CONSTRUCCIÓN DE LOS PLATILLOS VOLADORES... CONTINUACIÓN.- La geometría de un platillo volador, nace de la geometría mental-Solar de los padres solares.-

La geometría de los platillos voladores, irradia en torno de cada molécula en forma de fuego de colores; este fuego posee en su escencia radiaciones magnéticas; divino Padre Jehova, ¿qué diferencia habría entre el magnetismo de los platillos voladores, y el magnetismo que conoce la criatura humana? la diferencia hijo, es infinita; el magnetismo de los platillos voladores, representa la misma fuerza de los soles; el magnetismo de los hombres, representa la fuerza de tres trillonésimas de una molécula enana de fuerza; es decir que el magnetismo que irradian los platillos voladores, es más que suficiente, para dar vida a la Tierra misma; en caso que ellos decidieran reemplazar al actual sol enano de la Tierra; el magnetismo de un platillo volador, es controlado por las propias mentes de los padres solares; tal como la criatura humana controla sus propias emociones; en el magnetismo de un platillo volador, está contenido un número infinito de magnetismos, que cada tripulante solar, conoció en infinitas exsistencias; porque todo poder magnético se gana, en principios que están dentro de sí mismo; el hecho de pedir una forma de vida a Dios, es de por sí una ganancia en magnetismo para el espíritu, que pidió la vida; porque toda vida pedida a Dios, es magnetismo solar; es una saturación magnética; y en cada exsistencia pedida a Dios, la geometría acompaña al magnetismo; es por esto que cada padre solar, posee infinitas geometrías, cuando deciden reencarnar moléculas; esto enseña que todo cuerpo físico que se pidió a Dios, tenían diferentes geometrías; el magnetismo que irradian los platillos voladores, representan la total potencia del número total de sus pasadas exsistencias; mientras más antiguo es un padre solar, mayor número de exsistencias tiene; y mayor es también, su potencia magnética; el magnetismo de la criatura humana, representa a un número de exsistencias que se expresa por poro de carne; es decir que el número de reencarnaciones ó de exsistencias, que a tenido cada humano, equivale a una exsistencia por cada poro que posee; es un número de trillones; la electricidad física que la criatura humana siente, es una de las manifestaciones de su magnetismo; el áurea equivale a la luz de su magnetismo; tal como en los platillos voladores, las zonas magnéticas del platillo, representan la luz mental de sus tripulantes; el magnetismo en los tripulantes solares, les dá poder de potestad, por sobre la creación; tal como la criatura humana, la posee en su planeta; esta potestad es un derecho eterno; porque siendo el divino Padre Jehova, igualitario en todo lo imaginable, es que todas sus criaturas sin excepción alguna, tienen derecho a la potestad; unos primeros y otros después; el magnetismo en todos, está geometrizado por los mismos pedidos de vidas, que cada cual pidió al Eterno; el magnetismo de todos fué expresado por el divino Padre Jehova, en su evangelio: La sal de la vida; porque la meta suprema de todo espíritu pensante, es llegar a poseer el mayor poder en magnetismo; es llegar a ser un colosal sol magnético; es llegar a ser un grande en el Reino de los Cielos; la geometría de cada uno, representa una cualidad y calidad en el propio magnetismo; cualidad significa filosofía y calidad jerarquía; es decir que cada magnetismo que cada cual se ganó en sus respectivas exsistencias, habla y se expresa en sus leyes de magnetismo, delante de Dios; el hablar y el expresarse, no son exclusivos del espíritu; porque nadie es único en el universo; sólo Dios es único; lo viviente está en sí mismo y fuera de sí mismo; en los platillos voladores el magnetismo se alterna en geometrías; en esta ley es la mente solar la que hace que lo geométrico sea instantáneo; porque lo mental-solar forma un todo expansivo con lo molecular; cada orden mental dada por sus tripulantes solares, representan formidables fuerzas magnéticas, propias de los soles; el todo sobre el todo geométrico de un platillo volador, se conmueve ante un magnetismo viviente; cada molécula de la nave, recibe en forma instantánea, un llamado telepático que en forma amorosa le ordena un cambio geométrico; tal como la criatura humana se dá ella misma, órdenes mentales, para hacer tal ó cual cosa; tanto arriba como abajo, se cumple un mismo principio; sólo cambia la potencia magnética; la geometría en su escencia misma, realiza tales cambios geométricos, con sensaciones que poseen una conciencia, en que todo cambio lo hacen con conocimiento de causa; es así que cada molécula en el platillo volador, hace conjeturas moleculares, en lo referente al pensar del tripulante solar; igual como