CONSTRUCCIÓN DE LOS PLATILLOS VOLADORES... CONTINUACIÓN.-

En la absorción de las ideas que todos han generado, por su paso por la Tierra, las ideas de los niños, son las únicas que no necesitan selección; por su contenido de magnetismo de inocencia; las ondas mentales de los niños, se van directamente al Reino de los Cielos; tal como se van los espíritus-niños; esta ley de justicia universal, es válida hasta los doce años de edad; pasado tan sólo un segundo ó menos de un segundo de este tiempo, el espíritu principia a cumplir, la ley del juicio final; por lo tanto, es más fácil que entre al Reino de los Cielos, un niño; a que pueda entrar un llamado adulto; esta desdicha se debe a que el extraño sistema de vida, que se dieron los hombres, no contenía la verdadera moral del divino Padre Jehova; el sistema de vida de los hombres del mundo de la prueba, no se inspiró en la psicología del divino evangelio del Creador; los hombres se inspiraron en las extrañas y desconocidas leyes del oro; los hombres se dividieron en sus propias ideas mentales; los tripulantes de los platillos voladores, tienen que separar las ideas, según la influencia magnética a que estuvo influenciado todo espíritu pensante, durante la prueba de la vida; unos más y otros menos, los espíritus dividieron su fruto; el premio ó fruto es completo, cuando el espíritu y sus propias ideas que generó durante la vida, entran al Reino de los Cielos; eso significa que tal espíritu, no conoció la división mental; por lo tanto no exsiste división viviente, que hable en el Reino de los Cielos, en contra del espíritu; la caída más común en los espíritus humanos, fué y aún es, la de situarse en defender una verdad, y dejarse influenciar por la contra-verdad; la contra-verdad es lo opuesto a la verdad; el drama humano nace junto con su propio sistema de vida elegido; al crear los hombres el llamado capitalismo, crearon su propia contra-verdad; crearon su propio demonio en la convivencia diaria; es por este erróneo camino, es que fué escrito para este mundo: No se puede servir a dos señores, porque la verdad es una; los dos señores a quienes se sirvieron, durante la prueba de la vida, se multiplicaron a muchos señores más; el dominio espíritual fué debilitándose, a medida que el extraño señor del oro, iba extendiendo su reinado, durante la prueba de la vida; los errores de los señores a quienes se sirvió, fueron transmitiéndose de padre a hijo y de generación en generación; hasta llegar al instante mismo del juicio final; el llamado capitalismo creado por el libre albedrío humano, es el autor del llorar y el crujir de dientes, de la humanidad; este extraño sistema de vida, que en sus extrañas leyes incluyó la desigualdad, es el único culpable de que toda idea mental humana, esté dividida; el extraño libertinaje que siempre caracterizó a esta extraña forma de vivir, hace aún más doloroso el juicio final; este extraño sistema de vida, no se preocupó jamás de la igualdad en el mundo; y defendió siempre al extraño libertinaje, llamándolo libertad; la libertad viviente, acusará a los que la desvirtuaron en la prueba de la vida; la verdadera libertad nace del propio evangelio del Padre Jehova; toda libertad que no vivió en la moral enseñada por el Padre, no es libertad; porque tales espíritus, se tomaron el extraño libertinaje de negar su divina moral; la moral de Dios está contenida en los divinos Mandamientos; la prueba de la vida consistía en practicarlos durante la vida; las ideas hijo, que tú ves a diario y en todo instante, son de colores porque cada sensación magnética que produce cada espíritu, es de color; colores tiene la materia y colores posee el espíritu en sus sensaciones; el color hizo divinas alianzas con los elementos de la materia, y con las virtudes de cada espíritu pensante, en el Reino de los Cielos; la igualdad nace en el preciso instante, en que el espíritu pide a Dios, conocer una determinada forma de vida; aunque las infinitas vidas, no sean iguales entre ellas, todas sin excepción alguna, pidieron al Padre Jehova, vivir en igualdad en el lejano planeta Tierra; esto se debe a que todo espíritu, tiene la tendencia natural, de imitar en lejanos planetas, lo que sus ojos ven y sienten en el Reino de los Cielos; como en el reino no exsiste ni se conoce la desigualdad, nadie pidió la desigualdad; como en el Reino de los