DIVINO JUICIO FINAL; LA JUSTICIA ESTÁ EN LA MISMA INTENCIÓN DE CADA UNO; LA CUALIDAD Y LA CALIDAD, ESTÁ ARRIBA Y ABAJO; EL JUICIO HACE LLORAR AL MUNDO.-

Sí hijito; el juicio final está en la misma intención de la criatura; todo comenzó desde el mismo instante en que hicísteis divinas alianzas con virtudes y elementos; desde ese instante, empezó la intención viviente en vosotros; cuando se está en el Reino, se está igual como se está abajo en la Tierra; nacer en un lejano y nuevo mundo, es una continuidad de lo de arriba; en vuestro caso como criaturas humanas, pedísteis un olvido de vuestro pasado; porque pedísteis prueba de vida; la vida humana es sólo un instante en el Reino de los Cielos; estáis el tiempo que pedísteis en el tiempo; porque exsisten tantos otros tiempos, como mundos tiene el universo; y en el mismo tiempo en que nació vuestro tiempo, otros tiempos hacían lo mismo; no sóis únicos; nunca lo seréis; porque antes de vuestro tiempo, hubieron otros tiempos; que no tuvieron ni principio ni fín; y después de vuestro tiempo, vendrán otros tiempos; que marcarán principios de tiempos en sus cualidades y calidades; más, nunca el principio de los principios; porque el Padre no tiene ni principio ni fín; toda intención es aunque no lo notéis, un tiempo de principio; quedá lugar a una forma de filosofía microscópica y viviente, toda intención salida de vosotros, tiene dos opciones; ó es de la luz ó es de las tinieblas; ó es del bién ó es del mal; y en uno ú otro caso, se transforma en idea; toda idea nace de vosotros; tal como una línea magnética sale de un flujo de magnetismo; la idea mental vuestra, es precisamente una línea magnética que viajará por toda eternidad; y en esa eternidad, vuestra idea de forma de línea magnética, sufrirá infinitos cambios físicos a medida que recorre el universo; y una de sus transformaciones, es llegar a ser un colosal planeta; porque todos tenéis en forma microscópica, el poder expansivo del Padre; la herencia solar de expansión; porque nadie es desheredado; ni la materia ni el espíritu; y vosotros sóis materia y espíritu; carne y mente; elemento y virtud; sustancia y fuego; alma y libre albedrío; cuando surge una intención en vosotros, todo un universo se pone en movimiento; porque estáis unidos por cordón solar, al macrocosmo; esta unión no perturba vuestro libre albedrío; y vuestro cordón solar atraviesa infinitos cielos hasta llegar a los soles Alfa y Omega; y junto con vosotros, cada elemento cada microbio; cada virtud de vuestro pensar, está unido por su respectivo cordón solar; porque nadie es desheredado; y todo instante en toda intención mental, es un tiempo inmenso para otras dimensiones; y éstas para otras; esto es lo que se llama en el Reino, las expansiones; y cada expansión de tiempo salido de vuestra intención, reclama a su Creador; he aquí porque todo espíritu que se divide entre el bién y el mal, se divide así mismo; porque como creador de ideas, es reclamado por la luz ó las tinieblas; según sea la cualidad y calidad de sus ideas; lo microscópico de vosotros, repercute en lo grande; y lo grande de vosotros, repercute en lo pequeño; he aquí el porqué lo de arriba repercute en lo de abajo; ó lo de arriba es igual a lo de abajo; porque el todo sobre el todo, está lleno de dimensiones que no se ven; y no por eso, dejan de exsistir; las dimensiones son moradas de dios; tal como lo son los planetas y los soles; y vuestro cuerpo de carne, también es una morada; porque muchas moradas tiene mi Padre; fué dicho por mi Hijo Primogénito; y a pesar de ello, millones de vosotros dudáis si el universo está poblado por otras criaturas; de verdad os digo, que ningún incrédulo que no creyó en las palabras de mi Hijo, entrará al Reino de los Cielos; ciegos por comodidad; ilusionados por un presente material que no supieron vencer; criaturas mundanas que vivieron sólo para cosas del mundo; caerán con el mundo; caerán por sus costumbres mundanas; ningún esfuerzo mental hicieron para buscar la verdad; hicieron lo opuesto a lo que prometieron en el Reino; prometieron no dejarse sorprender por ilusión alguna; prometieron engrandecer en este planeta, el nombre del Padre por sobre todas las cosas; y lo primero en que caen, es en la indiferencia hacia lo que es del Padre; ni leen las escrituras; menos las estudian; ¡y se dicen hijos de dios! ¡hipócritas! ¡falsos profetas de mi palabra! de verdad os digo, que ninguno de vosotros entrará al Reino; acusados seréis en mi divina presencia, por vuestras propias virtudes; triste es el camino de los que fueron falsos; no sólo se engañaron ellos; sino, que engañaron a infinitas criaturas de su propio ser; las acusaciones no tienen número en vuestro entendimiento; las microscópicas criaturas son como los granos de arena de un desierto; todo instante de vosotros es un tiempo que se expande en vuestra propia idea; que viaja al cosmos; y toda maldad crea tiempos inmensos de tinieblas; porque cada