ES MÁS FÁCIL QUE ENTREN AL REINO DE LOS CIELOS, LOS QUE PARTICIPARON DE HECHO, EN LAS REVOLUCIONES, SURGIDAS DEL EXTRAÑO SISTEMA DE VIDA, SALIDO DE LAS LEYES DEL ORO; A QUE PUEDAN ENTRAR, LOS QUE FUERON CONTEMPLATIVOS Y NADA HICIERON ANTE LA LUCHA DE LOS DEMÁS; NINGÚN INDIFERENTE DE LA PRUEBA DE LA VIDA, A ENTRADO AL REINO DE LOS CIELOS; NI NINGUNO ENTRARÁ; EL DIVINO MANDATO QUE DICE: TE GANARÁS EL PAN, CON EL SUDOR DE TU FRENTE, INCLUÍA TODA FORMA DE ESFUERZO Y DE LUCHA; PORQUE DE SÍ MISMO, SALE EL PROPIO CIELO, Y EL PROPIO FUTURO CUERPO DE CARNE; SIN MÉRITO ESPÍRITUAL, SE MARCA EL MISMO PASO, CONQUE SE LLEGÓ A LA PRUEBA DE LA VIDA, EN ESTE PLANETA.-

Sí hijito; todos los contemplativos, de las luchas que surgieron, en la prueba de la vida, surgida del extraño sistema de vida del oro, ellos mismos pidieron al Padre, tales luchas; porque todo lo imaginable, se pide a Dios; si nadie es desheredado, todos tienen la herencia del pedido; en toda revolución han existido seres que se oponen a tales acontecimientos, porque son egoístas; y están influenciados, de cierta manera de vivir, que por comodidad, no quieren cambiar; aún sabiendo que tal cambio, trae justicia a otros; de verdad os digo, cómodos del mundo, que así como fuísteis en una revolución, así serán con vosotros, en este juicio, y en otros naceres de nuevo; cuando una vez más, volváis a pedir al Padre, volver a nacer de nuevo, en otra existencia, en otro mundo; porque si lo de arriba es igual a lo de abajo, lo que vosotros hicísteis aquí abajo en vuestro planeta, lo encontraréis arriba, en el infinito espacio, sembrado de mundos; de vosotros indiferentes, de las luchas de los demás, es el llorar y crujir de dientes; porque seréis llamados renegados, por el Tercer Mundo; mundo que queda reinando en este planeta; porque en este mundo, sólo quedan los sufridos, los perseguidos, los calumniados; en el nuevo mundo que está a las puertas, nó habrá lugar para vosotros; que fuísteis probados, en una vida de luchas, que todos pidieron por igual; lo que nadie pidió fué la desigualdad y la injusticia; las revoluciones se justifican en el Reino de los Cielos; porque el extraño sistema de vida, salido del oro, nó tiene el sello de Dios; porque nó consideró el divino evangelio del Padre, al crear sistema de vida; el extraño libertinaje de ciertos ambiciosos, creó tal sistema de vida; si este sistema de vida, llevara el sello de Dios, las revoluciones surgidas, no serían reconocidas en el Reino de los Cielos; he aquí el llorar y crujir de dientes, de todos los que intrigaron, contra las revoluciones; que habiendo pedido ellos mismos, un sistema de vida justo, se opusieron en lograrlo; y se opusieron a otros; sabiendo de las injusticias del propio sistema; de verdad os digo, que basta saber ó ver algo, y el espíritu tiene compromiso con su Dios; ningún indiferente quedará sin su castigo; como ningún luchador ó revolucionario, dejará de ver su premio; luz y tinieblas, son experiencias que los espíritus pidieron al Padre; si vosotros pedísteis luchar contra el mal, llamado tiniebla, lo pedísteis, porque preferíais la luz; y el que prefiriendo la luz, se opuso a ella, en la prueba de la vida, se dividió así mismo; porque no se puede servir a dos señores; no se puede ser indeciso y estar deseando una filosofía de luz; porque del fruto y conquistas de los revolucionarios, también comen los indiferentes; también se benefician; de verdad os digo, indiferentes del mundo, que todo beneficio disfrutado por vosotros, se convertirá en lágrimas de sangre; porque sangre derramaron muchas revoluciones, en busca de una justicia; las revoluciones fueron pedidas al Eterno, como una determinación, ante una posible injusticia, en la prueba de la vida, del lejano planeta; porque al pedir vosotros, forma de vida, lo que pedísteis, lo vísteis en el Reino de los Cielos; cada acto, cada acontecimiento, cada suceso, segundo por segundo, lo vísteis en las colosales televisiones solares; del Reino de los Cielos; porque se viene a la vida, con conocimiento de causa; se viene a la vida, con una responsabilidad, que está dentro de sí mismo; y si vosotros nó recordáis la causa, es porque vosotros mismos, pedísteis conocer el olvido del pasado; porque desconocíais tal sensación, que debería llevarse a cabo, en el lejano planeta Tierra; es por eso que a vuestra forma de vida, se le llama en el Reino, la prueba de la vida humana; hay en el universo, vidas con y sin el olvido del pasado; porque todo lo imaginable, se vuelve universo; el infinito de Dios, se expresa en la más microscópica expresión, hecha colosal; el todo sobre el todo, nace de un todo que no se vió, pero que se sintió; vosotros