COMO SE HIZO LA ENCARNACIÓN HUMANA EN LOS SOLES ALFA Y OMEGA; LAS LÍNEAS ALFA DEL CEREBRO HUMANO; COMO SE FORMAN LOS ESPÍRITUS EN EL MACROCOSMO; LA VIDA ES UNA CADENA QUE PASA DE SOL A SOL; NADIE TIENE FÍN PORQUE TODO SALIÓ DE UN PADRE ETERNO.-

Sí hijito; el principio de cada individualidad salió del fuego de los soles Alfa y Omega; la electricidad que cada uno siente en su cuerpo físico, proviene de un magnetismo que se originó en los lejanos soles; la Encarnación es una saturación magnética, cuyas líneas alfa fueron madurando hasta convertirse en células; Líneas Alfa significa principio geométrico; la encarnación es el fruto amoroso de los soles; el microcosmo es familia infante del macrocosmo; siendo todo el universo familiar, se dice que lo de arriba es igual a lo de abajo; la encarnación es una en toda la eternidad; es el principio celestial; la reencarnación es infinita por su número; la reencarnación no cesará jamás; el mundo tiene que saber distinguir lo que es encarnación y lo que es reencarnación; se encarna una sola vez; y se reencarna infinitas veces; la reencarnación es la sucesión eterna de las existencias; es por ello que fué escrito: Hay que nacer de nuevo, para ver el reino de Dios; porque en cada exsistencia se tiene una microscópica imagen del Padre; y como el Padre es infinito, se pide existencias para comprenderle, por siempre jamás; la encarnación es solar; es decir que el lugar en donde se nació como espíritu, es fuego viviente; vuestra carne es la herencia de los amores solares; hay amor arriba y amor abajo; porque lo del Padre nó tiene fín; sé hijito que desde pequeño, vienes viendo las encarnaciones de los lejanos soles; así es divino Padre Jehova, por tu divina gracia; he visto como en los lejanos soles, exsisten multitudes de criaturas pensantes; veo enormes ciudades; me doy cuenta que lo de arriba es igual a lo de abajo; veo que las muchedumbres solares, oscurecen a otros soles; son como los granos de arenas que contiene un desierto; así es hijito; esas muchedumbres son los divinos querubínes solares; en las escrituras del Padre están sus nombres; más, ahora el mundo los conocerá; los querubínes solares, son líneas magnéticas solares vivientes; ellos gobiernan los universos; y no exsiste molécula ó partículas menores, que no sean subordinadas al divino querubín; el querubín es lo más microscópico que la mente humana puede imaginar; es tan microscópico el divino querubín, que ningún instrumento hecho por la ciencia terrestre, lo verá jamás; solo verán los hombres sus efectos; por medio de los querubínes solares, obró en este mundo, mi Hijo Primogénito; a su divina obra, el mundo le llamó milagro; porque el mundo desconocía y aún desconoce las leyes celestiales que rigen en los mundos materiales; siendo la Revelación una ley salida del Padre, es la misma Revelación, luz del mundo; porque habiéndolo creado todo el Padre, creó también los misterios; porque la humanidad pidió conocer lo que no conocía; el misterio pidió tiempo para exponer su filosofía al mundo; tal como lo pidieron todas las virtudes del espíritu y el espíritu mismo; todo tiempo humano, no es eterno; llega un instante en que le llega su término; es así que ahora se sabrán todas las causas que sienten todas las individualidades; de verdad os digo, que el saber la causa de la vida misma, cuesta un Juicio Final; porque así lo pidió cada uno de vosotros, al Padre en los soles Alfa y Omega; la encarnación es una ley universal; lo del Padre no tiene fín; para juzgar la obra del Padre, el mayor obstáculo es vuestra imperfección; porque sóis una microscópica parte de su divina imagen.-



