DIVINA JUSTICIA A LA HUMANIDAD TERRESTRE; EL JUICIO FINAL COMIENZA POR EL PROPIO ENTENDIMIENTO; CADA ACTO REALIZADO POR EL ESPÍRITU, ES UN ACTO DE PRIMERA JUSTICIA.-

Sí hijito; el juicio Final comienza por los propios actos; cada acto es un punto magnético puesto en acción; cada acto tiene tiempo espacio y filosofía; decir o pensar un pensamiento, es una imagen que se crea alrededor del cuerpo; el espíritu es juzjado molécula por molécula; y cada acto es dividido por 318 líneas pensantes; porque todo pensar humano está compuesto por 318 virtudes; cada acto está compuesto por ideas que contienen la cualidad y la calidad del espíritu; todo acto es todo un cielo que se pone en movimiento; porque toda idea siendo microscópica, se vuelve gigantesca en el Reino de los Cielos; escrito fué que todo humilde es grande en el Reino; y cada una de las 318 virtudes que os acompañó en la vida, es un gigante viviente en el Reino; y cada uno posee sus universos con su respectiva filosofía; tal como todo espíritu tiene su propia familia; antes de venir vosotros a la vida, hicísteis alianzas con estas virtudes; y todos prometísteis al Padre, enzalsarlo por sobre todas las cosas; y las virtudes se confiaron a vosotros; vosotros prometísteis no violar la ley del Padre; y las virtudes vivientes os acompañaron en la prueba de la vida, con esa condición: no violar en nada, lo que es del Padre; sus escrituras y Mandamientos; vuestros actos siendo microscópicos, son tomados en cuenta primero; porque desde lo más pequeño que podéis crear, se parte para juzjaros; todas vuestras ideas están registradas en vosotros mismos; vuestro espíritu es como una televisión viviente; brilla con muchos colores; es como un rubí; y en medio del brillo, se ven vuestros actos; cada escena se vé en sus mínimos detalles; en la Tierra seréis juzjados por mi hijo Primogénito Solar Cristo; el que prometió volver; y cuando estéis frente a él, él os mirará vuestras escenas que tenéis alrededor del cuerpo; mi hijo brillará en su rostro como un sol; ¿no se os enseñó que volvería brillante como un sol de sabiduría? por lo tanto, no debe causaros mucha sorpresa; más, veo que pocos se han preparado para recibirle; pocos han buscado como lo prometieron todos; pocos han escudriñado las escrituras en sus horas libres; el mundo está ilusionado y materializado; se nació para comprender al Padre desde un lejano mundo llamado Tierra; he aquí la causa suprema que está por sobre todas las cosas; lo demás viene por añadidura; lo demás es ley natural de la evolución; todo mandato constituye una línea eterna de mundos, universos y galaxias; y en todos, la causa única es el Padre; representado en las escrituras; el que fué indiferente con el Padre, no espere nada; porque vivirá para el arrepentimiento; vuestra vida se reduciría a lo mundano; y nó como lo prometísteis, a las leyes de la eternidad; es decir, a lo que es del Padre; fuísteis ilusionados por la ciencia del bién; por el capitalismo que sólo vive un presente; vuestro estilo de vida os condenó; puesto que os dividísteis entre filosofías salidas del dinero y cierto interés por las cosas del Padre; adorar al Padre por sobre todas las cosas, es cumplir con sus leyes en todos los instantes de la vida; cuando un sistema de vida no toma en cuenta lo del Padre, tal sistema y sus seguidores, no entran al Reino de los Cielos; porque no cumplieron con lo prometido; adorar al Padre, no era adorarlo materialmente; porque las criaturas no aprenden nada con adorar imágenes; todo lo contrario; su espíritualidad retrocede; y están expuestos a la mojigatería y a una beatitud que no entenderán jamás; la verdadera adoración al Padre está en el mérito espíritual; está en el trabajo que se ejecuta y que es en beneficio colectivo; te ganarás el pan con el sudor de tu frente significa lo mismo; sólo el trabajo sea físico ó intelectual, provoca sudor de frente; esta parábola encierra también una profecía que a venido cumpliéndose a través de los siglos; la explotación que le salió al encuentro al hombre honrado; esta explotación propia de vuestro sistema de vida, no es del Padre; pertenece a los ambiciosos del mundo; a los demonios que experimentan con la primera ilusión que se les pone por delante; ningún capitalista del mundo se a preocupado si lo que crearon, está en concordancia con los mandatos del Padre; son tan ciegos como los espíritus religiosos; el llamado capitalismo dividió a mis hijos en ricos y pobres; y la roca religiosa también los dividió en muchas creencias; habiendo un sólo dios nomás; un sólo Padre; una sola verdad; esta roca del egoísmo humano desvió la evolución espíritual de mis hijos; que buscaron la verdad por otros caminos errados; crearon otras tantas rocas religiosas; más se dividieron; la humanidad fué engañada por espíritus oportunistas; tan maliciosos, como satanás mismo; como que son los mismos de su maldita legión; satanás dividió en el Reino a los ángeles; y los espíritus religiosos dividieron abajo en la Tierra, a los hombres; la misma herencia del demonio; más les valdría no haber pedido la prueba religiosa; si con ello dividieron la fé de un mundo; porque así ellos serán divididos también entre la luz y las tinieblas; sólo satanás se divide así mismo; el mundo que dividieron, los dividirá a ellos; porque con la vara