PLATILLOS VOLADORES; LA MATERIA ES UN ATRIBUTO DE LA SAL DEL CONOCIMIENTO; QUIEN NO NACIERE DE NUEVO NUNCA LLEGA DONDE SE CONSTRUYEN LAS NAVES PLATEADAS.-

Sí hijito; la Sal de la Vida es la fuerza cósmica que cada uno se gana; es producto del divino mandato: Te ganarás el pan con el sudor de tu frente; es la materia salida de la materia; lo invisible es materia; la nada igual; la nada jamás podrá ser comprendida; porque se anula a sí misma; para explicar la nada es menester explicar el infinito; porque la nada es parte de ella; decir lo contrario, es dividirse así mismo; la criatura es parte del todo sobre el todo; pues puede aspirar a todo; y al hacerlo, desaparece la nada; los platillos voladores conocieron y siguen conociendo, infinitas nadas de infinitos mundos; cada nacer de nuevo trae consigo un nuevo concepto de la nada; aunque la nada nada enseña, hace pensar siempre a la criatura; sólo a satanás le conviene enseñar la nada; en el sentido mundano; porque exsiste una nada, que aplasta la fé; esta nada es por lo general, propia de los espíritus atrasados; de los pesimistas; una sal que se divide así misma; el pesimista crea sus propios universos de filosofía pesimista; su reino no perdura; porque dentro del propio pesimismo, nace otro; y las virtudes del pesimista, piden deshacerse de sus propias alianzas con el espíritu; pues cada virtud viviente, posee también un libre albedrío como lo posee el espíritu; y éste queda sólo; se quiebra su arca; sus futuras materializaciones se ven cortadas ó interrumpidas; su propio conocimiento futuro se vé afectado; el espíritu nace libre; y en libre albedrío, se une con los elementos de la materia de una futura morada planetaria; el Arca de las Alianzas es eso; una futura geometría entre la criatura y su morada; arca es una geometría divina; su complemento está en Alfa; y su destino varía hacia omega; Alfa y Omega enseñan que el cuadrado es línea y que sale de Omega; sale del círculo; y todo círculo sale a la vez de un cuadrado; el cuadrado solar es un puntito microscópico en expansión geométrica; todos nacéis por el puntito microscópico; porque escrito fué que hay que ser chiquitito y humilde para llegar a ser grande en el Reino de los Cielos; grande en tamaño y grande en sabiduría; un planeta es grande porque fué chiquitito; y un espíritu sabe porque nació inocente; no nació sabiendo lo que en un actual presente sabe; aunque trae las influencias de su pasado.-



Sí hijito; los tripulantes de los platillos voladores son de ambos sexos; para ellos el sexo es según la pureza espíritual; según sus jerarquías solares, poseen el poder de transformarse a la velocidad mental; pueden volver a ser lo que fueron; todas sus exsistencias pasadas, las hacen presente; exsiste aquí una nueva dimensión del nacer de nuevo; en la Tierra las leyes son lentísimas; la mente humana con su velocidad está poco menos que estática; los tripulantes de las naves plateadas, conversan con las velocidades y hacen divinas alianzas; la criatura humana no puede; porque en su actual evolución no lo pidió; todo poder espiritual llega cuando debe llegar; el poder espíritual es mayor, cuando el espíritu a nacido muchas veces; escrito fué que hay que nacer de nuevo, para ver el reino de Dios; y en el reino del Padre, se ven naves de todas las bellezas, que las mentes humanas pueden imaginar; la velocidad es materia en estas naves; quiere decir que dentro de las velocidades mismas, exsisten universos y galaxias; sistemas de vida; cuya filosofía es la velocidad; aquí también se cumple con la ley; lo de arriba es igual a lo de abajo; hay eternidad en el más microscópico gesto; así es el universo viviente del Padre Jehova; puede un espíritu dejar de pensar y sus antiguas ideas, jamás dejaron de expandirse; creando mundos en una cantidad tal, como arenas tiene un desierto; los platillos voladores cumplen la misma ley; sus creadores pueden dejar de exsistir y su creación voladora nace de nuevo; la vida celestial no tiene fín; ni jamás lo tendrá; para que suceda tal cosa, sería necesario que se apagaran todos los soles del universo; tal hecho no ocurrirá; porque el divino Padre, no destruye su propia