idea vuestra, es como una semilla que se expande y crece; con la misma fuerza expansiva del universo; todas las ideas emanadas por vosotros, desde que fuísteis creados espíritus, están en el universo microscópico; y muchísimas de ellas, son planetas ya maduros; lo que quiere decir que son mundos con criaturas vivientes; con la misma filosofía que tuvo vuestro pensar en el instante en que emanó la idea; vuestra cualidad y calidad en la idea, se transforma en colosal planeta; porque todo planeta es primero microscópico y luego es del macrocosmo; es chiquitito y humilde para llegar a ser grande en el Reino de los Cielos; todo planeta tiene en sus creadores, a su propio Padre Celestial; que reconoce a un sólo dios nomás; tal como vosotros; que siendo padres terrestres por millones, reconocéis a un sólo dios nomás; lo de arriba es igual a lo de abajo; nacer arriba ó nacer abajo, es una misma cosa; porque no deja de cumplirse la ley que debe cumplirse; la idea que salió de un espíritu malo, crea mundos malos; mundos-infiernos; y la idea emanada por un espíritu bueno, crea mundos buenos; mundos-paraísos; es por eso que fué escrito: cada uno se hace su propio cielo; porque cada uno es responsable de sus ideas; es por esta causa, que toda escritura enseña a ser bueno y humilde por sobre todas las cosas; y su intención no era otra que evitarle a cada uno, que se convirtiera en creador de un infierno; las tinieblas como la luz, son vivientes y reclaman lo que es de ellos; así están hechas las cosas en el universo; todo exsiste en el Padre; y todos son hijos del infinito; por microscópicos que sean; todo es controlado por el Padre que en todos está; a muchos de vosotros por no decir todos, os cuesta imaginar que vuestro Creador esté en todas partes y no se deja ver; eso se debe a que sóis poco evolucionados; estáis ilusionados en otra filosofía que no es del Padre; y por último, vuestra ignorancia sobre el conocimiento de las escrituras; vuestro futuro no es el Reino de los Cielos; porque nada ó poco habéis hecho para entenderlo; para comprenderlo; vuestro destino está en vuestras mismas intenciones; de vosotros salió y sale a cada instante; el juicio intelectual os viene a aclarar la ley; porque así lo pedísteis en el Reino de los Cielos; y se os concedió; la doctrina del Cordero de dios, restituirá todas las cosas; porque el todo sobre el todo de toda cosa, salió de la misma doctrina; lo de arriba y lo de abajo, salieron de un mismo punto del universo; de un mismo cielo; de un mismo Padre; de una sola ley; de un sólo pensamiento; arriba y abajo se encuentran en el reino; como os encontraréis vosotros cuando pidáis nacer de nuevo en algún lejano planeta; arriba y abajo se complementan; porque no se pueden evitar; son salidos de un mismo punto; arriba y abajo son relativos al ser pensante; a la evolución de su conocimiento; arriba y abajo son gemelos dentro de sus propias dimensiones; arriba y abajo nacen paralelos; arriba y abajo representan menos que un puntito frente al infinito; arriba y abajo son salidos del fuego solar; arriba y abajo son del pensar de toda criatura de carne, de mundos microscópicos; arriba y abajo no son únicos; porque exsisten arriba y abajo, en una cantidad tal, como vuestras mentes puedan imaginar; arriba y abajo son trinidades en mutuo entendimiento evolutivo; arriba y abajo son geométricos y expansivos; arriba y abajo son familiares galácticos; arriba y abajo son universos por conocerse unos a otros; arriba y abajo son dos puntos en uno; que se pierde en medio del infinito de otros; arriba y abajo es como un grano de arena entre los granos de arena de un desierto; arriba y abajo tiene reinos en la materia y el espíritu; arriba y abajo es una misma espiral que nació de dos puntitos llamados soles Alfa y Omega; arriba y abajo ya estaban desde eternidades antes de los actuales universos; arriba y abajo tuvieron principio de microbio; salido de otros microbios; y éstos de otros; y así por toda eternidad; sólo el Padre sabe lo absoluto del principio de los principios; porque él es de antes de todo principio; es de antes que cualquiera criatura pensante; y nada exsiste antes del Padre; arriba y abajo son eternos y sucesivos; el concepto de arriba y abajo, se lleva en todas las exsistencias; y se expresa en infinitas formas; arriba y abajo se encuentran y hacen alianzas vivientes; arriba y abajo son cielos que no tienen fín; arriba y abajo están en paralelismo creador; arriba y abajo son geometrías que se transforman y evolucionan; arriba y abajo nacen y se olvidan para volverse a encontrar; arriba y abajo están en la microscópica idea que cada cual genera; arriba y abajo son universos relativos y cambiantes dentro de la misma relatividad; arriba y abajo volverán a la nada; porque del polvo eres y al polvo volverás; arriba y abajo son filosofías propias del infinito; arriba y abajo son comprendidos y estudiados por la materia y el espíritu vivientes; arriba