DIVINO ORÍGEN DE LA GEOMETRÍA NUMERAL TERRESTRE; COMO NACIÓ EL PRIMER NÚMERO; EL PRIMER SER PENSANTE; LA PRIMERA MOLÉCULA; LA PRIMERA PAREJA TERRENAL; LO QUE HUBO ANTES DE ELLOS; LA GALAXIA TRINO.-

Sí hijito; te dictare un nuevo tema de mi creación viviente; el principio de todo planeta es el fuego; todos los planetas nacen siendo chispitas salidas de los soles; un planeta lo constituye el enfríamiento y el crecimiento de la chispa solar; esto fué anunciado en mis escrituras; hay que ser chiquitito y humilde para llegar a ser grande en el Reino de los Cielos; lo más microscópico que toda mente puede imaginar, son sus propias ideas; son tan microscópicas, que llegan a ser invisibles; el espíritu que las crea, sólo las siente; la chispita original de los planetas, fué también idea viviente; para dar lugar a un mundo viviente; la Tierra fué idea solar; esta idea salió del sol Alfa y fué fecundado por el sol Omega; he aquí el orígen de todos los sexos; todo sexo es una variación en resistencia calorífica; es una sensación opuesta a otra sensación; que contiene en sí misma su propia atracción; que induce a la criatura a unir en un sólo pensamiento materia y espíritu; he aquí la máxima expresión de toda posesión; todo espíritu es fuego; se expande en una microscópica temperatura; el cuerpo de carne salió y aún sale en los nacimientos, del propio espíritu; es por eso que se dice: de la espíritualidad nació la materialidad; del espíritu nació la idea; nació fuego; nació la chispita; nació un planeta; todo absolutamente todo es fuego; es magnetismo transformado es variedad de infinitas especies; las leyes de ello surgieron en los mismos soles; que son focos vivientes de eterna transformación magnética; todas las leyes solares conservan las herencias primitivas; venidas de otro sol; lo de arriba es igual a lo de abajo; es decir que toda característica perdura; es por eso que los seres de carne, conservan la temperatura; el calor venido de la morada solar; todo calor viviente posee libre albedrío; y ninguna temperatura humana, es igual a la otra en sus características sentimentales; el sentir un dolor moral, es sentir un libre albedrío que se dificulta en su propia caloría; las criaturas son pequeños imanes; microscópicos soles; que se influyen mutuamente sea la sensación que sea, ésta es un desprendimiento del foco magnético; todo ocurre alrededor del cuerpo físico; allí todo queda grabado; y su influencia se expande a través de los poros; nadie escapa a esta ley; hasta los indiferentes reciben su influencia; toda caloría espíritual, es un número viviente; cuyas unidades son las virtudes vivientes; el espíritu humano posee el número 318; el que pasamos a explicar en el dibujo celeste; toda verdad se puede explicar de muchas formas; la verdad del propio orígen, es una; pero las comprensiones de las mentes humanas, son desiguales; pues las experiencias del pasado, no fueron de un mismo número evolutivo; unos avanzaron más que otros; consecuencia del libre albedrío del espíritu; el libre albedrío se representa por ondas; producto de una caloría que escoge por sí misma su propio destino.-



Este dibujo celeste explica en una de las infinitas formas, que el divino Padre puede explicar, el principio de la Tierra; el principio de la Tierra es un principio que se puede explicar de muchísimas formas; pues siendo una creación viviente, la explicación está en todas las mentes; diversificada según la evolución espíritual de cada uno; y todas son valederas; lo que no exsiste en la Tierra, exsiste en otras moradas; y en una cantidad tal, como la mente pueda imaginar; de todo hay en mi rebaño universal; por lo tanto no se debe ridiculizar a nadie por sus teorías; quien ridiculiza a un hermano, al divino Padre ridiculiza; pues estando el Señor en todas partes, también está en la mente de todo ridiculizado; cada teoría es un acto de fé intelectual; escrito fué que la fé mueve montañas; mueve ideas que serán futuros planetas; en el dibujo podemos apreciar un sol de geometría cuadrada; este sol Alfa, muestra una de las infinitas formas geométricas, en que conviven los soles vivientes; así como la criatura humana se estira y se encoje, así también hacen los soles; lo de arriba es igual a lo de abajo; la diferencia está que las lumbreras solares, han recorrido una evolución que los humanos deben recorrer; las criaturas de la carne son soles microscópicos; que sólo sienten una electricidad física; más, no ven aún su propio brillo; están en los primeros peldaños de un magnetismo viviente; que no los abandonarán jamás; pues la