DIVINO ORIGEN DEL TIEMPO; DIVINA ALIANZA CON EL ESPÍRITU HUMANO; TIEMPO CELESTIAL; TIEMPO TERRENAL; TIEMPO ESPÍRTUAL; TIEMPO GALÁCTICO; TIEMPO DE LA LUZ; TIEMPO DE LAS TINIEBLAS.-

Sí hijito; te explicaré el tiempo viviente; del Tiempo Celestial salen todos los tiempos de los mundos; cada tiempo es un mandato viviente; es una alianza entre los divinos querubínes del tiempo y el espíritu que vive en su propio tiempo; todo tiempo tiene su principio y su fín; según el tiempo que se le dió al tiempo; todo tiempo es relativo a su propia evolución; nace junto con la naturaleza; todo pensar de la naturaleza, posee su tiempo dentro del mismo tiempo; hay tiempo exterior ó tiempo presente y tiempo Interior ó tiempo espíritual; cada tiempo posee su libre albedrío propio; y son unilaterales y armoniosos; está en ellos, el equilibrio universal; el libre albedrío del universo posee en sí mismo el equilibrio de toda vida planetaria; es una independencia de la misma expansión del Universo; las alianzas se suceden en toda eternidad; la materia y el espíritu, se expresan en infinitas formas; las hay iguales y desiguales; cada forma de vida crea su propia eternidad; basta que sus criaturas piensen, y están creando su propio futuro; cada uno es expansivo como el universo mismo; lo de arriba es igual a lo de abajo; puesto que todas mis criaturas piensan; el principio de la eternidad es el mismo; tanto arriba como abajo; cada uno se hace su propio cielo; cada uno se crea su propio futuro cuerpo físico; todo depende del conocimiento acumulado en la vida; todo conocimiento ganado por la criatura, se conoce en el Reino de los Cielos, como la sal de la vida; y toda sal de vida, incluye el tiempo futuro; del futuro mundo en que ha de vivir la criatura; todo sigue un orden inalterable; sean cuales sean las obras de la criatura; el orden lo crea la misma criatura; la intención que está presente en todos sus actos, es la que rige su justicia; el Padre Eterno está en toda intención; porque está en todas partes; en lo visible y lo invisible; y estando en lo visible, no se deja ver; porque divino libre albedrío tiene; tal como lo tienen sus hijos; lo de arriba es igual a lo de abajo; arriba el Cielo y abajo el mundo; lo de arriba contiene lo que tiene lo de abajo; más, arriba y abajo son relativos; porque sus criaturas nacen de nuevo; y al nacer de nuevo, traen nuevos conceptos del universo; cada nacer de nuevo, es una reencarnación del espíritu; es una alianza de sus propias virtudes; reencarnar y nacer de nuevo es lo mismo; una ley se puede expresar de infinitas formas ó diferentes formas; y es la misma ley; nadie debe negar nada; porque todo exsiste en el Padre; negar lo que es atributo del Padre, es negar a su propio Creador; todos nacieron para imitar al Padre; no, para negarlo; lo que nó se explica en un mundo, se explica en otro; lo que aún no se sabe en una morada planetaria, se sabe en otra; porque todo espíritu nace de nuevo; pasa adquiriendo nuevo conocimiento de mundo en mundo; prueba infinitas sales de vida; porque infinitos son los conocimientos; todo conocimiento acerca a la criatura, a su Creador; porque estoy en todos los conocimientos; en los conocidos y desconocidos; ¿no se os enseñó que vuestro Dios viviente está en todas partes? el que no me veáis, no significa que no esté con vosotros; esta ausencia física de vuestro Creador, vosotros mismos la pedísteis; y se os concedió; lo que para vosotros, parece una eternidad, es sólo un instante para el Padre; sóis microscópicos entre los colosales mundos de la Creación; es por eso que fué Escrito que del polvo eres y al polvo volverás; porque a medida que nacéis, váis pasando de un mundo microscópico, a otro mundo microscópico; porque primero hay que ser chiquitito y humilde para llegar a ser grande en el Reino de los Cielos; es decir para nacer en los mundos del macrocosmo.-



