EL LLAMADO CAPITALISMO NO ES FILOSOFÍA EN EL REINO DE LOS CIELOS; PORQUE SIEMPRE QUE SURGE EN ALGÚN PLANETA, NO TOMA EN CUENTA LAS ESCRITURAS DEL PADRE, AL CREAR SISTEMA DE VIDA.-

Sí hijito; el llamado capitalismo es desconocido en el Reino de los Cielos; porque el dinero nó se conoce; nada que sea egoísmo se conoce; el capitalismo es la máxima soberbia salida del Reino de los Cielos; porque los espíritus que practican el capitalismo, fueron creados en el Reino; el Reino de los Cielos, es infinito; más, el mal desde lejos contempla lo que sucede en el Reino; he aquí una divina revelación nunca antes dada; exsiste más allá de vuestro mundo, sucesos que son del macrocosmo; lejos de vosotros, que estáis en un mundo aislado de los grandes acontecimientos del Reino; el macrocosmo es el mismo Reino de los Cielos; donde lo limitado en vosotros, se hace infinito y gigantesco; nada en el Reino de los Cielos tiene límites; allí todo crece y nó cesa de crecer jamás; he aquí una divina ley que os fué dicha en otros términos; ¿nó se os enseñó que vuestro dios es infinito? infinito significa lo que nó tiene fín; en todo lo imaginable; ciertamente si os diera un poder para que contemplaráis el macrocosmo, ciertamente que os llenaríais de pavor; porque nó estáis acostumbrados a presenciar lo que nó tiene límites; un terrible complejo de inferioridad, se apoderaría de vosotros; a muchos se les paralizaría el corazón; este complejo de inferioridad ante lo infinito, os fué anunciado en otras divinas palabras: Del polvo eres y al polvo volverás; de lo microscópico eres, y a lo microscópico vuelves; porque sóis del microcosmo; de verdad os digo, que todo macrocosmo ó Reino de los Cielos, surgió de una invisible idea física; esta revelación os fué dicha en otros términos en las escrituras: Hay que ser chiquitito y humilde, para ser grande en el Reino de los Cielos; de idea a planeta; de vuestro pensar físico, a planeta material; de verdad os digo, que la materia del Universo Expansivo Pensante, salió de todo lo opuesto dicho por los hombres; de la propia espíritualidad, sale toda materialidad; incluyendo los planetas; ¿hay algo imposible para el creador del universo? he aquí que ningún sabio de este mundo, a dado con el verdadero principio de la Tierra; porque ninguno buscó en las escrituras; ninguno buscó en su humildad; porque estudiar al Padre, es una de la mayor clase de humildad que exsiste; es romper con la propia ilusión materialista; que todo lo mide dentro de un microscópico presente; que por su poca evolución, no se remonta a otras dimensiones; cuando los sabios de este mundo, tratan de explicar el orígen de sí mismos y del planeta mismo, nó salen del exterior; lo que sólo los ojos ven en un diminuto presente; he aquí que ningún sabio de este mundo, entrará al Reino de los Cielos; porque ninguna sabiduría que nó reconoció al Padre, por sobre la sabiduría misma, entrará al Reino de los Cielos; desde que han habido sabios en este mundo, ninguno a entrado al Reino; ni ninguno entrará; he aquí el llorar y crujir de dientes, de todo sabio que olvidó al creador de sabios.-



Sí hijito; este dibujo celeste enseña que los platillos voladores atraviesan infinitos cielos; cada cielo es una dimensión hecha presente; y a medida que se avanza por el cosmos, salen al encuentro infinitos cielos de colores; a medida que se avanza atravesando soles, van apareciendo mundos de todas las formas imaginadas; soles de tamaños que causan pavor; tal como tú los ves a diario; así es divino Padre Jehova, por tu gracia divina, veo seres gigantescos; veo a la divina Madre Solar Omega; veo que toda virtud conocida es un gigantesco sol; veo enormes platillos voladores; veo que más allá de este microscópico planeta Tierra, todo exsiste; así es hijito; es por ello que se os enseñó, que el Padre Jehova es infinito en su creación; y veo divino Padre, brillantes cordones solares; conque están unidos soles y platillos; ¿son los mismos cordones, conque veo a mis hermanos terrenales? así es hijito; lo de arriba es igual a lo de abajo; hasta los microbios tienen sus cordones solares; así lo veo divino Padre