DIVINO ORÍGEN DEL NÚMERO SOLAR; COMO SE HIZO EL DIVINO CÁLCULO MATEMÁTICO, PARA CREAR LA TIERRA; SU NÚMERO GALÁCTICO; SU DIVINA JERARQUÍA ESPÍRITUAL ENTRE LOS MUNDOS DE LA CARNE.-

Sí hijito; sé que estás pensando en los planos celestes, que se encuentran en la universidad; así lo he querido, para que se cumpla, todo lo que prometístes cumplir, en los lejanos soles Alfa y Omega; y además quiero probar a tus hermanos de estuDios; sé que por el momento, no le dan importancia a la escritura telepática; escrito fué: nadie es profeta en su propia tierra; pero nada es imposible para tu divino Padre Jehova; las cosas ocurrirán, tal como te las he comunicado, hace ya muchos años; serán los Honorables Dalai-lamas, los que anuncien al mundo, las divinas nuevas; escrito fué, que la divina Revelación, sorprendería al mundo; como la sorpresa que causa un ladrón de noche; en la divina verdad nadie es exclusivo; todos son mis hijos; más, el que siendo primero en ver y oír no le dá importancia a la divina Revelación, ese hijo no es primero ante el divino Padre; no lo es por su propia indiferencia; aunque oportunidad tuvo de serlo; esto se traduce en un llorar y crujír de dientes; pues, la divina atracción amorosa entre espíritu y lo que es divino, es lo más fascinante para el sentimiento humano; todos quieren ser salvos; pero casi nadie se conquista su propia salvación; sólo cuando ven, creen; no viendo, no vale la pena averiguar; los tales, suman millones en tu mundo; el destino de estos espíritus, son los mundos de la indiferencia; triste filosofía; que no se puede entrar en el Reino de los Cielos; allí entran, los humildes; que en el silencio de sus propios sufrimientos, tuvieron siempre una sonrisa a flor de labios; que habiendo vivido toda una vida de explotación, fueron alegres; jamás una queja; fueron como lo son los niños; pasaré a explicarte el divino orígen del número solar: todo número, es antes que todo mundo; es decir que todo número es primero, sentimiento; y antes de sentimiento es un divino mandato, en suspensión solar; es decir espera en su libre albedrío; esta espera puede ser eterna; pues obra en sí misma, en tiempo celeste; todo número, posee un divino historial; que se remonta a lejanas galaxias; todo número es una filosofía viviente; todo número es de antes que la criatura que lo piensa; todo cálculo numeral, es una divina alianza instantánea, de querubínes numerales; todo número, es primero en la vida; pues sin el número, no habría vida; pues la vida, es un divino cálculo, de otras vidas, y de otros números; y ambos son divino producto de la divina bola de fuego viviente; allí están todas las causas; las conocidas y desconocidas; tratar de penetrar más allá del respectivo número galáctico, es como tratar de penetrar, en el divino libre albedrío del divino Padre Jehova; todo conocimiento planetario, tiene su límite; está sujeto, a su propia jerarquía; no puede ir más allá pues todo número conque nacieron sus divinas alianzas, traen en sí mismas, su propia limitación; son destinos que se aliaron, en el mismo instante del tiempo celeste; y habiendo viajado distancias inauditas, se concretan en una sola línea solar; es decir; maduran en un traspaso a la vida material; este traspaso, incluye un olvido momentáneo, en todo espíritu; de los mundos de la carne; si así no fuera, la vida humana, no sería una prueba; no sería un progreso espíritual; pues entonces, todo le sería dado; ningún esfuerzo le costaría; no habría mérito; el mérito es causa salida de una dificultad; en vencer ésta, está el triunfo del espíritu; la divina parábola lo explica: te ganarás el pan, con el sudor de tu frente; lástima que los hombres, han falseado esto; sacaron el dinero y explotan a sus hermanos; ningún demonio que alimentó en la vida, esta filosofía, entra en el Reino de los Cielos; pasarán al olvido, en la felicidad humana.-