que midieron, así serán medidos; igual cosa ocurrirá con los ambiciosos que crearon lo que llamáis el dinero; el que a corrompido a millones y millones de mis hijos; he aquí vuestros guías del mundo; he aquí a satanás encarnado entre vosotros; he aquí su herencia; sólo llorar y crujir de dientes; porque ninguno de vosotros entrará al Reino de los Cielos; la justicia del Padre toma en cuenta todos los instantes de vuestra vida; segundo por segundo; y menos aún de lo que representa esta microscópica unidad de tiempo; calculad los segundos que habéis vivido y tendréis una idea del tiempo, que permaneceréis fuera del Reino de los Cielos; cada segundo de vida en que se vivió ilusionado, representa una exsistencia humana que debe cumplirse en otros mundos de la carne; ¿comprendéis ahora, demonios religiosos y demonios ambiciosos el porqué el mundo os juzjará? seréis despreciados por toda generación; vuestro recuerdo para el mundo, será sinónimo de dolor y frustración; seréis perseguidos, tal como perseguísteis; y nadie os dirigirá la palabra; maldeciréis el haber engañado a un mundo; el haber lanzado la primera piedra de una determinación errada; pedísteis ser los rectores de un mundo; y el mundo valía más que vosotros; gobernásteis empleando la inmoralidad y el engaño; y no exsiste mayor inmoralidad, que despreciar la ley del Padre; vuestro mundo será estremecido por la Revelación; un suceso planetario que viene ocurriendo desde toda eternidad; porque no sóis los únicos del universo; vuestro Creador es infinito; y su creación no tiene límite en nada; los llorares y crujires de dientes, se cuentan por infinitos; porque los mundos del Padre son como los granos de arena de un desierto; la ilusión a que os sometieron los demonios, hará que vuestra sorpresa sea más dolorosa; porque estáis sumidos en la ignorancia; una ignorancia que estaba oculta en la comodidad; la comodidad que salió de un sistema de vida, que no es del Padre; y por lo tanto ningún cómodo del mundo entrará al Reino de los Cielos; ni ninguno que disfrutó abundancia; mientras que otros se morían de hambre; esta Revelación que pareciera ser muy rigurosa, no lo es; porque vosotros mismos la pedísteis en el Reino; pedísteis cumplir con la más elevada moral que pueda concebirse; la moral de los Mandamientos; y no exsiste otra mayor; y se os concedió la oportunidad; porque toda vida que emprende el espíritu, es una oportunidad que tiene de aprender cosas nuevas y leyes desconocidas; es conocer elementos que no conocía; nuevos conceptos de la materia aprende; una nueva sal de vida, viene a enriquecer las anteriores; un nuevo concepto le amplía la luz; y más comprende a su Creador; exsiste el paralelismo entre la comprensión hacia su Creador, y las vidas que se van conociendo; comprensión y conocimiento son una misma cosa; ambas se conocen por el aprendizaje; por el sudor de frente; y todo conocimiento adquirido en infinitas exsistencias, hacen uno sólo; hacen una sola cualidad y calidad en la individualidad; y se experimentan a la vez, muchas transformaciones que poseen también sus cualidades y calidades; porque nadie es desheredado; vuestro encuentro en la vida con los seres que os tocaron, no es casualidad; es destino que vosotros mismos pedísteis; y toda organización social, salió del pedido de vida; una nación, un pueblo ó población y una familia en un hogar; son pedidos que vosotros mismos los hicísteis antes de venir a la vida; y todo está escrito en los libros solares; en el mismo punto donde se originó vuestra creación; debéis distinguir dos creaciones en una; la creación como espíritus solares; salidos del sol Alfa y el sol Omega; y el pedido de vida en un lejano planeta; lo último es una reencarnación; un modo de conocer una vida cuya forma es la carne; la carne es una de las infinitas formas de vida; y exsisten infinitas formas de la carne; nada tiene límite en el Padre; todo lo que sale del Padre, no tiene número; pertenece a lo infinito; no le es dado a nadie en el universo, poder calcular lo que es del Padre; vuestra forma de vida, os aisló del resto del universo; porque sóis probados; por vuestra voluntad; nadie viene obligado al mundo; se viene con conocimiento de causa; y la primera de las causas, es saber el porqué se viene a los mundos; vuestra causa está escrita en las escrituras; y ésta es: Adorarás a tu Señor y Creador, por sobre todas las cosas; por sobre todo sistema de vida; por sobre todo placer humano; por sobre toda filosofía; por sobre todo destino; por sobre sí mismo; he aquí del por qué de los instantes y segundos vividos; muchos diréis que es imposible hacer los quehaceres diarios, y estar pensando en el Padre; esto es un concepto falso y carente de profundidad espíritual; ciertamente que la mente está ocupada en su quehacer; más, antes de empezar el día, ¿os acordáis del Padre? ¿hacéis las cosas en su nombre? de verdad os digo que todo aquél ó aquélla que no se acordó del Padre un instante, no entrará al Reino de los Cielos; porque así lo pedísteis en el Reino; y todo lo que se pide se cumple; vuestro Creador se os enseñó, está en todas partes; está también en todos los instantes; en todos los segundos; porque nadie es desheredado; ni la materia y el espíritu; los instantes son también vivientes; y tienen los mismos derechos de