Jehova; he visto también el cordón solar de la Tierra; veo a la Tierra con una inclinación notoria en su eje polar; ¿por qué divino Padre Jehova? admirable observación has hecho hijito; te lo explicaré: la Tierra a partir del mismo instante en que Adán y Eva violaron la divina ley de la obediencia al Padre, el eje polar de la Tierra, dejó de ser paralelo a sus moléculas; porque lo que sale del espíritu, repercute en la materia; esta desviación es imperceptible; con el correr de los siglos, y gradualmente, el eje polar de la Tierra a llegado a 42° de desviación; esta desviación trajo consigo las estaciones; porque en el paraíso microscópico de Adán y Eva, había sólo una estación; y era la eterna primavera; tal como la ves hijito; así es divino Padre Jehova; veo el paraíso microscópico; veo que todas sus criaturas son telepáticas; y veo que hasta los elementos conversan con los seres pensantes; veo que el paraíso era del porte de una pelotita de ping-pong; así es hijito; y eso está escrito en las escrituras del Padre Jehova; ya recuerdo divino Padre Jehova; dice tu divina palabra: hay que ser chiquitito y humilde, para llegar a ser grande en el Reino de los Cielos; así es hijito; y quien no ha sido chiquitito y humilde, no entra al Reino del Padre; ¿cómo se llega a grande divino Padre? también está en mis escrituras; haz memoria; ya recuerdo divino Padre Jehova; dice tu divina palabra: Todo espíritu nace de nuevo; así es hijito; nacer de nuevo es reencarnar de nuevo; una ley se puede expresar de muchas maneras; y nó deja de ser la misma ley; a medida que las criaturas del Padre conocen más y más exsistencias, más grande es el conocimiento que tiene el espíritu; y también el físico; porque de verdad os digo, que todos fuísteis microbios; nó solo vosotros; sino, que todo el universo; no hay naturaleza que no haya sido microbio; porque las leyes del Padre, nó tienen ni principio ni fin; nó tienen límite ni en el tiempo ni en el espacio; no son sólo para un mundo; sino, para infinitos mundos; de verdad os digo, que esta revelación avergonzará a los espíritus mezquinos; mezquinos para con el Padre; porque le quitan poder para el resto del universo; estos espíritus atrasados e ignorantes, subordinan el poder del Padre, a sus cálculos microscópicos; de verdad os digo, que quien negó poder al Padre en la Tierra, se le negará a los tales, en el Reino de los Cielos; todos fuísteis probados en la vida; y nadie pidió al Padre, rebajarle ó quitarle poder; ni en lo más microscópico que podáis imaginar; el Reino de los Cielos es una dimensión que nó tiene fin; jamás lo a tenido ni lo tendrá; el Reino de los Cielos, es a la vez infinitos cielos; de verdad os digo, que las lejanas galaxias, están formadas por familias galácticas; tal como lo estáis vosotros; toda organización del microcosmo, se repite en el macrocosmo; lo de arriba es igual a lo de abajo; así como vosotros tenéis una rutina, en otros mundos ocurre igual; de verdad os digo, que millones de mundos os observan; y os miran con una acostumbrada indiferencia; están acostumbrados a hacerlo; lo que para vosotros sería un milagro, para infinitas criaturas del universo, es una cosa normal y rutinaria; porque ellos han nacido mayor número de veces; saben más de las escencias de infinitas clases de materia, de que están constituídos infinitos mundos; y a la vez, otros observan a ellos; y a éstos, otros; la observancia es una suceción eterna; nó tiene ni principio ni fín; sólo el Padre sabe, lo que el universo no sabe; y piden nacer de nuevo, para saber lo que el Padre sabe; más, el Padre es inalcanzable en su divina sabiduría; de verdad os digo, que la presencia del universo material, es por causa salida de hijos, que buscan la sabiduría del Padre; los mundos, los soles, las galaxias, los universos, y todo cuanto exsiste, exsistió y exsistirá, es sabiduría por la que pasó el Padre; he aquí la máxima expresión del mérito espíritual; la máxima expresión, es también creación en el Padre; porque todo lo conocido salió de Él; y porque habiendo pasado por todo, está en todas partes; de verdad os digo, que de todo lo que creó el