COMO NACE UN PLANETA.- DICTADO POR ESCRITURA TELEPÁTICA POR EL DIVINO PADRE JEHOVA.-

Te dictaré hijo, de como nace un planeta; como ves en tu mente, el nacimiento de los planetas ocurre en los soles; así lo veo por tu divina gracia, Padre Jehova; veo que los soles poseen vida; así es hijo; es por esto que mi divino evangelio enseña que lo de arriba es igual a lo de abajo; es decir hay vida en el planeta en que estás y vida en los soles, que arriba están; ¿qué más ves hijo? veo que las madres solares se rodean de multitudes de querubínes; son hijo, multitudes venidas de incontables galaxias del macro; divino Padre Jehova, ¿qué son los querubínes y el macro? el macrocosmo es el mismo Reino de los Cielos, de que habla mi divino evangelio en la Tierra; el macro no tiene límites; ni sus planetas ni sus criaturas poseen límite; allí todos son gigantes; te lo mostraré en Television Solar; ¡oh! ¡que inmensa criatura! ¡traspasa las nubes, y juega con ellas, como si jugara con algodón! pero ¿qué veo? ¿se achica? así es hijo; te diré que en el macrocosmo llamado Reino de los Cielos, sus criaturas celestiales cumplen leyes que no las cumplen los seres humanos; porque en tu planeta Tierra, los seres humanos fueron puestos, solamente como una prueba; quiero decirte que sólo seguirán siendo humanos, los que no perdieron en la prueba de la vida; es decir, los que no violaron la divina ley de Dios, durante la vida; divino Padre Jehova, ¿qué será entonces de los que perdieron en la prueba de la vida? ellos podrán pedir a Dios, otras formas de vida; porque el Eterno es infinito; como El es infinito, El ofrece existencias ilimitadas en número, para que sus hijos se perfeccionen; ¿no fué enseñado acaso en tu mundo, que Dios no tiene límites en poder? así es divino Padre Jehova; a los que violaron la divina ley de Dios, no se les tendrá confianza en el divino juicio de Dios; y al no tenerles confianza, el hijo de Dios no tendrá divina voluntad, para resucitarlos; entonces, divino Padre Jehova, ¿no sólo tenemos una sola vida? así es hijo; ¿por qué crees que fué escrito en mi divino evangelio: Todo espíritu nace de nuevo, para volver a conocer vida nueva? ahora comprendo divino Padre Jehova; ¿y la divina parábola que dice: Quien no naciere de nuevo, no ve el Reino de Dios? es lo mismo hijo; esta última parábola, te la explicaré de la siguiente manera: imagínate que un espíritu ha vivido, pongamos por ejemplo, un trillón de existencias, en un trillón de planetas; tal espíritu, en ese número de existencias, conoció un trillón de conceptos de Dios, y es el mismo Dios; ¡que maravilloso divino Padre Jehova! pero más me maravilla, la divina y asombrosa sencillez, conque me explicas las causas desconocidas; es que el Eterno empleando la más sencilla de las psicologías, que mente humana pueda imaginar, explica lo más difícil; porque nada es imposible para Dios; continuando con la descripción de lo que ves, te diré que los divinos querubínes son jerarquías magnéticas y vivientes, en el universo expansivo pensante del divino Padre Jehova; el querubín, cuyo nombre significa: querer llegar a ser, representa la unidad magnética, más microscopica de la Creación; el divino querubín es tan microscópico, que una molécula es a su lado, como un planeta gigante; divino Padre Jehova, nosotros los humanos, ¿podemos ver a los querubínes? no hijo; porque los querubínes, cumplen ley solar; la ley humana tiene que evolucionar infinitamente más, para poder ver y comprender al querubín; en mi divino evangelio se les menciona, más, no se explica su ciencia; ¿por qué no se explica divino Padre Jehova? la razón hijo, es muy sencilla; la psicología de mi divino evangelio, es psicología de prueba; así lo pidió el libre albedrío de los espíritus humanos a Dios; sucedió que cuando los espíritus humanos, decidieron conocer una forma de vida que no conocían, pidieron