vuestro espíritu; vuestro sistema de vida que os dieron los demonios de la ambición como única alternativa, os condenó; esta condenación fué vista por mi Hijo Primogénito, muchos siglos atrás; y he aquí el porqué espantó a los comerciantes del templo; vió en ellos la condenación de la humanidad misma; vió como se aprovecharían de las necesidades ajenas; vió la corrupción del dinero; vió a sus hijos del futuro, divididos en ricos y pobres; vió en ellos, todas las calamidades del mundo; vió al peor yugo del planeta; vió en ellos, a los causantes de vuestro llorar y crujir de dientes; sí hijos de la Tierra; vuestro satanás es vuestro propio sistema de vida; y si no renuncíais a él, más os alejáis del Reino de los Cielos; porque aumentan los segundos vividos en violación; ninguno de vuestros guías ciegos, entrará al Reino de los Cielos; ni vosotros que les seguísteis; todas las generaciones que han partido de la Tierra, ninguna a entrado al Reino de los Cielos; ni ninguna entrará; y todo por culpa del llamado capitalismo y de la llamada iglesia católica; dos filosofías que no se conocen en el Reino; porque toda filosofía que divide a los hijos del Padre, no se conoce en el Reino de los Cielos; porque ningún creador de ellas a entrado; ni ninguno de sus seguidores; la roca del egoísmo humano os alejó espíritualmente del Padre; se revistió de respetabilidad, mientras reinó y violó la ley; edificios y catedrales hermosas por fuera, y corrompidas por dentro; he aquí una parábola que fué escrita para los espíritus religiosos; y no se dieron cuenta los ciegos del espíritu; sólo pensaron en engrandecer un concepto material sacado por psicología errónea del evangelio; se alejaron de la verdadera humildad; se hicieron idólatras; ¿no contienen imágenes sus templos? de verdad os digo, que todo aquél que se postró ante ídolo ó imagen alguna, no entrará al Reino de los Cielos; y todo aquél que practicó adoración material; la adoración material es de orígen faraónico; y el pueblo de Israel la transmitió al mundo; porque estos demonios de la dinastía faraónica, estuvieron primero sobre la faz de la Tierra; sólo mi Hijo Primogénito sabe la historia verdadera del mundo; porque muchas historias hay dentro de la historia; los malditos faraones se proclamaron dioses en la Tierra; enseñando para el mundo, la primera soberbia espíritual; que equivale a la llamada: eternidad é inviolavilidad de la santa madre iglesia; ¡hipócritas! nadie es santo ó santa en este mundo; la verdadera humildad no necesita de títulos que nada valen en el Reino de los Cielos; porque la hipocrecía no es del Reino; vuestra llamada iglesia tiene sus días contados; porque nada que sea terrenal, perdura; y mucho menos quienes se engrandecieron violando la ley del Padre; todo violador de la ley, si no es juzjado abajo, lo es arriba; si no es juzjado en la vida, es juzjado en el mundo espíritual; porque la ley del Padre que es infinita, hace que lo de arriba sea igual a lo de abajo; y lo de abajo igual a lo de arriba; a vuestra roca religiosa, le serán descontados, todos los segundos de engaños, que provocó a otros; desde el mismo instante en que empezó a dividir la fé del rebaño; el número de segundos es inmenso; deben estos demonios calcular los segundos que contiene un siglo; y multiplicarlos por el número de siglos que tuvieron dividido al mundo de la fé; y todo este cúmulo de segundos, deberá repartirse entre todos los que fueron religiosos; el número de ellos lo sabe el Padre; más, cada demonio recibirá su parte esté donde esté; lo mismo para los creadores del maldito dinero; se entiende por creadores, a aquéllos que controlaron una mayor parte de dinero, más que los otros; los que vosotros llamáis magnates, ricos, opulentos, banqueros, millonarios; y todos los asalariados del mundo; éstos últimos están más a salvo que los grandes del mundo; porque todo grande es un explotador mayor; y todo menor un explotador por imitación; están aquí la más variada gama de comerciantes, que conoce el mundo; los asalariados tienen el inmenso mérito, de que fueron explotados; he aquí la gloria de todo menor; todo explotado recibe una añadidura en su puntaje celestial; y son para él, todos los segundos que duró la explotación; y mientras más humilde y despreciable fué su trabajo, según el mundo, su puntaje se multiplica por sí mismo; es por eso que fué escrito: todo grande será despreciado y todo humilde ensalzado; porque nadie querrá pertenecer al grupo de los que fueron ricos; y todos los que fueron humildes, serán envidiados; porque más cerca están de las puertas del Reino de los Cielos; todo el mundo calculará su puntaje celestial; su añadidura; y este cálculo es el que indica, la jerarquía espíritual de cada uno; todo cálculo de añadidura deberá hacerse a partir de los doce años de edad; desde el instante en que cada criatura, tiene conciencia del bien y del mal; antes de esa edad, todos sóis inocentes ante el Creador; a todos se les considera hijos de dios; aunque hayan violado la ley; y es por la inocencia que poseéis; la inocencia es la misma ignorancia que toda criatura tiene, frente a los misterios del infinito; y todos tienen una inocencia en el universo; porque nadie sabe más que el Padre; más, todos pagáis lo que debéis pagar; así como en vuestras ideas exsiste cualidad y