DIVINO ORÍGEN DE LA VIDA HUMANA; COMO SE HACE UNA ENCARNACIÓN; COMO NACE UN BEBÉ; LA UNIÓN ENTRE LAS MOLÉCULAS DE CARNE Y LAS VIRTUDES.-

Sí hijito; la vida humana se originó en los soles; tal nacimiento ocurrió en los soles Alfa y Omega; de la galaxia Trino; Alfa y Omega significan principio y fín; todos los infinitos soles del universo, tienen sus nombres; nadie es desheredado; de verdad os digo, que todo nombre de mundos, soles y criaturas, han salido del macrocosmo, llamado Reino de los Cielos; la galaxia Trino es la misma en que estáis; las galaxias sea cual fuere, nó tienen ni principio ni fín; nada tiene ni principio ni fín, en la creación del Padre; la vida humana es producto de amores entre las lumbreras solares; porque hay amor arriba y hay amor abajo; lo de arriba es igual a lo de abajo; nadie tiene la exclusividad del amor; sólo el Padre; porque todo amor en cada individualidad, lo creó el Padre; todos los amores de todos los seres pensantes, vuelven al Padre; porque del Padre salieron; la vida humana es amor materializado salido de los soles Alfa y Omega; el orígen de toda vida en el universo, es salida de los mismos elementos del universo; los soles mismos de los elementos salieron; la ley de la creación es una sola; manifestada en infinitas cualidades y calidades; la variedad de escencias en materias y espíritus, no tiene ni principio ni fín; y el ni principio ni fín, sólo lo sabe el Padre; la vida humana tuvo también infancia en el Reino de los Cielos; tal como la tenéis en la Tierra; lo de arriba es igual a lo de abajo; esta infancia se llama el nacimiento de un espíritu; un microscópico fuego de color blanquecino; semejante al color de la leche; la ley de vuestra creación, está escrita en las escrituras del Padre; hay una parábola que dice: hay que ser humilde, para ser grande en el Reino de los Cielos; el complemento telepático de la Revelación, os dice: hay que ser humilde, chiquitito, microscópico, para ser grande en el Reino de los Cielos; la ley del microbio está en todos; materia y espíritu; porque todos son iguales delante de Dios; iguales en derechos; toda igualdad sale del Padre; la desigualdad, sale del demonio; de verdad os digo, que el que enseñó filosofía desigual en la Tierra, nó entrará al Reino de los Cielos; la desigualdad comienza, cuando nó se mira a todos por iguales; vuestra vida humana, tan diferente en destinos, es común en todos; todos sóis de una misma carne; vuestro Creador no dá vida ni de rico ni de pobre; tal desigualdad salió de vosotros, y nó del Padre; de verdad os digo, que el que vivió en sistema de vida desigual, nó entrará al Reino de los Cielos; porque sus pensamientos vieron la división; vieron y sintieron; sólo satanás se divide así mismo; de verdad os digo, que todo espíritu dividido, no entra al Reino de los Cielos; ninguno prometió al Padre, dividir a otro; porque escrito fué: no hagas a otro, lo que a tí no te gustaría que te hiciesen; la vida humana es la promesa misma; porque todo es viviente en el universo del Padre Jehova; y todo lo viviente, se expresa delante del Padre; delante del Padre, lo muerto recobra vida; de verdad os digo, que todo en este mundo, es como muerto; porque ninguno de vosotros entrará al Reino de los Cielos; por culpa de vuestro sistema de vida, y por las llamadas religiones; vuestro sistema de vida, os dividió en lo material, en ricos y pobres; y las llamadas religiones, os dividieron en muchas creencias, habiendo un sólo Dios nomás; he aquí vuestra tragedia; salida del error de nó tomar en cuenta, la ley de Dios para todas las cosas del pensamiento humano; vosotros mismos pedísteis que lo del Padre, está por sobre todas las cosas; es por eso que fué escrito: adorarás a tu Señor y Creador, por sobre todas las cosas; por sobre tí mismo.-



