CONSTRUCCIÓN DE LOS PLATILLOS VOLADORES... CONTINUACIÓN.- La geometría de un platillo volador, nace de la geometría mental-solar de los padres solares.-

En la geometría de los platillos voladores, exsisten multitudes de querubínes geométricos; cuyas leyes fueron pedidas para que todos ellos, se perfeccionen en sus propios cielos geométricos; en la geometría de lo que es un platillo volador, están los genios de lo transformable; están los que con el correr de la eternidad, serán los genios en inventos en épocas diferentes, en remotísimos mundos; porque todo invento cualquiera que sea, también posee una geometría determinada; y es así que se puede decir, que los que están arriba, están también abajo; porque los querubínes geométricos de los platillos voladores, pedirán en el futuro, muchas reencarnaciones en infinitos planetas de vidas de pruebas; llevando a esos mundos, sus leyes geniales de geometría; haciendo progresos planetarios, en mundos primitivos ó mundos relativamente atrasados; todas sus inspiraciones geométricas, las volcarán en sus propias determinaciones, que ellos demuestren en tales mundos; el genio geométrico acompaña a todo genio, cualesquiera que sea su especialidad; porque sin el concurso de la geometría, nada podrán demostrar; lo geométrico es determinante en lo que se desea ser; en los platillos voladores la geometría de sus propias transformaciones, ocurren cumpliendo leyes de evoluciones galácticas en geometría; en el divino mando-solar salido de los tripulantes solares, se hacen presente escenas que son como réplica a lo mentalmente deseado; es así que lo que ven los ojos humanos, con respecto a las transformaciones de un platillo volador, otras criaturas de otros mundos, no lo ven igual; esta ley de ver una cosa, de muchas maneras diferentes, tratándose de la misma cosa, se llama variación visual, en el Reino de los Cielos; la variación visual está subordinada a la propia evolución alcanzada por el espíritu; entonces, a los platillos voladores se les comprende según el perfeccionamiento que se posee; a mayor perfeccionamiento alcanzado, mayor es también, la comprensión hacia ellos; en la Tierra esta comprensión no es una misma; porque los de la Tierra, se desentendieron de lo cósmico, en sus diarios quehaceres; esta extraña indiferencia hacia lo cósmico, durante la prueba de la vida, hizo que toda la humanidad, se perdiera la sublime oportunidad, de volver a entrar al Reino de los Cielos; porque en esta extraña indiferencia, estaba un colosal puntaje de luz; un puntaje que por su grandiosa magnitud, abre muchos reinos del cosmos; este puntaje de luz, se llama puntaje cósmico; que como tal, no tiene límite conocido; este puntaje no supo ser aprovechado por el mundo de la prueba; porque la mayoría de este mundo, no se convirtió en ser los más grandes investigadores de lo cósmico; contados con los dedos fueron los que fueron; poquísimos ganaron el puntaje cósmico; ciertamente que ellos tienen mayor oportunidad de volver a entrar al Reino de los Cielos; porque lo cósmico habla y se expresa delante de Dios, en sus leyes de cósmico; y lo cósmico defiende delante de Dios, a todo espíritu que en la prueba de la vida, se interesó por él; el puntaje de luz de lo cósmico, es uno de aquéllos puntajes, que coloca al espíritu, en los mismos reinos, que desde una microscópica partícula llamada planeta, los estudió y los analizó; es más fácil que se llegue a una lejanía, el que pensó y se preocupó por tal lejanía; a que llegue a conocerla, el que no pensó ni se preocupó de ella; la geometría de lo cósmico, no tiene igual; y todo espíritu que fué investigador de lo cósmico, en la prueba de la vida, tiene la maravillosa oportunidad de ver infinitas geometrías de cuerpos celestes; es más fácil que vea y conozca estas maravillas, el que se interesó por ellas en la prueba de la vida; los que en nada se interesaron, nada reciben; la geometría en los cuerpos celestes, cumple leyes parecidas a las geometrías que poseen los platillos voladores; se dice parecidas porque en un platillo volador se cumplen leyes de platillo; y en un planeta, leyes de planeta; es decir que las características de los libres albedríos que pidieron ser tal ó cual cosa, no son las mismas; y la geometría se diversifica, en las sensaciones pedidas; toda geometría participa en toda reencarnación y en toda forma de creación, que la mente humana puede imaginar; es así que en