DIVINO ORÍGEN DEL SOL TERRESTRE; LA GALAXIA AMOR; DIVINAS ALIANZAS VIVIENTES; EL NÚMERO 318 NACE; DIVINO PRINCIPIO ONDULATORIO DE LOS DIVINOS QUERUBÍNES; ¿QUIÉNES SON LOS DIVINOS QUERUBÍNES?.-

Sí hijito; continuaremos con otro conocimiento más, del orígen del Sol de la Tierra; microscópica estrella salida de la Galaxia Amor; todo sol posee individualidad; como lo posee el microscópico espíritu humano; el espíritu humano es tan microscópico, que ni sus dueños ven el brillo; sólo sienten la electricidad física; que es un modo de expresión desprendido del foco mayor; llamado espíritu; todo Sol es un ser pensante; tal como lo es la criatura humana; pues ambos son del universo viviente del divino Padre Jehova; nada es sin vida en la divina creación viviente; todo es relativo a la dimensión que se viva; esta relatividad es igual tanto arriba como abajo; es decir que en cualquier punto del infinito, están las dimensiones; este infinito posee relatividad, un grado tal, como la mente pueda imaginar; todo se explica, como la evolución quiere que se explique; toda relatividad es mientras se conviva con ella; cuando el espíritu nace de nuevo en otro cuerpo y otro mundo, la relatividad es otra; pero conservará el recuerdo de otras dimensiones vividas; así también, todo sol es una jerarquía relativa; en todo su divino historial solar, a presenciado el nacimiento, desarrollo y agonía de infinitos planetas; a los cuales, por divino mandato debe darles lumbre y calor; sin los cuales no exsistirían los mundos de la carne; serían mundos sin luz física; habrían sólo tinieblas; el sol de la Tierra, fué también una microscópica chispita solar; nació de otro sol; nació de una lumbrera solar; la sucesión eterna de los soles, es paralela a la sucesión eterna de los mundos; es una fuerza magnética solar expansiva, que incluye dos libres albedríos en eterna expansión; el libre albedrío de los soles, y el libre albedrío de los planetas; esta fuerza magnética expansiva, viene desarrollándose desde el divino instante, en que el divino Padre Jehova dijo: Hágase la luz y la luz fué hecha; la divina escencia del divino Creador, todo lo puede; sólo Él puede crear un divino universo viviente, con su divino poder mental; al ocurrir esto, ocurrió un microscópico instante celestial; y la divina luz, aún sigue expandiéndose; y los planetas siguen sucediéndose; y así será por siempre jamás; cuando esto ocurrió, la microscópica Tierra aún no nacía; pues sus padres solares Alfa y Omega, aún no nacían; pero sus Santísimas Trinidades estaban en otros sistemas de vida; de eternidades antes que el divino Padre dijera: Hágase la luz y la luz fué hecha; es decir que las divinas creaciones del Padre eterno, no son solamente las creaciones de la luz; exsisten infinitas otras; que son otras divinas determinaciones del divino libre albedrío del divino Padre Jehova; pues su creación no tiene término ni tiene límite alguno; sólo se sabe que el universo expansivo pensante, se sigue expandiendo en un grado tal, que ninguna de sus criaturas sabe hasta cuando.-



Sí hijito; este dibujo celeste demuestra en el grado de entendimiento humano, como nacen los soles; nacen igual como nacen los planetas; un sol posee sexo; posee individualidad; posee filosofía; posee libre albedrío; posee todo lo que posee y siente un espíritu humano; lo de arriba es igual a lo de abajo; todo sol nace también chispita microscópica; y cumple también con la divina parábola que dice: Hay ser chiquitito y humilde, para ser grande en el Reino de los Cielos; esto es, llegar a ser una lumbrera solar brillante de sabiduría; pues sólo el conocimiento ganado con el sudor de la frente, brilla en el Reino de los Cielos; todo lo demás no cuenta; esto significa que todo espíritu maldice el tiempo perdido en los planetas; pues cada segundo de tiempo perdido, es un punto celestial menos; que se le descuenta de su propia añadidura; y un puntito celestial corresponde a un cielo ganado; con todos sus mundos y soles; los divinos premios del divino Padre, no tienen término; en ellos no cuenta el cálculo humano; ni tiene límite alguno; en el nacimiento de las lumbreras solares, participan todas las virtudes que poseen los espíritus; entre un sol y un microscópico espíritu exsiste un infinito de evoluciones que separa el uno del otro; pero ambos poseen la misma herencia del divino