COMO ES EL JUICIO FINAL; TODOS LOS SEGUNDOS QUE SE VIVIERON; TODO LO QUE SE HABLÓ; TODO LO QUE SE PENSÓ; TODO LO QUE SE MIRÓ; TODO LO QUE SE TOCÓ.-

Sí hijito; el juicio final es para toda la individualidad de la criatura; para todo lo que imaginó; porque en todas partes está Dios; los sentidos y los sentimientos; idea por idea; la cualidad y calidad del juicio final, es de lo que pidió la criatura humana; pedísteis ser juzgados hasta donde vuestra mente pueda imaginar; porque deseásteis brindar al Padre, la más elevadísima moral; la misma moral que vísteis y conocísteis en el Reino de los Cielos; lo que os parecería excesivamente riguroso, no lo es; porque el juicio que pedísteis, no se sale ni en una microscópica parte de los Mandamientos y escrituras del Padre; de verdad os digo, que tenéis que considerar la moral mundana salida de vuestro sistema de vida, como el propio anti-Cristo; porque esta extraña moral, salió de hombres ambiciosos; y nó es la moral de las escrituras del Padre; si vuestra moral fuese del Padre, no necesitaríais juicio; no sería necesario; de verdad os digo, que todos los que vivieron la moral del llamado capitalismo, ninguno entrará al Reino de los Cielos; porque esta extraña moral, no se conoce en el reino; nó es mandato salido del reino; todos los que vivísteis bajo el sistema del oro, deberéis sumar todos los segundos, contenidos en el tiempo en que lo hicísteis; desde los doce años cumplidos; sólo la infancia no tiene juicio; porque la filosofía de la infancia, corresponde a la filosofía del Reino de los Cielos; es más fácil que entre un niño al Reino de los Cielos, que un adulto que sirvió a una extraña moral; un niño no a violado sus promesas; un adulto teniendo conocimiento del bién y del mal, violó la ley de sus promesas hechas al Padre; es más fácil que entre al Reino de los Cielos, uno que no conoció el conocimiento con extraña moral, a uno que lo conoció; de verdad os digo, que por vuestro vivir, tendréis llorar y crujir de dientes; porque por cada segundo de violación vivido en extraña moral, os corresponde vivir una existencia, fuera del Reino de los Cielos; os váis alejando más y más, a medida que transcurren los segundos en vuestro extraño sistema de vida; sólo el cambio de sistema de vida, hace cesar el alejamiento del Reino del Padre; porque los segundos vividos en nuevo sistema de vida, hace cambiar la cualidad y la calidad de los mismos; de verdad os digo, que el cese de los segundos que os alejan del Reino de los Cielos, debió haber ocurrido, hace muchos años atrás; sucedió que cuando vuestro Creador hizo mostrar los Rollos del Cordero, no creyeron; más pudo el egoísmo de tales demonios, que la humildad que les fué enseñada arriba y abajo; en el Cielo y en las escrituras; a ellos culpad de que tengáis que vivir infinitas existencias más, fuera del Reino de los Cielos; ellos os prolongaron la tragedia; los mismos que prometieron al Padre, ser ellos los primeros en recibir y divulgar las nuevas del Padre; é hicieron lo opuesto; hasta ridiculizaron a un humilde enviado del Padre; el mundo los conocerá; he aquí la Revelación negada por hijos que conocieron la extraña moral; hijos ilusionados por un sistema de vida inmoral; fueron los primeros en negar al Padre; así también, serán negados en el Reino de los Cielos; de verdad os digo, que la ira del mundo, tendrán que enfrentarla estos negadores de la luz; prometieron al Padre, no dejarse sorprender, llegado el instante de recibir la Revelación en la Tierra; he aquí que con sus egoísmos, hicieron cumplir una divina parábola: Y llegará la verdad, con sorpresa; tal como la sorpresa que causa un ladrón de noche; el juicio lo pedísteis vosotros mismos; tal como pedísteis la vida; una vida que no conocíais; todo pedido de vida, incluye todos los acontecimientos que pasaréis; y que ya pasásteis; vuestro Creador hace que toda futura vida, se vuelva presente; hace que la criatura vea sus futuras actuaciones; porque nada es imposible para el Creador del universo; muchos quitásteis tal ó cual futuro acontecimiento; de verdad os digo, que todo cuanto os sucedió en la vida, lo vísteis en el Reino de los Cielos; vosotros mismos teníais la costumbre de decir: lo de arriba es igual a lo de abajo; lo pedido en el reino, se cumple en los lejanos planetas; todo pedido se vuelve vida delante del Padre; vuestro Dios, es Dios de vivos y nó de muertos; quiere decir que la vida se eterniza cuando se cumplen sus leyes de la luz; el término muerto, simboliza aquí, a las tinieblas; cuando se entra al Reino, se entra vivo; nó se entra muerto; cuando un espíritu como el de vosotros, no entra al Reino de los Cielos, no entra, se dice que está muerto; puesto que habiendo salido del lugar en donde le dieron la luz, nó vuelve a la luz; nó vuelve al lugar de orígen; he aquí el significado celestial de muerto; el juicio final juzga hasta lo más microscópico; lo más mínimo; de la materia y el espíritu; porque el Dios de vivos, lo es para todos; el universo viviente del Padre Jehova; materia y espíritu, son vivientes en sus respectivas leyes; nadie es menos delante del Padre; ni la materia ni el espíritu; todos son iguales en derechos delante de Dios; por lo tanto, la materia también se queja delante del Padre, cuando se han violado sus leyes; he aquí otro llorar y crujir de dientes para muchos; he aquí que los que llamásteis animales en la Tierra, y abusásteis de ellos, os harán juicio delante del Padre; porque nadie prometió en el Reino, abusar con nadie; ni nadie pidió que abusaran con él mismo; más, muchos lo pidieron, como prueba de la vida; pagando deudas del pasado; más, ningún abusador está justificado; porque a todos os fueron dados Mandamientos y Escrituras; de verdad os digo, que hasta la carne que os comísteis en la vida, os enjuiciará en el Reino de los Cielos; poro por poro de carne comida, piden justicia; como la pide el espíritu del animal, que os comísteis; he aquí la violación del mandamiento que dice: No matarás; porque para comer carne, tenéis que matar al animal; libre albedrío tuvísteis en cuanto a los alimentos; más, prometísteis al Padre, cumplir sus leyes por sobre todas las cosas; es decir que en medio de