DIVINO ORÍGEN DEL SOL TERRESTRE; LA SUCESIÓN ETERNA DE LAS LUMBRERAS SOLARES; EL DIVINO CORDERO DE DIOS, ES DE ANTES DE LOS SOLES; COMO NACE UN SOL; COMO MUEREN LOS SOLES; RESURRECCIÓN DE LOS SOLES.-

Sí hijito; te revelaré el divino orígen de los soles microscópicos; de los que está acostumbrado a ver el hombre; a través de sus microscópicos instrumentos; el Sol de la Tierra, es más antiguo que cualquier planeta, del llamado Sistema Solar; de este sol han salido muchos sistemas solares que ya no están en el espacio; su propio orígen ocurrió en otro punto del espacio; pues los cuerpos celestes, han tenido desplazamientos y recorridos, que no han sido vistos, por criaturas del presente que se vive; cuando estos movimientos ocurrieron, aún no nacía el planeta Tierra; ni los soles Alfa y Omega, estaban en el espacio; no se debe confundir el actual sol que hace germinar al planeta Tierra, con las lumbreras Alfa y Omega; de las cuales nació la Tierra; entre infinitos mundos más; mundos de la carne; mundos que corresponden a una familia solar, en infinito estado de evolución; el Sol de la Tierra, nació de la galaxia Amor; y los soles Alfa y Omega, en la remotísima galaxia Trino; de galaxia Trino y la galaxia Amor, son galaxias de sistemas de vida de humanoides; dentro de ellas, se encuentran infinitos mundos de la carne; y de infinitas evoluciones; todas sus criaturas de carne, son monitos en evolución solar; es decir van para ser divinas lumbreras de sabiduría; pues todo conocimiento, se transforma en brillo magnético; desde lo más microscópico hasta llegar a ser un colosal sol de sabiduría viviente; creador de mundos y soles; hijos mayores del divino Padre Jehova; escrito fué: Y volverá en gloria y majestad, brillante como un sol de sabiduría; todo esfuerzo espíritual, se vuelve un brillo físico, que rodea al cuerpo de carne; este brillo es invisible a los ojos humanos; nadie puede verlo; salvo unos pocos; que se han preparado para ello; los honorables Dalai-Lamas, saben de esta ley; lo saben por su propia evolución; lo malo está, que siendo mis leyes universales, se sitúen estos hijos en lo llamado oculto; las ciencias ocultas pasarán; como pasará todo árbol filosófico, que no plantó el divino Padre Jehova; en mi divina creación, nada hay oculto; según la intención que se le dé; quien oculta algo a mis hijos, al divino Creador se lo oculta; pues estoy en todas las mentes; por lo tanto, hijos de la ciencia espíritual, aplicad la divina parábola que dice: El que tiene oídos que oiga; el que tenga ojos que vea; el que tenga boca que hable; esto significa que todo conocimiento hay que propagarlo; y no ocultarlo; todo conocimiento que pueda hacer avanzar a las criaturas, debe enseñarse; nada debe llevarse el espíritu, cuando deja la morada planetaria; al contrario; si se deja engañar por el demonio de la ambición intelectual, será acusado en mi divina morada, de egoísmo intelectual; las ciencias ocultas, harán que millones de hijos, sientan el llorar y crujir de dientes; pues todos los segundos vividos son juzjados; y cada segundo de tiempo empleado en la vida, corresponden a un cielo; corresponde a la divina añadidura; que es el premio de cada espíritu; este premio divino no tiene igual; pues es premio de eternidad viviente; consiste en visitar colosales mundos; llegar a lejanas galaxias; es penetrar el cosmos infinito; en esas deslumbrantes naves plateadas; que los hijos de la Tierra, llaman platillos voladores; estos viajes se llevarán a efecto el año 2001; después de la resurrección de toda carne; es decir de todas las especies de carne conocidas; más, no todos serán resucitados a niños de 12 años; hay que merecerlo; la criatura que ha escandalizado en las más variadas formas, no entra en el Reino de los Cielos; ¡¡y son millones y millones, los que han mostrado sus carnes al mundo!! las playas terrestres son testigos de esta violación a mis divinos Mandamientos; las escandalosas que han expuesto sus cuerpos, en nombre del arte, maldecirán haber nacido; los que escandalizan con las pasajeras modas; que violan el divino sexo; ó se es hombre, ó se es mujer; los que visten imitando al sexo opuesto, escandalosos son; pues dan que