calidad, así también exsiste en vuestra justicia, cualidad y calidad; esto se debe a que las faltas cometidas en cada uno, no son iguales; las circunstancias varían hasta el infinito; y para todos hay una justicia; es por eso que fué escrito: con la vara que mides, serás medido; es decir que de vuestras cualidades y calidades de vuestras ideas, nace la cualidad y la calidad de vuestra justicia; en vosotros mismos está la justicia; la empezásteis a crear, en el mismo instante, cuando empezásteis a pensar; y esto dura hasta el último instante de vuestra vida; hasta el último suspiro; desde el mismo momento en que leéis y entendéis la Revelación, empieza en vosotros un nuevo puntaje; porque se hace presente el arrepentimiento; que es también una hija del Padre; como lo son todos los sentimientos; por la intelectualidad y el entendimiento de cada uno, el que pasa por prueba de no saber leer, escucha; y los que no ven, no escuchan ó no hablan, nada tiene el Padre contra ellos; porque de ellos es el Reino de los Cielos; así lo pidieron ellos en sus pruebas; y de verdad os digo, que no habrán criaturas más felices que éstas; que teniendo ojos no pudieron ver; que teniendo boca no pudieron hablar; que teniendo oídos no pudieron oír; porque limpios están por dentro y por fuera; la prueba moral que llevaron por toda la vida, los engrandece ante el Padre; nada hay en ellos de inmoral; y pobres de aquéllos que se burlaron de estos hijos; porque no entrarán al Reino de los Cielos; ningún burlesco de las pruebas de sus hermanos, a entrado jamás al Reino; y todos los que sintieron compasión producto de la lástima; tampoco entrarán al Reino del Padre; la ignorancia viviente de estos seres, los perdieron; las pruebas físicas de los demás, nunca debieron ser miradas con lástima y compasión; sino con cariño y respeto; que es otra moral; más elevada que la lástima y la compasión; toda la justicia que recibiréis, está basada en vuestros propios actos; hasta los más mínimos; y todo aquél o aquélla que pronunció la más mínima grosería, no entrarán al Reino de los Cielos; ¿no se les enseñó que dios está en todas partes? está también en toda boca; y todo aquél ó aquélla que escandalizó con los ojos, no entrará al Reino; esto último, cuando los ojos de la carne, desearon a mujer alguna; ú hombre alguno; sólo después de casados, pueden desearse el uno hacia el otro; todo aquél o aquélla que de ellos salió divorcio por capricho, no entrarán al Reino de los Cielos; y todos aquéllos que hicieron más de una carne en la vida, no entrarán al Reino de los Cielos; una carne equivale a un matrimonio; y nó a dos ó más; más os valió haber quedado viudo ó viuda, que haberos vuelto a casar; porque habríais respetado la ley por sobre todas las cosas; al volveros a casar, perdísteis la oportunidad de entrar al Reino; porque desechásteis ley de premio, por respeto a lo que es del Padre; y notad, que no os corto vuestro libre albedrío; os dejo libres de escoger; más, tuvísteis oportunidad; el que vosotros escojáis otros caminos, está dentro de vuestra ley evolutiva; el hecho mismo es parte de vuestra imperfección; y vosotros mismos marcáis el límite, de hasta donde cumplís lo que es del Padre; todo aquél ó aquélla que mostraron sus cuerpos de carne al mundo, no entrarán al Reino de los Cielos por inmorales; y deberán pagar deuda por cada porito de carne escandalizado; los poros de la carne son tan vivientes, como lo es vuestro espíritu; cada porito posee dentro de sus leyes, un libre albedrío independiente de los demás; los poros de toda carne, se unieron a todo espíritu, para ganar en moralidad; y nó en inmoralidad; y como el mandato celestial lo dice: todo humilde y microscópico, es grande en el Reino de los Cielos; y los poritos de la carne como las vírtudes de vuestro espíritu, adquieren proporciones colosales en el Reino; son tan inmensas sus formas, que todo espíritu se llena de pavor; y como todo es viviente en el Reino, los poritos que fueron escandalizados en la galaxia carne, acusan al espíritu de haberlos expuestos a la malicia e inmoralidad del mundo; nacieron para conocer nueva moral, y retornan al Padre, inmorales; y toda inmoralidad causada a todo poro, debe pagarla el espíritu; por cada porito que se queja, es una exsistencia en lejano mundo, que todo espíritu escandaloso debe pagar; algunos perdonan; porque de todo hay en la viña del Padre; vuestro cuerpo posee trillones de poros; lo que representa trillones de mundos; esta cantidad de mundos, explica que el alejamiento de los espíritus del Reino de los Cielos, es por eternidades; de un mundo se pasa a otro y a otro; pagando la deuda del escándalo; sí hijito; veo que piensas en los millones y millones de seres, que exhiben sus cuerpos en las playas del mundo; de verdad te digo hijito, que ninguno de ellos entrará al Reino de los Cielos y todo nudista hombre ó mujer, malditos son; y todos aquéllos que mostraron sus cuerpos en revistas, cine ó televisión; maldición caiga sobre ellos y sobre su descendencia, hasta la tercera generación; así es y así sea hasta la consumación de la ley; y todo aquél que habiendo pedido sexo hombre, vistió como mujer; todo aquél que lució ante el mundo cabellera de mujer, no entrará al Reino de los Cielos; los sexos son vivientes; y poseen moral; ó se es hombre ó se es