los platillos voladores, la diversificación de su geometría, participa en todas sus moléculas; lo geométrico está en la velocidad, espacios, retardos, descensos, maniobrabilidad, rumbo, y destino de un platillo volador; divino Padre Jehova, ¿el destino también posee geometría? así es hijo; todo lo imaginable posee geometría; porque nadie es desheredado en la creación del Padre; todo destino es un futuro que ya tiene por adelantado su propia geometría, antes de constituírse en un presente; todo destino contiene un cúmulo de geometrías, que esperan el instante de desarrollarse; y toda geometría es un destino y todo destino es una geometría; es decir que toda geometría habla y se expresa delante de Dios, en sus leyes de geometría; y al hablar la geometría, pide destino de reencarnación ya sea en planeta, sol ó platillo volador; para mencionar algunos, de la infinita creación; las geometrías de los platillos voladores, son destinos geométricos que están escritos en el Reino de los Cielos; lo escrito en el reino también es geométrico; y lo geométrico universal, encuentra su jerarquía suprema de lo geométrico, en las divinas escrituras de Dios, que también son geométricas; y éstas están subordinadas a los divinos Mandamientos que también son geométricos; lo geométrico entra por los ojos y se transforma por la influencia de la mente; lo geométrico exterior es influenciado por lo geométrico interior; la prueba de la vida consistía en igualar ó equilibrar, lo geométrico de afuera, con lo geométrico de adentro; para llegar a ser un todo equilibrado, dentro de la individualidad misma; las extrañas costumbres del extraño y desconocido sistema de vida, salido de las extrañas leyes del oro, hizo imposible para la criatura humana, tan grandioso y deseable equilibrio geométrico; divino Padre Jehova, ¿qué ganancia le reportaría a la criatura humana, el tener el equilibrio geométrico? te diré hijo, que si la criatura humana, poseyera su correspondiente equilibrio geométrico, la humanidad no necesitaría de un divino juicio, de parte de Dios; porque su geometría producto de la prueba de la vida, sería semejante a la geometría pedida en el Reino de los Cielos; no habría en la criatura humana, extraño desequilibrio; y no habiendo en ella nada extraño, la criatura humana no tendría inconvenientes, para volver a entrar al Reino de los Cielos; el mismo hombre habría hecho en sí mismo, un todo igualitario entre lo pedido arriba, y lo ejecutado abajo; arriba es el cielo y abajo el planeta Tierra; la prueba de la vida consistía en conservar, la misma geometría de inocencia, que se pidió en el Reino de los Cielos; la geometría que cada espíritu humano pidió a Dios, excluía a toda geometría de las tinieblas; porque todos sabían que la geometría de las tinieblas, dividía a las geometrías de la luz; la geometría de los platillos voladores, no teniendo pruebas geométricas, como las tiene la criatura humana, también se cuidan con la extraña división, propia de satanás; porque ni tan sólo un microscópico punto dividido, no vuelve a entrar al Reino de los Cielos; la criatura humana de la prueba de la vida, no pudo realizar la extraordinaria hazaña, de seguir manteniendo durante la vida planetaria, la misma inocencia conque salió del Reino de los Cielos; y la culpa de este drama planetario, es de los que crearon y sustentaron al extraño mundo, salido de las extrañas leyes del oro; así lo reconocerá la humanidad misma, en el llorar y crujir de dientes, que se cierne sobre la Tierra; la geometría en aquel entonces, sufrirá emociones geométricas, que la harán estallar en geometrías sentimentales; el lloro y crujir de dientes, es un desequilibrio geométrico, de los propios sentimientos geométricos; en toda emoción exsiste geometría de emoción, subordinada a un control espíritual geométrico; cuando las emociones sobrepasan al control espíritual geométrico de la criatura, estallan las lágrimas; que son también moléculas líquidas geométricas; en los platillos voladores, sus geometrías realizan sus labores, por jerarquías; esta divina jerarquía emana del respectivo tripulante solar, que ha ordenado, la respectiva transformación geométrica del platillo volador; porque sucede que los padres solares, se turnan para seguir el gobierno del platillo volador; cada padre solar fija el rumbo ó la ruta a seguir, en el espacio infinito; y al tomar el mando cada uno, cada cual le dá tal ó cual