Padre, sus divinos mandatos es lo primero por sobre todas las cosas; porque la palabra viviente hecha escritura ó doctrina, lleva su divina cualidad y calidad, salida de su libre albedrío; es lo más cercano a lo que pensó el Padre, con respecto a determinado mundo; de verdad os digo, que vuestro sistema de vida llamado capitalismo, es hipócrita ante el Padre; porque explota al mundo y ruega a la vez al Padre; mata é implora la protección del Padre; viola muchas leyes, y habla de dios; de verdad os digo, que ningún capitalista hipócrita, entrará al Reino de los Cielos; ni ninguno entrará; ni seguidores de este extraño sistema de vida; la vida que pedísteis, es vida que posee vida; y toda vida se queja de un mal espíritu delante del Padre; la vida misma hizo alianza con vuestro espíritu; y ambos se prometieron mutuamente, nó enlodar la inocencia en ninguna forma imaginada; porque sabían que nó conservando la inocencia, ninguno entraría al Reino de los Cielos; y el sistema de vida capitalista, enlodó la inocencia de todo un mundo; porque nó se guió por las escrituras del Padre; ciertamente que quien no toma en cuenta al guía, se pierde; es lo que le sucedió a este extraño sistema de vida; sistema ideado por un grupo de espíritus ambiciosos; lo más atrasado que ha habido en este mundo; tan atrasados, que ninguno de los que los conocieron, entrarán al Reino de los Cielos; el capitalismo por su propio egoísmo, es desconocido en el Reino de los Cielos; ninguno de vosotros pidió ser explotado ni ninguno pidió explotar a otros; en ninguna forma imaginada; vuestro sistema de vida, averguenza a los justos del Reino; porque está basado en el interés; de vuestro sistema de vida, sale la violación a todo lo que es del Padre; todo mérito que creéis que es, nó lo es; porque es mérito que desvirtúa al mérito creado por el Padre; vuestro mérito es mérito comercializado; y de verdad os digo, que todo mérito es viviente delante del Padre; y todo mérito que salió de comercio alguno, se queja al Padre; y todo espíritu tiene que responder por ello; he aquí que todos los que conocísteis este extraño sistema de vida, tendréis vuestro llorar y crujir de dientes; quien nó lo conoció, nó lo tendrá; es más fácil que entre al Reino de los Cielos, uno que nó conoció el oro como base de un sistema de vida, a uno que lo conoció; el primero tiene un mérito, que le defenderá delante del Padre; el segundo tiene un mérito que se avergonzará delante del Creador; en el primero hay premio; en el segundo castigo; porque el mérito viviente lo pedirá; de verdad os digo, que todas vuestras virtudes son vivientes delante del Padre; con ellas os encontraréis en vuestro Juicio Final; porque el juicio nó es sólo para vuestro espíritu; sino que para todo lo que le acompañó en la vida; la vida está compuesta de leyes que la mayor parte sólo la sentís, más nó las comprendéis; porque son probadas en la vida; tal como es probado vuestro entendimiento; de verdad os digo, que también el entendimiento es viviente delante del Padre; y según como el espíritu se preocupó de Él, así será su actitud ante del Padre; la vida está compuesta de moléculas y virtudes; la física armoniza con el pensar; todo cuerpo de carne es armónico con melodía cuyas notas son las ideas; y de verdad os digo, que toda idea tiene peso, forma, geometría, sonido, espacio y filosofía; todo lo que fuísteis en la vida en vuestra manera de ser, está contenido en vuestras propias ideas, que viajan al cosmos; he aquí vuestra semilla galáctica; he aquí la sal de la vida; porque de vuestras propias ideas que generásteis en la vida, vuestro Creador crea vuestro propio futuro cuerpo de carne; son ellas, las invisibles ideas, las que os darán un futuro destino viviente; porque hay que ser chiquitito y humilde como lo es una invisible idea, para llegar a ser grande en el Reino de los Cielos; llegar a ser una criatura que pasó de idea a microbio; y de microbio a cuerpo de carne; cuyos tamaños nó tendrán jamás límites alguno; nada de lo del Padre lo tiene; de verdad os digo, que todo nacer de nuevo, se viene repitiendo infinitas veces; y se repetirá por siempre