EL EXTRAÑO SISTEMA DE VIDA SALIDO DEL INTERÉS AL ORO, ENDURECIÓ A LA INOCENCIA HUMANA Y LA HIZO EGOÍSTA; LOS CULPABLES DE ESTE PECADO, PAGARÁN HASTA LA ÚLTIMA MOLÉCULA, DE CADA CRIATURA DE ESTE MUNDO, QUE SUFRIÓ LA EXTRAÑA INFLUENCIA DEL EGOÍSMO; ES MÁS FÁCIL QUE ENTREN AL REINO DE LOS CIELOS, LOS QUE DIERON A UN MUNDO, UN SISTEMA DE VIDA QUE IMITÓ LO DICHO POR EL PADRE EN SUS ESCRITURAS; A QUE ENTREN LOS QUE DIERON A UN MUNDO, UN SISTEMA DE VIDA BASADO EN LA AMBICIÓN Y EL EGOÍSMO.-

Sí hijito; en este mundo desde su creación, sus criaturas son probadas por el Creador; en este mundo que pidió la prueba de la vida, los hombres han creado extraños conocimientos, empezando por la misma forma de vivir; la inocencia humana, vió y conoció vicios e inmoralidades, que jamás debió haber conocido; porque esta humanidad prometió al Padre por sobre todas las cosas, hacer lo más microscópico de su propia vida, según los divinos mandatos del Padre; en otras palabras, el sistema de vida, debió haberse hecho según las escrituras del Padre; y nó según las leyes del oro; los hombres violaron su propia promesa; hicieron lo opuesto; crearon un sistema de vida inmoral; porque al crearlo, nó consideraron al Padre eterno; al Dios viviente creador de todas las cosas; esta primera inmoralidad, os cuesta la entrada al Reino de los Cielos; os cuesta la eternidad misma; las otras inmoralidades que conocísteis, al conocer el sistema de vida capitalista, se pagan en la Tierra y fuera de ella; de verdad os digo, que entrar al reino del Padre, cuesta; porque pedísteis ser probados en una vida planetaria; y la divina prueba, consistía en que vosotros, conservaríais la misma inocencia, conque salísteis del Reino de los Cielos; los hombres ambiciosos y limitados de mente, os condenaron; porque se obstinaron en que sólo con el oro, se podía vivir; si estos ambiciosos y atrasados espíritus, nó hubiesen creado el llamado capitalismo, vosotros entraríais al Reino de los Cielos; porque habríais desconocido el mal; la ambición y el escándalo; de verdad os digo, que este extraño sistema de vida, es el único culpable del llorar y crujir de dientes, que está a las puertas de este mundo; he aquí que estos demoníos, que despreciaron las escrituras del Padre, os robaron la eternidad; porque para ser resucitado en carne, en este mundo, es necesario haber conservado intacta la inocencía; la resurrección de la carne, es volver a ser un niño; la carne en estado de vejez, es transformada de nuevo a carne de niño; la divina ley que fue lenta en daros la vida, desde el vientre de la madre, ahora será instantánea; renovando a la velocidad del pensamientos, del Hijo Solar Cristo, todas las células y moléculas de carne gastadas; he aquí una divina ley que es ley normal en el macrocosmo; llamado Reino de los Cielos; la divina sustentación del mismo reino, sale de la propia mente solar de las divinas virtudes vivientes; he aquí el poder de dar y quitar la vida, de los hijos primogénitos del Padre Jehova; porque cada uno de vosotros, salió del mismo magnetismo del Hijo Primogénito; los soles Alfa y Omega son las divinas virtudes de inmenso fuego viviente, que creó al Hijo Primogénito Solar Cristo; y vosotros, planeta y criaturas, sóis una microscópica creación salida de este divino fuego; siendo el divino Padre Jehova, fuego eterno, el universo también es fuego; fuego materializado; y nó exsiste causa en el universo infinito, que no sea fuego; los fuegos solares, son de toda eternidad; nadie conoce el principio del universo; sólo el Padre lo sabe; porque él fue primero antes de todas las cosas; de verdad os digo, que todo principio sale de vosotros; los principios relativos, del propio pensar, en su cadena de evoluciones; porque todo espíritu nace de nuevo; y en cada exsistencia que pide vivir, piensa en forma diferente, a como pensó en otras exsistencias; esto es la sal de la vida; el conocimiento de lo aprendido; la misma experiencia; equivale al número total de ideas que generó la mente; es un magnetismo con todas sus escenas; es una microscópica réplica de todo cuanto vieron los ojos; la más microscópica sensibilidad de vuestro pensar; la visión si fuese infinitamente aumentada, sería como un sol transparente; porque de verdad os digo, que hasta la visión de cada uno será juzjada en este mundo; la visión que se unió a vuestro espíritu, para probar una forma de vida, es viviente delante del Padre; de verdad os digo, que toda visión que contempló cualquier forma de escándalo, más le valdría a su espíritu, haber nacido ciego; porque nó tendría puntaje en contra, por escándalo por la vista; es más fácil que entre al Reino de los Cielos, un ciego que nó vió el escándalo; a que entre uno que teniendo visión, conoció el escándalo.-