Cielos, no exsiste la injusticia, nadie pidió la injusticia; nada injusto se pide a Dios; esta ley reveladora hace que el extraño y desconocido sistema de vida, salido de las extrañas leyes del oro, quede totalmente aislado del resto del Nuevo Mundo; y habrá hijo dos clases de carne en el juicio final; la carne mortal propia de las criaturas del mundo de la prueba; y la carne inmortal de los resucitados por el hijo de Dios; divino Padre Jehova, ¿cuándo será la resurrección de toda carne? Será hijo el año 2001; ¿es decir divino Padre Jehova, que al extraño capitalismo le queda poco reinado? Así es hijo; a este extraño sistema de vida le queda poquísimo; no alcanza a llegar al año 2000; ¡Que inmensa felicidad siento divino Padre Jehova! ¡por fín desaparece el yugo egoísta que hace de los hombres, verdaderos demonios! ¡que noticia más grandiosa para los humildes y sufridos de este planeta! Así es hijo; nada creado por los hombres, nada es eterno; continuemos hijo con los platillos voladores; así sea divino Padre Jehova; en el dibujo celeste se vé al platillo volador, rodeado por zonas de colores; son los fluídos magnéticos de los padres solares; sus vibraciones mentales se expresan a través de las moléculas; divino Padre Jehova, ¿que significa fluído? Fluído hijo, significa fuerza que pasa por sucesivas y microscópicas densidades; y al pasar por otras dimensiones, el platillo volador, está actuando también, en tales dimensiones; es ley solar; no es ley humana; porque la criatura humana, actúa solamente en un presente; su vibración magnética es demasiado microscópica; no puede sobrepasar su propio presente; para lograr lo que hacen los padres solares, la criatura humana tiene que volver a nacer de nuevo, infinitas veces; cada vida le representa una vibración magnética más; que sumadas en su conjunto, lo acercan a la jerarquía solar; y nacen en su espíritu, nuevos poderes; nuevo verbo; y en cada una de sus infinitas exsistencias, el espíritu conoce infinitos conceptos de Dios; lo de Dios hijo, no está limitado en nada; ¿comprendes ahora hijo, el por qué en cada exsistencia se conoce una sola forma de Dios? Lo estoy comprendiendo divino Padre Jehova; Así me gusta hijo; es por esta causa es que fué escrito: Quien no naciere de nuevo, no vé el reino de Dios; porque la respectiva creencia en la respectiva exsistencia, constituye un Reino de los Cielos; con sus macrocosmos, universos, galaxias, planetas y soles; el Reino de los Cielos, está infinitamente constituído, por otros reinos; haciendo todos, un sólo reino nomás; es la hermandad ó comunismo de los reinos de Dios; porque no exsistiendo en ellos, el egoísmo en ninguna forma imaginable, el amor es ley común en todos; y te diré hijo, que es más fácil que pueda volver a entrar al Reino de los Cielos, uno que en la prueba de la vida, pensó y obró en forma común; a que pueda entrar, uno que se dejó influenciar por un extraño libertinaje; salido de un extraño sistema de vida, que ni el interesado pidió al Padre; porque nada injusto se pide a Dios; ante esta ley principia en tu mundo, el llorar y crujir de dientes, de millones de libertinos de todas las categorías; que creyeron que jamás nunca, rendirían cuenta alguna, de sus inmoralidades; el descuento por libertinaje, es segundo por segundo, instante por instante; del total del tiempo que duró para el espíritu el extraño libertinaje; todo libertino tiene que calcular los segundos transcurridos durante el tiempo en que fué libertino; sé hijo que desde niño, ves en la televisión solar, que el mayor número de libertinos está en el llamado riquerío del mundo; porque en ellos está en mayor grado, la ilusión de la vida; el apego a lo efímero, a través de sensaciones cómodas; mientras más rico se fué en el extraño mundo, surgido de las extrañas leyes del oro, mayor fué la ilusión en lo efímero; mayormente el espíritu durmió; y mayor fué el alejamiento del Reino de los Cielos; la tragedia de todo rico, es que no entra ninguno de ellos, al Reino de los Cielos; ciertamente que el dinero no conduce a nadie al reino de Dios; más bién aleja a todo espíritu, que conoció su extraña influencia; las ideas hijo, poseen su cualidad y su calidad, frente a los divinos Mandamientos que le fueron dados a todo espíritu humano; la vibración numérica más elevada en mandato viviente, está en la divina moral, que contienen