hablar y murmurar al mundo; los que se hacen el amor en público; escandalosos del principio amoroso son; y todos aquéllos actos, que no enseñan mis divinos Mandamientos; que fueron dados al mundo para que cada vida se guiara por ellos; segundo por segundo; sí hijito; veo que estás emocionado; tu hermano José de la colonia israelita se decidió por leer la nueva Revelación; escrito está, que de todo hay en el rebaño del Señor; a pesar que el divino Padre eterno condena la fuerza empleada por Israel; tengo hijos que no se han corrompido del todo; el mal del rebaño más antiguo de la Tierra, es la ambición material; quieren tenerlo todo, aún a costa del sacrificio de la humildad; quien no cultive la humildad del Cordero de Dios, no entra en el Reino de los Cielos; que es preexsistente a toda tierra prometida; la tierra prometida, es la prueba espíritual que pidió el pueblo de Israel, en el Reino de los Cielos; toda explicación de los destinos humanos, se encuentra en el Reino de los Cielos; de allí, han salido todos; mundos y criaturas; el pueblo de Israel, no es el primero; y si el mundo lo conoce por primero, es porque fué primero en la divina Revelación; esto es cierto en la actual evolución humana; nadie es primero ante el divino Padre, sino aquél que ha vivido cumpliendo con la divina moral, que enseñan los Sagrados Mandamientos; mi divina ley, no manda el empleo de la fuerza; eso fué ley en el pasado de la Tierra; cuando reinaba la fuerza animal sobre la inteligencia espíritual; los instintos fueron primeros; y la inteligencia tuvo que luchar contra ellos; de todos los instintos que aún quedan en el género humano, la fuerza y su filosofía, es la más destructora; la inteligencia que se doblega a ella, la convierte en su propio yugo viviente; mientras reine la fuerza en el mundo, el mundo jamás se unirá; como le ha venido sucediendo al pueblo de Israel, a través de los siglos; la divina Revelación del Cordero de Dios, lo sorprenderá en guerra de hermanos; ¡¡cuanto llorará este soberbio rebaño!! no podrán llevar en sus pechos, el Corderito de Plata; símbolo de la pureza espíritual de cada uno; ellos despreciaron la humildad; ¡¡ellos que fueron los primeros en recibir los Mandamientos!! como hijos antiguos, hijos mayores, han dado mal ejemplo a los menores; a las nuevas naciones; escrito fué: Los humildes son los primeros; y los humildes son las naciones pequeñas; las que han sido explotadas por las mayores; quien explote a uno de mis hijos, al divino Padre explota; pues estoy en las mentes de todo explotado; escrito está que el divino Padre Jehova, está en todas partes.-



Pasaré ahora a explicarte el dibujo celeste; en este dibujo están los soles Alfa y Omega; los colores que salen de sus centros, son gases de fuego solar; son de infinitos colores; estos gases solares son virtudes vivientes; conocidos en el mundo celeste, por fluídos solares; el fluído solar es una fuerza magnética creadora; la fuerza en el Reino de los Cielos, es un poder que crea materia y espíritu; no es como en la Tierra; la fuerza terrestre es destructora; destruye lo que a creado, la misma inteligencia humana; se convierte en su propio yugo; los fluídos solares son el alfa y la omega, de la creación; el Primogénito Solar Cristo, lo dijo: Soy el Alfa y la Omega; el principio y el fín; no, el fín espíritual; pues el espíritu no tiene fín; lleva en sí mismo, la eternidad del Padre; sino, el principio por el cual se vino a la vida; y el fín que se logró en ella; pues cada acción humana, coloca al espíritu en diferente cielo; según las intenciones de sus ideas; cada idea produce un fluído alrededor del cuerpo de carne; según la intención, así es el color del fluído; de todos los colores, el de la humildad es el más hermoso; pues este color tiene semejanza, a la filosofía que reina en la morada del divino Padre; la humildad es pariente cercana de la inocencia; ambas se atraen; la humildad es de color oro; ó dorado; la inocencia es de color blanco; y no hay fluído ó divina virtud, que no haya nacido en inocencia; la misma inocencia es en los lejanos soles, un gas lechoso; que recuerda a los mares de leche, que exsisten en los planetas de filosofía