lo hacen los hombres, en sus experiencias humanas; la escencia magnética-geométrica del todo sobre el todo de un platillo volador, es igual en todas sus partes; es decir que una orden dada a una molécula, la reciben igualmente multitudes de moléculas; y todos los instrumentos de abordo, son relativos a la jerarquía de las pruebas solares, que se imponen los padres solares mismos; porque el hecho de que un platillo volador tenga instrumentos, se puede interpretar de infinitas maneras; es necesario aclarar que las más elevadísimas jerarquías solares, no usan instrumentaje alguno en sus naves; el instrumento mismo representa una imperfección, a la que momentáneamente hay que someterse; es producto de las dificultades relativas de la correspondiente evolución; pero también ocurre que ciertos padres solares, se imponen pruebas galácticas; tal como se las impuso el hombre, cuando pidió a Dios, conocer una forma de vida; los tripulantes solares que piden al Eterno, ser probados en tal ó cual ley, crean ellos mismos, naves de pruebas; tal como lo es la Tierra; un planeta de infinitas vidas de pruebas; esto enseña que la prueba constituye en el universo, una filosofía que posee sus propios reinos de pruebas; cada pensar que sale de sí mismo, constituye ó constituía reino, del respectivo pensar; los tripulantes solares que piden pruebas solares, lo hacen para avanzar en sus respectivas evoluciones solares; tal como los espíritus humanos, pidieron sus pruebas a Dios, para comprenderle más; como lo de Dios es infinito, una sola exsistencia no basta para comprender en su totalidad a Dios; son necesarias infinitas exsistencias; y en cada una de ellas, el espíritu logra una forma de comprensión hacia Dios; las jerarquías solares están en la misma ley; porque nadie jamás a logrado igualar a lo de Dios; menos, sobrepasarlo; porque así como avanzan y se perfeccionan sus hijos, así también hace el Padre; la geometría está también en las pruebas que piden conocer los padres solares; la incertidumbre geométrica está en todas sus decisiones; como lo está también en las pruebas humanas; en los platillos voladores se poseen poderes, que hacen inmensos túneles en los presentes de infinitos universos; en estos túneles, las naves se desplazan a velocidades inauditas; y en sus avances por los túneles, se encuentran con desconocidos mundos; y muchas veces sucumben en sus pruebas; en esta ley de sucumbir por causa de su perfección misma, encierra causas infinitas; porque el concepto de lo que es la muerte, no es igual en las infinitas jerarquías solares; siendo lo de Dios infinito, las clases y formas de muerte, también son infinitos; es así que en el cosmos y en todo tiempo y a cada instante, sus criaturas mueren de infinitas maneras; entre ellas, está la manera de morir, que tienen los hijos de la Tierra; en los platillos voladores la geometría que está expuesta a pruebas, cumple leyes de pedidos de pruebas geométricos; porque toda prueba en la vida universal, trae consigo transformaciones geométricas; cambios geométricos en la criatura; cuando los platillos voladores inician incursiones por el universo, antes de partir, piden ser presentados a Dios; porque en el Reino de los Cielos es un derecho ver a Dios, cuando los hijos van a emprender viajes al cosmos infinito; y estando en la divina presencia de Dios, todos le adoran en sus propias formas evolutivas; sólo la inocencia de los niños, permanece serena ante el divino Padre; los despidos ante el Creador de todas las cosas, son emocionantes; y toda despedida queda escrita en la television solar del Reino de los Cielos; y en infinitas otras televisiones solares de planetas y soles, otras criaturas observan tales celestiales despidos; son los mundos que poseen la ley de los cielos abiertos; y se comunican con los Reinos de Dios; las partidas de padres solares son inmortales leyendas del macrocosmo; leyendas que se ven en la television solar; la partida de las generaciones de humanos, que parten a su lejano planeta Tierra, también son observadas en las maravillosas televisiones solares; y los mundos que poseen sus cielos abiertos, siguen con amoroso apasionamiento, las experiencias de los tripulantes solares por el cosmos infinito; y ellos ríen a no dar más, cuando ven que en los mundos primitivos, sus criaturas reciben a palos y piedras, la visita de los platillos voladores; esta escena es común en los planetas tierras; es común en los planetas de vidas de prueba, como lo es la Tierra; los platillos voladores al visitar los mundos, lo hacen con el propósito de cumplir infinitas leyes, que fueron pedidas en el Reino de los Cielos; y en muchos mundos que visitan, reconocen a mundos en que ellos mismos participaron en su creación original; cuando el mundo era