los Mandamientos del Padre Jehova; y de lo que pensó cada uno, instante por instante, en la prueba de la vida, está una microscópica vibración numérica; lo mayor juzja a lo menor, cuando lo menor pide vida de prueba; de lo mayor se sale y se aspira volver a lo mayor; lo mayor es fuego; lo menor es vibración tan pequeña, que los interesados aún no ven ni su propio fuego; cada idea que generó cada cual en la prueba de la vida, tiene una infinita división, dentro de la idea misma; porque la conciencia conoció la división; el espíritu no debió ni haber escuchado siquiera, la palabra división; porque hasta los oídos se quejarán al Padre, de haber escuchado algo que ni ellos pidieron; cada idea que recogen los platillos voladores, entristece a sus tripulantes; porque saben que ninguna idea dividida ni su creador que la generó, no vuelven a entrar al Reino de los Cielos; y de verdad te digo hijito, que aunque algún espíritu se haya dividido tan sólo en una molécula, ó en menos de una molécula, tampoco entra al Reino de los Cielos; al Reino de los Cielos se entra con la misma inocencia conque se salió; y la inocencia humana se mantendría inalterable, si los hombres no se hubiesen dado un sistema de vida egoísta; la gran hazaña del género humano, hubiera sido, que aún dentro de un inmoral e injusto sistema de vida, hubiera conservado su original inocencia; tal hazaña hijo, sería la suprema hazaña de todo espíritu; porque todos volverían a entrar al Reino de los Cielos; y el planeta Tierra, no tendría ni necesidad de un juicio final de parte de Dios; si tu mundo hijo, debe cumplir un divino juicio, los únicos culpables son los creadores y sustentadores del capitalismo; de estos espíritus acomplejados al oro, salió el más grande drama de la humanidad; porque no exsiste mayor tragedia en el espíritu, que la de saber que no se volverá a entrar, al lugar de donde se salió; esto equivale para los espíritus, ser errantes por siglos y siglos; sin encontrar su propio destino; del capitalismo salió el llorar y crujir de dientes que se cierne sobre este mundo de prueba; por culpa del capitalismo, las ideas de cada uno, tienen que ser juzjadas; de a una por una; a partir de los doce años de edad; ciertamente que la sal del capitalismo es amarga; ilusiona, entusiasma, dá placeres; más, no dá la vida eterna que se vive en el Reino de los Cielos; las ideas según su cualidad y calidad que le dió el espíritu, en el instante de pensar, es su jerarquía en la eternidad; el abandono mental a nada conduce; es una irreparable pérdida de tiempo en la evolución del espíritu; el abandono mental, nadie lo pidió en el Reino de los Cielos; y si la humanidad tiene conocimiento de la exsistencia de lo que es el abandono mental, se debe a los mismos que se dejaron influenciar por el extraño abandono mental; todos pidieron y prometieron a Dios, oponer resistencia mental al mal; en cualesquiera de sus formas; el abandono mental, es una de las formas del mal; más, los que crearon el extraño capitalismo, no escrito en el Reino de los Cielos, pagan tres cuartas partes de esta extraña tiniebla; porque los tales no se definieron en un determinado concepto de Dios; los creadores del extraño capitalismo, con tan extraña psicología, precipitaron en millones de seres, el extraño abandono mental; esto constituirá el más grande drama para con los que idearon, tan extraño y desconcertante sistema de vida; y te adelanto hijo, que del total del juicio final, tres cuartas partes de él, lo pagan los grandes señores que crearon el llamado capitalismo; y un cuarto lo pagan todos los que fueron obligados, a vivir en un extraño sistema de vida, que en sus extrañas leyes, incluyó la desigualdad; este cuarto representa el ángulo recto de 90° del Hijo Primogénito; un círculo Omega dividido por cuatro; ya te explicaré hijo en futuros rollos, el significado que tiene para la Tierra, el círculo Omega y el ángulo recto de 90°; así sea divino Padre Jehova; si la humanidad que pidió la prueba de la vida, no hubiese sido obligada a vivir un injusto sistema de vida que no pidió, todos los seres humanos tendrían que pagar todos sus pecados; más, como el extraño capitalismo incluyó la fuerza, es que todo pecador de este extraño mundo, paga sólo un cuarto del todo de sus tinieblas; sé hijo que piensas en el concepto de la fuerza; así es divino Padre Jehova; me