transformación física a la nave; son poderes solares, que transforman los presentes, en otros presentes sin perjudicar a los que viven en el presente; la transformación no les afecta, en sus quehaceres dentro de la nave misma; y sucede que cada transformación que experimenta la nave en viaje, sus tripulantes presencian una television solar, que todo lo invade; es el traspaso de dimensiones, en que las criaturas de tales dimensiones, no se dan cuenta de nada; en otras palabras, la escencia física de los platillos voladores, se logra a través del espacio y el tiempo; y mientras mayor es la jerarquía del platillo volador, mayores son las escenas galácticas, que se ven en la transformación geométrica de los platillos voladores; la geometría de un platillo volador es geometría que cuenta con el concurso de los elementos del universo; los cambios físicos en un platillo volador son instantáneos, porque cada cambio molecular, posee la velocidad del rayo; el poder mental de los padres solares, sobrepasa a las propias velocidades de las leyes físicas; la geometría de los platillos voladores, puede materializar en la nave, cualquier geometría; esta ley de transformación se presta a veces, para sorprender la credulidad cósmica; porque muchos platillos voladores, imitando a sus superiores, se disfrazan; la festividad es infinita en ellos; la geometría en un platillo volador, también busca su propia perfección geométrica; y de cada padre solar aprende algo; los padres solares son infinitos en sus enseñanzas; ellos representan dentro del platillo volador mismo, al divino Padre Jehova; tal como su Hijo Primogénito Solar Cristo, lo representó en la Tierra; las enseñanzas de los tripulantes solares, se hacen dentro de un divino plan concebido; este divino plan de enseñanza, tiene muchas maneras de manifestarse; en la Tierra se manifiesta haciendo pensar a las mentes humanas; y al hacerlas pensar, las mentes humanas generan ideas sobre el cosmos, que ni pensaban generar; porque sus mentes estaban preocupadas en otras cosas; la geometría de los platillos voladores, es una geometría semejante a la geometría que está también en las ideas físicas, que generan los seres humanos; lo que cambia es la porción de magnetismo entre una idea mental humana, y un platillo volador; este magnetismo está infinitamente aumentado en los padres solares; mientras mayor es el magnetismo de un ser viviente, mayor es también, su poder de transformación; el magnetismo de una idea humana, no es lo suficiente como para hacerse visible a los ojos del que generó la idea; en cambio el magnetismo que contiene un platillo volador, es más que suficiente como para hacerlo visible, a infinitas criaturas de infinitos mundos; el magnetismo de una idea mental, no es suficiente para hacerse visible en forma instantánea, como sucede con los platillos voladores; el magnetismo de un platillo volador es un gigantesco sol controlado por las mentes solares; si no fuese controlado, todo planeta del universo correría peligro de ser quemado; el magnetismo de los platillos voladores es un fuego que es producto de infinitas mentes que actuaron en infinitos cuerpos de carne, y de otras clases de envolturas; es un magnetismo que totaliza todas las experiencias que vivieron los padres solares; porque toda razón de ser se vuelve magnetismo; cuando una mente genera ideas, lo que hace es enriquecer a un foco magnético; en que tres cuartas partes de él, queda en la idea, que con el correr del tiempo, será un microscópico planeta; y un cuarto del foco magnético, queda en el espíritu; esta ley se cumple en cada idea, que cada cual generó en la prueba de la vida; y cada idea de una por una, contenía también una diferente geometría, la una diferente de la otra; es decir que si por ejemplo, una criatura generó un trillón de ideas, generó también un trillón de geometrías diferentes; la formación de la geometría de cada idea, es una microscópica réplica, de la construcción de un platillo volador; el hombre magnetiza sus propias ideas, tal como los tripulantes solares magnetizan las propias; lo de arriba es igual a lo de abajo; la diferencia está en la capacidad jerárquica de magnetismo; porque el principio es el mismo; el magnetismo del total de ideas generadas durante la prueba de la vida, se llama la sal de la vida, en el Reino de los Cielos; porque tal magnetismo produce un brillo, semejante a una sal expuesta al sol; es un brillo