un planeta-bebé; y se emocionan cuando ven que lo que era un punto microscópico, es ahora un colosal planeta; y dulces y gratos recuerdos, pasan por la mente solar; y todos en el platillo volador, se dan a la tarea de reconocer al planeta, que tienen a su visita; y se abren las Sagradas Escrituras planetarias; se abren los divinos evangelios de los planetas; se abren enormes sobres con sellos, que contienen los informes de tal ó cual planeta; también los padres solares acuden a la television solar, en que se ven las remotísimas escenas, de cuando el planeta-bebé, salía del vientre de la Madre Solar Omega; y los mismos padres solares que participaron en los sublimes partos solares, se ven y se reconocen en la television solar; y muchos lloran de emoción; ellos poseen divinos sentimientos cuya causa está en el divino verbo solar; son sentimientos que todo lo perfeccionan; en los platillos voladores, sus criaturas viven según las leyes de sus evoluciones; porque en un mismo platillo volador, se juntan criaturas que por primera vez se ven; en que cada una, trae una evolución que corresponde a lejanos lugares del universo; y las más variadas y desconcertantes individualidades se encuentran por primera vez; tal como sucede en la Tierra; divino Padre Johova, ¿esto quiere decir que en el planeta Tierra, hay individualidades, provenientes de otros mundos? así es hijo; esta verdad fué anunciada en la divina parábola que dice: De todo hay en la viña del Señor; me refería hijo, a los destinos planetarios que habían tenido en tiempos pasados, los hijos de la Tierra; porque todos han nacido muchas veces en otras moradas planetarias; pero he de decirte hijo, que las individualidades se piden a Dios, tal como se pide la vida; el espíritu humano tuvo otras individualidades en otros cuerpos de carne, en otros mundos; los espíritus en sus pedidos de vidas a Dios, no repiten el vivir una misma individualidad, que ya habían conocido; aunque no es ley absoluta; aquí se explica una tendencia general, salida del libre albedrío de los espíritus; y veo hijo, que muchos de los de la Tierra, se mofan y ridiculizan a las criaturas del cosmos; no saben tales demonios, que se están burlando de ellos mismos; porque tales burlas, sobre ellos mismos recae; porque ellos mismos se verán en la television solar; y ellos mismos tendrán que calcular el número de letras que contenían las palabras con influencia de burla; y con lágrimas en los ojos, se darán cuenta de que sólo satanás divide, para que los hijos de la luz, no disfruten del puntaje de luz, sin el cual nadie entra al Reino de los Cielos; porque es más fácil que vuelva a entrar al reino, uno que no dividió sus frutos de luz, con sus propias burlas; a que pueda entrar, uno que se dejó influenciar por la extraña burla; la geometría en los que generaron ideas de burla, es geometría demoníaca; y todo lo demoníaco reclama a quienes fueron sus autores; esto constituye para todo burlesco de la prueba de la vida, un llorar y crujir de dientes; la geometría de lo demoníaco es vengativa; porque es la escencia del mal; y el mal no tiene la delicadeza de la Luz; el mal en su libre albedrío de mal, perpetúa su extraño reinado a través de discusiones que dividen a toda mente, que cae bajo su influencia; esto significa que todo espíritu burlesco se encontrará fuera de la Tierra, en discusiones sin fín, con los mismos que fueron creados por su propia mente; porque todo cuanto se hizo en los planetas de vidas de prueba, absolutamente todo, se vuelve vida; y el vehículo que le sirve para transformarse en vida, son las mismas ondas magnéticas llamadas ideas; la geometría del mal, idealiza el mal y lo desarrolla en planetas del mal; el propio pensar diario de cada uno, lo hace un creador permanente de geometrías; porque en cada idea que en todo instante se genera, la criatura pensante escoge una geometría, cuyo principio está en su libre albedrío; el libre albedrío posee una geometría, que en sí misma, encierra a todas las geometrías que el propio espíritu convertirá en ideas; la geometría de los que generaron el mal, se debe a que sus libres albedríos, no supieron desprenderse del magnetismo llamado mal; divino Padre Jehova, ¿de dónde salió el mal, que toda individualidad tiene que contrarrestar? el mal hijo, que cada uno siente, proviene de extrañas influencias de maldad, que todo espíritu conoció en otras exsistencias; la prueba de la vida, consistía en eliminar tan extrañas influencias; es por esta ley es que nadie pidió conocer la maldad a Dios; porque nada malo se pide a Dios; todos sabían en el Reino de los Cielos, que el Creador de todas las cosas, era infinito amor; la maldad a la que todo libre albedrío está expuesto, tiene por causa única, las experiencias pasadas