maternal; allí están las divinas madres solares; atendiendo a infinitos espíritus-infantes; preparándolos para las futuras vidas; que se llevarán a efecto en futuros planetas; las vírgenes solares, son vírgenes por derecho divino; exsisten infinitas formas de crear hijos; nada es imposible para la Santísima Trinidad; las formas de crear, no tienen límites; la Santísima Virgen que conoce la Tierra, es uno de esos divinos poderes; poder que se adelantó, a la misma evolución humana; he aquí, la única causa de tanta polémica con respecto a la madre universal; el mundo la conocerá en una nueva dimensión; la conocerá como la Santísima Madre Solar Omega; siendo una sola madre, ha sido mencionada a través de los siglos, por muchos nombres; ella, siendo también madre de todas las Trinidades, también se hace decir: Soy el que soy; pues para algunos soy tal ó cual virgen; y no sólo en la Tierra; microscópico planeta; casi desconocido en el universo; sino que también, en infinitos y colosales planetas; que no son del Reino de los Cielos; sin madre nadie viene a la vida; y sin madre, no puede nacer espíritu alguno; lo de arriba es igual a lo de abajo; y lo de abajo regresa hacia lo de arriba; todos aspiran a llegar lo más arriba posible; nadie quiere seguir arrastrándose en los polvos; conocidos por planetas; más, todos sin excepción alguna, han pasado por planetas materiales; la materia es una de las infinitas formas de progresar; esto significa el divino mandato universal: Te ganarás el pan, con el sudor de tu frente; que no sólo fué dado al género humano; sino, que a infinitas humanidades; que han venido sucediéndose, de eternidades atrás; antes que naciera la Tierra; la Tierra no es la primera; ni es la última; es la gran desconocida en el infinito universal; los hijos de este planeta creen que ellos son los únicos; el pensar que se es único, significa el supremo atraso evolutivo; la más grande ignorancia, del propio espíritu humano; que no sabe aún, como surgió él mismo a la vida; es la suprema soberbia, que descansa en la ignorancia intelectual; la intelectualidad de los seres terrestres, es producto del error; puesto que para nada, se toman en cuenta mis divinos Mandamientos; se hacen las ciencias, y ni las gracias se dá al eterno Padre; olvido total, del Creador de la inteligencia humana; ciertamente, que estos ingratos, lágrimas derramarán; pues todo árbol filosófico que no plantó el divino Padre, de raíz será arrancado; la ciencia terrestre, también es juzjada; como una criatura viviente; y todo lo que ha salido de toda inteligencia; no sólo la humana; sino, de todos mis hijos pensantes; en el dibujo celeste, se vé una nave plateada; estas naves de orígen solar, son productos de los mismos fluídos solares; son evoluciones que han llegado a mandar a la materia, a la velocidad del rayo; este término, es microscópico; ellos ó ellas, las naves plateadas, son las encargadas de distribuir las semillas; ó chispitas solares en el espacio infinito; cuando dos soles se enamoran, se siguen por el espacio; recorren distancias inauditas; igual que los seres humanos; que se hacen la corte amorosa; lo de arriba es igual a lo de abajo; en sus causas primeras; los soles se reproducen, en sentido expansivo; es decir que a mayor pureza solar, mayor magnetismo reproductor; las leyes solares, no son conocidas por la ciencia terrestre; llegó la hora que sepa la criatura humana, las causas que ocurrieron, para que nacieran ellos mismos, a la vida humana; los preparativos que ocurrieron, eternidades de tiempo y espacio atrás; el tiempo y el espacio, también tienen un nacimiento; también tienen un punto de partida; como lo tiene la microscópica molécula; si no tuvieran un principio, sería una injusticia; siendo todas mis leyes, comunes a todos; mi amor de divino fuego, representa el comunismo celestial y viviente del Creador; quien no siga mi divina ley de comunismo amoroso, no es de mi redil; es de la soberbia, de lo personal; cuya filosofía egoísta, no entra en el Reino de los Cielos; la llamada propiedad privada, no exsiste entre mis ángeles; igualmente desconocen la palabra egoísta: Esto es mío; porque esta filosofía, corresponde a criaturas