igual al brillo, de los gigantescos soles del universo; en que se ven infinitos colores, que corresponden a los colores que vió la visión de la propia criatura; estos mismos colores del magnetismo de las ideas, serán la causa de los colores, que tendrán los elementos, de la naturaleza, de lo que será el futuro planeta; divino Padre Jehova, ¿por qué no exsiste equilibrio entre el magnetismo que queda en el espíritu, y el magnetismo que queda en la idea que vá al espacio? no exsiste equilibrio hijo, porque la criatura generó ideas desequilibradas, en la prueba de la vida; es decir al no haber igualdad en lo de adentro con lo de afuera, este extraño desequilibrio quedó impregnado en sus propias ideas; las mismas leyes desiguales que los mismos hombres se dieron en la vida, contribuyeron a hacer más honda aún, el desequilibrio en cada uno; si el libre albedrío humano hubiese creado leyes igualitarias, tendría equilibrio igualitario lo de adentro de sí mismo, con lo de afuera; habría armonía perfecta de entendimiento, entre espíritu y materia; lo de adentro de la criatura, es lo espíritual; y lo de afuera es lo material; si el hombre hubiese logrado la infinita hazaña evolutiva, de darse una psicología igualitaria en sus quehaceres diarios, las ideas todas, serían ideas equilibradas; y toda idea equilibrada en su todo de idea, es una perfecta semilla para un futuro planeta-paraíso; en que sus futuras moléculas, serán todas equilibradas; y el eje polar del futuro planeta-paraíso, no tendrá eje polar desviado; la geometría en un planeta-paraíso, es geometría que tiene por cualidad lo eterno y por calidad lo variable infinito; es decir que su propia variedad lo hace infinito; la geometría de todo cuanto exsiste en un paraíso, se multiplica por acuerdo ó alianza instantánea de sus moléculas; las moléculas en los planetas-paraísos son telepáticas; y ellas se ponen de acuerdo, para llegar hacer, tal ó cual cosa; la geometría en los platillos voladores, tiene cierta semejanza con la geometría viviente de los planetas-paraísos; la geometría es en sí misma, el alfa y la omega de la eternidad misma; porque toda eternidad es geométrica y cambiante; la eternidad siendo inmutable, permite la evolución en grado eterno; la geometría es una línea solar, que jamás se interrumpe en su variación geométrica; en que cada figura geométrica, forma su propia eternidad; porque ninguna creación geométrica, ninguna es única; sólo el Padre es único; lo geométrico se crea, principiando por la propia geometría de las propias ideas; todo cuanto ven los ojos, absolutamente todo es geométrico; y todo lo que piensa y crea la mente, también lo es; divino Padre Jehova, ¿lo profético es también geométrico? así es hijo; lo profético es geométrico porque su fuente original, es una mente geométrica; cada suceso que encierra lo profético, contiene también geometría; la geometría está también en la nada; la nada es una geometría que haciéndose invisible, se expande por invisibles dimensiones, que están fuera del alcance de la mente; la nada lo es según el concepto, que la criatura tenga de la nada; en otros mundos, las criaturas ven la nada; porque ellas se transforman en la nada misma; la criatura humana sólo se lo imagina; remotísimas criaturas conversan con muchas clases de nada; la nada siendo geométrica y expansiva, hace divinas alianzas con los espíritus, que piden conocerla y experimentarla, en lejanos planetas de pruebas; la geometría de todas las cosas, incluyendo la geometría de los platillos voladores, conoció también la nada; porque antes de ser geometría, nada era; la geometría es una filosofía viviente que posee eternidad universal; es decir que estando en todas partes, representa una verdad, de entre las infinitas que exsisten; la palabra universal lo dice: uni = uno; versal = verdad salida de la sal; me refiero hijo a la sal de la vida ó al magnetismo expansivo que contienen las ideas mentales; la geometría del magnetismo irradia por los contornos de la idea; la irradiación microscópica de una idea, cumple leyes similares, a la que cumple la radiación de un gigantesco sol; lo de arriba es igual a lo de abajo; es decir que todo sol, fué idea y que toda idea llegará a ser sol; la temperatura microscópica de una idea, se multiplica en grado infinito y llega a ser un sol; la geometría también cumple reencarnaciones; que jamás se detendrán; lo geométrico se expande dentro de