generáis ideas, y nó las véis; de vuestras invisibles ideas, nacen los futuros planetas, que constituirán, galáxias, universos, cosmos, de vuestro propio cielo; el fruto de los indiferentes, son mundos de indiferentes; los mundos más atrasados, en el divino concierto de los mundos; el indiferente es un espíritu, que pidió conocer la indiferencia, y nó violar la ley de Dios; pidió en realidad, algo difícil de cumplir, en la prueba de la vida; más, en todo pedido de vida, el espíritu hace uso de su libre albedrío; y en virtud de ello, los espíritus insisten en conocer, lo que no conocen; esta ley está en todo lo imaginable; porque todo lo imaginable, pidió conocer la igualdad al Padre; materia y espíritu, la pidieron en sus respectivas leyes; es por ello que fué escrito en el divino evangelio del Padre: Todos son iguales en derechos, delante de Dios; esta igualdad, abarca todas las cosas; porque todas las cosas, salen de un mismo Dios; la extraña psicología humana, adquirida del extraño sistema de vida, salido del cálculo al oro, creyó que esta igualdad, era sólo para los seres humanos; los humanos, no son la única creación del Padre; porque nadie es único en el universo; sólo el Padre es único; quien así pensó, limitó el divino poder del Creador; y quien disminuyó lo de Dios, en sus propios conceptos y creencias, nó entrará al Reino de los Cielos; ni ninguno a vuelto a entrar; es más fácil que entre al Reino del Padre, uno que le reconoció su infinito poder; a que pueda entrar, uno que le achicó en poder, en el lejano planeta; de verdad os digo, que todo indiferente a las revoluciones, en la experiencia humana, achicó con su manera de ser, el infinito poder del Creador; porque la indiferencia salida de ellos, no se conoce en el Reino de los Cielos; hay infinitas clases de indiferencia; la de los indiferentes a las luchas y el dolor de los demás, es una de las más dolorosas para el que se dejó influenciar por ella; porque ni en los acontecimientos del juicio, que está a las puertas, ni fuera de la Tierra, estos indiferentes, encontrarán comprensión; es más fácil que la encuentre, un ignorante ó espíritu primitivo; a que la encuentre, uno que fué ilustrado y que conoció la extraña influencia, en la prueba de la vida; sí hijito; es así como lo vienes viendo desde niño; los platillos voladores observan en sus pantallas de television solar, todo lo que sucede en la Tierra; y todo lo que a sucedido; porque cuando nace un mundo, tiene sus ángeles protectores; son los ángeles protectores de planetas; tal como lo tienen, los que pidieron tenerlo, en su prueba de vida; si hay protectores arriba y los hay abajo, es que lo de arriba es igual a lo de abajo; todo acontecimiento ocurrido en este mundo, los platillos voladores, lo tienen registrado; son escrituras, réplicas de las que hay en el Reino de los Cielos; en estas mismas naves, se cumple la ley, que lo de arriba es igual a lo de abajo; ellos saben más de lo que vosotros, sabéis del mundo en que estáis; porque ellos vieron y participaron en su creación; todo planeta bebé, tiene mayores que se preocupan de él; tal como vosotros, cuando fuísteis bebé humano; en estas naves de poder prodigioso, está todo escrito; todas las generaciones que han pasado por este mundo; y la actual; ellos saben quienes son los premiados y quienes son los condenados; he aquí que sólo esperan la divina orden del Padre Jehova, para participar en el divino juicio final; un juicio pedido por toda la humanidad; los platillos voladores, inician la época de los cielos abiertos, del mundo Omega; el mundo prometido, a los que pidieron ser probados, en una forma de vida; porque la prueba de la vida humana, toca a su fín; habrá infinitas clases de fín; según la conciencia que se tuvo en la prueba de la vida; el mundo contemplará, fuerzas desconocidas; los elementos de la naturaleza, cobrarán vida en presencia del Hijo Primogénito; todo lo que hagan los seres humanos, los elementos se lo dirán al hijo de Dios; todo lo oculto lo sabrá; tanto lo visible como lo invisible; es así su divina gloria y majestad; la bestia salida del poder del oro, estará llena de pavor; por primera vez, nó podrá mandar a matar al adversario; como siempre fué su costumbre; el poder de la bestia, quedará abandonado; miles de buques de guerra, miles de tanques de guerra, miles de cohetes, cientos de cuarteles, campos de adiestramiento, miles de aviones de guerra, enormes fábricas en donde se hace el armamento, quedarán abandonados; la bestia sin la fuerza, nada es; he aquí que la guerra del armagedón, es guerra sin armas; Armagedón significa en Revelación, gente que se arma; cada cual se armará, con sus propias