mujer; los sexos se unen a los espíritus, para cumplir sus leyes como tales; todo escandaloso de las llamadas modas, divide a su propio sexo entre la luz y las tinieblas; y en todo sexo están representadas todas las virtudes del espíritu; y todas se sienten escandalizadas; porque todas forman una sola alianza en el pensar humano; forman un todo sobre el todo; y piden al Padre, que el espíritu escandaloso, también sea dividido entre la luz y las tinieblas; este acusar de parte de todo ofendido, ya sea de la materia ó el espíritu, a dado lugar a la máxima: ojo por ojo y diente por diente; y el divino Padre dá la razón, al que a sido atropellado en sus propias leyes; en su libre albedrío; las acusaciones en el Reino, son por jerarquías; siendo la humildad y la alegría, las dos primeras; y quien tuvo enojos en la vida, no entra al Reino de los Cielos; aunque ese enojo haya durado menos de un segundo; el que fué alegre como un niño durante toda su vida, entrará al Reino de los Cielos; el divino Padre premia hasta los más mínimos esfuerzos mentales; cuando ellos nacen con la intención de alegrar a los demás; reconozco que el mismo sistema de vida creado por los demonios de la explotación y de la ambición, apagó toda alegría universal en la Tierra; no puede haber honrada alegría en el mundo, si unos viven en la abundancia y otros en la miseria; la alegría verdadera parte de la justicia verdadera; lo contrario es alegría fingida; y de verdad os digo, que es más fácil que entre al Reino de los Cielos, uno que fingió reír, a uno que no se tomó el esfuerzo mental de reír; el uno se esmeró y el otro se encerró en dureza espíritual; y de verdad os digo, que todos aquéllos que tuvieron durezas espírituales, no entrarán al Reino del Padre; la dureza espíritual, es la indiferencia hacia lo que es del Padre; y ningún indiferente entrará jamás al Reino; mientras no se interese por lo del Padre, como le fué mandado; todos los que usaron modas vanidosas, pueden seguir usándolas; más, no entrarán al Reino de los Cielos; al deciros que podéis seguir usándolas, es porque tenéis libre albedrío; vuestro Creador no ruega a nadie; dá oportunidad a que los hijos escojan su propio camino; el Padre ilustra y los hijos escojen; he aquí la psicología divina, conque fueron escritas las escrituras; y fueron escritas partiendo por ellas mismas, el principio de toda prueba de vida; las Sagradas escrituras representan el libre albedrío del Padre; un divino modo de pensar, con respecto a un mundo, que pidió ser probado; y para cada mundo del universo, vuestro Creador tiene una divina psicología; porque de todo hay en su rebaño; y nadie es desheredado; cada mundo y cada sol, poseen sus propias escrituras; la materia y el espíritu la poseen; las escrituras, son pedidas por las mismas criaturas de los mundos; porque están relacionadas con sus destinos; y la letra de toda escritura, es también viviente; porque todo lo que sale del Padre, se vuelve vida; y todo lo que se aleja del Padre, se pierde en las tinieblas; la desobediencia a sus leyes, es una de las formas más comunes para perderse en las tinieblas; la justicia que vosotros mismos pedísteis, es de lo más riguroso; y su equivalencia está en los Mandamientos; pedísteis cumplir con una moral, que en realidad hubiera sido posible, si no hubieran nacido en el mundo, los espíritus ambiciosos; los que crearon la riqueza y junto con ella, una moral desconocida; una moral que es inmoral; porque nunca jamás saldrá moral eterna, si se parte dividiendo a los hijos; en ricos y pobres; la verdadera moral sale de la palabra misma del Creador; porque su palabra es eterna; y sus consecuencias iguales; ¿qué moral pueden ofrecer los que han engañado al mundo? porque no exsiste rico, que no haya engañado a sus semejantes; la moral del mundo es la hipocrecía y la falsedad; millones de seres aparentan lo que no son; porque están cubiertas con un débil barniz; el exterior engaña al mundo; más, no puede engañar a lo interior; porque lo interior le acusa delante del Padre; los falsos del mundo; los que se dejaron ilusionar, no entrarán al Reino de los Cielos; y todo aquél que sirvió a la fuerza tampoco entrará al Reino; mi divino Mandamiento dice: no matarás; ¿por qué entonces se preparan mis hijos para matar a sus propios hermanos? ¿por qué visten uniformes, que ensalzan a la fuerza? de verdad os digo, que todo aquél ó aquélla que vistió uniforme de las llamadas fuerzas armadas, ninguno entrará al Reino de los Cielos; por estos espíritus se escribió: el que mata a espada, muere a espada; quiere decir que toda fuerza es derribada por la fuerza en otros mundos; si el mandato dice no matarás, vuestra filosofía de prepararse para matar, es un atentado contra el mundo y contra la ley del Padre; contra la materia y contra el espíritu; y contra los elementos de la naturaleza; ¿no probáis malditas armas de destrucción masiva? cuando vuestros espíritus sean juzjados, todo el universo estará contra vosotros; porque vuestra filosofía de fuerza, atentó contra todos; contra la materia y contra el espíritu; y vosotros pediréis ir a lejanos mundos, en que vosotros seréis los amenazados; y estaréis en constante zozobra; las mismas sensaciones que provocásteis a otros, por causa de vuestra filosofía de fuerza, se os provocarán en vosotros