otro universo geométrico; porque antes de ser geometría, ya habían otros geométricos; y antes de ellos, habían otros; la geometría de un platillo volador nace siendo geometría-bebé; las moléculas que son geometrías nacen desde lo invisible hacia lo visible; viven y experimentan primero, en dimensiones-bebés; esta ley es parecida a la que cumple la criatura humana, que también tiene un principio de bebé; la geometría es una molécula-bebé, nace angelical ó en estado de inocencia; en cada reencarnación de molécula pedida, una parte de la inocencia del espíritu, queda magnetizada en la molécula; divino Padre Jehova, ¿por qué una parte de la inocencia? te lo explicaré hijo: cuando los espíritus piden reencarnaciones de pruebas, como la pidió la criatura humana, una parte de la inocencia y de su áurea, queda en el Reino de los Cielos ó lugar de su orígen; es decir que exsisten las medidas en los pedidos de reencarnaciones a Dios; esta ley de medida, sale del mismo libre albedrío de todo espíritu; la parte de la inocencia y la parte del áurea, quedan guardadas en el Arca de las Alianzas, del Reino de los Cielos; tal como lo vienes viendo hijo, desde cuando eras niño; por tu divina gracia, así es divino Padre Jehova; la geometría de un platillo volador, está constituída por infinitas jerarquías geométricas; las unas subordinadas a las otras; y todas a la vez, subordinadas a los tripulantes solares; y éstos al divino Padre Jehova; la geometría cualesquiera que sea su jerarquía, posee sus leyes propias en su respectiva jerarquía geométrica; esto significa que cada evolución geométrica, dentro de la geometría misma, evoluciona en libre albedrío geométrico; y significa que la cualidad y la calidad geométrica, forma sus propios reinos geométricos; de cuyas leyes rinde cuenta a Dios; lo expansivo de la determinación misma, es amorosamente observada por Dios; lo geométrico del macrocosmo, observa a lo geométrico del microcosmo; la geometría en un platillo volador, madura en alianza con todo lo exsistente en el platillo volador; tal como madura un fruto de la naturaleza planetaria; tal como madura en su desarrollo, un cuerpo humano; en su desarrollo, la geometría de la nave, se solidifica molécula por molécula; y el material de la nave, hace un todo con la individualidad solar, de los tripulantes solares; ese todo es como una magnetización ó saturación que sale de los mismos padres solares; lo que ellos hacen, es reencarnarse con su nave; esto se llama reencarnación solar con naves aéreas, en el Reino de los Cielos; el platillo volador es como un microscópico reino; una réplica del Reino de los Cielos; el divino proceso de construír un platillo volador, es el mismo que recibió el espíritu, cuando pidió conocer la vida humana; esto estaba contenido en la parábola que fué dicha: Lo de arriba es igual a lo de abajo; la ley de construcción de un platillo volador, era la misma de las criaturas humanas; la reencarnación humana representa una microscópica magnetización solar; la de los platillos voladores, representa una magnetización, que tiene la fuerza de todos los soles juntos; la causa universal salió de una sola causa; y la causa creó otras infinitas causas; y éstas a otras; y la causa se transformó en nuevas causas; que en todo futuro creará causas; los platillos voladores son causas salidas del libre albedrío de otras causas; la geometría de los platillos voladores representa geometría de causa cuyo destino es perpetuarse en geometría de nave; tal como la geometría humana, trata de perpetuarse, a través de las leyes humanas; un platillo volador no es siempre el mismo, a través de la eternidad; porque sus tripulantes solares, van ascendiendo en jerarquía solar; y todos los querubínes y moléculas de la nave, también ascienden de jerarquía; esta ley evolutiva-solar, también se cumple en las criaturas humanas; porque si cada espíritu humano vivió en igualdad, durante la prueba de la vida, el espíritu humano puede pedir a Dios, volver a vivir en otro mundo, mejor aún, que la Tierra; puede pedir a Dios, un mundo de mayor jerarquía planetaria; esta ley se cumple, si siempre vivió en la igualdad, enseñada por el divino Padre Jehova, en su divino evangelio; de lo contrario, la humanidad vuelve a un mismo planeta Tierra; la geometría de un platillo volador se asimila en forma instantánea, con las infinitas geometrías del universo; cuando sus tripulantes solares, dan una