y abajo nacen y desaparecen para volver a aparecer en nuevo concepto; arriba y abajo poseen lo que la microscópica idea posee; arriba y abajo son salidos de una misma idea; arriba y abajo nacen reconociendo a un sólo dios nomás; arriba y abajo son de herencia de dos soles hechos una sola carne; porque lo de arriba es igual a lo de abajo; arriba y abajo retornan al mismo punto de partida; como vuestro espíritu retorna a su punto de partida; arriba y abajo multiplican los puntos de retorno; como los soles irradian la luz sobre los mundos; arriba y abajo nacen como nace un bebé; porque fueron bebés como lo fuísteis vosotros; lo de arriba es igual a lo de abajo; arriba y abajo tienen filosofías relativas y en proporción a la evolución de sus criaturas; arriba y abajo tienen Padres Celestiales subordinados a un sólo dios nomás; arriba y abajo son infinitos reinos con infinitos cielos; arriba y abajo son planetas de la carne, de cualidades y calidades infinitas; arriba y abajo son un infinito telar de cordones solares; arriba y abajo poseen reinos que no se sabe donde terminan; arriba y abajo son como un rinconcito de una pieza grande; desaparecerá la pieza por antigua, y no se habrá salido del rinconcito; es decir que no se alcanza a conocer todos los mundos de una galaxia; porque están naciendo otros; arriba y abajo son términos de la espíritualidad en que nació la materialidad; arriba y abajo siguen expandiéndose; arriba y abajo se encontrarán en la Tierra; porque la espíritualidad venida de arriba, juzjará lo mundano de abajo; la doctrina del Cordero de dios es mandato celestial; pedido por la misma humanidad, antes de salir del Reino de los Cielos; y transformará al mundo inmoral, en nueva moral; el cambio de las costumbres inmorales, por costumbres más sanas, provocará la caída del materialismo, la filosofía que trató de matar las ideas del espíritu; eso es lo que significa materialismo; la intención de cada uno de vosotros, posee cualidad y calidad; es decir filosofía y jerarquía; un conocimiento más sabio, es mayor que otro menos sabio; más, el más sabio debe tener mayor humildad; tal como lo demostró mi Hijo Primogénito; nadie en esta humanidad, le a superado en humildad; ni jamás le superarán; todo conocimiento debe ser compartido por todos; de verdad os digo, que todo aquél que ocultó sabiduría a sus semejantes, no entrará al Reino de los Cielos y acusado será delante del Padre, de egoísmo intelectual; y todo egoísta con su propio conocimiento, deberá sumar todos los segundos que duró su egoísmo intelectual; si duró toda la vida, deberá calcular todos los segundos que contiene su propia exsistencia; cada segundo de egoísmo intelectual, equivale a una exsistencia fuera del Reino de los Cielos; y todos aquéllos que habiéndose especializado, negaron su ayuda al que lo pedía, están en la misma ley; no entrarán al Reino de los Cielos; y deben sumar puntaje por egoísmo intelectual; y todo médico que cobró dinero a humildes, no entrará al Reino de los Cielos; prometieron en el Reino antes de venir a la vida, no abusar con el necesitado; y han hecho lo contrario; todo médico que se lucró con el dolor ajeno, no entrará al Reino del Padre; y deberán devolver todo lo que adquirieron con dinero de mis humildes y necesitados; y quien no lo haga, se seguirá alejando del Reino de los Cielos; a medida que transcurren los segundos, en su exsistencia; cada segundo representa una exsistencia que deberá cumplir en mundos donde se explotan unos a otros; todo explotador de la Tierra, será explotado en lejanos mundos; y esta ley de justicia, la piden los mismos espíritus que violaron la ley; piden nacer de nuevo para pagar la deuda del pasado; he aquí la causa única, de la diversidad de pruebas materiales y espírituales, que presencíais a diario en vuestro mundo; y todos aquéllos que han sufrido pruebas físicas en sus propias carnes, están en la misma ley; y al sufrir estas pruebas, dan un paso más, que los acercan al Padre; pagada una deuda, es para el Padre como que nunca han violado una ley; son inocentes como lo fueron del principio; y todos aquéllos que se opusieron a que mis humildes tuvieran educación y conocimiento de la ciencia de la Tierra, no entrarán al Reino de los Cielos; empezando por los que fueron legisladores; que más les valdría no haber nacido, si cuando fueron legisladores, hubo siquiera un explotado analfabeto; porque ninguno entrará al Reino de los Cielos; ¿no enseñan mis escrituras, que todo humilde es primero ante el Padre? ellos debieron ser los primeros en el conocimiento; y los llamados legisladores hicieron lo opuesto; yo pregunto a la maldita derecha que siempre se acaparó lo mejor: ¿durante vuestro yugo a que sometísteis a mis humildes, hubo un analfabeto? ciertamente que los hubo y los hay por millones; y de verdad os digo demonios de la astucia y la avaricia: deberéis pagar por cada analfabeto; por cada segundo de ignorancia por cada vida sin