eternidad naciente así se expresa; cuando la microscópica chispita de la que sería la Tierra, salió del sol Alfa, éste tenía la forma cuadrada; este cuadrado solar estaba en el exterior del sol; en su interior se reagruparon infinitos y divinos querubínes solares; que son las inteligencias magnéticas que gobiernan toda molécula; esta reagrupación, formó un ángulo recto de 90°; y desde su vértice, emergió la microscópica chispita del futuro planeta Tierra; la chispita planetaria no venía sola; junto con ella venían y aún vienen, otras infinitas chispitas; que serían y son otros planetas; el sol Alfa sigue aún produciendo chispitas de futuros mundos; y así será por siempre jamás; la chispita microscópica habiendo salido del sol Alfa, divina filosofía viviente del sexo masculino, fué atraída por el sol Omega; símbolo viviente de la filosofía femenina; ésta es una atracción magnética solar; los soles poseen sexos; tal como lo poseen las criaturas de la naturaleza; lo de arriba es igual a lo de abajo; la chispita salida del sol Alfa, posee libre albedrío viviente; la atracción que ejerce el sol Omega sobre ella, es atracción amorosa viviente; es un amor que incluye materia y espíritu; al acercarse la chispita, es magnetizada; esta divina ley es igual a como una madre terrestre recibe la fecundación de un hijo; la atracción es irresistible; es una atracción magnética; que incluye toda la atracción, de lo que será una futura naturaleza; la chispita se vuelve infinitos colores; que tienen dentro de sí mismas, todos los fenómenos futuros de un planeta; la chispita está en su divino principio de inocencia; es en este principio que la chispita es de color blanco brillante; su filosofía inocente representa la leche universal; es así que exsistieron en la chispita, mares de leche; causa divina de todos los líquidos; pues todo, materia y espíritu tuvieron el principio lechoso solar; esta leche era un gas; que se fué transformando a infinitos colores; fueron enormes presiones relativas de calorías; calorías que escapan al cálculo humano; estas calorías eran y son expansivas en magnetismo; eran creadoras de materia; el desarrollo de una caloría, produce materia; las calorías tienen un límite; y cuando se sobrepasa el límite de esta caloría, se produce materia; la materia es infinitamente relativa a su propia caloría primitiva; no es igual en los planetas; lo viviente posee categoría colorífica; es una escala que no tiene fín; pues exsisten primitivas calorías, como mundos hay; toda idea es una microscópica caloría, de un futuro planeta; la vida misma, es una infinita suceción de calorías; la caloría es producto de las ideas de las criaturas de carne; y la carne es producto de la caloría; y todo se vuelve caloría; se vuelve espíritu viviente; el pensamiento también es caloría viviente; pues toda idea es pensante y vibratoria; al decir vibratoria quiere decir que cada sentimiento de la idea, es un magnetismo de atracción viviente; que trata de crear su propia individualidad infinita, dentro del mismo infinito; la intención antecede a la dimensión; antecede a su propia geometría; de la misma idea nace la geometría de un futuro planeta; y todas las filosofías de sus criaturas; cada idea posee un número individual viviente; cada cual es creador de sus propias matemáticas; la individualidad de cada uno, es una numeración eterna; de esta numeración salen las futuras exsistencias; cada exsistencia es un divino cálculo matemático; sacado de las propias obras del espíritu, escrito fué que seréis juzjados según vuestras obras; quiere decir que cada uno, al venir a la vida, se constituyó en su propio constructor de sus futuras exsistencias; la más perfecta exsistencia, pertenece a aquél espíritu que se ha guiado en la vida, por la suprema moral de los divinos Mandamientos; segundo tras segundo; a lo largo de su vida; esta divina ley provocará a millones y millones de seres, un llorar y crujír de dientes; las escenas más desgarradoras presenciará el mundo; sobre todo en la clase de los llamados ricos; que se alimentaron de una filosofía, contraria a los divinos Mandamientos; y el mundo estudioso sabe que todo árbol filosófico que no plantó el divino Padre, de raíz será arrancado; el poder divino está en todas las mentes; se le enseñó al mundo que el Creador está en todas partes; por lo tanto todo rico, de la riqueza basada en la explotación del hombre por el hombre, pecó con conocimiento de la verdad; ellos mismos se convirtieron en sus propios sepultureros; pues no entran en la eternidad; no entran en el Reino de los Cielos; siguen