orden mental-solar, las geometrías de las moléculas de la nave, hacen alianzas instantáneas con las moléculas del universo; y la materialización de los hechos es instantánea; este divino proceso hace que nave y universo, formen un sólo todo; el magnetismo mental de los padres solares, subordina a extensiones infinitas del universo; este poder sobre la materia, es proporcional al grado jerárquico de cada padre solar; es proporcional al poder de sus verbos solares; los de mayor poder, tienen poder sobre galaxias enteras; en que mundos y soles, les son amorosamente subordinados; la primogenitura solar, lo abarca todo, después del Padre Jehova; y todo cuanto exsiste, después del Padre, todo le está subordinado; este poder sobre la materia, tiene repercusiones sobre infinitos mundos y soles; porque todos los divinos mandatos que surjan en cualquier punto del universo, absolutamente todos, están también unidos por cordones solares; porque nadie es desheredado en sus derechos; toda la infinita creación de Dios, posee cordones; tanto el pequeño como el grande; tanto el microbio como el planeta; hasta la nada posee cordón solar; todo divino mandato que dan los tripulantes solares en su nave, repercute en leyes de la creación; leyes que son observadas y controladas por los padres solares, llamados ministros de Dios; elevadísima jerarquía, compuesta por infinitos soles primogénitos de todos los universos; la geometría del universo, sigue un divino plan de perfección por toda eternidad; los sucesos ocurridos ya sean en planetas, soles ó platillos voladores, repercuten en los planes divinos; es así que todo planeta de vida de prueba, que creó artefactos extraños para destruírse, tienen enjuiciamiento del Reino de los Cielos; la Tierra cayó en tal ley; porque la Tierra era sólo un planeta de prueba; es decir que nadie tenía la vida humana asegurada; la mayoría de este planeta de prueba, no volverá a conocer la vida humana, porque les fué mal en la prueba; esto significa que podrán pedir a Dios, otras formas de vida, menos la vida humana; porque los tales demostraron a Dios, ser indignos de la vida humana; cuando se demuestra al Eterno, que se es indigno de algo, es imposible para los indignos, volver a conocer ese algo; la geometría de un platillo volador, cuando cumple los mandatos de los tripulantes de la nave, se transforma en infinitas geometrías, que son para ella, como reencarnaciones geométricas; lo que vé la geometría en esta ley, son nuevos conocimientos geométricos; vé y vive nuevos y desconocidos reinos de los cielos geométricos; y sus moléculas aprenden nuevas leyes geométricas; el perfeccionamiento de la geometría, vá quedando guardado en su áurea geométrica; y llega un instante dado en la eternidad de la nave, en que la geometría pide reencarnación de ascenso geométrico, porque sabe mucho; y los padres solares atienden tales pedidos de reencarnaciones; ellos representan al divino Padre Jehova; la geometría del platillo volador, al pedir reencarnación, lo hace haciendo uso de su libre albedrío geométrico; y los destinos que piden son infinitos; exsistiendo entre ellos, la de ser transferido a otro platillo volador; buscando siempre la mayor evolución geométrica; la geometría tal como las moléculas, poseen sus trinidades geométricas; tal como la criatura humana, posee su Santísima Trinidad humana; porque nadie es único; sólo el Padre lo es; y como nadie es único, es que cada partícula del universo, posee su propia trinidad; y la geometría universal, molecularmente posee infinita trinidad geométrica; en los mandos que se dan dentro de un platillo volador, las geometrías participan en todo; porque la geometría lo es todo cuando un platillo volador viaja; la geometría de la nave, queda en espera de los divinos mandatos mentales, de sus tripulantes solares; cada molécula del platillo volador, vá variando su frecuencia molecular; es infinita y variable; la frecuencia molecular es la sucesión instantánea de cielos, dentro de la molécula misma; así como los padres solares disfrutan en sus presentes que viven, así también las moléculas viven las suyas; cada molécula del platillo volador, vive su presente geométrico-molecular; esta ley la verán todos, en la television solar; y en las televisiones de los propios platillos voladores; los colores que irradia un platillo volador, son parecidos a los colores del áurea humana; estos colores que muchos los han