Sí hijito; este dibujo celeste al igual que los otros, fueron pedidos por Tí en el Reino de los Cielos; porque cada deseo y cada acto están Escritos en los Libros Solares; cada espíritu humano así lo pidió; y así se le concedió; los dibujos celestes son divinas escrituras; porque todo dibujo en el Reino de los Cielos, es entendimiento y conocimiento viviente; los dibujos celestes conversan con los Padres Solares; porque todo exsiste en el Reino; tal como Tú conversas con todo lo que te rodea; el tiempo también conversa en el Reino; su forma contiene todos los ruídos silenciados; es una filosofía de espera; porque todo tiempo tiene su fín; el fín de cada tiempo es relativo; porque cada individualidad, pidió un tiempo para su propia exsistencia; por lo tanto, cada espíritu, rinde cuenta de como empleó el tiempo espíritual; el tiempo nace junto con el espíritu; ambos son alianzas en sus respectivas filosofías; el tiempo material es también una filosofía viviente; nace para que cada acto material, se ejecute; cada una de las 318 virtudes del pensar humano, pidió alianzas con el tiempo material y espíritual; son dos libres albedríos dentro del libre albedrío del espíritu; el tiempo atiende a cada espíritu por separado en el Reino de los Cielos; y cada virtud lo hace igual; el libre albedrío es lo más sagrado que posee el espíritu; toda filosofía humana que no reconozca ó atropelle el destino de cada libre albedrío, no quedará en la evolución humana; tal es la filosofía del capitalismo; basado en un poder material, que es desconocido en el Reino de los Cielos; en el Reino no exsiste ni el más microscópico poder de ambición; ninguna tiniebla de ningún planeta se conoce; toda filosofía tiene su tiempo; y tal como la idea, posee en su libre albedrío, cualidad y calidad; todos los tiempos salen del Reino; porque todo se crea allí; los tiempos también poseen inocencia; tal como la posee el espíritu; porque materia y espíritu, son iguales ante Dios; tienen los mismos derechos; nadie es menos ante el Padre; es una igualdad, que está dentro de las mismas y respectivas leyes; la creación viviente del Padre posee infinita variedad, y una sola Justicia; se nace en una cantidad tal, como la propia mente puede imaginar; y la justicia es la misma; sean cuales sean, los actos realizados en cada exsistencia; en cada exsistencia se disfruta de un tiempo; que no es el mismo; pues la sal de la vida no es la misma; en cada exsistencia se aprende algo diferente; y ese algo por microscópico que sea, es suficiente para hacer variar el futuro tiempo que disfrutará la criatura; por lo tanto son vuestros actos los que crean vuestro propio tiempo; y no sólo el tiempo; sino que todo vuestro futuro destino; es por eso que fué escrito: Cada uno se hace su propio cielo; porque hasta las microscópicas moléculas que encontraréis en el futuro mundo, son resultado de vuestros actos de la exsistencia pasada; si vuestros actos y pensamientos fueron limpios, vuestro destino será un mundo-paraíso; y si vuestros actos y pensamientos fueron sucios, estad seguros que vuestra futura morada será un mundo-infierno; está explicación corresponde a la parábola que dice: Ojo por ojo y diente por diente; porque en cada acto entran en juego, microscópicos seres pensantes; y son tan microscópicos, que para ellos el cuerpo de carne es como una colosal galaxia; y vuestro espíritu, un infinito sol; y ellos también poseen sus tiempos; tal como los posee la criatura humana; para ellos, lo de arriba es igual a lo de abajo; para ellos el tiempo material, representa un tiempo del macrocosmo; tal como el infinito se presenta a los ojos del espíritu humano; esta revelación es la suprema; porque ella explica el alfa y la omega de la creación viviente del Padre Jehova; la única que exsiste y exsistirá; y que contiene a todos los universos que la mente pueda imaginar; todo cuanto se piensa, se transforma en universos materiales; nada se pierde en energía en la creación del Padre; siendo su universo la ley suprema de toda economía; y como tal, exsiste también la economía de los tiempos; cuya ley provocará llorar y crujir de dientes, en la humanidad; porque basta un segundo ó menos de tiempo en ociosidad, y no se entra