La encarnación es una divina alianza entre materia y espíritu; de verdad os digo, que en vuestras relaciones sexuales, vosotros participáis en la encarnación de vuestros hijos; el espíritu es independiente del cuerpo que vosotros formáis; más, está unido a una envoltura de carne, por influencia de dos carnes; la encarnación es la formación de una futura jerarquía viviente; es la semilla que se multiplica en su cualidad y calidad; de verdad os digo, que todo acto sexual es controlado en el Reino de los Cielos; y este divino control, nó afecta al libre albedrío de los que cumplen la ley de la procreación; cuando se está creando, ocurren leyes que vuestros ojos no ven; ni instrumento alguno, puede ver; cuando se está en la creación, los espermatozoides son influenciados por los querubínes de las creaciones físicas; el espíritu es atraído, como el imán atrae al hierro; este hecho es una ley magnética del que nada sabe la humanidad; participáis en la creación de vuestros hijos, sin saber siquiera, como es su formación; porque así lo pedísteis en el Reino de los Cielos; porque pedísteis ignorar vuestro propio orígen; un orígen que dará lugar, a que muchos tengan un llorar y crujir de dientes; porque muchos habéis negado hasta vuestro orígen; negar el orígen, es negar todo principio; porque del mismo lugar de orígen, salieron todos los principios que conoce el espíritu; la encarnación de un bebé, es una microscópica alianza de moléculas y virtudes; es un Arca de Alianzas; en toda encarnación, participa el universo viviente del Padre Jehova; todo un infinito está participando de cada nacimiento; porque sóis del infinito; la concepción del universo, en vosotros, está adormecida; porque vuestro sistema de vida, os tiene ilusionados en apego hacia lo que es del planeta; y las cosas de vuestro mundo son microscópicas; estáis ciegos de las cosas del infinito; de verdad os digo, que todo ciego de las maravillas del Creador, nó entrará al Reino de los Cielos; es más fácil que entre al Reino, uno que admiró, estudió, profundizó, las creaciones del Padre, a uno que fué ciego a ellas; vuestro Creador premia toda clase de esfuerzo y estudio; como castiga toda clase de violación; la encarnación os fué dada cuando vuestro Creador os dijo: harás una sola carne; un divino mandato, para mundos y soles de arriba y abajo; porque los mandatos del Padre, no son solamente para un mundo; porque la creación del Padre, no se reduce a un mundo; lo del Padre nó tiene ni principio ni fín; de verdad os digo, que hacer una sola carne, significa un sólo matrimonio; y de verdad os digo, que todos aquéllos que probaron más de una sola carne, nó entrarán al Reino de los Cielos; es más fácil que entre al Reino, uno que respetó la ley del Padre, a uno que nó la respetó; los que violaron esta ley, deberán sumar todos los segundos, del tiempo en que la violaron; cada segundo equivale a una exsistencia, que deberá cumplirse fuera del Reino de los Cielos; todos los demonios que abusaron de esta ley de la carne, nacerán en mundos, en donde con ellos se abusará; porque todas las creaciones vivientes que salieron de ellos, los acusarán en el Reino de los Cielos; y por cada poro, célula, molécula, cabello, son otras tantas exsistencias que deberán cumplir; de verdad os digo, que todo matrimonio que se unió, sin saber el contenido completo de las escrituras del Padre, nó entrarán al Reino de los Cielos; deberán separarse marido y mujer; porque los segundos de violación, seguirán sumándose a medida que dura la unión; vosotros mismos pedísteis en el reino del Padre, cumplir lo del Padre, por sobre todas las cosas; muchos han leído ó estudiado mis escrituras; más ninguno lo ha hecho, según lo prometido; hasta la última letra; esto es lo que significa, por sobre todas las cosas; basta que se os escape una letra de entendimiento, y nó entraréis al Reino