JUICIO FINAL; LOS QUE EMPLEARON FALSOS TESTIMONIOS Y JURARON EN LA TIERRA, NO ENTRARÁN AL REINO DE LOS CIELOS; EL JURAMENTO NO ES DEL PADRE.-

Sí hijito; los que emplearon falsos testimonios y los que juraron, no entrarán al Reino de los Cielos; el juramento no se conoce en el Reino de los Cielos; porque se desconoce la desconfianza; en tu mundo se jura porque no se tiene confianza entre sus criaturas; el juramento salió de los usureros; su psicología es la posesión material; en la justicia humana, influye las ansias de ganar; no prima lo espíritual; es una justicia que justifica una injusticia; la injusticia del propio sistema de vida; es una farsa; porque el que tiene oro, es respetable; el que no lo tiene es condenado; de verdad os digo, que todos aquéllos que quedaron libres de la justicia terrenal, por la influencia del dinero, no entrarán al Reino de los Cielos; es más fácil que entre uno que no pagó por su liberación, a uno que pagó; y de verdad os digo, que ninguno de vuestros jueces, entrarán al Reino; es más fácil que entre uno que no fué juez en la vida, a uno que lo fué; porque mis humildes no necesitaban juez; los que necesitaban jueces fueron los demonios del mundo; los explotadores, los ambiciosos, los usureros, los comerciantes, los traficantes, los mafiosos, los ladrones, los corruptores, los droguistas, los políticos, los presidentes, los reyes, los banqueros; y toda la gama de rufianes que produjo vuestro sistema de vida basado en el oro; y nó mis humildes; y de verdad os digo, que los que emplearon falsos testimonios, son malditos; el mundo los conocerá a todos; sé hijito que piensas en tu rebaño Chile; sé que ves a distancia, los falsos testimonios de todos los juzjados del mundo; Así es divino Padre Jehova; y veo que los que más dinero poseen, son los más falsos e hipócritas; Así es hijito; todo rico no tiene sentimientos; el oro los insensibiliza; y si llegan a tener sentimientos, los amoldan a sus intereses; todo rico a medida que se hace más rico, más egoísta se pone; Así es divino Padre Jehova; en mi patria por tu divina voluntad, hay revolución; y como tu sabes, los llamados ricos reniegan hasta de sus propias leyes; leyes que ellos mismos las crearon; y calumnian al gobierno del pueblo, diciendo que no exsiste la libertad; Así es hijito; esto es calumnia colectiva; y de verdad te digo, que todo calumniador del pueblo, no entrará al Reino de los Cielos; y estos mismos falsos defensores del pueblo, serán acusados en mi Reino, de haber jugado con la fé de todo un pueblo; estos demonios no contentos con haberos dividido en ricos y pobres, os explotan; y son mis humildes quienes les pagan; de verdad os digo, verdugos del pueblo, que os quedaréis sin paga y sin trabajo; porque vuestro Creador os maldice por inventar filosofías y partidos, que no son salidas de mis humildes; de mis hijos del trabajo; sólo el comunismo es del Padre; porque todos son iguales ante dios; y vosotros demonios fuísteis ciegos; sabiendo esta ley que lleva escrita siglos y siglos, no os dísteis cuenta que en el Creador mismo, está la filosofía por la que luchan millones y millones de mis hijos; porque para vosotros malditos políticos de la derecha, sólo exsiste el libertinaje y la explotación; más, se os acabó la miel; ahora hijos del demonio, a devolver lo que nunca os a pertenecido; toda mansión, todo lujo, toda posesión, os será quitada; porque mis Mandamientos no mandan a nadie hacerse rico; sóis los escollos del progreso; y la escoria de la espíritualidad.-



Sí hijito; de verdad te digo que todo hipnotizador no entrará al Reino de los Cielos; porque violó la ley del Padre; el hipnotismo es una ciencia como muchas; más, el mandato del Padre era y es y será el trabajo; sé que exsisten grandes y desinteresados investigadores; más ninguno entrará al Reino de los Cielos; es más fácil que entre un obrero a un investigador; porque el obrero está en el mismo mandato del Padre; el investigador cerca de él; sin menospreciar su esfuerzo y su aporte al progreso de la ciencia misma; la cualidad y la calidad de las ideas, se pelean en complacer al Padre por sobre todas las cosas; y de verdad os digo, que la sencillez y la humildad, son las primeras; las intenciones humanas son juzjadas