instrucción; y cada segundo que deberéis pagar, equivale a una exsistencia que os alejará del Reino de los Cielos; y no sólo de los de la actual generación; sino que de todas las generaciones que sometísteis a vuestro yugo; de vivos y muertos; los que ya partieron del mundo, os esperan en el Reino, para acusaros delante del Padre; sí demonios; siempre os opusísteis a que el pueblo se eduque; porque teméis al pueblo; las grandes inteligencias están en el pueblo; porque todo humilde vale más que vosotros; es más fácil que entre al Reino un analfabeto, que uno de vosotros; que os educásteis a costillas de las privaciones y sufrimientos del pueblo; más, no pasaréis malditos; porque seréis juzjados por usurpación intelectual; más os valdría, no haber nacido; si quitásteis una microscópica parte de los derechos de mis humildes; y vuestra maldición sea hasta la tercera generación en vuestra maldita herencia; así es y así será hasta la consumación de la ley; sé hijito que una vez más, los demonios de la maldita derecha, se oponen en tu rebaño, para que el pueblo se unifique en su educación; tanto peor para los malditos de la ciencia del bién y de la comodidad; más se alejan del Reino de los Cielos; y lo hacen como siempre lo han hecho; defendiendo mezquinos y mundanos intereses; ¡¡y se hacen llamar hijos de dios!! ¡¡cristianos!! ¡¡hipócritas!! engendros del demonio; un cristiano verdadero no roba a su hermano de vida; un verdadero cristiano ayuda al humilde; y no lo hunde como vosotros lo hicísteis; de verdad os digo, que maldeciréis haber pertenecido a la maldita derecha explotadora; sí hijito; sé que estás impresionado porque tu Padre Jehova, a maldecido a estos demonios; no se merecen otra cosa hijito; el clamor de justicia de mis humildes en este inmoral mundo, es inmenso; tanto arriba como abajo; todo tiene su tiempo; y el que más se engrandeció en la Tierra, mayor es su caída; más lástima provocará; y todo aquél ó aquélla que llevó una vida inmoralmente suntuosa, habiendo hambre en el mundo, no entrará al Reino de los Cielos; sé hijito como tú lo sabes, que los humildes y sencillos, no están en esta ley; nada tiene el Padre contra ellos; y todo aquél o aquélla que fumó en la vida propagando el vicio, no entrarán al Reino de los Cielos; y pobres de aquéllos que practicaron este vicio, en presencia de los niños; más les valdría no haber nacido si por un instante tentaron a la inocencia; y todo vicioso que atentó contra su salud, será acusado en el Reino por sus propias virtudes, de inmoral y de suicidio pasivo; porque fueron acortando los días de sus vidas; nadie nació fumando; todos nacísteis tomando leche; y nunca jamás, debísteis haber dejado este alimento; símbolo eterno de la inocencia; y todo fumador inmoral, deberá sumar todos los segundos que duró su vicio; cada segundo es una exsistencia, que demorará su entrada al Reino de los Cielos; y los que indujeron a niños de hasta doce años, a contraer este vicio, malditos sean hasta la tercera generación; así es y así será hasta la consumación de los siglos; todo vicioso debe sumar sus propios segundos en que practicó vicio alguno; y de su suma, calcula la eternidad de tiempo que le impedirá entrar al Reino de los Cielos; y mientras más duró un vicio en la exsistencia, más demora un espíritu vicioso en pagar su deuda de inmoralidad; y todo aquél ó aquella que hizo fila en la calle, para adquirir la causa del vicio, no entrarán tampoco al Reino de los Cielos; porque escandalizaron públicamente a todas sus virtudes; estas criaturas de las cuales muchas no son viciosas, deberán sumar todos los segundos en que estuvieron expuestos a la contemplación del mundo; y su número total demorará sus entradas al Reino de los Cielos; cada segundo es una exsistencia que deberá cumplirse en lejanos mundos; sí hijito así la pagan los inmorales del mundo; y los que persisten en sus vicios e inmoralidades, sabiendo la justicia que les espera, sus segundos se multiplican por tres; es decir que se acercan a la ley de la maldición hasta la tercera generación; porque han sobrepasado su propia escala de moralidad; así como el espíritu tiene sus tiempos en sus derechos, también las 318 virtudes del pensar humano, lo tienen; sobrepasar su propia escala, significa arrastrar a la maldición, a sus propias virtudes vivientes; el presente que vive el espíritu, representa un tiempo; la violación otro tiempo y la virtud su tiempo; es la trinidad en el tiempo de justicia; en que el todo sobre el todo, se divide a medida que cada virtud es violada. Por las acciones malas del espíritu; porque el todo sobre el todo humano es limitado; y el límite de la criatura humana, lo marca el último segundo de vida; acompañado del último suspiro; este último instante es sobrepasado por el tiempo futuro a cumplir por deuda espíritual; las virtudes ante esto, optan por retirarse de la alianza con el espíritu; porque poseen libre albedrío; como lo posee el espíritu; y el