de los Cielos; porque esa letra que echásteis al olvido, se quejará delante del Padre; porque todo se vuelve viviente en el Reino de los Cielos; la letra es humilde y por lo tanto es grande delante del Padre; porque todo humilde y microscópico, es grande en el Reino de los Cielos; esta grandeza se debe a la misma preferencia del Padre; porque nadie es más grande que el Padre; de verdad os digo, que toda separación de matrimonio que violó su propia promesa, es un principio de arrepentimiento; y desde el mismo instante de la separación, cesa el puntaje de tinieblas; porque todo matrimonio que se unió en ignorancia con respecto de las escrituras del Padre, deberán sumar todos los segundos del tiempo transcurrido, de unión en violación; cada segundo equivale a vivir nueva exsistencia, fuera del Reino de los Cielos; mientras más tiempo tuvo un matrimonio, más alejado se encuentra del Reino de los Cielos; de verdad os digo, que estas separaciones de millones de hijos, es una de las causas del llorar y crujir de dientes; he aquí a lo que os llevó satanás; sólo satanás divide; y se divide así mismo; la llamada Iglesia Católica os unió en matrimonio; a ella culpad de vuestra tragedia; porque ningún matrimonio salido de la roca del egoísmo humano, entrará al Reino de los Cielos; es más fácil que entre al reino, un matrimonio que se unió por las escrituras, y nó uno que se unió por religión alguna; debéis distinguir entre lo que es: escrituras, religión y Revelación; el que se guió por las escrituras en todos los actos de su vida, entrará al Reino de los Cielos; el que se guió por religiones, nó entrará al Reino de los Cielos; porque es un espíritu dividido; las llamadas religiones y toda filosofía que dividió a los demás, son desconocidas en el Reino de los Cielos; las llamadas religiones, son acusadas por el Padre Jehova, de dividir a sus hijos en muchas creencias; habiendo un sólo Dios nomás; sólo satanás se divide así mismo; escrito fué: no hagas a otro, lo que a tí no te gustaría que te hiciesen; los que dividieron a otros, así serán ellos divididos en otras exsistencias; la verdad del Padre es una; sus escrituras son una misma; y la verdad en el Padre, nó necesita de la adoración material; ni de imágenes; ni de costosos templos; la verdad está en el comportamiento de vuestro espíritu; la verdad está en vuestras intenciones; la verdad es mental; nó material; lo material se vuelve polvo; la acción mental es eterna; de lo mental, sale vuestra sal de vida eterna; de vuestras acciones mentales, cada uno se hace su propio cielo; lo material, lo exterior es una consecuencia de lo mental; lo interior es causa de futuros destinos; he aquí las caídas de todas las religiones y filosofías, que dividieron al mundo; ellas fueron probadas por el Padre; como fué probado todo el mundo pensante; un mundo que llorará por causa de aquéllos que crearon las divisiones filosóficas; de aquéllos que nó tomaron en cuenta las escrituras del Padre; quien nó toma en cuenta lo del Padre, no es tomado en cuenta en el Reino de los Cielos; la más mínima actitud de negación hacia el Creador, encuentra igual actitud en el Reino de los Cielos; la encarnación es una unión y nó una división; es un compromiso hasta el proceso llamado muerte; la encarnación ó nacimiento, es una prueba entre materia y espíritu; ambos tienen sus propias leyes; ambos salieron de una misma ley; de una causa común; la encarnación de un espíritu, es producto de fuerzas magnéticas en constante evolución; cuando un espíritu a de unirse a un futuro cuerpo, es notificado en el Reino de los Cielos; y un tiempo desconocido para él, le penetra; atraviesa galaxias, cosmos y universos; hace el viaje de la gestación; y lo hace por el cordón solar que cada uno posee; este cordón solar, nace de vuestra cabeza; y nó es el único cordón que