creación; las lumbreras solares reemplazan los designios del divino Padre; todo profeta es un Padre Solar; porque todo grande en el Reino de los Cielos, pide nacer en una individualidad humilde; pues a vivido tanto en lejanos mundos, que por experiencia sabe que toda riqueza y toda excesiva comodidad, nada valen en el reino; porque es mérito interesado; las jerarquías solares a medida que evolucionan, más se identifican con la palabra viviente del Padre; más se adentran en las leyes de la materia y el espíritu; y todos tienden a ser creadores de doctrinas vivientes; cumpliendo con la divina palabra del Padre; los tripulantes de los platillos voladores, son ó serán profetas de infinitas jerarquías; que van a infinitos mundos a llevar la luz de toda verdad; la verdad es el Padre; y el universo con sus mundos y criaturas, son una parte microscópica de esa verdad; la verdad es relativa; porque relativa es la filosofía de las moradas planetarias; sólo exsiste un sólo Dios nomás; la relatividad nace del libre albedrío de que gozan los planetas y criaturas del universo viviente del Padre; nacer de nuevo es conocer nueva relatividad en sus propias creencias; y como toda creencia está compuesta de ideas, éstas viajan al espacio llevando la misma herencia filosófica; las ideas viajan al cosmos y recorren distancias inauditas; en determinado punto del espacio, las ideas son recogidas por los tripulantes de las naves plateadas; que tienen la divina misión de seleccionar la semilla galáctica; nombre celestial que se les dá, a las ideas emanadas por todas las criaturas del universo; las ideas de las microscópicas criaturas humanas, son de variados colores; el pensar posee color; tal como en los cielos del macrocosmo, exsisten gigantescos soles de colores; lo de arriba es igual a lo de abajo; las ideas sanas sin ninguna mancha de violación, son de color amarillo; parecido a los soles de la propia galaxia; este parecido no es ley de la casualidad; las galaxias y los mundos con sus soles, forman familias; es ley de atracción magnética; y eso es la causa de la armonía en el universo; el único universo es el universo expansivo pensante; y dentro de este universo, están todos los que la mente pueda imaginar; este universo es divino producto de alianzas inteligentes; he aquí la causa primera de la composición del universo; estas alianzas principian por creación solar; escrito fué: Y se abrieron las expansiones y nacieron los divinos querubínes ó espíritus; las expansiones son las entrañas de las madres solares; tal como en la Tierra, ocurre con las madres terrestres; lo de arriba es igual a lo de abajo; las madres solares son de fuego viviente; y las madres terrestres de carne viviente; las madres solares quemarían a galaxias completas; la caloría de las madres humanas, es microscópica; es por eso que fué escrito: del polvo eres y al polvo volverás; quiere decir: de lo microscópico eres y a lo microscópico vuelves; porque el espíritu vuelve a nacer de nuevo en el microcosmo; así es la eternidad; y para llegar a ser grande en el Reino de los Cielos, necesita el espíritu volver a nacer tantas veces, como moléculas posee el planeta que habita; ó como granos de arena, que posee un desierto; ese camino de infinito perfeccionamiento, recorrió mi Hijo Primogénito; y todos los soles primogénitos; porque la Trinidad no es una; es infinita y en todas partes está; en el dibujo celeste se ven tres tripulantes; que en un instante dado, son de sexo femenino; es decir, que pueden cambiar de individualidad a la velocidad del rayo; para ellos ó ellas, es como cambiar de traje; es por eso que fué escrito: débil es la carne; porque la jerarquía espíritual la transforma; he aquí la misma ley que demostró mi divino Hijo Solar Cristo; él se transfiguró y levitó; porque las moléculas de carne humana, recibieron desde la mente, un llamado magnético y penetraron por dimensiones microscópicas; mi Hijo Primogénito lo hizo porque es primero en todo el perfeccionamiento; tuvo que demostrarlo; porque era y es un divino atributo de su jerarquía solar; lo que él demostró, ocurre en todo instante en el universo; ocurre en mundos, soles y platillos