visto, son magnetismos de la propia generación de ideas físicas; son producto de los mudos esfuerzos mentales, de la propia mente; lo salido de la mente es como un cielo de colores; la microscópica idea mental humana, está trillones de trillones de veces, aumentada en los verbos solares de los padres solares; y los colores que se ven en un platillo volador, tienen tal expansión; este poder es controlado por la propia mente solar; es decir que ellos dan el tamaño deseado al platillo volador; lo agrandan y lo achican en pleno vuelo; las geometrías de la nave, pasan alternativamente de lo micro a lo macro; de lo menor a lo mayor; de lo invisible a lo visible; pasan de lo que era, a lo que se es y a lo que se será; la geometría pasa por una transformación, que está en relación directa con todos los tiempos, correspondientes a su propia jerarquía; esto significa que los padres solares, tienen potestad solar, sobre los tiempos que ellos conocieron en sus pasadas reencarnaciones; porque todo lo que se conoció en pasadas exsistencias en otros mundos, todo se vuelve a ver, en sí mismo; todo queda registrado en el áurea de la criatura y en los fluídos solares de los padres solares; es así que casi toda la creación de los animales, del planeta Tierra, ya habían sido vistos y conocidos, por los espíritus humanos, en otras pruebas de vidas; que se cumplieron en otros planetas de pruebas; esta ley enseña que nadie es único en sus experiencias; la geometría de sí mismo, vió a las geometrías de los que vé en el presente; el no recordar que se había vivido en otros mundos, es otra ley; es un pedido hecho por el espíritu mismo; porque desconocía la sensación del olvido; lo que no se conoce, se pide a Dios conocer; este recuerdo olvidado momentáneamente, debido a la prueba de vida que pidieron los espíritus humanos, será visto y recordado cuando la humanidad observe la television solar, el año 2001; la cual le fué adelantada con el nombre del Libro de la Vida; la geometría molecular de un platillo volador, no se comporta como se comportan las geometrías moleculares de la Tierra; debido que lo de la Tierra, pidió leyes de prueba, en que incluyó el límite y la partida del planeta Tierra; las geometrías de las moléculas de un platillo volador, son preexsistentes a la vida de los planetas mismos; la eternidad está en ellas, en jerarquías de eternidad, que sobrepasan la vida de infinitos planetas; las moléculas de los planetas tierras, se renuevan heredándose entre ellas, el límite molecular; en el universo viviente de Dios, el vivir adquiere infinitos períodos de vida, según los pedidos hechos, por los libres albedríos de la materia y el espíritu; la eternidad de las sensaciones se pide a Dios, en todos los grados imaginables; los platillos voladores y su eternidad, se debe a que salieron de jerarquías, más infinitamente más antiguas, que la de los planetas tierras; la Tierra es de reciente creación; para comprender a las antiguedades exsistentes en los platillos voladores, hay que estar poco menos que eternamente, viendo la television solar del pasado; imponiéndose el que quiere saberlo, de las historias que ocurrieron en mundos que ya no se encuentran en el espacio; la television solar es una de las más grandes maravillas, de la divina creación del Padre Jehova; el conocimiento llamado Santísima Trinidad, se vé en esta television; las criaturas de la Tierra, verán en esta television, infinitas maneras, de como se construyen los platillos voladores; y todo especialista verá lo que él mismo fué en la Tierra; verá jerarquías infinitas de su propia especialidad; todos verán que nadie es único, en lo que fué en un planeta de prueba; porque todo cuanto se es en la individualidad, ya en otros había estado; otros habían pedido, lo que cada cual pidió para la prueba de la vida; la geometría de un platillo volador, es la misma geometría que el mundo verá en la television solar; esto significa que la misma television solar, se vuelve platillo volador y vice-versa; porque el Primogénito Solar, lo demostrará tal como demostró el convertir el agua en vino, en el mundo antiguo; la materia es transformable por poder solar; la geometría de un platillo volador es de todos los colores; su escencia misma la hace asimilable a las leyes de las naturalezas planetarias; los querubínes geométricos entran en contacto de alianza instantánea, con los querubínes geométricos de la Tierra; esta