tenéis; cada virtud, cada molécula, cada poro, poseen sus cordones; nadie es desheredado; ni la materia ni el espíritu; de verdad os digo, que vuestro cuerpo y el universo, es una inmensa red de cordones, ó líneas magnéticas microscópicas é invisibles; el todo sobre el todo está unido por cordones solares; infinitos y de todas las jerarquías imaginables; estos cordones son como túneles ó dimensiones; poderes infinitos después del Padre, viajan por estos túneles; son criaturas de todas las formas imaginables; viajan en naves de infinitas formas; según sus ciencias y evoluciones; las naves que llamáis platillos voladores, son una de éstas; estas naves entran y salen de los túneles; la creación viviente del Padre Jehova, nace de lo invisible hacia lo visible; de adentro hacia afuera; al comenzar desde adentro, el espíritu atraviesa infinitos presentes; vé sus criaturas; y vé sus mundos; más, él vá de viaje; observa pero nó se detiene; se detiene cuando llega a su presente - destino; según el divino mandato que le fué dado en el Reino de los Cielos; los platillos voladores, acompañan hasta donde sus leyes pueden, a los espíritus que serán los futuros bebés terrestres; una jerarquía de naves, le entrega el cuidado del bebé, a otra jerarquía; tal como en vuestro mundo, un centinela le hace entrega al otro; lo de arriba es igual a lo de abajo; la naves plateadas que muchos han visto, las ven ó las vieron, porque así lo pidieron en el Reino de los Cielos; los que nada han visto, nó pidieron verlas; todo lo imaginado se pide en el Reino de los Cielos; los encuentros, las circunstancias, los tumultos en que os encontráis, todo se pide en el reino; lo más microscópico que tenéis, que son vuestras ideas, también se piden en el Reino de los Cielos; toda idea se vive y nó se vé; nadie niega las ideas; negarlas, es negar su propia exsistencia; porque de una idea divina, salieron todas las ideas, de todas las criaturas pensantes; la idea divina de la cual salísteis, es el mismo universo; es la expansión de la idea; lo del Padre es colosal; lo de los hijos microscópico; la encarnación se efectúa por criaturas de fuego; vosotros sóis creados en los soles Alfa y Omega; mi Hijo Primogénito os lo dijo: soy el Alfa y la Omega; el principio y el fín de todas las criaturas pensantes; todas las criaturas de los mundos, tienen sus principios en los soles; el fuego de las lumbreras solares, es creador de mundos y criaturas; vuestras encarnaciones, no son las únicas; nadie es único; sólo el Padre lo es; todos los mundos están habitados; lo estuvieron ó lo estarán; vuestro mismo mundo, hubo tiempo de vuestro pasado, en que la humanidad nó estaba; habían otras criaturas; criaturas que nunca vísteis; ni ellos os vieron a vosotros; el número de criaturas que nó conocísteis, escapa a vuestra imaginación; como igualmente la antiguidad de la Tierra; este mundo tiene tantos siglos como moléculas posee; vuestro planeta, a pasado por todos los tamaños; de lo invisible a lo visible; desde el porte de una cabeza de alfiler, pasando por todos los tamaños, hasta la bola actual; he aquí el único principio de vuestro planeta; un principio, como lo han tenido todos los planetas del universo; quien no naciere microscópico y humilde, no es grande en el Reino de los Cielos; hay que ser chiquitito y humilde, para ser grande en el Reino de los Cielos; esta parábola que está en las escrituras, es un mandato para materia y espíritu; porque ambos son iguales en derechos ante Dios; todo mandato salido del Padre, nó tiene ni principio ni fín; lo que la Tierra pasará, lo vienen pasando infinitos planetas tierras; cuyo número es como el número de los granos de arenas, que contiene un desierto; sin contar los que estuvieron en el espacio; los que están naciendo y los que estarán; de verdad os digo, que todo el universo