vuestro libre albedrío, debísteis privaros de comer carne; porque ello inculcaba violación a la ley de los Mandamientos y violación a vuestra promesa; he aquí otro crujir y llorar de vosotros; porque pocos son en este mundo, que no se hayan comido un hermano de creación; de verdad os digo, que ninguno que se comió a su hermano de creación, entrará al Reino de los Cielos; es más fácil que entre al Reino de los Cielos, uno que nó comió carne, a uno que comió; de verdad os digo, que por cada molécula de carne comida, os corresponde cumplir una existencia fuera del Reino de los Cielos; he aquí el espanto de los que comieron y los que mataron; he aquí la obra de satanás, representado por vuestro sistema de vida; he aquí la ceguera de un mundo que será estremecido; he aquí la realidad en vosotros; de verdad os digo, que todos los que tuvieron vicios, deberán sumar los segundos del tiempo que los tuvieron; cada segundo de vicio vivido, os corresponde cumplir una existencia fuera del Reino de los Cielos; he aquí otro llorar y crujir de dientes de este mundo; fumadores, droguistas, jugadores, deberán calcular los segundos en que vivieron sus vicios; y si sus vicios fueron vistos por niños, deberán multiplicar por tres el puntaje total; basta que un niño sepa que sus padres fuman ó tienen cualquier vicio, y la ley se cumple; ¡¡pobres de aquéllos, que corrompieron con sus vicios, a los niños!! más les valdría no haber nacido en este mundo; de verdad os digo, que los tales, malditos son; he aquí una ley que significa hijo del mal; ¡¡pobres de aquellos que hablen a un maldito!! igual ley le cae; todo maldito no tiene derecho a hablar a otros; porque los condena a través de las palabras; así es el universo expansivo y viviente del Padre Jehova; un universo que recién empezaréis a conocer; porque la prueba de la vida llega a su fin; junto con pedir vosotros el juicio final, pedísteis saber el como fueron hechas las cosas; porque todo juicio se hace con conocimiento de causa; cuando un juez en vuestro mundo, vá a dictar sentencia, le lee la ley al culpable; igual hace el Padre; lo de arriba es igual a lo de abajo; lo del Padre no tiene límites; no tiene ni principio ni fin; más, en un instante dado dentro del infinito, fuísteis creados; tenéis un principio salido de los tiempos solares; vuestro tiempo material está subordinado al tiempo celestial; porque el lugar en donde fuísteis creados, reina el tiempo celestial; un tiempo en que un segundo celeste, equivale a un siglo terrestre; y toda la naturaleza que conocéis retorna al lugar de donde salió; todo retorna al Padre; porque todo salió del Padre; de verdad os digo, que todos vosotros retornáis al mismo lugar en donde fuísteis creados; estos lugares son infinitos y son asimilables; es decir que tanto dá lo mismo llegar a uno como a otro; y no obstante tienen a la vez jerarquía infinita; el nacimiento de esos celestes lugares, es una historia galáctica; tal como vosotros tenéis vuestra historia terrestre; lo de arriba es igual a lo de abajo; todo el universo que os rodea, es una historia viviente; es así que si llegáis a un mundo y no encontráis criaturas, nó por eso tal mundo dejará de tener su historia en el infinito; los mundos como las criaturas, tienen desarrollo; de verdad os digo, que todo desarrollo tiene su historia; macroscópica y microscópica; porque la materialización ó reencarnación, hizo alianzas vivientes con ellas; todos vuestros sentimientos, enfermedades, dolores, sueños, estados catalépticos, pertenecen en su causa, al universo microscópico; porque sólo los sentís y nó les véis; como véis y tocáis a la materia; todos los instantes que transcurren paralelos a vuestras existencias, se vuelven gigantescos en el Reino de los Cielos; y en ellos veréis todas vuestras actuaciones de este mundo; de verdad os digo, que basta que un microscópico instante se queje delante del Padre, y no se entra al Reino de los Cielos; los instantes tienen una filosofía, que es la actividad alabando al Padre por sobre todas las cosas; lo que significa que todos vosotros, debísteis de haber actuado durante toda la vida, pensando en todos los instantes, en el Padre; así lo prometísteis en el Reino de los Cielos; esto es lo que significa: Adorarás a tu Dios y Señor, por sobre todas las cosas; por sobre todos los instantes, en que vuestra mente se entretuvo; de verdad os digo, que recién ahora, dirigiréis vuestra mente a este divino mandato; debiéndolo haber hecho, durante la vida; lo que no dísteis importancia en la vida, causa vuestra tragedia; he aquí otro llorar y crujir de dientes; de verdad os digo, que deberéis sumar todos los instantes que contiene vuestra vida; y restarle todos los instantes, que dirigísteis al Padre; las oraciones y dedicaciones; lecturas de las escrituras; nada más; el resto de los instantes, que no fueron dedicados al Padre, es para vosotros puntaje de tinieblas; por cada uno de estos instantes, os corresponde cumplir una existencia, fuera del Reino de los Cielos; el que nunca pensó en su Creador todos sus instantes, corresponden a un total número de existencias, fuera del Reino de los Cielos; el que fué ingrato con su Creador en este mundo, ingratitud encontrará fuera de la Tierra; es más fácil que entre al Reino de los Cielos, uno que fué agradecido para con su Creador, a uno que no lo fué; y entre los que fueron agradecidos, primero está, el que más instantes le adoró; y de verdad os digo, que sólo el trabajo y el estudio de sus escrituras, dan a ganar el primer puesto; y el libre albedrío de vuestro Creador os dice: no existe adoración mayor hacia el Padre, que el trabajo; es por esta causa, que todo humilde será ensalzado; porque habiendo trabajado toda una vida, su puntaje celestial, le acerca mucho más al Reino de los Cielos; y como fué obligado a vivir bajo un sistema de vida, salido de hombres, su puntaje total como criatura, sea multiplicado por tres; es decir, que los que impusieron un sistema de vida, que nunca a estado en las escrituras del Padre, acercaron a los humildes, a los Reinos de los Cielos; he aquí el triunfo de los explotados, sobre los explotadores; porque sólo los que trabajaron y no comerciaron, se han ganado