DIVINA VARA; CONTINUACIÓN; PRINCIPIO DE UNA DIVINA JUSTICIA PROMETIDA EN EL REINO DE LOS CIELOS; SALVADOS SON LOS HUMILDES DE CORAZÓN; HUMILDAD VIVIENTE.-

Sí hijito; continuaremos con la divina vara; te diré hijito que ella interviene para todos los actos de la vida; en lo espíritual y lo material; para todos los instantes pensantes; para las ideas que no se expresan; pero que están en lo profundo de la mente; cada acto vivido es dividido por diez; de este total corresponde de diez pensantes, corresponde mitad al espíritu y mitad a los que rodean al espíritu; es una mitad en constante evolución; pues los pensares humanos son variados é infinitos; he aquí la psicología divina de los divinos Mandamientos; mitad para tí y mitad para mí; y no se atropella en ningún grado el espíritu; escrito fué: No hagas a otro, lo que quisieras que a tí no te hagan; pasarse de la mitad dentro de un cálculo, es inflingir una ofensa en el libre albedrío; todos los espíritus nacen con los mismos derechos; llevan en su propio gérmen de orígen solar, la justicia que presenciaron en su estado de inocencia; la intuición espíritual abarca en forma imperfecta la justicia; la justicia posee individualidad; según la evolución de cada espíritu; cada uno trata de imponer la suya; aún en aquéllos de pensamientos atrasados; la divina vara posee justicia para todas las generaciones del planeta; pues cada criatura humana, salió de un mismo punto; todos salieron de los soles Alfa y Omega de la galaxia Trino; todos llevan una misma herencia, aunque se expresen con individualidades diferentes; esta infinita gama de diferentes formas de pensar, hace que ciertos demonios se aprovechen; creen ver en los otros, cierta debilidad; creen estos espíritus soberbios, que han nacido para mandar a los demás; está bién el dirigir; más, está mal el atropellar mis divinos Mandamientos; más le valdría al espíritu no dirigir; pues cada acto hecho en un instante, perdura por toda la eternidad; escrito fué que cada uno se hace su propio cielo; quise decir: cada uno con sus propios actos, se hace su propia eternidad; según como fueron los actos de cada uno, es la forma física de su propio cuerpo; y a la vez, moldea su propio futuro planeta; por lo tanto, no hay acto por microscópico que sea, que no se constituya en un futuro mundo; y no hay mundo que no haya salido de un microscópico acto; escrito fué: hay que ser chiquitito y humilde, para ser grande en el Reino de los Cielos; quiere decir: hay que ser tan microscópico, como lo es una idea; que se siente y no se vé; y no hay acto que no posea idea; la microscópica idea es el Alfa y la Omega de toda verdad; la verdad primera es el Padre; de Él han salido todas las demás; de Él han salido, infinitas y divinas varas; exsisten y exsistieron tantas varas, como mundos hubieron y hay; y las habrán; pues escrito fué: Nadie es desheredado; todos tienen los mismos derechos; tanto arriba como abajo; la divina vara actúa según como actuó el espíritu; nada pide de más ni de menos; actúa como fué mandado actuar en la vida; con la más grande potencia moral que son los divinos Mandamientos; toda palabra salida de Dios, es viviente; pues de sus divinas palabras, nacieron los universos; y no hay universo que no haya conocido su palabra; cada mundo tanto de arriba como de abajo, posee sus sagradas escrituras; cuya psicología es según su evolución; nadie evoluciona si no es por la palabra viviente de Dios; no exsiste ni exsistirá mundo alguno, que esté marginado de esta ley universal; todos cumplen microscópicos actos; hasta las moléculas de los planetas, ejecutan actos que pasan desapercibidos para las criaturas espírituales; las moléculas también poseen sus divinas varas; ellas también prometieron cumplir sus leyes al divino Padre; escrito fué: que el universo del divino Padre Jehova, es universo viviente; posee vida tanto la materia como el espíritu; nadie es menos ante el Padre; materia y espíritu poseen los mismos derechos; dentro de sus propias leyes y manifestaciones; poseer una cualidad, es poseer un mandato; poseer una cantidad, también lo es; la cualidad es eterna y la cantidad pasajera; se posee cantidad mientras se vive; y se posee cualidad cuando se entra en la eternidad; la cantidad compromete; la cualidad eterniza; la cantidad queda en la Tierra; se vuelve polvo; pasa junto con la Tierra; más, los actos realizados construyen la cualidad; de la cualidad nace la jerarquía espíritual; que es el grado de poder galáctico alcanzado por la criatura; a mayor poder galáctico, más infinito es en sus creaciones; más superior es el cielo ganado, como actos a realizado cada uno en la vida; el número ni las matemáticas cuentan en la creación del divino Padre; los cielos exsisten de toda eternidad; y todos nacieron de microscópicos actos realizados por criaturas de remotísima antiguedad galáctica; tan antiguos son, que los actuales soles aún no nacían; de estas remotísimas criaturas, nacieron infinitos primogénitos solares; cada uno con infinitas filosofías; entre ellos está el Hijo Primogénito Solar Cristo; que un microscópico planeta llamado Tierra, conoció; y como traía una doctrina demasiada revolucionaria para una época bárbara, le mataron; más, Él se dejó matar para dejar sentada una divina ley: que se vuelve de nuevo a la vida de los planetas; esta divina ley propia de los padres solares, es cosa normal en las lejanas galaxias; en esos mundos sus criaturas entran y salen de infinitas dimensiones; al espíritu humano le cuesta creer esto; por muchas razones; la primera es que su evolución es microscópica; la segunda que posee un olvido de su propio pasado; pues la filosofía elegida por los espíritus humanos, es filosofía de prueba; es filosofía que trae consigo un juicio final; no todas las filosofías del universo, poseen juicio final; de todo hay en el rebaño del Señor; los juicios finales son más comunes en los mundos de la carne; a los cuales pertenece la Tierra; los juicios finales son necesarios en los mundos imperfectos; que están comenzando a conocer cierta forma de cierta materia; más adelante las futuras generaciones, no tendrán los prejuicios de las actuales; habrán dado un paso más, en la perfección; y muchos de esas futuras criaturas, son los actuales espíritus humanos; se nace y se vuelve; se muere y se vuelve; todo lo hace el acto mismo; todo acto humano posee: tiempo, espacio y filosofía; esto es en lo espíritual; en lo material entra: cantidad, peso y filosofía; el común denominador de todo pensar humano, es la filosofía; sin filosofía ningún espíritu pediría probar cierta forma de vida en algún planeta; hasta el divino Padre hace uso de su divina filosofía; es el Creador de ellas; y entre todas ellas, escoge la que mejor convenga a los intereses del universo; cuando el divino Padre escoge alguna divina filosofía, lo hace observando el infinito; escrito fué que Dios está en todas partes; todo lo observa; tanto