en el Reino de los Cielos, por el concepto que tuvieron con respecto al Padre, al generarse; en vuestro mundo egoísta se desprecia ó menosprecia el trabajo manual; y de verdad os digo, que todos los que generaron ideas de trabajo manual, están primeros; de ellos son los Reinos de los Cielos; es más fácil que entre al Reino, uno que se hizo tira las manos trabajando, a uno que empleó los más modernos adelantos; no es que vuestro Padre desprecie el progreso; muy al contrario; me alegra infinitamente que vuestra inteligencia progrese; más, la justicia del Padre es así; premia al despreciado; se ajusta a la divina parábola que os fué dada, hace ya muchos siglos: los humildes son los primeros en el Reino de los Cielos; y de verdad os digo, que esto no impide que cada uno reciba en justicia, lo que debe de recibir; la justicia del Creador abarca lo que vosotros no podéis abarcar; al juzjar a vuestros espíritus, lo hace desde lo más microscópico que vuestra mente pueda imaginar; y vuestra imaginación se detiene en los límites de vuestra materia; no penetra lo invisible; y lo invisible en vosotros, son las ideas y las virtudes; hacéis uso diario de ellas y no las véis; he aquí vuestro principio físico del Reino de los Cielos; un principio viviente sin forma definida; vuestro cuerpo de carne es un desarrollo magnético, que tiene la cualidad y la calidad de la carne; este proceso se inicia desde lo invisible a lo visible; cuando se está en el vientre de una madre, ni la madre vé lo que ha de venirle; sólo siente; el nacimiento de una criatura es producto de dos espíritus encarnados, y la participación del Reino de los Cielos; toda reencarnación es la entrada de un espíritu a un magnetismo por él desconocido; este magnetismo es producido en las relaciones sexuales; y de verdad os digo, que todos los que escandalizaron sexualmente, no entrarán al Reino de los Cielos; malditos son; ¡y pobres de aquéllos, que les dirigan la palabra a estos malditos! porque sobre ellos caerá la misma ley; y de verdad os digo, que todo artista que se mostró desnudo ó casi desnudo están en esta ley; y los que exhibieron sus cuerpos escandalosamente en piscinas y playas, están en la misma ley; y de verdad os digo, que todo arrepentimiento, se toma en cuenta en la justicia del Padre; porque el arrepentimiento es también una virtud viviente del Reino; el Padre a todas las quiere igual; y de verdad os digo, que es más fácil que entre al Reino, un arrepentido, a uno que no se arrepintió; la ley de la justicia de vuestro Creador, todo lo penetra; segundos ó menos de segundos vividos, moléculas ó menos que moléculas, poros ó menos que poros, células, cabellos, ideas, pensamientos, etc. etc.; tanto en la materia como en el espíritu; nada escapa en un juicio final; ¿no se os enseñó que vuestro dios viviente está en todas partes? lo váis a sentir ahora; por todas partes del mundo, estallará la revolución espíritual; una revolución de la que no tenéis la menor ida; y de verdad os digo, que será llamada la revolución del juicio final; la revolución de las revoluciones; porque hasta vuestras revoluciones serán juzjadas; esta revolución será la última que tenga este mundo; y en esta revolución, caerán todos los demonios que atropellaron los mandatos del Padre; todo sufrimiento infligido a cada criatura de este mundo, será juzjado; y de verdad os digo, que cada oculto pensamiento igual; la revolución saldrá de los humildes; porque ellos son primeros; no saldrá de los demonios que dividieron este mundo; esta revolución hará caer a todo aquél, que se deja ó se dejó influenciar por la ambición; base de vuestro sistema de vida; la caída del llamado capitalismo, traerá la más grande felicidad para este mundo; estos demonios nunca conocieron la verdadera felicidad; porque el oro hastía; y de verdad os digo, que todo aquél que se abocó en ser sostenedor de este hipócrita sistema de vida, no entrará al Reino de los Cielos; y deberán sumar todos los segundos del tiempo transcurrido, en convivencia con tal sistema; esta ley es más fuerte y más severa, para los que vivieron en abundancia, en el sistema de vida mismo; porque de verdad os digo, que todo aquél ó aquélla que vivió en abundancia, mientras que habían otros que no tenían