este infinito premio; y los que trabajaron y comerciaron, deben restarse puntaje, según los segundos que comerciaron en su vida; el puntaje se vé disminuído, porque no se puede servir a dos señores; ó se sirve íntegramente al trabajo, como fué mandado, ó se sirve al señor del comercio y de la explotación; he aquí que vuestro puntaje se divide entre la luz y las tinieblas; sólo satanás divide y se divide así mismo; porque sirviendo a dos señores, no entraréis al Reino de los Cielos; es más fácil que entre al reino, uno que sirvió al verdadero Dios viviente, a uno que sirvió a una de sus creaciones; los segundos vividos, constituyen vuestro juicio; el juicio del Padre toma en cuenta, lo más microscópico que hay en vosotros; ideas, poros, moléculas, virtudes; sean estos de la materia ó del espíritu; de verdad os digo, que todo lo que se habló, todo lo que se pensó, todo lo que se miró y todo lo que se tocó, son juzgados; todo se vuelve vida en el Reino de los Cielos; más os valdría, no haber pronunciado grosería alguna, más os valdría, no haber sido mal pensados; más os valdría, no haber mirado escándalo alguno; más os valdría no haber tocado lo ajeno; porque basta que lo hayáis hecho un segundo ó menos, y no entráis al Reino de los Cielos; para el Padre es tan importante lo invisible como lo visible; porque todo lo creó; he aquí otro llorar y crujir de dientes; porque la extraña moral de vuestro sistema de vida, nada os enseñó de todo esto; la moral materialista, no tomó en cuenta la moral del Padre; y se condenó y condenó al mundo; vuestra moral defendió la inmoralidad; puesto que es una moral hipócrita; una extraña moral que engañó al mundo por generaciones; vuestra falsa moral, legalizó en espíritu, la injusticia y la inmoralidad; la hizo cosa normal; porque os impusieron un sistema de vida; que para nada tomó en cuenta, lo del Padre; quien no toma en cuenta al Padre, tampoco es tomado en cuenta en el Reino de los Cielos; esto es ojo por ojo, diente por diente; violación por violación; mínimo por mínimo; máximo por máximo; así como obrásteis así recibiréis; de verdad os digo, que vosotros mismos creásteis vuestro juicio; porque de vosotros salió bién y salió mal; el juicio final es juicio depurador; porque cambiará las costumbres, de un mundo que fué influenciado en corrupción por su sistema de vida; de verdad os digo, que así como mi Hijo Primogénito inició este mundo con una doctrina, así este mundo terminará con otra doctrina; he aquí el principio y el fin; palabra viviente al principio, y palabra viviente al final; porque del Dios viviente, salen las doctrinas vivientes; el Padre Jehova, hace avanzar a los mundos por doctrinas; en el pasado os envió la Ley Mosáica; le sucedió la Doctrina Cristiana; ahora recibís la Doctrina del Cordero de Dios; la tercera y última doctrina para este mundo de pruebas; a partir de entonces, este mundo no será mundo de pruebas; porque satanás habrá desaparecido de este mundo; vuestro Padre Jehova, estará en comunicación directa con vosotros; por intermedio de La escritura Telepática; tal como fué en el pasado faraónico, y en la Era Cristiana; las doctrinas del Padre son hechas con orden y perfección; así como vosotros dáis lo mejor de vuestro poder, a los que van a cumplir una misión, para que ésta sea todo un éxito; así también procede el Padre; lo de arriba es igual a lo de abajo; las formas de proceder de vuestro Padre, son infinitas; y divino libre albedrío tiene; tal como lo tenéis vosotros; lo de arriba es igual a lo de abajo; es por esta causa que nadie en el mundo, a sabido en ninguna época, las características que tendría la Revelación; muchas conjeturas han habido; más, ninguna a estado en lo cierto; porque han hecho tales conjeturas, influenciados por una extraña moral; teniendo conceptos falsos y materialistas; es decir, limitados; de verdad os digo, que todo lo erróneo que hablásteis en la vida, os juzgará en el Reino de los Cielos; porque lo erróneo, fué creado por vosotros; y la tragedia de lo erróneo, es que lo dejásteis fuera de las escrituras del Padre; porque vuestros sentimientos estaban influenciados por la extraña moral; he aquí otro llorar y crujir de dientes; el mundo materialista, es un mundo-tragedia; su error fué no haber tomado en cuenta, las escrituras del Padre; y con ello, os condenó a no entrar al Reino de los Cielos; muchos dirán que esto es injusto; más, no lo es; porque disfrutásteis del libre albedrío; debísteis haber luchado contra vuestro inmoral sistema de vida, por sobre todas las cosas; porque sería haber luchado contra el demonio; he aquí el demonio en forma de sistema de vida, os dividió en ricos y pobres; y ningún espíritu que conoció la división, en cualquiera forma concebible, entrará al Reino de los Cielos; si vosotros criaturas humanas, hubiéseis luchado contra este demonio, otro sería vuestro destino; no habríais tenido ni juicio final; porque no habríais conocido la corrupción; seríais limpios ante Dios; ¿qué limpieza os a dado el conocer el oro? he aquí una pregunta que estremecerá a los demonios de este mundo; como la otra pregunta, que os hace vuestro Creador: ¿quién inventó el dinero, que en mis escrituras y Mandamientos, no están? he aquí una pregunta, que estremecerá a los que os dieron un sistema de vida, basado en el oro; he aquí a satanás; he aquí al engañador; al mismo que engañó a vuestros padres terrenales; porque satanás tomó la forma de sistema de vida; antes lo había hecho de serpiente; de verdad os digo, que las formas de satanás, son muchas; a vosotros os tocaba rechazar su forma; y toda injusticia por microscópica que sea, es una forma de satanás; he aquí una revelación, en que maldeciréis a vuestro mundo; a vuestras costumbres; a vuestros padres; y los padres a sus padres; cuando veáis al Hijo Primogénito, volando por los espacios, comprenderéis lo que perdísteis; porque señal de prueba, demanda este mundo incrédulo; he aquí que toda prueba pedida en el Reino de los Cielos, incluye ver la Revelación sin prueba; porque prometísteis cultivar la fé por sobre todas las cosas; más, la moral extraña que os dió el sistema de vida, basado en el oro, os dió dudosa fé; una fé materialista; una