imperfectas; que aún viven la sensación de la posesión; son espíritus atrasados; que son probados en sus propias tendencias; escrito está que todo lo de la Tierra, es pasajero; todo el materialismo explotador, será juzjado por la Doctrina del Cordero de Dios; lo que significa, que muy poco le queda; vendrá una nueva ciencia a la Tierra; una desconocida ciencia que lo unificará todo; la materia y el espíritu; será un nuevo mundo; en que todo humilde y explotado, será ensalzado; y todo grande y soberbio, despreciado; mirado con infinita lástima; es el llorar y crujir de dientes de todo violador de mis Mandamientos; todo lo que le queda a la humanidad terrestre, es prepararse para el juicio final; éste comienza con la misma Ciencia Celeste; y culmina el año 2001; con la resurrección de todo justo y humilde; ¡¡millones y millones, maldecirán haber conocido el dinero!! él es la causa maldita, de que gran parte del género humano, no entre en el Reino de los Cielos; ningún espíritu ilusionado a entrado jamás; ningún espíritu que conoció la ciencia del bién y las comodidades del dinero, entra en el Reino de los Cielos; la filosofía del dinero, no está en mis divinos Mandamientos; es uno de los árboles, que no plantó el divino Padre Jehova; y de raíz será arrancado; todos estos acontecimientos, ocurrirán, cuando la Ciencia Celeste que todo lo explica, se extienda por toda la Tierra; la misma Doctrina, que es Doctrina viviente, hará de juez intelectual en cada espíritu humano; esto causará espanto entre los demonios que se han apoderado del mundo material; ¡la divina moral que exige el divino Padre, es la única que se impone sobre todas las demás! es la única que queda en la Tierra; aunque no quede ningún espíritu humano en ella; es el triunfo del divino Cordero de Dios; sobre todos los demonios, que osaron violar las divinas leyes del Creador; la vida de la Tierra es microscópica en su duración; con respecto al Reino de los Cielos; es un suspiro frente a la eternidad celestial; como es un suspiro, la vida de un sol; que están desde eternidades antes, que naciera la Tierra; todo planeta tiene un divino principio creador y un fín; el fín de la Tierra aún no llega; pero llegará; la materia no posee la eternidad; sólo se transforma subordinado a la divinidad; el fín de la Tierra es un juicio moral; sobre un mundo pensante, que ha olvidado que primero está el Señor y después la comodidad pasajera; le fué ordenado a este mundo: Adorarás a tu Señor y Creador, por sobre todas las cosas; por sobre todo placer; por sobre toda doctrina; por sobre tí mismo; ¿qué ha hecho la humanidad, ante este divino mandato? ha hecho lo contrario; el demonio de la ingratitud y del mal agradecimiento, se ha apoderado de los seres humanos; los que se hacen llamar sus representantes en la Tierra, son los primeros violadores; bendicen las malditas armas, con las que se matan mis inocentes hijos; sabiendo estos demonios, que el divino Mandamiento dice: No matarás; comercian con mi divina palabra; enseñan la adoración material; son ciegos guías de ciegos; persiguen a todo pensador que no concuerde, con sus ideas; en el pasado de la Tierra, los mandaban a las hogueras; ¡¡malditos!! no quedará demonio, sin su justo castigo; es por eso que el divino Primogénito dijo: Sobre esta roca de egoísmo humano, construiré mi iglesia; lo que quiso decir fué que a pesar de las violaciones que iban a provocar los hombres del futuro, les daba la misma oportunidad; los probaba en sus espíritus; las llamadas iglesias no pasan de ser pruebas para quienes las sustentan; es la intención la que cuenta en la justicia divina; y toda intención eterniza ó destruye a su creador; los falsos profetas, han caído en su propia ley; las iglesias no son árboles plantados por el divino Padre; y de raíz serán arrancados, en el progreso humano; ¡¡bastante daño ha causado al mundo!! ¡¡ veinte siglos de atraso en el plano moral y espíritual!! de las que tendrán que rendir cuenta, todos los culpables; el único templo que dejó el divino Padre en sus escrituras, es el templo del trabajo; el mérito de todo espíritu; el único que le abre las puertas del cielo; el único que jamás se reduce a polvo; los demás se