ni para comer, no entrarán al Reino de los Cielos; es más fácil que entre al Reino, uno que pasó hambre, a uno que no lo conoció; es inmoralidad viviente, ser indiferente para con el que sufre; y todo el llamado mundo de los ricos, no entrará en mi Reino; porque es más fácil que entre al Reino un pobre, y nó un rico; esto se debe a que el rico violó la ley del Padre; se olvidó de la parábola que dice: no hagas a otro, lo que a tí no te gustaría que te hiciesen; todo rico se hartó más de la cuenta; produjo desiquilibrio en la igualdad; negó el derecho de otros; por causa de los ricos, hubo pobres; y nó por causa de los pobres, hubo rico; la injusticia de este mundo, es por lo tanto, por causa de los ricos; y de verdad os digo, que todo rico es mirado en el Reino, como un acomplejado; esclavo del oro; y produce en mis ángeles, la más infinita lástima; y de verdad os digo, que ningún acomplejado por vicio, entrará al Reino de los Cielos; los llamados ricos, serán llamados ladrones por este mundo; porque al hacerse ricos, robaron el derecho de los demás; ser rico será la más grande inmoralidad; y siempre a sido así; y de verdad os digo, que el que robó los derechos a otros, así serán ellos robados también; en otras exsistencias y en otros mundos; de verdad os digo, que el único demonio de este mundo, es el oro y sus seguidores; porque los males de este mundo salen de él; y no hay mal, que no tenga que ver con el oro; con vuestro sistema de vida; y de verdad os digo, que todos los sistemas de vida de todos los mundos, tienen en el Reino su calificativo; su sello; el vuestro es un sistema de vida, de ladrones e hipócritas y asesinos; ¿acaso no matáis por poseer oro? ¿acaso no se engañan unos a otros, por un puñado de oro? de verdad os digo, que este sistema injusto e inmoral de vida, es como una pesadilla para mis humildes de vuestro mundo; si diera la oportunidad a las criaturas del mundo de cambiarse de mundo, os aseguro malditos ricos, que quedaríais sólos; porque sóis la levadura de la hipocrecía; porque todo lo cubrís con el barniz de una falsa legalidad; que a venido acentuándose con el correr de los siglos; todo olvido de su propio pasado espíritual, a sufrido cambios en su filosofía; no ha cambiado en lo más mínimo, la ley del Padre; los que cambian son los hijos; porque pidieron vida con libre albedrío; he aquí el principio de lo correcto y de lo incorrecto; el punto de partida de todas vuestras ideas; con las que gobernásteis y guiásteis este mundo; más, al olvidar la moral del Padre, vuestro libre albedrío os condujo a la inmoralidad; ya no os respetáis ni vosotros mismos; habéis sobrepasado vuestra propia escala espíritual; es decir, habéis obligado a la misma Trinidad, intervenir; y de verdad os digo, que ¡¡pobres de vosotros inmorales del mundo!! porque seréis juzjados con mayor severidad; por vosotros malditos inmorales, este mundo conocerá el llorar y crujír de dientes; vosotros malditos desedencadenásteis la justicia antes del tiempo; el divino Padre a escuchado los lamentos y quejas de millones de hijos; hijos que temen corromperse con vuestra maldita presencia; seréis perseguidos inmorales del mundo; y el mundo arrancará de vosotros malditos, como se arranca de la peste; si los gobiernos cobardes y cómodos no os combatieron como eran sus obligaciones, la doctrina del Cordero de dios os combatirá; y de verdad os digo malditos inmorales, que no quedaréis ninguno en este mundo; de verdad os digo, que ninguno de los que tenían la responsabilidad de mantener la moral de raza, entrará al Reino de los Cielos; es más fácil que entre uno que no tuvo esta responsabilidad, a uno que la tuvo; grave acusación pesa sobre los espíritus responsables; que viendo al demonio nada hicieron; y de verdad os digo, educadores del mundo, que sobre vosotros cae una tercera parte de cada inmoral que conocísteis en la vida; los inmorales son de muchas categorías; más, me refiero a los que se exhibieron ante el mundo; a los malditos que violaron su propio sexo; a los que pidieron ser hombres, y vistieron como mujer; a los afemeninados, pelucones, droguistas y mafiosos; ¡malditos inmorales! o se es hombre ó se es mujer; acusados seréis en el Reino, de confundir los sexos en este mundo; porque