de cada uno; lo que se hace en una exsistencia, queda siempre en el espíritu, una influencia; que en el mayor de los casos, dura a través de muchas futuras exsistencias; es el despojamiento ó desprendimiento de un extraño magnetismo; las influencias del pasado, influyen en los actos de un presente; es de responsabilidad del espíritu, el desprenderse de lo nocivo de su propio pasado; muchas futuras exsistencias, tendrán que pasar los espíritus humanos, para limpiarse de las impurezas de sus propios pasados; toda criatura del universo, experimenta esta ley; hasta los más perfectos la conocieron; porque ellos también pasaron la experiencia de lo imperfecto; y también conocieron las incertidumbres, que conocen los seres humanos; a ellos también les costó sudor y lágrimas el llegar a ser lo que son; el vivir la sensación de lo imperfecto, es una determinación que sale de la propia inocencia del espíritu; porque toda inocencia en su principio, carece de ciencia; y pide a Dios principiar por lo imperfecto, por lo que no necesita ciencia; y es así que todo espíritu antes de llegar a ser una criatura primitiva, en planetas primitivos, fué primero criatura-microbio en los mundos de los microbios; en los planetas intuitivos; la geometría que también participa en aquéllos extraños mundos, es la misma geometría de que disfruta la actual criatura humana; porque toda geometría también evoluciona, como evoluciona el espíritu; sucede que la geometría acompaña a un mismo espíritu, por infinitas exsistencias planetarias; siempre que el espíritu no haya violado la divina ley de Dios, en la exsistencia respectiva; porque ni la geometría en su libre albedrío de geometría, acepta ser cómplice de un espíritu que violó la ley de Dios; por temor a ser llamado cómplice del que violó la ley; en los platillos voladores lo geométrico adquiere proporciones inauditas; las más grandes y revolucionarias geometrías se ven en todo instante; nuevos y desconocidos verbos solares, son vistos por primera vez, en los platillos voladores; la geometría en su propia filosofía, abarca todo lo que fué, es y será; porque todo lo creado es geométrico; el todo sobre el todo siempre será geométrico y no obstante siempre cambia; lo geométrico cambia cuando el espíritu evoluciona; lo geométrico está siempre dispuesto a los más microscópicos cambios del espíritu y de la materia; lo geométrico nace geométrico; y esto constituye una de las glorias más antiguas del Universo Expansivo Pensante; que es lo que hubo de antes que naciera la geometría, es lo que todo el universo se pregunta; sólo el divino Padre Jehova lo sabe; como sabe todas las cosas; divino Padre Jehova, ¿qué es lo que había de antes que naciera la geometría de todas las cosas? nada había; y esa nada también era geométrica; es decir que la geometría tiene infinitas maneras de expresarse... no sólo en lo material, del microscópico concepto, que las criaturas humanas, tienen de una de las más microscópicas formas de materia; porque en el infinito de Dios, y en todos los instantes, los conceptos pensantes dejan de ser importantes, porque nadie es único en lo que se es; sea esto la materia sea el espíritu; porque en todo instante geométrico, nacen nuevas creaciones geométricas; es lo que se llama en el Reino de los Cielos, la novedad cósmica; que son desconocidas alianzas de nuevas creaciones; que a todos fascinan; porque nuevas formas geométricas del divino trabajo, son nuevas demostraciones del poder de Dios; y todos recuerdan con emoción y respeto, aquél glorioso, misterioso y amoroso divino mandato inmortal, que dijo: Hágase la Luz y la Luz fué hecha; y de tal infinito prodigio, son los actuales universos sin fín; la geometría en todo instante, acompañó a las divinas determinaciones del Eterno; constituyendo esto, otro misterio para el universo viviente; las leyes misteriosas que conoció el mundo de la prueba, todas las verá y las comprenderá en la television solar; porque todo lo no comprendido durante la prueba de la vida, todo se comprenderá; el conocimiento de la luz, salido de Dios, todo lo explica; porque todo fué creado por el mismo Dios; la geometría en el mando y gobierno de un platillo volador, cumple leyes que son reencarnaciones instantáneas; es decir que en todo instante durante el viaje por el cosmos, el platillo volador está en relación directa, con todas las causas vivientes, de las moléculas del Universo Expansivo Pensante; esto se llama en el Reino de los Cielos, traspaso de moléculas; y en cada molécula que recibe la influencia magnética del platillo volador, ocurren escenas inauditas; llega en esos instantes, para tales moléculas, órdenes amorosas de reencarnación; en estas leyes ya habían sido escritos, divinos acuerdos ó alianzas, entre moléculas