reducen a polvo; la adoración material, no es agradable al divino Padre Jehova; nunca lo ha sido; ni en el pasado de la Tierra; las malditas pirámides de los malditos faraones, vuelven al polvo; pues de ellas, salieron los templos que cubren la Tierra; salieron por inspiración hereditaria; en el mundo antiguo, era más aceptable hablarle al mundo de templos; porque esos espíritus tenían que pasar las pruebas, que ellos mismos pidieron en el Reino; toda prueba espíritual, está en relación directa con el progreso que se vive; en el instante en que todo espíritu retorna ó nace de nuevo a la vida planetaria; porque ello es parte de la misma evolución; porque hay que ser chiquitito, imperfecto y humilde, para ser grande en el Reino de los Cielos; pero cuando los mismos espíritus han avanzado en el espacio y tiempo, la soberbia y la ignorancia adquieren otras transformaciones; se ven obligadas a representar su papel en la vida, en otra psicología; desde el momento que la generación humana supo del divino mandato que dice: No adorarás imágenes ni templos ni semejanza alguna; debieron desaparecer de la Tierra, todos los templos; pero no ha ocurrido así; la soberbia humana lo quiso así; las iglesias y templos, fuera de reconocer la palabra del Señor, han servido como escuelas de la mojigatería a través de los siglos; el daño es mayor que el beneficio; todo espíritu, llegado al Reino de los Cielos, vé con pavor, que la llamada iglesia es desconocida en el Reino de los cielos; que más le hubiera valido, no haberla conocido; ¡¡son millones y millones, los segundos perdidos, en la adoración material!! cada segundo de tiempo ampliado por el espíritu en su vida, es pesado y juzjado en las divinas balanzas solares; y cada segundo de trabajo vivido, corresponde a un cielo conquistado; ó a un mundo celestial; pues no hay mundo que no tenga cielo; y mientras mayor fué la dificultad vivida en ese segundo de trabajo, mayor es el premio en la divina añadidura; mientras más humilde fué el trabajo, mayor es la recompensa en el Reino de los Cielos; las Ciencias Celestes, llegan a todos los mundos; la Tierra ya cumplió su período de pruebas; salvo aquéllos últimos; pues todo mundo tarde ó temprano vuelve a la realidad eterna; esta realidad, por lo general sorprende a los mundos; que creen vivir la verdadera realidad; no exsiste verdadera realidad, cuando se ha violado la divina ley; la realidad perfecta es aquélla que no dá lugar a intranquilidad a la conciencia; si la Tierra tendrá un llorar y crujir de dientes, es porque no ha vivido la verdadera realidad; la misma conciencia lo acusa; ha vivido ilusionada; se ha alejado por la vía de la comodidad, de la verdadera eternidad; la llamada ciencia del bién no es otra cosa, que la filosofía del dinero; que ilusiona al espíritu humano; lo entretiene; pero no le hace avanzar; la riqueza no es sabiduría; es el mayor escollo que tiene el mérito; todo rico maldecirá la riqueza; pues el puntaje celestial de sus propio espíritu, se vé reducido a una sola filosofía; y esa filosofía es ajena a los divinos Mandamientos; no posee la eternidad; puesto que ningún rico entra en el Reino de los Cielos; por muy genio que haya sido; así como el vicio del alcohol, pierde a las brillantes inteligencias, así el disfrute de la riqueza, aleja los cielos del espíritu; hay muchas clases de riquezas; pero la más despreciable, es aquélla por la cual sufren sus propios hermanos; mientras que uno es rico, el otro es pobre; el yugo sale del mismo espíritu humano; la soberbia humana, en su ambición desmedida, pasa y pisotea la divina palabra; la divina palabra dice: Todos nacen iguales; todos son hijos de un mismo Padre; ¿quién creó la desigualdad? los demonios que quieren poseer más de la cuenta; que confunden el propio esfuerzo espíritual, con la maldita ambición personal; de los demonios que todo lo miden, con el metro del oro; imponiendo a los demás, al mismo yugo que ellos arrastran; son ciegos guías de ciegos en su propia egoísta filosofía; símbolo supremo de los espíritus atrasados, que aún viven y sienten la influencia, de sus propias tinieblas; de poseer lo que no es de ellos; de lo que pertenece a todos.-

ALFA Y OMEGA