mismos la fuerza es desconocida en el Reino de los Cielos; ella es producto de mundos pocos evolucionados; ningún creador de la llamada fuerza, a entrado al Reino; ni sus seguidores; la fuerza en el Reino, tiene otro concepto; allí la fuerza es creadora y nó como la vuestra, que es destructora; todo destructor sea del mundo que sea, es también destruído; como a ocurrido con todos los guerreros y conquistadores de vuestro mundo; ninguno de los que llamáis héroes, a entrado al Reino; ni entrarán; hasta no haber pagado, hasta la última molécula de sangre, de todos los cuerpos que mutilaron; de todos los poros; las células, las venas etc.; porque todos ellos tienen sus filosofías vivientes; sus derechos y sus leyes; sus escrituras; tal como lo tiene vuestro espíritu; y nadie podrá decir lo contrario; porque nadie es único ni nadie es exclusivo; sóis microbios de carne; dicho amorosamente por vuestro Creador; y nadie que no haya sido microbio, podrá llegar a ser grande en el Reino; porque hay que ser chiquitito y humilde, para llegar a ser grande en el Reino de los Cielos; y todos los grandes del Reino, fueron también como vosotros; fueron monitos de carne; porque la justicia del Padre es universal; y no tiene ni principio ni fín; tal como es su universo material; la justicia está en la materia y el espíritu, porque todo es viviente dentro de sus leyes; la vida vuestra no es la única; ¿no véis que los mundos se suceden por infinitos? nada os demuestra que vosotros seáis los únicos; la presencia del universo demuestra lo contrario; su sola presencia; y de verdad os digo, que todo aquél que viendo la grandeza de la creación del Padre, y fué indiferente a ello, no entrará al Reino de los Cielos; nunca la indiferencia es premiada; mucho menos aquélla que se refiere a lo que es del Padre; vuestro Creador os exige lo que a él le corresponde; lo que vosotros prometísteis en el Reino; todo lo que está en vuestra alianza; entre la materia y el espíritu; entre las moléculas y las virtudes; entre los microbios y los elementos; la alianza se denomina, arca de las alianzas; que quiere decir materialización de los elementos salidos del sol alfa; un principio de vida solar; la causa de las causas; la justicia nace junto con vosotros; porque de la anterior exsistencia que tuvísteis, salió una justicia en forma de geometría; la que dió orígen a vuestro cuerpo de carne y a vuestro espíritu; esa geometría es la sal de la vida; es el conocimiento de lo aprendido en la exsistencia; la sal de la vida es la espíritualidad, reforzada con un nuevo magnetismo; que se suma a los ya logrados por el espíritu en sus anteriores exsistencias; toda vida es una magnetización que posee su cualidad y calidad; su mérito; la más alta cualidad y calidad de una vida, la representa la obediencia al Padre por sobre todas las cosas; cuando no se cumple lo que se prometió al Padre, todo el universo se resiente; porque la materia que os acompañó en la vida, reclama contra las injusticias del espíritu; todos son vivientes delante del Padre; y todos retornan al Padre; vuestro concepto más generalizado del más allá, no toma en cuenta a la materia; profundo error; porque nadie es desheredado; si hubiéseis estudiado mi palabra desde pequeños, habríais llegado a verdaderas conclusiones; más, pedísteis padres muy materializados; que se afanaron por vosotros en la vida, nó con la intención de agradar al Padre como les fué mandado; sino para estar a tono con el mundo; y no se puede servir a dos señores; y de verdad os digo, que ningún Padre que vivió ilusionado y materializado, entrará al Reino de los Cielos; he aquí los ciegos que transmitieron su ceguera a sus hijos; causándoles la mayor de las tragedias; porque ninguno de vuestros hijos entrará al Reino; he aquí el llorar y crujir de dientes, de millones y millones de criaturas, que maldecirán a sus padres y a las costumbres que éstos les inculcaron; y los padres maldecirán a sus padres; y éstos a sus padres; porque la ceguera y el error, empezó desde el pasado; millones y millones de matrimonios tendrán que separarse; porque dos violadores de la ley, perpetúan su alejamiento del Reino de los Cielos; multiplican en sus hijos el error; se la transmiten por herencia carnal; sí hijito; sé que estás pensando en los matrimonios del mundo; y ya ves, la desesperación del materialismo; todo su edificio se le viene abajo; los creadores del oro que ilusionó y engañó al mundo, serán despreciados y hasta perseguidos; porque todo árbol filosófico que no planto el Padre, de raíz será arrancado en la evolución humana; y todo oro del mundo no será tocado; ni buque de guerra tripulado; ni cañón de muerte servido; el mundo se sacará de encima, uno de sus peores yugos; el armamentismo; otra de las bestias que será juzjada; un yugo creado para lucrar a un grupo de demonios; mis inocentes hijos pagan las armas, para que en ellos mismos, se produzca la matanza; de verdad os digo que ningún fabricante de armas, entrará al Reino de los Cielos; ni ninguno de sus hijos hasta la tercera generación; y maldecidos son por el Padre Jehova; y nadie debe dirigirles la palabra; corren el riesgo de que caer en la misma ley de maldición; igual ley debe aplicarse a todo el que traficó con las guerras; y los que conspiraron para producir una guerra; así es y