del universo, y platillos voladores; porque todo lo que ocurre en todos los instantes en el universo, ya había sido escrito en el Reino de los Cielos; nada es casualidad; la misma casualidad se pide como sensación que no se conoce; y la casualidad pedida, queda escrita en el Reino de los Cielos; como quedan escritas todas las sensaciones, que cada cual pidió para la prueba de la vida; lo sucedido en el interior de las moléculas, lo verá el mundo de la prueba, en la television solar; y el mundo de la prueba, verá asombrado y maravillado, que lo que se vivía en un presente humano, también se vivía en microscópicos presentes; y todos viendo los sucesos que siempre venían sucediendo, dentro de la molécula, comprenderán el sentido de la divina parábola que dice: Lo de arriba es igual a lo de abajo, es decir que lo que cada cual vivió en su presente, se vivía también dentro del interior de sus propias moléculas; esto se debió a que todo espíritu, cuando haciendo uso de su libre albedrío, pidió conocer una forma de vida a Dios, no pidió límites para las moléculas, en lo que a su propia influencia sobre ellas se refería; el sólo hecho de estar en contacto con las moléculas, se crea una invisible influencia entre la criatura y ellas; porque siendo todo magnetismo, criaturas y moléculas se influyen sin darse cuenta; el hecho de conocerse en los planetas, hace que tal conocimiento sea juzjado en las leyes vivientes de Dios; la molécula también participa en los divinos juicios de Dios; porque nada es imposible para Dios; y como nada es imposible para Dios, es que de Él, sale justicia para todos sin excepción; la palabra imposible no exsiste para Dios; el que lo dudó, se olvidó de mirar el universo y de comprenderlo; y toda comprensión de la obra de Dios, principia comprendiendo en la criatura, a sus moléculas; es decir estudiándose así mismo; partiendo de la base, de que uno mismo es una molécula más; esto es el principio de toda humildad; quien no empieza por sí mismo, empieza mal; porque no descubre en su principio, sus propias imperfecciones; las que con el correr del desarrollo de sí mismo, también se perfeccionarán; constituyéndose en el mayor obstáculo mental, para las futuras búsquedas del espíritu; la geometría de las ideas de la luz, se sienten cortadas en su desarrollo líneal; porque su expansión geométrica como idea, es interrumpida por una extraña expansión, que se contrapone a la expansión de la luz mental; son dos expansiones que en un determinado punto de contacto, pugnan por apoderarse el uno del otro; es una lucha geométrica que en todos los instantes de la vida, vá naciendo una manera de ser, dentro de la individualidad misma; cada libre albedrío instante por instante, le dá forma geométrica a su propio destino; esta forma geométrica es la que toda criatura humana, verá en la television solar; cada uno observará lo geométrico de sí mismo; cada uno verá por sus propios ojos, las formas geométricas de sus propias ideas, que generó durante la vida; idea por idea, a partir desde los doce años de edad; y cada uno verá, la infinita importancia que tenía durante la vida, el haber aprendido a conocerse por sobre todas las cosas; porque mientras más se estudió así mismo la criatura, más de la luz fué su propia geometría mental; todo pensar es geométrico y viviente; tal como lo es también, en los tripulantes de los platillos voladores; el término bíblico de que lo de arriba es igual a lo de abajo, significa que lo geométrico de arriba, hace una sola línea geométrica con lo de abajo; y se llega a la fascinante conclusión, de que el todo sobre el todo del universo, es una sola línea, que contiene infinitas otras, en eterno estado de evolución; el hilado de las reencarnaciones está en todo lo imaginable; las moléculas vienen a ser, reencarnaciones salidas de la misma geometría líneal; la cualidad y la calidad de la geometría del todo sobre el todo del universo, se manifiesta en todas las formas que los ojos ven; se puede decir que el actual universo material, representa una microscópica parte, de lo que será; porque llegará un instante en la eternidad, que los actuales universos desaparecerán; la línea geométrica universal, es de formas efímeras dentro del tiempo eterno; antes hubo universos, que nada tenían de la actual geometría; y antes de ellos, hubo otros; y así hasta donde la mente pueda imaginar; lo geométrico actual representa un microscópico puntito, perdido en el infinito; cuando el divino Padre dijo al mundo de la prueba: Del polvo eres, y al polvo volverás, quiso decirle que todo el universo era un polvo; quiso decirle que lo pequeño del universo, era una motita suspendida en los infinitos espacios; la geometría de los platillos voladores, representa una jerarquía de geometría