arriba como abajo; vé todas las escenas en todos los mundos; está dentro de las mismas ideas de los seres pensantes; sea cual sea la filosofía de cada uno de ellos; es así que cuando dijo: Hágase la luz y la luz fué hecha, surgieron infinitos soles desde infinitos soles desde infinitos puntos del universo; aún de las mismas tinieblas; los soles crearon y aún crean microscópicas chispitas; de las cuales nacen colosales planetas; la materia solar posee materia y espíritu; y todo está en una inaudita caloría; el descenso de esta caloría a través del tiempo, hace que nazca la vida; y no podía ser de otra manera; pues el divino Padre es fuego; y no hay fuego que no tenga caloría; la caloría es hija del fuego; la caloría materializada dará lugar a otro fuego; esto es que todos los seres pensantes van para soles; la mente humana es un pequeño fuego; es un microscópico sol de fósforo; esto lo saben los estudiosos de la mente humana; lo saben desde el punto de vista físico; pues a todos le es dado saber, hasta donde deben de saber; todos tienen un olvido que deben de cumplir; dejando la vida humana, el espíritu recuerda todo su pasado; é incluso visita el lugar divino, donde se gestó su creación; sólo a los espíritus tiranos y soberbios, no les es dado volver al punto de donde salieron; estos espíritus siguen naciendo en mundos de la carne; siguen su filosofía mundana; no deben olvidar los hijos terrenales, que un segundo celeste equivale a un siglo terrestre; los siglos no se sienten en el Reino de los Cielos; porque son desconocidos; esta unidad de la Tierra, es una unidad de tiempo viviente, propio de un microscópico planeta llamado Tierra; que es casi desconocido en el Macrocosmo; pero se sabe que el universo está poblado de microscópicos planetas; conocidos en el Reino de los Cielos, como planetas-polvos; escrito fué: Del polvo eres y al polvo volverás; quiere decir: de lo microscópico eres y a lo microscópico vuelves; y todo lo colosal que exsiste en el Reino de los Cielos, también fué microscópico; también fueron monitos de los mundos de la carne; también fueron terrenales en planetas tierras que ya no están; y llegará un instante en el futuro galáctico, que la misma Tierra que habitáis, será recordada como un planeta que exsistió; será nombrada en otros mundos; será mencionada en otras escrituras; para ejemplo de nuevos espíritus; que empiezan a vivir una nueva filosofía en sus eternidades; sólo se nace una vez en los soles; y se nace infinitas veces en infinitos planetas; este nacer universal no tiene límite; mientras más se nace, mayor sabiduría adquiere un espíritu; y mientras menos se nace menos sabe un espíritu; he aquí el divino orígen de los espíritus-genios; son genios porque saben más; han conocido mayor número de ciencias en lejanos mundos; vienen a la vida, mejor especializados que el resto de los espíritus; que han vivido menos; es por eso que todo genio debe ser humilde; porque nada de excepcional tiene ante la ley divina; sólo hizo cumplir en sí mismo la ley universal de la evolución; sus pasos como genio, son seguidos por todas las criaturas del universo; más aún; llegado al Reino de los Cielos, vé con sorpresa que como genio, nada es; sólo brillaba su genio donde había ignorancia; pues en el Reino de los Cielos, todos son genios de la eternidad; y vé que ser genio es como ser un microbio algo adelantado; en el Reino de los Cielos, la divina sabiduría rivaliza; y en esta divina rivalidad, nacen colosales mundos; infinitas galaxias; aparte de las que crea el divino Padre; el cual es insuperable; todos tratan de emularlo; más, desde que hay universos, jamás a sido superado; esta divina rivalidad es la que crea la perfección escalonada; y que cada cual sigue con conocimiento de causa; cada uno posee un libre albedrío, independiente de los otros; al pedir una filosofía de vida en algún planeta, el espíritu pide probar un nuevo destino; y todo se le concede; todos son atendidos; se otorga vida y se piden cuentas morales; el Creador dá y quita vida; como dá y quita mundos; en todos los planetas se exige la misma moral; dentro de sus propias leyes; y la suprema de las morales, son las que enseñan los divinos Mandamientos; pues en ellos está reflejado el libre albedrío del divino Padre; complacer al divino Padre por sobre todas las cosas, es vivir su más pura y sublime moral; la suprema moral del Padre está en el trabajo diario; todo trabajo cumple con el divino Mandamiento: Te ganarás el pan con el sudor de tu frente; no exsiste ni exsistirá mayor moral que ésta; en todos los segundos de trabajo realizado, está el mayor premio; es más fácil que entre un trabajador en el Reino de los Cielos, que un rico ó un cómodo; ¡pobres de aquéllos que se dicen neutrales; independientes; y toda terminología que no enseñan mis divinos Mandamientos! porque toda comodidad es pesada por las divinas balanzas y medida por la divina vara; todo aquél que se aleja de todo problema humano, pierde un infinito número de cielos; se le suman todos los segundos transcurridos; desde el mismo instante en que fué indiferente a los problemas comunes; ¡pobres espíritus cómodos! que os cubrís con una falsa filosofía; pero que no trepidáis en disfrutar lo que a otros a costado; ¡pobres espíritus de las llamadas fuerzas armadas! advertidos fuísteis en el Reino de los Cielos; ¡seréis los primeros en maldecir vuestros uniformes! ¡seréis los primeros en maldecir las malditas armas! ¡pobre de tí materialismo explotador! !se acaba tu maldito reinado! ¡pobres de los que inventaron el maldito dinero! pedísteis tal filosofía en el Reino de los Cielos; y se os concedió; insistísteis; a pesar que se os dijo que seríais juzjados; probásteis de nuevo una filosofía de las tinieblas; no hay tiempo que no se cumpla; ni cumplimiento que no sea juzjado; ¡cómo maldeciréis la herencia recibida de vuestros padres! escrito fué que viviríais el llorar y crujir de dientes; más que ninguno; porque vuestros pecados sobrepasaron la divina vara; ya no os conformáis con explotar; ahora matáis ante la faz del mundo; matáis a inocentes hijos; ¡y pobre de tí Naciones Unidas, demonios insensibles al dolor de mis hijos; no llevaréis en vuestros pechos al divino Cordero de Plata; porque tenéis vuestras conciencias sucias; sólo os interesa la posición y el dinero; bién sabéis malditos que la maldita bestia está destruyendo una indefensa nación; ¿y qué hacéis por los humildes? dejáis pasar el tiempo; más os digo: ¡cómo os pesará la cantidad de segundos transcurridos en el tiempo de indiferencia! ¡pobres de aquéllos que os dirijan la palabra, malditos; porque a los tales cae también ley de maldición! así es y así será hasta la consumación de los siglos; sí hijito; sé que estás absorto escuchando tales mandatos; así la pagan hijito, los que se alejan de mis divinos Mandamientos, y te aseguro hijito, que de esta maldita organización, no quedará piedra sobre piedra; y