espíritu queda solo; es cuando la conciencia empieza a gemir; porque las tinieblas pasan a ocupar el lugar donde antes hubo luz; porque las fuerzas magnéticas se suceden unas a continuación de las otras; sin cesar; desde el principio de los principios; y todo ser pensante es una fuerza magnética que tiene forma de criatura; el pensamiento tiene todas las formas; las conocidas y las que conoceréis; en esta exsistencia y en las que tendréis; el universo que os rodea es producto de criaturas que han pensado; y sus creaciones emulan a las del Padre; que tiene su reinado de preferencia en el macrocosmo; conocido por vosotros como el Reino de los Cielos; el Reino de los Cielos es todo el universo; porque el todo sobre el todo es uno sólo; lo que sucede que como todo exsiste, cada mundo reconoce un mandato superior; una jerarquía galáctica; el infinito confunde a la ciencia más perfeccionada que pueda exsistir; porque la búsqueda del límite del universo es el Alfa y Omega de todo conocimiento; en el universo, las ciencias de los mundos hacen grandes descubrimientos; más ninguna a descubierto límite alguno; porque el universo es expansivo en sus creaciones; basta pensar y estáis generando semillas de futuros mundos; vuestras ideas son las semillas; y no exsiste otra semilla más microscópicas, que vuestras ideas; que ni vosotros las véis; es por eso que se dice que todo planeta nace desde lo invisible a lo visible; atraviesa invisibles dimensiones en su desarrollo; pasando por todas las pequeñas formas; hasta llegar a la forma de un determinado presente; porque nadie es único; el presente es producto de muchos presentes que hubieron y que ya no están; en los que ocurrieron hechos desconocidos por el presente en que estáis; todo presente es una sucesión eterna de líneas magnéticas; que tienen la forma de la espíral Omega; y cada círculo del espíral, no es igual a la de los otros; cada círculo Omega posee su propia cualidad y calidad en el instante en que está radiando; y todo presente es una magnetización que varía a velocidad inaudita en la más microscópica unidad de tiempo; si la variación cambiara en sentido de retroceso, estaríais entrando a los presentes del pasado; y veríais escenas inauditas en criaturas extrañas, y desconocidas por vuestro conocimiento; retroceder en el tiempo, es una fascinante realidad que se lleva a cabo en infinitos mundos, más evolucionados que vosotros; y ocurre que desde otras moradas planetarias, sus criaturas os estudian haciendo variar la Omega; se introducen en vuestro pasado planetario; y ellos saben de vuestro mundo, más que lo que sabéis vosotros; este poder de penetrar en las historias pasadas en los mundos, es proporcional a la evolución de esas ciencias; y a las purezas de las mismas; se entienden por purezas, a la cualidad y calidad de su filosofía de la luz; retroceder en la Omega, es una ley del juicio final; porque la Trinidad Solar está en todo; y participa de toda investigación; así es como los Profetas y Primogénitos Solares, al explicar una doctrina en los mundos de la carne, retroceden la Omega; para explicar hechos del pasado; acontecimientos que se relacionan con sus enseñanzas; la Omega es de signo femenino; y significa que el mundo del Milenio de Paz, será regido por las mujeres; con tendencia a predominar los niños; he aquí el significado de la divina parábola: dejad que los niños vengan a mí, porque de ellos es el Reino de los Cielos; fué un adelanto de un hecho que ocurriría, en un futuro presente; fué una variación de la Omega hacia el otro sentido, opuesto al pasado; fué hacia el futuro; fué una variación que sobrepasó muchos presentes hechos futuros; porque cada generación sólo vive un presente; el futuro es el pasado con diferente cualidad y calidad; es como el color cambiante de una película a colores; en que el material de la película, es inmutable; las escenas de las criaturas, forman su presente y preparan su futuro; porque todo sale de un mismo punto; un punto que se expande en forma tan lentísima que ninguna criatura se dá cuenta de ello; sólo notan que envejecen; si la variación magnética estuviera estática, las criaturas serían eternas y con un mismo desarrollo; serían todos gemelos; en lejanos sistemas exsisten tales mundos; todo exsiste; la variación magnética hacia el futuro, es una expansión no vivida por ninguna criatura del presente; más, como exsisten otros presentes más adelantados en el tiempo, resulta que todo futuro está poblado de otros seres; ajenos de que otras criaturas tratan de llegar donde ellos, ignorándolos; criaturas que partieron de un desconocido presente; la espiral Omega es ascendente en grado infinito; y descendente también infinito; el grado ascendente corresponde a los mundos del macrocosmo ó mundos mayores; y el grado descendente al microcosmo ó mundos menores; la Tierra vuestra pertenece a lo último; porque es un mundo-polvo; y váis ascendiendo por pureza espíritual, hacia los