al Reino de los Cielos; todo tiempo posee moral; y por lo tanto exige justicia; su unión con el espíritu hace que reclame justicia en el Reino de los Cielos; el espíritu humano nada sería sin el tiempo viviente; nada sería sin las virtudes que se unieron a él; es por eso que toda escritura a través de los siglos, enseña ser humilde por sobre todas las cosas; esto corresponde a: Adorarás a tu Señor y creador por sobre todas las cosas; porque el Padre es el Creador de toda humildad; toda virtud posee su tiempo; y son 318 virtudes que tenéis en vuestro espíritu; con ellas actuáis diariamente en la vida; en el Juicio Final que se os prometió, también les fué prometido a vuestras virtudes; porque todos tienen los mismos derechos; nadie es menos ante el Eterno; los tiempos cuando lo creen conveniente en sus libres albedríos, acompañan a los espíritus por muchas exsistencias; ellos también nacen de nuevo; también pasan por infinitas moradas planetarias; también desean acercarse más y más al Creador; buscan el conocimiento; buscan la sal de la vida; en sus respectivas filosofías; los tiempos son fuerzas magnéticas en su encarnación física; y virtudes en su eternidad espíritual; sus principios fueron los mismos que tuvieron los espíritus humanos; nacieron en estado de inocencia solar; este principio de los tiempos se remonta a eternidades antes que naciera vuestra Tierra; antes que vosotros, el espacio tenía infinitas moradas planetarias; su número es como los granos de arena que contiene un desierto; y cada grano de arena, es a la vez un desierto; esta terminología es la más acertada para el entendimiento humano; porque la mente humana es microscópica; y la del Padre Infinita; las matemáticas y todo cálculo humano, desaparecen ante su divino Poder Mental; que sostiene los mundos y soles que contempláis; los que hubieron y habrán; vosotros representáis una microscópica parte del magnetismo del Padre; es por eso que fué escrito: Del polvo eres y al polvo volverás; quiere decir: De lo microscópico eres y a lo microscópico vuelves; pues al nacer de nuevo, cada espíritu humano vuelve a un mundo semejante a la Tierra; ó bién a un microscópico paraíso; cuando a cumplido con la moral de mis divinos mandamientos; segundo por segundo a lo largo de su exsistencia; basta un segundo de abandono a la moral del Padre, y no se entra al Reino de los Cielos; cada segundo ó menos de violación, incluye un tiempo microscópico; junto con las 318 virtudes vivientes; por muy microscópico que sea el tiempo de una violación, en su justicia participan todos; hasta los microscópicos poros de vuestra carne; todo chiquitito y humilde es grande en el Reino de los Cielos; a ellos escucha primero el Creador del universo; el último en ser escuchado, es el espíritu humano; porque se le enseñó ser humilde; y así lo considera la justicia divina; la humildad y la alegría, debieron ser cultivadas por todas las criaturas humanas; quien dejó ser un segundo ó menos humilde ó alegre, no entra al Reino de los Cielos; porque así lo pidió toda la humanidad terrestre; y así se le concedió; quien tuvo enojos en la vida, que sume el total de segundos en todo su enojo que tuvo en su exsistencia; el tiempo de todo enojo, es tiempo de tinieblas; cada segundo de enojo, corresponde a un puntito en las tinieblas; y cada puntito representa un mundo ó cielo que se os cierra; porque cada falta salida de vosotros, apaga vuestra propia luz; y os acercáis a mundos de tinieblas; porque cada uno se hace su propio cielo; cada uno se crea su propia añadidura; su propio destino en las moradas planetarias del espacio; la humanidad le prometió al Padre Jehova, vivir una filosofía de alegría; sean cuales sean las circunstancias y pruebas de cada uno; porque todos vieron la alegría en el Reino de los Cielos; y todos se disputan en el Reino, la alegría de transmitir la alegría, al resto de las moradas planetarias; nadie nace con enojo en su estado de inocencia; todos nacen inconscientes de sus propios sentimientos; todos nacen en sorpresa viviente; cuando