fé inculta; una fé salida de la ilusión; porque hay muchas clases de fé; la fé que pide pruebas materiales, no contiene humildad; y es por eso que todos los que pidieron señales, sin tener la humildad en sus corazones, no entrarán al Reino de los Cielos; es más fácil que entre al Reino, uno que fué humilde y no pidió señales; a uno que las pidió; teniendo ambos el derecho a pedirlas; es la actitud, lo que juzga el Padre; porque estando vuestro Creador en todas partes, está también en todas las mentes; sé hijito que estás algo preocupado por lo que sucede en tu patria; los falsos profetas que vistieron uniformes, han traicionado en sus propias leyes, a mis humildes; más, los humildes y despreciados por este rebaño, gobernarán este país Chile; las escrituras del Padre Jehova que dice: Todo humilde es primero, triunfa por sobre toda filosofía humana; de verdad os digo, demonios de las llamadas fuerzas armadas, que vosotros no sóis árboles del Padre Jehova; y de raíz seréis arrancados de este mundo; todo el que vistió uniforme de la ley de la fuerza, será acusado en el Reino de los Cielos, de servir al demonio de la fuerza; esta extraña moral de enseñar y de amedrentar, no es del Padre; no está en sus Mandamientos; no se puede servir a dos señores; no se puede servir a dos filosofías; porque el espíritu se divide; de verdad os digo, que sólo satanás se divide así mismo; las llamadas fuerzas armadas, son filosofías hipócritas; nunca tomaron en cuenta a mis humildes, por sobre todas las cosas; he aquí un falso concepto del patriotismo; si no servía a mis humildes por sobre todas las cosas, ¿a quién servísteis? ó se sirve a la luz, ó se sirve a las tinieblas; vuestras conciencias os acusarán de engañadores en el reino del Padre; y tendréis que pagar segundo por segundo, el tiempo que duró el engaño; todos los poros, células, virtudes, moléculas, de todos a quienes engañásteis, os acusarán en el Reino del Padre; y cada uno de ellos, representa una existencia, que deberéis cumplir fuera del Reino de los Cielos; por vosotros fué escrito: el que mata a espada, muere a espada; quise deciros: el que emplea la fuerza, cae por la fuerza; en otras existencias y en lejanos mundos, vosotros seréis víctimas de la fuerza; porque todo espíritu nace de nuevo a nuevas existencias; con la filosofía ó vara que medísteis en un mundo, así seréis medidos en la Tierra y en otros mundos; de verdad os digo, que maldeciréis vuestros uniformes, en el llorar y crujir de dientes; con ellos engañásteis al pueblo; en otras existencias hicísteis lo mismo; en otros naceres de nuevo; en esta existencia, pedísteis al Padre, no volver a servir al demonio de la fuerza; y volvísteis a caer; ninguno que vistió uniforme, entrará al Reino de los Cielos; he aquí una de las formas, de que se valió satanás, para engañaros; explotó astutamente, el concepto pasajero, de lo que llamáis patriotismo; de verdad os digo, que el verdadero patriotismo, sale de la moral de mis escrituras; y no de las violaciones de los hombres; la moral de lo falso es fruto falso; de verdad os digo, que si uno de aquéllos que fué encarcelado, por defender los derechos de mis humildes, los causantes, malditos son; así lo pidieron estos espíritus, en su justicia final; ¡y pobres de aquéllos, que hablen a un maldito! por la misma voz, reciben la ley de maldito; así es la divina justicia del Padre; es expansiva; tal como lo es el universo viviente; he aquí a lo que llegásteis servidores de la fuerza; y todo aquél ó aquélla que no sirvió a mis humildes, con todas las fuerzas de sus corazones, recibirán la tragedia; la tragedia de no entrar al Reino de los Cielos; así lo pidieron al Padre, si llegasen a violar la ley del Padre; y la violaron; todo lo que hicísteis en este mundo, fuera de las escrituras, os traerá llorar y crujir de dientes; porque se está con el Padre, ó no se está; el juicio de las escrituras, comienza por intelectualidad; por entendimiento; porque junto con el juicio, pedísteis el saber de como fueron hechas las cosas; la explicación del universo, no tiene fin; porque lo del Padre no lo tiene; los Rollos del Cordero, no tienen fin; y de verdad os digo, que al extenderse la Doctrina del Cordero de Dios, por todo el mundo, surgirán al comienzo, los infaltables críticos; los que lanzan la primera piedra de crítica; más, de verdad os digo, que todo crítico antes de serlo, debió saberse por completo, todas las escrituras del Padre; hasta la última letra de ellas; porque así lo prometieron todos en el Reino de los Cielos; ¡pobres de aquéllos que criticaron, sin haber cumplido esta promesa! porque ningún crítico de ninguna clase, entrará al Reino de los Cielos; es más fácil que entre al Reino de los Cielos, uno que no fué crítico, a uno que lo fué; el último quebrantó promesa viviente; ningún crítico quedará en este mundo; porque ya tuvieron su tiempo; ahora este mundo entra al tiempo del juicio universal; este tiempo será recordado por las generaciones del futuro, como la época del llorar y crujir de dientes; una época que le fué anunciada a este mundo, muchos siglos atrás; una época, del que muy pocos hicieron caso; una época que es producto, de la inmoralidad viviente de un mundo; producto de culpas en seres pensantes; he aquí el triunfo de las escrituras del Padre; he aquí su divino libre albedrío, hecho escritura; en su tiempo celestial, el Padre os dejó que probárais las filosofías que pedísteis, en el Reino de los Cielos; y todas se han cumplido; de verdad os digo, que de todas vuestras filosofías que pedísteis probar en la vida, sólo queda el comunismo terrenal; la filosofía más sufrida, la más calumniada, la más perseguida; la que más lágrimas y sangre a costado; y la que más se acerca a la filosofía eterna del trabajo; esa queda; las demás filosofías, pasarán; el Creador de la justicia, nunca premia a las filosofías, que no toman en cuenta sus escrituras; porque nunca premia a los ingratos; de verdad os digo, que la justicia del Padre, es proporcional al acercamiento ó alejamiento, en el cumplimiento de las leyes del Padre; según fué vuestro grado de interés, en comprender las escrituras del Padre, así será vuestra distancia, que os separe del Reino