solar; esto significa antiguedad geométrica; el término solar es aplicable a los más antiguos del universo; en que ninguno de ellos, es único en su antiguedad; porque hasta la antiguedad posee infinitas jerarquías; nadie sabe entre los antiguos del universo, quien es el más antiguo; es un misterio eterno; sólo el divino Padre Jehova lo sabe; la geometría en las jerarquías antiguas, cumple leyes desconocidas para los menos antiguos del universo; lo microscópico de sí mismo, adquiere grandiosidades geométricas en otros puntos del cosmos; lo geométrico vá ascendiendo de cielo en cielo; y en cada cielo, nacen otras jerarquías de cielos; es el libre albedrío geométrico de los cielos; la geometría al expandirse, lo hace con infinitas causas vivientes; entre estas infinitas causas, están la de las reencarnaciones de los espíritus pensantes; son las alianzas geométricas que en todas partes están; en los platillos voladores, tales alianzas constituyen destinos solares, cuya meta suprema es conocer creaciones del Macrocosmo; en todo instante las criaturas desean ser algo más de lo que son; la evolución de cada uno, está en relación directa con el infinito mismo; lo geométrico de sí mismo, se siente atraído por lo geométrico del infinito; porque el infinito mismo, fué geométrico en las dimensiones microscópicas; lo geométrico nace microbio, tal como nacen los espíritus, los planetas y soles; la atracción entre la criatura y el infinito, no desaparece jamás; porque el punto original geométrico irradia por siempre, el magnetismo del recuerdo; el recuerdo como todas las cosas, es también geométrico; y las criaturas cuando lo piden a Dios, como una sensación desconocida, lo hacen con infinitas sensaciones en la lejanía mental; y la lejanía también es geométrica; lejanía y recuerdo constituyen una sensación que vincula a la criatura con su lugar de orígen; entre los tripulantes de los platillos voladores, también exsiste tal sensación y nostalgia por su lugar de orígen; esto sucede cuando sus tripulantes se imponen pruebas solares; la geometría viviente también se impone pruebas geométricas; es decir que como filosofía, encuentra en su expansión y desarrollo, dificultades geométricas; estas pruebas de la geometría viviente, se hacen también, a través de la ley de la reencarnación; son las reencarnaciones geométricas; en los tripulantes de los platillos voladores, las reencarnaciones geométricas las hacen ellos mismos; porque ellos poseen el divino verbo solar; ellos dan y quitan vidas, cumpliendo las divinas leyes de Dios; en ellos, las leyes de la creación, les están amorosamente subordinadas; y toda ley solar entre ellos y la criatura, se hace a través de la telepatía geométrica, que no tiene límites; esta geometría se transmite de mundo en mundo y de sol a sol; las infinitas jerarquías telepáticas se ayudan unas a otras, en hacer llevar mensajes celestes, a remotísimas y desconocidas galaxias; la telepatía geométrica es la telepatía universal, que enlaza a los mundos y soles del universo; en el pasado de la Tierra, hubieron muchas civilizaciones que poseían esta telepatía, en grado de microcosmo; el hijo de Dios a sido el único, que en este planeta microscópico, tuvo telepatía universal; es un divino derecho de todo Hijo Primogénito, en la Trinidad Solar del divino Padre Jehova, el poseer la telepatía universal; la telepatía viviente, que explica el orígen de todas las cosas; en todos los mundos, en donde se manifiesta esta telepatía universal, siempre provoca la más grande revolución, entre los seres de tales mundos; todo lo revoluciona; principiando por el conocimiento mismo; porque el conocimiento lo es todo; sin él, nadie entra al Reino de los Cielos; la geometría también está en el conocimiento; es el conocimiento geométrico; el universo del conocimiento se expresa a través de las reencarnaciones llamadas universos materiales; la escencia de todo conocimiento, es la filosofía pura en su estado de inocencia; la geometría del conocimiento es línea viviente, con infinitas maneras de expresarse; creando en las mismas variedades geométricas del conocimiento; en los platillos voladores, el conocimiento lo es todo; es el alfa y la omega de todo principio viviente; la geometría hecha conocimiento interviene en todas las reencarnaciones; y el conocimiento pide en su libre albedrío de conocimiento, conocer la forma geométrica; el conocimiento hecho pensar, es geométrico y relativo; y hasta la relatividad es también geométrica; en los platillos voladores, la relatividad de las ideas, exsiste cuando sus tripulantes la piden en sus pruebas de vidas; la relatividad es una de la tantas sensaciones, que el espíritu humano pidió conocer; divino Padre Jehova, ¿cómo define la divina Revelación a la