arrastrándose en los planetas polvos; hacia donde los conducen sus propias ideas; ideas que serán futuros planetas y que llevan la misma filosofía de los llamados ricos; la divina Revelación explica todo un universo viviente; que en ningún instante ha dejado de exsistir; de lo desconocido han salido los espíritus; un universo que llevándolo en sí mismo, nunca le había sido explicado; sólo una parte ha sido sentida por el espíritu; el olvido del pasado es el supremo mandato; para que las criaturas humanas prueben en su totalidad, sus propias filosofías; escrito fué que todo espíritu es probado; toda prueba trae consigo un instante de silencio en el universo; este instante de silencio corresponde a todos los siglos transcurridos en la Tierra; el tiempo celeste es tan real y viviente, como lo es el tiempo terrestre; un segundo de tiempo celeste en el Reino de los Cielos, corresponde a un siglo terrestre; todos los tiempos de cada planeta, son relativos y subordinados al tiempo celeste; esto significa que todo tiempo vuelve al Padre; que estando en todas partes, vive en el tiempo celestial; el tiempo celestial es una virtud viviente; que fué en tiempos inmemoriales, un tiempo material; como lo es ahora la Tierra; todos los tiempos progresan como progresan los espíritus; el progreso es universal; todas las leyes físicas lo cumplen; porque ninguna ley es menos que otra en la justicia del Padre; aquí reside la perfección infinita de su amor; a todos dá iguales oportunidades; no es como la filosofía de los llamados ricos; que olvidándose de mis divinos Mandamientos, se hacen ricos y quieren mantenerse así por la fuerza; las llamadas fuerzas armadas, maldito árbol filosófico, es el sostén de estos demonios; creen que nunca les pedirán cuentas; el constructor del planeta, el hacedor de toda vida, se las pedirá; maldecirán mil veces haber nacido; ninguno de estos demonios de la filosofía de la fuerza, podrá llevar el divino Corderito de Dios; el símbolo de plata que se extenderá por todo el mundo; para poder llevar el divino corderito en el mundo material, hay que tener la conciencia limpia; había que vivir en la moral de los divinos Mandamientos; así dirán millones de criaturas en medio de un llorar y crujir de dientes; y hemos vivido, en la corrompida moral de la ciencia del bién; la ciencia que creó el dinero; árbol filosófico desconocido en el Reino de los Cielos; y que no plantó el divino Padre Jehova en la Tierra; los creadores del dinero no tomaron en cuenta para nada los divinos Mandamientos; viendo que con este odioso sistema estaban dividiendo al mundo; en ricos y pobres; estos demonios y sus seguidores pagarán hasta el último sudor de los explotados; y devolverán hasta el último gramo de oro que no les corresponde; mi divina ley no manda hacerse rico explotando a sus hermanos; pues no hay rico en este mundo, que no haya engañado a sus semejantes; los tales pasarán, más mis palabras no pasarán; toda galaxia compuesta de infinitos mundos y soles, es producto de una idea numeral; esta idea no es absoluta en su filosofía; ni es hermética en su eternidad; la virtud suprema entre las virtudes vivientes es la humildad; es ella la que abre las puertas de todos los cielos; y ninguna virtud sea cual sea su filosofía, puede entrar en el reino; si no ha cultivado la humildad; esta divina ley de la creación la saben los mensajeros ó profetas que han venido al mundo, a cumplir sus misiones; es por eso que todos piden encarnaciones humildes; empezando por Jesús; pidió en el Reino de los Cielos, ser hijo de carpintero; pidió al Padre nacer en un ambiente humilde; porque sabía el Hijo Primogénito, que mientras más dificultades se vencen en la vida, mayor gloria acumula el espíritu en el Reino de los Cielos; mayor es el puntaje celestial de su añadidura; los apóstoles siendo elevadísimas jerarquías solares, también sabían esto; es por eso que pidieron ser pescadores; sabiendo en el Reino de los Cielos, que sus divinas misiones servirían de ejemplo al mundo terrestre; todo grande en el Reino de los Cielos, pide una vida de humildad en los planetas microscópicos; en los planetas que están empezando a vivir; están recién comprendiendo lo que es la exsistencia; en el Reino de los Cielos, exsiste un divino ajetreo de infinitas criaturas que salen y llegan; en todo instante de la eternidad; criaturas que poseen formas infinitas; evoluciones también infinitas; es tan infinito ver esto, que la importancia de cada uno y que trae de su propio planeta viviente, desaparece; los que se creían únicos en sus mundos, se ven