Padre Jehova; todo el universo expansivo pensante, a salido de un Dios viviente; su divina causa es una para todos; todos nacen chiquititos, microscópicos y humildes; cuando nació el Sol de la Tierra, la Tierra aún no nacía; y ya el Sol de la Tierra había dado lumbre y crecimiento a infinitos planetas de la carne; infinitos de ellos ya no están; cumplieron con la divina prueba viviente; cumplieron con antiquísimas alianzas de infinitos querubínes de infinitas filosofías; esas divinas alianzas que son infinitas, están en otras galaxias; el avance es incontenible; todos quieren llegar al Reino de los Cielos; la historia de cada sol del espacio, es infinita; si hubiese un narrador que estuviese día y noche, y contando con todo el tiempo que dispone la Tierra hasta su exterminación, no sería suficiente; ese narrador tendría que nacer de nuevo, en incontables exsistencias; y aún así; estaría recién empezando; por lo tanto, no nos detendremos mucho en contar la historia divina del sol; ó de cualquier cuerpo celeste del espacio; no terminaríamos jamás; escribiremos el divino juicio final; pues así como avanza el progreso material en los planetas, así también se cumple todo lo que está escrito; todo lo que se viene anunciando por siglos y siglos; y en todos los idiomas; más aún: El juicio fué enseñado al mundo, le fué anunciado antes que conocieran los hechos; que fueron la causa del futuro juicio final; siempre el divino Padre, se adelanta a todo conocimiento ocurrido a sus criaturas; El sabe los destinos de los mundos, antes que los mundos nazcan; y sabe sus futuros nombres; los Padres Solares del sol de la Tierra, fueron los soles Amor; es decir que los soles tratan de perpetuar sus filosofías; los tiempos empleados en los lapsos que dura una filosofía solar, no las comprende el conocimiento humano; allí no exsisten siglos; allí reina el tiempo celeste; allí todo es viviente; nada es muerto; se desconoce la muerte; la historia de los soles se inicia en puntos lejanos del espacio; pues desde que son chispitas viajan sin cesar por el universo; ganando experiencias; llegan a desconocidas galaxias; en donde hacen divinas alianzas con mundos; estos acuerdos celestiales, son el principio único de la exsistencia misma de los mundos; no exsiste mundo ó sol, que no haya tenido divinas alianzas para poder evolucionar; los mismos platillos voladores cumplen con esta ley; es por eso que estas naves, pueden entrar y salir por infinitas dimensiones; sin ser molestados; salvo cuando se introducen a dimensiones ó cielos desconocidos; lo que puede dar lugar, a un principio de guerra de mundos; como ocurre y a ocurrido; es tan infinita mi creación, que todo ocurre en todos los instantes; en infinitas evoluciones; cuando nació el sol de la Tierra, hubieron 318 divinas Alianzas; que son 318 divinas virtudes vivientes; que tienen sus filosofías extendidas por infinitas galaxias; que poseen sus propias jerarquías; esto ocurre en toda creación; ocurre incluso, cuando todo espíritu piensa; cuando su mente emana ideas; estas ideas llevan la influencia de sus 318 virtudes; las mismas que le fueron dadas en el Reino de los Cielos; y son las mismas que el espíritu expande en la atmósfera; según sus obras; esta alianza espíritu viviente con virtudes vivientes, constituye el Alfa y la Omega de toda reencarnación; de todo renacimiento; de todo retorno a la vida; la vida es por lo tanto, una divina alianza que se llevó a cabo en el Reino de los Cielos; es por eso que todo espíritu debe volver al mismo lugar de donde salió con una promesa; la promesa de cumplir con una determinada forma de vida; y cumplir con su propia sal; es decir cumplir con los dictados de su conciencia; cada espíritu desprende una radiación; que es un producto de su propio conocimiento, hecho poder; este poder es un poder creador; y no debe permitir el espíritu que sea destructor; eso le trae atraso; un atraso que todo espíritu lamenta; pues los cielos creadores, los divinos querubínes de la creación, nada quieren con un espíritu destructor; rehuyen hacer futuras alianzas con el espíritu destructor; por lo tanto un espíritu destructor, es rechazado por sus propias obras; como no es de la luz su propia filosofía destructora, lo es de las tinieblas; son las únicas que se interesan por entrar en alianzas; pues toda tiniebla, siente también el deseo