se nace, no se sabe que se nace; sólo se siente el propio desarrollo; a medida que el espíritu se acostumbra al universo, nace en él, la determinación; y siempre se preguntará por toda la eternidad, el orígen de todas las cosas; porque el propio orígen espíritual es el infinito mismo; todo está unido y relacionado por el cordón solar; lo que constituye el todo sobre el todo; quien lo niege, se niega así mismo; porque en el Reino, las virtudes vivientes leen toda mente; y quien niege lo que es de ellas, ellas también niegan; se niegan a acompañar al espíritu que las negó, en una futura exsistencia; unas a otras, se comunican en el espacio, quien es el que niega una de las infinitas Glorias del Padre; toda negación por microscópica que sea, es pesada y juzjada en el Reino de los Cielos; exsiste negación espíritual y negación humana; todo exsiste en el Padre; sin el Padre nada exsistiría; tal como en vuestra procreación; sin padres no exsistirían los hijos; lo de arriba es igual a lo de abajo; el tiempo posee su tiempo; porque nadie está sólo; todo el infinito está constituído en una infinita jerarquía; exsiste el Orden Galáctico; una de las maravillas del Padre; la Tierra que habitáis, está por entrar en este orden; porque nadie es desheredado; esta revelación cambiará la filosofía terrenal; ó las filosofías; porque fueron probadas como la vida misma; escrito fué: La Tierra pasará; más mis palabras no pasarán; quise decir que la Tierra y sus costumbres pasarán al olvido; y que una nueva Doctrina salida de mi palabra viviente, reinará en la Tierra; ninguna filosofía del materialismo quedará; porque todo tiene su tiempo; tiempo de empezar y tiempo de terminar; principio de reinado y término de reinado; principio alfa y término Omega; caída de un mundo con sus inmoralidades; y el nacimiento de otro con nueva moral; escrito fué que nacería mundo nuevo; y para que exsista mundo nuevo, es menester moral nueva; la misma moral contenida en mis mandamientos; la humanidad en su libre albedrío, escogió otra moral; desconocida en el Reino de los Cielos; y todo lo desconocido no entra al Reino; esta moral desconocida, está basada en la ilusión de lo pasajero; en el mismo dinero creado por los demonios de la ambición; que no les importa la unidad del mundo; porque sólo satanás divide; el capitalismo divide para reinar; a nadie le fué dado, poseer más que otro; y mucho menos empleando la fuerza; la persuasión y sus creadores, no entran al Reino de los Cielos; el capitalismo es producto de la ambición de unos pocos; el divino Padre los viene observando desde muchas moradas atrás; estos demonios de la ilusión material, son el yugo de la humanidad; todo lo hacen y lo proyectan, según sus conveniencias; no toman en cuenta para nada, al Creador; jamás me buscan en mis escrituras; que es mi libre albedrío; no me estudian como les fué mandado; sólo viven para dominar a los demás; de verdad os digo, humildes de corazón, que estos demonios, tienen sus días contados; nadie nació para aprovecharse de otros; nadie nació para violar la ley del Padre; todas las pruebas humanas, tienen un límite; nada que salga de vosotros, es eterno; sólo el Padre os transmite la eternidad; porque dá y quita; los tiempos se acaban cuando se acaban los mundos; y no hay morada que no tenga su tiempo; la materialización de toda virtud, requiere del tiempo; todo el universo está constituído por alianzas; porque todos poseen libre albedrío; y cada cual escoge; por lo general se escoge a los elementos que están dentro de la comprensión del espíritu; esto quiere decir que puede triunfar en las pruebas que se propone el espíritu; muchos espíritus piden lo que ellos no están en condiciones de cumplir; tal como tu hermano espíritual Fernando; pidió a la edad avanzada, acompañarte en tu Revelación en el mundo en que estás; más, no es alegre como lo prometió en el Reino; ni se esmera por serlo; sacado será de tu gloria; oportunidad tuvo; por su mal carácter perdió la oportunidad de ser un bienaventurado; y no entra al Reino de los