salió de invisibles ideas; salió de lo más microscópico que vuestra mente pueda imaginar; y lo más microscópico que vuestra mente puede imaginar, son vuestras ideas; nó tenéis algo más microscópico; son tan microscópicas vuestras ideas, que sólo las sentís, y nó las véis con ojos de la carne; toda idea que generáis a diario, es físicamente una onda magnética; una onda omega, que jamás perece; esta onda omega, crece y se expande en la eternidad; el espacio mismo la hace germinar; crece pasando por todos los tamaños que podéis imaginar; hasta constituírse en un colosal planeta; escrito fué: cada uno se hace su propio cielo; porque las ideas de la que salen los futuros mundos, han salido de vosotros mismos; y cada mundo creado tiene su propio cielo; el espacio que rodea a un mundo, es un cielo; de verdad os digo, que quien negó todo posible principio de sí mismo, al Padre negó; ¿nó se os enseñó, que vuestro Dios es infinito? que todo lo imaginado exsiste en él; ¿por qué le negáis entonces? basta negar una microscópica parte del infinito de Dios, y nó se entra al Reino de los Cielos; el infinito en el Padre, significa que todo exsiste; lo que comprende vuestra mente, y lo que nó comprende; lo de Dios nó se mide en cálculos humanos; porque precisamente es infinito; y vosotros, nada sabéis del infinito; y pertenecéis al infinito; nadie deja de ser una parte de él; la encarnación es la única ley que os une a vuestro punto de orígen; escrito fué: todo espíritu nace de nuevo; es lo mismo que decir: todo espíritu encarna de nuevo; una ley se puede expresar de muchas maneras; y nó deja de ser la misma ley; las exsistencias sucesivas del espíritu, salen del mismo espíritu; salen de su propio conocimiento aprendido en sus exsistencias; de sí mismo sale el fruto; porque cada uno se hace su propio cielo; mientras más aprovechó el tiempo un espíritu, mejor es su fruto; más perfecto será su futuro cuerpo; a un mundo más elevado en moral y sabiduría irá; de su propio conocimiento, el Padre Jehova saca la geometría de su futuro cuerpo físico; muchos de vosotros, especialmente los cómodos, los que nó conocieron en sí mismos el trabajo, volverán a planetas tierras, semejantes al que están; porque el conocimiento aprendido, nó les dá para otra geometría superior; es como quien se vé obligado a repetir curso; de verdad os digo, que todos los hijos de este mundo, están en esta ley; porque todos fueron divididos, ilusionados y alejados del conocimiento de las escrituras del Padre; siempre ocurre igual; en infinitos mundos, los demonios de la explotación y del engaño, quitan hijos de la luz; los desvían del camino que conduce al reino del Padre; vuestra historia del llorar y crujir de dientes, se viene repitiendo desde eternidades atrás; porque la historia de satanás, no es exclusiva de vuestro mundo; esta historia ocurrió y aún ocurre; y con el correr del tiempo en la eternidad, los espíritus, van conociendo mejor a satanás; el conocimiento salido del Padre, hunde a satanás; satanás no quiere que las criaturas se eduquen; porque al educarse, se unifican; al demonio le gusta la ignorancia; he aquí una verdad; he aquí a los demonios de vuestro mundo; he aquí, a los que teniendo educación, impiden que otros la tengan; impiden que por ellos, saquen su destino en la educación; nó los dejan que se unifiquen, los que desean una educación unificada; he aquí a satanás dividiendo en el sistema de vida; he aquí al verdugo de mis hijos; de verdad os digo, que todo demonio que se interpuso en el libre albedrío de todo hijo que buscaba su unificación en la educación, nó entrarán al Reino de los Cielos; estos demonios del egoísmo, deberán sumar todos los segundos, del tiempo transcurrido, en que impidieron tal deseo en mis hijos; cada segundo de abuso, corresponde a una exsistencia, que deberán