DIVINO TIEMPO CELESTE; EL FUTURO CALENDARIO DEL MUNDO; FÍN DE LOS SIGLOS DEL MATERIALISMO; NACE NUEVA UNIDAD DE TIEMPO; AÑO DE 318 DÍAS.-

Sí hijito; el calendario del futuro, será un calendario galáctico; el actual calendario llega a su fín; porque las criaturas que lo usaron, llegan al fín de sus vidas de pruebas; cuando se pide una vida de pruebas, en el Reino de los Cielos, es una vida que tiene fín; tiene su tiempo y su época; en vuestra evolución, usásteis el calendario para calcular el tiempo; el tiempo de vuestras actividades en la prueba de la vida; este tiempo se acerca a su fín; porque se acerca el momento más culminante para este mundo: La aparición del Hijo Primogénito; el que cambiará todas las cosas, que fueron mal hechas; todo quedará de acuerdo a las escrituras del Padre; tal como fué mandado, hace ya muchos siglos; la prueba del mundo, consistía en no salirse de las escrituras; ni en una microscópica parte; de verdad os digo, que establecer las cosas, eso significa; de verdad os digo, que si este mundo cae, es porque no se hicieron las cosas como fué mandado; de vosotros sale el dolor y la felicidad; si vuestros hermanos sufren, es porque la maldad humana así lo quiso; la maldad no es del Padre; es de los hombres; al olvidar los mandatos del Padre, provocaron un desequilibrio en la materia y en el espíritu; de verdad os digo, que mi Hijo Primogénito al restituir todas las cosas, restituirá la verdadera posición del eje polar de la Tierra; este eje estaba en equilibrio con las moléculas del planeta, al principio del mundo; era entonces un paraíso; cuando cayó en desobediencia la primera pareja humana, el eje de la Tierra sufrió una microscópica desviación; juntos con todos los elementos de la Tierra; a través de los siglos y sin que la humanidad se diese cuenta, esta desviación del eje polar de la Tierra, a llegado a los 42º; esta desviación corresponde al mundo de la prueba; ó mundo materialista; con la presencia del Primogénito en el mundo, se inicia la Era Omega ó Era Espíritual; el eje polar de la Tierra vuelve a su posición original; y vuelve a ser paraíso; porque ese era su destino en medio de infinitos mundos.-



Sí hijito; el tiempo es también viviente; como lo es el espíritu; el calendario del futuro será galáctico; porque el tiempo nació también en los soles Alfa y Omega; el año será de diez meses; compuesto de treinta días; este calendario tendrá semanas de seis días cada semana; los nombres de los días se mantendrán; se trabajará cinco días y el sexto día es de reposo y oración; el tiempo de este calendario será llamado, tiempo del milenio; porque durará mil años de los conocidos; el tiempo se irá expandiendo, como lo a hecho hasta ahora; es por esta causa que no exsiste calendario eterno; de verdad os digo, que todo calendario que fué confeccionado y al hacerlo, no se ensalzó al Padre, sus creadores no entran al Reino de los Cielos; porque el tiempo viviente hace valer el divino mandato: Adorarás a tu Señor y Creador, por sobre todas las cosas; por sobre toda confección de calendario; es lo que debieron haber tomado en cuenta, los creadores de calendarios; ninguno lo hizo; ninguno a entrado al Reino de los Cielos; crearon calendarios, engrandeciendo al sistema de vida, que no enseñaban las escrituras del Padre; fueron creados con intención de regular la explotación, que caracteriza al sistema de vida, creado por los hombres; amoldaron el tiempo a sus intereses; ninguno que pensó así, entrará al Reino de los Cielos; es más fácil que entre al reino, uno que no conoció el calendario, a uno que lo conoció; el primero no vivió en alianza con él; el segundo lo vivió; de verdad os digo, que el tiempo posee filosofía; tal como lo posee el espíritu; porque nadie es desheredado; todos son iguales en derechos, ante Dios; aunque no tengan leyes y formas parecidas; el tiempo acompaña a los mundos en todos sus sucesos; tal como lo hacen los elementos; el tiempo hizo divinas alianzas con cada espíritu; con cada criatura de la creación; y con la materia misma; cada hecho espíritual y cada proceso físico, pidió en el reino alianza con el tiempo; en todo juicio