relatividad que hablan los hombres? tal relatividad es una filosofía que es cambiante en sus períodos de tiempo; la relatividad como sensación desconocida, fué pedida por todos los espíritus humanos; el que estudió a la relatividad en la prueba de la vida, ganó puntaje de relatividad; el que no se preocupó de la relatividad, ningún punto de relatividad recibe; porque para ganar puntaje de luz por causa de las sensaciones que se pidieron a Dios, había que preocuparse y había que profundizar las propias causas hechas sensaciones en sí mismo; el que en nada se preocupó de sí mismo, nada recibe; en la prueba de la vida, había que estudiarse por dentro y por fuera; porque dentro y fuera, fueron sensaciones pedidas por los mismos espíritus; lo de adentro es geométrico y lo de afuera también; la prueba de la vida, consistía en igualar las dos geometrías; para que tal cosa hubiese sido una realidad, la criatura de la prueba de la vida, debió haber conocido leyes igualitarias en su sistema de vida; porque toda costumbre que influye sobre la criatura, la expande ya sea hacia lo igualitario ó hacia lo desigual; y según sea la influencia que las leyes ejercen sobre las criaturas, así es el divino juicio que le tocará enfrentar a la criatura; sé hijo que esto lo sabías desde niño; así es por tu divina gracia, divino Padre Jehova; La geometría desequilibrada que se dió el hombre en su prueba de vida, le provocará el llorar y crujir de dientes; porque el hijo de Dios, al juzjar a todos, lo hará partiendo de la base, de que este mundo de pruebas, cumplió con la ley igualitaria, prometida a su divino Padre; más, no fué así; y esto dá lugar a choques geométricos mentales, en que las emociones se desbordan; es el llorar y el crujir de dientes, de todos los que fueron influenciados por las extrañas leyes desiguales; el que en su manera de pensar, defendió a leyes igualitarias, tendrá un menor llorar y crujir de dientes; porque su propio pensar, lo acercó aunque en forma imperfecta, a la divina igualdad del Reino de los Cielos; la geometría conque cada cual se influenció en la prueba de la vida, debió de ser igual a la geometría de la igualdad, que se pidió a Dios; la geometría que conoció el mundo de la prueba, es una extraña geometría; es decir que tal geometría no está escrita en el Reino de los Cielos; esto significa que la extraña geometría de sí mismo, de raíz será arrancada de la evolución humana; esto significa que las costumbres que todos conocieron, y que tenían una extraña geometría, serán remplazadas por nuevas costumbres con nueva geometría; lo viejo del extraño y desconocido mundo surgido de las extrañas leyes del oro, desaparece por completo; escrito fué que lo viejo sería restituído por lo nuevo; esto significa: cambiará todas las cosas; es el infinito triunfo del Cordero de Dios; porque es más fácil que quede triunfante en la Tierra, algo salido del divino evangelio de Dios; a que quede algo salido de los hombres; la geometría es en sí misma, la divina justicia misma; porque lo geométrico de todas las cosas, es penetrativo con lo molecular, de las dimensiones invisibles; lo de un presente se puede mimetizar y hasta hacerse desaparecer, por el poder del Hijo Primogénito; lo geométrico contiene en sí mismo, las geometrías de las invisibilidades; y en todo instante lo geométrico está expuesto a desaparecer; la geometría de todas las cosas, serán influenciadas por el magnetismo del hijo de Dios; tal como él influenció en la geometría del todo sobre el todo de Lázaro; cuando le resucitó en el mundo antiguo; la geometría es una línea que en su propio desarrollo, acepta transformaciones, que ella pidió en el instante de la reencarnación geométrica; el libre albedrío de pedir, no es exclusivo de nadie; porque nadie es desheredado en lo que a respecto se refiere; la geometría de cada platillo volador, cumple diferentes leyes en el cosmos; unos influyen de una manera, y otros de otra manera; las moléculas de los elementos del universo, que reciben la influencia magnética de los platillos voladores, la sienten de una manera tal, que se podría decir que sus características de influencias, nunca se repiten; porque en todos los instantes de lo instantáneo, las geometrías de las moléculas, están cambiando; en el universo viviente de Dios, las geometrías de las galaxias invisibles, cambian a infinitas velocidades; la vibración geométrica es tan rápida, que las criaturas de un determinado presente, nada saben de ello; no olviden los lectores, que un presente está metido en otro presente; lo grande es un presente como lo microscópico de lo invisible, es otro presente; es decir los presentes son como finísimas capas geométricas; esta ley se llama en el Reino de los Cielos, presentes de familias