ninguno de vosotros malditos, conocerá la luz; fuísteis indignos de ella; pedísteis oportunidad malditos, y volvísteis a caer; y de verdad os digo, que toda mujer que confundió su sexo, vistiendo como hombre, no entrará al Reino de los Cielos; vestir como viste el sexo opuesto, es inmoralidad en el vivir; nadie se manda sólo en lo moral; pisoteásteis mi moral escrita en mis escrituras; y de verdad os digo, que hombres y mujeres inmorales en el vestir, deberán sumar todos los segundos transcurridos; desde el mismo instante en que empezaron a atropellar su sexo; y de verdad os digo inmorales del mundo, que por cada segundo de violación, os corresponde cumplir una exsistencia fuera del Reino de los Cielos; una exsistencia en otros mundos; vosotros mismos inmorales, perpetuáis vuestro alejamiento del Reino; escrito fué que cada uno se hace su propio cielo; vosotros os hicísteis tinieblas; y de verdad os digo, corruptores de niños; corruptores de mi inocencia, que cuando no quedéis ninguno de vosotros, este mundo se transformará en paraíso; y de verdad os digo, padres de la Tierra, que sobre vosotros caerá también justicia; sobre padre y madre que no supo crear ni criar a sus hijos; por cada hijo inmoral que vistió como mujer, os corresponde una tercera parte de los segundos vividos por el violador; igual ley para toda hija que vistió prendas del sexo opuesto; padre y madre deben sumarse para sí, un tercio del total del puntaje de tinieblas vividos por sus hijos; porque son hijos de vuestra carne; debísteis haber intervenido con energía; al ver como vuestros hijos se mofaban de la moral del Padre; más, vosotros también estábais ciegos e ilusionados; por el sistema de vida corrompido; que os ofrecieron a la fuerza, los demonios del oro; de verdad os digo, que ningún padre ó madre, que no tuvo energía moral para enseñar a sus hijos, entrará al Reino de los Cielos; es más fácil que entre padre y madre, que se preocuparon, a padre y madre que no se preocuparon; porque pedísteis probar la carne creadora, y respetar y cumplir sus leyes; nó, según el mundo; sino según la moral del Padre; escrita por siglos y siglos en sus escrituras; vosotros padres y madres de la Tierra, al igual que todos, prometísteis educar a vuestros hijos, según la ley de dios; nó según la ley de los hombres; de los hombres son las llamadas religiones; y nó de dios; de los hombres es la explotación; y nó de dios; los hombres os ilusionaron; y nó dios; por seguir lo que era de los hombres, vosotros como padres sóis inmorales ante dios; y lo son vuestros hijos; de verdad os digo, que quien prefirió lo de los hombres a dios, no entrará al Reino de dios; quien no luchó con todas sus fuerzas contra el demonio que tomó forma de hombre, no entrará al Reino de los Cielos; quien se dejó ilusionar por filosofías que no tomaron en cuenta, al Padre, no entrará al Reino del Padre; porque olvidásteis vuestras propias promesas, hechas en el Reino: cumplir lo de mi dios y Señor, por sobre todas las cosas; más, vosotros padres de la Tierra, hicísteis lo opuesto; lo contrario; cumplís al pie de la letra, la ley de los hombres; y olvidáis al Padre; porque es más fácil para vosotros, recordar un futuro partido de fútbol, que recordar mis escrituras; ¡hipócritas! ¡y os hacéis llamar cristianos! de verdad os digo, que ningún hipócrita de este mundo, entrará al Reino de los Cielos; es más fácil que entre, uno que no fué cristiano, a uno que lo fué; es más fácil que entre uno que nó conoció religión alguna, a uno que la conoció; porque de verdad os digo, ignorantes del llamado mundo cristiano, que si hubiéseis estudiado y profundizado mis escrituras, os habríais dado cuenta, que las llamadas religiones no son del Reino de los Cielos; porque son filosofías que dividen la fé del mundo, en muchas creencias; habiendo un sólo dios nomás; os habríais dado cuenta, que vuestro espíritu se divide; y que sólo satanás se divide así mismo; de verdad os digo, que ninguna filosofía que divida a mi rebaño, se conoce en el Reino de los Cielos; ni capitalismo ni religión; el primero os divide en lo material; hace de unos ricos y de otros pobres; el segundo os divide en lo espíritual; y de verdad os digo, que ningún espíritu dividido, entrará al Reino