final, participa el tiempo; todo tiempo tiene jerarquía; como la misma idea humana, que contiene cualidad y calidad; filosofía y jerarquía; todo tiempo posee su Trinidad; como la posee el microbio; nadie es desheredado; el tiempo nace con infancia; porque nadie nace con filosofía alguna en la creación; todos nacen en los soles; en inocencia é ignorancia; las filosofías se aprenden en las exsistencias planetarias; cuando el espíritu pide nacer de nuevo; de verdad os digo, que el tiempo pide premio y pide castigo al Eterno, según el comportamiento que tuvieron las criaturas, que hicieron alianzas con él; y de verdad os digo, que todos los elementos que os conocieron en este mundo, cumplen igual ley; se os enseñó que todos sóis iguales delante del Padre; la materia y el espíritu; la igualdad del Padre, no es como el concepto igualdad de los hombres; él es infinito; y lo a creado todo; nada es imposible para el Creador; de verdad os digo, que de una molécula, muchas veces no se entra al Reino de los Cielos; porque todo chiquitito y humilde como lo es la molécula, es grande en poder y sabiduría en el Reino de los Cielos; de verdad os digo, que recién ahora váis a comprender al universo viviente del Padre Jehova; un universo que a sido para todas las generaciones de este mundo, un misterio; porque pedísteis en el reino, ignorarlo todo; de como fuísteis creados; porque pedísteis la prueba de la vida; este olvido llega a su fín, con la llegada al mundo, de la Doctrina del Cordero de Dios; al comprender vosotros al universo viviente del Padre Jehova, comprenderéis su justicia y vuestra justicia; el todo sobre el todo, participa en la justicia del juicio final; porque todos, materia y espíritu, pidieron la prueba de la vida; ahora comprenderéis la igualdad del Padre; una igualdad, que debísteis haber imitado por sobre todas las igualdades humanas; porque es más fácil que entre al reino, uno que imitó al Padre, a uno que no lo imitó; de verdad os digo, que esta igualdad salida del Padre, y vuestros intereses, constituyen la suprema prueba de vuestro libre albedrío; vuestros intereses materiales, son un complejo y una imperfección de vuestro espíritu; precipitados por el mismo sistema de vida; basado en el oro y por lo tanto en el cálculo; este cálculo aleja a los hombres de la igualdad; establece rivalidad demoníaca; porque unos tratan de ser superiores a otros; sepultan la verdadera humildad de sus corazones; de verdad os digo, que todos fuísteis ciegos; los segundos os escurrieron; porque cada segundo ó menos del segundo, tienen una importancia infinita, para la entrada del espíritu, al Reino de los Cielos; porque no es menos ante el Padre, ni el segundo vivido, ni la total exsistencia; ambas son iguales delante del Padre; de verdad os digo, que basta un segundo ó menos de violación en la ley del Padre, y no se entra al Reino de los Cielos; es más fácil que entre al reino, uno que no violó la ley ni en un segundo, a uno que la violó un segundo; esta rigurosidad la pidió el espíritu humano; pidió no perdonarse la más insignificante falta; pidió cumplir la más inconcebible moral; he aquí el significado bíblico: Por sobre todas las cosas; imitar al Padre, es poco menos que imposible; más, exsisten infinitas clases de imitaciones; dentro de la jerarquía de la criatura; de verdad os digo, que la tragedia del llorar y crujir de dientes, se debe a que vuestro pedido de elevada moral, chocó contra los demonios egoístas, que os dieron un sistema de vida, que para nada tiene de moral; y sí mucho de inmoral; la primera inmoralidad dentro de las inmoralidades, es la de olvidarse de la ley de Dios; todo olvido hacia el Padre, acarrea tragedias para la criatura; y todo reconocimiento hacia lo que es del Padre, acarrea premios; y no podía ser de otra manera; el creador es luz y nó tinieblas; ignorar al Padre, es tinieblas; no se puede servir a dos señores; no se puede servir a dos filosofías; no podéis servir a vuestro sistema de vida vergonzoso, y al mismo tiempo servir a Dios; caéis en hipocrecía; toda obra buena que habéis hecho en la vida, la anuláis en todo instante porque estáis viviendo un sistema de