Cielos; todo aquél que desee acompañarte por el mundo, debe ser alegre y humilde, como fué enseñado; nadie tiene derecho a enturbiar la felicidad de su hermano; y no exsiste felicidad mayor, que la alegría; propia de la felicidad del Reino de los Cielos; todo aquél que no cultivó la alegría, no entra al Reino; es por eso que fué escrito: Dejad que los niños vengan a mí; porque de ellos es el Reino de los Cielos; quiere decir en Revelación Telepática: Porque mi divino Padre, es alegre como un niño; y quiere decir que de la inocencia misma, el divino Padre saca nueva moral viviente; y no podía ser de otra manera; si se es primero en el Reino, también se es en los planetas; la gloria se disfruta en cualquier punto del universo; esta parábola es muy semejante a esta otra: Todo humilde es primero en el Reino de los Cielos; una parábola que hará llorar a los grandes de la Tierra; que olvidaron por conveniencia, que los humildes debieron gobernar el mundo; puesto que son los primeros; los primeros en el Padre, significa ser primero en todo; en lo que la mente pueda imaginar; tanto arriba como abajo; en el Cielo y en la Tierra; los hombres hicieron lo opuesto; gobiernan el mundo, los que no estaban destinados a ello; llorar y crujir de dientes les esperan; porque ocupan puestos que no pidieron en el Cielo; el divino Padre que vé todo futuro, sabía que de darles el poder por mandato celestial, a los espíritus ambiciosos y egoístas, la Tierra tendría un triste destino; todos serían esclavos; por lo tanto grandes del mundo; ilusionados en un sólo presente material, concentraos en la divina parábola que lleva siglos y siglos: Los humildes son y serán siempre los primeros; aprontaos a entregar, lo que nunca os ha pertenecido; la divina parábola os viene avisando desde muchos siglos atrás; tal como viene avisando a otros demonios; a los demonios de la riqueza material; la mayor advertencia para estos ambiciosos, está en la parábola que dice: Es más fácil que entre un camello por el ojo de una aguja, que un rico en el Reino de los Cielos; porque ninguno a entrado jamás; desde que el divino Padre, creó otras criaturas; ningún rico ha tomado en cuenta mi divina advertencia; siguen transmitiendo a sus hijos, la desobediencia; ninguno de sus hijos entrará al Reino; es por eso que todo hijo maldecirá a padre y madre; y los padres a sus padres; y así remontaos a las generaciones del pasado; basta una mala costumbre enseñada por los padres, y sus hijos quedan condenados, a no entrar al Reino de los Cielos; esta Justicia que parece ser excesivamente severa, no lo es; porque vosotros mismos espíritus humanos, la pedísteis; y se os concedió; vosotros dijísteis al Padre, antes de venir a la prueba de la vida: Caiga sobre nosotros, toda violación salida de nosotros; y caiga en nuestra cimiente; en nuestros hijos; esto es hasta la tercera generación, a partir del padre; este pedido es resultado de obediencia infinita al Padre; producto de un amor, desconocido entre vosotros; porque el verdadero amor, no es de vuestro mundo; si en vuestro mundo exsistiera el verdadero amor, no estaríais divididos en ricos ni pobres; ni estaríais divididos en la fé; porque todos sóis de un sólo Padre; y la verdad es una; no exsistirían las llamadas religiones; que explotan la fé de mis hijos; de verdad os digo, que las llamadas religiones son desconocidas en el Reino de los Cielos; y toda filosofía que divida a mis humildes; cada espíritu nace de nuevo, para ganar en amor y no para ser dividido; sólo satanás se divide así mismo; sobre todo espíritu religioso, caerá la culpa de que esta humanidad esté dividida en lo espíritual; los espíritus religiosos son los mismos fariseos del pasado de la Tierra; pidieron al divino Padre, enmendar errores del pasado; y nacieron de nuevo; volvieron a caer en lo mismo; volvieron a olvidarse de que todo humilde es primero; los religiosos no deben olvidar que todo espíritu es probado en la vida; es una ley para toda criatura humana; nadie es privilegiado ante el Creador; al contrario; mientras más