de los Cielos; de verdad os digo, que si el sistema de vida que os dísteis, es violación ante el Padre, los que más tuvieron privilegios y comodidades, más alejados están del Reino de los Cielos; porque es una inmoralidad, haber vivido teniendo más que otro; ¿no se os enseñó que todos son iguales en derechos, delante de Dios? y si lo sabíais ¿por qué no cultivásteis la igualdad, para complacer al Padre, por sobre todas las cosas? ¿qué entendéis por sobre todas las cosas? os lo aclararé: el término por sobre todas las cosas, abarca en vosotros, todo lo imaginado; porque todo lo imaginado salió del Padre; vuestra mente igual; he aquí el término: por sobre todas las cosas; nunca dísteis la importancia debida, a la más sencilla de las escrituras; y de esta sencillez, sale vuestro juicio; porque pedísteis en el Reino de los Cielos, ser juzgados en sencillez; porque vísteis la divina sencillez del Reino del Padre; de verdad os digo, que de la sencillez sale lo más grande; el poder que mueve los elementos de la naturaleza; espantados quedarán, los enemigos del Padre; los que nunca lo estudiaron en la vida; ó se es de Dios, ó se está en contra de Dios; no se puede servir a dos señores; el Padre con sus leyes a nadie divide; son los hijos los que se dividen; porque se dejan llevar por extrañas morales; son ilusionados por los demonios de la ilusión y lo efímero; se dejan influenciar, por quienes nunca han estudiado las escrituras; de verdad os digo, que basta conversar con un ignorante de las escrituras del Padre, y no se entra al Reino de los Cielos; esto es consecuencia de vuestra propia promesa; por sobre todas las cosas; de verdad os digo, que prometísteis al Padre, algo muy superior a vuestras capacidades; porque ninguna criatura humana, a logrado entrar al Reino de los Cielos; porque los demonios de la ambición, os dividieron con su falso sistema de vida; y los llamados religiosos, os dividieron en muchas creencias, habiéndo un sólo Dios nomás; y mientras sigáis viviendo el sistema vergonzoso del oro, más os alejáis del Reino de los Cielos; segundo tras segundo; instante tras instante; porque hasta los instantes microscópicos, reclaman en el Reino de los Cielos; para el Creador, tiene tanta importancia, vosotros como espíritus, como los instantes; y en el órden divino de justicia, están primero los instantes vivientes, lo más microscópico que podéis imaginar; en último lugar, estáis vosotros; porque ¿no se os enseñó, a ser humildes por sobre todas las cosas? un humilde, es siempre el último; y todo el que fué humilde y último en la Tierra, es primero en el Reino de los Cielos; es más fácil que entre al Reino de los Cielos, un humilde que un orgulloso; en el Reino no se conocen los orgullosos; de verdad os digo, que vuestro mundo organizado por leyes de hombres, llega a su fin; lo vuestro era solo una prueba; lo del Padre es eterno; lo vuestro se desmorona, cumplido el tiempo que vosotros mismos pedísteis; vuestra caída, salió de vosotros mismos; porque ninguno de vosotros vivió según las escrituras; sino, que vivísteis según los hombres; el haber vivido una moral que nó fué de las escrituras, es violación a la promesa misma hecha por vosotros, en el Reino de los Cielos; es violación al término, por sobre todas las cosas; libre albedrío tuvísteis para escoger vuestro sistema de vida; más, escogísteis, ignorando las escrituras, que vosotros mismos pedísteis; porque todo se pide en el Reino de los Cielos; incluyendo escrituras y juicios finales; de vuestro sistema de vida, salió una extraña moral; una moral desconocida en el Reino de los Cielos; y por tal extraña moral, ninguna criatura humana, a entrado ni entrará, al Reino de los Cielos; porque la moral prometida por vosotros, fué dividida; y nada dividido entra al Reino del Padre; sólo satanás divide y se divide así mismo; la más microscópica violación, se considera seguidora de satanás; porque no se puede servir a dos señores; no se puede servir a la verdad, dividiendo a las virtudes; ni dividiendo a otros; porque la verdad es una sóla; vuestro Dios es uno sólo; un sólo Dios nomás; de verdad os digo, que vuestros pedidos de vida, no incluían dividir a nadie, ni en lo más mínimo; porque vísteis por vosotros mismos, que en el Reino de los Cielos, no existen filosofías que dividan a otros; ciertamente que sólo el demonio, intentó una vez, dividir a mis ángeles; y fué echado fuera; vosotros hicísteis igual; porque en mis humildes, hicísteis lo que hizo satanás; ¿por qué mis humildes, no gobiernan este mundo? ¿no se os enseñó que todo humilde, es primero por mandato del Padre? ¿por qué hicísteis lo opuesto? por haber hecho lo opuesto, ninguna criatura de este mundo, entrará al Reino de los Cielos; de verdad os digo, que en este mundo, sólo quedarán los humildes; ninguno que no fué humilde, quedará; he aquí la realidad del futuro; todas las naciones explotadas y sub-desarrolladas, se unirán y formarán una sóla potencia; la potencia más grande que se haya conocido en este mundo; y de verdad os digo, que no habrán más ricos ni explotadores en este mundo; porque tales aberraciones, pertenecieron a un lejano mundo, llamado materialismo; un mundo que pidió ser probado, en muchas filosofías; de las cuales, ninguna queda; porque ninguna ensalzó lo del Padre por sobre todas las cosas; sólo queda en este mundo, la filosofía de la inocencia; la filosofía de los niños; porque es más fácil que entre un niño al Reino de los Cielos, a que entre un adulto; es por eso que fué escrito: Dejad que los niños, vengan a mí, porque de ellos es el Reino de los Cielos; de ellos es el mundo Omega del futuro; un mundo que abolirá el dinero; porque hasta el dinero tuvo su tiempo; por el dinero fueron probados los ambiciosos; que prometieron al Padre, no dejarse dominar por la ambición; porque vieron en el Reino, que ningún ambicioso entra al Reino; fuísteis engañados por ambiciosos; por hijos que no entrarán por eternidades al Reino de los Cielos; y por seguirlos, tampoco entraréis vosotros; acusados seréis en el Reino, de complicidad con el demonio de la ambición; porque se os ensenó, que nó se puede servir a dos señores; ó se sirve por entero al Padre, según sus divinos