ser probados en la vida humana, principiando por las divinas escrituras; y el Eterno se los concedió; porque te diré hijo, que cada sensación ó virtud, que cada individualidad humana posee, fué pedida a Dios, porque el espíritu no las conocía; es por esto que mi divino evangelio dice: Todo espíritu es probado; como igualmente dice: la prueba de la vida; en otras palabras, la prueba de la vida que los espíritus humanos pidieron a Dios, es molecular; veo que estás asombrado hijo; así es divino Padre Jehova; así ocurre siempre, cuando el Eterno haciendo uso de su divino libre albedrío, decide dar luz de conocimiento, a alguno de sus planetas, siempre causa asombro, en las criaturas del respectivo planeta; lo molecular de que te hablo, corresponde al divino juicio por sobre todas las cosas, que las criaturas humanas pidieron a Dios; ¿pidieron divino Padre Jehova? así es hijo; puesto que el pedido fué molecular, el propio pedir se reduce a pedido-sensación-molécula; el hablar que son ondas audibles, su composición es a base de moléculas sonoras; las moléculas de que están compuestos los pedidos mentales ante Dios, el espíritu humano no los conocía; los espíritus querían vivir sensaciones desconocidas, que correspondían a planeta también desconocido; ahora comprendo divino Padre Jehova, el término molecular en los pedidos de vida, de tus espíritus; continuando hijo con los divinos querubínes, te diré que todo cuanto te rodea, está compuesto de querubínes; así tenemos los querubínes de las aguas, los querubínes de los océanos, los querubínes de la tierra, los querubínes de las rocas, los querubínes de la atmósfera, los querubínes de la gravedad, los querubínes de la densidad, los querubínes de la luz, los querubínes de la carne, los querubínes de la sangre, los querubínes de las ideas, los querubínes de los cabellos, los querubínes de los excrementos etc. etc.; lo conocido y lo desconocido está compuesto de querubínes; es así que por intermedio de los divinos querubínes, actuó mi Hijo Primogénito; cuando El calmaba los vientos, el mandaba amorosamente y mentalmente, a los querubínes de los vientos; cuando transformó el agua en vino, El mandaba a los querubínes de los líquidos; cuando resucitó a Lázaro, mandó a los querubínes de la vida; y cuando El decía: Voy al Padre, El empleaba a los querubínes de la telepatía; y cuando El expirando en la cruz dijo: Padre Padre, ¿por qué me has abandonado? allí en ese sublime instante, hubo corte telepático; la agonía de mi Hijo Primogénito en la cruz, tenía un infinito significado, que la humanidad jamás imaginó; el drama estaba por dentro; ¡que fascinante divino Padre Jehova! divino Padre Eterno, que todo lo sabes, ¿por qué en el instante de la agonía, de tu Hijo Primogénito, ¿la Tierra tembló y el sol se oscureció? la razón de ellos se debió a los querubínes de las partidas planetarias, de un padre solar; te lo explicaré hijo: del cuerpo de mi Hijo Primogénito, salían en dimensión invisible, unos cordones de color anaranjado, cuyos extremos estaban unidos a las moléculas de los elementos, de la misma naturaleza; cuando mi Hijo Primogénito expiró en la cruz, transmitió vibraciones a las moléculas, a través de estos cordones solares; porque de lo que te estoy hablando, no es ley humana; son leyes solares; porque cuando los humanos mueren, ellos no hacen temblar a la Tierra; así es divino Padre Jehova; en la ley de los primogénitos solares, las moléculas vivientes de las naturalezas de los planetas, lloran las partidas bruscas, de los que fueron sus creadores, en tiempos remotísimos; ¡que fascinante ley divino Padre Jehova! esta divina ley hijo, no tiene límites; porque lo que concierne a Dios, no lo tiene; te hablaré más de ello, cuando te dicte el tema titulado: Orígen de las trinidades del divino Padre Jehova; así sea divino Padre Jehova; hágase en mí, tu divina