así será hasta la tercera generación; y todo aquél que tomó arma alguna, no entrará al Reino de los Cielos; el Mandamiento que le fué enseñado dice: no matarás; y no matarás por sobre todas las cosas; el término: por sobre todas las cosas, era para evitarle a la criatura, el tener que servir a dos señores; entre dos impulsos salidos de una intención, el impulso más bueno, es de dios; el matar a otro semejante ó prepararse para hacerlo, no es de dios; es del demonio; porque vá contra la ley del Padre; y todos aquéllos que obsequiaron a la inocencia juguetes representativos de fuerza y de guerra, no entrarán al Reino de los Cielos; por corromper a la inocencia; tentándolas desde pequeños, a violar la ley del Padre; y todo aquél que hizo escándalo delante de niños, más le valdría no haber nacido; maldecidos serán hasta la tercera generación; todo aquél que publicó pornografías y los que se prestaron para ello, maldecidos sean; no entrarán al Reino de los Cielos; y todos aquéllos y aquéllas que mostraron sus cuerpos desnudos en los malditos cabarets del mundo, malditos sean hasta la tercera generación; y todo traficante de la carne, maldito sea hasta la tercera generación; y todos aquéllos que pisaron establecimientos ó lugares de escándalo, no entrarán al Reino de los Cielos; ningún inmoral a entrado al Reino; y todo aquél ó aquélla que se mostraron ebrios ante el mundo, no entrarán al Reino de los Cielos; y si sus vicios fueron vistos por la inocencia de los niños, malditos sean hasta la tercera generación; y todo aquél ó aquélla que probó drogas, no entrarán al Reino de los Cielos; y si fueron vistos aunque haya sido por un instante, por niño o niña alguno, malditos sean hasta la tercera generación; y todo aquél ó aquélla que traficó en drogas, maldecidos son por el Padre Jehova; así también ellos, serán corrompidos en otros mundos; todo aquél o aquélla que violó sexo alguno, malditos sean hasta la tercera generación; y malditos sean, los jueces que no los condenaron a perpetuidad; todo juez que recibió dinero por practicar la justicia, debe renunciar al puesto de juez; porque no entrarán al Reino, los que explotaron justicia alguna; y mientras más tiempo permanecen como jueces, más se alejan del Reino de los Cielos; a cada segundo que transcurre, más se alejan del Reino; y todo aquél ó aquélla que se deja dominar por vicio alguno, a cada segundo que pasa, se vá alejando más y más del Reino del Padre; más, si se arrepiente la criatura, este alejamiento cesa; y queda en el mismo punto, en donde ocurrió el arrepentimiento; todo aquél ó aquélla que practicó juego y jugó dinero, no entrarán al Reino de los Cielos si fueron solteros; y todo aquél ó aquélla que siendo casados y teniendo niños, fueron jugadores, malditos sean; no tienen derecho a corromper mi inocencia, con malas costumbres; no pocos hijos, no entrarán al Reino de los Cielos, por imitar a sus padres; toda falta tiene grados; como la tiene la luz; y todos se hacen acreedores a ley de maldición, cuando hay de por medio niños; debe considerarse niño en esta ley, a todo bebé y hasta los doce años de edad; y si el niño tiene más de doce, siempre exsiste el ejemplo inmoral; más, voluntad ya tiene un niño, pasado los doce; sabe en primer grado, el bién y el mal por intuición; sólo le falta la experiencia de la vida; cuando se comete vicio delante de otra persona mayor, que no es viciosa, la falta se reduce a tres tercios de un todo; la corrupción de los espíritus, lleva a humanidades completas a no entrar al Reino de los Cielos; el vicio y la corrupción de vuestro mundo, nacieron del sistema de vida que os dieron los demonios ambiciosos; ellos son los causantes materiales, de la tragedia de esta humanidad; de ellos sale toda calamidad; porque no exsiste escándalo mayor, que dividir un rebaño entre ricos y pobres; basta una microscópica injusticia en un sistema de vida, y se desencadena la tragedia para un mundo; todo mal debió ser rechazado desde el comienzo; era parte de la prueba de la vida; vuestra vida debió ser una vida de infinita cautela frente a las insinuaciones del Padre en las escrituras; ¿no era primero vuestro Creador, por sobre todas las cosas? y habéis hecho lo contrario; para vosotros lo primero es el oro; el placer; el quite hasta donde se pueda al trabajo; toda mala costumbre, es como la mala hierba; debe ser arrancada del jardín; y al ser arrancada vuelve a las tinieblas; así será vuestro despertar ante la Revelación; vuestro llorar y crujir de dientes, es el arrancar la hierba podrida; porque ninguna criatura corrompida quedará en este mundo; ningún demonio quedará; sólo quedarán la inocencia que no alcanzó a corromper vuestro sistema de vida; porque todo niño es salvo del juicio Final; todo pecador partirá de este mundo, maldiciendo el haber nacido; maldiciendo un mundo que le alejó del Reino de los Cielos; porque ningún poder terrenal, hará que pueda entrar al Reino; mares humanos seguirán al Hijo Primogénito; porque le fué dado todo poder para juzjar a vivos y muertos; a los que están en este mundo y a los que están fuera del mundo; su divino Poder no es para un sólo mundo; es para infinitos mundos; cuyo número es como el número de granos de arenas que contiene un desierto; La Trinidad Hijo tiene los mismos poderes que La Trinidad Padre; porque