ideas, que generó en la prueba de la vida; porque toda obra, está compuesta por ideas; y a vosotros se os avisó por divinas escrituras, que por vuestras obras, seréis juzgados; vuestro juicio, que lo pedísteis por sobre todas las cosas imaginables, es idea por idea; a partir de los doce años de edad; el término: Por sobre todas las cosas, por vosotros pedido, significa que de vosotros, salió el que seáis juzgados, con la más grande rigurosidad y severidad; nada quisísteis que quedara sin su justicia; fuísteis severos, para con vosotros mismos; he aquí la luz del porqué de vuestro juicio; porque todo lo imaginable que vivísteis en la prueba de la vida, vosotros lo pedísteis; todo pedido de vida, incluye su propio juicio; unos lo pidieron en la Tierra, otros fuera de ella; unos pidieron pagar, parte de la deuda del pasado; otros pagarlo todo; otros pidieron premios adelantados; otros pagaron sus premios; otros postergaron sus premios; todo lo imaginable se pide al Padre; porque libre albedrío tiene el espíritu; las experiencias de cada uno, salieron de cada uno; lo que nadie pidió, fué la desigualdad; ni los ricos pidieron la extraña riqueza; nada de lo que no exsiste en el Reino, nada pedísteis; es por eso, que el juicio final, juzga también, vuestro extraño y desconocido sistema de vida, salido de las leyes del oro; vuestro extraño sistema de vida, al no pedirlo nadie, nó está escrito en el Reino de los Cielos; a todo lo que nó está escrito, se le llama extraño en el Reino de los Cielos; este extraño sistema de vida, cuya característica fueron la injusticia y la desigualdad, salió de un grupo de demonios, que venidos de lejanas galáxias de tinieblas, pidieron al divino Padre Jehova, conocer las leyes de la luz; porque en los pedidos de vida, nadie es exclusivo; luz y tinieblas, tienen los mismos derechos ante el divino Padre; si a vosotros, se os enseñó luchar contra las tinieblas, es porque vosotros, nacísteis de la luz; en vuestra forma de vida, incluísteis el bién y el mal; si pedísteis conocer el mal, fué como experiencia para vuestro espíritu; lo que nó pedísteis, fué dejaros influenciar por el mal; porque no se puede servir simultáneamente, al bién y al mal; porque el bién se divide; y dividiéndose el bién, vuestro fruto se divide; el que no se pueda servir simultáneamente al bién y al mal, fué escrito en la divina parábola que dice: No se puede servir a dos señores; el bién es un Señor en el macrocosmo, llamado Reino de los Cielos; las tinieblas, es otro señor; y vosotros pedísteis prueba de vida, para volver a entrar en la luz; la prueba de vida, tiene dos caminos: O se ganó la luz, ó se ganó las tinieblas; en divinos juicios planetarios, nó hay término medio; se es, ó no se es; he aquí la honradez en la determinación de todos vuestros actos, en la prueba de la vida; vosotros la pedísteis, junto con las demás virtudes; de verdad os digo, que el divino juicio, contiene la misma psicología y moral, que vosotros, pedísteis en el Reino de los Cielos; si en vosotros, mora otra extraña psicología y otra extraña moral, la culpa de esto, la tienen los que os impusieron, el extraño sistema de vida, salido del cálculo al oro; no hay otro culpable en vuestra tragedia; porque vuestra extraña psicología y vuestra extraña moral, chocarán en impacto emocional, con la psicología y moral del juicio final; este choque emocional, os fué anunciado en la divina parábola que dice: Y habrá llorar y crujir de dientes; las virtudes estallan, cuando sienten que la vibración del libre albedrío del espíritu, a sobrepasado su propia psicología, a la que estaba acostumbrado; de verdad os digo, que esta sensación del llorar y crujir de dientes, se extenderá por toda la faz de la Tierra; porque todos pidieron el juicio final por igual; será una época de movimientos sísmicos dirigidos, por el Hijo Primogénito; y secundado por los platillos voladores; la divina intervención de estas naves celestes, os fué anunciada, en la divina parábola que dice: Señales en los cielos; la presencia de los platillos voladores, en el divino juicio final, llenará de espanto a la bestia; pues la bestia, siempre los negó y hasta los ridiculizó; porque de verdad os digo, que estas criaturas celestiales, os leerán la mente; y todo aquél que les negaron, nó tendrá resurrección de su propia carne; nó volverá a ser un niño; cumplirá la ley mortal conocida; he aquí el llorar y crujir de dientes, de todos los que negaron, lo que había en el infinito; sin conocer el infinito; más les valdría a estos incrédulos, nó haber pedido al Padre, la prueba de la desconocida incredulidad; porque volverían a ser niños, en el mismo planeta.-



ALFA Y OMEGA