voluntad; continuando con los divinos querubínes, te diré hijo, que por intermedio del querubín, el hijo de Dios demostrará al mundo de la prueba, de que la materia tiene vida; tal demostración, provocará en la Tierra, la más grande revolución que los hombres hayan conocido; tan inmensa será esta revolución, que del sistema de vida interesado que se dió el hombre, no quedará vestigio alguno; esta revolución no será como las revoluciones de los hombres; lo de los hombres tiene límites y es transitorio; la revolución de Dios, no tiene límites; porque habiéndo El creado todo, lo revoluciona todo; esta diferencia existente entre Dios y los hombres, fué anunciada en mi divino evangelio, con el contenido de la divina parábola que decía: Por el fruto se conoce el árbol; porque una de las características del fruto de Dios, es que El no tiene límites; lo de Dios sigue una línea, en que los sucesos y los acontecimientos no se detienen; y al no detenerse, lo invade todo; la ley del querubín, marca el fín de un extraño y desconocido sistema de vida, que nadie había pedido a Dios; divino Padre Jehova, ¿por qué dices: extraño y desconocido? te lo explicaré hijo: cuando se pide vida a Dios, nadie le pide vivir en un sistema de vida injusto; porque todos saben en el Reino de los Cielos, que el Eterno es infinitamente justo; es un principio de normalidad universal, pues todos hablan de la infinita justicia de Dios; como todos conocen su divina grandeza sin igual, es que nadie le pide a Dios, sistemas de vida injustos, desiguales, desequilibrados; el sistema de vida que el hombre escogió en la prueba de la vida, no es de mi divino Reino; ni los llamados ricos, lo pidieron a Dios; y como nadie me había pedido un sistema de vida injusto como experiencia, es que en el divino evangelio dije: Es más fácil que pase un camello por el ojo de una aguja, a que un rico entre al Reino de los Cielos; a mi divino Reino no entra ni el rico, ni el sistema que producía ricos; y te diré hijo que el Eterno nada tiene en contra de las riquezas, siempre que éstas se disfruten en leyes igualitarias; porque lo igualitario es de Dios; lo desigual no es de Dios; todos son iguales en derechos, delante de Dios; el mundo no hizo caso de mi divina sentencia, con respecto al sistema de vida; al no hacerlo, debe enfrentar lo que viene; ahora comprendo divino Padre Jehova, el término: extraño y desconocido; y te adelanto hijo, que a todo lo que no esta escrito en el reino de Dios, se le llama extraño al reino; todo lo injusto que la mente humana pueda imaginar, es extraño al reino; como ves hijo, lo de Dios no contiene ni una molécula de interés; y toda criatura que en los lejanos planetas de pruebas, insistan en desoír las divinas sentencias de Dios, tales criaturas no entran al Reino de los Cielos; porque tal negación, no fué hecha a Dios; el eterno hace cumplir lo que se le pide, en forma molecular; te mostrare hijo en la Television Solar, de como nacen los planetas; pero antes que lo veas, te diré que el principio de nacimiento de todo planeta, había sido anunciado en mi divino evangelio; la divina parábola que dice: Hay que ser humilde, para llegar a ser grande, en el Reino de los Cielos; ¿y qué más humilde que un microbio? ¿y qué más grande que un planeta? ¡prodigioso divino Padre Jehova! ahora comprendo porqué los sabios de la Tierra, nunca dieron con la clave del orígen de nuestro planeta; no dieron con la clave, porque nunca se proyectaron hacia lo pequeño, hacia lo microscópico; nunca estudiaron lo de adentro; nunca imaginaron que la Tierra crecía, como ellos mismos crecieron; así es hijo; el principio de la Tierra fué el microbio; te lo mostraré; ¡oh! ¡que belleza en fuego! nunca ví cosa igual; es tu divina Madre Solar Omega; ¿mi Madre Solar Omega? así te fué divinamente anunciado en mi divino evangelio; cuando mi divino Hijo Primogénito Solar