incontenible de expandir su propia filosofía; todas las filosofías son criaturas vivientes; producto de las ideas de cada criatura; es aquí donde se encuentra la propia eternidad de cada espíritu; pues con su filosofía salida de sus propias ideas, se hace su propio cielo; y no exsiste cielo que no haya salido de una humilde y microscópica idea; también los cielos infinitos cumplen con la divina ley; que dice: Que hay que ser chiquitito y humilde, para ser grande en el Reino de los Cielos; y ¿qué más humilde, que haber salido de una humilde idea? nada exsiste que no tenga un principio microscópico; hasta el divino Padre Jehova, ha sido microscópico; escrito está, que en todas partes está; más aún; siempre a estado, antes que nazca una microscópica idea; cuando el divino Padre dijo: Hágase la luz y la luz fué hecha, nacieron infinitas ideas solares; que cada cual buscaba y aún buscan, sus propias expansiones; sepárense las expansiones, defínanse los divinos querubínes; y fórmense las divinas alianzas; que cada molécula planetaria, escoja su propia individualidad; he aquí el divino complemento celestial; del cual, sólo le fué dado al mundo una parte; sólo una parte de la revelación; porque probado es el mundo; aún, en las mismas divinas escrituras; toda Revelación es parte ínfima de la ley del Creador; no se le puede dar un infinito de sabiduría a un mundo; por la sencilla razón, que todo lo creado no tiene fín; y toda criatura tiene obligaciones que cumplir en su planeta; tiene mandatos; tiene que crear con sus propios actos, una nueva moral; necesaria para entrar en el Reino de los Cielos; y lograrlo les demanda tiempo; es por eso, que ninguna sabiduría terrestre, posee el sello de la eternidad; todas pasan; más mis palabras no pasarán; porque de ellas, nace toda Revelación; como lo es la divina Ciencia Celeste; cuyo divino símbolo, es el Cordero de Dios; ciencia única; porque proviene del único; divina escritura telepática, que no tiene fín; divina doctrina consoladora; que le fué prometida al mundo; y os enviaré un divino Consolador; dijo el Primogénito Solar; lo que quiso decir en otras palabras; os enviaré una nueva doctrina; porque toda Revelación de mi divino Padre, se traduce a doctrina de palabra viviente; para hijos que salieron de un universo viviente; salido de un Dios viviente; y cuyo destino es la eternidad viviente; el universo expansivo pensante, está compuesto de microscópicas criaturas; que en el Reino de los Cielos, se conocen por divinos Querubínes; y son el Alfa y la Omega de toda creación salida del divino Padre; la misma telepatía universal, que tú posees hijo amoroso, está compuesto por ellos; la Telepatía es una divina alianza que todo espíritu hace en el Reino de los Cielos; puede brotar en una exsistencia, como puede brotar en otra; tarde ó temprano todo espíritu es telepático; tú eres hijito, el primero que posees divina telepatía universal; el único que se comunica en todos los instantes, con el divino Padre Jehova; la mayor gloria que criatura alguna pueda disfrutar; así lo han comprobado los honorables Dalai Lamas del lejano Tíbet; así lo darán a conocer al mundo; está revelación hará estremecer al mundo; pues tu divino símbolo es el Cordero de Dios; el mismo anunciado en el mundo antiguo; toda criatura pensante se estremecerá, ante la divina Revelación; sólo la roca del egoísmo humano, al principio dudará; como ya es tradicional en ella; cree en todo y no cree en nada; será la primera en ser juzjada en el conocimiento humano; pues todo árbol que no plantó el divino Padre Jehova, serán los primeros en ser arrancados en el progreso humano; todo árbol filosófico que no cumplió con mis divinos Mandamientos; todas las llamadas religiones pasarán; porque son del mundo; y son desconocidas en el Reino de los Cielos; como toda filosofía comercial, ninguna religión entra; al contrario; ella es la mayor culpable del llorar y crujir de dientes, que se cierne sobre la humanidad; toda falsedad nunca se perpetúa; toda falsedad es probada por el libre albedrío del divino Padre Jehova; pues, sabiendo el Padre eterno lo que llegaría a ser esta secta comercial, a través de los siglos, la dejó hacer; porque todo espíritu es probado en la vida; y la ley divina no hace excepción; la llamada excepción, tal como la entiende el mundo, es el más grande de los errores