su sólo recuerdo estremecerá a los estudiosos del futuro; escrito fué que no se puede servir a dos señores; ó se sirve a mis divinos Mandamientos, ó se sirve al oro; estos demonios que se dicen defender los llamados derechos humanos, sólo defienden los intereses de la bestia; porque sus conciencias están compradas con el maldito oro de la explotación humana; he aquí la causa hijito, del porqué estos demonios no socorren a esa nación llamada Vietnam; pero te aseguro hijito, que no escapará ninguno; el que la hace la paga; sin perjuicio al divino arrepentimiento; sí hijito; te he leído tu mente; así es; todo aquél que siendo culpable dentro de las leyes humanas, y la eludió comprando conciencias con su dinero, se le triplica el castigo ante la ley divina; toda justicia aunque sea la terrenal, toca muy de cerca el libre albedrío del divino Padre; ¡y pobres de aquéllos jueces que no defendieron a mis humildes hijos! toda justicia fué escrita para ellos; escrito fué: los humildes son los primeros; quiere decir que los humildes debieron gobernar el mundo; y si no lo han hecho, es porque les salieron en el camino los demonios de la ambición; estos demonios prometieron en el Reino de los Cielos, no dejarse dominar por esta debilidad; ya lo habían hecho en otros mundos; y al venir a la Tierra junto con los demás espíritus, se les dió una nueva oportunidad; tenían por misión vencer sus propias inclinaciones ambiciosas; nadie los manda a que sean ambiciosos; de sus espíritus poco evolucionados nace; y ten la seguridad hijito, que si el mundo hubiese sido gobernado por los humildes, el mundo no conocería la guerra; toda guerra es provocada por espíritus ambiciosos; y toda guerra es disfrazada por un patriotismo; es una farsa que lleva siglos y siglos; el materialismo así lo quiso; y tal como lo quiso, así será juzjado; ningún demonio que pidió la prueba de la ambición, escapará; sea de la categoría que sea; desde los malditos faraones hasta el último rico; toda filosofía tiene su hora; todo se cumple tal como fue´ escrito; y todos sus actores desaparecen de la escena de la vida; la realidad divina destruye lo falso; lo efímero; lo que es de abajo; pues todos son juzjados por la ley de arriba; de arriba salieron; y hacia arriba van; te diré hijito que la divina vara causará espanto entre los demonios de la ambición; más, no entre los sufridos hijos de la explotación; ellos nada deben; al contrario; a ellos les deben; y todo les será restituído; hasta el último gramo de oro, que no le corresponde a la bestia, les será entregado; toda riqueza ganada con facilidad, debe ser entregada; todo esfuerzo y sudor de frente pertenece al espíritu; no puede ser quitado; y es lo único que cuenta para la salvación del alma; todo espíritu que buscó el camino fácil, no entra en el Reino de los Cielos; todo rico es rico por ley humana; no lo es por ley divina; si fuese por ley divina, no habría vara para quitar; toda divina vara quita lo que se logró en ley pasajera; por culpa de los demonios de la ambición, se creó la divina vara de la justicia; ella no es necesaria en el Reino de lo Cielos; porque allí se desconocen los ricos; en toda eternidad han sido desconocidos; uno que otro padre solar que han sido profetas en la Tierra, lo saben; y lo cuentan a los espíritus nuevos; a los espíritus que aún están en estado de inocencia solar; que aún no han pedido probar vida en los lejanos planetas; la enseñanza y las leyes que conducen al camino de la verdad, se enseña tanto arriba como abajo; las historias falsas como las de la Tierra, son contadas en el Reino de los Cielos, como historias provenientes de demonios; todo mundo viviente es analizado; toda historia queda escrita en los divinos Libros Solares; llamados también libros de las vidas planetarias; exsisten tantas historias, como moradas exsisten en el universo; historias que hubieron, hay y habrán; toda historia se vuelve falsa cuando falsea las Sagradas Escrituras; la Tierra es uno de esos planetas; más aún: la Tierra fué advertida con muchos siglos de anticipación que sería juzjada; siglos tras siglos fueron sucediéndose las escrituras; y como eso fuera poco, el divino Padre envió profetas en diferentes épocas; hasta su Hijo Primogénito se ofreció; más escrito estaba que surgiría una roca religiosa; una soberbia viviente; que enseñaría la adoración material; provocando con ello, un atraso de veinte siglos en el rebaño humano; un atraso en el plano moral y espíritual de todas las generaciones de la Tierra; los espíritus humanos no conocían la adoración material; no conocían la llamada mojigatería; no conocían las enseñanzas falsas; eran más sencillos; no eran tan hipócritas; todas estas herencias les fueron pesadas a los espíritus que volvían a la vida terrenal; y todos se quejan; nada aprendieron de la roca; al contrario; les hicieron perder preciosos segundos; pues siendo el segundo una unidad microscópica, es grande en el Reino de los Cielos; y pesa mucho en la divina añadidura que el divino Padre otorga a sus hijos; siendo la roca una secta que pidió probar filosofía en propagar mi divina ley, es por eso que es la primera en ser juzjada; mi divina palabra es la primera entre las primeras; ellos lanzaron la primera piedra filosófica; al escoger la misión de propagar mi divina ley; pero, les faltó amor y honradez; no debieron nunca haberse aliado con el materialismo; porque los derechos de mis humildes no se transan; todo pacto; todo acuerdo; toda alianza que no tomó en cuenta mis divinos Mandamientos, arrancada es por la divina vara; para lograr la eternidad, no se debe violar el supremo mandato; se es ó no se es; todo pacto que viola mi divina ley, es juzjado; yo pregunto a los llamados políticos: ¿habéis tomado en cuenta mi divina palabra como se os mandó, antes de crear un llamado partido político? ciertamente que nó; mi divina palabra unifica; todo lo une; pues todos son iguales ante el Creador; y al deciros iguales, quiero deciros que divino comunismo celestial reina en los cielos; quien divida a mis hijos en los lejanos planetas, se divide así mismo; pues las tinieblas reclaman los errores cometidos; sólo satanás divide y se divide así mismo; deshace lo que el divino Padre une; más, satanás es probado como el resto de los hijos del universo; la divina vara ya estuvo en la Tierra; la tuvo Moisés; que fué el mismo divino espíritu de mi Hijo Primogénito; Él pidió nacer en medio de la maldita dinastía faraónica; pidió esas condiciones para rescatar al pueblo de Israel; su presencia en medio de estos demonios, causó espanto; nunca nadie en la maldita dinastía, tuvo tantos poderes; fué el principio de la caída de una historia galáctica; una historia que se inició antes del nacimiento de la Tierra; una historia que habiéndose desarrollado en el mundo terrestre, no es humana; pues los malditos faraónes no fueron de orígen humano; eran más antiguos; pidieron nacer como criaturas