Cristo dijo: Soy el Alfa y la Omega, quiso decirle al mundo, que él venía del lugar del nacimiento de la Tierra; porque alfa es principio, es orígen; y omega es juicio Final, a los sucesos que ocurrieron en el desarrollo del principio; alfa es ángulo y omega es círculo; alfa es el ángulo recto de 90°, una geometría conque nació la Tierra, cuando salió del divino vientre de la divina Madre Solar Omega; omega-círculo, representa un divino Juicio Final; y como el círculo es cerrado, esto significa que el divino juicio de Dios, es para todos sin excepción; no escapa nadie; ni muertos ni microbios; y te diré hijo que este divino juicio será tan severo, que la criatura humana llegará hasta maldecir la vida humana; porque mi Hijo Primogénito no les perdonará ni un segundo de ocio a los humanos; todo cuanto te digo, fué advertido por siglos para el mundo; esta divina advertencia está en la divina parábola que dice: Y habrá llorar y crujír de dientes; otros le dirán el Gobierno de Hierro del Hijo de Dios; y esta severidad corresponde a la degeneración de un extraño mundo, no escrito en el Reino de Dios; porque el hijo de Dios mirará como a seres extraños, a los que violaron la divina ley de Dios; es que la violación a la ley de Dios, que vivieron y conocieron las generaciones de la Tierra, no son conocidas en el Reino de los Cielos; el círculo omega representa a la divina Madre Solar Omega; y ella representa la unificación final, de todos los conceptos que de la divina Madre, se dieron en la prueba de la vida; porque toda divina revelación que llega a un determinado planeta, unifica lo que en tal planeta estaba dividido; porque lo que divide no es de Dios; lo que unifica es de Dios; Alfa y Omega representan la vida humana en su principio y fín; me refiero hijo, a la vida humana con carne mortal; esto es a la prueba de la vida; porque al mundo se le dijo que nadie era único; que además de ellos, vendría un nuevo reino de niños genios, que en sus sensaciones pedidas a Dios, no incluían la muerte; ellos serán de carne eterna; porque en un instante dado, habrán dos mundos en un mundo; uno de ellos será el actual, que ya llega a su fín; es el mundo de la prueba de la vida, con carne que se pudre; y el otro mundo será el de criaturas genios; que siendo niños, no envejecerán nunca y no morirán; ellos no estarán en prueba de vida, como lo está el humano; ellos pertenecerán a planeta-paraíso y nó a planeta de pruebas, como lo está la humanidad; ¡que luz de divino conocimiento divino Padre Jehova! así es hijo; una luz que había sido prometida al mundo; sobre este futuro reino de niños-genios, te hablaré más, cuando te dicte la obra titulada: El futuro mundo de los niños genios; así sea divino Padre Jehova; ¿qué estás viendo absorto en la Television Solar? veo divino Padre, como los soles Alfa y Omega se acercan y a la vez, se lanzan unos puntitos brillantes; ¿qué es divino Padre Jehova? lo que tú estás presenciando, es el coloquio amoroso solar; lo que ves, ocurre en el universo, en todo instante y en número infinito; ¡que soles colosales divino Padre! siento que su luz solar, me adormece; así lo veo hijo; ese adormecer significa que tu todo espíritual y físico, reconoce por ley intuitiva, el lugar de orígen; el lugar en donde se vuelve a nacer de nuevo, para que el espíritu, vuelva a conocer vida nueva; ¿es lo que muchos llaman la reencarnación? es lo mismo hijo; porque una misma ley salida de Dios, se expresa a la vez, en muchas psicologías y formas, y es la misma ley; ¡y muchos no creen en la reencarnación, divino Padre Jehova! así es hijo; los que no creyeron en el nacer de nuevo, para conocer perfecciones nuevas, se quedarán con la existencia que tienen; si es que tienen mérito para quedarse con ella; porque el que niega algo con respecto a Dios, nada recibe de ese algo; y de paso el eterno respeta, los ideales de