ley hace que toda nave proveniente del espacio, pueda aterrizar en la Tierra; si no hubiese alianza, ocurrirían perturbaciones peligrosas, en el magnetismo del planeta; se correría riesgo de desequilibrar en forma brusca, al eje polar de la Tierra; los tripulantes solares se cuidan en forma infinita, de que tal cosa no suceda; porque les acarrearía a ellos, un divino juicio de parte de Dios; divino Padre Jehova, ¿han ocurrido tales desgracias planetarias? sí hijo; han ocurrido en infinitos planetas tierras; incluso ocurrió en la Tierra en que estás; ¿cuándo ocurrió divino Padre Jehova? ocurrió en una época tan remotísima, que el actual hombre aún no aparecía en la Tierra; este suceso lo verá el mundo de la prueba, en la television solar; divino Padre Jehova, ¿qué repercusiones ó consecuencias trajo para el mundo, el choque de un platillo volador? las consecuencias fueron iguales a las consecuencias, de las experiencias atómicas que hicieron los hombres; porque la radioactividad conque se envenenó a la naturaleza, se puede lograr de muchas maneras; los hombres que participaron en el envenenamiento de mi naturaleza, tendrán un divino juicio ejemplar; será un juicio de parte del Hijo Primogénito, que será recordado por muchas generaciones; y los acusadores serán millones y millones; serán los mismos habitantes de la Tierra; serán los mismos, a quienes se trató de envenenar; y las mareas humanas, no le perdonarán ni una molécula, a sus envenenadores; llorar y crujir de dientes tendrán los que se tomaron el extraño libertinaje, de envenenar a los seres vivientes del mundo de la prueba; todos los envenenadores, los conocerá el mundo de la prueba, en la television solar; y no habrá clemencia para con ellos, porque ellos no la tuvieron para con la humanidad; se cumple en tales espíritus en prueba, la ley que ellos mismos pidieron a Dios, si es que llegasen a violar la ley del Padre; esta ley es la de ojo por ojo, y diente por diente; la geometría de un platillo volador, cumple leyes que la hacen un todo expansivo, con la dimensión que le toca entrar en contacto; en las leyes vivientes de Dios, las cosas se venían haciendo, en dimensiones microscópicas; en lo molecular se preparaban los destinos de cada uno; y lo molecular principia por sí mismo; principia por el principio de las propias sensaciones, que cada cual sintió y vivió en la prueba de la vida; tales sensaciones se proyectarán en la television solar, para el enjuiciamiento del espíritu; es así que la propia geometría de las propias sensaciones, hacen alianza geométrica é instantánea, con la television solar, salida de los elementos mismos; es así que todo lo oculto de sí mismo, se expresará en una television, que todo lo hablará; y todo lo oculto será del conocimiento de todos; la justicia de Dios, tiene un principio geométrico, que sale de lo más pequeñísimo que de cada cual salió; y lo más microscópico de sí mismo, fueron las sensaciones-ideas; una invisible geometría que sólo se dejó sentir y que nadie vió; en la television solar se verá y todos la verán; la geometría nace sensación y se expande en hechos que son también geométricos; los objetos que hace el hombre, forman un todo geométrico con la geometría mental; tal como los platillos voladores, forman un todo geométrico con los querubínes del Universo Expansivo Pensante; la geometría del propio hablar, hace alianzas con la geometría de la atmósfera; esta geometría que corresponde a la geometría hablada durante la prueba de la vida, también se verá y se oirá en la television solar; y todas las groserías que toda boca habló durante la prueba de la vida, los interesados y el mundo mismo, las verá de color negro; porque toda sensación que generó la mente, es de colores; a las groserías habladas, les corresponde el color negro; y toda grosería corresponde a puntaje de tinieblas; puntaje que divide y disminuye al puntaje celestial de la luz; la geometría estando como un todo en la microscópica molécula, participa también en el divino juicio de Dios; porque la propia criatura humana, pidió que la geometría estuviera en su propio todo; es por este pedido salido del libre albedrío del espíritu, es que el divino Juicio Final es geométrico, para con todos los actos que el espíritu pensante, realizó en la prueba de la vida; la geometría es la primera y es la última, en dar vida y en despedir a las vidas, cuando éstas lo piden a Dios.-



ALFA Y OMEGA