espírituales; siendo todos iguales ante Dios, la llamada excepción no debería exsistir; porque todo es comunismo amoroso en el Reino de los Cielos; quien no lo sea, no entra en la divina morada; ningún espíritu libertino que con su soberbia a contribuído a dividir al mundo, entrará al Reino de los Cielos; jamás los cielos han sido divididos en su filosofía celestial; las divinas escrituras y escencialmente los divinos Mandamientos, enseñan la unidad de hermano, basada en la humildad; todo libertino que dice defender la libertad, no llega jamás al Reino de los Cielos; cuando en su propia lucha no toma en cuenta, que primero está el Creador por sobre toda filosofía pensante; por sobre toda libertad inmoral; millones de criaturas humanas confunden la libertad con el libertinaje; la libertad es la ley común a todos; es el libre albedrío hecho criatura pensante; la única libertad y su única moral viviente, es la que enseñan los divinos Mandamientos; no exsiste otra para ser salvo; el libertinaje en cambio es lo opuesto; es la inmoralidad desprendida de un erróneo concepto de la libertad; es la herencia dejada por un mundo, que desde muchos siglos atrás, se alejó de la divina verdad; esta desviación por la verdad divina, empezó en el instante mismo en que un grupo de demonios, inventó el llamado dinero; con el maldito dinero empezó la criatura, a madurar el gérmen de los excesos; que es tan característico en los llamados ricos del mundo; por lo tanto, toda riqueza es producto de una ignorancia ó violación intelectual; esto es el concepto equivocado, que se tuvo y aún se tiene hacia las Sagradas Escrituras; toda riqueza que no ha sido ganada con el sudor de la frente, que no ha sido ganada con honradez, es un robo; un robo a sus propios hermanos; el mismo acto de enriquecerse, aún por el camino de la honradez, es una violación al divino mandato; ningún rico es salvo; ni los que han sido honrados ante el mundo; no hay rico que no haya engañado a sus semejantes; y quien engaña a uno de mis hijos, al divino Padre engaña; pues estoy en las mentes de todos los engañados; todo rico que busca su salvación, tendrá que devolver todo lo que no le corresponde; todo lo que no fué ganado en honradez espíritual; así es y así será por siempre jamás; es el único camino que les queda a los demonios de la ambición; conocida en otros mundos, como gran bestia; porque en esos mundos, saben lo que significa el universo viviente; han pasado la etapa de indiferencia intelectual-espíritual que vive actualmente el planeta Tierra; los divinos Querubínes es la más microscópica partícula que exsiste entre la materia y el espíritu; no exsiste otra; esto es valedero para mundos de la carne; como lo es la Tierra; toda partícula microscópica es grande y colosal en el Reino de los Cielos; escrito fué que los humildes son los primeros en la morada del Padre; esta divina ley se cumple para todo cuanto exsiste, en el universo Viviente; incluye tanto a la materia como al espíritu; y se cumple en todos los infinitos cielos; de los que han habido, hay y habrán; el divino Querubín es el libre albedrío que unifica a la materia con el espíritu; esto se llama alianza en el Reino de los Cielos; no pueden exsistir alianzas sin promesa alguna; no pueden haber alianzas y a la vez indiferencia; todo indiferente, llora el tiempo perdido en el Reino de los Cielos; por la indiferencia, millones de criaturas humanas no entran en el divino Reino; quien fué indiferente en la Tierra, encuentra indiferencia en el Reino de los Cielos; la indiferencia cotidiana, será causa de un llorar y crujir de dientes; ¡pobres de aquéllos que se escudaron en un uniforme! y fueron ajenos a los problemas de los demás; ¡pobres de aquéllos que han dedicado su tiempo, al estudio de las malditas armas! cuyo maldito objeto es destruir; lo que otros han creado; ¡pobres de aquéllos que vistieron uniformes de filosofías de muerte! ciertamente, dignos de lástima serán; ningún uniformado entrará al Reino de los Cielos; juzjados serán por el Cordero de Dios; Quien mata a espada muere a espada; quiere decir que muere por su propia ley; ¿no saben acaso que el divino Mandamiento ordena no matar? muchos lo saben; pero han preferido por comodidad, ser indiferentes; ¡como maldecirán los segundos transcurridos a lo largo de sus vidas! en que la mayor parte, fué cultivada por la