vida, que nó tomó en cuenta lo del Padre; esto es servir al demonio; bién sabéis que este sistema de vida, os tiene divididos en ricos y pobres; y sólo satanás divide y se divide así mismo; el Padre a nadie divide; todo pensamiento dividido, no entra al Reino de los Cielos; de verdad os digo, que todo sistema de vida, que no se rija por lo del Padre, tal sistema causa tragedia; tal como ocurrió en el mundo antiguo, porque este mundo a tenido muchos juicios; vuestro juicio final es el último; de verdad os digo, que todo juicio es pedido en el reino, por los mismos hijos; en el Reino de los Cielos, todo se pide; incluyendo los juicios; juicios propios de los mundos imperfectos; y de verdad os digo, que nó exsiste nadie en el universo del Padre, que no haya experimentado un juicio; porque todos han pasado por la imperfección; nadie nace sabio; hasta la divinidad a pasado tal experiencia; y de verdad os digo, que es más fácil que entre al reino, uno que tuvo más experiencia que otro; aún tratándose de juicios; esto se debe a que el más microscópico esfuerzo, es premiado en el reino; y la más leve violación es castigada; de verdad os digo, que en vuestro juicio, participan vuestras 318 virtudes; participan los elementos que os vieron nacer; participa vuestra Arca de las Alianzas; de verdad os digo, que cada uno de vosotros, es una arca llena de sorpresas; porque el arca de las alianzas sóis vosotros mismos; de vosotros sale todo; porque cada uno se hace su propio cielo; incluyendo las características del juicio final; de verdad os digo, que como de todo hay en el rebaño del Padre, hay muchos que no creen en su juicio ni en el de otros; igual se cumple la ley; sólo que en estos incrédulos, el llorar y crujir de dientes, es muchísimo mayor; el juicio final toma sus características, de lo que hizo cada uno en la vida; segundo por segundo; instante por instante; molécula por molécula; célula por célula; ojo por ojo; y diente por diente; virtud por virtud; porque son juzjados materia y espíritu; de verdad os digo, que hasta vuestros excrementos, salieron del Padre; su filosofía viviente, es mantener el proceso interno de vuestro cuerpo; sin el excremento, todos moriríais podridos en vida; estallaría vuestro cuerpo en gases; de verdad os digo, que todos aquéllos que ridiculizaron de palabra a sus propios excrementos, no entrarán al Reino de los Cielos; porque todos son iguales delante del Padre; todo ofendido reclama justicia; sea el espíritu ó sea la materia; nunca nadie debió ridiculizar a nadie; porque se mando a ser humilde, por sobre todas las cosas; de verdad os digo, que si dejásteis de ser humilde un segundo siquiera, no entraréis al Reino de los Cielos; es más fácil que entre al reino, uno que fué humilde tan sólo un segundo, a uno que no lo fué; es decir que la humildad, todo lo puede en el Reino de los Cielos; y su poder es tal, que si un bienaventurado dejó de ser humilde, en un tiempo menos de un segundo, ese bienaventurado no entra al Reino de los Cielos; debe pagar su deuda, naciendo de nuevo; en otra exsistencia; y de verdad os digo, que por cada segundo de violación en cualquiera de las virtudes, se paga con otra exsistencia; porque prometísteis, cumplir la ley del Padre, por sobre todas las cosas; lo del Padre no tiene límites; es por esta divina causa que vuestro juicio pedido por vosotros mismos, es riguroso; en divina opinión del Padre, pedísteis algo muy superior a vuestras capacidades; no fuísteis capaces de rechazar un sistema de vida vergonzoso; si todos sin excepción hubiéseis sido revolucionarios, tal sistema no se conocería en este mundo; esta revelación engrandece a todo revolucionario que buscó la justicia; dando hasta la vida por otros; mi Hijo Primogénito es para vosotros, el primer revolucionario, que trató de dejar en este mundo, una doctrina salida del Reino de los Cielos; una doctrina divina; y cumplió la misma ley de los que crearon doctrinas humanas; mayor sacrificio no exsistirá en este mundo; porque mi Hijo Primogénito tenía poderes solares; vuestra naturaleza le era subordinada; ¿no mandó a los vientos calmarse? ¿no resucitó la carne ya muerta? más, no