microscópicos a medida que penetran el reino; donde todo es gigantesco; colosal; tan colosal, que un planeta como la Tierra, pasa desapercibida; pero los divinos poderes, la amplían en trillones y trillones de veces; de ahí el nombre de planeta polvo; del polvo eres y al polvo volverás; quiere decir: microscópico eres y a lo microscópico vuelves; o bién, de la Tierra eres y a la Tierra vuelves; quiere decir que todo desarrollo de toda carne, vuelve al mismo punto de donde se inició el desarrollo; este punto es tan microscópico, que se constituye en la dimension invisible; lo invisible es la dimensión que marca el límite del poder de penetración del ojo humano; lo invisible es un mundo viviente que marcha paralelo al universo material; todo espíritu ha salido de él y vuelve a él; una vida, como la vida de la carne es una expansión del espíritu; es una alianza con la materia viviente; la materia exsiste; el espíritu también exsiste; más, el espíritu vive una vida material; cuyo punto de iniciación salió de sus propias ideas; que creó el espíritu en el mundo invisible; se piensa donde se esté; lo de arriba es igual a lo de abajo; la unión entre espíritu y materia, es la idea; allí reside toda eternidad; la idea que es producto de un pensar humano, contiene toda la evolución alcanzada; esta evolución es la 318 ava de un todo pensante; y es relativa por toda la eternidad; antes que naciera el espíritu humano, nada había; sólo exsistían sus Padres Solares; las ideas mayores; y microscópicas ante el divino Padre Jehova; la antiguidad del género humano es reciente; en comparación del universo expansivo pensante; la antiguidad de la Tierra puede parecer asombrosa, dentro de las proporciones humanas; pero nada representa ante otros mundos; que para ellos, las criaturas de carne son primitivas; sean de la evolución que sean; las creaciones de carne son primeras manifestaciones de un tipo de vida; al decir débil es la carne quiere decir que la vida carnal pasa; el espíritu nace de nuevo y pasa a nuevas formas de vida; el divino poder del Creador no está sujeto a un sólo planeta; es todo el universo que está en él; se le enseñó a la criatura humana, que el eterno Padre es infinito; que está en todas partes; y aún así, millones de hijos dudan; mas os digo que ningún dudoso entra en el Reino de los Cielos; se le enseñó al mundo cultivar la fé; la divina virtud viviente que transporta montañas; el Hijo Primogénito lo demostró de muchas maneras; esta divina parábola demuestra que toda fe es sentimiento viviente; que obra sobre un universo viviente; que ensalza a un Dios viviente; demuestra que materia y espíritu, son sensibles al poder de la fé; si el Hijo Solar Cristo no hubiese tenido fé en su divino Padre, toda su misión habría sido un fracaso; y su nombre sería desconocido en el conocimiento humano; la fé divina y la fé humana, son una misma cosa; lo de arriba es igual a lo de abajo; tuvieron un mismo orígen; una es primera y la otra después; todo es relativo en el espacio y el tiempo; el tiempo y el espacio son también relativos; y la relatividad misma, también es relativa; es un período alterno, infinito, expansible y constituye jerarquía viviente; lo viviente también es relativo; en otras palabras el infinito es relativo; sólo del Padre sale eternidad; alcanzar la eternidad del Padre, es el desarrollo de todo perfeccionamiento planetario; se nace de nuevo por atracción irresistible en lo sexual y en lo espíritual; en lo sexual para alcanzar una gloria relativa; y expandir sus propios sentimientos; en lo espíritual por alcanzar la eternidad del Padre; la divina intuición siente la atracción de lo desconocido; desprendido de la eternidad del Padre; es como un sello viviente; nadie vive sin el sello de su Creador; su divino sello es el fuego viviente; intuído por el género humano; pero jamás nunca explicado; llegó el divino momento de explicarlo; todo llega cuando debe de llegar; no hay tiempo viviente que no se cumpla; muchos de estos tiempos, son advertidos por mensajeros celestes; el mundo les llama profetas; y todos sin excepción alguna son padres ó jerarquías solares; así como hay padres en la Tierra, también hay padres en el infinito; lo de arriba es igual a lo de abajo; exsiste un sólo Dios nomás; mas, todos tienen herencia microscópica y evolutiva salida del Padre; el divino Padre delega su herencia a sus hijos; por lo tanto si exsiste universo, exsiste también un universo de padres; la divina procreación es universal; todos los mundos están llenos de ellos; de todo hay en mi rebaño universal; todas las