reinos de más arriba de la espiral; el punto de partida de la espiral es el sol Alfa; que hacen un sólo sol con el sol Omega; tal como a vosotros se os mandó hacer una sola carne; un sólo matrimonio; y de acuerdo a la ley, por sobre todas las cosas; y quien probó más de una carne, no entrará al Reino de los Cielos; porque eso es atributo de las Jerarquías Solares; no corresponde a vuestra Jerarquía de monito de la carne; porque vosotros no dáis vida eterna a nadie; vosotros no resucitáis a nadie; porque sóis limitados; y tenéis mandatos que cumplir por vuestro bién; los Padres Solares; los Primogénitos Solares, os dieron el ser; por divina orden del Padre Jehova; y ellos tienen potestad por sobre toda vida, por sobre toda carne y por sobre todo destino; y no os perturban en vuestra evolución; bién sabéis que mi Hijo Primogénito Solar Cristo, vendría al mundo brillante como un sol de sabiduría; porque es un Padre Solar dentro de la Trinidad Universal; él es Creador de infinitas espírales; y vosotros no salís aún del puntito; ahora váis comprendiendo, quienes sóis vosotros; unos desconocidos en el universo; y todos los grandes del Reino, fueron también desconocidos; fueron criaturas de carne; fueron monitos como vosotros; estuvieron en planetas-polvos; en mundos que ya desaparecieron del espacio; y su número fué como el número de granos de arena que contiene un desierto; es por esta razón de la eternidad, que toda escritura os enseña a ser humildes; para evitaros futuras verguenzas; sobre todo en los que son orgullosos; y de verdad os digo, que ningún orgulloso ú orgullosa, entrarán al Reino de los Cielos; porque hicieron en su carácter, lo opuesto a las enseñanzas de las escrituras; muchos orgullosos serán maldecidos por la Revelación; porque sobrepasaron el tiempo de la luz en su contra-trinidad; todo orgulloso deberá sumar los segundos que transcurrieron, mientras fué orgulloso; y si lo fué toda la vida, deberá calcular los segundos que contiene su exsistencia; los segundos de un minuto, hora, día, semana, mes y año; y cada segundo es una exsistencia que deberá pagar en lejanos mundos; fuera del Reino de los Cielos; mientras más orgulloso fué en la vida, más despreciado será en sus futuras exsistencias; todo que abusó del carácter dando a sus gestos importancia indebida, debe ser considerado orgullo; el único gesto digno de alabanza, son los gestos de la risa; de la alegría; prometísteis en el Reino, ser alegres como un niño, hasta el último instante de vuestra vida; y de verdad os digo, que todo aquél ó aquélla que no fué alegre en la vida, no entrará al Reino de los Cielos; en el Reino de donde salísteis, no se conoce otra filosofía, que la alegría; allí exsiste el Comunismo Celestial, con alegría de niño; dejad que los niños vengan a mí, porque de ellos es el Reino de los Cielos; he aquí el significado de esta parábola; que fué dicha por mi Hijo Primogénito; él aludía a la filosofía que reina en el Reino; porque toda felicidad en el Padre, es inseparable de la alegría; todo enojo no es árbol plantado por el Padre; y de raíz será arrancado en el vivir de las futuras generaciones; todo enojo es producto del egoísmo; y una criatura que jamás tuvo enojo en su vida, es un espíritu extraordinario; muy evolucionado; algo difícil entre vosotros; vuestro sistema de vida injusto es el culpable, de que millones y millones de seres, no entren al Reino por haber tenidos enojos; toda injusticia provoca enojo; y desde el mismo instante en que surgieron ricos y pobres, se hizo presente el enojo; la alegría del mundo fué apagada; salió la alegría dolorosa; y de verdad os digo, que los que aplastaron la alegría del mundo, así serán ellos aplastados en otros mundos; por los demonios del capitalismo, la humanidad no vivió en la alegría que debió haber vivido; la alegría que prometió vivir; y ninguno de vosotros entrará al Reino por esta causa; las virtudes de vuestro pensar, nunca debieron haber conocido el sufrimiento y la injusticia; porque mis mandamientos son otra cosa; en ellos está la igualdad para el mundo; si el mundo se hubiese guiado por la moral de mis mandamientos, os aseguro que este mundo no tendría necesidad de juicio; más, escrito estaba en el Reino de los Cielos, que demonios salidos de la legión de satanás, encarnarían en la Tierrra; y a esos demonios del cálculo y la astucia, los llamáis ricos; y de verdad os digo que todos aquéllos que les imitaron en la vida, no entrarán al Reino de los Cielos; todos aquéllos que por dinero ganado con dinero adquirieron propiedades y lujos, deberán devolver a los humildes, tales posesiones; es ésta la más sublime forma de arrepentimiento; y se le toma en cuenta al espíritu usurpador; sólo lo que se logró con el dinero de trabajo, es honrado ante dios; hay muchas clases de riqueza; y la más despreciable de todas, es aquélla que se ganó engañando a sus semejantes; y no hay rico, que no haya engañado a sus hermanos; se inicia para