de los Cielos; se entra al Reino, tal como se salió; se salió unificado con el Padre; y se debe volver unificado en el Padre; basta un microscópico desacuerdo en lo que es del Padre, y no se entra al Reino de los Cielos; padres y madres de este mundo, no sólo violaron la ley del Padre; sino, que también violaron sus propias leyes mundanas; porque los hombres hacen sus leyes, y muchos no las respetáis; más, toda ley, sea divina ó terrenal, es juzjada en el Reino de los Cielos; lo que no es juzjado en vuestro mundo, es juzjado en el Reino del Padre; y siendo todo lo que exsiste juzjado, lo que es de dios, y lo que es de los hombres; libre albedrío tiene el Padre, libre albedrío tienen los hijos; y de verdad os digo, que todo libre albedrío, tiene a la vez, su libre albedrío; es decir que espíritu y libre albedrío siendo una misma cosa, sienten distinto; como criaturas humanas, no os dáis cuenta; porque espíritu y libre albedrío mantienen la unificación que pidieron en el Reino; sólo una microscópica parte de ellos, se manifiestan en ideas; después de la muerte de vuestro cuerpo de carne, el espíritu sigue pensando; su paso por la vida, fué efímero; tan efímero, que no le dá importancia; salvo los espíritus atrasados; los que se apegan con facilidad a lo material; a las riquezas; que en vuestro mundo, llamáis ricos; he aquí la causa de vuestra tragedia, en la prueba de la vida; los menos evolucionados pero astutos, os dieron un sistema de vida, totalmente carente de espíritualidad; el reinado de la astucia, es el reinado de la serpiente faraónica; la misma que empleó su maldita astucia, contra la felicidad de Adán y Eva; los que os dieron vuestro sistema de vida, lo hicieron por la fuerza; ¿no son estos demonios, los que mantienen las llamadas fuerzas armadas? de verdad os digo, que todos aquéllos y aquéllas, que vistieron uniformes de las llamadas fuerzas armadas, ninguno entrará al Reino de los Cielos; porque el que mata a espada, muere a espada; el que se perfecciona para matar, es también muerto en lejanos mundos; toda intención que no es de las enseñanzas del Padre, se vuelven contra el propio creador de ellas; si no es en esta vida, ocurre en otras; de verdad os digo, que esta filosofía demoníaca, está en contra de mi Mandamiento; él dice: no matarás; y estos demonios con uniformes, se mofan de mi divino mandato; más, ninguno quedará en este mundo; porque todo árbol filosófico, que no plantó el Padre Jehova, de raíz será arrancado; y de verdad os digo, que esta bestia junto con las bestias religiosa y capitalista, fueron vuestro peor yugo, por siglos y siglos; estas tres bestias perpetuaron con sus presencias, la desconfianza en el mundo; perpetuaron la ilegalidad de vuestro sistema de vida; dad gracias a ellas, que por ellas no entraréis al Reino de los Cielos; os deslumbraron con sus malditos uniformes y sus falsos conceptos de patriotismo; porque fueron indiferentes al dolor de mis humildes; se escudaron en la vida, bajo una imparcialidad, que a nada conduce; de verdad os digo, que es más fácil que entre al Reino, uno que no vistió uniforme, a uno que vistió; y de verdad os digo, que entre dos que vistieron uniforme, el de menos grado, es primero en la entrada al Reino; más ninguno entra; esta comparación os enseña que en toda violación, exsiste cualidad y calidad; la humildad es también probada, con filosofías, que no son de la espíritualidad; todo lo que es de la espíritualidad, está contenido en mis escrituras; y toda escritura del mundo que conduzca al bién, es del Padre; y toda escritura ó doctrina que divida a mis hijos, no es del Padre; es de satanás; porque sólo satanás divide y se divide así mismo; las llamadas fuerzas armadas dividen a las naciones, por orgullo de razas; de verdad os digo, que ningún orgulloso entrará al Reino de los Cielos; es más fácil que entre al Reino, uno que fué humilde y sencillo; a uno que fué orgulloso; y de verdad os digo, que los que pertenecieron a las llamadas fuerzas armadas, serán acusados en mi Reino, de disfrazar el orgullo de raza, llamándolo patriotismo.- el patriotismo no es árbol del Padre; no defiende lo que es del Padre; defiende al demonio del oro; porque es patriotismo comercial del maldito capitalismo.-

ALFA Y OMEGA