indiferencia espíritual; pues cada segundo de vida vivida por el espíritu, es pesada en las balanzas solares; cada segundo de indiferencia espíritual vivida, es un puntito ganado ó perdido; según la ilustración del espíritu; a mayor ilustración mayor responsabilidad; más grande puede ser el premio ó más grande el dolor; grande puede ser la gloria alcanzada; ó grande puede ser el llorar y crujir de dientes; todo es relativo en el conocimiento; sólo los que han actuado en la vida, pensando en mi divina palabra son salvos; ¿no se les enseñó a todos que: Adorarás a tu Creador por sobre todas las cosas de la Tierra? quien no lo hizo en su forma de vivir, no entra en el Reino de los Cielos; más le valdría no haber nacido; no haber probado ninguna sal de vida; pues no tendría compromisos ganados en una violación de la ley; cada acto realizado en la vida, representa una eternidad que no tiene fín; escrito fué que cada uno lleve su cruz; y no hay cruz mayor que la que a nacido de los propios actos del espíritu; de cada acto salido del espíritu, nacen los futuros mundos del espacio; hay que ser chiquitito y humilde, para ser grande en el Reino de los Cielos; todo colosal mundo a salido de una microscópica é invisible idea; y toda idea a salido de un microscópico sol llamado espíritu; los divinos Querubínes que forman una idea cualquiera, son frutos del espíritu; ellos alimentan la filosofía, sustentada por el espíritu; son pensamientos vivientes en infinita armonía con su universo; a medida que la idea se vá desprendiendo de la mente, los divinos querubínes van naciendo; la idea tiene una forma líneal; y dentro de ella están naciendo formas circulares; son los divinos querubínes; que despiertan al llamado de actividad intelectual emanado por la voluntad del espíritu; el desprendimiento de ideas, es un desprendimiento de magnetismo espíritual; que lleva en su gérmen circular de forma de caracol, influencia de materia y espíritu; y posee una Trinidad en una naciente filosofía; he aquí el divino complemento de una reencarnación; la primera causa salió del Reino de los Cielos; la segunda salió del cuerpo pensante; la tercera se desprende de su foco solar; llamada espíritu; y vaga por el espacio; esperando ser llamado; para formar divinas alianzas; cuyo destino a imágen y semejanza del Creador, podrá ser un futuro sol, planeta ó criatura de formas infinitas; porque toda imágen y toda forma son semejanzas de lo que fué el divino Creador; el divino Padre en todas partes está; todo lo vé; todo lo penetra; y todo lo juzja; por lo tanto la divina parábola que dice: El hombre fué hecho a imagen y semejanza de Dios, tiene infinitos significados; no es sólo para el hombre; lo es para cuanto exsiste y exsistirá; lo es para todo el universo expansivo pensante viviente; escrito está que Dios está en todas partes; sus creaciones no tienen límites; si el hombre se cree único en el universo, está reduciendo a lo más microscópico el poder de su propio Creador; decir que sólo el planeta Tierra exsiste es estar demostrando que se posee una evolución atrasada; toda negación que comprometa el infinito poder del Creador de la vida, es negarle al propio espíritu, su entrada en la gloria de Dios; todos los seres humanos desean ser salvos; nadie quiere ser condenado; pero son contados los que se preocupan de ello; escrito fué que muchos fueron los llamados en el Reino de los Cielos, para formar divinas alianzas vivientes en los planetas; y poco serían los escogidos; pocos los cumplidores; pocos los humildes; muchos los demonios; se es demonio, cuando la criatura vive en ideas que no toman en cuenta, la divina moral del Padre; no se puede servir a dos señores; no se puede servir a dos ideas; no se puede servir a dos causas; no se puede dividir al espíritu en dos destinos; la divina moral del Padre todo lo unifica; pues los divinos Mandamientos fueron dados para todos; todas las individualidades son probadas por la mayor potencia moral, que a conocido el mundo; las enseñanzas que deja la aplicación correcta de los divinos Mandamientos en cada espíritu, es para que todo espíritu, llegue a ser una jerarquía espíritual mayor; llegue a ser una virtud viviente en el Reino de los Cielos; todo espíritu sea humano ó de otro mundo, empieza siendo chiquitito y humilde, para ser grande en el Reino de los Cielos; empieza microscópico