refiero hijo a las llamadas fuerzas armadas; ¿no están las llamadas fuerzas armadas, extendidas por todo el planeta? Para nuestra verguenza, así es divino Padre Jehova; dices bién hijo; porque nadie de este mundo pidió a Dios, emplear la fuerza contra otro; todos sin excepción alguna, pidieron leyes de amor; el llamado militarismo no es árbol plantado por el divino Padre Jehova; y de raíz será arrancado de la evolución humana; sé hijo que desde niño, sabías esta verdad; ninguno que fué militar en la prueba de la vida, ninguno a vuelto a entrar al Reino de los Cielos; ni ninguno entrará; lo prometido a Dios, se cumple ó no se cumple; y el espíritu es ó nó es premiado; no se puede servir a dos señores y decir que sólo se sirve a uno; ó se sirvió al Señor de la luz, ó se sirvió al señor del militarismo de la tinieblas; los que hicieron ambas cosas, dividieron su fruto espíritual; y ninguno que se dividió así mismo, en la prueba de la vida, ninguno vuelve a entrar al Reino de los Cielos; es más fácil hijo, que entre al reino, uno que no hizo el llamado servicio militar, en la prueba de la vida; a que pueda entrar, uno que conoció y experimentó tan extraña tiniebla; el llamado militarismo nó está escrito en el divino evangelio del Padre Jehova; de verdad te digo hijo, que todo lo extraño a lo enseñado por el divino Padre, nada quedará de ello; es por ello es que le fué anunciado al mundo de la prueba, un Nuevo Mundo; este Nuevo Mundo excluye en sus nuevas leyes, lo que no estaba escrito en el divino evangelio del Padre Jehova; esto se llama en el Reino de los Cielos, cortar de raíz; serán cortados todos los extraños conocimientos, del extraño mundo, surgido de las extrañas leyes del oro; serán cortadas extrañas costumbres del mundo de la prueba; este mundo será llamado por las generaciones venideras, el mundo de los acomplejados; que fueron esclavos de un extraño poder, salido de la posesión del oro; las ideas hijo que tú ves en todos, se magnetizan con el propio pensar del espíritu; según la intención de cada uno, en el instante de pensar, así es el color de la magnetización en la idea; mientras más malo se fué durante la vida, más oscuras son el color de las ideas; lo oscuro en las ideas, es tiniebla por nacer; puesto que de la microscópica idea, surgirá un futuro y colosal planeta; la magnetización interior de cada uno, debió haber sido siempre de color dorado; este color representa los futuros planetas de luz; y su propia variación en su color, representará infinitas jerarquías de luz; lo que equivale a infinitas clases de mundos de la luz; igual ley cumple el color oscuro de la tinieblas; según su variación en el momento de pensar y de generar ideas, es que todo malo genera futuros planetas-infiernos; hijo ¿qué deduces de todo esto? deduzco divino Padre Jehova, que tanto la luz como las tinieblas, son infinitamente expansivas; así es hijo; pero divino Padre Jehova, ¿quién creó las tinieblas? ¡Que pregunta hijo! te lo explicaré: ciertamente que el Dios viviente, no creó las tinieblas; porque el Creador no destruye su propia divina obra; las tinieblas hijo surgieron de hijos mayores de la creación; exsistiendo todo lo imaginable en el Padre, es que muchas criaturas, que teniendo una ciencia de poder ya ganada, desafían y se rebelan al divino Padre; esto te enseña hijo, que los hijos más perfectos de la creación del Padre, son imperfectos delante de Dios; porque siempre pierden; entre los infinitos hijos del cosmos, que se han rebelado contra su Dios, está el llamado satanás de tu planeta Tierra; como bién lo sabes, satanás fué en su principio un ángel de sublime belleza y poder; su propio verbo creador era el primero después del Padre Jehova; y este ángel de luz, se tentó en su propio poder; esto es ángel caído; el número de los ángeles caídos, escapa a todo cálculo mental humano; es tan infinito este número, que el llamado satanás de tu mundo, nadie lo conoce en el universo; esto enseña que tal como la luz, las tinieblas poseen jerarquías del mal infinita; exsiste en el universo, una infinita lucha filosófica entre poderes de la luz y poderes de las tinieblas; lo que sucede en tu planeta Tierra, es una réplica microscópica de lo que sucede en el universo; porque en la Tierra que estás, se baten la luz y las tinieblas; se baten lo bueno con lo malo; y justamente en un instante dado