voladores; vosotros los hijos mundanos, os maravilláis de una divina ley de la evolución; porque no estáis acostumbrados a ello; allá de donde yo soy, ustedes no pueden ir; dijo mi Hijo Primogénito; es allá mismo, donde ocurre esto; el cielo es el macrocosmo; donde toda dificultad e imperfección de vuestro mundo, se vuelven realidad; todo exsiste; hasta lo que desconocéis; cuando se llega a un mundo como vosotros llegásteis a la Tierra, váis conociendo lo que no conocíais; y vuestro conocimiento se enriquece con la añadidura del nuevo conocimiento; esta divina ley de la añadidura del conocimiento, se cumple en todos los mundos; exsiste igualmente otra añadidura; una que se dá en el Reino de los Cielos; y que es producto de vuestra sal de vida; el conjunto de todas las ideas que habéis pensado durante toda la vida, dá como resultado la sal de la vida; esta sal de la vida, posee cualidad y calidad; son los avances o estacionamientos de vuestras virtudes; vosotros seres humanos, pensáis y no sabéis por qué pensáis; esto se debe que no sabéis el orígen ni de vosotros, ni de las cosas que os rodean; agregad a esto, vuestra indiferencia; indiferencia que os costará vuestra entrada al Reino de los Cielos; basta una microscópica parte de un segundo de tiempo de indiferencia, y no entraréis al Reino del Padre; esta Revelación representa la más alta potencia de moralidad; la única que enseñan mis divinos Mandamientos; el que os dió la vida, exige moral de vida; el que no entréis al Reino de los Cielos, se debe a vuestra moral mundana; que vive ilusionada en cosas que no son de mis Sagradas Escrituras; ese es vuestro error transmitido por vuestros padres; error que se inició desde el mismo instante, en que vuestros antepasados codiciaron el oro; ¡la adoración al oro, es la causa de que vuestro rebaño planetario, no entre al Reino de los Cielos! porque desde ese mismo instante, comenzó la ilusión; comenzó satanás a entretener a mis espíritus; que pidieron la prueba de vida en un mundo de la carne; y cuyo principal objeto y causa, era: Adorarás a tu Señor y Creador, por sobre todas las cosas; por sobre toda ilusión; por sobre toda posesión; por sobre tí mismo; ¿que entendéis por sobre todas las cosas? por sobre todas las cosas, están hasta vuestras microscópicas ideas; vuestros segundos de tiempo; y todo lo microscópico que vuestra mente pueda imaginar; ¿no se os enseñó que Dios está en todas partes? está por lo tanto en vuestras ideas; que vosotros creáis a diario; que las sentís, y no las véis; porque así lo pedísteis en el Reino de los Cielos; nada es imposible para el Señor; que os dió la vida y creó el universo; más, ciegos sóis, de tanta grandeza; la ilusión os tiene atrapados; ¿y qué hacen las llamadas religiones? esos árboles que no plantó el divino Padre; y que de raíz serán arrancadas de la evolución humana; vuestro Creador os pregunta: ¿con qué derecho dividís a mis hijos? porque veo que la fé de mis humildes está dividida; sólo exsiste un sólo Dios nomás; por vuestro egoísmo intelectual, os llamé roca; roca es dureza espíritual en el reino; nunca el amor podrá ser representado por una roca; toda roca se vuelve polvo; vosotros religiosos sóis también probados en la vida; vuestros espíritus, son los mismos que condenaron a mi Hijo Primogénito en el mundo antiguo; cuando llegásteis al reino, pedísteis una oportunidad y se os concedió; prometísteis no volver a dividir al mundo; sólo satanás se divide así mismo; en lejanos mundos, hicísteis lo mismo; porque bién sabéis que todo espíritu nace de nuevo; es la oportunidad que le dá el divino Padre; vosotros habéis negado esto; lo habéis negado por egoísmo e ignorancia; así también se os negarán vuestros futuros naceres; y así como habéis dividido a mis hijos en su fé, así también seréis divididos vosotros entre las tinieblas y la luz; os profetizo vuestra caída; llorar y crujir de dientes os espera; no sóis lo que habéis creído que sóis; nadie debe engrandecerse en los planetas; todos los engrandecidos que ha habido en la Tierra, se lamentan en el cielo; sólo los humildes son los grandes; porque en cada humilde exsiste un divino historial galáctico; que