Mandamientos, ó no se sirve; el amor que exige el Padre, no requiere términos medios; tal como se exige en la Tierra; lo de arriba es igual a lo de abajo; el Padre exige, porque vosotros le prometísteis, por sobre todas las cosas; he aquí que habéis servido siempre al demonio; que tomó la forma de sistema de vida; una forma que no consideró las escrituras del Padre; no las consultó; y de verdad os digo, que todo mundo, que no consideró lo del Padre, por sobre todas las cosas, es un mundo que cae en juicio divino; porque si vosotros violáis la ley, el Padre restituye la ley; vuestra forma de vida, en que unos son ricos y otros pobres, escandaliza la moral del Padre; porque ni ricos ni pobres, se conocen en el Reino de los Cielos; en los pobres, obra de los ricos, hay más lucha por sobrevivir; por lo tanto, los pobres tiene más mérito delante de Dios; y más cerca están del Reino de los Cielos; el llamado rico, lo tuvo todo; la lucha por la vida, la logró por poder del oro, y nó por mérito espíritual; porque fué mandado: Te ganarás el pan, con el sudor de tu frente; no fué dicho: Te ganarás el pan, explotando oro ó semejante alguno; este divino mandato, el más antiguo en este mundo, enseña que sólo el esfuerzo espíritual vale en el Reino del Padre; es el mérito salido del cuerpo y el espíritu; así lo pedísteis vosotros, en el Reino de los Cielos; por lo tanto toda facilidad para el logro de un esfuerzo, os aleja del Reino de los Cielos; porque disminuyó vuestro puntaje celestial; toda disminución del puntaje celestial, aleja al espíritu del Reino de los Cielos; porque disminuye el mérito espiritual; todo mérito disminuído, se desvirtúa; todos vosotros estáis desvirtuados, por el sistema de vida, que vivísteis; puesto que tal sistema, rebaja la moral del Padre; todo lo que mirásteis, lo que tocásteis, lo que pensásteis y todo lo que hablásteis, está desvirtuado; porque estaba influenciado, por un magnetismo viviente, violador de los mandatos vivientes del Padre; y toda vuestra herencia igual; si uno de vuestros hijos hubiese sido el más perfecto del mundo, no entraría al Reino de los Cielos, porque fué creado por padres violadores de la ley de Dios; padres que nunca estudiaron al Padre; he aquí una de las causas, del llorar y crujir de dientes, de este mundo; los hijos maldecirán a sus padres, por tan sólo un segundo de violación, hacia la ley de Dios; porque basta violar tan sólo un segundo la ley del Padre, y no se entra al Reino de los Cielos; ni padre ni hijos; porque toda violación se transmite hasta la cuarta generación; los hijos maldecirán a sus padres; y los padres a sus padres; porque la causa por la cual nó se entra al Reino de los Cielos, salió de la misma carne; todo mal pensamiento, se transmite a la generación de carne en los hijos; si bién cada uno es dueño de sus actos, por influencia ajena, también no se entra al Reino de los Cielos; la más invisible y microscópica influencia, no deja al espíritu, entrar al Reino de los Cielos; he aquí la ley de toda inocencia viviente; porque al Reino del Padre, sólo se entra con la misma inocencia conque se salió; vosotros salísteis con inocencia y debéis retornar con la misma inocencia; ciertamente que pedísteis venir a un mundo, en donde os fué difícil conservar la inocencia conque salísteis del Reino; he aquí la obra de los que os dieron, el sistema de vida basado en el oro; por causa de ellos nó entraréis al Reino de los Cielos; es más fácil que entre al Reino de los Cielos, uno que no vivió en sistema de vida de ambiciosos; a uno que la vivió; el último fué influenciado por los ojos; he aquí el llorar y crujir de dientes, por sistema de vida; todos nacísteis para combatir al demonio; en cualesquiera de sus formas; y una de sus malditas formas, es el militarismo; un árbol que no plantó el divino Padre; y de raíz será arrancado; todos los que fueron militares, no entrarán al Reino de los Cielos; porque prefirieron servir al demonio de la fuerza; ni tampoco entrarán al Reino del Padre, los seguidores del militarismo; sé hijito, que piensas en los acontecimientos, que han sucedido en tu rebaño Chile; de verdad te digo, que todos los que emplearon la fuerza contra mis humildes, caerán por la fuerza; estos demonios deberán rendir cuenta ante el pueblo y ante mi Hijo Primogénito, de todas las muertes, que por causa de ellos, ocurrieron; todo se paga en la vida ó en el espacio; vosotros pedísteis el juicio final en la Tierra; los que partieron de este mundo, pidieron ser juzgados fuera de la Tierra; y vosotros demonios del engaño y de la fuerza, caeréis; porque pedísteis caer en el Reino de los Cielos; todo el que empuñó un arma, contra mis humildes, perecerá; porque pedísteis pagarlas, en caso de violación a la ley del Padre; al empuñar un arma, olvidásteis el divino Mandamiento que dice: No matarás; de verdad os digo, que vuestro engaño consiste en que lo que llamáis libertad, no está en las escrituras del Padre; la verdadera libertad nó atropella los mandatos del Padre; y vosotros demonios de la fuerza, legalizásteis por generaciones, una libertad ilegal; frente al Padre; tal libertad, no se conoce en el Reino de los Cielos; ninguna criatura humana, a la que obligásteis por la fuerza, a reconocer vuestro ilegal concepto de libertad, a entrado al Reino de los Cielos; ni ninguna entrará; es más fácil que entre al Reino de los Cielos, uno que conoció y vivió, la libertad dentro de los Mandamientos y las escrituras del Padre; a uno que vivió una libertad de extraña moral, a las escrituras del Padre; he aquí demonios de la fuerza, que el mundo se irá contra vosotros; porque el que empleó la fuerza, caerá por la fuerza; así lo pedísteis en el Reino de los Cielos; vosotros hipócritas, enseñásteis libertad, nó con amor; porque lo hacéis amparados por la fuerza; sin la fuerza, nada sóis; llegó el momento, en que el Creador os quitará la fuerza; porque el Padre Jehova, dá y quita; seréis sometidos a juicio, por el mismo mundo que tratásteis de doblegar por la fuerza; porque pedísteis ser castigados con la misma vara, conque medísteis a otros; con la misma filosofía de la fuerza, pagaréis; he aquí demonios de la falsa libertad, vuestro llorar y