humanas; para hacer avanzar el mundo; más, escrito estaba que se volverían soberbios; olvidando sus deberes como jerarquías solares; tenían ciertos poderes sobre la naturaleza; lo tenían hasta donde permitió el divino Padre; sabían estos demonios que sus malditos días estaban contados; sabían por sus malditas ciencias, que llegaría un gran Dios solar a juzjarlos; y es por eso que apresuraron las construcciones de sus malditas pirámides; querían dejar un recuerdo eterno por su paso por el planeta; más, toda maldita pirámide volverá al polvo; no exsiste monumento mayor en la evolución humana, que no haya costado tanta sangre y tanta lágrima; escrito fué que mi divino Hijo Primogénito Solar Cristo juzjaría a vivos y muertos; serán llamados estos demonios en el cercano día de toda resurrección; el año 2001 será el día en que se empezará a resucitar en carne nueva, a todo humilde; volverán a ser niños de doce años; esta divina Revelación ya había sido anunciada al mundo; mi divino Hijo Primogénito Solar Cristo dijo: dejad que los niños vengan a mí; porque de ellos es el Reino de los Cielos; con eso quiso decir muchas cosas; quiso decir: porque mi divino Padre, es alegre como un niño; quiso decir que de todas las filosofías humanas, sólo la inocencia queda en la Tierra; quiso decir que de todas las psicologías vivientes, el divino Padre escoge la de un niño; quiso decir que vuelve a la Tierra, lo que era antes; lo que era la vida humana, antes de la invención del dinero; quiso decir que de todas las pruebas humanas, escoge y prefiere la fantasía de niños; porque todo niño cree, para él todo exsiste en forma bellamente natural; y la psicología de niño, no anda lejos; pues la creación del divino Padre es tan infinita, que toda fantasía se convierte en realidad; es por eso que también fué dicho: Vendrá nuevo mundo; donde manará leche y miel; que tanto gusta a los niños; esta divina profecía se explica así: En una eternidad más, los mares de la Tierra serán convertidos en mares de leche; será una divina era en que se abrirán los cielos; tal como era de antes de la llegada de los malditos faraones; así como mi divino hijo convirtió en sangre un río en el antiguo Egipto, así convertirá los océanos de agua, en leche; será una era como jamás han imaginado los hombres; y no será la Tierra del pasado; que ignoraban hasta sus propios orígenes; no será ya un planeta de pruebas; sinó un paraíso; tal como era antiguamente; tal como la conocieron Adán y Eva; el león pastoreará junto al Corderito; todos los hijos que los terrenales llaman animales, serán telepáticos; y serán ellos los que gobiernen el universo; como siempre ha sido; pues todo humilde es grande en sabiduría en el Reino de los Cielos; esta humildad, nunca la comprendió la roca; nunca vislumbró que los grandes en el Reino de los Cielos, estaban en la misma Tierra; y junto con ellos, está también mi divino Hijo Primogénito; escrito fué: Moraré entre ustedes hasta la consumación de los siglos; quiso decir mi Hijo Primogénito: así como vosotros nacéis de nuevo, para avanzar en conocimientos hacia mi divino Padre, así también nazco yo; igual que vosotros; nada más humilde y más fácil, que respetar los mandatos de mi divino Padre; por lo tanto cumplo nacimientos, como los cumplís vosotros; nada hay de excepcional en mí; sólo que soy más antiguo que vosotros; fuí primero entre los primeros; fuí terrenal, en infinitos planetas tierras; y vosotros aún no nacíais; viví tanto como ha vivido, mi divino Padre; porque lo que es del Padre es del hijo; y lo que es del hijo es del Padre; viví en colosales soles; porque soy como uno de ellos; es por eso que fué escrito: Y vendrá al mundo, brillante como un sol de sabiduría; la antiguedad en el universo, os acerca a los soles; que son hijos vivientes como lo sóis vosotros; lo de arriba es igual a lo de abajo; y llegados vosotros arriba, veréis que todo es igual; más, tendréis más poder sobre la creación; pues la meta suprema de la perfección, es emular al divino Padre; es llegar a crear colosales mundos, con la voluntad de su propia mente; actualmente vuestras mentes son microscópicas; vosotros creáis pequeños menesteres; hacéis cosas pequeñas; pero que son útiles para vuestro adelantamiento; en cada mundo del espacio es igual; más, exsisten mundos gigantescos; donde la mente no es microscópica; según vuestro sentido de las proporciones; son criaturas que como vosotros son de los mundos de la carne; pero ellos han sido primeros; son más antiguos en el espacio; ellos nacieron en los lejanos soles, eternidades antes que naciérais vosotros; ellos han nacido mayor número de veces a los planetas; y quién nace en número mayor, mayor es en sabiduría; porque ha aprendido más; a vivido más; a visto más; posee más dominio sobre la materia que le rodea; al grado tal, de mandarla con su propia mente; así como vosotros hacéis pequeñas artes con vuestra mente; y como mi divina justicia es perfecta, estas criaturas colosales fueron en su principio como vosotros; fueron microscópicos; fueron monitos de carne; fueron imperfectos; pues de la imperfección sale la perfección; esto significa la divina parábola que fué enseñada al mundo: Hay que ser chiquitito y humilde para ser grande en el Reino de los Cielos; nadie nace perfecto; salvo el divino Padre; que por sus creaciones infinitas, no tiene principio; los únicos que le siguen de cerca, son los hijos primogénitos; que fueron y son los más antiguos gérmenes de vida después del Padre; ellos saben más que cualquier hijo del universo; a ellos les es dado el poder sobre toda potestad; todo el universo los reconoce; hasta la materia los identifica; pues de los hijos primogénitos salió todo; esta divina revelación se explica así: Lo que es del Padre, es del hijo; y lo que es del hijo, es del Padre; y ambos conservan sus libres albedríos; esto enseña al mundo, de que el comunismo está en la Santísima Trinidad; lo a estado siempre; la unión y la cohesión entre materia y espíritu han sido siempre; el divino entendimiento entre Padre é hijo, dá oportunidad a los universos, de probar infinitas filosofías relativas; que tarde ó temprano terminarán en el comunismo; el comunismo divino nace del poder espíritual; nace de la jerarquía espíritual; así como de vosotros nace la virtud; en otras palabras, el comunismo celestial, es producto de la perfección eterna; es la máxima expresión de una vida de lucha y de experiencias; que se efectuó no en un mundo; ni en una sola exsistencia; sino, en infinitos mundos; y en incontables exsistencias; por lo tanto, todos aquéllos espíritus que en la Tierra estudian y abogan por el comunismo, son espíritus adelantados; quieren hacer una realidad, lo que vieron en otros mundos; pues toda doctrina se expande de mundo en mundo; el conocimiento es por sobre todas las cosas, expansivo; y toda doctrina cuesta lucha; nada es fácil en los mundos imperfectos; todo cuesta; incluso