sus hijos; basta negar algo, lo que sea, y la criatura no ve más ese algo; esto es un problema para los que niegan; no lo es para los que no niegan; porque según como fué la manera de pensar de cada uno en la prueba de la vida, así será su futuro, ante Dios; en el coloquio amoroso solar, se cumplen leyes solares de creación; tal como en la Tierra se cumplen leyes humanas; así como arriba en el cosmos infinito, se crea en ley solar, y en la Tierra en ley humana, es que se escribió: Lo de arriba es igual a lo de abajo; hay creación arriba en los soles y mundos, y creación abajo en la Tierra; los puntitos brillantes que se lanzan los soles vivientes, es magnetismo amoroso de atracción; esto corresponde a la atracción de aúreas en los seres humanos; ¡han aparecido nuevos soles! ¿son de otros colores? así es hijo; tal como se enseñó en mi divino evangelio, de que nadie era único, no sólo existen los soles amarillos, a como está acostumbrada a ver la humanidad; existen en mi Creación, tantos soles de colores, como la mente humana pueda imaginar; y a la vez también, existen tantos cielos de colores, como la mente humana y todas las mentes del universo, puedan imaginar; así lo veo divino Padre Jehova; veo que la Television Solar, hace variar los colores ¡que maravilloso espectáculo! ¡si toda la humanidad lo viera! no te impacientes hijo; que escrito fué de que todo ojo verá; y te adelanto hijo, que cuando todo ojo humano vea, lo que tú vienes viendo desde niño, no habrá criatura humana que no llore, y hasta maldiga, el extraño límite que le había puesto a Dios, a través de su manera de pensar, a través de su forma de fé; porque el hijo de Dios, exigirá al mundo, tal cumplimiento de las divinas leyes de su Padre en la prueba de la vida, que los seres humanos maldecirán su propia existencia; porque en el divino juicio de Dios, la molécula, el segundo y lo más microscópico que la mente humana pueda imaginar, tendrá la equivalencia de una existencia de luz; el juicio molécula-segundo, espanta a un mundo que se había dormido y corrompido; porque el desvirtuamiento llevó al mundo de la prueba, a menospreciar lo microscópico que había en la propia criatura; la mayoría se ilusionó en un microscópico presente; como ves hijo, los soles vivientes se acercan como buscándose; ocurre en esta ley solar, lo que ocurre entre los humanos; los que se pretenden, se buscan recorriendo una distancia; como ves, lo de arriba es igual a lo de abajo; ¡que cerca están divino Padre Jehova! ¡se abrazaron! es la implosión solar; divino Padre, ¿se podría decir que es una explosión atómica? se parece hijo; pero no lo es; lo que tu ves, es una increíble fuente de dos magnetismos solares, transformados en uno; esto también ocurre entre los seres humanos; y corresponde al divino mandato que dice: Harás una sola carne; es decir, un sólo matrimonio; ¡qué admirable divino Padre Jehova! ¡en mi mente surgen tantas preguntas, ante este sublime espectáculo! así lo veo hijo; puedes hacer tus preguntas; me gustaría saber divino Padre, ¿que tiempo ó mejor dicho, en que tiempo viven estos gigantes soles! ellos viven el tiempo celeste; que es el mismo tiempo que se vive en el Reino de los Cielos; ¿qué relación existe divino Padre Jehova, entre este tiempo celeste y el tiempo que se vive en la Tierra? entre ambos tiempos, existe una abismal diferencia; porque te diré que un segundo de tiempo celestial, equivale a un siglo terrenal; todos los tiempos planetarios del universo, están amorosamente subordinados, al tiempo del Reino de los Cielos; porque del reino de Dios, sale todo; elementos y criaturas, hacen sus pedidos a Dios, en su lugar de orígen; allí todo queda escrito, en infinitas formas de escritura y de registros; en el tiempo celeste, nadie envejece; porque los que disfrutan de este tiempo, no son criaturas que están en prueba de vida.-



ALFA Y OMEGA