta los elegidos para ser los primeros, desprecian la Revelación; haciendo lo opuesto prometido al Padre; de verdad os digo, que cada segundo de desprecio transcurrido, a los que pidieron ser los primeros en recibir la Revelación, es una exsistencia que debe cumplirse fuera del Reino de los Cielos; más les valdría a estos espíritus no haberla pedido; porque no tendrían en sus conciencias, tal deuda delante del Padre; toda promesa hecha en el Reino, se transforma en una forma de vida en lejanos planetas; todo se materializa; todo se vuelve sal de vida; ó conocimiento que es lo mismo; el conocimiento aprendido brilla físicamente; como brilla una sal ante los rayos solares; todo lo aprendido no solo en la actual vida, sino que en todas las que habéis tenido; brillo tras brillo a lo largo de la eternidad espíritual; hasta llegar a ser un brillante sol primogénito; primero es sabiduría; en un grado tal, hasta donde vuestra mente pueda imaginar; porque el mérito del conocimiento conquistado, dura por toda la eternidad; la maldad es aplastada por el conocimiento; la luz penetra las tinieblas; el amor del Padre que es la suprema luz, todo lo vence; triunfa en todos los mundos; de verdad os digo, que cada uno se hace su propia luz; porque cada uno es responsable de sus actos; esto corresponde a la divina parábola: Cada uno se hace su propio cielo; porque todo cielo nace del conocimiento de cada uno; todo cielo nació de una idea, que experimentó el sudor de frente; toda idea que se genera, es un futuro planeta; todos los mundos nacen microscópicos; son al principio ideas; nacen de lo invisible a lo visible; vosotros no véis vuestras ideas; a pesar que vosotros las creáis; ni nadie las niega; negar sus propias ideas, es negar la eternidad; las ideas al igual que el espíritu, poseen libre albedrío; tienen la herencia del Padre; y las ideas acusan a todo espíritu que las niega; de verdad os digo, que todo creador de ideas, visita en la eternidad del tiempo, su semilla galáctica; visita a sus propias ideas, que se están transformando en colosales planetas; he aquí una Revelación que estremecerá al mundo; porque los que generaron ideas malas, crearon colosales mundos-infiernos; y los que generaron ideas buenas, crearon sus futuros paraísos; he aquí vuestro futuro cielo; salido de vosotros mismos; cielos y planetas microscópicos; galáxias del polvo; de verdad os digo, que todo lo inmensamente colosal, fué microscópico; fué polvo; y quien no naciere pequeñito, no vé el Reino del Padre; el tener un principio microscópico, es ley universal; porque todos en el universo tienen los mismos derechos delante del Padre; hasta el mismo macrocosmo, fué chiquitito; vivió en edades solares que ya no están; en mundos colosales que ya han desaparecido; porque los universos se suceden, tal como se suceden las criaturas y las generaciones; de verdad os digo, que la nueva ciencia que viene a este mundo, es una ciencia, que estáis lejos de imaginar; porque no será materialista; nuevos poderes de la mente, os enseñará el Hijo Primogénito; la verguenza más grande os experimentaréis, vosotros los orgullosos de una ciencia que se creyó única; la llegada del Hijo Primogénito, apocará a toda gloria terrenal; porque él es de jerarquía solar; escrito fué: Y llegará brillante como un sol de sabiduría; el conocimiento brilla; y más brilla el conocimiento venido de los soles; le conoceréis porque tendrá su rostro un brillo físico; un brillo que maravillará al mundo; y espantará a los demonios; empezando por los que os dieron un vergonzoso sistema de vida; por los que os dividieron; por los que os explotaron; por los que os engañaron; por los que escandalizaron; por los que exhibieron sus cuerpos; por los que se mofaron de la moral del Padre; de verdad os digo, que por estos demonios, comienza el llorar y crujir de dientes; he aquí a satanás; he aquí al mal hecho muchas formas; he aquí al demonio, que nunca os atrevísteis a aplastar; el demonio os aplastó a vosotros; porque el tiempo se cumplió y el juicio final, os encuentra divididos; y de verdad os digo, que ningún espíritu que fué dividido, entrará al Reino de los Cielos; acusados seréis en el Reino del Padre, de no haber luchado contra el demonio, con todas vuestras fuerzas; porque así lo prometísteis en el Reino de los Cielos; prometísteis, no dejaros sorprender por el demonio; como fueron sorprendidos y engañados, Adán y Eva; de verdad os digo, que si hubiéseis dado mayor y primera importancia a las Escrituras y Mandamientos del Padre, no tendríais que sufrir las consecuencias; no tendríais llorar y crujir de dientes; no tendríais ni juicio final; todo está consumado en vuestra prueba de vida; sólo os queda el arrepentimiento una vez más; porque en otros mundos os ocurrió lo mismo; porque todo espíritu nace de nuevo; en nuevas exsistencias y en nuevos mundos; de verdad os digo, que por culpa del llamado capitalismo y por las llamadas religiones, ninguna criatura humana entrará al Reino de los Cielos; los demonios del oro, os dividieron en ricos y pobres; y los demonios de la roca del egoísmo humano, os dividieron en muchas creencias, habiendo un sólo Dios nomás; he aquí la tragedia del llorar y crujir de dientes; he aquí a los culpables; todo espíritu dividido, no entra al Reino de los Cielos; porque nadie pidió dividir a nadie; en lo más mínimo; de verdad os digo, que todo culpable de división, castigado será; satanás se divide así mismo; el fruto de toda división, es el castigo para el demonio; porque con la misma vara que midió, será