se sabe, más severa es la justicia de Dios; al ignorante no se le puede exigir mucho; más, todos son juzjados por igual; el tiempo está en todo lo conocido y desconocido; su filosofía es expansiva como el universo mismo; cada idea que generáis, lleva el gérmen del tiempo que os tocó vivir; la herencia se transmite partiendo por lo más microscópico que tenéis; porque lo microscópico y lo humilde son lo primero; lo más microscópico que exsiste en la Tierra, son vuestras ideas físicas; las sentís y no las véis; y por ellas creáis vuestro futuro; la idea mental que sale de vuestro pensamiento, es eterna; sale de vosotros en una dimensión invisible; vuestros ojos de carne y vuestros instrumentos, jamás podrán ver vuestras ideas cuando viajan al cosmos; de ellas nacen los futuros planetas; y junto con sus expansiones en crecimiento, sus criaturas llevan en sí mismas, vuestra filosofía; porque toda herencia se transmite; he aquí el orígen de la eternidad; todo parte desde lo más humilde; y lo humilde no cesará jamás de crecer; de lo microscópico se pasa a lo macroscópico; a lo colosal; al tamaño celestial; que no tiene límite en nada; esta revelación os fué anunciada en otros términos, hace ya muchos siglos; mi Hijo Primogénito Solar Cristo os lo dijo: De donde Yo soy, ustedes no pueden ir; ese lugar es el macrocosmo; llamado Reino de los Cielos; al deciros que vosotros no podéis ir, quiso deciros que es menester nacer de nuevo y adquirir nuevas proporciones; porque nadie nace grande; todos nacen microscópicos y humildes; si vosotros espíritus humanos llegárais al Macrocosmo, os aseguro que nadie viviría para contarlo; son tan colosales sus criaturas, que al verlas, se os paralizaría el corazón; enloqueceríais; vuestro tamaño es tan microscópico, como la hormiga que se os acerca a vuestros pies; la miráis con indiferencia; sin importaros si la matásteis ó no; así ocurre con vosotros en el macrocosmo; os mirarían con indiferencia; y hasta os pisarían sin que sus criaturas se dieran cuenta; lo de arriba es igual a lo de abajo; porque esos gigantes del Macrocosmo, son enanitos en comparación con otros; y éstos con otros; y así remontaos hasta donde vuestra mente pueda imaginar; esto se debe a que la creación del Padre, no tiene límites en nada; ni en tamaño, ni peso, ni forma, ni en filosofía; y así será por toda la eternidad; es el universo expansivo pensante del Padre Jehova; y dentro de él, están todos los demás; todos los que las mentes de sus hijos puedan concebir; mientras se piensa, se está creando; estáis expandiendo el universo con vuestra propia filosofía; todos sin excepción alguna, pertenecéis al todo sobre el todo; tanto los mundos de arriba, como los de abajo; este concepto de posición espíritual, es relativo a vuestra evolución; porque las posiciones geométricas y espírituales, no tienen límites; a cada instante el universo se expande más y más; viniendo a ser los tiempos, como un gas superpuestos uno a continuación del otro; los tiempos poseen también su cualidad y calidad; lo que constituye sus jerarquías; la idea humana también lo posee; el microbio igual; porque nadie es desheredado; hasta los colosales soles lo poseen; el tiempo nace microscópico como fué el nacimiento de la Tierra; y crece en la misma proporción que crece la Tierra; todo crecimiento en la naturaleza, es paralelo al equilibrio del planeta; antes de nacer un mundo, se traza su geometría en el Reino de los Cielos; vuestro Creador conoce los mundos, antes que éstos nazcan; todo destino puede ser anulado si así se estima en el Reino; el Padre Eterno dá y quita; y lo hace buscando el perfeccionamiento de sus criaturas; cada nacimiento hay que atenderlo; los partos son de soles y mundos; y su número es comparable en forma microscópica, al número de arenas que contiene un desierto; hay partos arriba y abajo; hay creación en los mundos de arriba y en los mundos de abajo; lo de arriba es igual a lo de abajo; cada mundo vive su propia filosofía viviente; y sienten lo que ellos pidieron sentir; este sentir se saca