cumplir fuera del Reino de los Cielos; estos hijos de la ignorancia, olvidaron la divina parábola: no hagas a otro, lo que a tí no te gustaría que te hiciesen; esta ley de justicia, es para todos los causantes del analfabetismo; de verdad os digo, que de acuerdo a mis Mandamientos y escrituras, este mundo estaba destinado a la igualdad; porque todos sóis iguales en derechos, delante de Dios; la usura y la ambición de los que os dieron vuestro sistema de vida, impidieron que los deseos del Padre se cumplieran; nó lo tomaron en cuenta; hicieron lo contrario a lo prometido en el Reino de los Cielos; le prometieron por sobre todas las cosas; por sobre todo extraño sistema de vida; y al nó cumplir con el Padre, provocaron vuestra tragedia; porque ninguno de vosotros entrará al Reino de los Cielos; es más fácil que entre al reino, una humanidad que nó conoció extraña moral, salida de un extraño sistema de vida; a una que la conoció y la vivió; de verdad os digo, que sólo los niños de hasta los doce años, están fuera de juicio; es más fácil que entre un niño al Reino de los Cielos, a un adulto; la inocencia es la primera en el Reino de los Cielos; de la inocencia, vuestro Creador sacará la filosofía del mundo Omega; sólo la inocencia queda en este mundo; y todos aquéllos que vivieron en la vida, en perpetua alegría; a pesar de las duras pruebas, que les tocó cumplir; he aquí, el significado de la parábola que dice: dejad que los niños vengan a mí; porque de ellos es el Reino de los Cielos; de ellos es el futuro mundo Omega; de ellos nace un nuevo principio, dentro del principio; de ellos nace la nueva filosofía del mundo; una filosofía, que están lejos de imaginar los egoístas del mundo; una filosofía digna de las escrituras del Padre; una filosofía que nó tomará en cuenta el poder del oro; una filosofía que será puro conocimiento; y nó puro interés; de verdad os digo, que para que este mundo sea una realidad, es menester luchar contra el demonio; el mismo que a subyugado a todo pueblo a través de los siglos; el mismo que os divide en ricos y pobres; de verdad os digo, que mientras exsista una sola filosofía que divida a los hombres, jamás este mundo tendrá paz y justicia; el demonio se aprovecha de la desigualdad de opiniones; a esta desigualdad le llama libertad; y cuando un pueblo con grandes sacrificios y luchas, a logrado unificarse, el demonio comienza a trabajar por derribar tal unión; a vuestro satanás cuyo poder lo tiene en el oro, nó le conviene la unificación de ningún pueblo; porque su propio poder decae; sólo satanás divide; y se divide así mismo; ningún dividido entrará al Reino de los Cielos; de verdad os digo, que satanás nada podrá contra la Revelación del Padre; ocurrirá lo mismo que ocurrió en el pasado; cuando vuestro Dios viviente, os envió la Ley Mosáica y la Doctrina Cristiana; ningún demonio pudo vencer; de verdad os digo, que presenciaréis la caída de satanás en este mundo; y este mundo entrará a una nueva era; la era del reinado de la verdadera espiritualidad; la que siempre debió haber reinado en la Tierra; la verdadera espíritualidad, nace cuando las criaturas nó se apartan de las leyes del Padre; vosotros hijos de la Tierra, cultivásteis una espíritualidad, que es desconocida en el Reino de los Cielos; porque es una espíritualidad egoísta e interesada; influenciada por el cálculo; sólo satanás tiene astucia; de verdad os digo, que con tal espíritualidad, más os alejáis del Reino de los Cielos; os empuja a volver de nuevo, a los mundos materiales; entrar al reino cuesta; ninguna falta debe tener vuestra conciencia; ni estar dividida vuestra mente por filosofías que nó son del Padre; lo del Padre a nadie divide; a todos unifica; satanás hace lo contrario; jamás unifica; de verdad os digo, que todo mundo dividido, se vá contra sí mismo; los que