Sí hijito; la Encarnación es un divino proceso magnético; bién podría llamarse saturación magnética; por cada exsistencia corresponde una saturación magnética; y en tal saturación están contenidos todos los hechos y sucesos de una individualidad viviente; la saturación magnética es el todo sobre el todo de la criatura; la individualidad nace de fuego solar; la cualidad y la calidad de toda individualidad, no se repiten jamás; porque en todo instante están variando las individualidades de los soles; una individualidad solar, es como una lumbrera; de ella nacen líneas magnéticas que contienen todo gérmen de vida; todos los soles del universo, están unidos al Padre Jehova; esta unión es por medio de los cordones solares; esta divina revelación la sabía la dinastía faraónica; sus malditos ornamentos representaban la línea solar; estos demonios que violaron las leyes del Padre, tenían un profundo conocimiento de la Trinidad Solar; la forma geométrica de sus pirámides, era un símbolo de los lejanos soles; el Padre Jehova los sacó de la Tierra, porque crearon la primera esclavitud; lo que fué imitado por la cimiente humana; en el dibujo celeste se ven los soles Alfa y Omega; el sol Alfa representa el signo masculino de la creación; el sol Omega representa el signo femenino de la creación; Alfa es el principio ó parte activa; porque Alfa enamoró a Omega; Omega es pasivo; Alfa y Omega marcan el principio de la vida humana; esta divina revelación fué expresada por el Hijo Primogénito: Soy el Alfa y la Omega; el principio y el fin; de verdad os digo, que todo principio de vida planetaria, está en infinitos lugares del universo; porque lo del Padre no tiene límite en nada; y si exsiste límite, éste es relativo y a sido también creado por el Padre; toda encarnación dá lugar a infinitas saturaciones llamadas Reencarnaciones; exsisten reencarnaciones invisibles y visibles; la vuestra salió de lo invisible a lo visible; de lo microscópico a lo macroscópico; esta ley es universal; quien no empezó como microbio, nunca llega a ser grande en el Reino de los Cielos; el punto de partida es para todas las criaturas del universo el mismo; la igualdad enseñada por el Padre, empieza a cumplirse desde el mismo instante en que se es creado; esta igualdad que nace con la vida misma, debe conservarse siempre en las infinitas vidas que pedirá todo espíritu; cada reencarnación es un nacer de nuevo; cuando las criaturas de cualquier forma de vida, se alejan de la Igualdad del Padre, quedan sujetas a juicios divinos; en vuestro mundo ocurrió que la humanidad fué obligada a alejarse de la igualdad del Padre; porque le impusieron un sistema de vida, con apoyo de la fuerza; le impusieron un extraño sistema de vida basado en el oro; un sistema de vida que nadie pidió en el Reino de los Cielos; vuestro sistema de vida que llamáis capitalismo, no se conoce en el Reino de los Cielos; ni se conoce ninguna forma de explotación; de verdad os digo, que todos los que vivieron el sistema de vida basado en las leyes del oro, no entrarán al Reino de los Cielos; porque vuestra mente vió la inmoralidad; inmoralidad que jamás debió de haber sido conocida por espíritu alguno; es más fácil que entre al Reino de los Cielos, uno que jamás conoció la inmoralidad, a uno que tan sólo oyó hablar de ella; he aquí el llorar y crujir de dientes, de un mundo que salió de hombres y nó del Padre; porque al Padre no le tomaron en cuenta; muchos siglos atrás un grupo de ambiciosos creó el llamado capitalismo; nó se acordaron del Creador; no consultaron sus escrituras; y eso constituyó el error más grande cometido en este mundo; porque ni ellos ni los que los siguieron, entrarán al Reino de lo Cielos; ninguna criatura de las que participaron de este mundo, a entrado al Reino de los Cielos; los culpables son los espíritus ambiciosos que inventaron el sistema de medir todo mérito con el metro del oro; estos demonios que inventaron el capitalismo, hacen que las reencarnaciones futuras de los espíritus, sean dolorosas; porque los dividen; todo espíritu dividido en su inocencia, no entra al Reino de los Cielos; sólo satanás divide y se divide así mismo; satanás divide para que ninguno entre en la gloria del Padre; he aquí que el demonio de vuestro mundo hecho sistema de vida; he aquí el gran ilusionador que confunde a los espíritus; he aquí al demonio entre vosotros mismos; la encarnación no conoció al demonio; porque todos fuísteis creados en inocencia; cuando el espíritu comienza a probar formas de vida, conoce el mal en su paso por los mundos; las tinieblas son consecuencias de las rebeldías de los hijos; tarde ó temprano todo espíritu las vence; porque a medida que se nace en la eternidad, mayor experiencia logran los espíritus; mejor comprenden el bién y el mal; el mal es un reino; la luz otro reino; el mal y la luz son probados por el Padre; porque antes que hubiera tiniebla y hubiera luz, primero estaba el Padre; luz y tinieblas luchan en el instante en que deben de luchar; ni luz ni tinieblas, escapan a su propia transformación; porque luz y tinieblas están subordinados eternamente al Padre; luz y tinieblas reencarnan y multiplican su herencia; luz y tinieblas poseen sus propias leyes; luz y tinieblas son anulados cuando el divino Padre Jehova lo determina; luz y tinieblas son transformables en sí mismos; la luz se hace tinieblas y las tinieblas luz; el que viola la ley del bién, se pasa al mal; pasa a servir a otro señor; y pasando a servir a otro señor, el espíritu se divide; y no entra al lugar de donde salió; de verdad os digo, que toda violación a la ley del Padre, por microscópica que sea, se paga en vidas que deben cumplirse en lejanos planetas y fuera del Reino de los Cielos; aunque la violación a su ley, haya sido de tan sólo un segundo ó menos de un segundo; ó simplemente un pensamiento malo; de verdad os digo, que los espíritus van acumulando sus deudas y sus méritos a medida que nacen; a medida que van conociendo nuevas formas de vida; en este caso, las reencarnaciones se llevan a efecto fuera del Reino de los Cielos; porque en todo y para todos, hay una justicia; nadie es desheredado; porque exsiste la divina esperanza viviente que aboga en el reino del Padre, por todos los arrepentidos de corazón; todas las virtudes que tuvo vuestro espíritu, tienen en el reino, la virtud padre ó virtud mayor; grandes son en el Reino de los Cielos; porque obran en nombre del divino Padre Jehova; sus divinos poderes nó tienen igual después del Padre; son ellas las divinas virtudes, los padres solares; los hijos mayores del Eterno; tal como lo es Cristo; Hijo Primogénito que ya está en el mundo brillando como un sol de sabiduría; las encarnaciones no cesan jamás; ellas son tan expansivas como el universo mismo; sé hijito que estás impaciente por saber más de las reencarnaciones; todo conocimiento viene al mundo en el instante que debe de venir; porque todo se pide en el Reino de los Cielos; tú pedíste el divino orden de cada rollo de la Ciencia Celeste; cada letra, cada sílaba y cada frase conversan con los espíritus; en el reino del Padre todo es viviente; cada letra y cada expresión pidió forma, espacio, tiempo y filosofía; para reencarnar en un instante dado, en las líneas Alfa del cerebro humano; todo acontecimiento que en todo instante sucede en una individualidad, cumple esta ley; sóis una reencarnación de un pasado con interrumpido proceso de invisibles reencarnaciones; cada sentimiento, cada pesar, cada estado mental, es una microscópica reencarnación; en la que vuestro espíritu, sólo siente y no vé; porque hasta en lo más microscópico de vuestro ser, está el olvido momentáneo de vuestro pasado; la cualidad y la calidad de vuestro pedido de vida, así lo quiso.-

ALFA Y OMEGA