jamás; la suceción eterna de las exsistencias, es causa salida del Padre; porque precisamente nada en Él, tiene límites; el número de vidas que en todo instante le piden sus espíritus, nó conoce límites; naciendo de nuevo, el espíritu conoce lo que de otra manera nó conocería; en el Reino de los Cielos, exsiste la Television Solar; ó Television Universal; en donde se ven las historias de los planetas que han estado en el espacio; los que hay y los que habrá; allí los espíritus ven lo que a ellos les gustaría vivir; y habiéndolo visto, lo piden al Padre; porque el mayor mérito que exsiste en el Padre, es vivir una vida que nó se conoce; es pasar la experiencia; poner en acción todas las virtudes y moléculas que hacen alianzas con el espíritu; he aquí una divina ley por la que todos pasan; todo espíritu en estado de inocencia recorre el Reino de los Cielos; vé y observa el infinito; vé las maravillas vivientes del Padre; vé los nacimientos de los futuros mundos; vé a sus madres solares; vé los mares de leche de los planetas maternales; vé como se hacen las reencarnaciones; ve los reinos celestiales con sus padres celestiales en la respectiva filosofía viviente; que reconocen a un sólo dios nomás; vé las galaxias que hubieron y que ya nó están; vé desde lejos, los mundos de las tinieblas ó mundos prohibidos; porque todo lo imaginado exsiste; he aquí una historia venida de otras historias; porque todo se remonta a un pasado que nó tiene fin; así como cada uno de vosotros, sin excepción alguna, tiene su propia historia de la vida, que le tocó vivir, así también ocurre en las lejanas galaxias, en el macrocosmos; lo de arriba es igual a lo de abajo; vosotros sóis historias microscópicas; lejos de vosotros en el macro, exsisten historias gigantescas; porque lo del Padre nó tiene límites en nada; y vosotros llegaréis a ser del macro; porque todo gigantesco fué un microbio en eterna expansión; lo logró naciendo de nuevo en número infinito; de verdad os digo, que quien nó creyó en el nacer de nuevo, nó nacerá de nuevo; porque toda la eternidad la negará; toda negación con respecto a lo que es del Padre, influye fuera de la Tierra; porque en cualquier punto del universo, encontrará el espíritu, leyes salidas de un mismo dios; es así que todo creador del capitalismo, se encontrará sólo fuera de la Tierra; porque su creación capitalista, nó es de los mundos de la Luz; es de los mundos de las tinieblas; he aquí el miedo que se apodera de estos espíritus, cuando ven que todos huyen de su presencia; porque fuera de la Tierra, todos son telepáticos; le leen la mente; le leen la violación hecha al Padre; le leen la extraña moral salida de la ambición; le leen su futuro; le ven la escena que tendrá en el juicio delante del Padre; y le leen el destino de seguir viviendo fuera del Reino de los Cielos; hasta le ven sus futuras reencarnaciones; he aquí que nada es oculto fuera de este mundo; el espíritu vé con asombro, que la eternidad es tan real, como la naturaleza que conoció en el lejano planeta Tierra; vé con estupor, que nadie conoce las llamadas religiones; vé que acaba de abandonar un planeta de mucha ignorancia; y una pena inmensa siente el espíritu, cuando se acuerda de sus seres queridos; pena por los conceptos erróneos que tienen del Creador; ¡como avisarles, que están en un engaño! más; el tiempo se vá borrando; porque a medida que el espíritu se aleja de la Tierra, ésta con toda su influencia que ejerció en la vida del espíritu, se vá haciendo mínima, en el espíritu; las maravillas que vá viendo a medida que avanza por el cosmos, le resta importancia a lo que creyó que era el único mundo del universo; he aquí otro llorar y crujir de dientes, para millones de espíritus que nó creyeron en las maravillas del Padre; porque en la medida que se creyó, es la porción de maravillas que se vé; el que nó creyó nada y nó hizo esfuerzos mentales para imaginárselo, nada verá; sólo tinieblas creadas por su propia incrédulidad; he aquí que cada uno se labra su propia felicidad espíritual; el que nó cultivó la fé, nada cultivó; porque nó verá ni montañas de los otros mundos.-

ALFA Y OMEGA