y en el desarrollo de esta lucha, se hace presente en la Tierra, el juicio final; el juicio final principia con el juicio intelectual; seguido del juicio físico ó del fuego solar; hasta el último instante del propio juicio, el divino Padre advierte a sus criaturas; porque todos pidieron ser advertidos, en todos los instantes de la vida; divino Padre Jehova, ¿por qué tuvo que ser así la forma del divino juicio final? Te lo explicaré hijo: Cuando se pide a Dios, conocer una determinada forma de vida, se pide también el juicio de Dios; toda vida es un juicio; y todo juicio es vida; porque después del veredicto del juicio, el espíritu tiene nuevo destino en su propia vida; el juicio final que pidió la humanidad, lo pidió con conocimiento de causa; es decir, que todos pidieron que se les explicara, el orígen y causa de todas las cosas; el juicio intelectual explica tal orígen y tales causas; y como la causa de Dios no tiene límites, es que la explicación de como fueron hechas todas las cosas, tampoco tiene fín; el juicio intelectual de Dios, explica todas las leyes de la creación; de las que hubieron, hay y habrán; si mi creación hijo, no tiene fín, la explicación tampoco tiene fín; creación y explicación marchan paralelas en el conocimiento; porque hasta la molécula y la virtud, tienen algo que expresar en sus respectivas leyes; lo invisible tiene tanto derecho a expresarse, en sus leyes de invisible, como lo tiene lo visible, en las propias; nadie es menos delante de Dios; ni lo invisible ni lo visible; las ideas que reogen las naves plateadas en el espacio, dan lugar a un hecho, que se transmite de nave a nave, de mundo en mundo, de sol a sol; la comunicación telepática entre los padres solares, no tiene límites; las ideas recogidas por los platillos voladores, tiene infinito interés en el resto del universo; porque cada idea generada, corresponde a universos de la misma filosofía de la idea; porque nadie es único en su pensar; ya otros habían pensado como el que pensó en su actual presente; he aquí hijo, una de las consecuencias inevitables de la eterna expansión del universo; desde lejanos mundos, soles, galaxias, observan como tú lo vienes viendo desde niño, de como se revelan las ideas dentro de los platillos voladores; porque cada idea semejante en filosofía a la de ellos, engrandece el reino expansivo de sus filosofías planetarias; y ellos miran a sus ideas iguales, como un algo que les pertenece; aquí nace hijo, la ley de que las tinieblas reclaman a las tinieblas; reclaman a quien ó quienes pensaron como ellos, en un lejano planeta de prueba; y la luz tiene igual derecho; he aquí hijo, la herencia y el derecho galáctico; he aquí la suprema razón por la cual se enseñó, que no se podía servir a dos señores; porque según la magnetización de tal pensar, la idea y el que generó tal idea, es reclamado por la luz y por las tinieblas; se divide y no entra a su propio lugar de orígen; a quien lo reclaman desde lejanos puntos del cosmos, tiene dificultad para volver a entrar al Reino de los Cielos; es problema de la conciencia del espíritu; y quien tiene problemas de conciencia, no posee la suficiente inocencia, como para entrar al Reino de los Cielos; al lugar en donde le fué dada la vida humana; el universo expansivo pensante es el único universo, en que están todos los universos imaginados; en el proceso solar de separación de ideas, en los platillos voladores, ocurren reencarnaciones instantáneas; porque las ideas poseen también un libre albedrío tal como lo posee el espíritu; las ideas magnetizadas con la influencia que recibieron de su creador, piden a los padres solares, destino por influencia ó por inclinación de tal ó cual sensación; las tripulaciones de los platillos voladores, tienen la suficiente capacidad mental-solar, como para comprender tal ó cual sensación pensante contenida en la idea; porque ellos ya han vivido tales sensaciones; y cuando no comprenden tal ó cual sensación, de tal ó cual idea, ellos acuden a las jerarquías solares más elevadas en poder; esto es, las más antiguas, las que más han vivido en el universo; porque los padres solares, también se imponen pruebas solares; tal como la humanidad pidió pruebas humanas; lo de arriba es igual a lo de abajo, en sus respectivas leyes; la jerarquía solar en el respectivo poder de cada uno, no tiene fín; y todas llegan