sí hijito; todo se paga en la vida; ese todo corresponde al todo que cada espíritu pidió en el Reino de los Cielos; porque el concepto todo humano, resulta microscópico, para explicar el todo espíritual; si todo espíritu nace de nuevo, es que muchas exsistencias a tenido; cada nacer de nuevo equivale a conocer nueva vida, porque nada en el Padre tiene límites; ni en el número de exsistencias, que ofrece a cada espíritu; al tener infinitas exsistencias, los espíritus van acumulando deudas y premios; lo que no se cumple en una vida, se cumple en otra; porque todo espíritu creado por el Padre es eterno; la posición de toda vida, es infinitamente relativa; sólo el libre albedrío espíritual es eterno; y siendo eterno; pide eternamente exsistencias al Padre; de verdad os digo, que quien dudó de esta divina herencia, del Padre dudó; y todo el universo, durará de todo el que dudó del Creador del universo; y nadie se prestará voluntariamente, para formar alianzas de vida, con los espíritus que dudaron; he aquí el llorar y crujir de dientes, de todo incrédulo; ciegos fueron al rebajar el poder del Padre; mal agradecidos fueron; porque rebajaron en poder, al que les hizo posible, que conocieran la vida humana; he aquí el espanto de todo incrédulo; cuando vean por sus propios ojos, al Hijo Primogénito, resucitar la carne avejentada; de verdad os digo, que el resto de sus vidas, las convertirán en tragedias; he aquí a lo que llegarán, los que cultivaron una extraña moral; moral salida de un extraño sistema de vida, que fueron obligados a vivir; por lo tanto, tres cuartas partes de esta tragedia, recae en todos aquéllos que obligaron a vivir a otros; recae en los sostenedores de la fuerza; porque este extraño sistema de vida, se apoya en la fuerza; he aquí el llorar y crujir de dientes, de todo uniformado; de todo llamado militar; de verdad os digo, que todo el mundo huirá de todo hijo que se preparó para matar; huirán de ellos, como se huye de la peste; porque la maldición del Padre Jehova, recaerá sobre ellos; hasta sus familiares huirán de ellos; he aquí una justicia que ellos mismos pidieron; todo espíritu militar, pidió al Padre, la inclinación espíritual, de escoger la fuerza, como profesión; y prometió vencer tal inclinación; porque nadie pide al Padre, violar su divina ley; todos piden experiencias y engrandecer al Padre, en tales experiencias; en ello consiste la prueba de la vida; sea cual fuere las circunstancias de cada uno; la inclinación al mal, fue pedida por todos; y toda individualidad, prometió al Padre, vencer al mal; y para vencer al mal, hubo que crear un sistema de vida, basado en las escrituras del Padre Jehova; y como nó sucedió así, el mal nó fue vencido en este mundo; y el Juicio Final se hará realidad; el libre albedrío humano, tuvo oportunidad de evitar tal juicio; tuvo siglos y siglos de tiempo; más, ciegos fueron; he aquí que este mundo extraño, que representa una ínfima parte de la vida total de este planeta, desaparecerá; todo árbol que nó plantó el Padre Jehova, de raíz será arrancado; tal como fueron arrancados muchos en el pasado de esta Tierra; la vida humana, pidió leyes espírituales; estas leyes fueron desvirtuadas por el extraño sistema de vida basado en el oro; y los culpables tienen que pagar; nadie pidió al Padre, desvirtuar a otro; ni a la materia ni al espíritu; este extraño sistema de vida, caerá con toda su ciencia y filosofías; sólo queda la inocencia de los niños, porque de ellos nace un nuevo mundo; de ellos es el Reino de los Cielos; de verdad os digo, que quien nó vivió con la alegría propia de un niño, nó verá el nuevo mundo; nó será resucitado en carne de niño; porque no hizo mérito; la vida humana os