en los mundos perfectos; pero esas son leyes que aún no las habéis vivido; pero las váis a vivir; el divino Padre vé el futuro; antes que sus actores nazcan; por lo tanto el llamado comunismo es de orígen galáctico; como toda doctrina; nada se crea en la Tierra; como muchos lo creen; lo que se inventa en la Tierra ya fué inventado en otros mundos; lo que sucede es que la mente humana se revela; en forma inconsciente; es una revelación pariente cercana de la inspiración; las ideas brotan en un presente; pero han recorrido otros presentes en el pasado del espíritu; ellas nacen de nuevo a la vida, como nace el espíritu mismo; nacer es recordar; y recordar es cumplir un mandato; todas las ideas poseen libre albedrío é individualidad; unas diferentes de las otras; escogieron como destino unirse a un determinado espíritu; que ellas llaman espíritu-sol; pues son tan microscópicas, que al espíritu humano lo ven como un inmenso sol; así como vosotros véis abismados los colosales soles del espacio así las ideas os ven; lo arriba es igual a lo de abajo; y lo de arriba fué como lo de abajo; fué chiquitito y microscópico; es por eso que fué dicho: La verdad está en vosotros mismos; pues tenéis en vuestro interior, las microscópicas ideas; que viajando al espacio, brotan como brota una semilla; y de las cuales nacen los futuros planetas; el conjunto de ideas que viajan al espacio, se conoce por semilla galáctica; es por eso que fué escrito: Cada uno se hace su propio cielo; pues cada planeta lleva su propia envoltura; no exsiste mundo que no tenga su cielo; la herencia es igual para todos; según sea la calidad de la moral de cada uno, así será la filosofía de cada mundo que por sus ideas, nazcan en el espacio; si la criatura fué mundana é inmoral, estad seguros que su herencia en el espacio es igual; todas las criaturas del futuro mundo serán mundanas é inmorales; y el autor de ese mundo, tendrá que ir en la eternidad del tiempo, a hacer avanzar ese mundo; tendrá que ir a darle la luz de un nuevo conocimiento; y si la criatura cultivó el amor durante su vida, estad seguro que sus futuros mundos serán sublimes paraísos; y ese mundo no necesitará ser redimido; aquí se comprende que sólo la humildad dá la perfección; es por eso que toda Sagrada Escritura, enseña que por sobre todas las cosas, hay que ser humilde; fué para que cada uno creara paraísos; y no creara infiernos; esta es la suprema prueba espíritual del género humano; es la suprema entre las pruebas; el olvido del pasado, también incluye a sus ideas; no hay idea que no sea probada; como es probado el espíritu; la prueba de la vida humana es tan justa y perfecta, que repercute en la eternidad de cada uno; repercute en las futuras creaciones; repercute en los futuros mundos; y repercute en el Reino de los Cielos; todo repercute en el universo viviente del Padre Jehova; todo repercute en el todo sobre el todo; nadie está fuera de él; hasta el divino Padre está en él; todo el universo se mueve; creándose y multiplicándose en forma expansiva; a medida que las criaturas piensan; mientras más se piensa, más se crea; más universos nacen; más semillas galácticas viajan al espacio; y formado ya un mundo, las criaturas de ese mundo, también piensan; y también crean nuevos mundos; y así sigue la eterna sucesión de ideas y mundos; su número nadie podrá jamás calcularlo; sólo el divino Padre lo sabe; y lo sabe desde mucho antes, que los mundos sean aún microscópicas ideas; más aún; lo sabe antes que naciera el universo material; siempre lo a sabido; en medio de un enjambre de mundos y soles, está el divino Padre; atendiendo un colosal mundo, como un microscópico microbio; el chico y el grande tienen la misma importancia; nadie es menos ante el Padre; pues todo salió de Él; y todo vá hacia Él; todos somos producto de su amor viviente; tratar de comprender al Padre, trae consigo el nacer de nuevo en los planetas; y quien no naciere de nuevo, no conoce al Padre; quien se detenga en su evolución, se detiene su propia luz; todo el universo manifestado, se mueve dentro de sus leyes relativas; hay relatividad en la materia y relatividad en el espíritu; y la relatividad es a la vez relativa; tiene libre albedrío; y cada libre albedrío tiene determinaciones; sí hijito; así es; tal como lo piensas; la divina vara al explicar los orígenes del universo, se constituye en la más perfecta justicia dentro de la injusticia; toda justicia viene del Reino de los Cielos; y toda injusticia viene de los hombres; es consecuencia de la imperfección espíritual de los mismos; si el hombre fuera más perfecto, estad seguros que la Tierra sería un paraíso de menor categoría; no se conocería el dinero; no se conocería este demonio; que divide mi rebaño en ricos y pobres; no se conocería la ambición; todo sería de todos; pero bastó que vinieran a la Tierra, un grupo de demonios ambiciosos, y comenzó el yugo para el mundo; un yugo que lleva muchos siglos; poquísimo le queda; muy pronto estos demonios me estarán leyendo; y espantados quedarán; verán que todo mal tiene su tiempo de prueba; no hay mal que no reciba su justicia; ellos abonaron el camino; para recibir, lo que recibirán; jamás criaturas algunas, serán tan despreciadas, como será despreciado todo ambicioso; jamás nadie vivió tan aislado, como vivirán estos demonios; jamás nadie fué mirado con tanta compasión; como serán mirados estos verdugos del mundo; sí hijito; estas cosas ocurrirán cuando se extienda, la doctrina del Cordero de Dios; ¡qué mares humanos en torno tuyo! ¡qué chiquitas quedarán las muchedumbres que han reunido los mortales en la Tierra! así será cuando el mundo te conozca; y te conocerán por el fruto; te conocerán por tu doctrina; así como los hombres se definen por sus pensamientos, la divina Vara causará la caída del materialismo; toda falsedad será minada en sus bases; toda falsedad no puede resistir a los cambios venidos desde la eternidad; toda falsedad es aquéllo que se alejó de mis divinos Mandamientos; es aquéllo que se engrandeció en medio de un mundo que sufría; es aquéllo que olvidó que primero está el Padre; los divinos Mandamientos fueron dados al mundo, para que los cumpliera; avisado fué el mundo; que nadie se sorprenda; unos con otros se echarán la culpa; unos contra otros, se maldecirán; en medio de un llorar y crujir de dientes; ¡cómo será ansiado un segundo de tiempo, vivido en humildad! ¡cómo serán envidiados los humildes y los que fueron explotados! recién comprenderá la humanidad, del porqué había que ser humilde; después de tantos siglos; este inmenso atraso en comprenderlo, se debe exclusivamente a la roca; a la que será llamada secta vaticana; es la que produjo el mayor atraso espíritual en mis hijos; sentó sobre sí misma, un poder material; parecido al poder de la bestia; al poder del materialismo; para combatir al demonio, no hay que imitarlo; hay que demostrar lo contrario; toda imitación termina