de sus respectivas sales de vida; de sus propios conocimientos alcanzados en otras exsistencias; todas las virtudes siguen al espíritu en todo nacer de nuevo; lo hacen con conocimiento de causa; porque libre albedrío tienen; tal como lo tiene el espíritu; esta ley se conoce en el Reino de los Cielos, como el arca de las alianzas; y su significado representa al universo material; a donde se vá a ganar experiencia; donde se nace de nuevo; en una cantidad tal, como la mente pueda imaginar; el universo material es como una colosal escuela; donde jamás se termina de aprender; los espíritus del universo nacen para poblar la escuela del Conocimiento Universal; a todos se les dá oportunidad; a nadie se le niega el perfeccionamiento; porque todos tienen el derecho divino a ello; en la Tierra, los humildes deberían ser los primeros en el conocimiento; para ellos fueron creados los mundos; si en la Tierra ocurre lo contrario al mandato celestial, es porque satanás se a metido en ciertas mentes; de verdad os digo espíritus de las comodidades, que siempre os quedáis con lo mejor, que ninguno de vosotros entrará al Reino de los Cielos; mientras exsista un humilde ignorante y analfabeto; porque es más fácil que entre al Reino un ignorante, que un ilustrado; cuando la ilustración se a logrado quitándole la oportunidad a otros; es inmoral en el Reino de los Cielos; los tiempos también reclaman justicia; porque ellos también saben de la justicia de mis Mandamientos; todo el universo lo sabe; porque las Leyes que os fueron dadas, no tienen exclusividad para nadie; porque mis Creaciones no tienen límites; todo mandato lo es para infinitos mundos; todo mandato es tan expansivo como el universo mismo; no tienen límites los mandatos del Creador; todo mandato es una moral viviente; que se transmite de padre a hijo; y de mundo en mundo; sólo el divino Padre, sabe el fín de sus mandatos; porque posee también un divino libre albedrío como lo poseéis vosotros; lo del Padre es infinito; y lo de los hijos finito; lo de arriba es igual a lo de abajo; vuestro espíritu vió al Creador en el Reino; porque todo microscópico y todo humilde es primero en el Reino de los Cielos; y no exsiste premio mayor entre los premios, que aquél en que se vé al Creador del universo; tal como Tú me ves hijito en todo instante; es tu premio como Primogénito; en todo exsiste uno que es primero; por alguien comienza todo conocimiento; todos llegarán algún día a llegar a ser Hijos Mayores; si no es en este mundo, será en otro; porque todos nacéis de nuevo; y en cada nacer aumenta el saber; todo lo aprendido en otras exsistencias, se acumula; y mientras más se sabe, más pronto llegaréis a ser brillantes como un Sol de Sabiduría; el conocimiento es como una sal brillante; sólo pertenece al que luchó por ella; al que sudó; al que le costó su propio mérito; por medio de la riqueza material, jamás llegaréis a ser algo mejor; la riqueza no es árbol filosófico que plantó el Padre; y de raíz será arrancada de la evolución humana; la riqueza es desconocida en el Reino; porque allí todo es eterno; la riqueza terrenal es efímera; sólo dura mientras son probados los espíritus ambiciosos; desapareciendo éstos, desaparece tal filosofía; la riqueza terrenal, es el mayor yugo de la humanidad; y la mayor tragedia; porque por la riqueza esta humanidad nó entra al Reino de los Cielos; de esta filosofía a salido toda inmoralidad; porque sus creadores jamás han dado importancia a mis divinos Mandamientos; y todo aquél que se aparta de mi ley, sólo tinieblas encuentra; los inmorales del mundo, son las legiones de satanás; que en los últimos tiempos andarían sueltos; todo demonio inmoral vivirá aislado; porque les llegó el tiempo; en muchos mundos estos inmorales, dieron escandaloso ejemplo; todo inmoral es aquél que viste como viste el sexo opuesto; basta una microscópica prenda del sexo opuesto, y no se entra al Reino de los Cielos; hasta los gestos que se hacen en público, son escandalosos; porque se os enseñó ser humildes por sobre todas las cosas; por