Sí hijito; este dibujo celeste enseña que todo número es infinito y posee individualidad propia é infinita; el sol Alfa irradia la luz creadora; esta divina luz, es transportada en las naves plateadas; las naves son de construcción solar; es decir, poseen número vibratorio materializado; este número de las construcciones, es el mismo en su orígen; es el mismo conque se creó la Tierra; es decir que todo número encuentra en el espacio, a su primogénito; ó padre creador; el dibujo enseña las divinas alianzas; el rectángulo rojo simboliza las virtudes y pasiones humanas; el haz de luz solar de color naranja, enseña que el futuro de la Tierra será de felicidad espíritual; pues durante siglos y siglos, el actual sol de la Tierra, ha mantenido alianzas divinas; se ha enseñoreado en la prueba de toda vida; su psicología viviente a sido la pasión; de amarillo, el sol terrestre se tornará naranja pálido; pasando por todos los matices; eternidades más adelante se tornará rojo; esto significa que toda creación, posee transformaciones; que naciendo desde lo invisible, repercute en la materia visible; es decir que todo destino se inicia en el mundo celeste y termina en el mundo material; los colores del dibujo enseñan que la chispita solar, de la que nació la Tierra, atravesó muchos cielos; cielos de infinitos colores; de otras evoluciones; con colosales mundos y soles; la chispita que es el actual planeta Tierra, sigue aún viajando por el espacio; y viajará hasta concluir su tiempo; la Tierra pasará; más mi ley creadora no pasará; ella sigue y seguirá creando mundos y soles; así como la Tierra pasará, así han pasado infinitos planetas tierras de todas las evoluciones; de todos los tamaños; y han pasado colosales soles, de infinitos colores; y han pasado mundos, que no son de la carne; son colosales mundos solares; pero fueron también de carne; fueron chiquititos y humildes; para ser grandes en el Reino de los Cielos; todo su conocimiento aprendido en infinitos mundos, se tornó brillante en sus propios cuerpos físicos; anulando la propia carne; y teniendo potestad sobre ella; débil es la carne; pues es anulada por el mismo conocimiento viviente; todo espíritu empieza por los mundos de la carne que son los mundos más próximos a las tinieblas; más próximos a las caídas de la imperfección; los mundos de la carne, son los mundos para espíritus principiantes; que están empezando a conocer infinitas clases de vida; hay que nacer de nuevo, para conocer y aprender de cada vida; quien no nace de nuevo, no se acerca al reino de Dios; se estaciona en su propia jerarquía espíritual; la caída de los primeros padres terrenales, es consecuencia de todo espíritu principiante; expuesto a los desengaños, que ofrece una determinación desconocida; ellos eran ángeles; carentes de toda filosofía planetaria; lo que a ellos les sucedió, tenía que sucederles; y venía sucediéndose; y se sucederá en toda eternidad; mi divina creación, no se reduce a una sola de pareja de humanidades; mi creación es eterna y no tiene límites; ni lo tendrá jamás; pues en todos los instantes de todas las evoluciones, están naciendo nuevos mundos y soles; la divina ley que dijo: Hágase la luz y la luz fué hecha, venía sucediéndose de eternidades atrás; de muchísimo antes que naciera la humanidad terrestre; escrito fué que la creación del divino Padre Jehova, no tiene principio ni tendrá fín; y a pesar de estas divinas enseñanzas, hay millones de hijos, que cuando se presenta la discusión que trata el orígen de la vida universal, hablan sólo de ellos mismos; creen que en ellos está el principio de todo; ¡profundo error! se enseñó que hay que ser humilde y chiquitito primero, para ser grande en el Reino de los Cielos; los tales, que todo lo reducen a sí mismos, son espíritus atrasados; tan atrasados, que niegan su propia eternidad; quien niega mi divina é infinita creación en la Tierra, le será negada la entrada en el Reino de los Cielos; el divino Padre Jehova, a nadie ruega; pero exige el divino reconocimiento, como lo exige un Padre de sus hijos; estos espíritus que me niegan en la Tierra, son como santo Tomás; necesitan ver primero, para creer; un espíritu adelantado, nada exige; simplemente cree; posee fé; y sabe que así como el divino Padre, lo hizo a él, también hizo, lo que él no sería capaz de hacer: la creación de los universos infinitos; si toda criatura disfruta de la vida; y no reconoce al autor de ella, simplemente que es un espíritu mal agradecido; más aún; es un hijo soberbio; que no sabiendo nada, puesto que jamás se ha preocupado por la verdad, se atreve a negarla; ¡pobres de aquéllos! ¡como maldecirán haber nacido! al negar al divino Padre, se niegan ellos mismos; todo pensamiento repercute en la materia; todo pensamiento del presente, construye ó destruye su propio futuro; escrito fué: Todo espíritu es juzjado, según sus obras; he aquí, toda la justicia divina; esto significa