y limitado; y a la vez probado; para aspirar a un curso superior, el alumno debe primero pasar por el curso inferior; esto significa que todo espíritu humano, debe pasar por los mundos de la imperfección; llamados mundos de la carne; para avanzar hacia mundos de mayor perfección; esto es que para llegar a la morada del Padre, hay que nacer de nuevo; quien no naciere de nuevo, jamás llegará al Reino de los Cielos; con la ciencia humana no se puede llegar; el conocimiento humano es microscópico; es tan microscópico, que sus criaturas no saben aún explicar el orígen de sus propias faltas; que son vibraciones microscópicas vivientes; muchas criaturas, se confunden ante esta divina parábola: Hay que nacer de nuevo para ver el Reino de Dios; se extravían buscando el nacimiento; sabiendo que sólo se nace una vez, para cada vida; mis divinas parábolas se caracterizan por la sencillez y la humildad; ¿qué más sencillo que pensar en su propio nacimiento? ¿qué más sencillo que pensar, cómo se viene a la vida? es cierto que nacer de nuevo, también significa rehacer una vida con nuevas ideas; con respecto a la antigua; pero eso está dentro de las leyes del mundo; corresponde a la propia experiencia vivida por el espíritu; mi divino nacer de nuevo, se refiere a la eternidad; es ley divina; es ley celestial; no es ley del mundo; si fuese ley mundana, la criatura humana jamás entraría al Reino de los Cielos; aunque tuviese sobrado mérito para ello; estaría su destino sujeto eternamente a la muerte; nacer de nuevo significa volver de nuevo a la vida; volver a los planetas; perfeccionarse en alianza con la materia; significa tener nuevos y divinos planes de vida; significa habitar las moradas planetarias; significa avanzar hacia el infinito conocimiento; que no está encerrado ni reducido a una sola exsistencia; está en cualquier punto del espacio; pues si estoy en todas partes, significa que todo es viviente; y nada ni nadie deja de cumplir esta ley; reducir la vida así mismo, es proclamar su propio atraso espíritual; es decirle al mundo, no puedo comprender más; perdonadme; de todo hay en el rebaño de mi Padre; unos comprenden más que otros; unos profundizan más que otros; y nadie está fuera de esta ley; cada espíritu es un limitado saber; ansioso de saber más; cada conocimiento de cada cual, es proporcional a su propio adelantamiento; así el espíritu genio sabe más; porque a aprendido más; a asimilado más; a vivido más; a nacido de nuevo, en mayor número de veces más; posee mayor antiguedad en el trato con el conocimiento; en tiempos inmemoriales, fué un espíritu ignorante; los ignorantes de hoy, son los sabios de mañana; los microscópicos de hoy, son los grandes de mañana; los estudiosos y trabajadores de hoy, son los maestros y guías de pueblos en futuros mundos; nadie nace sabiéndolo todo; ni en la Tierra ni en el Cielo; porque lo de arriba es igual a lo de abajo; lo de arriba también pasó por la ignorancia; también conoció las tinieblas; también fueron microscópicos, en mundos de carne que ya no están; y fueron infinitas formas de vida; también nacieron de nuevo; también probaron muchas sales de vida; también fueron lo que son ahora, los espíritus humanos; también fueron soberbios ante las nuevas revelaciones; también fueron falsos cristos; falsos profetas; fueron en otras palabras, criaturas de mundos imperfectos; que si no hubiesen pasado por lo que pasaron, no estarían en la gloria eterna del Padre; y si lo están, es porque cumplieron con el divino mandato: Te ganarás el pan con el sudor de tu frente; te ganarás la gloria eterna, con tu propio mérito; con tu propio esfuerzo; por tus propias obras; mientras mayor fué la dificultad que venció tu espíritu en la prueba de la vida, mayor es la gloria en el Reino de los Cielos; escrito fué que todo sufrido es consolado; y todo soberbio es castigado; las formas de vida en el universo expansivo pensante, son formas salidas de las propias ideas de las criaturas; una vida dá lugar a un nuevo destino; un nuevo cielo; un nuevo mundo; un nuevo cuerpo; una nueva filosofía; una nueva prueba de vida; un nuevo nacer a la vida; según sus obras; es así que cada individualidad, es producto de sus propias determinaciones; surgidas de una experiencia anterior; es decir de una exsistencia anterior; quien no naciere de nuevo, no vé el Reino de Dios.-

ALFA Y OMEGA