sobre todos los gestos con intención de llamar la atención; ¡¡ay de vosotros melenudos del mundo!! pedísteis ser hombres y os vestís como mujeres; ó se es hombre ó se es mujer; más os valdría no haber pedido nacer de nuevo; por cada cabello que habéis exhibido, es un cielo que se os cierra; cada cabello siendo microscópico, es grande en el Reino; ellos os acusarán ante el Creador; porque por vosotros demonios del escándalo, hicieron mofa de ellos; ellos pidieron en divinas alianzas, acompañar en la prueba de la vida, a un espíritu-hombre; y terminan afeminados; igual destino les espera a toda mujer que exhibió ante el mundo, prenda alguna del sexo opuesto; y que decir de aquéllos y aquéllas que mostraron desnudez ante el mundo; ¡¡pobres de vosotros!! porque tenéis que pagar hasta el último poro de carne que exhibísteis ante el mundo; cada porito de carne es grande en el Reino de los Cielos; y por cada porito de carne exhibido, es un cielo que se os cierra; cada porito posee libre albedrío independiente del otro; tal como lo posee el espíritu; y son trillones y trillones, los que se quejan; por escandalizar con vuestros cuerpos de carne, no entraréis al Reino de los Cielos; como no han entrado los que os antecedieron; ¡¡como maldicen estos escandalosos, a los padres que tuvieron en la Tierra!! como maldicen las costumbres inmorales aprendidas de los que fueron sus padres; igual cosa ocurrirá en la Tierra; porque exsiste sentimiento tanto arriba como abajo; la ley del Padre provoca sentimientos en cualquier punto del universo; porque a donde vaya el espíritu, conserva su individualidad; y tenga la forma que tenga; con cuerpo físico ó sin él; y toda pareja ó matrimonio, se separarán; porque hicieron una sola carne, en violación viviente; esta revelación causará llorar y crujír de dientes en toda la humanidad; y toda la ira de un mundo, se descargará sobre el materialismo que despreció mi moral contenida en mis divinos mandamientos; el temor a perder su propia alma, provocará la caída del materialismo; caerá un árbol que no plantó el Creador; el árbol del dinero; del que nació la ciencia del bién; todo aquél que probó este árbol, no entra al Reino de los Cielos; porque no estableció la igualdad enseñada por mis Mandamientos; la ciencia del bién, no es de los humildes; salió de los espíritus ambiciosos y calculadores; todo humilde se lamentará; porque muchos o casi todos, atrasarán su entrada al Reino de los Cielos; porque la ciencia del bién ilusiona y atrasa el avance de los espíritus; es por eso que fué escrito: Que se cuide la izquierda, de lo que hace la derecha; quiere decir: Que se cuiden mis humildes, de las inmoralidades de la derecha; que el dinero corrompe; por este dinero, son millones y millones los espíritus que no han entrado al Reino de los Cielos; y millones y millones, no entrarán; la ciencia del bién, ilusiona; y en esta ilusión transcurren casi todos los segundos que tiene una exsistencia; cada segundo o menos de vida en la ley del Padre, es un Cielo que se gana; un mundo con su cielo; los Premios del Padre al igual que su universo, no tienen límites; nada en su Creación lo tiene; esta revelación hará llorar a la humanidad entera; por tan poco, el divino Padre entrega el infinito; porque es el Creador de todo infinito; los premios del Padre son de la eternidad; las criaturas disfrutan de ellos por muchas exsistencias; y muchas veces es hereditaria en los hijos; cosa parecida ocurre con los castigos espírituales; sólo el arrepentimiento puede abreviar un castigo; todo arrepentido encuentra consuelo; todo segundo de vida vivido en arrepentimiento, se le toma en cuenta al espíritu; el Divino Padre adelantándose a los sucesos del universo, se adelanta a todo arrepentido; y vé sus futuras determinaciones; vé, lo que el mismo interesado no vé; es por eso que muchas veces el Padre premia, a los que aparentemente no lo merecen; lo que sucede es que se adelanta a los hechos; esto abarca infinitas exsistencias y mundos; en el nacer de nuevo de los espíritus.-

ALFA Y OMEGA