explicar el universo y los pensamientos de cada criatura; significa que materia y espíritu ó se atraen ó se repudian; según los pensamientos creados; pues todo pensamiento se materializa en un colosal mundo; todo pensamiento madura en la eternidad del tiempo; y todo espíritu, lleva en sí mismo, su propio cielo; ó sus propios infiernos; todo depende de sus propios pensamientos; en la prueba pasajera; llamada vida humana; en el dibujo celeste, se puede apreciar un mundo; rodeando este mundo se vé una zona rosada; simboliza el materialismo de ese mundo; corresponde a la divina balanza rosada; su significado es infinito; y entre otros, significa la lucha mental, de toda criatura humana; entre lo que es del César, y lo que es de Dios; del César es la inteligencia humana; es lo mundano; es lo pasajero; se puede decir: lo del César pasará; ó bién, pasará la Tierra, más mi divina ley creadora no pasará; significa que toda filosofía humana, salida de la inteligencia pasará al olvido; sobre todo aquéllas, que no habiendo tomado en cuenta, mis divinos Mandamientos, se constituyen en árboles que no plantó el divino Padre; y que escrito fué: de raíz serán arrancados; es decir pasan al olvido; sólo queda la experiencia en el espíritu; y esta experiencia, es juzjada en el Reino de los Cielos; es juzjada, según la intención; según el grado de pureza ó de impureza de ella; la divina justicia, parte de la divina razón, de que todos sus hijos, son inocentes; pues el divino Padre Jehova, crea inocencias y no demonios; el demonio, es producto de ideas rebeldes; salidas de los mismos hijos; tarde ó temprano, todo demonio, reconoce su propio error; reconoce que nada es ante la divina grandeza del divino Padre; todo demonio, trata de expandir su propia maldita filosofía; se toma atribuciones, que sólo corresponden al divino Padre; cuenta rinde de ello; más, escrito fué: te arrastrarás, a los pies de tu Señor, por toda eternidad; toda criatura que alimente ideas malas, se constituye en un microscópico demonio; pues toda herencia prende desde la más simple idea; las Sagradas Escrituras; y en especial los divinos Mandamientos, tuvieron y aún tienen, por objeto, alejar a toda criatura de los malos pensamientos; tratan ellas, que no se conviertan en demonios; la divina palabra, trata de intervenir en el libre albedrío de cada criatura; y lo hace con moderación; dejando que todo espíritu escoja; por su propio libre albedrío; la divina palabra, representa el divino libre albedrío, del divino Padre Jehova; representa los deseos del Creador de la vida; al dejar el divino Padre, que todo espíritu escoja, lo hace con el propósito, de que las obras sean propiamente tal, del espíritu; la divina determinación, nace en los cielos; y se encarna en los planetas; lo de arriba es igual a lo de abajo; es decir que exsiste el divino comunismo moral; con principio eterno y universal; he aquí, la divina moral, que nacerá en la Tierra; el número espíritual, se iguala al número material; y nace una nueva filosofía en la convivencia humana; la que se traduce en el gobierno patriarcal; el mismo que exsistía, de antes que el hombre inventara el dinero; ese maldito árbol; creador del bienestar y de la ciencia del bién; el mismo árbol filosófico, que será maldecido, por millones y millones, de criaturas de todas las épocas; en un llorar y crujír de dientes, como jamás presenció la humanidad; toda filosofía creada por toda inteligencia, se vuelve viviente; pues a salido de una causa también viviente; la doctrina del Primogénito; se refería a este mundo invisible; pero no menos viviente, como la vida misma; su propia doctrina, habla de una eternidad viviente; pues, de lo contrario, él como hijo de Dios, no sería eterno; la Santísima Trinidad, está en todas partes; está también en la eternidad; la eternidad, no es de la Tierra; pero se enseña en ella; porque de la eternidad salió la Tierra; salió del Reino de los Cielos; salió de los soles Alfa y Omega; pertenecientes a la remotísima galaxia Trino; su lugar fué anunciado por el divino primogénito: De donde yo soy, ustedes no pueden ir; porque tienen que nacer de nuevo; tienen que lograr más poder espíritual; pues en cada morada; ó planeta, se vive con un magnetismo diferente; se empieza con lo mínimo, y se llega a lo grande; hay que ser primero chiquitito y humilde, para llegar a ser grande en el Reino de los Cielos.-

ALFA Y OMEGA