crujir de dientes; al caer vosotros de este mundo, volverá al mundo, la verdadera libertad; la libertad que nó averguenza la moral del Padre; de vosotros, sólo quedará el recuerdo de un demonio, que se valió de la fuerza, para contradecir los Mandamientos del Padre; las generaciones del futuro, os recordarán con lástima; porque ninguno de vosotros, entrará al Reino de los Cielos; ni vosotros, ni vuestras esposas, ni vuestros hijos; nada de vuestra herencia; porque así lo pedísteis al Padre Jehova; y así será; vosotros hipócritas, os hicísteis llamar cristianos; ciertamente que fuísteis cristianos sólo de palabra; sólo de boca; más, nó de conocimiento; sí hubiéseis sido cristianos de conocimiento, os sabríais las escrituras del Padre de memoria; las habríais aprendido por sobre todas las cosas; sólo aprendísteis a matar; y os disfrazásteis del falso ropaje de una libertad, desconocida en el Reino de los Cielos; he aquí vuestra tragedia, falsos cristianos; hablábais de cristianismo, y por otro lado, servíais al demonio; escrito fué: No se puede servir a dos señores; no se puede empuñar un fusil y a la vez, servir a Dios; de verdad os digo, que la promesa viviente de servir al Padre por sobre todas las cosas, os acusará en el Reino de los Cielos, de haberla dividido entre las tinieblas y la luz; de verdad os digo, que antes de salir del Reino de los Cielos, para probar una vida en un lejano planeta, prometísteis al Padre, no dividir a nadie; ni a vuestra promesa viviente; ni a vuestras virtudes, que hicieron alianza con vuestro espíritu; he aquí las alianzas del Arca; un término divino que explica la unión hecha vida, entre materia y espíritu; esta unión se llama vida humana; vuestro pensar está constituído por 318 virtudes; en todo instante y diariamente, usáis 318 psicologías pensantes; 318 en una sóla a la vez; he aquí la individualidad hecha promesa; todo en vosotros es viviente; nó sólo es vuestro espíritu; sino que junto con él, están las 318 virtudes; poros, células, y todo lo que constituye vuestro cuerpo de carne; escrito fué: No sólo de pan vive el hombre; quiere decir que no es lo que instintivamente creyó ser; he aquí un misterio develado; nadie en este mundo, pidió en este mundo de carne, saber su propia constitución; porque es parte de la prueba que se pidió; muchos en este mundo, no entrarán al Reino de los Cielos, porque se mofaron de una de las tantas virtudes, de que está compuesto el espíritu; lo más microscópico que hay en vosotros, es viviente y acusa al espíritu cuando se a violado la ley del Padre; cuando vuestro espíritu pidió derechos que debieron ser respetados, también los pidieron las virtudes; porque nadie es menos delante del Padre; todos tienen iguales derechos en sus respectivas leyes y filosofías; el venir a los planetas a conocer vidas, se hace alianzas con los elementos; nadie está sólo desde el punto de vista, de su propia constitución física; la vida de la carne se vuelve tan real en el Reino, tal como la conocísteis en la Tierra; lo de arriba es igual a lo de abajo; de verdad os digo, que toda vida nace y se deshace; sólo el espíritu es eterno; a medida que más se nace en lejanos mundos, el espíritu más poder adquiere; más irradia como un sol; la vida de la carne en el mundo en que estáis, es sólo una clase de vida; hay tantas clases de vida en el universo, como mundos habitados hay; la vida humana no se conoce en el resto del universo; porque lo del Padre, no tiene ni principio ni fin; infinitos mundos que cumplieron su ciclo de vida planetaria, nunca se conocieron como tales; por muy gigantesco que sea un mundo, es poco menos que un polvito suspendido en el espacio; escrito fué: Del polvo eres, y al polvo volverás; de lo microscópico eres, y a lo microscópico vuelves; y significa a la vez, que se vive en un planeta, que se vé colosal; más, no lo es con respecto al infinito; de verdad os digo, que todo apocamiento a la creación del Padre, tiene consecuencias en el cielo; el mismo apocamiento es viviente, y reclama sus derechos; quien apocó al Padre, así es también apocado en el Reino de los Cielos; muchos pidieron la prueba del apocamiento; prometieron luchar contra ella; porque vieron en el Reino del Padre, que lo del Padre nó tienen ni principio ni fin; prometieron alabarlo por sobre todas las cosas; de verdad os digo, que todo lo que hablásteis en la vida, nada debió ser grosería ó burla en cualesquiera forma imaginada; porque ninguno lo pidió en el Reino; muchos os burláis, cuando se a matado a otro semejante; porque no compartían los ideales, de tal semejante; de mis Mandamientos se han burlado; el Mandamiento del Padre dice: No matarás; de verdad os digo, que quien no se alarmó porque fué violada tal ley, no entrará al Reino de los Cielos; es más fácil que entre al Reino de los Cielos, uno que tuvo consideración hacia las leyes del Padre; a uno que no la tuvo; sé hijito, que muchos en tu patria, se han burlado y hasta alegrado, porque fué brutalmente asesinado, un hijo que se propuso dar al que nada tenía; asesinado fué por los seguidores del demonio de la fuerza; ¡¡y se dicen cristianos, hijos de Dios!! ciertamente que malditos son; hasta la cuarta generación de sus herencias carnales; de verdad os digo, que los hombres mueren; más, las ideas eternas son; una idea sucede a otra idea; un hombre imita a otro hombre; y de verdad os digo, que toda idea que se propuso dar al que nada tenía, queda reinando en este mundo; de tal idea, nacerá la igualdad entre los hombres; de tal idea se cumplirá la divina parábola que se os enseñó, desde hace muchos siglos: Todos son iguales en derechos delante del Padre, estos derechos incluyen materia y espíritu; virtud y molécula; sentimientos y posesión; la igualdad nace del mismo lugar, en donde fuísteis creados; porque la vida es igual para todos; cuando un padre tiene hijos, los quiere a todos por igual; practica en su herencia carnal, el comunismo amoroso; de verdad os digo, que quien no tuvo amor común con sus hijos y semejantes, no entrará al Reino de los Cielos; porque habrá practicado el egoísmo; ser justo, es no quitar nada; ni lo más microscópico; quien quitó algo en la vida, no entrará al Reino de los