violando su propia sinceridad; es lo que le sucedió a la llamada Iglesia Católica; se abocó en defender mi divina palabra; pero lo hizo con crueldad y dando ejemplos inmorales; lo hizo formando un verdadero imperio; pues hasta banco propio tiene; formó un estado más; contribuyendo con ello, a la mayor división del mundo; y cuando el divino Padre le envió mensajeros, para hacerles ver el error, los persiguió; hizo que a estos hijos, se les cerraran todas las puertas en la vida; igual pago recibirá la roca; serán despreciados; el divino Padre no puede premiar, a quienes desprecian; se enseñó cultivar la fé; la creencia; más, estos demonios son los que menos creen; sólo creen lo que sus egoísmos les dictan; jamás aceptaron posiciones opuestas; y todo aquél que se atrevía hacerlo, lo perseguían; le aplicaban la ley falsa de la excomulgación; fueron despiadados; es por eso que mi divino hijo dijo siglos atrás: Sobre esta roca construiré mi iglesia; quiso decir: Sobre esta roca espíritual; sobre este egoísmo espíritual; pues mi divino Hijo Primogénito, veía el futuro; Él vió cuando dijo estas palabras, las futuras generaciones de la Tierra; vió las futuras violaciones de los hombres; vió como la roca perseguía a los enviados del Padre; vió los crímenes de la maldita inquisición; vió como se comerciaba con la divina ley; vió como se bendecía a las armas; conque se matan los hijos del Padre; vió las falsas alianzas de la roca; vió como se coronaba a falsos reyes; vió como imitaba al materialismo; todo lo vió; vió como la roca llenaba de templos lujosos el mundo; vió como se extendía por el género humano, la adoración material; que a nada conduce; pues la criatura no avanza; se detiene en una contemplación; todo lo abarcó mi divino hijo, con una sola mirada al futuro de la Tierra; y comprendió que a pesar que iba a ser violada la divina ley, debería darles una oportunidad; recordó la divina parábola del Padre: Todo espíritu es probado en sus intenciones; todo ser pensante es probado a cada instante en la vida; desde que se nace hasta el último soplo de vida; por lo tanto los miembros de la roca son juzjados igual que el resto; más aún; son juzjados con mayor severidad; porque la falta cometida es superior a las otras faltas cometidas por la humanidad; ellos tienen que pagar el desvío a que condujeron a las generaciones del pasado; todos se quejan de atraso; este atraso en mis hijos, se debe a que la roca no cumplió fielmente lo que se propuso; las Sagradas Escrituras fueron creadas para formar con ellas, un gobierno patriarcal; un gobierno común a todos; mis divinas leyes a nadie dividen; fueron hechas para unificar; y no para dividir; mis divinas leyes, representan la misma filosofía del Reino de los Cielos; en infinita proporción relativa; la divina vara es una microscópica parte de la justicia que reina en el Reino de los Cielos; y siendo microscópica es perfecta; porque dá continuidad al vivir humano; evita que la humanidad sea esclavizada por los ambiciosos; los ambiciosos deberían observar el destino que tuvieron los imperios del pasado; no quedó ninguno; y todos sus actores aún maldicen el destino que crearon; pues dejaron herencia ambiciosa en la Tierra; todos los demonios humanos, desaparecen ante la eternidad viviente; todos maldicen el haberse encerrado durante la vida, en una filosofía que desaparece ante la eternidad; y más se entristece el espíritu humano, cuando observa que es un desconocido en los mundos de la eternidad; en el Macrocosmo; llamado Reino de los Cielos; la divina vara dá y quita; es decir que los divinos Mandamientos, han venido observando a través de los siglos, la actuación de cada criatura humana; ellos son palabras vivientes de Dios; que está en todas partes; al decir viviente, significa que está en la misma idea humana; pues toda idea nace de seres vivos; y quiere decir que la sola presencia del Creador, es suficiente para dar y quitar vida; cuando su divino libre albedrío así lo estima; la divina Vara traerá justicia al mundo; todo será restituído; al que le fué quitado injustamente, le será devuelto; al que sufrió hambre será hartado; al que le fué robado, le será devuelto; al que le sobra por usura, le será quitado; al que fué atropellado en sus derechos, todo le será restituído; y en esto último, están los humildes del planeta; son millones y millones; son los elegidos para el nuevo mundo; todo aquél que sudó y sufrió el yugo de la explotación, es primero en el Reino de los Cielos; todos aquéllos que hicieron de verdugos, no entrarán jamás en el Reino de los Cielos; todos ellos no llevarán el corderito de plata; y si lo llevan, lo llevarán con principio de arrepentimiento; el mundo los conocerá; las llamadas noblezas de la Tierra, tampoco llevarán el divino corderito de plata; ni serán resucitados a niños el año 2001; nadie los obligó ser falsos reyes; tiempo suficiente tuvieron para renunciar al demonio; pues con esa filosofía de soberbia, sólo han servido al espíritu-rey; escrito fué que ellos ya obtuvieron la recompensa; se adelantaron a la justicia divina; todos llorarán en el mundo; porque no hay criatura humana, que no haya violado el divino mandato; y todas las iras serán dirigidas a la roca del egoísmo humano; pues toda fé fué probada; y todos sufrirán un choque en sus propias creencias; que se traducirá en sentimiento; confiaban ciegamente en la roca; escrito fué: No creed a todo espíritu; más bien averiguad por las Sagradas Escrituras, si los espíritus que enseñan, son de Dios; ¿no os dábais cuenta hijos de la fé, que el divino Padre no hace armas para matar? El crea; no destruye; si hubiéseis sido verdaderos profetas de mi palabra, no os habría sorprendido la roca; quiero deciros que si me hubiéseis estudiado como se os mandó; ¿no se os enseñó adorar a Dios por sobre todas las cosas? esta adoración no es como os enseñaron; no pido templos ni imágenes; el único templo que perdura por toda eternidad, es el trabajo; no hay otro; y si lo hay, estad seguros que ese templo se vuelve polvo; y la otra verdad es que debísteis haberme estudiado en las horas libres; durante toda la vida; ¿No Soy acaso vuestro Creador? ¿no respiráis acaso por mi divino poder? ¿por qué me habéis negado? ¿por qué preferísteis filosofías y lecturas que jamás os darán la eternidad? tarde es ya hijos; sólo os queda el arrepentimiento; porque os diré, que el puntaje que corresponde al divino Padre, es el más elevado entre todos los demás; por cada virtud que pusísteis en juego durante toda la vida, corresponde un puntito por segundo vivido; y si me hubiéseis estudiado como se os mandó, no tendríais juicio final; esto es espíritualmente é individualmente; porque algunos me leen; son poquísimos; otros no me estudian; escrito fué que de todo hay en el rebaño del Señor; el divino Padre sólo pide lo que le corresponde; pido lo que yo mismo creé; pues el divino Padre todo lo creó; y os digo hijos