estáis lejos de sospechar; todo grande del cielo, pide por lo general, una exsistencia humilde; mi Hijo Primogénito Solar Cristo, fué uno de ellos; pidió en esa encarnación, ser el hijo de un carpintero; sus apóstoles pidieron ser pescadores; y todos son padres solares; porque mientras mayor es la sal de vida, más grande es la humildad; más se identifica el espíritu, con el todo; aplasta a toda ilusión pasajera; más se aleja de las tinieblas; vé con los ojos del espíritu, lo que los otros no ven; el estado que viven los otros, él lo vivió en lejanos mundos; y no constituyen novedad alguna; es esta es la causa de la indiferencia que demuestran los humildes de corazón, hacia las grandezas mundanas; saben que toda grandeza es sólo vanidad; y sobre todo, cuando esa grandeza surge en un mundo que se a olvidado de la moral de Dios; pues desde el mismo instante en que las criaturas humanas crearon sus modas, empezó la inmoralidad física; pues a terminado en el desnudo; más le valdría a esta humanidad, no haber conocido moda alguna; porque basta un segundo de escándalo, y no se entra al Reino de los Cielos; los platillos voladores saben de esta violación; porque en sus naves exsisten enormes aparatos de television solar; allí se ven las escenas humanas; sus tripulantes estudian las sagradas escrituras de la Tierra; y para verguenza de vuestra humanidad, ellos las estudian con más amor; saben que deben intervenir en el Juicio Final de la Tierra; tal como intervinieron en el pasado de la Tierra; en las ciudades escandalosas de Sodoma y Gomorra; la moral del mundo está llegando al mismo nivel de esas criaturas malditas; la mayor parte de los espíritus escandalosos de la Tierra, provienen de Sodoma y Gomorra; que al igual que los espíritus religiosos, pidieron una oportunidad más; y prometieron en el Reino de los Cielos, no volver a mostrar el cuerpo desnudo al mundo; porque todo desnudo cuesta tan caro, que llena de pavor a los culpables; todo escandaloso deberá devolverle la moral, a cada poro de su carne; y cada queja de cada poro en el Reino de los Cielos, equivale a una exsistencia de expiación en desconocidos mundos; no os extrañéis que sea así; así es el universo viviente del Padre Jehova; y como se enseñó que todo humilde y microscópico es grande en el Reino de los Cielos, los poritos de la carne adquieren tamaños gigantescos; y como nadie es menos ante el divino Padre, el poro físico tiene los mismos derechos a que tiene el espíritu; materia y espíritu son iguales ante el divino Padre; un microscópico poro tiene también un libre albedrío; tal como lo tiene el espíritu; tiene pensar y filosofía; si mantuvo silencio durante la vida humana, es porque es probado en su filosofía; el mismo lo pidió; y se le concedió; tal como el espíritu pidió ser probado en su destino; el cuerpo humano es una galaxia viviente; que por un instante se une a un microscópico sol; conocido en el Reino de los Cielos, como espíritu; arriba hay espíritus gigantescos llamados lumbreras solares; que empezaron en igual forma como está empezando el género humano; fueron chiquititos y humildes para llegar a ser grandes en el Reino de los Cielos; lo de arriba es igual a lo de abajo; las criaturas nacen de nuevo; comenzando por lo más microscópico; ¡fueron ideas que volaban alrededor de los soles! pues de las lumbreras solares salieron; después fueron microbios que habitaron sus respectivos planetas, galaxias y universos; tal como actualmente habitáis la Tierra como monitos de carne; y no puede ser de otra manera; tenga la forma que tenga un espíritu, no deja de ser una sabiduría; una experiencia viviente; una sal de vida; un cúmulo de conocimiento; un avance hacia el Padre; que está en todos; no debéis despreciar a nadie; ni a los que llamáis animales; porque vosotros fuísteis de los mismos; vosotros estáis hechos a imagen y semejanza de vuestro Creador; que no se hace representar sólo por una imagen; si todo lo he creado, tengo infinitas imágenes; ciertamente las matemáticas humanas, nada son ante el infinito; decir lo contrario es limitarme; y no soy limitado; soy el infinito mismo; dentro de vosotros y fuera de vosotros.-

ALFA Y OMEGA