geométricas; entre un presente y un ayer, exsisten tantos microscópicos presentes, como la propia mente pueda imaginar; y todos estos presentes invisibles, reciben la influencia magnética del todo sobre el todo, de la criatura humana; el áurea humana, es como un gigantesco sol, para estos microscópicos presentes; y es aquí de donde salen ciertos espíritus, a penar por el presente de la dimensión humana; el espíritu humano cuando deja su cuerpo de carne, que le sirvió como envoltura de prueba en la Tierra, se vé reducido a una invisibilidad, que es proporcional al magnetismo de la moral, que el propio espíritu cultivó en la prueba de la vida; por lo tanto ningún espíritu humano, se vuelve a encontrar, con los que conoció en la Tierra; porque los que crearon el extraño sistema de vida, salido de las extrañas leyes del oro, no les dieron una moral igualitaria; porque las leyes fueron desiguales; cuyo producto arroja una moral desigual; divino Padre Jehova, ¿entonces, los que crearon el extraño mundo del oro, son los culpables, de que los seres humanos, no se vuelvan a encontrar después que dejan la Tierra? así es hijo; son los únicos culpables; no exsisten otros; porque de las leyes salen las costumbres; y de las costumbres sale la moral; la geometría de todo espíritu que vivió en la Tierra, pasa a ocupar en microscópica dimensión, un lugar que tiene el mismo valor, que el mismo espíritu dió a sus propias sensaciones; tal lugar es la suma de todas las formas geométricas que tuvieron sus sensaciones en la prueba de la vida; la geometría de un espíritu que dejó la Tierra, se suma a las otras geometrías, que correspondían a otras sensaciones, que el espíritu tuvo en otras exsistencias, en otros mundos; divino Padre Jehova, ¿en dónde estaban las otras sensaciones, mientras el espíritu cumplía una prueba de vida en la Tierra? las otras sensaciones que correspondían a otras exsistencias, estaban en el Reino de los Cielos; estaban en los lugares donde el espíritu recibió su reencarnación; que para la humanidad actual, fueron en los soles Alfa y Omega; estaban guardados ó en reposo, en las galaxias llamadas Arcas de las Alianzas; que son las mismas, que vienes viendo desde niño; es un lugar infinito en que se ven las propias creaciones de sí mismo; cuando los espíritus humanos en virtud de sus libres albedríos espírituales, decidieron probar una forma de vida, pidieron a Dios, que una parte de sus poderes espírituales, quedara guardada en el Reino de los Cielos; este divino pedido de parte de los espíritus pensantes, fué con la intención, de que las propias pruebas pedidas a Dios, fuesen más auténticas; tuviesen mayor mérito; porque mientras mayores son los poderes de un espíritu, que pidió probar una forma de vida, menor es el premio; porque tuvo un mayor apoyo; porque la dificultad fué menos; a mayor dificultad que vencer, mayor es también el premio de parte de Dios; el espíritu humano pidió entre otras sensaciones el olvido del pasado; para que todos sus actos realizados en un presente, tuviesen un mayor premio a los divinos Ojos de Dios; el arca de las alianzas posee una geometría que es la alianza geométrica de todo el universo; porque los pedidos de pruebas de vidas, no son exclusivos de un sólo mundo; nadie es único; los pedidos abarcan a infinitas moradas planetarias cuyo número jamás se conocerá; la geometría de todos los espíritus de la prueba de la vida, es geometría dividida; es decir que ni las ideas que ellos generaron, durante la vida, a ninguna de ellas, volvieron a ver; porque al ser influenciadas por el extraño magnetismo del libertinaje, de parte del espíritu, tales ideas se pierden en el cosmos; pues con el libertinaje, no tuvieron destino fijo; los espíritus responsables de la tragedia de sus propias ideas, tienen juicio de parte de sus propias ideas; porque al igual que el espíritu, las ideas poseen libre albedrío de ideas; y en sus libres albedríos, se quejan a Dios; la queja se basa en que a ellas no se las deja entrar al Reino de los Cielos; porque nada con influencia de división ó de libertinaje, absolutamente nada, vuelve a entrar al Reino de los Cielos; al reino del Padre, se entra con la misma inocencia conque se salió; esto lo sabían todos los espíritus humanos, de antes de venir a la prueba de la vida humana; la prueba de la vida consistía en mantener intacta a la inocencia; los hechos demuestran que ninguna criatura humana lo logró; el no lograrlo es lo que causa en la prueba de la vida, el llorar y crujir de dientes; los tripulantes de los platillos voladores, sabían desde tiempos remotísimos, de esta tragedia planetaria, causada por los que se tomaron el extraño libertinaje, de crear un extraño sistema de vida, sin tomar en cuenta para nada a Dios.-



ALFA Y OMEGA