el mundo un nuevo concepto de la propiedad; un concepto que no viola la ley ni la moral del Padre; se inicia la era de mitad y mitad; y con tendencia al trueque; el dinero por el cual no entraréis al Reino de los Cielos, desaparecerá del mundo; porque el demonio y sus filosofías, son también probados por el Padre; y todo tiene su tiempo y su límite, toda prueba lo tiene; el materialismo que os ilusionó de padre a hijo, caerá por su misma ley; y el principio de salvación de este mundo, es la fé de cada cual; la fé derrota siempre al demonio; la fé es eterna y el demonio microscópico; y tarde ó temprano el demonio se aburre; tal como muchos demonios ricos, se aburren de la riqueza y hasta se suicidan; el abuso a la abundancia les mata toda moral; porque los lleva al hastío y al aburrimiento; ninguna ley del Padre, lleva a eso; porque todo es moderado en el Padre; y desordenado en el demonio; la riqueza que os ilusionó por siglos y siglos, no reinará más en el mundo; porque los espíritus que nacerán, no le darán más importancia; más importante para ellos, será el conocimiento; la sal de la vida; la ciencia eterna; y quedará escrito en los libros del futuro, la filosofía de la riqueza, como un fenómeno raro; como un bicho desconocido; como la época de un mundo primitivo que tenía el complejo de adueñarse de las cosas; y todo rico famoso, será estudiado como se estudia un fenómeno; un espécimen en la escala evolutiva del monito humana; la psicología del futuro, estudiará las causas del complejo de riqueza; y a esas criaturas nada les faltará; y les dará igual tener ó no tener lujo ó confort; porque más pasarán fuera de la Tierra; y desde bebé, se prepararán para sus viajes al cosmos; la mayor parte de sus desarrollos, ocurrirá en el espacio; el viajar a los soles, será para ellos, el Alfa y la Omega de sus exsistencias; y tendrán poderes mentales, desconocidos entre vosotros; porque lo que no se posee en una exsistencia, se logra en otra; ¿no nace todo espíritu de nuevo? la ciencia del futuro, será ciencia para todos; porque todos serán genios; y tendrán un carácter, muy semejante al de los niños; y será desconocido entre ellos, todo enojo; todo orgullo; toda avaricia; toda corrupción; todo escándalo; todo engaño; no exsistirá nada de vuestras tinieblas; será en otras palabras, un paraíso viviente; tal como fué en el principio; las criaturas todas sin excepción, conversarán por telepatía; y no se conocerá la palabra animal; porque todos se tratarán como hermanos; como siempre debió ser; los seres del futuro serán como Adán y Eva; jerarquía angelical; la Tierra toda será un inmenso laboratorio flotante; y llegarán a ella, platillos voladores desde todos los puntos del universo; y toda la Tierra tendrá espera ansiosa de conocer la nave plateada más grande; exsisten naves del macrocosmo, mayores que vuestro mundo; y de verdad os digo, que si alguna de vuestras generaciones hubiera visto una de estas colosales naves, vuestro mundo paraliza; muchos se habrían suicidado; creyendo en el fín del mundo; y de verdad os digo, que vuestro Creador no destruye su propia obra; es esta una de las razones, por las cuales las naves plateadas del macrocosmo, no se acercan a los mundos del microcosmo; su magnetismo pulverizaría a vuestro planeta; y a todo el sistema solar; los poderes del Reino, no tienen límites; y os diré que la nave explicada, es microscópica en comparación con otras; y éstas con otras; y así, remontaos, hasta donde vuestra mente pueda imaginar; la ciencia vuestra desaparecerá; porque fué probada junto con todo espíritu humano; será llamada por las criaturas del futuro, como la ciencia Alfa ó ciencia del Principio del Mundo; y la ciencia final que tendrá la Tierra, será llamada Ciencia Omega; Alfa y Omega son también soles; lo de arriba es igual a lo de abajo; si partiérais desde estos soles rumbo a la Tierra, no llegaríais jamás a ella; y en vuestra ruta, os encontraríais con infinitos planetas tierras; diferentes y semejantes al vuestro; porque es tan inmensa la creación de mundos, que todo se duplica en grado infinito; el llegar a un mundo desconocido, es la aventura más extraordinaria que pueden experimentar las criaturas; y sucede que en lejanos puntos del universo, infinitas naves que regresan de retorno a sus mundos, penetran en mundos gemelos; por error; sus semejanzas con su verdadero mundo, son extraordinarias; esta ley que es para vosotros fascinante, es cosa normal en lejanas galaxias; y son mundos, que en sus pedidos de vida, no pidieron prueba de vida como lo pedísteis vosotros; esas criaturas no tienen olvido de su pasado como lo tenéis vosotros; esos mundos tienen los cielos abiertos; y son otras evoluciones; otros principios vivientes; salidos del mismo princípio del Padre; en esos mundos, el concepto de lo que es el universo, es más perfecto; y la perfección tiene grados como la evolución; sólo el Padre es el más perfecto; porque él creó la perfección