están el uno en el otro; y conservan sus individualidades y libre albedrío; la trinidad la tenéis todos; porque nadie es desheredado; más, los pecadores y violadores de la ley del Padre, se alejan de su luz; y transforman su propia trinidad, en trinidad de tinieblas; fué vuestro libre albedrío el que escogió; nadie os obligó a ser pecadores; fuerza de voluntad tuvísteis en la vida; pedísteis en el Reino, infinitos caminos; y vuestro libre albedrío escogió; si caísteis en esta exsistencia, vendrán otras; porque no exsiste límite alguno en el Padre; nunca es tarde para empezar; un Padre Eterno consuela a sus hijos en sus caídas; por muy pecadores que hayan sido; más, la ley se cumple igual; los causantes de vuestra tragedia, son los mismos que gobiernan el mundo; a ellos, cobradles la eternidad que habéis perdido; ellos os ilusionaron; ellos os tentaron con su oro; ellos os entretuvieron; mientras que vuestra vida, se alejaba más y más del Reino del Padre; porque a cada instante se van sumando los segundos de la vida; la ilusión-segundo y la realidad-segundo; he aquí que el valor de vuestros segundos cambiará la historia de la humanidad; porque no quedará historia falsa alguna; porque las cualidades y calidades de vuestras ideas, que nacen dentro de los segundos de tiempo, cambiarán; y cambiando la filosofía mental, cambia el mundo; se inicia para vuestro mundo, la más grande revolución intelectual; en que los humildes serán los envidiados; la presencia de mi hijo Primogénito, avergonzará a los que se acapararon la riqueza; la riqueza nunca debió exsistir como tal; porque todo es consumido por el mundo; la llamada riqueza es producto de un cálculo mental-demoníaco; pues no es justo; pues unos tienen demás a perpetuidad y a otros les falta a perpetuidad; porque de la filosofía de la riqueza, no espere el mundo la felicidad; sólo llorar y crujir de dientes, os puede ofrecer; los acontecimientos que se aproximan, os lo demostrarán; todo rico deberá entregar a los que nada tienen, lo que nunca jamás le perteneció; mis Mandamientos a nadie mandan hacerse ricos ni pobres; todos merecen la igualdad; una igualdad que siempre debió de exsistir; la igualdad está en la naturaleza; se nace con ella; porque todos disfrutáis de las mismas leyes; a nadie se le quita una microscópica parte de las leyes de los elementos; y los que nacen ciegos, sordos ó mudos ó cualquier defecto físico, es porque así lo pidieron ellos; y así se les concedió; y la causa de ello, son las violaciones del pasado; hechos acaecidos en otras exsistencias; ¿no se os enseñó; que todo espíritu nace de nuevo? quiere decir que muchas exsistencias a tenido y tendrá; que reencarnará en infinitos cuerpos, por toda eternidad; ¿no os habéis dado cuenta, que una exsistencia no basta para saberlo todo? millones de vosotros fuísteis ciegos; la comodidad de vuestro sistema de vida por un lado, y vuestra ignorancia en mis escrituras por el otro, os hundieron más; porque de verdad os digo, que es más fácil que entre en mi Reino, uno que se esforzó luchando por sacarse la mala influencia de su propio estilo de vida, que otro que nada hizo; todo esfuerzo es premiado en el Reino; y entre todos los esfuerzos, los que se refieren al Padre, son los más premiados; porque vuestro Creador se conmueve; él siente tal como sentís vosotros; lo de arriba es igual a lo de abajo; lo que vosotros tenéis en grado microscópico, lo posee el Padre en grado infinito; ¿no se os enseñó que dios está en todos y en todas partes? la presencia del Padre no es material ante vosotros; porque así lo pedísteis vosotros mismos, antes de salir del Reino de los Cielos; esto fué en circunstancias, a que vuestra vida, era una prueba; y mayor mérito tiene ante el Padre, una prueba de vida que se impuso por sí misma, sus propias dificultades; porque prometió vencerlas; y el más grande escollo para todo espíritu, es no ver a su Creador; es por eso que pedísteis un divino auxiliar llamado fé; sin la fé de creencia, no se puede vencer ninguna prueba; porque ninguna criatura que no tuvo fé, entrará al Reino del Padre; la fé mueve montañas se os enseñó; porque la fé verdadera todo lo puede; hasta entrar al Reino del Padre; los que actualmente tienen fé, fueron en el pasado de sus exsistencias, los más grandes incrédulos; porque el espíritu pasa por todo en su perfeccionamiento hacia el Padre; y los grandes incrédulos de hoy; serán los grandes creyentes del mañana; un hombre que cree sin ver, es un espíritu muy evolucionado; y el que pide pruebas para creer, es un espíritu muy atrasado; el que no pide pruebas, pasó por la fase de pedir tales pruebas; y el que pide actualmente pruebas, está recién comenzando, lo que el otro ya terminó; las pruebas que se refieren a los enviados del Padre, os fueron dados a todos; más, no todos las pedísteis; muchos de vosotros pedís pruebas a mis enviados; y cuando no sóis complacidos, dudáis; de verdad os digo que todo aquél que pidió pruebas a mi hijo Primogénito y no estudió en la vida, las escrituras del Padre, no entrará al Reino de los Cielos; porque no se preparó en el conocimiento, para reclamar tal premio; no tiene ningún mérito para aspirar a tal cosa; la ignorancia no puede ser premiada; y mucho menos cuando el conocimiento fué ignorado por voluntad propia.-



ALFA Y OMEGA