fue dada para vivirla en perpetua alegría; si no hubo alegría planetaria en este mundo, se debió a las mismas injusticias de los hombres; el hombre se constituye en yugo del mismo hombre; se constituye en demonio de sí mismo; el extraño sistema de vida basado en el oro; nó tomó en cuenta la divina igualdad enseñada por sus escrituras; si la hubiese tomado en cuenta, este mundo sería el mundo de la alegría; porque nadie se quejaría; nadie acusaría a nadie; nadie tendría el complejo de la propiedad ó de lo privado; de verdad os digo, que todo aquél que defendió en esta vida la llamada propiedad ó lo privado, nó entrará al Reino de los Cielos; ni una molécula de tales complejos, se lleva el espíritu; sólo deja un egoísmo y una mala enseñanza en este mundo, antes de partir; de verdad os digo, que ni la propiedad ni lo privado, se conocen en el Reino de los Cielos; porque de ningún mundo, han entrado los tales; he aquí la caída de todas las generaciones de este mundo, porque todas conocieron la posesión todas fueron influenciadas; ningún espíritu humano desde el principio del mundo, a logrado entrar al Reino de los Cielos; ni vosotros entraréis; porque por herencia de las otras generaciones, conocísteis el oro como forma de vida; he aquí el llorar y crujir de dientes de vuestro mundo; que más le valdría, haber creado otro sistema de vida; en que no se hubiese conocido el vicio de la posesión; la caída del extraño sistema de vida, basado en la propiedad, llega a su fín; toda prueba tiene principio, desarrollo y fín; el mundo será transformado por la divina palabra del Padre Jehova; porque nada es imposible para el que os dió la vida; así como en el pasado transformó las costumbres bárbaras del mundo antiguo, con la Ley Mosáica y la Doctrina Cristiana, ahora nuevamente, os vuelve a transformar; así lo pedisteis vosotros mismos; porque todo se pide en el Reino de los Cielos; de verdad os digo, que nó habrá quien no llore en los acontecimientos que se ciernen sobre este mundo; las virtudes del pensar estallan cuando la trinidad solar, se expresa a las criaturas pensantes; porque ellas pidieron el instante de hacerlo; tal como pidió el espíritu; todo instante es viviente ante el Padre; todo instante posee libre albedrío; como toda virtud la posee; de verdad os digo, que todo poder en el Padre, comienza a manifestarse primero, con una doctrina viviente; comienza por lo más humilde; porque lo humilde es lo primero; y lo último; todos piden al Padre desde el principio, ser humildes en los lejanos mundos; y cuando piden revelaciones ó juicios intelectuales, piden que éstos se les den a conocer empezando por lo más humilde, que la mente pueda imaginar; ciertamente que el concepto que tenéis vosotros de la humildad, dista un infinito de la humildad que vísteis en el Reino de los Cielos; vuestra humildad, es humildad interesada; porque en vuestro extraño sistema de vida, conocísteis el interés; de verdad os digo, que la verdadera humildad, no es de este mundo; la verdadera humildad sólo sirve a un solo señor; sirve a un solo Dios nomás; la verdadera humildad nó se divide; vuestra extraña humildad se divide según los intereses del mundo; la extraña psicología salida de la posesión del oro, divide y hasta anula vuestra humildad; he aquí vuestra prueba en la vida; se es ó nó se es; se tiene humildad indestructible, ó nó se tiene; la verdadera humildad, busca lo del Padre en silencio; la verdadera humildad nó necesita de la adoración material; porque la verdadera humildad es ajena a toda extraña forma de adoración; forma extraña salida de un extraño sistema de vida; es más fácil que entre al Reino de los Cielos, un humilde que buscó en las escrituras del Padre, a que entre un humilde que buscó en las llamadas religiones; lo salido del Padre es eterno y perfecto; lo salido de los hombres, es erróneo y nó es eterno; he aquí una revelación que marca el fín de las llamadas religiones; extraña psicología que divide a la verdad, en muchas creencias; habiendo un solo Dios nomás; esta extraña forma de comprender lo que es del Padre, nó se conoce en el Reino de los Cielos; ni ninguna filosofía que divida a los hijos del Padre; toda forma de división imaginable, nó se conoce.-

ALFA Y OMEGA