misma; toda Tierra que tuvo prueba de vida, vuelve con el tiempo, a recordar su pasado; porque del olvido, vuestro Creador saca el recuerdo de lo que se era; como de las tinieblas saca la luz; ¿no se os enseñó que vuestro Padre es infinito? la ciencia vuestra será reemplazada por la ciencia Omega; que encabezará mi Hijo Primogénito; de su sabiduría, saldrá la nueva ciencia; ¿no se os enseñó que él volvería a vosotros brillante como un sol de sabiduría; como Padre Solar volverá; la nueva ciencia Omega será eterna; quedará hasta la consumación de la Tierra; la ciencia de mi Primogénito deslumbrará al mundo; con su presencia, aparecerán las maravillas como jamás se presenció en la Tierra; y una de ellas, es la resurrección de toda carne que no fué escandalizada por su espíritu; porque lo escandaloso jamás a sido premiado por el Padre; la carne es tan viviente como el espíritu; y tiene derecho al mismo respeto que reclama para sí el espíritu; nadie es menos en sus derechos, ante el Padre; ni la materia ni el espíritu; y todo aquél ó aquélla que mostró lo íntimo de su cuerpo, no entrarán al Reino de los Cielos; ni serán resucitados; ¿no se os mandó no escandalizar? de verdad os digo, que todo el que escandalizó, más le hubiera valido, no haber nacido; porque en vez de avanzar hacia el Padre, se aleja de él; si no hubiese pedido la prueba de la vida, estaría más cerca del Padre; porque no habría acumulado deudas; porque las deudas de un escandaloso, son tan inmensas, como el número de poros que contiene su cuerpo de carne; y todos ellos se quejan en el Reino de los Cielos;; y piden justicia al Padre; porque el escándalo; la exhibición a que fueron expuestos por el espíritu inmoral, nada les enseñó; al contrario; recibieron influencia inmoral; y se averguenzan delante del Padre; y lloran; este espectáculo llena de pavor a todo escandaloso; un pavor que si lo viérais y lo sintiérais, os paralizaría el corazón; sí hijos de la Tierra; caro sale desobedecer a vuestro Creador; la soberbia no puede conducir al Padre; ni el libertinaje; porque el espíritu se divide entre la luz y las tinieblas; las tinieblas reclaman la presa; son leyes del macrocosmo; leyes que las sabréis; porque debe saberse la causa de porqué se es castigado y el por qué se es premiado; cuando pedísteis ser juzjados en juicio final en caso de caer, pedísteis también la ilustración de todo lo que os fué dado; el orígen de todas las cosas; la causa de las causas; el principio de los principios; la verdad de todo pensar; el destino que os espera; todo lo pedísteis en el conocimiento; y se os concedió; es por eso que la doctrina del Cordero de dios no tiene fín; porque explicar las cosas del Padre no tiene fín; lo del Padre es todo el universo; porque todo lo a creado; y si su universo no tiene fín su palabra que lo explica, tampoco lo tiene; el universo es viviente; porque la luz del conocimiento vence la muerte; si vosotros no estudiásteis las escrituras como os fué mandado, encontráis la muerte; porque ningún ingrato será resucitado en carne nueva; la resurrección de la carne es una ley de renovación magnética; en que los poros y células, son activados de nuevo; la transformación es instantánea; y todo resucitado en carne, y lo será hasta ser un niño o niña de doce años; la edad la pedísteis vosotros en el Reino; porque toda inocencia es grande en el Reino; siempre los espíritus tratan de imitar en los lejanos planetas, lo que ven en el Reino; es un derecho de todo libre albedrío; muchas de vuestras costumbres, son reflejos del Reino; la influencia del Reino está en los detalles del carácter; son fluídos en libre albedrío que os acompañaron en la magnetización de vuestra vida; y que vosotros llamáis gestación; la vida que pedísteis es un fuego magnético que tiene por envoltura una sustancia llamada carne; la vida es magnetismo solar; todo movimiento salido de vosotros, es movimiento eléctrico; vuestro cuerpo es una onda ó es espiral en constante vibración; esta vibración posee cualidad y calidad; y es la individualidad; las vibraciones en la espíral son paralelas a los movimientos de la Tierra; la rotación y la traslación son el medio de vibración que unifica el todo sobre el todo de vuestro ser; si cesara la rotación y la traslación, vuestro cuerpo se desorganiza; los elementos que os acompañan, os cortarían los cordones solares; nó el cordón espíritual; sino el cordón que une a todas las células microscópicas de la carne; porque la carne sufre su transformación en la Tierra; y el magnetismo viviente de esa transformación, viaja al cosmos; y se une por atracción al espíritu; que también es magnético; toda carne tiene su eternidad en sus leyes; como las tiene el espíritu; nadie es desheredado; la eternidad de toda carne, es un proceso que vá más allá de la Tierra; igual que la eternidad del espíritu; ambos parten haciendo uso de sus libres albedríos; con cierta atracción del uno hacia el otro.-



ALFA Y OMEGA