defendían sus leyes, se van contra ellas; es lo que ocurrirá en este mundo; váis a presenciar la más grande revolución salida de un hijo humilde; porque escrito fué que los humildes son los primeros; es por esto que esta Revolución, será llamada la primera revolución; porque ninguna de las que han habido, se le comparará; es una revolución planetaria; todo ser pensante participará; porque todos tienen un espíritu; a esta revolución se le llamará el Armagedón; que significa gente que se arma con las propias obras, realizadas en la vida; con las cuales enfrentarán el Juicio Final; he aquí el fín de vuestro sistema de vida; un sistema de vida que jamás debió haber exsistido; porque todos los que vivieron en él, ninguno entrará al Reino de los Cielos; he aquí el llorar y crujir de dientes; he aquí la ciencia del bién; he aquí una vida cómoda, nó salida de las escrituras del Padre; salida de un grupo de ambiciosos y explotadores; una imperfección salida del espíritu; sóis gobernados por una debilidad del espíritu; pues las imperfecciones del espíritu, se suceden por muchas exsistencias; los que crearon el llamado capitalismo, son los mismos espíritus faraónicos del pasado de la Tierra; sus tendencias a la esclavitud y el dominio material, aún los conservan; una debilidad ó imperfección, no desaparecen con una sola exsistencia; se requieren muchas; he aquí la causa de la maldad en este mundo; he aquí a la serpiente faraónica; hecha sistema de vida; cuya cualidad y calidad, es dividir a los hijos del Padre; he aquí la causa de vuestro último llorar y crujir de dientes; he aquí a satanás descubierto en su causa; he aquí se levanta el misterio de vuestros sufrimientos; un misterio pedido por vosotros mismos; un misterio entre otros misterios; porque todo misterio tiene cualidad y calidad; de verdad os digo, que nó exsiste mayor felicidad en un mundo, que cuando se descubre al demonio, en forma universal; he aquí el fín de satanás y de todas sus historias; sólo la luz del Padre es vida eterna; de verdad os digo, que la revolución más grande de este mundo, será encabezada por un hijo de la humildad; un hijo que luchó a brazo partido con el demonio; pasó pruebas espírituales, que nó tienen igual en este mundo; de verdad os digo, que veréis la Revelación viviente; en gloria y majestad; ante su presencia, se espantarán los demonios explotadores; huirán de su mirada; porque a todos leerá la mente; todo demonio será descubierto; todo culpable gritará sus culpas; todo ladrón gritará sus robos; todo asesino nombrará a sus víctimas; de verdad os digo, que todo lo oculto se sabrá; espantados estarán los que os dividieron; el pavor más grande, se apoderará de los seguidores del oro; aislados quedarán; ¡como maldecirán el haber pedido, nacer en este mundo! ¡como se esconderán de la presencia del Primogénito Solar! tal como les ocurrió en el pasado; en la era faraónica y la era romana; de verdad os digo, que ahora se invierte el mundo; los opulentos pasan a ser los pobres; y también pobres de espíritu; y los pobres por causa de los opulentos, pasan a gobernar el mundo; después de dos mil años, de que salió el mandato divino; escrito fué hace ya dos mil años: todo humilde es primero en el Reino de los Cielos; y si es primero en la eternidad, ¿por qué no fueron primeros en la Tierra? ¿por qué no gobernaron desde el principio este mundo? he aquí una pregunta que estremecerá, a vuestros demonios; a los que usurparon el derecho de mis humildes; de verdad os digo, que esta pregunta deberán contestarla todos los gobernantes del mundo; y todos los que fueron; ningún humilde fué tomado en cuenta; al contrario; a mis humildes, se les dió lo peor; las migajas; se les dió el hambre y la explotación; la injusticia; más, los empujásteis a que estén más cerca del Reino de los Cielos.-

ALFA Y OMEGA