moradas; todos los planetas tienen las mismas leyes procreativas, como las tiene la Tierra; y todas son relativas a sus evoluciones; la vida galáctica es desconocida para la Tierra; recién la Tierra está saliendo del polvo; producto de la chispita salida del sol Alfa; recién el intelecto humano, conocerá por medio de la Escritura Telepática, lo que ocurre en puntos del universo, donde no llega ningún instrumento humano; y donde jamás llegará; por fin se levanta un velo respecto al infinito; el infinito es tan colosal, que no basta la ciencia del instrumento; ello es sinónimo de inferioridad evolutiva; el poder supremo lo constituye la creación instantánea; la creación materializada que sale de los hijos primogénitos; que por ser mayores en la materia y el espíritu, secundan al divino Padre en las leyes del universo expansivo pensante; todo padre confía en el hijo de más experiencia; cosa igual ocurre en la Tierra; lo de arriba es igual a lo de abajo; la diferencia está en el progreso; con respecto al tiempo y el espacio; la diferencia entre el Hijo Primogénito y el género humano, es abismante; la mente humana no puede calcularlo; hay que nacer de nuevo infinitas veces para comprenderlo; toda jerarquía solar, como lo es Cristo, ha vivido mucho; ha conocido mundos en un grado tal, como la mente pueda imaginar; y no sólo mundos de la carne; como lo es la Tierra; un sistema de vida casi desconocido en el universo; sino que mundos de infinitas escencias; donde la muerte se desconoce; donde las eternidades rivalizan entre ellas; mundos de todas las categorías imaginables; mundos del macro como del microcosmos; y mundos que jamás comprenderá el conocimiento humano; esto es hablando del espacio infinito; no hemos mencionado los reinos que están dentro del Reino de los Cielos; cuyos tamaños de sus seres, causarían pavor y complejo de inferioridad pavoroso; más, el amor que allí reina, hace que todo demonio se destruya sólo; el mal en cualquiera de sus formas evolutivas, es desconocido; los demonios son los violadores de mis divinos Mandamientos; en todas sus formas evolutivas; todos los mundos sin excepción alguna, poseen divinos Mandamientos; todos son mis hijos; lo de arriba es igual para el Padre, como lo de abajo; todas las geometrías de los planetas han salido del Padre; que elevado a la primera de las causas, está siempre antes de toda causa; la causa es el pensamiento en su estado de evolución incesante; todos los reyes y mandatarios como se les llama en el mundo llamado Tierra, están primeros en la justicia divina; quien se engrandece en la Tierra, sea cual sea su causa, es el primero en rendir cuenta de sus actos; segundo tras segundo durante toda la vida; desde el mismo instante en que su mente lanzó la primera piedra; las piedras representan las durezas espírituales de la criatura; representan sus ideas imperfectas; que se toman la libertad de influír en el libre albedrío de mis hijos; el libre albedrío es como un fino cristal viviente; que ni el mismo Creador ha tocado jamás; el libre albedrío es el espíritu de toda idea; es lo prohibido para los lanzadores de primeras piedras; hubo una raza antiquísima en la Tierra, que tenía por misión dar luz de sabiduría al mundo; más, las ideas que crearon en el libre albedrío de mis hijos, hizo que sus propios libres albedríos se constituyeran en sus propios verdugos; me refiero hijito a los malditos faraones; los primeros demonios que invadieron la Tierra; los creadores de la filosofía de la tentación en la serpiente maldita; que tentó al tronco humano Adán y Eva; sí hijito así es; la serpiente que tentó a Adán y Eva, fué instruída por estos malditos hijos; venidos de otras galaxias; Estos demonios fueron originarios del planeta Lúxer; que significa la luz sea; Lúxer es un planeta gigantesco; pertenece a la galaxia llamada deseo; más, exsisten infinitos planetas Lúxer; de infinitas filosofías; pues mi creación no tiene límites; así está escrito; y así se lo demuestro al monito-hombre; cuando éste observa el infinito; un planeta por gigantesco que sea, no deja de ser a la vez un puntito microscópico; sea el tamaño que sea; esto significa que todas las dimensiones son relativas; y que lo de arriba y lo de abajo, se reducen a lo microscópico; por mucho que se sepa, se es siempre chiquitito en comparación al Padre; esto fué enseñado en la divina parábola que dice: hay que ser chiquitito y humilde, para llegar a ser grande en el Reino de los Cielos; los malditos dioses de la sabiduría faraónica se sobrepasaron en este engrandecimiento; la ambición hizo presa