medido; el llamado mundo cristiano, entrará en revolución; porque seguir sirviendo al demonio, es perpetuar la división del espíritu; y perpetuar el alejamiento del Reino de los Cielos; cada segundo de violación, que transcurre, es una exsistencia más que os aleja de la morada del Padre; de verdad os digo, que jamás se vió ni se verá semejante revolución; es el Armagedón; gente que se arma, con sus obras y hechos ejecutados en la vida; es la primera y única revolución, en que no se usa armas; es la revolución del conocimiento; revolución de la criatura y su evolución; una revolución del intelecto; una revolución con participación de la naturaleza; porque lo del Padre está en todas partes; he aquí la diferencia infinita, entre una revolución salida de hombres y una revolución salida del Padre; tal como ocurrió con las otras revoluciones del pasado; cuando el mundo conoció la llegada de la Ley Mosáica y la Doctrina Cristiana; fueron revoluciones que cambiaron las costumbres del mundo de la época; todo se vá perfeccionando, a medida que las criaturas van consumiendo el tiempo pedido en el Reino de los Cielos; hasta el invisible microbio pidió su tiempo; de verdad os digo, que la tercera doctrina es la última que recibirá el mundo Alfa ó mundo del principio; esta doctrina pedida por vosotros mismos, es el mismo juicio final; los destinos de cada uno, se explican por intelectualidad; así lo quiere el Padre Jehova; de las infinitas formas que tiene el Padre, para hacer llegar las determinaciones de su divino libre albedrío, escoge la intelectualidad; porque está en ella, como lo está en todo; esta escogencia divina, no habría sido posible en las generaciones del pasado; porque esos espíritus pidieron ser juzjados arriba; y vosotros abajo; lo de arriba es igual a lo de abajo; porque los juicios del Padre, no tienen límites; fueron dados a infinitos mundos; a donde vayan los espíritus, encuentran su juicio; todo se pide en el Reino; incluyendo los juicios y sus características; vosotros pedísteis ser juzjados hasta en lo más mínimo; hasta en lo invisible; es decir vuestras ideas físicas que viajan al espacio; de verdad os digo, que pedísteis algo que es superior a vuestras capacidades, vuestro drama del llorar y crujir de dientes, tiene por base el haber conocido un sistema de vida inmoral; todos vuestros segundos vividos, están influenciados por la violación que vivísteis; sólo cambiando tal sistema de vida, se os acorta el alejamiento del Reino de los Cielos; la violación a la ley de Dios, es proporcional al tiempo vivido en ella; porque todo espíritu pidió lo acumulativo; este mundo ciego para las leyes del Padre, será sacudido en su misma ley; por los mismos actos que fueron ejecutados; con la misma vara conque midieron a otros, así serán medidos; los que hicieron sufrir a otros, ahora les toca a ellos sufrir; los que engañaron a otros, ahora ellos serán los engañados; los que dividieron a otros ahora ellos serán divididos; de verdad os digo, que la Revelación a nadie divide; lo que sale del Padre, nó divide a nadie; lo que sale de los hombres, divide; porque son egoístas por sistema de vida; porque han heredado un falso concepto de la moral; viven ilusionados en las comodidades que dá el oro; jamás se preguntan si tales comodidades, son agradables al Padre; porque olvidados están de sus escrituras; así los sorprende el juicio final; y no podía ser de otra manera; así ocurre siempre cuando los creadores de sistemas de vida, se alejan de los mandatos del Creador; sus frutos son la tragedia y el llorar y crujir de dientes; ciertamente os digo, que todo el que ocupó puesto alto en este vergonzoso sistema de vida, será el más bajo; porque todo el que fué humilde y despreciado, será envidiado y ensalzado; y todo el que fué orgulloso, será repudiado y despreciado; de verdad os digo, que cada actitud que cada cual tuvo para con sus semejantes, es juzjada; y basta una microscópica y mala actitud, y no se entra al Reino de los Cielos; por un simple mal pensamiento, se os cierran las puertas del Reino; así lo pedísteis vosotros mismos; pedísteis ser rigurosos para con vosotros mismos; y se os concedió; esta rigurosidad, fué inspirada en la elevadísima moral que vosotros observásteis en el Reino; y pedísteis que tal moral, fuera escrita en el lejano planeta; he aquí la causa de toda escritura; el Padre Jehova en virtud de su libre albedrío, se expresa a sus criaturas como lo estime conveniente; la forma, las características, las circunstancias, el lugar, el tiempo, son exclusivo del libre albedrío del Creador; tal como vosotros tenéis la exclusividad en vuestros pensares; igual el Padre; lo de arriba es igual a lo de abajo; de verdad os digo, que la última Revelación es la que corresponde al juicio final; las dos primeras revelaciones, fueron manifestaciones de intervención en los acontecimientos humanos; la criatura en su desarrollo, tiende a olvidar lo que prometió en su punto de orígen; de verdad os digo, que sólo la Revelación salida del Padre, dá luz en lo que nó se conoce; todo vuestro pasado lo sabréis; sucesos que jamás vieron ojos humanos; porque ningún humano presenció el principio del mundo; ni ninguno lo presenciará; porque ninguno de vosotros entrará al Reino de los Cielos; he aquí la obra del sistema de vida, que os dieron los demonios de la ambición; demonios que fueron bendecidos y aprobados por la roca religiosa; puesto que pactó alianzas con ellos a través de los siglos; sabiendo que ninguno de ellos, entraría al Reino de los Cielos.-



ALFA Y OMEGA