terrenales: ninguno que no me haya estudiado como lo dice el divino Mandamiento, ninguno entrará en el Reino de los Cielos; seguiréis la misma suerte de los falsos profetas; la misma suerte de la roca del egoísmo humano; así es y así será por los siglos de los siglos; soy el celoso Padre Jehova de los ejércitos; Soy el que Soy; doy vida y quito vida; y exijo moral; tal como la exige un padre en la Tierra; lo de arriba es igual a lo de abajo; no hay tiempo que no se cumpla; ni justicia que tarde ó temprano no llegue; vosotros escogísteis; libre albedrío tuvísteis; recoged lo que cosechásteis; que escrito fué que cada uno es juzjado según sus obras; tenéis toda una eternidad para arrepentiros; pero os repito: ningún falso entra en mi morada; jamás han entrado en la eternidad; como jamás ha entrado rico alguno; la divina vara explica lo siguiente: todo aquél que se pase del centro medio, es un violador de mi ley; el centro medio es el cinco; todo aquél que teniendo excesiva abundancia, debe entregar el exceso; no debe pasarse del centro medio de su propia vara; sobrepasar el cinco, es tratar de dominar a los demás; los tales no podrán ser resucitados a niños el año 2001; todos llevan la divina vara en sus conciencias; y toda conciencia será leída por mi Hijo Primogénito; que ya se encuentra entre vosotros, no volváis a caer; recordad que es juico final; aunque engañéis de nuevo, no pasaréis; la divina vara os explicará todo; aunque ese todo está en vuestras propias conciencias; necesitáis saber lo que os fué vedado; debido al olvido del pasado; que voluntariamente pidísteis en el Reino de los Cielos; nadie vino obligado; salvo aquéllos que tenían deudas espírituales pendientes; aunque no todos; pues muchos se ofrecen voluntariamente a pagar sus deudas; y todo se concede; todo cuanto véis en la vida, todo fué pedido; antes de salir vosotros del Reino de los Cielos, vísteis en colosales pantallas de televisión solar, todo cuanto os está sucediendo y os sucederá; esto se llama en el Reino de los Cielos, divino verbo; que quiere decir verdad en divina prueba; el divino verbo ha sido mal interpretado por los estudiosos de mi palabra; ello se debe a que también son probados los hombres, en el conocimiento; al no darme la importancia primera en sus actos de sus propias vidas, los hombres hicieron más dolorosa la misma realidad del juicio final; el divino juicio, nada tiene de tenebroso; sólo se recibe lo que se mereció; interpretar mi divino juicio como algo tenebroso, es confundirme con satanás; cuya historia bién poco sabe la humanidad; recién ahora lo sabrá; pues todos estáis, con un momentáneo olvido de vuestros pasados; a todos os será dado ver al Creador; en la misma proporción como os interesásteis por mí en la vida; los que no me vean, es porque son violadores de mi ley; nadie puede decir que no tuvieron alguna fuente, donde podían aprender a conocer la voluntad del Creador; el divino Creador de vuestras vidas, y de todo cuanto exsiste; permití al mundo que mis Sagradas Escrituras, se extendieran a todas las naciones; permití que se tradujeran a todos los idiomas; aún en regiones donde se adoraban otros dioses; cuya causa está en la intuición humana; vago recuerdo de lo que se vió en el Reino de los Cielos; en todas partes permití que hubieran oradores de mi palabra; que a pesar que hablaban en nombre de las llamadas religiones, era al Padre al que aludían; y el Padre se conmueve; y el Padre os dice: sí hijitos; por mí recibísteis burlas; por mí os perseguían; vosotros pedísteis en el Reino de los Cielos, propagar lo que en ellos vísteis; y os fué concedido en vuestros destinos; más, os guiásteis por la roca; fuísteis víctimas de estos ciegos guías de ciegos; que estando en el error, os transmitieron el error; por estos soberbios se escribió tal parábola; en el mundo espíritual aún resuena el bullicio y el reclamo, del injusto atraso que esta roca provocó en los espíritus del pasado; ninguna humildad; todo hipocresía; sólo hizo de mis espíritus, hijos mundanos; que vivieron ilusionados por las cosas pasajeras; efímeras; y que nada valen en el Reino de los Cielos; y estad seguros demonios de la roca, que tendréis que pagar por las desdichas de los que ya se fueron; no hay deuda que no se pague; sea arriba ó sea abajo; vosotros demonios del egoísmo, pedísteis ser juzjados por vuestros errores en la misma Tierra; es por eso que la divina vara os menciona primero; vosotros sóis el peor yugo que encuentra toda fé viviente; siempre tratáis de locos a los que os llevan una divina Revelación; siempre dudáis de mis humildes; siempre ocultáis todo escrito que mis enviados, tratan de poner a vuestro alcance; transcurren años y años, y no dáis las nuevas del Señor, al rebaño; os vestís con oro é hipocresía; sóis pulcros por fuera; y corrompidos por dentro; por vosotros demonios, se escribió la divina parábola de La copa limpia por fuera y sucia por dentro; os hacéis llamar representantes de Dios en la Tierra; y dejáis que las malditas guerras maten a mis inocentes hijos; ¿por qué demonios, no llamáis la atención a los fabricantes de guerra? os lo diré: no tenéis la fuerza moral para imponeros; ¿por qué bendecís las malditas armas? ¿no sabéis malditos que mi divino Mandamiento dice: No matar? ciertamente lo sabéis; más, vuestras soberbias de creer que lo sabéis todo, os hace ciegos; nunca debísteis haberos corrompido por la ilusión que crea el dinero; la ciencia del bién, que son las comodidades que dá el dinero, os tentó; jamás debísteis haber reconocido a las naciones que crearon el dinero; mi divino hijo dió su vida por su divina causa; y vosotros falsos profetas ¿por qué no la dáis? os habéis abocado en proclamar ante el mundo, que sóis mis representantes; el divino Padre es de los humildes; nó de los hipócritas; tenéis formado ante el mundo, una falsa moral; y el mundo os cree; pagaréis hasta el último segundo de engaño provocado a cada uno de mis hijos; de los que están en el mundo espíritual; y de los que están aún en la prueba de la vida; y os aseguro que no escapará ningún demonio del engaño; se dice en muchos mundos, que el que la hace la paga; bién sabéis que escrito estaba que seríais los primeros en ser juzjados; y nada dijísteis de esto al mundo; porque no os convenía, a vuestros mezquinos intereses terrenales; os daré una luz de mi sabiduría; la divina parábola que dice: El que tenga oídos que oiga; el que tenga ojos que vea; el que tenga boca que hable; esta divina parábola significa que toda revelación del divino Padre, hay darla a conocer; las nuevas del Señor son para todo humilde; nada que sea del Padre, hay que ocultarlo al mundo; quien oculte una verdad a mis humildes, a mí me oculta; escrito fué que Dios está en todas partes; está también en toda mente engañada; y quien lo haga, acusado es en el Reino de los Cielos, de egoísmo intelectual; todos los que fueron llamados por cartas, están en esta ley