de ellos; querían dominar el universo; venían desde tiempos remotos eslavizando mundos; cuyas criaturas recién estaban emergiendo del polvo planetario; el divino Padre Jehova los sacó de la Tierra; en el mismo destino estuvo la propia caída de estos primeros esclavizadores; de lo contrario habrían dominado la Tierra; la Tierra sería un mundo de esclavos; pues la herencia se transmite; estos malditos; creadores del materialismo en la Tierra; pues enseñaron a los primeros terrestres, a codiciar el oro; dando el mal ejemplo de usarlo con lujo y lujuria, sabían hasta cierto punto que caerían ante el divino Padre Jehova; y como sus vanidades nunca han tenido rival, quisieron perpetuar su maldito paso por la Tierra; y se hicieron construír sus malditas pirámides; más, con el correr del tiempo ninguna quedará; al polvo volverán; escrito fué que la Tierra pasará; más mis palabras de las que nacen los universos, no pasarán; esto significa que todo árbol filosófico que no plantó el divino Padre Jehova, de raíz serán arrancados; las malditas pirámides son uno de esos árboles; que todo edificio es construído según su filosofía; más, el divino Padre Jehova os dice: no exsiste filosofía viviente y eterna, que la filosofía que se desprende de mis divinos Mandamientos; quien se aleje de ellas, no es de la eternidad; y perece; como pereció la maldita filosofía faraónica; esta divina ley de justicia es para todos; y para todas las épocas; sin excepción alguna; y es la misma justicia que castigó a los malditos faraones, la que castigará a los modernos fariseos; es la misma divina justicia del Cordero de Dios; pues el divino Cordero de Dios, venció al maldito león faraónico; a la maldita serpiente; y a todo falso dios; las erróneas filosofías de la Tierra, son los falsos dioses; entre ellas están el materialismo que explota a mis hijos, por un puñado de oro más; la roca del egoísmo humano; la gran ramera que comercia con mi divina palabra; la que bendice las malditas armas conque se matan mis hijos; sabiendo esta maldita roca que el divino Mandamiento manda no matar; esta roca del pensamiento humano, es la llamada Iglesia Católica; de la que no quedará, piedra sobre piedra de su filosofía; que es una falsa moral; que nunca a través de los siglos, escuchó a críticos de la más sana intención; se creyó única en la verdad; mandó, en el pasado de la Tierra, a muchos mensajeros a las hogueras; y en los llamados tiempos modernos, persigue a todo escritor inspirado en la verdad; que oculta las Revelaciones al mundo; creadora de desconfianza espíritual; engañadora; ¡maldecirás haber creado tal roca de falsedad! ¿por qué la roca entra en acuerdo con países ricos? ¿no sabe acaso que ningún rico entra en el Reino de los Cielos? lo sabe; y es por lo tanto culpable con conocimiento de causa; ciertamente te digo hijito, que ninguno de estos falsos profetas entrará en el Reino de los Cielos; llorar y crujir de dientes tendrán; por no enseñar la sencillez y la humildad; por edificar catedrales lujosas; como si al Creador le gustara el lujo; mis divinos Mandamientos enseñan la más grande sencillez y humildad; y ellos representan el libre albedrío del Creador de todas las cosas; se erigen papas y se rodean hasta de tronos; el único grande en la espíritualidad terrestre, son los humildes; los despreciados por los poderes temporales; si los humildes y sencillos son los primeros en el Reino de los Cielos, ¿qué destino tendrán los que se engrandecen más de la cuenta? como los llamados papas, que nada tienen de humildes ni de sencillos; falsean las grandes verdades; pero todo error pasará; más mis palabras no pasarán; toda iglesia fué probada; como todo el rebaño, que también es probado; más aún; la roca del egoísmo humano será juzjada, como una secta comercial; pues hay que distinguir las filosofías en sus propias escencias; según la intención; según la veracidad; y más que nada según mis divinos Mandamientos; que se cuide la izquierda de lo que hace la derecha; la izquierda es el pueblo de hijos explotados; y la derecha los ricos y sus inmoralidades; pues de la ambición jamás saldrá moral redentora; y significa que todo necesitado; todo explotado, no venda su conciencia al que tiene más oro; porque de todo necesitado, de todo explotado es el Reino de los Cielos; todo se reduce a no dejarse tentar por los demonios de la ciencia del bién; cuyo dios es el dinero; y su filosofía la explotación; la misma maldita filosofía faraónica; que le espera el mismo fin; tarde ó temprano caen los falsos árboles de toda evolución imperfecta.-

ALFA Y OMEGA