hasta el Padre Jehova; las consultas entre ellos, dá lugar a un grandioso ceremonial celeste; en los más elevados, después del Padre Jehova, prima la sencillez y la humildad; y siendo ellos humildes como el Cordero, poseen a la vez, un poder creador sencillamente aterrador; son creadores de universos y de soles, en la más microscópica unidad de tiempo; más, el Padre Jehova los eclipsa a todos; porque lo del Padre, estaba antes que ellos; es decir que el divino Padre es único; es el único que no tiene ni principio ni fín; los padres solares, incluyendo a los hijos-soles primogénitos, tienen un principio; aunque la mente humana de infinitos planetas Tierras, no sean capaces de medir ó de calcular tal antiguedad; las ideas físicas son aumentadas en grado prodigioso, en los platillos voladores; allí los padres solares ven y oyen a quienes les niegan en la prueba de la vida; incluso ven y conocen a quienes los ridiculizan, en sus conversaciones diarias; ellos están acostumbrados a estas ingratitudes y falta de respeto; pues lo vienen experimentando de planeta en planeta; esta característica ingrata, es más acentuada en los planetas de prueba, como lo es la Tierra; ellos se entristecen, nó por ellos; sino, por los que se tomaron el extraño libertinaje de juzjar lo que no conocen; y esta tristeza es mayor con respecto a la criatura humana; pues la humanidad los pidió; pidió verlos durante la prueba de la vida; la humanidad pidió señales en los cielos; tal como está escrito en el divino evangelio del Padre Jehova; cuando las ideas recogidas en el espacio, reconocen a los padres solares, reaccionan de infinitas maneras; según sean las características de la individualidad pensante, de que procedan; la mayor de las veces, lloran; y lo hacen con tal sentimiento, que los padres solares también lloran y este dolor se expande de mundo en mundo, dentro de los universos de los sentimientos; y cuando las ideas se expresan en alegría, los padres solares también se alegran, y esta alegría se expande a los universos de la alegría; y llega hasta el mismo Reino de los Cielos; porque la alegría es la filosofía única y normal del reino de Dios; en el Reino de los Cielos, no se conoce el dolor en ninguna forma imaginable; por algo se le llama la gloria de Dios; según sea la forma de expresarse de la idea, en presencia de los padres solares, es la ley que se expande en el todo sobre el todo; cada virtud, cada sensación, cada molécula, pone en movimiento a infinitas leyes, que no cesarán jamás de expandirse por el universo; las ideas que por principio original tuvieron un divino mandato en el instante mismo de la reencarnación del espíritu, se confunden ante el destino que les ofrecen otras jerarquías, que poseen otros verbos creadores; porque toda idea busca su lugar de orígen; tal como lo buscaría el espíritu; y no encontrándolo, la idea se desespera; tal como se desesperaría un espíritu; he aquí hijo que la terrible causa, está en la psicología de vida, conque fué influenciada la criatura pensante; tal como pensó en la prueba de la vida, es lo que encuentra fuera de la Tierra; la humanidad de esta Tierra, conoció extrañas psicologías; menos la verdadera; no conoció la psicología del evangelio del Padre, hecha sistema de vida; lo que conoció este mundo, fué una extraña psicología en una extraña forma de vivir, salida de las extrañas leyes del oro; he aquí hijo, el extraño magnetismo, conque fueron influenciadas todas las ideas, de todas las criaturas, de la humanidad entera; en los platillos voladores este extraño magnetismo, es estudiado como una ley de las tinieblas; pues de todos los magnetismos sentidos por el espíritu humano, el magnetismo del egoísmo, no lo pidió; los tripulantes de los platillos voladores aprenden leyes de libres albedríos de espíritus, que pidieron conocer una forma de vida; las ideas generadas por los seres humanos, son para ellos, estudios fascinantes que los armonizan con la cualidad y la calidad, de las reencarnaciones pedidas por los humanos; este estudio solar, viene efectuándose desde el principio de la Tierra; cuando aún los ángeles Adán y Eva, no pedían reencarnación humana; cuando la Tierra tenía el tamaño de una cabeza de alfiler; cuando venía emergiendo desde lo invisible a lo visible; al interpretar las ideas humanas, los tripulantes de los platillos voladores, saben la