quiso emplear sus divinos poderes, en contra de vosotros; prefirió la divina voluntad del Padre; si los revolucionarios humanos, rinden su vida por sus ideales, ¿cómo no la vá a rendir la Trinidad hijo? de verdad os digo, que las infinitas Trinidades que van a los infinitos mundos, son las primeras en cumplir las leyes de sacrificios, en esos mundos; porque las Trinidades son la máxima expresión después del Padre; de verdad os digo, que los elementos son también Trinidades en sus leyes; porque materia y espíritu, tienen los mismos derechos delante del Padre; el calendario que reemplazará al actual, es producto de vuestras obras; todo lo que sóis es producto del conocimiento vuestro; vosotros sóis la sal de la vida; porque todo conocimiento ganado, brilla como una sal expuesta al sol; y sóis sol en miniatura; sóis tan pequeños, que ni vosotros os véis el brillo; más, veréis el brillo de mi Hijo Primogénito; que vendrá al mundo, brillante como un sol de sabiduría; porque veréis brillo en su rostro; veréis a un Padre Solar; uno de los infinitos que exsisten en el universo; porque lo del Padre no tiene ni principio ni fín; exsisten primogénitos solares, como soles hay en el universo; y todas las trinidades solares, se asimilan a una; el Padre está en todos; y los hijos en el Padre; lo que es del Padre, es del hijo; y lo que es del hijo es del Padre; he aquí al comunismo celestial en la Trinidad Solar; en el Reino de los Cielos, reina el comunismo celestial, con filosofía de niños; allí reina la perpetua alegría; y quien no cumplió las pruebas de la vida, con alegría de niño, no entrará al Reino de los Cielos; de verdad os digo, que vosotros mismos pedísteis en el reino, imitar en la Tierra, la filosofía del Reino; más, los demonios que os dieron un sistema de vida injusto, transformaron lo que debió ser siempre alegría; os transformaron en seres amargados y con desconfianza entre todos; he aquí el fruto y la influencia de un sistema de vida, basado en la ambición; he aquí el demonio y su obra; porque ninguno que olvidó la alegría, entrará al Reino de los Cielos; es más fácil que entre al reino, uno que fué alegre, a uno que se dejó abatir; porque todo espíritu es probado en la vida; y prometió al Padre hacer sus pruebas con alegría; imitando la filosofía alegre del Reino de los Cielos; de verdad os digo, que es bastante difícil vivir en alegría, cuando se vive en un sistema de vida injusto; porque la amargura envuelve al espíritu; por la causa de la injusticia de unos pocos; de verdad os digo, que tales pocos que subyugan al mundo, condenados están; que el mundo los conocerá; porque el mismo mundo al que le dieron por herencia la amargura y la injusticia, los aplastará; el mismo mundo los medirá con la misma vara que midieron ellos; y estos ambiciosos y egoístas que sustentan el sistema de vida, basado en el oro, quedarán en la más grande pobreza; individuos y naciones; extenderé sobre ellos, pobreza y ruina; porque así lo pidieron ellos en el Reino de los Cielos; de verdad os digo que el mundo conoce a sus opresores; en donde hay prosperidad, allí está el demonio; hay muchas clases de demonios; el más antiguo en su filosofía explotadora, es la cabeza de la serpiente; la misma del paraíso terrenal; de verdad os digo, que por éstos empezará el llorar y crujir de dientes; porque pidieron ser los primeros; primeros en la abundancia y la comodidad; y primeros en el juicio final; de verdad os digo, que todo principio, lo es con un pedido de vida; y todo pedido se transforma en vida; tanto arriba como abajo; porque los mundos están arriba y abajo; son infinitos; de verdad os digo, que en infinitos mundos, que jamás podrán ser contados, sus criaturas se expresan arriba y abajo; y no es la única forma de expresar, el principio y orígen de la divinidad; porque de todo hay en la viña del Señor; de verdad os digo, que todo principio viviente, como lo sóis vosotros, salió de vosotros; salió de vuestras propias ideas, que generásteis en otras exsistencias; en otros naceres; porque todo espíritu nace de nuevo; pide y vuelve a pedir exsistencias al Padre; porque con una sola exsistencia, jamás el