Cielos; así también, les será quitado la entrada al reino del Padre; quien defendió filosofías egoístas; egoísmo encontrará fuera de la Tierra; quien defendió filosofías de abundancia para otros, abundancia encontrará fuera de la Tierra; tal como fuísteis en la Tierra, seréis fuera de ella; lo de arriba es igual a lo de abajo; de verdad os digo, que quien vivió en leyes, y que no las respetó en otros, no entrarán al Reino de los Cielos; porque los tales violaron el divino mandato que dice: No hagas a otro, lo que a tí no te gustaría que te hiciesen; todo lo que se deseó en maldad para otro, se recibe en sí mismo en otras existencias; todo espíritu arrepentido, pide pagar en su propia persona, lo que hizo a otros en determinado planeta; esta ley fué expresada en otros términos: Ojo por ojo, diente por diente; y vuestro Padre os agrega: poro por poro; célula por célula; idea por idea; he aquí una ley universal; todas las injusticias que se ven en este mundo, son producto de la ambición de los hombres; más, las criaturas que las viven, así lo pidieron; pidieron pagar deudas contraídas en otras existencias; y los ambiciosos que crearon las necesidades y sufrimientos en otros, pidieron al Padre, luchar contra tal tendencia; he aquí la justicia que muchos llaman injusticia; porque al pedir todos la prueba de la vida, pidieron olvido de la causa, de sus propios yerros del pasado; toda esta humanidad, pidió el olvido del lugar en donde fué creada; he aquí el por qué pedísteis la fé; la pedísteis en la escritura; la pedísteis por boca de profetas; y la enseñó mi Hijo Primogénito; la fé que pedísteis, es inseparable en toda la psicología humana; porque las 318 virtudes de vuestro pensar, pidieron la fé, para progresar en espiritualidad; hay muchas clases de fé; la más grande es la fé en el Padre; porque toda fé la creó el Padre; de verdad os digo, que quien creyó en fé de figuras, estatuas, ídolos, amuletos, imágenes, y estampas, no entrarán al Reino de los Cielos; porque habiéndolo el Padre creado todo, creó tales cosas; los tales, nó reconocieron con tal fé, al Padre mismo; sinó, a una de sus obras; de verdad os digo, que es más fácil que entre al Reino de los Cielos, uno que cultivó la fé en el Padre, a uno que no la cultivó; todo depende según la intención; todo símbolo que alude a las escrituras, lleva en sí mismo, los divinos pensamientos del Padre; y quienes así obraron, tienen ganados puntitos de luz; más, quienes estudiaron las escrituras del Padre, tienen ganada la entrada, al Reino de los Cielos; la primera es fé materializada; lo segundo es fé espiritualizada; fé salida del conocimiento; de verdad os digo, que quien estudió las escrituras del Padre, desde la primera hasta la última letra, puede visitar los Reinos de los Cielos; por cada letra de las escrituras leída, corresponde un puntito de luz; una existencia a mundos de conocimiento; por cada letra, un mundo; y si a lo largo de la existencia, se leyó muchas veces las escrituras del Padre, el puntaje se multiplica por su número de veces; el Padre premia lo más microscópico, como también castiga, la más microscópica violación; estando en todas partes, está también en lo invisible; está en todo cálculo mental; ¡¡pobres de aquéllos, que calcularon en ocultar algo a otros!! porque así como ocultaron a otros, así le será a ellos, ocultado el Reino del Padre; los que ocultaron alimentos, vivirán en futuras existencias y mundos, filosofías de hambre; de ellos son las tinieblas; estos espíritus egoístas y mezquinos, olvidaron el consejo que prometieron cumplir, antes de venir a la vida: No hagas a otro, lo que a tí no te gustaría que te hiciesen; ellos mismos pidieron tal justicia en el Reino de los Cielos; en el reino todo lo imaginado se pide; incluso los juicios finales; hasta en sus más mínimos detalles; está humanidad pidió los Rollos del Cordero de Dios; pidió un juicio intelectual; pidió saber el como fueron hechas todas las cosas; en el término: Todas las cosas, se incluye el propio orígen de la vida, la vida es una de las infinitas formas de crear del Padre; porque nada en el Padre tiene límites; el Padre dá y quita toda vida; así como dá y quita prosperidad; de verdad os digo, que el dar y quitar es vergonzoso para el Padre; porque a nadie se le mandó tener más que otro; todos son iguales en sus derechos, delante de Dios; así lo pidió esta humanidad; y nó lo cumplió es por eso que este mundo tiene un juicio final; si nadie se hubiese dejado dominar por la ambición, este mundo sería mundo justo; no tendría necesidad de un juicio; más, por los llamados ricos, tiene juicio del Padre; la culpa de este juicio recae en todo rico; porque ellos quebrantaron la ley con sus ambiciones; sobrepasaron la igualdad en el Padre; crearon el dolor y la injusticia moral y material; ninguno que fué rico en este mundo a entrado al Reino de los Cielos; ni ninguno entrará; es más fácil que entre al Reino de los Cielos, uno que fué pobre, a uno que fué rico; ningún espíritu pidió al Padre, ser rico; porque todos prometieron cumplir la ley del Padre, por sobre todas las cosas; por sobre la riqueza misma; he aquí a los ladrones del mundo; porque robaron la felicidad a los pobres; no puede haber felicidad perfecta en mundo alguno, si a sus criaturas, les roban el derecho a ser iguales; de verdad os digo, ricos y ladrones del mundo, que el mundo que fué víctima de vuestras ambiciones, os aplastará; el mundo de los oprimidos, será encabezado por mi Hijo Primogénito; espantados quedaréis, ante el poder infinito de un Padre Solar; tal como os espantásteis en la Era Faraónica; cuando la Trinidad Hijo nació como Moisés; porque todo espíritu nace de nuevo; y la Trinidad es la primera en cumplir las leyes del Padre; todos los que fueron ricos en este mundo, serán despojados del fruto de la ambición; porque ellos mismos así lo pidieron; y es así que todo rico, individuo y nación, quedarán en la más grande pobreza; todo ambicioso pidió pagar su deuda, por donde pecó; he aquí el llorar y crujir de dientes, de todo rico; sólo quedarán en este mundo, los que no fueron ricos; porque están más cerca de las promesas, hechas al Padre, en el Reino de los Cielos.-



ALFA Y OMEGA