de justicia; mi humilde hijo golpeó muchos corazones; y sólo encontró egoísmo y desprecio; muchos fueron los llamados y pocos los escogidos; el mundo los conocerá; llorar y crujir de dientes esto les provocará; se llama arriba y se llama abajo; todos son mis hijos; más, si el hijo desprecia al Padre, sólo recibe lo que debe recibir; y quien desprecie al hijo que está en misión, desprecia al Padre; y quien desprecia al Padre, desprecia su propia eternidad; escrito fué: Lo que es del hijo, es del Padre; y lo que es del Padre, es del hijo; esto quiere decir, que estando Dios en todas partes, está también en los dolores morales provocados al hijo; y si exsiste dolor físico, también está el Padre en ello; todos los llamados, despreciaron un premio pendiente de sus pasados espírituales; en otros mundos hicieron igual; también me despreciaron; pidieron la oportunidad en el Reino de los Cielos; y les fué concedido; libre albedrío tienen; todos los llamados vieron mi luz; y basta ver mi luz, para que todo hijo, se ponga incondicionalmente a las órdenes de su Creador; ¿no se os enseñó a todo terrenal: Adorarás a tu Señor por sobre todas las cosas? ¿por qué me despreciaron entonces? allá ellos; confusión y lágrimas tendrán; nadie los obligó; la divina vara explicará al mundo, cómo serán todos juzjados; sin excepción alguna; partiendo de la base universal, que se vino al mundo, para aprender; para perfeccionar sus propias virtudes vivientes; las virtudes vivientes forman un todo; que se llama carácter humano; es el modo de pensar y sentir de cada uno; es la conciencia hecha destino; las virtudes suman 318 en la actual evolución humana; cada virtud posee libre albedrío; por separado; por lo tanto suman 318 libres albedríos; el espíritu humano, también posee libre albedrío; es también independiente; el espíritu desde que nace, nada sabe de esto; pues no le fué dado saberlo; pues cumple un destino de prueba; con un olvido momentáneo de su pasado; llegó la hora del divino juicio; y le será explicado hasta la más microscópica fibra de su propio ser; llegando aún a penetrar la composición de sus invisibles ideas; el Creador de la vida, lo explica por divina telepatía; que es uno de los infinitos medios para darse a conocer en los mundos; así a sido siempre; así recibió mi Hijo Primogénito, toda su sabiduría; bién sabéis que no asistió a universidad alguna; no tuvo instrucción terrenal; todo le fué dado por telepatía; su escuela era el mismo universo; Él conversaba con las moléculas de la materia; entraba y salía del Renio de los Cielos; él hacía del futuro, un presente; y trasladaba al pasado al presente; mandaba todas las dimensiones; veía lo que ocurría en otros mundos; todo lo veía; su divino poder estaba encarnado en él mismo; sólo esperó un nacimiento; una encarnación; un nacer más; su divina jerarquía era y es de Padre Solar; no olvide el género humano, que escrito fué: Y volverá brillante como un sol de sabiduría; esta divina parábola anunciaba que era un hijo solar; venido del Sol Alfa; y fué engendrado por el Sol Omega; esta divina revelación demuestra, que la divina Trinidad solar, tiene infinitos sexos; pues no hay sexo, que no tenga su trinidad; trinidad y sexo son una misma cosa; manifestadas en una carne viviente; lo de arriba es igual a lo de abajo; en sus principios; en sus orígenes; los sexos fueron pedidos en el Reino de los Cielos; el sexo posee libre albedrío; tal como el espíritu y las virtudes; ¡pobres de aquéllos y aquéllas que se han cambiado el divino sexo! ¡pobres de los que escandalizan con sus cuerpos! con ello escandalizan al sexo; hasta el último porito de carne escandalizado, deberá pagarse; cada porito; cada célula de carne, posee libre albedrío; uno independiente del otro; mostrar el cuerpo desnudo, es ser acusado en el Reino de los Cielos, por trillones y trillones de poritos vivientes; por algo se escribió que todo chiquitito y todo humilde son los primeros en el Reino de los Cielos; y el divino Padre agrega: todo microscópico; sea en la materia ó en el espíritu; pues en todas partes hay vida; todo se transforma en mi creación viviente; quien lo dude, vá a mundos cuya filosofía es la duda eterna; siguiendo la divina ley de lo microscópico os diré que todo escandaloso en la moda, también lo paga; molécula por molécula; todos esos pelucones é inmorales, deberán pagar cabello por cabello; que escandalosamente mostraron al mundo; ridiculizando la filosofía de estos hijos; que pidieron acompañar al espíritu en la vida; lo hicieron en divinas alianzas; lo hicieron con el propósito de avanzar en moralidad; y no en inmoralidad; se nace para aprender tanto en la materia, como en el espíritu; muchos demonios de la ignorancia y el escándalo, creen que porque en la antiguedad se nacía con el cabello largo, forzosamente ellos tienen que hacer igual; crasa ignorancia; los que piensan así, son espíritus atrasados y mundanos; que se detienen en perder su tiempo, en una vanidad; vanidad inmoral que atropella al propio sexo; ó se es hombre ó se es mujer; se nace hombre ó se nace mujer; nunca debísteis demonios escandalosos, haberos dejado crecer el pelo; al grado de causar murmuración al mundo; el más mínimo grado de murmuración, es mínimo grado de escándalo; y os digo lo siguiente demonios de la vanidad; tendréis que sumar todos los segundos transcurridos, desde que empezásteis a escandalizar con el cabello; más, las acusaciones que os hagan los cabellos; cabello por cabello; pues cada uno posee libre albedrío; y siendo chiquititos, a ellos escucha primero el divino Padre; después de escuchar a todo lo microscópico que posee vuestro cuerpo, al último es escuchado el espíritu humano; tal como se enseñó: Los últimos serán los primeros; y los que se creyeron primero, son los últimos; así es la divina justicia en el Reino de los Cielos; toda abundancia disfrutada en la Tierra, nada vale en el Reino de los Cielos; porque es un premio ya disfrutado en el lejano planeta; sólo cuenta la acción é intención del espíritu; sólo cuenta la conciencia; pues todo mandato es para la conciencia; ajeno a los intereses de la inteligencia humana; pero a la vez, también la inteligencia es juzjada; pues del Creador salió; llegó el momento, en que maldeciréis vuestras vanidades; vuestras ilusiones; porque tomadas en su conjunto, os darán una suma pavorosa de puntos en contra; que tendrá que ser quitada de vuestra propia añadidura; que el Creador os tenía reservados; siempre que hubiéseis cumplido hasta la más microscópica parte de los divinos Mandamientos; porque os diré que en ellos está la más grande potencia moral; la moral viviente del divino Padre; con la única que podrías entrar en todos los cielos del infinito; incluso penetrar en los colosales y lejanos soles; tal como penetra este humilde hijo; que todo cuanto vé, os lo comunica; porque toda experiencia hay que darla a conocer; no hay que ocultarla.-



ALFA Y OMEGA