clase de progreso que a hecho el género humano a través de los siglos; lo saben sin tener que visitar la Tierra para ello; cuentan además con la maravillosa televisión solar ó universal; en esta televisión, ellos ven el nacimiento, desarrollo y agonía de los mundos; de los que hubieron, hay y habrán; divino Padre Jehova, ¿quieres decir que la televisión solar de los platillos voladores, es también profética? Así es hijo; el poder televisivo en estas naves, es proporcional al divino verbo, de los padres solares; a mayor poder de verbo, mayor alcance en el infinito, tiene la televisión solar en el Padre Solar; sucede a menudo que determinado Padre Solar, visita una nave solar; su presencia se hace de infinitas maneras; mueve sorpresivamente a la nave, se aparece instantáneamente en el televisor solar, ó hace mover sus controles, sin dejarse ver; los tripulantes de los platillos voladores, están acostumbrados a tales visitas; para ellos es una felicidad inaudita el recibir tales visitas; ello representa la divina presencia de Dios; porque la Trinidad Solar posee sensaciones comunes, conservando sus libres albedríos; es el comunismo Trino en la Revelación hecha visita; sucede hijo, que en infinitas naves celestiales, sus tripulantes se imponen leyes de prueba; propias de la jerarquía solar; y entre infinitas pruebas, están las visitas de jerarquías solares desconocidas; porque nadie en el universo lo sabe todo; sólo el Padre Jehova lo sabe; y la búsqueda por saber quien es el divino Padre, es búsqueda que a todos sin excepción alguna, fascina; tan infinita es esta búsqueda, que ella a dado orígen a los universos materiales; y ocurre que en infinitas naves celestes, tales visitas solares, están escritas en libres, sobres sellados y en grabaciones moleculares; los medios para hacer cumplir sus propias pruebas, son infinitas en los padres solares; sus propios anuncios proféticos, los guardan por siglos y siglos; no olvides hijo, que estas naves son eternas; desaparecen universos de planetas, y ellas continúan en el cosmos; divino Padre Jehova, por lo que me explicas, y por lo que veo en todo instante, es algo parecido a lo que sucede en la Tierra; así es hijo; lo de arriba es igual a lo de abajo; lo que cambia es la jerarquía; los sucesos que se viven en la Tierra, se viven también en otros infinitos lugares del universo, cumpliéndose en ellos, otras infinitas leyes; tales leyes que corresponden a un suceso, son expansivas y no cesarán jamás de expresarse en el infinito; la continuidad de las ideas que constituyen los sucesos, es tan expansiva como los planetas; los padres solares saben inauditas historias, en que las ideas que están llegando al platillo volador, son una microscópica parte de tales historias; esto se debe a que todo espíritu humano a exsistido otras veces; su espíritu a estado unido a otros magnetismos que correspondieron a otras exsistencias en otros mundos; si se enseñó hijo, que lo de Dios es infinito, el principio que cada cual, por la cual está en la Tierra, no es único; nadie es único; sólo el Padre lo es; por lo tanto los que en la prueba de la vida, se encerraron en su propio concepto, no reconocieron con tal actitud, el infinito de Dios; limitaron a Dios y se limitaron ellos mismos; y ninguno que se limitó en sí mismo, ninguno volverá a entrar al Reino de los Cielos; esta limitación mental de sí mismo y expresadas en sus propios conceptos, que cada cual tuvo en la prueba de la vida, es lo que se llama roca en el Reino de los Cielos; sé hijito que esta palabra bíblica de roca, y su significado, tu lo sabías desde niño; así es divino Padre Jehova, por tu divina gracia, sé que roca significa egoísmo mental, en todas las formas de fé; así es hijo; el divino Padre se adelanta a las futuras acciones de sus hijos; a sus futuras maneras de pensar; y advierte en la palabra misma, el cuidado que debe tener la criatura, que pidió una prueba de vida, es así que el Hijo Primogénito dijo a los presentes del mundo antiguo: Sobre esta roca construiré mi iglesia; porque sabía y veía la violencia, las persecuciones, las intrigas, las inquisiciones, de todo un futuro que tenía que cumplirse; ciertamente que cuando Él dijo tales palabras, Él no pensaba en una iglesia dividida; porque Él mismo había enseñado, que sólo satanás divide que satanás cae hundiéndose el mismo.-



ALFA Y OMEGA