espíritu lo sabrá todo; este sabrá todo, es eternamente relativo; sólo el Padre lo sabe todo; antes que el todo nazca; exsiste en el universo la organización galáctica; tal como la tenéis vosotros en vuestro mundo; lo de arriba es igual a lo de abajo; de verdad os digo, que vuestro mundo, entrará en contacto con otras moradas planetarias; y estos contactos, serán encabezados por el Hijo Primogénito; porque tal como se os enseñó, él es el primero en todo; ese todo, escapa a la mente humana; porque la divina jerarquía del Hijo Primogénito es solar; es de Trinidad hijo en Trinidad Padre; posee el conocimiento que no tiene principio ni fín; porque lo del Padre, es del hijo; he aquí un nuevo y desconocido concepto, de la Trinidad; un concepto que vosotros mismos, pedísteis en el Reino de los Cielos; todo lo puede el Padre; todo lo imaginado que sale de sus criaturas, lo convierte en realidad; lo convierte en universos; y vuestros pedidos de vida, se convirtieron en el planeta en que estáis; de verdad os digo, que quien no creyere, niega al Padre; que todo lo a creado; negar es negarse así mismo; porque todo exsiste; es por eso que se os dijo: Adorarás a vuestro Creador, Dios y Señor, por sobre todas las cosas; más, hay muchas maneras de adorar; y de verdad os digo, que la más sublime para el Padre, es cuando se le adora por el trabajo; es la adoración suprema; porque se le ensalza al Padre, y se ensalza el hijo; se eleva al Padre, y gana mérito el hijo; es la única adoración que conduce al Reino de los Cielos; porque es más fácil que entre al Reino, uno que trabajó en mi nombre, a uno que me adoró en templos; el primero cumplió la ley del Padre; el último cumplió su ley; escrito fué: Te ganarás el pan con el sudor de tu frente; quise deciros: Te ganarás el pan, con tu trabajo; tal como el Padre, que con su divino trabajo creó los universos, y quien no haya trabajado en la vida, como fué mandado, no entrará al Reino de los Cielos; he aquí el llorar y crujir de dientes, de los que nunca trabajaron; de los que vivieron de la explotación; de los cómodos; de los que sólo vivieron a costillas de otros; de verdad os digo, que ninguno de estos demonios, quedará en este mundo; la ley del juicio final, que comienza por una doctrina, fué pedida por estos demonios, en caso de caer en la violación; y cayeron puesto que no trabajaron; puesto que defendieron un libertinaje que es extraña moral en el Reino de los Cielos; y de verdad os digo que el concepto de libertad, de este mundo, es extraña moral en el Reino de los Cielos; porque es una libertad, salida de un sistema de vida, que no reconoció al Padre por sobre todas las cosas; se partió de la violación viviente; esa libertad a terminado en libertinaje; esta cualidad y calidad en esta libertad de este mundo, demuestra las consecuencias que acarrea, el alejarse de los mandatos del Padre; lo de Dios no corrompe; lo del demonio corrompe y divide; de verdad os digo, que todo el que vivió y defendió este corrompido libertinaje, no entrará al Reino de los Cielos; es más fácil que entre al reino, uno que no conoció la libertad salida de violación; a uno que la conoció y la vivió; el primero no escandalizó; el último sí que escandalizó; de verdad os digo, que la Doctrina del Cordero de Dios, pondrá las cosas en su lugar; los falsos conceptos, como el de defender una libertad corrompida, caerán; sólo los justos quedarán en este mundo; para creerse justo, se debió de haber vivido sólo para el hermano; no para sí mismo; vuestro sistema de vida, os impidió practicar tal ley; porque todo esfuerzo hecho en la vida, llevaba el interés, el cálculo y la astucia; progresásteis, siendo indiferentes para con los demás; de verdad os digo, que más os valdría, no haber progresado, si al mismo tiempo violáis la ley del Padre; vosotros mismos os anuláis; porque no se puede servir a dos señores; o servís a Dios, sirviendo a vuestros hermanos, o no lo servís; de verdad os digo, que el señor de la entretención y el señor de la ilusión, os perdieron; dejásteis escurrir los segundos vivientes; perdísteis la oportunidad de entrar de nuevo al Reino de los Cielos.-

ALFA Y OMEGA